Qué sabemos sobre el —hipotético— planeta alrededor de Próxima Centauri

Si no has estado en Marte de vacaciones durante los últimos días te habrás enterado de la noticia. Recientemente el periódico alemán Der Spiegel filtró la noticia del posible descubrimiento de un planeta alrededor de Próxima Centauri, la estrella más cercana al sistema solar. Hasta que se publique el artículo oficial, no podemos saber si la noticia es cierta o no, pero todos los rumores apuntan a que, efectivamente, se ha descubierto el exoplaneta más próximo, nunca mejor dicho.

as (http://www.deviantart.com/art/Red-dwarf-348711539).
Visión artística de un hipotético planeta alrededor de una enana roja como Próxima Centauri. El artista ha decidido —por qué no— añadir anillos (http://www.deviantart.com/art/Red-dwarf-348711539).

La filtración de Der Spiegel parece proceder del Observatorio Europeo Austral (ESO), así que con toda probabilidad la buena nueva está relacionada con el proyecto Pale Red Dot (‘un punto rojo pálido’), una iniciativa destinada a descubrir planetas extrasolares alrededor de Próxima Centauri usando varios telescopios y el método de la velocidad radial. Pero, evidentemente, lo que todos queremos saber es qué tipo de planeta se ha detectado. Hay una gran diferencia entre, pongamos, un júpiter caliente y un planeta rocoso situado en la zona habitable. ¿Podemos saber de qué tipo de mundo se trata?

Pues el caso es que sí. El pasado mes de marzo los investigadores de Pale Red Dot publicaron seis conjuntos de datos obtenidos hasta entonces, pero con un pequeño detalle: solo uno era el verdadero, mientras que el resto eran producto de simulaciones numéricas —sí, hay que reconocer que los chicos de Pale Red Dot son un poco juguetones—. Entre los datos destacaban dos señales muy claras correspondientes a planetas con un periodo —o sea, años— de 11,3 y 22,4 días. Dicho así no parece que estemos ante mundos especialmente apetecibles —recordemos que Mercurio tiene un periodo de 88 días—, hasta que nos damos cuenta de que Próxima Centauri es una estrella enana roja con solo el 12,3% de la masa solar.

Las señales de Pale Red Dot que podrían corresponder a planetas con periodos de 22,4 y 11,3 días alrededor de Próxima Centauri. Solo uno es cierto (ESO/Pale Red Dot).
Las señales de Pale Red Dot que podrían corresponder a planetas con periodos de 22,4 y 11,3 días alrededor de Próxima Centauri. Solo uno es cierto (ESO/Pale Red Dot).

Entonces la cosa cambia, y mucho, porque como en cualquier enana roja la zona habitable está situada mucho más cerca que en el caso de astros más grandes. Como hemos repetido en este blog en innumerables ocasiones, el concepto de zona habitable es muy flexible, pero para Próxima Centauri podemos suponer que cualquier mundo con un periodo situado entre 4 y 15 días está dentro de lo que se considera zona habitable ‘conservadora’ o ‘pesimista’, mientras que la zona habitable ‘optimista’ incluye —de acuerdo con algunos nuevos modelos teóricos— aquellos mundos con periodos entre 4 y 27 días.

Eso significa que… ¡las dos mejores señales de los datos de marzo caen en la zona habitable! Evidentemente un planeta con un periodo de 11 días tendría un potencial de habitabilidad mayor que el de 23 días. O no, porque no olvidemos que hablamos de enanas rojas, estrellas que son famosas por sus brutales fulguraciones estelares y emisiones de rayos X. En ese caso si eres un microbio puede que estar un poco más lejos de la estrella compense las temperaturas más bajas. Los otros conjuntos de datos mostraban señales con más ruido —y por tanto más difíciles de confirmar—, pero en las que se podían identificar planetas con periodos de 6,1, 11,7, 13,8 y 41 días respectivamente. Con excepción del último, todos los demás entran dentro de la zona habitable de Próxima. Por supuesto, no se puede descartar que el conjunto de datos finales difiera ligeramente de los datos de marzo (como tampoco podemos asegurar que los amigos de Pale Red Dot no nos hayan gastado una broma pesada con estos datos).

ass
Otros conjuntos de datos con señales correspondientes a planetas con periodos que los situarían dentro de la zona habitable. Estas señales, si son ciertas, poseen más ruido debido a la actividad estelar (Pale Red Dot).

Pero nos queda otro parámetro fundamental por conocer: la masa del planeta. En este sentido el equipo de Pale Red Dot nos da pocas pistas, pero las observaciones del ESO realizadas en 2013 con el espectrógrafo HARPS ponen un límite superior a la masa que podría tener un planeta alrededor de Próxima Centauri. Un mundo masivo es más fácil de detectar por el método Doppler cuanto más cerca esté situado de la estrella, así que si el planeta descubierto tiene un periodo de 11 días entonces es difícil que sea un gigante gaseoso, pero no podemos asegurar por el momento que se encuentre en la zona gris de los minineptunos. Las observaciones más antiguas parecen descartar mundos situados en la zona habitable con una masa superior a tres veces la de nuestro planeta, así que todo apunta a que, sí, a finales de mes se anunciará el descubrimiento de un planeta rocoso potencialmente habitable alrededor de Próxima Centauri.

as
La zona habitable ‘pesimista’ alrededor de Próxima según antiguas observaciones y los datos de campañas anteriores. No pueden haber mundos de más de 3 masas terrestres en la zona habitable (ESO/Pale Red Dot).

Pero antes de montarte en tu nave espacial rumbo al nuevo planeta Proxima Cen b, debemos tener en cuenta un par de consejos. Primero, habrá qué ver cuál es la confianza estadística del descubrimiento. Quizás el planeta parezca real, solo para desaparecer posteriormente al disponer de observaciones adicionales. Porque eso es precisamente lo que pasó con Alfa Centauri Bb, el planeta más cercano al Sol descubierto en 2012, o el mundo habitable Gliese 581 g. Análisis posteriores de las señales Doppler confirmaron que ambos planetas no existían. Segundo, el método de la velocidad radial no nos da información sobre el tamaño del planeta, solo la masa mínima. Es decir, no podemos calcular la densidad del mundo ni sus propiedades y puede que la masa real sea ligeramente superior. Por último, aunque se trate de un planeta rocoso, las exotierras alrededor de enanas rojas seguramente sean muy diferentes a nuestro planeta. Lo más probable es que se trate de un mundo con acoplamiento de marea, es decir, que muestre siempre el mismo hemisferio hacia la estrella. En definitiva, estaríamos ante una ‘Tierra en forma de ojo’ (que no es poco, faltaría más).

asas
Como todas las enanas rojas, Próxima Centauri emite potentes fulguraciones que hacen aumentar de brillo la estrella en un 10% (Pale Red Dot).
asas
Una exotierra en Próxima sería algo así. El planeta mostraría siempre el mismo hemisferio hacia la estrella y la región habitable podría estar limitada al terminador (salvo que sea un mundo océano) (http://rareearth.wikia.com/wiki/User:Beau.TheConsortium).

Próxima Centauri está situada a 4,246 años luz. Hasta la fecha hemos descubierto miles de exoplanetas y sin duda descubriremos muchos más en los próximos años. Pero ninguno de los planetas que conocemos y los que quedan por descubrir podrá estar más cerca que un mundo alrededor de Próxima Centauri (sin tener en cuenta posibles planetas errantes próximos o mundos situados alrededor de alguna enana marrón no descubierta que esté más cerca que Próxima). En unos días saldremos de dudas.

Referencias:

  • https://palereddot.org


83 Comentarios

  1. Con una gran vela solar, una instrumentación ultraminiaturizada de 10 Kg de peso y un disparo láser concentrado y sostenido y con los megavatios sufientes, se puede enviar una sonda a Alfa Centauri entre 20 a 40 años. La vela solar servirá como freno pasivo a medida que llegue a la estrella, pudiendo modificar la posición de la sonda y ajustar la dirección. Creo que los cálculos ya estan hechos y eran más que posibles. Como cualquier proyecto cientifico, es cuestión de pasta y voluntad, nada es imposible para la infinita curiosidad del humano .

  2. No me fío lo más mínimo hasta que no haya una confirmación independiente, pero si lo fuera parece que lo raro es encontrar planetas habitables alrededor de estrellas de tipo G -que sean muy difíciles de detectar con nuestra tecnología actual tiene también culpa-.

    Si existen, que no pase como en el viejo videojuego Terminal Velocity, por favor.

  3. Efectivamente, discutir hoy si podremos enviar humanos a una «Tierra» en Próxima Centauri me parece una pérdida de tiempo……..
    En mi opinión es mas útil gastar tiempo y recursos buscando señales electromagnéticas de civilizaciones que puedan existir en Sistemas Planetarios a no mas de 10 años luz de la Tierra.
    Para proyectos de viajes tripulados interplanetarios, hay que pensar en Marte y luego en algún satélite de Júpiter.

    1. No cambia los planes que tiene la humanidad en el sistema solar pero debes en cuenta es bueno soñar con el horizonte este deseo no a dejado llegar mas lejos de lo que nunca soñamos recuerda la gloria espera al final del camino

  4. Son cosas paralelas. En lo práctico, no podemos pensar en una misión interestelar, salvo que sean microsondas quizás, pero también podemos plantearnos sondas al punto focal para estudiar el planeta como es debido.

    Pero nuestra prioridad debería ser dominar la colonización espacial y la terraformación. Porque, ¿qué vas a hacer cuando vayas allí si, obviando los retos técnicos, pudieras enviar una misión tripulada?
    Ya sería casualidad que fuera biocompatible con nosotros. Temperatura buena, atmósfera buena, presión buena, radiación buena, ausencia de tóxicos…

    No nos flipemos. Lo más probable es que sea un lugar que NO es apto, tal cual, para el ser humano, pero que quizás si sea un lugar terraformable, a su manera. Ya se verá.

    Lo que debemos hacer para colonizar otras estrellas es dominar la colonización espacial, y viajar de colonias espaciales en órbitas solares de unas a otras. Que haya planetas terraformables es genial, porque a medio plazo significaría que podías vivir allí en planetas grandes, con gran población, con grandes biosferas. Nuevos mundos estables y prósperos.
    Pero para trabajar en el espacio, en esos tiempos entre terraformaciones, lo propio son colonias espaciales en lugares de baja o nula gravedad (con su gravedad artificial, claro).
    No verse limitado por las características de un planeta concreto y tener que lidiar con profundos pozos gravitatorios para hacer cualquier cosa.
    Además, los entornos espaciales, con sus asteroides y cometas, por su abundancia, deben tener mucha más similitud. Deberíamos poder hacer unos «kits estandar» de colonización. Conjunto de tecnologías, maquinarias, robots, que nos permitieran establecer una gran colonia en poco tiempo y así poder asentarnos en cualquier estrella independiente de sus planetas y sus propias complejidades.
    Estos grupos de tecnologías de hecho podrían ser autónomas y permitirnos crear asentamientos espaciales considerables incluso ANTES de llegar las misiones tripuladas, de forma que llegasen a «mesa puesta».

    En resumen… tenemos que dominar el sistema solar y la colonización espacial a un gran nivel antes de plantearnos seriamente el viaje interestelar tripulado.

  5. He leído el artículo.
    Es un artículo «decente» y no las porquerías que está uno acostumbrado a leer por ahi de «guerra de las galaxias»

  6. Esta noticia me inspira un rap. A ver si pilláis la ‘rima’…
    «Dudo mucho que lleguemos a viajar nosotros fuera del Sistema Solar. Antes, una guerra nuclear,
    una colapso financiero, una pandemia letal, o esta degradación ambiental, ya sabes: aire, agua, alimentos y qué sé más… Sin salud, cáncer, degradación genética… Una explosión de actividad solar, incendios forestales, una sequía global… Pueden provocar el colapso financiero, industrial y comercial. Y como consecuencia el retroceso tecnológico, científico y cultural. Transformaciones políticas y sociales profundas, quién da más: anarquía o dictadura mundial. Que una vez brincamos en la Luna la Humanidad olvidará. Y quizás, cuando una tribu encuentre en su amnésico deambular, por tierras de Arecibo, trescientos cinco metros de concavidad circular, la veneren como lugar sagrado construido por seres superiores que tenían el poder de llamar y hablar con las estrellas… pero nada más.»

      1. Mi ‘pesimismo’ solo es una forma de pedir que el tiempo me quite la razón. Pero es cierto que de niño veía en la TV astronautas en la Luna y ahora llevo varias décadas sin haberlos visto ni en sus inmediaciones. Por eso hablar de Próxima Centauri me hace ‘rapear’…

  7. Hay algo más que sabemos y que debemos decir: está muy lejos. Muy, muy lejos. De momento y por mucho tiempo el viaje es impracticable. Moriría más de una generación en el viaje; ¿quien quiere que sus hijos nazcan en el espacio sin conocer la Tierra y condenados a morir en el espacio? ¿quien sería capaz de condenar a sus hijos de antemano y sin garantías de ningún tipo de éxito? Y eso suponiendo que dispusiesen de un sistema de mantenimiento de aire y comida. Cualquier enfermedad acabaría con ellos al no disponer de la tecnología que implica el residir rn el planeta. En fin, como dije al principio: impracticable.
    Y lo mismo que es impracticable para los humanos lo es para cualquier especie del
    Universo, aún cuando su esperanza de vida fuese de cientos de años. No hablemos ya de distancias de miles de años luz, o más.

  8. Daniel, ¿que herramientas o tecnicas serian necesarias para poder saber la composicion atmosferica de un exoplaneta? Segun entiendo la hipotesis de Gaia, si lograramos saber la composicion atmosferica de un planeta rocoso en zona de habitabilidad y esa fuese diferente a la de Venus o Marte (98% de CO2) las probabilidades de que exista vida podrian ser altas, es decir que lo normal seria encontrar planetas rocosos con un muy alto % de CO2 en su atmosfera, y si hubiese excepcion significaria que esta ocurriendo algo.

  9. Sí, debe ser un hermoso planeta. Todos los comentarios sobre terraformación, como un lugar para la humanidad, me han hecho recordar la novela «The Three-Body Problem», de Liu Cixin. En esta novela, el autor NO se olvida que un planeta en otro sistema solar… ya puede estar habitado (incluso siendo tan inestable como un sistema ternario).

  10. Creo que el problema no es el avance de la técnica, lo que representa un desafío es el avance de la civilización y la comunión de esta con la tecnología.
    Tenemos la casa desordenada, por barrer y pensamos en una más grande.

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 17 agosto, 2016
Categoría(s): ✓ Astronomía • Exoplanetas