25 años del punto azul pálido

Por Daniel Marín, el 16 febrero, 2015. Categoría(s): Astronáutica • Astronomía • NASA • Sistema Solar • Tierra ✎ 111

El 14 de febrero de 1990 la Voyager 1 se encontraba a más de seis mil millones de kilómetros del Sol después de haber explorado Júpiter, Saturno y sus lunas. A pesar de que la misión principal de la sonda había terminado en 1980 tras el sobrevuelo de Saturno, la Voyager 1 seguía funcionando con la esperanza de aportar datos sobre la heliopausa, la frontera del sistema solar, allá donde el viento solar deja paso al viento estelar de la Galaxia. Pero para esa tarea no había necesidad de enviar ninguna fotografía. Los días de gloria de la vieja sonda habían quedado atrás. Y sin embargo, ese mismo día (13 de febrero en los EEUU) la Voyager 1 giró su plataforma en la que se encontraba su cámara principal y tomó 64 imágenes, las últimas que realizaría durante su misión.

Captura de pantalla 2015-02-16 a las 19.42.16
La Tierra vista como un punto azul pálido por la Voyager 1 en 1990 (NASA/JPL).

El objetivo no era otro que fotografiar los planetas del sistema solar desde fuera, ofreciendo una perspectiva literalmente alienígena de nuestro hogar. Las imágenes no se enviaron inmediatamente. Se registrarían en el grabador magnético de la nave -sí, la Voyager llevaba cinta magnética- se enviaron a la Tierra entre marzo y mayo de ese mismo año. Cada una tardó casi cinco horas y medias en recorrer el abismo interplanetario antes de llegar a la Tierra para ser recibidas por la red de espacio profundo (DSN) de la NASA. A primera vista el resultado no era nada impresionante. En la mayor parte de imágenes solo reinaba la negrura del espacio, pero, y esto era lo importante, en alguna que otra se apreciaba un pequeño punto de luz: los planetas de nuestro sistema solar. Y en una de esas fotografías estaba la Tierra, un simple punto azulado en el que era imposible distinguir cualquier característica digna de mención. Nuestro planeta aparecía suspendido en la negrura del espacio en medio de un rayo de luz espurio, un reflejo de la óptica de la vieja cámara que aparentemente había arruinado esta imagen única. Cuando la NASA presentó en sociedad las imágenes de la Voyager 1 casi se disculpó por su baja calidad. Después de las impresionantes vistas que nos habían ofrecido los encuentros con los planetas exteriores, estas fotografías de puntos borrosos parecían un anticlímax.

Y sin embargo, las imágenes inmediatamente cautivaron al público. Lo de menos era la calidad o los reflejos de la óptica. Lo fundamental es que estábamos viendo nuestro hogar desde una distancia inconcebible gracias a los ojos de un emisario robótico que jamás volvería a la Tierra. Concretamente, la imagen de la Tierra serviría para inspirar una de las obras de divulgación más influyentes de todos los tiempos: Un punto azul pálido (Pale Blue Dot), de Carl Sagan. Con el tiempo a la icónica imagen de nuestro planeta visto desde la Voyager 1 se le conocería precisamente como ‘un punto azul pálido’ gracias a Sagan, pero vale la pena recordar que nadie la llamó así cuando fue publicada.

Hoy en día nadie duda del valor histórico y filosófico de esta fotografía, pero en su momento convencer a la NASA de su importancia fue una auténtica odisea. La idea de hacer un retrato de familia había surgido a finales de los años 80 mientras la Voyager 2 se dirigía a Urano y Neptuno. Por entonces varios científicos se habían dado cuenta de que la Voyager 1 se hallaba en una posición perfecta para fotografiar los planetas del sistema solar. Gracias a su paso cercano por Titán, la Voyager 1 se encontraba por encima del plano de la eclíptica (el plano que contiene la órbita de la Tierra y, por extensión, de la mayoría de planetas). La Voyager 2 también debería abandonar la eclíptica -en este caso hacia el sur- tras su encuentro con Neptuno, pero tardaría muchos años en estar a la distancia suficiente para captar todo el sistema solar como la Voyager 1. Varios investigadores, entre los que sin duda el más famoso era Sagan, propusieron usar la Voyager 1 para hacer un retrato lejano. Pero no todos estaban de acuerdo. Operar sondas espaciales cuesta dinero. Mucho. Y las imágenes no tendrían ningún valor científico. De hecho, no estaba claro si se podría captar la Tierra claramente.

PIA00451
El retrato de familia de la Voyager 1 en 1990 (NASA/JPL).
Captura de pantalla 2015-02-16 a las 19.28.33
Perspectiva del sistema solar desde la Voyager 1 y las imágenes tomadas. El ángulo con respecto a la eclíptica es de unos 32º (NASA/JPL).

Para no interferir económicamente con el sobrevuelo de Neptuno por parte de la Voyager 2 se decidió retrasar el proyecto hasta después de 1989. Pero no se podía esperar indefinidamente. Tras el encuentro con Neptuno la mayor parte del personal de las Voyager sería enviado a otros puestos de trabajo y era muy probable que la cámara dejase de funcionar con el tiempo. Además, la electricidad generada por los generadores de radioisótopos (RTG) iba menguando poco a poco. Había que hacerlo ahora o nunca. Candy Hansen y Carolyn Porco -por entonces en el JPL de la NASA y la Universidad de Arizona, respectivamente- calcularon los tiempos de exposición para las imágenes en base a las posiciones relativas de los planetas con el objetivo de presentar una propuesta que la NASA no pudiese rechazar. A pesar de todo, fue necesaria la intervención directa del administrador de la NASA Richard Truly para que la secuencia de fotografías se llevase finalmente a cabo.

El gran temor de muchos técnicos era que el viejo tubo Vidicón de la cámara quedase inservible si se fotografiaba el Sol directamente -un temor por otro lado absurdo teniendo en cuenta que la Voyager 1 no iba a realizar más imágenes-, por lo que se decidió captar el Sol y sus cercanías con el filtro de metano de la cámara -el más oscuro que poseía- y reducir la exposición hasta 1/200 segundos, la más corta posible. A pesar de la lejanía, en 1990 la magnitud del Sol visto desde la Voyager 1 era de -18,7 y ocupaba 3,3 píxeles en la cámara de gran angular y 40 píxeles en la de pequeño angular. Por culpa de estas limitaciones Mercurio sería invisible para la Voyager 1 y no aparecería en el histórico retrato.

En el extremo contrario estaban Urano y Neptuno. Para poder apreciarlos las imágenes debían tener unos 15 segundos de exposición, así que aparecerían borrosos por culpa del movimiento de la nave. Dadas las condiciones en las que se iban a tomar las fotografías, era el mejor compromiso al que se podía llegar. Como contrapunto teníamos a Júpiter y Saturno, que se podían vislumbrar claramente (de hecho, los anillos de este último se aprecian indirectamente como una extensión de cinco píxeles). La Tierra y Venus serían unos puntitos de 1,4 y 1,3 píxeles respectivamente, pero en realidad nuestro planeta ocuparía menos espacio (0,12 píxeles) al verse como un fino creciente desde la perspectiva de la Voyager.

Para obtener la imagen a color de la Tierra se realizaron tres fotografías de 0,72, 0,48 y 0,72 segundos de exposición con los filtros azul, verde y violeta respectivamente. Aunque la Luna también entró en el campo de visión de la cámara, era demasiado débil para que fuese visible. En cuanto a Marte, debería haberse visto como un punto minúsculo, pero desgraciadamente los encargados de la misión se dieron cuenta demasiado tarde de que el planeta rojo sería invisible a través de los tres filtros de color de la cámara. Inmediatamente se sugirió cambiar la secuencia de instrucciones para fotografiar Marte sin filtros de color, pero ya no había tiempo. Además de las imágenes de planetas, el resto de fotografías serviría para estudiar la luz zodiacal y la distribución de materia interplanetaria en lo que no era otra cosa que un intento de validar científicamente el proyecto.

PIA00453
Los seis planetas vistos por la Voyager 1 en 1990 (Venus, Tierra, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno) (NASA/JPL).

Estas serían las últimas de las más de 67 000 fotografías tomadas por las dos Voyager en el transcurso de sus históricas misiones, sin duda un colofón más que perfecto. 25 años después la Voyager 1 está a casi veinte mil millones de kilómetros del Sol y, tras superar la difusa frontera de la heliopausa, se aleja del sistema solar viajando por el espacio interestelar.

Cuatro años después de tomarse estas fotografías Sagan publicó su libro en el que explica mejor que nadie la importancia de esa imagen de la Tierra como un pequeño punto azul en medio del vacío del espacio:

Echemos otro vistazo a ese puntito. Ahí está. Es nuestro hogar. Somos nosotros. Sobre él ha transcurrido y transcurre la vida de todas las personas a las que queremos, la gente que conocemos o de la que hemos oído hablar y, en definitiva, de todo aquel que ha existido. En ella conviven nuestra alegría y nuestro sufrimiento, miles de religiones, ideologías y doctrinas económicas, cazadores y forrajeadores, héroes y cobardes, creadores y destructores de civilización, reyes y campesinos, jóvenes parejas de enamorados, madres y padres, esperanzadores infantes, inventores y exploradores, profesores de ética, políticos corruptos, superstars, «líderes supremos», santos y pecadores de toda la historia de nuestra especie han vivido ahí… sobre una mota de polvo suspendida en un haz de luz solar.

La Tierra constituye sólo una pequeña fase en medio de la vasta arena cósmica. Pensemos en los ríos de sangre derramada por tantos generales y emperadores con el único fin de convertirse, tras alcanzar el triunfo y la gloria, en dueños momentáneos de una fracción del puntito. Pensemos en las interminables crueldades infligidas por los habitantes de un rincón de ese pixel a los moradores de algún otro rincón, en tantos malentendidos, en la avidez por matarse unos a otros, en el fervor de sus odios.

Nuestros posicionamientos, la importancia que nos auto atribuimos, nuestra errónea creencia de que ocupamos una posición privilegiada en el universo son puestos en tela de juicio por ese pequeño punto de pálida luz. Nuestro planeta no es más que una solitaria mota de polvo en la gran envoltura de la oscuridad cósmica. Y en nuestra oscuridad, en medio de esa inmensidad, no hay ningún indicio de que vaya a llegar ayuda de algún lugar capaz de salvarnos de nosotros mismos.

La Tierra es el único mundo hasta hoy conocido que alberga vida. No existe otro lugar adonde pueda emigrar nuestra especie, al menos en un futuro próximo. Sí es posible visitar otros mundos, pero no lo es establecernos en ellos. Nos guste o no, la Tierra es por el momento nuestro único hábitat.

Se ha dicho en ocasiones que la astronomía es una experiencia humillante y que imprime carácter. Quizá no haya mejor demostración de la locura de la vanidad humana que esa imagen a distancia de nuestro minúsculo mundo. En mi opinión, subraya nuestra responsabilidad en cuanto a que debemos tratarnos mejor unos a otros, y preservar y amar nuestro punto azul pálido, el único hogar que conocemos.

[youtube]http://youtu.be/923jxZY2NPI[/youtube]

[youtube]http://youtu.be/m6ugFcwsgpE[/youtube]

Vídeo con las reflexiones de Ann Druyan sobre el punto azul pálido:

[youtube]http://youtu.be/d7aL0ZGjoeg[/youtube]



111 Comentarios

  1. Como decís que este Universo , de miles de billones de estrellas, planetas, seres vivos muy complejos se perpetuan millones de años se ha hecho el solo con unas pocas partúlas que surgieron de la nada, unas “leyes ” y poco más, yo miro todas las mañanas para ver si en el patio de mi casa se me ha construido un coche o simplemente una radio, ellos solitos pero no veo nada; seguramente tenga que esperar millones de años: pero claro ya han pasado y no he visto que ningún arqueologo hay descubierto un coche u ordenador fósil que pudo fabricarse a si mismo en todo ese tiempo.

    1. Y ahora dime Jose Luis, como es que se hace para mantener la calma.
      Jose, se que no alcanzas a darte cuenta lo bien que este comentario te describe Creeme que ahora te conocemos de una forma transparente.

      Saludos

  2. Como esperas que un ingenio ideado para satisfacer unas necesidades específicas para un ser biológico concreto sea generado espontáneamente por la naturaleza.
    Sinceramente no sé si eres un troll o un ignorante.

  3. Ya veo que mis palabras caen en saco roto. Poner “mierda” para insultar a una persona porque tenga otro credo ya es el colmo. Es cierto que se han hecho barbaridades en nombre de la fé y que hay mucho cabrón suelto por ahí hoy en día que las sigue haciendo. Pero la mayoría lo vivimos de manera auténtica, te lo digo yo que lo vivo desde dentro. No tienes derecho a opinar sobre algo que no conoces. Pero tampoco necesito justificarme, tú no me conoces. Yo sin embargo ya tengo clara la catadura moral de algunos de vosotros. Jose será un troll, no lo niego jajaja ;-P, pero tú tienes un grave problema con tu educación, por no caer en el mismo juego de los insultos.

    Ahí os quedáis, por esta falta de respeto yo me retiro. Que lo disfrutéis con salud.

    1. No he llamado ‘mierda’ a nadie, sólo he contestado a una mentira tan descarada que insulta a la inteligencia con una expresión del tipo ‘¡y una mierda!’.

      1. Coincido con Antonio y añado que en este país todo el mundo tiene derecho a OPINAR sobre lo que le de la gana, lo conozca o no, otra cosa es la validez que tenga esa opinión.

  4. Buenos días Jose. Respetando tus creencias y tú forma de pensar (aunque no las comparta), te diré que dios no es el que ha permitido la realización de esta foto. Esto, dentro de la humildad de no ser más que una cagada de mosca en el universo, ha sido únicamente labor del ser humano. Si todo es permiso del jefe, ¿también lo malo del mundo?. Seguro que a lo malo respondes que dios no puede hacer nada. Saludos Jose.

    1. No iba a escribir más, pero tengo que agradecer tus respetuosas palabras, Agüimense, que es la manera en la que debemos comunicarnos en un foro como éste. Si es que Jose nunca tenía que haber sacado el tema de Dios ni de Jesús ni de la religión. Para el caso del espacio realmente no necesitamos a Dios, a no ser que queramos maravillarnos por la variedad y grandiosidad del cosmos, y pensemos que lo haya iniciado él o sea una puta casualidad o sean los ingenieros de Prometheus o lo que sea, según las creencias de cada uno.

      De todas formas, no creáis los ateos que la ciencia (al menos la actual) será capaz de diluir todas nuestras dudas sobre el universo en un futuro. El método científico y la ciencia es una herramienta eficaz, pero hay un gran número de misterios que no es capaz de resolver. Creo personalmente que hay que estar abierto a todo lo que podamos encontrar, porque nos podemos llevar alguna sorpresa de tipo, cómo diría, “trascendental-dimensional” jajaja.

      No es lugar para hablar sobre esto, pero bueno, ya que sacas el tema te respondo con mi humilde opinión y creencia sobre le punto que indicas. Dios puede hacer lo que quiera, por eso es todopoderoso, pero no quiere actuar para darnos el libre albedrío, la posibilidad de elección entre hacer el bien o el mal. Él te da libertad para rechazarlo, ahí está su grandeza y lo que le importamos. Sin embargo, si se lo pides y él quiere, te aseguro que obraría hasta milagros por complacerte.
      Pero repito, estoy contigo, el logro de la foto es un hito completamente humano y un orgullo para nuestra especie.
      Saludos.

      1. Tú como creyente deberías de sentir vergüenza por comentarios como el de Jose, como me dice Pablo por arriba, ya que estoy convencido de que no representa la forma de pensar del conjunto.
        Hemos saltado porque nosotros no vamos a una iglesia a gritar ¡ESO ES MENTIRA! ¡Arrepentiros u os caera un rayo cósmico de la Voyager!
        La actitud de, insultas mi fe(no mi persona), no lo aguanto, me cabreo y me retiro es, como mínimo infantil.
        https://www.youtube.com/watch?v=u9iSDZ4eMc0
        Al igual que a tí te molesta que insulten o nieguen la validez de tu fe(por eso pasó lo del periodico francés…), a mí me molesta que haya personas insultando el intelecto humano pretendiendo tomar por literales palabras(solo las que queremos, las cosas malas se olvidan) escritas por PERSONAS hace 2K años.
        Respeto a las personas que sienten o creen en la mística o en un poder superior, pero no puedo respetar a las que niegan el pasado o justifican atrocidades basandose en las palabras de esos libros. Lo siento.
        No sé en que basas que la ciencia NO es capaz de resolver ciertos misterios, cuando nuestra historia reciente demuestra justo lo contrario… Son ese tipo de afirmaciones sin ninguna base ni evidencia las que rechinan en los oidos(ojos en este caso 😀 )

        1. “Hemos saltado porque nosotros no vamos a una iglesia a gritar ¡ESO ES MENTIRA! ¡Arrepentiros u os caera un rayo cósmico de la Voyager!”

          Todo lo más algunos vamos a esas iglesias no modernas para disfrutar de su arte. Se sea creyente o no, el interior de algunas y/o sus retablos, tallas, etcétera son dignas de visitar.

    2. Saludos Aguimense, Dios esta al tanto de todo, malo y bueno, de no ser asi, no existieramos, sabes quien mantiene las estructuras del atomo juntas para que no se desintegre todo?, Gracias.

  5. Te agradezco también el tono de respeto, así si se puede conversar. Pero como me has contestado punto por punto, también lo hago yo.

    En el ámbito de la ciencia, como éste, está claro que no representa a la mayoría. Pero eso de que vamos a la iglesia a gritar “eso es mentira”, desde luego yo no lo he hecho en mi vida. Yo respeto la opinión y creencias de cada cual. Tengo las mías y las comparto porque antes me han llevado a que lo haga. Tengo muy buenos amigos ateos, con los que puedo hablar de estos temas y no me rasgo las vestiduras, te lo aseguro. Pero en fin, no es el lugar adecuado para ello, estoy con vosotros.

    Pero que me digas que es infantil enfadarme cuando alguien pone: “Una mierda príncipe de la paz”, pues la verdad es que me he sentido ofendido cuando para mí es algo sagrado. A mí no me moleste que neguéis la validez de mi fe, lo podéis hacer. Pero tu libertad acaba donde empieza la mía, creo yo. Hay portadas de la Charlie Hebdo que muestra a la Trinidad dándose por culo y la verdad, ofende, esa libertad de blasfemia, igual que te ofenden a ti si terceros insultan a tu familia delante de tu cara. Es lo mismo. Pero no te preocupes, los cristianos ponemos la otra mejilla y perdonamos, porque nos lo manda nuestro Dios. Y al igual que la Iglesia ha cometido atrocidades (de las que, por cierto, el Papa pide perdón siglos después sin tener nada que ver con aquello, cosa que no hacen reyes ni gobernantes por otras atrocidades), también los cristianos fuimos masacrados desde hace 2 mil años y los somos hoy en día, como en Egipto, que llevan 2 años los moros locos del estado islámico calzándose cristianos simplemente por vivir su fe a su manera. No ha habido manifestaciones en las calles de París por eso, por cierto.

    Que cogemos lo que nos interesa de un texto que se escribió hace 2 mil años. puf esto da para largo, precisamente cuando los católicos cogemos el texto del evangelio literal de las palabras de Jesús. Aquellos textos agnósticos y otros que dicen que se han quitado trozos convenientes etc. ya ha sido todo eso demostrado científicamente, por tu querida ciencia (y la mía, que también soy científico), por historiadores ATEOS, que dan exactitud al texto evangélico, tal cual, independientemente de que te creas lo que ahí dice o no. Eso son los hechos, no hables categóricamente de algo que no conoces. Pero oye, tu opinión es respetable cuanto menos.

    Dicho esto, deberías saber que hay gran cantidad de cosas que la ciencia no ha demostrado, aunque haya muchas que sí y algún día lo hará con la materia y energía oscura y cosas así y seremos más felices por ello. Hay otras cosas, como temas de la mente, que no sé yo si lo conseguirá porque parece que trascienden lo meramente humano, pero oye seguro que lo consiguen. Como los perros que se ya alteran cuando sus amos salen del trabajo a 100 km de distancia a una hora aleatoria… impresionante. Los milagros y cosas de esas que tú dirías, pues no sé, tú dirías ¡MENTIRA! pero son demostrados ante notario por médicos ATEOS, que con la ciencia en la mano no pueden explicar ciertos sucesos y curaciones. Sugestiones de la mente y cosas de ésas, ¿verdad? Y si ya nos vamos al campo paranormal, en fin, el 90% de todo esto será mentira, pero hay fenómenos que no se pueden explicar por la ciencia y por mucho que os pongáis, nunca podrán… joder, o quizás sí.
    Un saludo.

    1. La verdad es que siempre me he preguntado qué se descubrirá cuando se encuentren, si llega ese día, textos contemporáneos de Jesús, no escritos después de su muerte, y si son escritos por sus apóstoles mejor aún (¿no hay un evangelio que se atribuye a María Magdalena?).

      1. Pues no sé si habrá. Lo cierto es que los únicos a los que los historiadores dan validez son los Evangelios Canónicos, escritos en los años posteriores a Jesús, como hasta el año 60 después de Cristo. Todos esos del Evangelio de María Magdalena, el de Tomas o incluso hay uno de Jesús, llamados Gnósticos, no les dan crédito por estar escritos en siglos posteriores y por alguna historia más que desmontaron que no me acuerdo. Esto es un hecho científico irrefutable, da igual cómo se ponga Dan Brown jejeje, el código da Vinci simplemente es mentira, eso si lo puedo decir en una iglesia jajaja y un científico ateo también.
        Pero como científico, yo debo estar abierto a que un día se encuentre algo así, que muestre más cosas de la vida privada de Jesús, por ejemplo.

        Mi humilde recomendación es utilizar la ciencia como herramienta y no como la verdad absoluta, porque nos podemos llevar un batacazo. Alguno sabrá de lo que hablo cuando digo que a veces los datos científicos no han cuadrado con el modelo y se han tenido que “acomodar” ejem. Pero los datos, el experimento y el modelo eran correctos… El método científico es un método más, con mucho éxito, pero un método. No da validez por ejemplo a lo que decía antes de los milagros, porque no se trata de un experimento reproducible, por tanto ese conocimiento científico no tiene validez. Pero hubo enfermedad incurable que estaba en los informes médicos y ahora no está, se sale por tanto de lo “razonable” pero no por eso deja de ser real. Es la verdad, por mucho que pese. Y hablo no solo de curaciones, sino de pies cortados en accidentes que han vuelto a su sitio, hasta con los mismos antojos de nacimiento. Claro, no lo ha podido hacer Dios porque se lo he pedido, lo ha hecho una persona que no sabe leer ni escribir con el poder de su mente o sus conocimientos científicos, sarcasmo aparte. Un científico no puede negar categóricamente que no ha sido Dios porque no tiene pruebas…
        En fin, cierro, no merece la pena seguir sobre lo mismo.
        Un saludo.

    2. “…igual que te ofenden a ti si terceros insultan a tu familia delante de tu cara. Es lo mismo….”
      Jose Luis, has hecho la misma demagogia que el papa. Como puedes comparar un insulto a una religión, que es algo inmaterial, es la creación de un grupo de personas, es un simple relato como los cuentos de Pocoyo (no digo esto ultimo para cabrearte sino por que realmente para mi, como ateo no tiene mayor validez tu libro que el libro con el que mi hijo se entretiene) como puedes comparar eso con un insulto a una persona física concreta?
      No te conozco pero las personas como la que me parece que eres tu, me da una mezcla de asombro y pena que crean en dios. Una vez mas, digo pena no faltandote el respeto sino por que creo que en cierta forma se desperdicia algo bueno.

      Saludos

      1. Pero es que para mí Jesús es una persona concreta, muy real, y me ofende si la insultan… ¿no eres capaz de entender eso? Mi creencia no es algo que yo haya elegido, es algo que me ha tocado, y de pronto he caido en la cuenta, es como una corazonada multiplicada por mil, me he dado cuenta de la verdad… bueno mi verdad, no te enfades tú tampoco, no quiero que parezca que estoy en posesión de la verdad absoluta. Respetos al máximo en ese sentido jejeje. Lo siento, no puedo explicarlo con palabras y no tengo pruebas físicas ni a favor ni en contra.

        Ya sé que la religión que tenemos es la heredada por nuestros padres en un clima quizás de temor o incluso de cierto oscurantismo (que tampoco tenemos derecho a juzgarlos si ellos lo creen auténtico). Pero te aseguro que la religión de ahora no se parece en nada a la de hace 30 años. Habrá de todo y lo malo ya se encargan de sacarlo a relucir las noticias, pero lo bueno de la iglesia de ahora, nadie lo cuenta, lo vivimos de manera auténtica (mi experiencia de décadas no es imparcial ¿verdad? jejeje); pero si sólo te gusta lo material y no lo espiritual, la iglesia de hoy tiene presencia altruista en todo el mundo, donde miles de personas se juegan la vida por ayudar a otros seres humanos en nombre de un tal Jesús que vino a derrumbar las barreras del mundo. Y no son ONG que están ahí para limpiar la conciencia del primer mundo… y muy bien que hacen. Pero lo de la iglesia son gentes que dan su vida entera. esto te lo cuenta para que veas lo que ése Pocoyó inexistente puede inspirar.
        Pero tú mismo, tu opinion sigue siendo muy respetable para mi, e incluso podríamos trabar amistad jajaja. Yo también soy padre de familia.
        Un saludo.

        1. No me gusta hablar sobre religión, pero aquí lo dejo:

          Personalmente, tengo claro que, de existir un Dios, es una entidad muy distinta a como nos lo representa el Catolicismo (el anciano con barba blanca), muy especialmente sabiendo que las ideas sobre Él son de gente que vivió 2000 años atrás y que no sabía ni la milésima parte de lo que sabemos hoy sobre el Universo.

          No niego que Jesús haya existido y que su mensaje sea bueno (lástima que la naturaleza humana lo estropeara, como con otros “ismos”, bonitos sobre el papel), pero también estoy convencido de que el personaje histórico era muy distinto a lo que cuentan los Evangelios, los cuales -como la propia Biblia- tienen contradicciones, lagunas, y errores por malas traducciones.

          Hay otras cosas que me cuestan entender, pero entre que este es un blog de ciencia y no de religión, y para respetar las creencias de otras personas prefiero no seguir.

          (PD: no está de más destacar que con el tiempo se ha “suavizado” bastante la representación de Dios, los ángeles, etc. La forma original de Dios se supone que es tan aterradora que Moisés se escondió aterrado solo por ver su espalda, y un querubín (y, por extensión, los demás ángeles) originalmente eran representados como algo muy distinto a los niños pequeños con alitas o a esos personajes andróginos alados de gran belleza -y más aterrador también-)

        2. Jose Luis, no tengo duda que podriamos trabajar amistad, me gusta muchisimo hablar con personas que tienen argumentos sobre sus ideas.
          Sin embargo en el tema concreto que estuvimos hablando, vamos por caminos mas paralelos que las vias de un tren.

          Un saludo

  6. Gran articulo Daniel!! Estuve sin conexión y vengo atrasado leyendo el blog, y después de leer este no quise dejar de agradecerte. Juro q no me aburro de escuchar/leer Pale Blue Dot. Es inspirador.
    Un abrazo!!

  7. En Abril de 1994 compré el libro ¨Un Punto Azul Pálido¨, el cual me fascino grandemente. Aún veo esta foto y me sigue enterneciendo.Afortunadamente existió un hombre como Carl Sagan que se dio cuenta de la oportunidad que tenía la humanidad de poder tener una imagen lejana de la Tierra. Sin su insistencia, apoyada en su prestigio y fama, no tuviésemos hoy día ese maravilloso retrato….¨Nuestro punto azul pálido, el único hogar que conocemos.¨

    Por ultimo, felicito al autor del artículo. Muy bueno el texto, con detalles técnicos que maravillarán enormemente a los que el mismo llama ¨espacio trastornados¨ (entre los que me incluyo sin rubor)

  8. Veo que muchos comentarios han derivado hacia la religión.
    Y es normal que, viendo estas fotos, nos sirvan de inspiración para reflexionar sobre lo que somos, y dónde estamos. La religión, tambien puede, y debe, afrontarse desde los puntos de vista de la ciencia. A fin de cuentas, la ciencia sólo es una herramienta del conocimiento.
    Más allá de lo que creamos, o no creamos cada uno LAS COSAS SON… como son, no como queremos que sean. Y nuestro concomiento sobre ellas no altera su realidad.
    Que yo crea, o ignore, que Júpiter existe… no altera su existencia, ni su funcionamiento o su órbita.
    Lo que yo crea, piense, o haga… es totalmente irrelevante para el Universo.
    Por eso, las discusiones sobre religión, si bien son amenas… también son inútiles. Otra forma tan buena para pasar el tiempo, como ver un partido de fútbol.
    Da igual la religión que tengamos, o que no tengamos ninguna… el universo está ahí, y seguira estando tanto si existimos, como si no.
    Nuestro intelecto nos ha permitido desarrollar la idea, o el concepto, de un Dios. Pero eso, no quiere decir que exista. También hemos desarrollado mundos virtuales con programas informáticos, de sorprendente realismo, y que sólo existen en los soportes informáticos.
    Hemos conceptuado un ser superior, la imagen y ejemplo de lo que consideramos “perfección”. Eso no es malo… es una meta. Y es tan buena o mala como cualquier otro propósito.

Deja un comentario

Por Daniel Marín, publicado el 16 febrero, 2015
Categoría(s): Astronáutica • Astronomía • NASA • Sistema Solar • Tierra