Radiotelescopios espaciales chinos

China está desarrollando poco a poco un programa espacial científico ciertamente impresionante, sobre todo teniendo en cuenta que hace una década las misiones espaciales chinas eran prácticamente inexistentes. Una de las misiones más llamativas es el proyecto SMVA (Space Millimeter-wavelength VLBI Array), que planea poner en órbita dos radiotelescopios con un diámetro de diez metros cada uno.

Captura de pantalla 2015-01-19 a las 0.05.53
Radiotelescopio espacial chino SMVA.

SMVA tiene como objetivo estudiar el cielo mediante interferometría de muy larga base (VLBI). Usando radiotelescopios en órbita y en tierra, esta técnica permite crear un radiotelescopio ‘virtual’ con un diámetro equivalente al de la distancia entre ambas unidades. Por lo tanto, cuanto más lejos está la órbita, la resolución del sistema será mayor (no así su sensibilidad, que sigue dependiendo de la suma del área de las antenas). Puede que a muchos les suene este concepto. Normal, porque ha sido empleado por varias misiones espaciales en el pasado. Sin ir más lejos, hoy en día tenemos en servicio al observatorio ruso Spektr-R (Radioastron), un satélite que emplea está técnica para estudiar los discos de acreción de agujeros negros y los núcleos de galaxias activas, entre otros objetos celestes.

El ‘Radioastron chino’ tendrá una configuración similar a su homólogo ruso, pero usará dos satélites en vez de uno, observando el cielo en las frecuencias de 43, 22 y 8 GHz (con receptores criogénicos). Como suele ser habitual en este tipo de proyectos, los dos satélites estarán situados en órbitas altamente excéntricas de 1200 x 60000 kilómetros, lo que permitirá alcanzar resoluciones de 20 microarcosegundos (en la frecuencia de 43 GHz). Con estas resoluciones, SMVA podrá ver la ‘sombra’ del agujero negro supermasivo de la galaxia M87.

Captura de pantalla 2015-01-19 a las 0.03.25
Configuración de los dos satélites en órbita.
Captura de pantalla 2015-01-19 a las 0.02.38
SMVIA podrá resolver los detalles de un agujero negro y su disco de acreción.

La inclinación del plano orbital sería de 28,5º y los dos planos estarían separados 120º, aunque se podría cambiar su orientación para alcanzar distintas características. Los SMVA trabajarán conjuntamente con varios radiotelescopios terrestres, incluyendo el radiotelescopio de 65 metros de Shanghái y el monstruoso FAST (Five hundred meter Aperture Spherical Telescope), también conocido como el ‘Arecibo chino’.

De ser aprobado el proyecto SMVA, los dos satélites serían lanzados alrededor de 2020 mediante un cohete Larga Marcha CZ-3C. Cada satélite tendría una masa no superior a los 3200 kg e incluirá un reflector láser para determinar su órbita con un error inferior a 20 metros. Las antenas de 10 metros de diámetro serán desplegables y usarán un diseño tradicional de malla, aunque no se descarta emplear un diseño más novedoso con sectores sólidos.

Captura de pantalla 2015-01-18 a las 23.59.16
Antena de SMVA.
Captura de pantalla 2015-01-19 a las 0.06.06
Antena en configuración plegada.
Captura de pantalla 2015-01-19 a las 0.07.34
Variante de antena desplegable con sectores sólidos.

El SMVA sería la primera fase de un programa más ambicioso de radioastronomía espacial. Tras el SMVA China estudia lanzar tres satélites VLBI con antenas de 12 a 15 metros para observar el cielo en longitudes de onda milimétricas (86 GHz) entre 2021 y 2025. Una tercera fase pasaría por poner en órbita tres o cuatro satélites submilimétricos con antenas de 15 metros después de 2026. Curiosamente, la propuesta SMVA no hace mención alguna a una colaboración con Rusia y su Radioastrón, aunque es probable que para 2020 el observatorio ruso ya no estará en servicio.

Referencias:



20 Comentarios

  1. Ola, buena noticia para empezar la semana!!

    Un instrumento para profundizar en el conocimiento científico del Universo (y no para espiar los secretos y miserias del vecino de “comunidad planetaria”). Qué interesante tener acceso, por fin, a un contacto “visual” con la marca que dejan los agujeros negros, aunque creo entender que aun tardará un poco en estar plenamente operativo.

    La pregunta sería si compartirán los datos que vayan llegando con el resto de la humanidad…

    1. Pues sí, casi necesariamente, puesto que lo habitual en este tipo de misiones es utilizar el mayor número de radiotelescopios posible, para mejorar la sensibilidad y calidad de las imágenes sintetizadas.

      Y para tratar todos esos datos, también necesitan correladores que ahora mismo creo que China no tiene.

      De hecho China forma parte de la red EVN, que se encarga de efectuar VLBI con radiotelescopios de Europa y otras partes del mundo.

      1. Gracias, no conocía estos detalles. (Siendo sincero no sé siquiera que es un correlador, aunque por el contexto en el que lo citas, imagino para qué sirve) : )

  2. Tremendo, este artículo me abrió la visión hacia el proyecto chino FAST que es más poderoso y más real (a 2 años de tenerlo terminado). Si China invirtiese en telescopios ópticos ya no tendría nada que reprocharles -el avance que tienen en ciencia es arrollador, mientras los americanos parecen ir en cámara lenta

  3. Bien… es bueno que quieran ampliar su programa científico en el espacio haciendo algo más allá de lo que ya se ha hecho.

    Por cierto Dani:
    “El ‘Radioastron chino’ tendrá una configuración similar a su homólogo ruso, pero usará dos satélites en vez de dos que […]” Debería poner uno en vez de dos.

    Escelente post, gracias Dani!

  4. Magnífico proyecto. China ya ha demostrado sobradamente su capacidad para llevar gente a la órbita terrestre y construir allí estaciones (de momento un modesto módulo experimental, pero en pocos años tendrá una estación orbital con todas las de la ley), sabe llevar sondas a la Luna y explorarla, no tiene empacho en ir más allá (puntos Lagrange) y empieza ahora a plantar el pie en el terreno que le faltaba: la exploración científica del espacio profundo.

    En cuanto disponga de cohetes más poderosos y de una buena red mundial de seguimiento, no me cabe duda de que el Imperio del Centro empezará a enviar nuevas y ambiciosas sondas planetarias a los mundos y satélites del sistema solar. Empezará con Marte, como todos, seguirá Venus y seguro que le echa un ojo a los sistemas de Júpiter y Saturno.

    Es lo menos que puede esperarse de la futura primera potencia mundial. Eso sí, se agradecería un poco más de transparencia informativa en los logros técnicos y científicos. A ver si se van dando cuenta de la importancia del “marketing” técnico-científico.

    1. No necesitan marketing hacia “afuera”; les da igual lo que se opine de ellos, son como hormiguitas que trabajan día a día, haciendo cosas que a los demás les lleva décadas y ellos han conseguido ya, imagino que con mucho ensayo-error, contratando técnicos, lo que sea… Un sistema perfectamente engrasado.
      No sé lo que pasará con este país, políticamente hablando, pero estoy contigo en que será la próxima primera potencia mundial. De momento, cuentan con mi respeto y admiración.

      1. Sí, puede importarles poco lo que opinen de ellos (no lo sé), pero si quieres tener influencia en las cosas del mundo (sin recurrir a la fuerza) te las tienes que apañar para que ese mundo te respete, tengas prestigio y te considere de fiar. Y para eso (para “vender” una influencia) tienes que tener un marketing eficiente.

        Si no, te pasará lo que le ha pasado a los chinos en África: llegaron prometiendo millones en infraestructuras a cambio de materias primas pero se olvidaron de que África no es China, llenaron todo de trabajadores y prácticas chinas y ahora el resultado es que los ciudadanos y gobiernos africanos consideran que sus trabajos son una chapuza y que apenas han llevado trabajo a quien lo necesita ni riqueza.

        Pues en ciencia y astronáutica lo mismo. Es un terreno que todavía tienen que mejorar: quitarse el sambenito de “fabricantes de artículos para tiendas ‘Todo a un euro’ ” y electrónica barata que no dura seis meses y apostar claramente por la calidad y la excelencia. Y abrirse de una vez al mundo, no sólo para vender tablets y móviles, sino para “crear escuela”.

      2. El “marketing” es para los suyos.Los vuelos tripulados y los logros espaciales (especialmente sondas ) son propaganda interna estilo URSS años 60.Lo de hormiguitas está muy bien puesto, sus derechos laborales se asemejan a los de las hormigas obreras en el hormiguero.Politicamente son una dictadura comunista con control absoluto de libertades, lo que no es digno de admirar,creo.Con un medio ambiente totalmente degradado debido a su industria , allí no protestan Greenpeace , ni los de nucleares no, ni la oposición; los pocos que protestan van al talego.

        1. Las grandes compañías de las democracias occidentales maximizan sus beneficios con la mano de obra barata que les proporciona la dictadura comunista china. El gigante asiático, a pesar de su crecimiento económico -y de acoger a un número creciente de industrias ‘occidentales’ en su territorio- sigue, en cuanto a emisiones PER CÁPITA, por debajo de los europeos y de los estadounidenses: en 2014 emitieron 7.2, 7.5 y 17.3 toneladas por habitante respectivamente. China no es mi modelo a seguir, pero si comparamos su política exterior con la de, por ejemplo, EEUU, tengo muy claro quién sobra en el planeta.

          1. No hay dictadura que cien años dure ni país que lo resista, así que supongo que más pronto que tarde la gerontocracia del PC chino irá extinguiéndose y el sistema evolucionará hacia algún modelo de democracia autoritaria, algo parecido al modelo de Taiwan. Pero ya veremos.

  5. Daniel, cuando leí sobre este proyecto me pareció ver que necesitaban conexiones con la Tierra de 1 Gbit/s. ¿Eso es algo muy fuera de lo normal? No sé cómo está el estado del arte en este tipo de conexiones satélite-tierra.

    Si no, lo suyo sería que esperasen un poco más para que las transimisiones de datos ópticas estén maduras.

    1. 1Gbit/s = 128MBytes/s aprox. Lo que no es nada inusitado. Algunos satélites GEO que proveen internet llegan a alcanzar esa cifra: http://en.wikipedia.org/wiki/Satellite_Internet_access
      Si te interesa el estado actual de este “arte” y te manejas en inglés te recomiendo echar un ojo a algo como esto: http://www.gizmag.com/twsited-light-data-transmission/23096/ donde afirman haber alcanzado velocidades de 2.56Tbit/s a través de la torsión de rayos de luz a ultra-altas velocidades. Al final del artículo enlazan al del record mundial que estaría en 26Tbit/sec.

  6. Otra gran proyecto de China de cara a la próxima década.Yo creo que todo esto es posible porque China,a diferencia de otras potencias,tiene un a gama de cohetes perfectamente estructurada.Los cohetes Larga Marcha se basan en unas etapas básicas y sólo hay que ponerles más para que sean más o menos potentes.Quiero decir con todo esto que China a seguido un programa espacial muy racional que le permite ser independiente de otras potencias espaciales,no como,por ejemplo EE.UU que depende de Rusia para seguir la Estación Èspacial y de Europa para el módulo de servicio de la Orión.

  7. Yo sinceramente espero que su política de dilbulgasion sea megor que la de los rusos
    porque asta la fecha no e visto ninguna imagen de radioastro 🙁

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 19 enero, 2015
Categoría(s): ✓ Astronáutica • Astronomía • China