El impacto de Philae en los medios o el periodismo acientífico

El aterrizaje de la sonda Philae ha generado una expectación mediática sin precedentes para una misión de la agencia europea del espacio (ESA). Lamentablemente, muchos medios han interpretado el cese de operaciones de Philae como un fracaso y una muestra de la incompetencia del programa espacial europeo. Como botón de muestra de esta línea de razonamiento -por llamarla de algún modo- tenemos esta columna del El Mundo llamada La parábola de Leónov (¿Merece la pena la inversión en la misión Rosetta?), escrita por Pedro Simón.

Captura de pantalla 2014-11-16 a la(s) 14.20.24
Rosetta y Philae (ESA).

Primero les recomiendo que la lean y, luego, cuando ya estén lo suficientemente indignados, vuelvan a esta entrada. Muchos pensarán que no vale la pena dar publicidad a semejantes desvaríos, pero el problema es que la columna ha aparecido en un diario de tirada nacional y, en cualquier caso, es representativa de lo que piensa mucha gente en estos momentos. Cierto es que El Mundo ha publicado una opinión a favor en otra columna titulada Polvo de cometa para conocernos, por Pablo Jáuregui, pero caemos aquí en la falacia de la equidistancia por la cual un lector ajeno a estos temas podría pensar que ambas opiniones tienen la misma validez. Y no la tienen, porque en este caso Simón no tiene razón. Ninguna.

Pero por si alguien no lo tiene claro, vamos a explicarlo. Philae era y es una pequeña parte de la misión Rosetta, una sonda que lleva desde agosto alrededor del cometa Churyumov-Gerasimenko y que seguirá funcionando muchos meses más (la misión primaria terminará en diciembre de 2015). Confundir la misión de Philae con la de Rosetta es un error gravísimo que he visto repetido estos días en más de un medio de comunicación, algo sorprendente si tenemos en cuenta que una simple visita a la Wikipedia puede sacar de dudas al más despistado.

Philae ha costado unos 220 millones de euros, mientras que el conjunto de la misión Rosetta ha salido por 1400 millones de euros, es decir, el 16% del coste total. Rosetta es una misión muy cara para los estándares de la ESA, pero aun así es barata si la comparamos con otras sondas espaciales como el robot marciano Curiosity (2500 millones de dólares) o Cassini-Huygens (4400 millones de dólares). Y si solamente tenemos en cuenta el presupuesto de Philae estamos ante una sonda muy barata. Por poner un par de ejemplos, las misiones de la NASA Mars Pathfinder y Phoenix, consideradas como sondas de muy bajo coste, salieron por 370 y 400 millones de dólares respectivamente. La sonda japonesa Hayabusa, una misión de bajo presupuesto que se posó en el asteroide Itokawa, costó 250 millones de dólares. Y sí, hay sondas más baratas -como la misión india MOM Mangalyaan (75 millones de dólares)-, pero, o carecen de la complejidad de los instrumentos científicos de Philae o sus objetivos no pasan por posarse en la superficie de un mundo (que siempre es más complejo que situarse en órbita).

Coste de algunas misiones marcianas. MGS: Mars Global Surveyor. MRO: Mars Reconnaissance Orbiter.
Coste de algunas misiones marcianas. MGS: Mars Global Surveyor. MRO: Mars Reconnaissance Orbiter.
Coste de algunas sondas de la NASA. LRO: Lunar Rconnaissance Orbiter.
Coste de algunas sondas de la NASA. LRO: Lunar Rconnaissance Orbiter.

O sea, es prácticamente imposible hacer una sonda más barata que Philae con su nivel de instrumentación científica. Y es que Philae no es una ‘simple lavadora’ cuyo objetivo es posarse en el cometa para plantar una bandera, no señor. Philae es un auténtico laboratorio en miniatura (98 kg) con diez instrumentos altamente sofisticados que van desde cámaras hasta espectrómetros de masas, pasando por sensores de temperatura para el subsuelo o cromatógrafos. Ni la Hayabusa ni la Mars Pathfinder disponían de semejante panoplia de instrumentos científicos.

La misión de Philae era tremendamente arriesgada, no solo por ser la primera vez que se intentaba una hazaña de este tipo -¡aterrizar en un cometa, ni más ni menos!-, sino porque la sonda carecía de sistema de propulsión para orientarla y frenarla. La ESA tuvo que diseñar a Philae sin conocer previamente las características del cometa que iba a visitar. Es más, ¡fue diseñada sin saber siquiera qué cometa iba a visitar (el objetivo inicial era el cometa Wirtanen)! Las posibilidades de fracaso eran muy elevadas -quizás hasta del 50%- y, aunque ciertamente la misión podría haber durado mucho más, también hubiera podido desaparecer sin dejar rastro. Es lo que tiene explorar otros mundos por primera vez. Hay ciertos riesgos y debemos asumirlos. Rosetta es una misión única con un objetivo tan fascinante como ambicioso: orbitar un cometa por primera vez (para lo que ha necesitado viajar por el espacio diez años y llevar a cabo cuatro asistencias gravitatorias) y estudiar el incremento de actividad del núcleo durante más de un año a medida que se acerca al Sol.

Lo grave de algunas críticas contra la misión Rosetta que han aparecido en ciertos medios es que revelan lo peor de un periodismo no ya ignorante, sino claramente acientífico, para el cual la ciencia y la tecnología son herramientas malignas que hemos de limitar y controlar. Bajo este punto de vista, cualquier dinero estará mejor invertido en otra cosa que no sea la exploración del espacio. Este tipo de pensamiento no solo es suicida, sino que hace de nosotros seres más pequeños, ruines y oscuros.

Philae era la guinda del pastel de la misión Rosetta, una misión que incluso sin la participación de Philae ya se puede considerar un gran éxito (todavía no un éxito total, pero sí un éxito rotundo). La inversión en la exploración del espacio no solamente es útil, es necesaria. Desde un punto de vista material, el dinero destinado al espacio a través de la ESA se invierte en empresas y organizaciones europeas que crean trabajo y nuevas tecnologías, tecnologías que aumentan la competitividad de la iniciativa privada y que pueden ser aplicadas en múltiples ámbitos de la ‘vida diaria’.

Pero más allá del vil metal, tenemos que tener en cuenta que no vivimos en una burbuja aislada de la realidad, sino en un planeta frágil que forma parte del sistema solar. Explorar nuevos mundos demuestra lo mejor de lo que somos capaces como especie, pero también nos ayuda a entender un universo que a veces es hostil y que en cualquier momento puede volverse en contra nuestra. Philae y Rosetta son los emisarios de la humanidad ahí fuera, auténticos pioneros que se adentran en lo desconocido. Y los hemos construido en Europa. Es algo de lo que deberíamos estar orgullosos.

21d
Philae logró llegar a la superficie del cometa (ESA).

PD: gracias a Cristian por hacerme llegar este artículo en los comentarios de la anterior entrada.



163 Comentarios

    1. No hacen falta millones para detectar a un URI…

      Si abres la lavadora y tus calcetines no son pares y te falta uno ahi tienes la prueba empirica de su existencia. Uri siempre roba 1 calcetin de tu lavadora y te jode los pares.

      Espero haberte ayudado. Yo descubro varios uris cada semana tras hacer la colada. Es inevitable negar su existencia con tales pruebas.

  1. Es cierto que hay muchas necesidades básicas que cubrir en el mundo, y en este sentido, el gasto global en la búsqueda del equilibrio para todos los seres humanos de este planeta debería cambiar y mejorar en muchos sentidos.

    Ahora bien, otra cosa muy distinta es preguntarse de donde deberíamos recortar…y yo me pregunto…

    ¿Se os ocurre algo que le de mayor sentido a nuestra existencia como especie que el instinto de exploración del universo, que en definitiva es la búsqueda de nuestros orígenes?

    Si nos paráramos a pensar como individuos o como naciones, en qué solemos gastarnos la mayor parte de nuestro dinero (dejando a un lado lo básico, comida, cobijo, abrigo, salud)… la mayor parte en cosas completamente banales, superfluas, sin ningún significado ni utilidad ni para nosotros como individuos ni para la humanidad en su conjunto.

    Personalmente, se me ocurren pocas actividades humanas que tengan más sentido y más significado que la exploración del universo con todo lo que eso supone.

    ¿Mayor gasto en los problemas básicos de las personas? por su puesto, pero no a costa de la ciencia, de la investigación ni de la exploración del universo, lo único que nos aleja de la oscuridad y de la ignorancia.

    No quisiera despertar un día en un mundo que no mira más allá. Lo único que me entristece es quizá no tener la inteligencia o los recursos necesarios para poder formar parte de esa búsqueda.

  2. Hola Daniel. No comprendo como este señor opina sin tener ni idea. Repito. No lo comprendo.
    Los amantes de la ciencia, entre los cuales me incluyo, deberíamos generar presión social para que no se desacredite la inversión en ciencia. Recuerdo , en estos momentos, la iniciativa #sinciencianohayfuturo

    Un saludo sincero.

  3. No tenéis ni idea el nivel cultural tan bajo que hay en la universidad
    Es cierto lo que dice uno de los comentaristas
    Muchos de mi vecinos son Arzak, Arguiñano, Profesores de universidad, Relaciones publicas y luego descubres que el primero esta embargado, el segundo es un inculto comiendo mierda y el tercero se pasa la noche aguantando borrachos.
    Daniel? Se sabe cuando saldrán los primeros resultados de Philae?

  4. Cuidado: acientífica sería aquella persona incapaz de distinguir entre el pensamiento científico y el no científico, luego, entonces, y dado el caso, no sería sujeta de valoración intelectual en tal sentido. En términos comparativos es como referirse a lo amoral y lo inmoral, siendo amoral aquella persona incapaz de distinguir entre lo moral e inmoral (contexto de por medio, claro). En conclusión, más bien estaríamos hablando de personas anticientíficas, pues bien que pueden distinguir lo uno de lo otro; pero, una de dos, o realmente son reduccionistas a ultranza, y/o promueven, explícita y/o implícitamente, intereses contrarios al proyecto en cuestión. Fuera de todo ello, me ha gustado la réplica aquí expuesta. Saludos desde México.

  5. A ver, a Pablo Jáuregui ya le conocemos muchos y sabemos de su valía pero, el tal Pedro Simón éste, ¿quién c0j0n€$ es? No tengo referencias suyas.

    Por otra parte, quien se desprestigia con esto no es sólo el periodista inculto, sino el propio periódico.

    Saludos.

  6. El problema es que aquí muchas veces queremos una cosa y la vez la contraria. Si esta misión hubiera sido de la NASA ya nos estaríamos quejando de toda la ciencia de calidad se hace en los EEUU, etc, etc.
    Sin embargo, leyendo los comentarios de los lectores, me da la sensación de que la opinión del señor que publica el artículo no es mayoritaria.

  7. Somos muchos, muchísimos que entendemos la transcendencia de ésta misión y los que la sentimos como nuestra, de la humanidad. Quién no se entere de para qué ha servido la exploración del espacio que se encierre en una cueva.

  8. ¿Por qué dicen que Philae ha hecho el primer aterrizaje de la historia sobre un cometa? ¿No fue la sonda Hayabusa?
    ¿Alguien puede explicármelo, por favor?

  9. Desde un punto de vista material, el dinero destinado al espacio a través de la ESA se invierte en empresas y organizaciones europeas que crean trabajo y nuevas tecnologías, tecnologías que aumentan la competitividad de la iniciativa privada y que pueden ser aplicadas en múltiples ámbitos de la ‘vida diaria’.

    APOYO toda la entrada del blog excepto esto que e citado arriba, simplemente porque cone ste argumento puedes justificar el gasto militar. Bueno puedes justificar casi cualquier gasto.

  10. Todo el mundo científico impactado por este hito en la historia del ser humano,que algunos incluso tildan de milagro , y siempre hay algún periodilistillo que intenta restarle importancia e incluso casi reírse de esta misión y encima hablando de costes estando en España,el país donde más se roba de Europa y se recorta en todo.De risa.

  11. Un artículo horrible el del mundo, incluso repugnante diría yo, propio de un iletrado que no entiende en qué consiste la exploración espacial y es incapaz de hacer comparaciones monetarias (muchas cosas superfluas sólo en este país cuestan más que esos 1300 millones).

    En fin, a la misma altura que los artículos que salen de vez en cuando en algunos medios para criticar la inversión española en Defensa (que ya de por sí es demasiado baja, pues estos lumbreras quieren reducirla aún más). En fin… no quiero enfadarme. Lo mejor es pasar página y evitar a estos analfabetos. Allá ellos con su ignorancia.

  12. “Primero les recomiendo que la lean y, luego, cuando ya estén lo suficientemente indignados, vuelvan a esta entrada.”

    ¡Toda la razón! Mientras avanzaba en la lectura, sentí que me hervía la sangre….¿cómo puede un diario admitir que alguien escriba esa sarta de disparates? ¡y pensar que él gana dinero escribiendo eso!

    Yo no soy astrónoma, pero me he alegrado muchísimo con cada paso de esta exploración, y no sentí que me estuvieran engañando , contando puros éxitos antes de que ocurrieran; siempre vi las probabilidades de que no resultara el anclaje, o que aterrizara en un lugar agreste que hiciera dificultoso quedar de pie, etc, y vi cuando los científicos se abrazaron emocionados luego de esa larga espera…Esas fotografías preciosas que mandó, son lo máximo! Y el sólo hecho de haber podido avanzar orbitando a un cometa, yo lo encontré genial.

    Ahora, hay que esperar que acumule energía, y “despierte”, a ver si puede enviar nuevos datos, y ya veremos qué adelantos aparecen, basados en este viaje precioso.

  13. He leído la columna de este personaje en El Mundo (que ironía el nombre de este periódico) tal como lo has recomendado, Daniel, y me da mucha pena que a estas alturas de la vida, algunos periodistas (no sé si este señor lo es) descalifiquen y tergiversen la información de este manera y la utilicen como puro sensacionalismo al peor estilo británico. Una pena y mucha rabia.
    Saludos.

  14. Magnífico artículo, Daniel. Felicidades por poner las cosas claras sobre la calidad abismal del periodismo científico en los medio de gran tirada en España .

  15. El artículo enlazado no provoca tanta indignación como sí pena. Pena porque es la constatación de que un país como España muestre una cara como esta, por muy artículo de opinión que sea. Puede que haya luego un artículo también en El Mundo que diga todo lo contrario y alabe la misión, pero es lo que dices: se trata de poner una equidistancia que no es tal, se trata de comparar el saber (que nunca es perfecto) con la ignorancia (que sí puede ser perfecta… e insultante si no se remedia). La corrección política lleva a estas falacias.

    Como ya indicas, Rosetta no es solamente Philae. Philae ha hecho lo que ha podido en un medio ciertamente hostil y con mucho de azar. ¿Se esperaba más? Pues sí. Lo comentaba con amigos y nos daba mucha lástima, porque esperábamos más, es imposible no sentir decepción. Pero así es la investigación espacial, y ya el hecho de que llegara al cometa, que lo esté orbitando y que Philae haya llegado a la superficie, por mucho que fallase todo al final, ha sido un logro. Se podrá estudiar en cierta medida un cometa de una forma que no se ha hecho antes. Y de ahí se puede sacar información valiosa.

    El problema es que vivimos en una sociedad donde se espera inmediatez para todo. Que si algo no da resultados aquí y ahora, pues no sirve. La investigación en general no es inmediata, necesita meses, o incluso años, para arrojar resultados valiosos que se puedan aplicar tanto en el campo que le corresponda como en la vida cotidiana. Hay que invertir en hacer que la vida en la Tierra mejore, pero no a costa de la ciencia y la tecnología, lo que incluye la investigación espacial. Claro que, si me preguntas de dónde hay que recortar, no lo sé, me temo, no voy a decir algo que ignoro, para eso hay gente que sabe más sobre partidas presupuestarias.

    Porque ahí también tenemos otro problema: este país, concretamente, está lleno de “expertos” (por donde yo me muevo los llamamos “cuñaos”) que de pronto “saben” de alineaciones de fútbol como de física cuántica… el “saben” va entre comillas por razones obvias. Y ¿qué pasa? Pues que se lo tienen creído y se creen de lo que hablan cuando aquí, incluso los que tenemos ingeniería, tenemos que callarnos algunas cosas porque dudamos o porque necesitamos buscar información para, como mínimo, saber de qué hablamos en vez de llenársenos la boca con conceptos que hemos escuchado un par de veces y de refilón.

    Que todos tenemos nuestra opinión, pero cuando se basa en equívocos, mentiras o pura ignorancia, igual tenemos que informarnos mejor antes de quedar en ridículo.

  16. Sin entrar a defender para nada el artículo (que es muy malo) cualquier proyecto y más de esta magnitud pagado con dinero público debe ser evaluado en función de costes/beneficios. Obviamente en el mundo de los aficionados o de los científicos hay un sesgo muy marcado en favor de estos proyectos pero debe debatirse y el público debe ser informado de lo que ha costado y de los beneficios reales obtenidos. Si sus beneficios tangibles se dan únicamente en términos de externalidades positivas (innovación que se produce gracias al proyecto, formación dada a los técnicos etc) habría que plantearse porque no se invierte el dinero directamente en esos otros temas en los que se produce la innovación que después tiene un impacto. Luego la sociedad puede decidir también gastarse dinero en investigación pura pero tendrá que ser ésta la que diga cuanto.

    Un saludo

  17. El que Philae no se posara sobre el cometa como estaba previsto, sino que diera tumbos y acabara medio levantada apoyada en una roca (suerte que no se quedó “boca arriba” como una cucaracha) da pie a que los que tienen que rellenar una líneas cada día para comer tengan tema del que hablar y aprovechando eso digan todas las tonterías que se les va ocurriendo, que ni se creen ellos mismos, simplemente es su artículo del día (aunque llamar a eso artículo es una broma, mejor llamarlo comentario del día).

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 16 noviembre, 2014
Categoría(s): ✓ Astronáutica • ESA • Rosetta • Sistema Solar