Se nos fue Rozhdestvensky

Por Daniel Marín, el 2 septiembre, 2011. Categoría(s): Rusia • sondasesp ✎ 6

El 31 de agosto falleció a los 72 años de edad Valeri Ílich Rozhdéstvenski (Валерий Ильич Рождественский), cosmonauta y héroe de la Unión Soviética.

Rozhdéstvenski nació el 13 de febrero de 1939 en Leningrado y en 1942 tuvo que ser evacuado de su ciudad natal debido a la inminente invasión nazi. En el mismo año en el que Gagarin abrió la era de los viajes tripulados al espacio, Valeri se graduó en la escuela militar Derzhinski para ingenieros navales de la armada soviética, obteniendo en 1976 el rango de coronel ingeniero.

Valeri Ílich Rozhdéstvenski.

En 1965, fue seleccionado como candidato a cosmonauta dentro del tercer grupo de las fuerzas aéreas (TsPK-3). En 1968 pasó a formar parte del equipo de cosmonautas destinados al programa de estaciones espaciales militares Almaz (OPS). Entre septiembre de 1972 y febrero de 1973 participó como miembro de la cuarta tripulación de reserva de una misión a la primera estación Almaz, la Salyut-2 (OPS-1/11F71 nº 101-1). Tras la destrucción de la Salyut-2 en abril de 1973, ocupó el mismo puesto de cara a una misión en la Salyut-3 (OPS-2/11F71 nº 101-2). En agosto de 1974 fue el ingeniero de vuelo suplente de la Soyuz 15, un papel que repetiría durante la misión Soyuz 21 en julio de 1976.

Rozhdéstvenski realizaría su primer y único vuelo el 14 de octubre de 1976 a bordo de la Soyuz 23 junto a Vyacheslav Zudov. En principio, la misión debía haber durado unos 80 días, pero desgraciadamente la nave fue incapaz de acoplarse con la Salyut-5 (OPS-3) por culpa de un fallo en el sistema Iglá. Los cosmonautas se vieron forzados a realizar un regreso de emergencia el 16 de octubre tras dos días y seis minutos en el espacio. La cápsula Soyuz reentró en la atmósfera terrestre de noche y descendió en medio de una fuerte tormenta sobre las heladas aguas del lago Tengiz. El equipo de rescate sobrevoló inmediatamente la zona, pero fue incapaz de recoger a la tripulación por carecer de un equipamiento adecuado (la nave debía haber aterrizado en tierra firme cerca de Arkalyk). La tormenta de nieve que azotaba el lago y las bajísimas temperaturas (-22º C) impidieron que los helicópteros se acercasen a la cápsula.

Rozhdéstvenski junto a Zudov, la tripulación de la Soyuz 23.

Aunque la Soyuz está diseñada para un descenso en el agua, la cápsula comenzó a ser arrastrada hacia el fondo por el paracaídas, taponando la válvula de ventilación del vehículo. Ante la posibilidad de morir asfixiados, los cosmonautas se quitaron sus escafandras espaciales y se pusieron los trajes acuáticos Forel, pero les fue imposible abandonar la nave. La escotilla quedó situada de tal forma que unas dos terceras partes de su superficie quedaron bajo el agua. Si intentaban evacuar la Soyuz, la cápsula podría hundirse antes de que los cosmonautas pudiesen de escapar. A la mañana siguiente, los equipos de rescate a bordo de helicópteros lograron aproximarse a la cápsula para remolcarla hasta la orilla del lago, donde los cosmonautas serían rescatados finalmente tras pasar doce horas angustiosas dentro de la Soyuz. El amerizaje de la Soyuz 23 sigue siendo recordado como la única ocasión en la que una cápsula Soyuz tripulada cayó en el agua.

A raíz del incidente, Rozhdéstvenski sería apodado por sus amigos de forma cariñosa como “el almirante del Tengiz”. Tras la cancelación de las estaciones Almaz, Valeri no realizaría ninguna otra misión espacial pese a ser asignado al programa Salyut. En 1986 fue retirado del cuerpo de cosmonautas.

Вечная Память.



6 Comentarios

  1. cada vez que leo esta epopeya me sorprende más, eso si que es un vuelo duro!!! me recuerda a cuando la Voskhod 2 cayó en el bosque y los lobos andaban por las inmediaciones pero estar en la capsula con el agua hasta el cuello es digno de verdaderos heroes.

Deja un comentario

Por Daniel Marín, publicado el 2 septiembre, 2011
Categoría(s): Rusia • sondasesp