Los cohetes gigantes de SpaceX

SpaceX es la compañía espacial de moda, eso nadie lo duda. Su cohete Falcon 9, con una capacidad en órbita baja (LEO) de 10,5 toneladas, promete jugar un papel esencial en el mantenimiento de la estación espacial internacional una vez retirado el transbordador el año que viene. Será empleado para el lanzamiento de la nave de carga Dragon, vehículo que podría en futuro no muy lejano enviar astronautas hacia la ISS.

Pero los planes de SpaceX no se detienen en el Falcon 9. Hace años que la compañía desveló el Falcon 9 Heavy, un lanzador pesado capaz de poner 32 toneladas en LEO, lo que lo convertiría en el cohete en servicio más potente. Pero si eres de los que creen que el Falcon 9 Heavy -básicamente tres Falcon 9 unidos entre si- no tiene pinta de ser viable a medio plazo, entonces deberías ver los proyectos realmente ambiciosos de SpaceX.

El primero de los nuevos lanzadores pesados que se han ropuesto sería el Falcon X, que podría poner en órbita hasta 38 toneladas. El Falcon X serviría de base para el Falcon X Heavy, un monstruo comparable al Saturno V (!) que lanzaría hasta 125 toneladas. Por último, tendríamos el Falcon XX que, con su monstruosa capacidad de carga de 140 toneladas, sería el mayor lanzador jamás construido. Ahí es nada. La “serie X” se basa en las tradicionales características de diseño de SpaceX, empleando queroseno y oxígeno líquido (kerolox) en módulos intercambiables en la primera etapa. Por ahora no hay planes para un Falcon XXX.



La familia de lanzadores de SpaceX con los nuevos cohetes monstruosos: Falcon X, Falcon X Heavy y Falcon XX (SpaceX).


La familia Falcon según los planes actuales (SpaceX).

¿Podrían ser viables algún día semejantes leviatanes? Lo más probable es que no, pero evidentemente soñar es gratis. De todas maneras, siempre es educativo poder contemplar proyectos de lanzadores pesados ideados por la industria privada, especialmente ahora que se está librando una batalla entre la Casa Blanca y el Congreso por permitir el desarrollo de un nuevo lanzador pesado para la NASA.

Lo que si parece claro es que los planes de SpaceX pasan por desarrollar el nuevo motor de kerolox Merlin 2, que permitiría reducir el número de unidades en cada cohete y facilitar la construcción de grandes vehículos. El Merlin 2, con un empuje de 7561,6 kN, entraría en la misma categoría que el RD-171 del Zenit, el motor más potente jamás construido. Por este motivo, el Falcon 9 podría usar en su primera etapa sólo un Merlin 2 en vez de los nueve Merlin 1 actuales. El Merlin 2 podría beneficiarse además de los actuales planes de la NASA para desarrollar un motor de kerolox potente similar al RS-84. SpaceX también ha planificado el diseño del Raptor, un motor criogénico para las etapas superiores muy similar al J-2.


Merlin 2 (SpaceX).


Raptor (SpaceX).


Como vemos, SpaceX ha estudiado todas las formas de propulsión posibles (SpaceX).

Como podemos ver, proyectos y ambición no es precisamente lo que falta en la compañía de Elon Musk. Con que una pequeña parte se haga realidad, el panorama astronáutico internacional se pondría muy interesante.

Y ya que estamos, de paso podemos ver unas diapositivas de los proyectos más importantes de SpaceX:


Detalles del Falcon 1 y el Falcon 1e (SpaceX).


El Falcon 9 (SpaceX).


La nave Dragon (SpaceX).


Calendario de vuelos de SpaceX (SpaceX).


Algunos datos de SpaceX (SpaceX).



21 Comentarios

  1. En primer lugar darte la enhorabuena por este excelente post (y por el blog entero), que resume muy bien el tema.
    Y en segundo lugar quisiera comentar que tengo la sensación de que Elon Musk quiere ser la primera persona en pisar marte, él en persona.

    Saludos.

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 2 agosto, 2010
Categoría(s): ✓ Astronáutica • Cohetes • sondasesp