La nueva estación espacial rusa ROSS

Por Daniel Marín, el 11 octubre, 2020. Categoría(s): Astronáutica • ISS • Rusia ✎ 76

A raíz del conflicto en Ucrania de 2014, Rusia decidió crear un proyecto de estación espacial totalmente independiente como ‘plan B’ en caso de que el enfrentamiento mundial con EE UU escalase hasta el punto de hacer imposible la convivencia en la Estación Espacial Internacional (ISS). Esta estación, conocida como ROS —Rossískaia Orbitálnaia Stantsia, ‘estación orbital rusa’ (РОС, Российская Орбитальная Станция)— debía estar formada por los módulos más nuevos del segmento ruso: Nauka (MLM), Prichal (UM) y NEM, además de algunos otros más pequeños. De no haber un acuerdo para renovar la colaboración en la ISS, en 2024 Rusia separaría estos módulos de la Estación Espacial Internacional para formar su propia estación. ¿Qué ha sido de estos planes? Pues recientemente Roscosmos ha revisado su estrategia y hay importantes novedades. La corporación estatal prevé ahora cuatro escenarios de futuro, de más a menos realistas. El primero, y más realista, consiste en el mantenimiento de las operaciones en la ISS como ahora hasta 2028 o 2030. Vamos, que nada de estaciones propias. El segundo escenario pasa por crear la estación ROS con módulos del segmento ruso, como en la propuesta de 2014, pero ahora la separación no se produciría hasta 2026.

La nueva estación espacial rusa ROSS (https://twitter.com/anik1982space/).

Los otros dos escenarios, más caros y, por tanto, menos realistas, son el resultado de las propuestas de la empresa RKK Energía, fabricante de las naves Soyuz y Progress. RKK Energía sugiere crear una nueva estación, que, para diferenciarla de la ROS, se llamará ROSS o Rossískaia Orbitálnaia Sluzhébnaia Stantsia, ‘estación orbital rusa de servicio’ (РОСС, Российская Орбитальная Служебная Станция). ROSS viene en dos variantes. La primera es partir de la base de los módulos del segmento ruso —o sea, la estación ROS— y añadirle más módulos de gran tamaño entre 2025 y 2030 hasta tener la ROSS (¡la diferencia es de solo una la letra, pero son dos proyectos muy diferentes!). La segunda opción es construir la ROSS en órbita directamente sin interacción con la ISS. Esta posibilidad es, obviamente, más cara, pero podría servir para mantener las operaciones rusas en la ISS y dedicar la ROSS para otros menesteres, como por ejemplo misiones militares o turísticas.

Captura de pantalla 2015-08-08 a las 15.25.22
La propuesta de estación espacial rusa ROS de 2014. Estaría formada por los módulos Nauka, Prichal y NEM de la ISS, a los que se añadirían tras la separación una esclusa y un módulo inflable. Se aprecia una nave Oryol (PTK-NP) acoplada (RKK Energía).

Al igual que la propuesta de ROS de 2014, ROSS no tendría que estar habitada permanentemente, lo que permitiría reducir costes y concentrar los escasos recursos del programa espacial ruso en otros objetivos como es el programa lunar tripulado, que usa el cohete gigante Yeniséi y la nave Oryol, proyectos que oficialmente siguen adelante. ROSS usaría un nuevo tipo de módulo diseñado alrededor del módulo NEM (Nauchni-Energuetícheski Modul, ‘Módulo científico-energético’) que debe ser lanzado a la ISS en 2024. El NEM, construido por RKK Energía, es el primer módulo de gran tamaño de nueva generación diseñado en Rusia tras la caída de la URSS (Nauka hunde sus raíces en el programa TKS/Almaz soviético). En la versión más radical, Rusia enviaría a la órbita tres de estos módulos para completar la estación ROSS. En el tercer escenario, con la tradicional estación ROS —una sola ‘s’, cuidado—, solo se lanzaría uno de estos nuevos módulos.

Otra vista de ROS (RKK Energía).
sas
Diseño del módulo NEM de 2014 (RKK Energía).

Por tanto, la ROSS independiente estaría formada por el NEM y el módulo nodo Prichal —que ya no volarían a la ISS, lógicamente— y que despegarían en 2024. A partir de 2025 se añadiría una esclusa similar al módulo Pirs de la ISS y, poco a poco, tres de los nuevos módulos. También se acoplaría otra esclusa con una plataforma para exponer experimentos al vacío y, ocasionalmente, una nave de vuelo libre con experimentos de microgravedad basado en el proyecto OKA-T, que ya lleva muchos años de desarrollo a sus espaldas. Los tres módulos principales basados en el NEM serían un Módulo de Producción para fabricación de materiales y sustancias en microgravedad, un Módulo de Recursos y un Módulo Comercial. El módulo inflable planeado para la estación ROS no estaría presente en la ROSS. Esta nueva ‘Mir 2.0’ tendría una masa de unas 70 toneladas, por lo que sería muy parecida en masa y capacidades a la futura estación espacial china permanente cuyo primer módulo, el Tianhe, debe despegar el año que viene. La tripulación de larga duración estaría formada por dos cosmonautas o, si se usa la nave Oryol, hasta cuatro. ROSS albergaría hasta cuatro turistas al mismo tiempo y se podrían acoplar hasta tres naves tripuladas a la vez.

Detalle del Módulo de Producción (https://twitter.com/anik1982space/).
Detalle de la esclusa con exposición al vacío (https://twitter.com/anik1982space/).
Detalle del módulo NEM (https://twitter.com/anik1982space/).

Al no tener que depender de la ISS, ROSS estaría situada en un plano orbital con una inclinación de 71,6º en vez de los 51,6º de la ISS. Esto permitiría cubrir una mayor cantidad de superficie terrestre de cara a aplicaciones comerciales de observación de la Tierra y, de paso, también serviría para que se pudieran lanzar los módulos pesados a la estación usando cohetes Angará A5M que despegarían tanto desde el cosmódromo de Plesetsk como desde Vostochni (por si alguien se lo pregunta, Rusia no podrá lanzar naves desde sus centros espaciales a la futura estación china porque estará situada en un plano de 42º).

La estación ROSS estaría situada en una órbita de 71,6º (https://twitter.com/anik1982space/).
Diferencia en la órbita de la ROSS y la ISS (https://twitter.com/anik1982space/).

Ni que decir tiene, el escenario de construcción independiente de ROSS es muy poco probable. No obstante, es posible que RKK Energía se salga con la suya y reciba financiación para desarrollar un módulo adicional basado en el NEM (no olvidemos que originalmente se iban a añadir dos NEM a la ISS). De todas formas, el estado de desarrollo del NEM deja mucho que desear de cara a un lanzamiento en 2024. De no recibir importantes fondos en los próximos años, se avecinan más retrasos. Ahora bien, el desarrollo de una estación propia, ya sea ROS o ROSS, es mucho más viable económicamente que mantener un programa lunar tripulado propio. De entrada, esperemos que Roscosmos logre lanzar con éxito el módulo Nauka el año que viene.

El segmento ruso de la ISS con los módulos Nauka, Prichal y NEM, más un módulo de nueva generación (NEM-2) (RKK Energía).


76 Comentarios

    1. En esta entrevista el periodista le pregunta sobre si se siente responsable de todas las corruptelas y corrupción que dice él haber atajado. Hablan de un tal Safranov que debe de estar siendo investigado y en prisión preventiva. De las ineficiencias detectadas y supuestamente corregidas. No he terminado de leerlo pero hasta donde he leído parece interesante. Lo malo es que si bien el periodista pregunta por esas cuestiones no le rebate las respuestas. A ver si consigo acabarlo. Está en inglés y me cuesta mucho trabajo leerlo.

  1. Con el tema de lanzadores creo que EEUU-UE van a ganar.

    Con 3 SLS\New amstrong\ SH y 3 módulos hay estación espacial.

    1 módulo pesado con propulsores generadores eléctricos placas sistema de procesado de agua oxígeno…..

    1 o 2 módulo habitables y científicos.

    Serían 2 o 3 skylabs unidas y booom. Habemus iss2 occidental por un módico precio.

      1. Esto si sale por un módico precio:

        Roscosmos planea gastar 4.2 mil millones de rublos en el desarrollo de un diseño preliminar para un remolcador nuclear.

        En 2020, está previsto asignar 100 millones de rublos para el trabajo, en 2021 – 900 millones, en 2022 – 1,24 mil millones y 1,9 mil millones en los años siguientes.

        MOSCÚ, 12 de octubre. / TASS /. La creación de un diseño preliminar de un remolcador nuclear en el marco del trabajo de desarrollo de Nuclon puede ascender a 4.2 mil millones de rublos. Así lo evidencian los datos del horario de Roscosmos, publicados en el portal de compras estatales.

        De los materiales se desprende que en 2020 está previsto asignar 100 millones de rublos para el trabajo, en 2021 – 900 millones, en 2022 – 1,24 mil millones y 1,9 mil millones en los años siguientes.

        Anteriormente, el director ejecutivo de Roskosmos para programas prometedores y ciencia, Alexander Bloshenko, dijo a TASS que la corporación estatal firmará un contrato para el desarrollo del complejo Nuclon para fines de 2020, incluido un remolcador espacial con un reactor nuclear a bordo. En 2030, el dispositivo debería realizar un largo vuelo con destino final en una de las lunas de Júpiter.

        Hablando sobre el programa de vuelo del remolcador Nuclon, el director ejecutivo señaló que «no será solo un lanzamiento de prueba con una caja negra, sino un programa científico completo a la vez». Bloshenko dijo que el diseño del remolcador espacial será un módulo de transporte y energía con una arquitectura abierta. Sus principales características son la capacidad de generar energía de forma autónoma a partir de un reactor nuclear de clase megavatio durante mucho tiempo y la capacidad de transportar diversas cargas útiles.

        tass.ru/kosmos/9690563

        PD: aparte del obstinado tema del powertismo ruso, esta el de «no tienen dinero», cuando los costos en Rusia son ridículamente mas bajos que en Europa o EUA, además con la aprobación del nuevo Programa Espacial Unificado se garantizara la financiación de los planes de Roscosmos como la estación ROSS!

        Saludos.

        1. Ahora es cuando ves el presupuesto de Roskosmos, la evolución en los últimos 5 años y el contexto acutal, y te das cuenta que todo eso que has escrito es publicidad barata del Microsoft Office.

Deja un comentario