Ad Astra: crítica para espaciotrastornados

Por Daniel Marín, el 25 septiembre, 2019. Categoría(s): Astronáutica • Cine ✎ 254

No hay muchas películas de ciencia ficción modernas que tengan a la exploración del espacio como eje central de su trama. La última producción de este tipo es Ad Astra (James Gray, 2019), una película de gran presupuesto protagonizada por Brad Pitt y Tommy Lee Jones. Ad Astra está ambientada en una especie de futuro alternativo donde el impulso de la exploración que supuso la carrera lunar de los años 60 no desapareció y la humanidad se ha expandido por el sistema solar, aunque en ningún momento se deja claro el punto de ruptura con nuestra realidad. Pero vayamos al grano: Ad Astra tiene elementos narrativos interesantes y el diseño de vehículos y equipos está muy conseguido. Sin embargo, la historia hace aguas por todos lados y, además, el número de errores científicos es apabullante. Sí, ya sé que es solo una película. Y sí, ya sé que en todas las películas de ciencia ficción hay muuuchas licencias científicas. Pero en Ad Astra estas licencias son, para mi gusto, demasiado numerosas y muchas de ellas constituyen errores básicos sobre los vuelos espaciales que pueden confundir a más de un espectador despistado. ¿No me crees? Pues hagamos un resumen de la película. ¡Cuidado, que a partir de aquí hic sunt spoilers!

La película nos cuenta la epopeya freudiana del astronauta Roy McBride (Brad Pitt) para viajar a Neptuno pasando por varios mundos del sistema solar con el objetivo de encontrar, física y espiritualmente, a su padre, Clifford McBride (Tommy Lee Jones), un héroe del Mando Espacial (Space Command, una especie de mezcla entre la NASA y el Space Command actual) que viajó hasta Neptuno hace treinta años a bordo de la nave del «Proyecto Lima» y que, aparentemente, desapareció sin dejar rastro. Varias décadas después de perder el contacto con papá McBride, el sistema solar interior se ve sacudido por una serie de oleadas energéticas de «rayos cósmicos» que provienen de Neptuno. Se ve que el Proyecto Lima usaba antimateria y, de algún modo que no queda claro, la nave de papá McBride es la causante de las anomalías. Evidentemente, esto es un disparate desde el punto científico. Si las anomalías se originasen por la aniquilación de antimateria, la nave y la tripulación del Proyecto Lima habrían quedado fritas por la radiación hace tiempo y, para más inri, los efectos a 4500 millones de kilómetros serían despreciables. Pero aceptemos esta premisa por loca que sea. Al fin y al cabo, es una simple excusa para que la trama se desarrolle.

El caso es que el Mando Espacial decide que ya está bien de tanto corte de electricidad y opta por mandar una nave tripulada hasta Neptuno para destruir lo que quede del Proyecto Lima con un bombazo nuclear. Pero antes quieren intentar una solución menos drástica y hablan con McBride hijo para que intente convencer a su padre de que abandone lo que sea que esté haciendo con la antimateria. Papá McBride se fue a Neptuno cuando su hijo era muy pequeño y este ha crecido sin él. Pero Roy McBride, traumatizado por la figura de su padre, ha dedicado su vida al mismo sueño que su progenitor: explorar el sistema solar. Algo que resulta un poco extraño, porque es obvio que el personaje de Brad Pitt no está bien de la cabeza. Y eso a pesar de que en este futuro alternativo los astronautas son sometidos a frecuentes evaluaciones psicológicas tan aleatorias como inútiles, porque, como luego veremos, el cuerpo de astronautas del Mando Espacial está como una regadera (o abusa de sustancias que en esa realidad puede que no sean ilegales, pero en la nuestra sí).

Astronautas hacen una EVA sin soporte vital pero con paracaídas en una antena gigante para detectar aliens (Fox).

Encontramos a McBride hijo trabajando en una antena para detectar vida extraterrestre (en este futuro todo el mundo está obsesionado con el SETI). En el tráiler de la película parecía que estábamos ante un ascensor espacial, pero no, desgraciadamente se trata de algo muy distinto y con mucho menos sentido: McBride está en una antena internacional de ¿cien? kilómetros de altura en la que hay módulos tripulados (WTF?). A ver, estamos en un futuro alternativo en el que la humanidad tiene bases en la Luna y en Marte y controla la tecnología de antimateria. Pero en vez de montar un radiotelescopio gigante en órbita o en la cara oculta de la Luna deciden construir una antena de telefonía móvil sobredimensionada en la Tierra para escuchar a los alienígenas. Y, claro, mandan a gente a vivir a gran altura para que el asunto sea todavía más absurdo.

Sea como sea, Roy McBride está en la antena haciendo sus cosas cuando una de las descargas de energía mágica del Proyecto Lima se carga la antena y a su superflua tripulación. Por suerte, McBride estaba en esos momentos en el exterior haciendo una OGEVA (One g EVA… sí, me acabo de inventar el término) con una especie de escafandra ACES y sobrevive a la caída haciendo un Felix Baumgartner en una escena que, la verdad, mola mucho. Después de recuperarse, los militares le comentan que papá McBride probablemente siga vivo, pero que está haciendo cosas rarunas con la antimateria en Neptuno. Le ordenan que grabe un mensaje para pedirle que pare, pero, ojo cuidado, hay que enviarlo mediante enlace láser desde Marte porque, bueno, porque sí (parece ser que es el único lugar que no se ve afectado por las descargas de energía, pero luego vemos bases en la Luna que funcionan sin problemas). Total, que Roy McBride tiene que ir físicamente a Marte para grabar el mensaje porque se ve que en ese futuro no pueden enviar un archivo de audio en mp3. Y además tiene que grabar el mensaje en un estudio de grabación en el planeta rojo porque en el caso de que la calidad del audio no sea muy buena papá McBride podría cabrearse todavía más (mejor no preguntamos para qué demonios es necesario un estudio de grabación en Marte).

Los cascos de Ad Astra son una mezcla de diseños de trajes del Gémini y el transbordador (Fox).

Pero para ir a Marte antes hay que pasar por la Luna. Esta parte es más o menos creíble porque el pozo gravitatorio lunar es más débil que el terrestre y es más fácil viajar a Marte desde la Luna desde el punto de vista de la Delta-V. Eso sí, la base de lanzamiento es secreta —aunque en realidad cualquier satelitucho podría verla desde la órbita— y está en la cara oculta de nuestro satélite. Para llegar allí McBride primero coge un vuelo «comercial» hasta una base/ciudad en la cara visible y luego se desplaza en rover hasta la cara oculta. Y digo yo, ¿por qué no viaja directamente hasta la base de la cara oculta? Porque el Mando Espacial quiere que sea una misión secreta. ¿Por qué? Ni idea, pero si el Mando Espacial tiene una nave para ir a Marte también debería tener otra para viajar a la Luna, ¿no? También hubiera sido una buena opción viajar en un transporte suborbital de una base a la otra y no en un rover, porque resulta que en la Luna hay… piratas. Sí, piratas, que también se desplazan en rover por la superficie lunar y que sorprenden a los viajeros como si fueran comanches asaltando diligencias en una vieja película del oeste. La idea de los piratas es original, pero en la vida real un pequeño satélite serviría para descubrir la posición de cualquier enemigo en cientos de kilómetros a la redonda. No es que haya muchos sitios para esconderse en la superficie de la Luna precisamente.

La escena de los rovers en la Luna está muy bien (Fox).

La parte de los rovers lunares está muy lograda y se nota que se han basado en imágenes del Apolo. La ausencia de sonidos en el vacío —un acierto que se mantiene en la mayor parte de la película— y la baja gravedad lunar están bien recreados, aunque hay un error garrafal: en un determinado momento McBride eleva la mano para tocar el polvo en suspensión levantado por los rovers al desplazarse por la superficie. Pero, obviamente, ¡no puede haber regolito en suspensión porque en la Luna no hay aire! (Otro error menor es que se ve a los rovers rodar hacia la Tierra, cuando deberían ir en dirección contraria porque se supone que van a la cara oculta). Tras sortear a los piratas en una escena que realmente no aporta nada a la trama central de la película, McBride se monta en una nave interplanetaria rumbo a Marte junto con el resto de una tripulación que presenta síntomas claros de discapacidad mental. Por lo menos el diseño de la nave es correcto y muy atractivo, especialmente en lo que respecta al interior, con elementos tomados de la ISS y el transbordador espacial (curiosamente, los gorros de comunicaciones de los astronautas parecen inspirados en los que llevaban los cosmonautas soviéticos de los años 70). El viaje solo dura 19 días, pero vamos a suponer que usan un sistema de propulsión exótico a base de antimateria o algo así. De camino a Marte reciben una señal de socorro de una nave noruega y deciden acudir al rescate. Teniendo en cuenta que están en una trayectoria hacia Marte a alta velocidad, eso significa que deberían haber realizado una maniobra propulsiva con una altísima Delta-V para igualar velocidades con la nave noruega, pero bueno, en este punto todo da un poco igual.

Se encuentran con la nave noruega y McBride y otro astronauta prescindible acceden al interior de la misma, que no se sabe si está presurizado o no (esta confusión se da continuamente en muchas escenas de la película y con diferentes trajes espaciales, por lo que he llegado a la conclusión de que los autores del film no tienen muy claro lo que significa que una nave esté presurizada). Los dos hombres se separan, algo muy lógico… siempre y cuando uno quiera morir rápido, claro. Efectivamente, y como era previsible, el otro astronauta muere atacado por… un mono. Porque, ¿quién no ha hecho experimentos genéticos con babuinos a bordo de una nave noruega en el espacio profundo? McBride sortea al simio como puede, lo aisla y despresuriza el módulo en el que se encuentra. El mono revienta violenta e incorrectamente —los cuerpos sometidos al vacío no explotan— como en el clásico Atmósfera Cero de 1981 (gran película, por cierto, a pesar de sus errores técnicos). McBride regresa a la nave marciana después de participar en una odisea que, de nuevo, no aporta absolutamente nada a la trama y no tiene ninguna consecuencia en los acontecimientos posteriores.

El estudio de grabación marciano (Fox).

La nave aterriza verticalmente en Marte como si fuera la Starship de SpaceX, aunque el comandante no puede pilotar el vehículo manualmente por culpa de sus graves taras mentales y McBride se ve obligado a tomar el control. Una vez en el planeta rojo, McBride envía el mensaje a su padre desde el estudio más caro jamás construido y el espectador tiene la impresión de que papá podría responder en cualquier momento justo después de enviar el mensaje, lo que hubiese supuesto que estamos ante una comunicación más rápida que la luz (alabado sea Sagan, no lo hace). Pasan cosas y, de repente, alguien se da cuenta de que McBride está como una chota y que no es apto para el vuelo espacial, así que le mandan a una habitación con imágenes de flores y pajaritos para que se relaje. McBride está muy, pero que muy cabreado —una de las pocas emociones que muestra el personaje en toda la película— y se fuga de la escape room relajante. Recibe la ayuda de la jefa de la base marciana porque… bueno, la verdad es que da igual por qué, pero lo importante es que esta le lleva cerca de la nave para que se cuele antes del lanzamiento.

Marte se ve bonito (Fox).

Se trata de la misma nave con la misma tripulación de tarados con la que ha viajado hasta Marte, que ahora va a ir a Neptuno a cargarse a McBride padre. Vemos un par de escenas de la superficie marciana muy bonitas, aunque con demasiado polvo y viento, y un rover marciano bastante resultón. McBride tiene que pasar por un lago subterráneo marciano (!?) para llegar a la rampa de lanzamiento, obviando en el proceso que los trajes EVAs no sirven como escafandras submarinas. Trepa por la rampa y se cuela en la nave cuando el cohete está despegando. En ese momento la tripulación de disminuidos psíquicos decide levantarse de sus asientos para matar a McBride mientras el cohete está acelerando durante el despegue… pero no caen porque los guionistas no entienden el concepto de aceleración y en cambio vemos una absurda escena de lucha en gravedad cero. McBride golpea lo que parece ser un depósito de cianuro —muy útil en una nave espacial interplanetaria— y toda la tripulación muere ipso facto menos él, que llevaba el traje EVA.

¡Un Saturno V! (Fox).

Ahora McBride, libre de la tripulación de inútiles, se va a Neptuno en búsqueda de su padre. El viaje dura ochenta días, en plan Phileas Fogg. Espera un momento. ¿El viaje de la Tierra a Marte dura diecinueve días y el de Marte a Neptuno solo ochenta días? Mmmm, me huele a que alguien no ha jugado al Kerbal todo lo que debería. Además, se supone que el Proyecto Lima lleva treinta años perdido en Neptuno y ha sido imposible averiguar qué es lo que había pasado porque estaba muy lejos, pero resulta que solo hacen falta ochenta días para llegar allí a bordo de una nave más o menos normal. ¿En todo ese tiempo a nadie se le ocurrió viajar a Neptuno (hubiera bastado una nave no tripulada)? En fin. La nave pasa por Júpiter y Saturno para, suponemos, llevar a cabo sendas maniobras de asistencia gravitatoria y aumentar su velocidad (dejemos a un lado la improbable alineación planetaria que esa trayectoria lleva implícita).

Las escafandras lunares recuerdan al A7L del Apolo. En la imagen, dos personajes prescindibles (Fox).

Al final llega a Neptuno, que está muy débilmente iluminado, aunque eso no impide que la nave use lo que parecen ser paneles solares (¿o son aletas de refrigeración de un reactor?). Más que alrededor del Sol parece como si estuviera a medio camino de Alfa Centauri (sí, la luz solar en las cercanías de Neptuno es débil, pero no tanto). La nave de Proyecto Lima está sobre/bajo el plano de los anillos de Neptuno. Esta configuración orbital no es estable y la nave debería atravesar los anillos dos veces durante cada órbita a no ser que se emplee algún sistema de propulsión, aunque la velocidad relativa con las partículas de los anillos no debería ser demasiado alta (el valor exacto dependerá de la diferencia de inclinación de los planos orbitales). McBride hijo se monta en una especie de Crew Dragon para viajar a la nave de Proyecto Lima y, una vez allí, se encuentra al fin con su padre durante un lento anticlímax. Papá McBride resulta no ser un héroe, sino una persona despreciable que nunca ha querido a su familia, además de ser un asesino psicópata en sus ratos libres.

A pesar de todo, Roy quiere traer a papá-psycho de vuelta a la Tierra, pero durante la EVA de regreso el padre decide que, tras treinta años sobreviviendo en el espacio a duras penas, ese es un buen momento para suicidarse. Y adiós. McBride hijo usa una antena móvil de radar sacada de un barco —que no sé qué pinta en una nave espacial— como trampolín para saltar hasta su nave pese a que dispone de propulsores en su mochila. Después de ignorar la conservación del momento angular y del momento lineal a partes iguales, McBride cruza el anillo de Neptuno a una velocidad inusitadamente elevada y llega a su nave. Pone rumbo a la Tierra y emplea la explosión termonuclear del arma que ha dejado a bordo del Proyecto Lima con el objetivo de acelerar el regreso —en este punto ya no hago preguntas— y poco después reentra en la atmósfera terrestre dentro de otra Crew Dragon modificada. Aterriza de una pieza y decide que, a partir de entonces, se permitirá mostrar alguna emoción que otra en su vida. En ese momento vemos un plano de Liv Tyler y se acabó.

Brad Pitt perdido en el espacio (Fox).

A pesar de el despropósito general, Ad Astra tiene elementos muy positivos, como por ejemplo la estética y el diseño de las naves. Si alguien —especialmente alguien joven— se ha sentido inspirado o atraído hacia el espacio o la ciencia después de verla, bienvenida sea. Desgraciadamente, y en mi humilde opinión, se trata de otra oportunidad desperdiciada de representar la exploración del espacio desde un punto de vista épico y optimista. Una pena.



254 Comentarios

  1. Y yo que esperaba contento la pelicula porque el director declaro que solo se permitio una licencia anticientifica: que las lagrimas del protagonista no flotaron mientras lloraba dentro de su escafandra, prefirio que corrieran hacia la barbilla porque la actuacion habia sido muy buena, macho.

    1. Parece que Amazon Prime Video de Jeff Bezzos esta haciendo la serie de la Cultura de Ian Banks, el primer libro, “Pensad en Flebas”. Espero que como espaciotrastornado que debe ser exija que la serie cumpla requisitos de racionalidad. Se puede quedar bien con el mercado y con la verdad.

      1. “Pensad en Flebas”, buuuf…

        Empecé a leerla en algún momento del año pasado. No pude con ella. Se me hizo un coñazo y todo lo que leía me parecía un despropósito. No creo que le de más oportunidades, no es mi estilo de ciencia ficción.

        1. Son todas aventuras. En el fondo gira en torno a asuntos sociologicos y a las implicancias de la IA en la sociedad. El autor decia que finalmente la sociedad seria comunista, controlada por IAs. Esa sociedad, llamada “la Cultura”, trataria de imponer su organizacion a otras sociedades, y de eso van todas las historias. Se trata de las aventuras de “james bond” de la Cultura que llegan a nuevas sociedades y complotan para cambiarlas. En esta serie la especie humana ha aparecido en muchos lugares del universo sin conexion entre si, sugiriendo con eso que dado que nuestras circunstancias fisicas son comunes en el universo, sus resultados (la biologia como la conocemos) tambien son comunes.

        2. A mi me paso lo mismo. Insoportable e incoherente. Soporífera e inconexa. La termine porque tenia que terminarla. Lo que menos me gusto (y curiosamente de lo que mas me acuerdo) de los caníbales pseudosecta que había no se donde.

          Intente leer alguna novela mas de ese autor, y al final me dije, basta, que tus neuronas son muy importantes para machacarlas.

        3. Yo me leí las 3 primeras novelas de la saga… porque “la trilogía” estaba de oferta en la librería 😉

          Pensad en Flebas me entretuvo lo justo. Eso sí, tuve que setear mi suspensión voluntaria de la incredulidad en nivel “Indiana Jones para abajo”. Y tiene largos pasajes infumables, garantizado.

          El Jugador me gustó, quizá debido a mi fascinación por los juegos, mi opinión no es neutral en este caso.

          El uso de las armas me aburrió mortalmente. Y ahí terminó la saga de La Cultura en lo que a mí respecta. No más.

  2. Totalmente de acuerdo. Corregidme si me equivoco pero hay dos errores más almenos que me pareció observar en la película.

    El primero, da la sensación de que en la base lunar la gravedad es 1G igual que en la tierra. La gente camina sin problemas. Cuando debería sufrir los mismos problemas de desplazamiento que los astronautas del Apolo.

    En la escena del Rover planeando por el cráter el efecto de la gravedad parece un poco exagerado.

    El lago marciano subterráneo no parece que este aislado de la atmósfera marciana con lo que no debería ser agua líquida. Además de que en Marte tampoco se aprecia el comportamiento de la gravedad marciana.

    Seguro que me he dejado algunos por el camino.

        1. Ni falta hacia. Se sabe desde el siglo 17 que la gravedad de la Luna es 1/6 de la terrestre asi que… igual que en la Tierra no se puede caminar. Pero el dr. Floyd se desplaza con total soltura, como una modelo por una pasarela.
          Otro error de 2001 fue hacer caminar a las azafatas de la nave Tierra-Luna con zapatillas de abrojo… en vez de ir flotando por ahi.

          1. Hombre, las “zapatillas velcro” eran justamente para que las sufridas azafatas no anduvieran flotando por ahí 🙂

            La escena “briefing room” de la base lunar a mí también siempre me ha caído chocante. Y no es sólo el Dr. Floyd, todos los presentes se mueven con incongruente naturalidad, en especial el molesto fotógrafo que zumba de un lado para otro documentando la reunión antes de la charla.

            Esa escena me cae chocante sobre todo por contraste con el rigor técnico puesto en otras escenas. Por ejemplo, esos mismos personajes, ya embutidos en trajes espaciales, caminando alrededor del monolito TMA-1, por lo menos “disimulan un poco” moviéndose “en cámara lenta” 😉

            Pero bueno, la verdad es que la peli no muestra cómo es la base lunar por dentro. A lo mejor el mismo genio que acuñó el término “picturephone” quizá también imaginó una sección giratoria de la base lunar (gravedad centrífuga) y no se molestó en mostrarla pues supuso que es algo evidente para todo el mundo, así como también es evidente que a nadie podría ocurrírsele el esperpéntico término “videophone” 🙂

          2. Se podría justificar con los costes de producción. Aunque se usaran cables para simular la baja gravedad lunar -en la película de Disney del agujero negro, al menos, se intentó algo similar- iba a costar mucho disimularlos.

            Algo similar a cambiar la acción de Saturno a Júpiter al no haber un modelo convincente del primer planeta?

    1. Hola,

      La propulsión que usa la nave interplanetaria parece ser algún tipo de motor VASIMR. Está activo durante prácticamente todo el tiempo (tanto en el tránsito hacia Marte como hacia Neptuno). Bajo esta premisa, los tiempos de tránsito podrían ser “realistas” si la nave está acelerando contínuamente.

      Pero…

      Al mismo tiempo los astronautas aparecen en caída libre. Y Brad Pitt pasa flotando dormido la mayor parte del tránsito hacia Neptuno.

      Un propulsor de (relativamente) alta aceleración operando contínuamente es incompatible con caída libre.

      Sólo este fallo me parece GARRAFAL, más cuando el director fardaba de haber hecho la película que muestra con más realismo el vuelo espacial.

      El guión no tiene ni pies ni cabeza. Lo único que medio puede salvar la película es la actuación de Pitt.

      Hacía tiempo que no salía tan decepcionado de una sala de cine.

  3. La respuesta a porque las películas (y el trato a la ciencia en general en los medios) es así es simple: la ciencia no vende ni atrae al 99% de la población. Por eso nunca digo ni a mi mamá a que me dedico.

      1. Es que es deprimente, joer.
        Por qué siempre tienen que pintar a los astronautas como depresivos patológicos?
        Es una confabulación alienígena para que no nos animemos a ir al espacio?

  4. Solo basta ver el trailer para saber que está película no está ala altura de interestelar o gravedad en serio si al comienzo de la película se vé un ascensor espacial por qué usan un cohete de toda la vida para ir al espacio ??🤨

      1. Las películas rusas Heroes del espacio y Los primeros astronautas (que trata sobre Leonov) son superiores a Apolo 13 y si no me creen pregúntenle a Daniel Marin. El sábado vi la primera y el domingo la segunda. Una autentica panzada.

        1. He visto esas dos películas. No están mal, pero a mi personalmente me gusta mucho mas Apolo 13 (es mas, la considero , la mejor película espaciotranstornada). Y si lees el libro del cual esta basada la peli (a parte, claro esta de los hechos reales) aun me gusta mas.

          1. Lo más exagerado ya estaba inventado 😉

            Apariciones luminosas (presunta alucinación por hipoxia)
            The Abyss (1989)

            Solución “a la rusa” (martillo, hoz, o en su defecto una llave de tuercas grandota)
            Armageddon (1998)

      2. Uh, no, no lo es.

        El Universo de Gravity es parecido al nuestro, pero no es “el nuestro”. Los transbordadores siguen volando y las estaciones espaciales y el Hubble están en el mismo plano orbital. Aparte de esto, la película no comete ninguna salvajada del tipo “caída libre con motor en marcha”. Hace un uso liberal de la mecánica orbital y tiene burejos de guión, pero a nivel de “rigor” está años luz por delante de Ad Astra.

        Incluso la famosa escena de Clooney “cayéndose” se puede explicar por la elasticidad de las cuerdas del paracaídas de la Soyuz.

        Es más realista Space Cowboys que Ad Astra!

  5. Atencion: Spoiler mas abajo (el que avisa no es traidor)

    Te ha faltado el momento en que repara la escafandra del otro astronauta que se habia cargado el mono (incluida la mano devorada) con la infalible “Cinta americana” que siempre tienen a mano y que es capaz de soportar el vacio, manteniendo el traje EVA perfectamente presurizado.

    Y sobre lo de la Luna y Marte, hay bastantes escenas en la que la gravedad es la misma que en la tierra, hasta el punto de utilizar incluso escaleras mecanicas.

    Por cierto, el momento que la nave aluniza y se despliega el “Finger” para que desembarque la tripulacion y luego el viaje por el tubo de transporte parecian calcados de “Espacio: 1999”. Ponen un “Aguila” volando por ahi y lo bordan

      1. Lo de la manga no tiene importancia. Tambien le faltaba lo de dentro, que se lo habia comido el monito espacial.

        Ademas, Es de sobras conocido que la cinta americana sirve hasta para curar amputaciones

        Con un rollo de dicha cinta, un par de clips y un chicle, MacGyver era capaz de reproducir el nucleo WARP de la nave Enterprise sin despeinarse 😀

      1. Ya te digo. Llevo desde el dia que fui al cine a verla lamentandome por el dinero que me deje en las entradas. Lo unico bueno de la pelicula, las palomitas, que estaban recien hechas.

    1. … Interesante noticia marciana…. Pero no se si leyeron los comentarios; no muchos, pero… Me deprimi de ver la ignorancia, la nula comprension de la ciencia, el negativismo… Un Saludo a todos.

      1. Hombre, si te quieres gastar el dinero o como dice Daniel, echarte unas risas, no te digo que no, pero te advierto……

        Hay mas Ciencia en un programa cualquiera de Iker Jimenez que en esa pelicula.

        Asi que, Tu mismo.

    1. No merece ir al cine a no ser que quieras dormirte en la butaca. Se podría quitar 1 hora de momentos en los que no ocurre nada y en ese caso sería algo aceptable.

  6. He visto la película y me he reído mucho con tu crítica, la verdad es que la película está llena de sinsentidos.
    Ya me imagino a un ejecutivo de Hollywood que, tras ver el primer montaje, opina “la película está bien, pero estaría mucho mejor con monos astronautas asesinos” 😂😂😂

    1. Siii, Carlos. Acabo de verla y he salido deprimido y de verdad que lo mejor de la película es ….la crítica de Daniel. Es mejor la crítica que la película.
      Todavía estoy llorando de la risa con el comentario de los monos de la nave espacial noruega, jajajaja.

  7. Enhorabuena Daniel, me he reído mucho con la crítica, que suscribo al 100%.
    Lo que me parece increíble es que una película con ese presupuesto, con ese reparto, con los medios que ha tenido, habiendo conseguido una bonita estética y logrando tan bonitas escenas espaciales que son tan dificiles… sucumba de esa manera tan terrible en el guión.
    Decir que el guión hace aguas es quedarse corto; el guión parece improvisado por un niño de 5 años, es la cosa más mala que he visto en mucho tiempo. De vergüenza ajena y me quedo corto. De verdad que no se puede hacer peor. Una grandísima pena, como bien dices al final.

  8. No hay como los titulos de las pelis de cf de los 50 y 60. No era raro que combinaran “espacio exterior”, “invasion”, “vampiros”, “carnivoras” y algo relativo al sexo al mismo tiempo.

  9. Yo salí satisfecho de la película, en cuanto que esperaba ver una historia de trasfondo psicológico. No esperaba un gran rigor en cuanto a los detalles de la navegación espacial, y en efecto, no había rigor ninguno, pero bueno, lo asumía como una especie de fantasía.

    Realmente las escenas de acción sobran, no aportan nada a la trama, están “para que la gente no se aburra”. La más superflua sin duda la de la estación espacial noruega.

    La segunda mitad de la cinta me parece más interesante. A pesar del absurdo de tener que ir a Marte a mandar un mensaje, la lúgubre base me parece fascinante, y aporta ese tono crepuscular en que te van metiendo. El viaje a Neptuno en soledad es la parte más bonita, con esa fotografía y los efectos de montaje con múltiples elipsis de una escena sobre otra.

    Un final desconcertante, estéril, finalmente lleva a la conclusión de que Mc Bride debe dejar de mirarse el ombligo y perseguir el fantasma de su padre, para empezar a abrirse a las personas. Eso sí, ha costado la muerte de varias personas y la destrucción de naves propiedad del gobierno.

  10. Gracias, Daniel. Había leído por ahí críticas bastante severas a esta película. Acabas de ahorrarme 30€ en el cine (3 entradas en Madrid) que me gastaré en otra cosa. Esta peli queda en mi lista de descargas de pelis-basura para ver alguna escena molona.

    Hace un año que no vamos al cine, así está la cartelera.

    1. Vaya, esperaba que aportaras una de tus críticas despiadadas!
      Has hecho bien, aunque las escenas de la torre de telefonía móvil y las de la Luna son muy molonas. A partir de ahí, me fui ofuscando en la butaca…

      1. Tienes un puntito masoquista ¿eh? Mira que ya lo había avisado Daniel y tú nada, al cine a verla… yo me esperaré a que haya disponible un screener web o algo así en un par de semanas y a echarme unas risas mientras espero la nueva temporada de THE EXPANSE.

  11. Pues vi. la película, (contiene Spoilers…..) y me defraudo por los fallos en la física, incluso me aburrió, la línea argumental, intentando imitar a la legendaria 2001, primero vemos vuelo comercial a la Luna traslado por el satélite y después viaje al sistema solar exterior , Parada En una Estación Espacial, como si fuese tan fácil como desviarse a un pueblo en un automóvil para comer, la inercia, trayectoria, y el delta V, necesario se lo pasan por el arco del triunfo, con asesinatos en el trayecto, en vez de HAL, los asesinos son un mono y el propio protagonista al entrar de polizón en la nave Cefeo y resistirse como buen ocupa.
    ¿Tanto cuesta un asesor científico? Bueno tal vez lo hagan en otros géneros , recuerdo en Noche y Día de Tom Cruise, Cameron Díaz mezclando semana Santa con Sanfermines, me parece una falta de respeto a la poca o mucha cultura de los espectadores.

    Justifica la investigación en Neptuno por alejarse del campo magnético del Solo, ponen la Heliopausa donde les da la gana.
    El lanzamiento de energía misteriosa desde el proyecto Lima da en el blanco de la Tierra con bastante energía. Solo para que vayan para allá, no se muy bien como sostener el guión aunque lo he intentado.
    En Star Wars sabes que es una space opera, lo que molesta es que inicialmente vayan de respetar las leyes físicas, y pues no. Esa física que lo impregna todo, que permiten la ciencia ficción bien razonada y que no son ningún impedimento para un buen guión.
    Estoy de acuerdo es una oportunidad perdida.

  12. Como espaciotrastornado fui a verla y me defraudó mucho.

    Aparte de los numerosos facepalms científicos, la historia padre-hijo sentimental no engancha ni emociona.

    Me he reído un montón con tu crítica, Daniel. Muchas gracias.

  13. Para mí lo más surrealista y anticientifico fue lo del regreso con la chapa a través del anillo. Por un lado tenía entendido al menos en el caso de Saturno que los objetos que orbitan formando el anillo están muy esparcidos y no es tan probable toparse con uno al atravesar un anillo ¿Acaso uno se los Voyager no habia hecho una maniobra del estilo?
    Por otro lado al chocar los las piedras del anillo el astronauta debería desacelerarse enormemente cosa que no se atisba en la escena…

  14. La foto de McBride padre que le enseñan a McBride hijo creo que es de Tommy Lee Jones en la película Space Cowboys. La película tiene unas cuantas licencias poéticas pero los cascos de astronautas ya no tienen luces para deslumbrar a los propios astronautas.

Deja un comentario