Adiós a la Red Dragon de SpaceX

¿Estamos ante la primera cancelación importante de un programa de SpaceX? Todo indica que la famosa empresa de Elon Musk ha cancelado el desarrollo de la cápsula marciana Red Dragon. SpaceX anunció el año pasado su deseo de mandar una Red Dragon a Marte en 2018 mediante el cohete pesado Falcon Heavy, una fecha muy optimista que pronto se vio retrasada a 2020. Sin embargo, gracias a la colaboración con la NASA —que debía encargarse de los instrumentos científicos y las comunicaciones—, hemos sabido recientemente de forma oficiosa que esta fecha también estaba en entredicho. En vista de esta información lógicamente se pensó que la misión tendría lugar en la siguiente ventana de lanzamiento al planeta Marte, o sea, en 2022. Pero parece que no será así, porque SpaceX no ha retrasado el proyecto, sino que directamente lo ha cancelado.

Una Red Dragon en la superficie de Marte (SpaceX).
Una Red Dragon aterrizando en la superficie de Marte (SpaceX).

Los rumores de la cancelación de la Red Dragon llevan dando vueltas desde hace varios meses, pero ahora han cobrado un renovado impulso y muchas fuentes independientes parecen corroborarlo. El motivo del abandono del proyecto es una consecuencia directa de otra cancelación relevante: SpaceX ha cancelado el sistema de aterrizaje propulsado de la nueva nave tripulada Dragon 2. Y, puesto que la Red Dragon es una versión de la Dragon 2 sin tripulación adaptada a Marte, sin el aterrizaje propulsado no es posible hacer aterrizar una cápsula en Marte.

La nave tripulada Dragon 2 (o Dragon V2) de SpaceX usará ocho propulsores de combustible líquido Super Draco como sistema de aborto, a pesar de que la primera prueba los propulsores presentaron algunos problemillas. Este sistema presenta un diseño novedoso porque los propulsores rodean la cápsula, evitando la necesidad de instalar una torre de escape como en otras cápsulas (Apolo, Soyuz, Orión, etc.). El objetivo inicial de SpaceX era usar este sistema para hacer descender la nave en tierra firme sin necesidad de paracaídas, lo que permitiría aterrizar con una gran precisión. El proyecto Red Dragon nació en 2011 como un simple concepto cuando en SpaceX se dieron cuenta de que la Delta-V generada por los Super Draco era suficiente para hacer aterrizar una cápsula no tripulada en Marte sin tener que emplear paracaídas.

Prueba del sistema de aborto en el despegue de la Dragon 2 de SpaceX. Los 8 motores Super Draco también se debían emplear para aterrizar la nave, pero SpaceX ha cancelado por el momento esta posibilidad (SpaceX).
Prueba del sistema de aborto en el despegue de la Dragon 2 de SpaceX. Los 8 motores Super Draco también se debían emplear para aterrizar la nave, pero SpaceX ha cancelado por el momento esta posibilidad (SpaceX).
as
Primer diseño de la Red Dragon de 2011. Por entonces la Dragon 2 debía ser una variante de la actual Dragon de carga (SpaceX).
sas
Nave tripulada Dragon 2 (SpaceX).

El proyecto fue ganando ímpetu dentro de SpaceX como una forma de allanar el camino de cara a los ambiciosos planes marcianos de la empresa. Con la Red Dragon SpaceX podía ganar una valiosa experiencia en el uso de retropropulsión supersónica en Marte. En 2016 Elon Musk presentó el grandioso plan para viajar a Marte usando la gigantesca nave marciana ITS, que también emplearía retropropulsión supersónica, aunque usando los motores Raptor a base de metano. Mientras tanto, la NASA se opuso firmemente a que los primeros vuelos tripulados de la Dragon 2 aterrizasen con propulsores. El motivo era doble: por un lado la NASA no se fiaba de la seguridad de una técnica tan novedosa y, por otro, la agencia juzgó —acertadamente— que el desarrollo de este sistema de aterrizaje retrasaría demasiado el debut de la Dragon 2. Como consecuencia la Dragon 2 amerizará en el océano con paracaídas, aunque los motores Super Draco se seguirán usando como sistema de escape de emergencia durante el lanzamiento.

Recreación de un cohete Falcon Heavy de SpaceX lanzando una Red Dragon a Marte (SpaceX).
Recreación de un cohete Falcon Heavy de SpaceX lanzando una Red Dragon a Marte (SpaceX).
captura-de-pantalla-2016-09-27-a-las-20-14-19
La nave ITS para viajar a Marte (SpaceX).

El discurso público de SpaceX fue que ellos seguían con el plan de usar el aterrizaje propulsado, pero en misiones posteriores. No obstante, la NASA impuso su criterio y poco a poco ha quedado claro que este sistema no se usará en ninguna de las misiones a la ISS contratadas bajo el programa CCP (Crew Commercial Program). Pese a todo parecía que SpaceX seguía adelante con este sistema con el fin de aplicarlo a misiones propias en un futuro más bien lejano. Pero los retrasos continuados con el desarrollo de la Dragon 2 y la CST-100 Starliner de Boeing han provocado que la NASA le haya dado un serio toque de atención a ambas empresas. Las dos compañías no van a poder cumplir el objetivo inicial de tener listas las naves para este año y ahora habrá que esperar a 2018. Oficialmente, porque oficiosamente ya se habla de 2019 como fecha más probable del primer vuelo tripulado (sobre el papel la primera misión tripulada de la Dragon 2, la SpX-DM2, debe tener lugar en junio de 2018). Cada año que pasa sin que estas naves estén volando es un año más que la NASA debe pagar a Rusia una ingente cantidad de dinero por mandar sus astronautas a la ISS, algo inaceptable desde el punto de vista político.

dsd
Naves Starliner de Boeing y Dragon 2 de SpaceX (NASA).
Nave Dragon 2 (SpaceX).
Nave Dragon 2 (SpaceX).

A este escenario hay que añadir los problemas con el desarrollo del Falcon Heavy. Este gran lanzador capaz de situar 64 toneladas en órbita baja —inicialmente eran cincuenta— se ha convertido en un quebradero de cabeza para la empresa, que se ha dado cuenta por las malas de que se trata de un proyecto que va mucho más allá de situar tres Falcon 9 uno al lado del otro. El primer lanzamiento, actualmente previsto para el próximo septiembre, ha sido cancelado en repetidas ocasiones los últimos años. Por el momento nada indica que el Falcon Heavy, necesario para mandar la Red Dragon a Marte, corra peligro. Este vector le permitirá a SpaceX lanzar los satélites más pesados a la órbita geoestacionaria (GEO) y, al mismo tiempo, seguir recuperando las etapas (laterales). Además se usará para lanzar la prometida nave Dragon 2 tripulada a la Luna.

Y es que, efectivamente, a comienzos de año SpaceX anunció que tenía la intención de llevar a cabo misiones de la Dragon 2 alrededor de nuestro satélite con turistas a bordo usando el Falcon Heavy, un movimiento estratégico que tenía como objetivo el posicionarse como competencia directa al programa SLS/Orión de la NASA. La pega es que la Lunar Dragon, en principio más sencilla de implementar que la Red Dragon, supone una competencia directa de recursos con la Red Dragon, especialmente en lo que respecta al uso del Falcon Heavy.

asas
Falcon 9 y Falcon Heavy (SpaceX).

La introducción del proyecto Lunar Dragon, junto con la cancelación del aterrizaje propulsado y los retrasos con la propia Dragon 2, ha sido el último clavo en el ataúd de la Red Dragon. Es posible que SpaceX esté planteándose ahora la construcción de una versión a escala del ITS para probar las tecnologías asociadas con una misión a Marte. En este sentido, la Red Dragon no dejaba de ser un callejón sin salida tecnológico debido a sus enormes diferencias de diseño con el sistema ITS.

Si se confirma la cancelación de la Red Dragon estaríamos ante el primer proyecto importante de SpaceX que desaparece después de haber creado una enorme expectación. Y no solo entre el público, sino también en la NASA, que veía en este proyecto una forma barata de mandar algunos instrumentos a Marte y adquirir experiencia la retropropulsión supersónica en el planeta rojo. Pero, conociendo a Musk, algo me dice que la Red Dragon no será llorada durante mucho tiempo antes de que sea sustituida por otro proyecto todavía más mediático y llamativo.

Actualización: a las pocas horas de publicar esta entrada, Musk confirmó la cancelación de la Red Dragon y la introducción de una versión a escala del ITS.

Una Red Dragon V2 durante la maniobra de retropropulsión supersónica en Marte (SpaceX).
Una Red Dragon V2 durante la maniobra de retropropulsión supersónica en Marte (SpaceX).

Referencias:

  • Una (no la única) fuente de los rumores, en Reddit.


123 Comentarios

  1. No se que pensar. Dependerá mucho de por qué lo sustituyan. Sobre el papel, Red Dragon es sólo una versión marciana de la Dragon 2. Al quitar la propulsión en descenso, obviamente la Red Dragon cae. Pero puedo entender que mientras la Dragon 2 necesita adelantar los planes para no verse cancelados los contratos de la NASA, no entiendo por que no lo convierten en fases y lo ponen a punto más adelante.

    ¿Quizás porque ven que la Dragon 2 sólo tiene sentido propulsada si va a usarse fuera de la Tierra (Marte, la Luna) pero a su vez ven que se queda pequeña para estos usos?

    Si es cierto que van a por algo entre el ITS y la Dragon 2, bien, pero que lo midan exacto porque corren el riesgo de quedarse sin dinero y tiempo entre tanto cambio.
    Además, ¿en qué cohete podría volar esta cápsula? Lo único que podrán disponer en tiempo y forma será el Falcon Heavy. No da para algo mucho más grande que la Dragon 2. Incluso repostando como en el caso de la ITS.

    1. La idea no es lanzar una versión pequeña del ITS mediante un FH, sino hacer todo el sistema de lanzamiento ITS (ITS Light) a escala, o sea, un cohete tipo SLS. El problema es la nomenclatura, porque para SpaceX el ITS es tanto la nave como el sistema de lanzamiento, puesto que el ITS es la segunda etapa (por eso de forma oficiosa se sigue denominando al cohete por separado como BFR).

    2. El ITS a escala, me lo he perdido. Lectura para esta tarde, por lo poco que he visto es un Falcon 9 dimensionado para motores raptor … ¿de esto Daniel no ha sacado nada?.

      A todo esto, gracias a Daniel por mantenernos informados.

  2. Pero la razón última de la cancelación del sistema de aterrizaje propulsado cual es? Razones técnicas, economicas, de tiempo, …? Yo creía que las Dragon 2 iban a llevar ambos sistemas, con los paracas por si fallaban los motores…

  3. Bueno… Bueno…..
    Aquí no se esta hablando de todo…
    Me parece sensato la idea de no enviar 100 persona a marte…. Si es interesante que en el futuro se pueda desarrollar un ITS que pueda colocar 100 Tm en marte.
    Pero empezemos por una version mas modesta (falcon 9 con raptor)
    A Space x le esta yendo muy bien pero tiene que pegar un cambiazo a su planes….
    Que saquen un falcon 9 con raptor me parece muy inteligente
    Que saquen un falcon heavy con raptor me parece muy inteligente (en teoría un falcon heavy con raptor podría colocar en LEO las 120 tm para una mision de alunizaje ida y vuelta a la luna)
    Todo esto apuntando a un ITS reducido (falcon con raptor y falcon heavy con raptor)
    Sobre el futuro de la dragon V2. los paracaidas tienen el problema que no se abran y los motores no se enciendan… AHHH SORPRESA!!!!
    Sin embargo space x ya ha firmado con el ejercito enviar el X-37 B que me parece genial!!!! (Olvidemonos del dream chaser…)
    Y claro tambien hay por ahi un powerpoint de del X-37 C que es la version tripulada de ese nave.
    Algo me huele que que habra una X-37 C tripulado con alas que se sabe que funciona en versión tripulada que ira en el falcon 9 Es decir la dragon V3. Es decir la nave de nuestros sueños.
    Falcon 9 de primera etapa recuperable (segunda etapa recuperable) y dragón 3 con alas que puede aterrizar con seguridad (sistema ya probado con el transbordador y con el X-37 B) pero sin el riesgo del deposito ventral del transbordador que era una bomba de relogeria.
    Como diria Bogart: Siento que este es el comienzo de una gran amistad, perdon futuro
    Me huele que aqui hay algo de tomate…

  4. “No obstante, la NASA impuso su criterio y poco a poco ha quedado claro que este sistema no se usará en ninguna de las misiones a la ISS contratadas bajo el programa CCP.”

    “Y no solo entre el público, sino también en la NASA, que veía en este proyecto una forma barata de mandar algunos instrumentos a Marte y adquirir experiencia la retropropulsión supersónica en el planeta rojo.”

    La NASA en estado puro, con una mano te empuja hacia adelante y con la otra tira de ti hacia atrás. Entiendo que fuerces el uso del paracaídas en las primeras misiones tripuladas de la Dragon 2 por seguridad y plazos, pero que te emperres en que sea en todas, poniéndote la zancadilla al mismo tiempo de cara a Marte y la Red Dragon, me parece de una falta de ambición inexcusable.

    Me hace preguntarme si no habrá un conflicto de intereses dentro de la agencia y todo ha sido algo premeditado para retrasar los planes de Marte de SpaceX y darles más posibilidades de salir adelante a los suyos propios…

    1. Es solamente una cuestión de tiempos. Desarrollar el tren de aterrizaje conllevará un retraso y la consigna es no depender (al menos en lo tripulado) de Rusia ni un año más. La NASA en esa cuestión no tiene elección, porque para la reserva de más Soyuz debería haberse realizado un pago a Rusia por parte de EE.UU. anteriormente. Básicamente, o hay alguna nave tripulada a tiempo o EE.UU. deja de enviar astronautas. Así de duro. Sería otra gran chapuza en un campo en el que llueve sobre mojado. Más adelante, ya se verá, pero ahora todo lo que se interponga en el cumplimiento del plazo, fuera.

  5. Un mini-ITS? Un mini-BFR + un mini-BFS ?

    Voy a arriesgarme con algunas suposiciones descabelladas:

    – 100 ton (mínimo) en LEO (desechable: 200+)
    – Totalmente reutilizable (2 etapas).
    – 6 m diámetro (BFR y BFS)
    – 12 – 21 Raptors en la 1ª etapa (3600 – 6300 ton de empuje)
    – 3 – 5 raptors (2 vacuum / 1 atmosférico – 4 vac /1 atm) en la 2ª etapa (BFS)
    – Misiones a LEO, GEO, SSO, militares, Luna, Marte, sondas interplanetarias comerciales y científicas…
    – Gran capacidad operativa gracias a la reutilización ‘express’.
    – Coste operativo muy bajo.
    – Versiones tripulada, tanker y carga del mini-BFS
    – Misión tripulada a Marte (7 – 12 astronautas)
    – Fecha? Ni idea. Primeros vuelos orbitales de prueba en 2022, por ejemplo.

    Uf, no se me ocurre más ahora mismo…

    Sentíos libres de vapulear mis suposiciones, pero si aportáis algo positivo, mejor, y, si es cachondeo, que sea del bueno!

    1. Dios (si existe) te lea.
      Apenas he podido mirar el mini ITS, es “””una copia del Falcon 9″”” con motores 9 Raptor?. Creo recordar que el Raptor es 3 (o 3.5) veces más potente que el Merlin-1D. Los 100 en LEO puede, los 200 desechables me parece que no …

    2. La ITS es un desastre en cuanto a reutilización (o a diseño de misión en general). Básicamente es la unión de una segunda etapa con una nave de aterrizaje. Eso significa que no puedes desprenderte de la segunda etapa. Lo cual significa que tienes que ir cargando con un enorme depósito vacío casi todo el camino hasta Marte, luego bajarlo a Marte, luego volverlo a subir y luego transportarlo otra vez todo el camino de vuelta hasta la Tierra. No hay absolutamente ninguna necesidad de ir cargando con todo ese peso muerto una vez que has gastado su combustible poco después de salir de la órbita terrestre.

      Es una vuelta al pasado, antes de que se inventaran los cohetes por etapas.

      1. La idea del ITS es que ese depósito vacío se transporte y baje hasta Marte para recargarlo allí y volver. Es un coste considerable, pero evita el trasladar un depósito lleno hasta marte, que sería mucho peor.

        1. ¿Lo cualo? ¿Llevar un depósito vacío evita llevar un depósito lleno? ¿Qué clase de razonamiento es ése?

          A ver, el combustible de vuelta lo va a fabricar SpaceX en Marte, tanto si va con la Red Dragon como si va con la ITS.

          El tema es que para la vuelta de Marte a la Tierra basta con un cohete bastante más pequeño que para el viaje de ida, por la baja gravedad de Marte, por la densa atmósfera terrestre (que permite usar un escudo térmico y paracaídas en el descenso en vez de retrocohetes supersónicos) y porque parte de la carga la ha dejado en Marte (para construir una base, etc.).

          Por tanto, es tontería ir cargando todo el camino de ida y vuelta con ese depósito enorme y sus motores (que son más pesados que los que usaría una nave sin segunda etapa). Cualquier ingeniero espacial sensato soltaría la segunda etapa tras entrar en la trayectoria hacia Marte. Luego esa etapa volvería a la Tierra o se desecharía, a gusto del consumidor. Pero no hay ninguna necesidad de pasearla entre la Tierra y Marte.

          1. Antonio… Básicamente, no. El tanque de la ITS, en la misión propuesta el año pasado, no es peso muerto en ningún momento, y abarata costes significativamente. Veamos, ¿en qué momentos está vacío?

            Primero, al final de la inserción orbital. Lo cual es básicamente la idea, porque toda la misión se basa en repostaje y se ahorran diseñar una etapa superior para el cohete. Lo rellenan usando copias simplificadas sin carga útil, eyección a Marte, y vacío de nuevo. Pero está vacío con la nave de camino a Marte, sin maniobras propulsivas por delante. El gasto extra para ir a Marte es cero. ¿Y durante la entrada en Marte, me preguntaras? Entonces no es una desventaja, sino una ventaja, de hecho. La baja relación masa/superficie de una tanque vacío eleva el coeficiente balístico de la nave, lo que implica una deceleración más suave, y con menor temperatura máxima en el casco. Una vez aterrizado y repostado en la superficie marciana, unos 6km/s (que es lo que tiene) es básicamente lo justito para despegar a órbita marciana (como 4km/s) y volver a la tierra (2 y pico)… si vuelve con significativamente menos carga de la que llevó a marte para sacar algo así como un km/s extra.

            Supongo que tú preferirías diseñar un vehículo adicional (millonada), e incrementar la complejidad de la misión (más cosas que pueden ir mal), ¿no? Para eliminar una supuesta ineficiencia inexistente. Tranquilo, le pasa a cualquiera, NASA incluida. Pero no deja de ser una… mala idea. KISS 😉

          2. “Lo rellenan usando copias simplificadas sin carga útil, eyección a Marte, y vacío de nuevo.”

            ¿Sabes por qué hacen eso? Porque llevan una burrada de gente y no quieren hacer un cohete aún más enorme, con lo cual tienen que hacer varios lanzamientos por misión. Es otro fallo de diseño. No hay ninguna necesidad de que en la primera misión vayan 100 personas. Así lo único que consiguen es retrasar enormemente el desarrollo del proyecto por falta de dinero y por las complicaciones técnicas de empezar con algo a tan gran escala para el primer vuelo. Con una Red Dragon no tendrían un riesgo de cancelación tan enorme.

            “El gasto extra para ir a Marte es cero.”

            El gasto extra son las “copias simplificadas” que tienen que mandar a LEO, los posibles retrasos si algún encuentro orbital falla y por supuesto transportar el tanque hasta Marte.

            Ah, y hay otro gasto muy importante. El de tener ese depósito y sus motores, que se supone que son reutilizables, sin hacer nada durante 4 años, en vez de reutilizarlos a las pocas semanas tras salir de LEO si los separaran de la nave. ¿De qué sirve tener un cohete reutilizable si sólo lo puedes reutilizar cada 4 años? Económicamente es un disparate total.

            “La baja relación masa/superficie de una tanque vacío eleva el coeficiente balístico de la nave, lo que implica una deceleración más suave, y con menor temperatura máxima en el casco.”

            Vale, pero eso es una justificación a posteriori. O, hablando en plata, es una excusa en vez de una razón. Si un ingeniero tuviera que diseñar de cero una nave para que frenara aerodinámicamente en Marte, seguramente no la haría así, no tiene pinta de ser la opción más eficaz poner el escudo de frenado como un tubo tras la nave.

            “Supongo que tú preferirías diseñar un vehículo adicional (millonada)”

            No, esto es diseñar un vehículo adicional. Ya tenían la Red Dragon y sólo necesitaban una segunda etapa (o tercera, dependiendo del cohete), etapa que tienen que hacer de todas maneras para el Falcon Heavy.

            “e incrementar la complejidad de la misión (más cosas que pueden ir mal), ¿no?”

            Nuevamente, la complejidad está aquí, no en la Red Dragon. A toda la complejidad de diseñar un bicho tan grande se une la del acoplamiento y repostaje en órbita, por no hablar de los riesgos que añade: puede fallar el encuentro orbital, puede escaparse combustible… Con el FH lo montas y pruebas todo en tierra y lo lanzas todo junto, como se ha hecho en todas las misiones de todas las agencias espaciales más allá de LEO.

            Si realmente vas a hacer encuentros orbitales (lo que no es buena idea para las primeras misiones, en mi opinión), mejor usa algo como el cycler de Aldrin.

            “Una vez aterrizado y repostado en la superficie marciana, unos 6km/s (que es lo que tiene) es básicamente lo justito para despegar a órbita marciana (como 4km/s) y volver a la tierra (2 y pico)…”

            No, no es lo justito: https://www.youtube.com/watch?v=E2rEFrnrfXU

            “KISS”

            Ojalá Musk se aplicara el cuento.

          3. Mi comentario era porque había presupuesto que no contabas con el repostaje en Marte. Entiendo entonces que el depósito vacío que transportarías es el del cohete de retorno. Pero… ¿no sería eso un ITS de tres “etapas”? Las dos primeras regresan, la última se reserva para la vuelta. Vale, empleas paracaídas y eso sí que ahorra mucho peso, es un refinamiento, pero siempre vas a necesitar un “depósito vacío” si quieres volver. Más pequeño si usas aerofrenado, pero nada más. ¿O acaso me estoy perdiendo algo entre los conceptos de etapa y nave?

          4. Amos a ver. Tu abogas por una etapa extra que eleve la etapa que va a Marte. Osea que encima de una ITS, pones una tercera etapa. Guay. Solo que la tercera etapa entonces tiene que ser del tamaño de la ITS para tener los 6km/s para ir a Marte y aterrizar propulsivamente (en relación con su carga por supuesto, en cohetería todo son proporciones, y no tamaños), la segunda el del BFR, y la primera escapa a mi imaginación. Aparte de que tienes tres, y no dos, vehículos que diseñar.

            Aparte de eso comentar que una Red Dragon nunca, jamás de los jamases, despegará desde Marte. La dV de ese trasto está mas cerca de los 800m/s que de los 4,200m/s necesarios para llegar a órbita baja marciana. Y usa combustibles hipergólicos que no puedes producir en Marte, por si acaso. El descenso lo haría planeando (si, planeando, no me he equivocado) para ahorrarse la inmensa mayoría del frenado. Por eso la Dragon 2 es un callejón sin salida tecnológico, no vale para (casi) ningún sitio sin atmósfera, y no vale para despegar, debido a su exigua fracción de combustible.

            El vídeo, me lo veo cuando no esté en un móvil y ya te cuento… Pero por curiosidad, ¿qué dato de dV no te crees? Porque los he cogido todos de la wiki…

      2. Me sorprende tengo que decir. Estoy de acuerdo con Antonio en esto. Zubrin, el artífice del concepto Mars Direct hizo una crítica desde mi punto de vista muy acertada del ITS.

  6. “…hay una “gran probabilidad” de que el vehículo (FH) no llegue a la órbita durante el despegue…pero espero que llegue lo suficientemente lejos…consideraría cualquier resultado incluso una victoria, para ser honesto…”: ELON MUSK (19 de julio de 2017).

    Elon Musk es consciente de que el nuevo cohete ‘Falcón Heavy’ (FH) se pueda caer en el primer vuelo.
    En resumen dijo Elon Musk que suena bonito decir llevar a la realidad el FH es tan fácil como unir dos o tres etapas del Falcón 9, pero entonces se da cuenta uno que todo cambia, las cargas, la aerodinámica, la vibración y la acústica se multiplica, la masa vs el combustible, en fin.. hay que re-diseñar el núcleo para cargar mas. Es imposible probar completamente todo. Al final Elon Musk se sincera al decir que el trabajo ha sido mucho mas difícil pero espera poder obtener una gran nave (FH). Elon Musk anima a la gente a ver el primer lanzamiento, dejo entrever que se podría realizar en septiembre u octubre. Asegura que aunque el primer lanzamiento no llegue lejos, tendrá el mas poderoso cohete en la historia después del Saturno V.

    1. Por Lord Pasta!

      Elon dice eso para que el mundo esté pendiente. Ningún medio querrá perdérselo si creen que el cohete puede estallar (el morbo y todo eso). Es un viejo zorro a la hora de crear expectación, pero si creyera que el lanzamiento va a fallar no diría a la gente que vaya a verlo…

      Yo creo que es un truco para crear expectación. “El cohete más potente del mundo…etc. etc.” ya veo los titulares.

      Si la prensa normal cubre la noticia podremos echarnos unas risas a cuenta de sus errores (como otras veces en este foro)

    2. Y si falla a la primera ¿qué problema hay? Se investiga, se corrige y se continúa. La gran mayoria de cohetes desde el inicio de la era espacial han fallado a la primera. Incluso hoy en dia hay cohetes que fallan un lanzamiento al año. Mira que casualidad el Falcon 9 no falló a la primera, en cambio el carisimo Ariane 5, sí.

  7. Una consulta a los lectores, para el segundo contrato de reabastecimiento a la ISS, ¿SpaceX tiene previsto seguir reutilizando las Dragon actuales? ¿o se estará introduciendo una nueva versión basada en la Dragon 2?

    Supongo que sería una buena oportunidad para probar la nueva técnica de aterrizaje mediante retropropulsión y afinar el sistema, ya que sería una cápsula de carga la que se podría comprometer y no una cápsula tripulada. Por cierto, estoy ancioso de ver la Dream Chaser “volar” por primera vez, ojalá que el contrato de reabastecimiento les sirva para desarrollar de una vez por todas el tan ansiado mini transbordador.

    1. SpaceX planea usar las Dragon 1 y las Dragon 2 para el CRS-2. La cantidad de cada tipo de naves dependerá del estado de desarrollo de la Dragon 2 y el coste de mantener la Dragon 1 al mismo tiempo (a pesar de la reutilización). Hay que tener en cuenta además que la Dragon 2 se acoplará con el sistema APAS y no usará el sistema CBM de la Dragon 1 y la Cygnus, que permite traspasar cargas de mayor tamaño.

    2. La verdad que es cierto
      Pueden probar el sistema de aterrizaje de las Dragon V2 en misiones de suministro a la ISS
      Incluso que aterrice sobre un droneship

      1. Mmm no exactamente. Musk también dijo que la Dragon 2 de carga no tendría SuperDracos. Así que me temo que no, para ver una nave aterrizando verticalmente tendremos que esperar a la mini-ITS, o lo que fuere.

        1. Acá me perdí. Los Draco son -de todas formas- el sistema de aborto durante el despegue. La imposibilidad de aterrizaje con cohetes entiendo se da por la cancelación del tren de aterrizaje (las patas desplegables salían atravesando el escudo térmico). Todo por los criterios de la NASA antes explicados. Por lo pronto veo que la nave irá algo mas liviana por la ausencia de estas patas.
          Me ilusiona la posibilidad que las rediseñen para que no interfieran con el escudo (algo como las patas del F9 que van a los lados) y puedan introducirse en el futuro en misiones con financiamiento privado.

  8. La verdad, la Red Dragón de SpaceX nunca encajó en la estrategia de la empresa así que, para mi, en realidad no es ninguna sorpresa su cancelación. Desde luego, me hubiera encantado que la misión se hubiera realizado y espero que éste no sea un precedente que presagie atrasos o cancelaciones futuras de iniciativas “no tradicionales” como la sonda de los Emiratos Árabes Unidos a Marte.

  9. y después hablan de la inestabilidad emocional presupuestaria de los rusos que van de Soyuz a Angara y de este a Feniks pasando por Proton y retornando a Soyuz (olvidando a drede el caos introducido por EUA junto al nazionalismo ucraniano para dejar el oeste bajo la orbita del liberalismo de la UE-OTAN.

  10. Buena maniobra la de Musk. Me estaba preguntando como no habian desechado el RDragon, carente de objetivo general. Hay que concentrarse en hardware reutilizable, estandar, de uso super amplio.

  11. Parece que Elon Musk ha empezado una etapa en la que hay menos fantasía y más realidad. Se carga la Red Dragon, parece que va camino de hacer lo mismo con la fusionada Solarcity…

    Algo raro para con Elon Musk estos días.

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 19 julio, 2017
Categoría(s): ✓ Astronáutica • Marte • NASA • Sistema Solar • SpaceX