El disparatado rascacielos colgado de un asteroide y los medios de comunicación

Por Daniel Marín, el 8 abril, 2017. Categoría(s): Astronáutica ✎ 71

Me fascinan los mecanismos que explican cómo es posible que determinadas noticias anodinas supuestamente científicas o ‘espaciales’ llegan a los medios y cómo otras que son revolucionarias de verdad pasan desapercibidas. A veces se debe a la poderosa maquinaria de prensa de organismos como la NASA o la ESA, pero otras veces es un misterio. En esta ocasión la sorpresa la ha protagonizado el proyecto de rascacielos espacial Analemma Tower, obra del estudio de arquitectura Clouds AO y que por motivos que no alcanzo a comprender se ha hecho viral en todo el mundo. Tras ver un par de imágenes pensé que se trataba de una simple variante del famoso ascensor espacial y, sinceramente no le di más importancia. Pero hete aquí que me he encontrado con la ‘noticia’ de marras en prácticamente todos los medios y, como es bien sabido, lo que aparece en la prensa tiene que ser verdad necesariamente. ¿O no?

asa
Un rascacielos colgando de un skyhook (Clouds AO).

Empecemos por describir el ‘proyecto’. En principio parece una locura. Estamos hablando de un rascacielos que cuelga de un asteroide situado a 50.000 kilómetros de distancia de tal modo que el centro de masas del sistema esté situado en la órbita geoestacionaria (36.000 kilómetros) y por lo tanto permanece quieto con respecto al suelo. O eso sería lo ideal, porque en vez de estar situado en la órbita geoestacionaria nuestro rascacielos se hallaría en una órbita geosíncrona, es decir, situada a la misma altura pero en una órbita inclinada con respecto al ecuador. Por lo tanto el extremo no permanecería quieto, sino que se desplazaría por la superficie terrestre trazando una figura en forma de ‘8’. O lo que es lo mismo, un analema (de ahí el nombre). Lo gracioso es que hasta aquí la idea no es un disparate.

Efectivamente, se trata de una variante del ascensor espacial clásico en el que el cable no está anclado al suelo, una propuesta que recibe el nombre de skyhook (‘gancho celeste’). Este sistema elimina muchas de las complejidades del diseño asociadas con el ascensor espacial y hace que sea un proyecto ligeramente más sencillo. Solo ligeramente. Entonces, ¿qué es lo que falla en esta idea? Primero, hablemos del asteroide. Evidentemente, traer un asteroide hasta la órbita terrestre no es una tarea baladí. Por eso los últimos diseños del ascensor espacial o skyhooks no hacen uso de ellos como contrapeso y simplemente extienden el ascensor hasta una altura mayor. Básicamente porque no es factible construir una estructura tan masiva que necesite todo un asteroide como contrapeso.

sas
Si quieres ir de visita a la superficie te tienes que tirar en paracaídas (Clouds AO).

Porque el gran problema del ascensor espacial es que a fecha de hoy simplemente no existe ningún material conocido capaz de soportar las brutales tensiones (entre 30 y 150 GPa) de semejante estructura. Es posible, quizás, que los nanotubos de carbono y el grafeno estén en el límite de hacer realidad un ascensor espacial, pero en cualquier caso estamos hablando de un cable muy fino con una masa relativamente pequeña, y no de una torre colosal como era el caso de los primeros modelos de ascensores espaciales concebidos a partir de que a Yuri Artsutánov se le ocurriera la idea a finales de los años 50. Precisamente, y por lo que podemos ver, Analemma Tower es un rascacielos que alcanza los 32 kilómetros de altura. No se especifica en ningún lado la masa de semejante mamotreto, pero debe ser gigantesca.Ni que decir tiene, la mayor parte del rascacielos debería estar presurizado como una nave espacial y, además, tendría que almacenar reservas de oxígeno, agua y víveres para sus habitantes. Por lo tanto, lo más probable es que ni el grafeno pudiera soportar las tensiones y compresiones asociadas a esta megaestructura.

Usemos un asteroide de contrapeso a 50.000 km de distancia (Clouds AO).
Usemos un asteroide de contrapeso a 50.000 km de distancia (Clouds AO).
kk
Partes de Analemma Tower. Los nombres de las partes superiores del rascacielos no inspiran mucha confianza. ¿Funerary?¿En serio? (Clouds AO).

Luego está el asunto de la velocidad. Aunque el extremo del rascacielos se movería a velocidades ‘normales’ en las latitudes más elevadas, cerca del ecuador alcanzaría o sobrepasaría la velocidad del sonido. No parece algo muy conveniente para sus habitantes ni para la estructura, que acabaría siendo arrastrada hasta la atmósfera por culpa del rozamiento. A este pequeño inconveniente añadamos la de por sí larga lista de problemas intrínsecos al ascensor espacial: impactos de micrometeoritos y basura espacial, corrientes inducidas por la magnetosfera terrestre, oscilaciones incontrolables, etc. Tampoco olvidemos que la Tierra no es una esfera perfecta, luego la altura sobre la superficie variará en muchos kilómetros de un punto a otro del recorrido. Y eso sin entrar en el absurdo proceso de construcción en Dubái que se menciona en la página de la iniciativa.

El ascensor espacial es actualmente una maravillosa idea a la espera de un material que esté a su altura, literalmente. Y está claro que Analemma Tower es un despropósito tecnológico que quedaría bien en una película de ciencia ficción, pero nada más. No obstante sirva este loco concepto como excusa para reivindicar los cables orbitales (tethers) y los skyhooks. Lo bueno de estas variantes del ascensor espacial es que no es necesario que se extiendan desde la superficie terrestre hasta la órbita geoestacionaria y su longitud es de ‘solo’ unos cientos o miles de kilómetros. Se podrían fabricar con materiales ya conocidos y no tendrían que estar fijos al suelo, eliminando muchos problemas técnicos relacionados con el tiempo atmosférico (viento, rayos, corrosión, terrorismo, etc.). El nombre de gancho se debe a que la estructura capturaría la carga útil, lanzada mediante un sistema suborbital, fuera de la atmósfera. Una vez allí la carga solo tendría que subir hasta la órbita adecuada. ¿Compensa tanto esfuerzo? Probablemente no, pero es un paso previo antes de tener un ascensor espacial como Tsiolkovsky manda.

sas
Concepto de skyhook + orbital tether. Estas estructuras se pueden fabricar con materiales normales y no tienen que ir desde la superficie terrestre a GEO (NASA).

Y luego nos quejaremos de las fake news, pero es que el concepto de Analemma Tower, por mucho que mole, ni es noticia ni es viable. Y encima usa soluciones técnicas del ascensor espacial que hace muchos años que fueron descartadas por imposibles. Eso sí, como campaña de publicidad ha sido un éxito rotundo.

Yuri Artsutánov se parte con Analemma Tower.
«Esto es una broma, ¿no, chicos?». Yuri Artsutánov se parte con Analemma Tower.



71 Comentarios

  1. Si esto se les ha ocurrido después de leer ” Las fuentes del paraíso” miedo me da pensar que idearán después de que lean “La ciudad y las estrellas”.
    Yo creo que es la inocentada del 1 de Abril, aunque las fechas no coincidan del todo……aunque bien pensado los espaciotrastornados deberíamos ser inmunes los ppoints (de los que nos sirven raciones completas las series agencias espaciales) 🙂

  2. Los dos grandes factores limitantes son comida y agua. Subir los suministros y distribuirlos sería una tarea titánica. Después, eliminar todos los desechos generados por esa cantidad de humanos implica contaminar aún más. Este proyecto quedará como un simple ejercicio mental plasmado en imágenes generadas por computadora. La imaginación da para todo.

  3. Mi imagen favorita es la del paracaídas a 16.000 metros de altura. Las vistas deben ser preciosas. Eso sí, te vas a quedar muñeco por el frío y la falta de oxígeno… Será por eso que los últimos pisos se llaman “funerary” XD

  4. Cuando lo vi en el blog de Centauri Dreams me llevé las manos a la cabeza. Esto es otra moda chorra como el EM-drive (que, por cierto, también ha aparecido allí discutido como algo serio; ese blog cada vez está peor).

    ¿Qué materiales valdrían para un gancho espacial? ¿Acero? ¿Titanio? El nanotubo de carbono más largo fabricado, que yo sepa, mide un metro. Quizá pronto veamos nanotubos de carbono aplicados a la construcción aquí en la superficie (puentes y tal).

  5. Yo lo único que veo más cercano a la realidad es un “gancho del cielo” (Skyhook, nombre de otro sistema de rescate de espías en artico en la guerra fría con un B-17 modificado) conectado a una vela solar (Kocmoc-1 o IKAROS) en la punta en orbita GTO. Entonces, el cohete reutilizable (Falcon 9 o МРКН) sale en trayectoria suborbital, acopla la carga útil al cable; y la vela solar recoge el cable que remolca la carga a la orbita designada, desenganchandola al final. Más tarde, la vela solar recupera la velocidad perdida en la maniobra por acción del sol en su orbita, y hasta otra ocasión. También se podría plantear con globos (Zero2Infinity) en vez de vectores suborbitales.
    Además, del mismo modo que su predecesor de la guerra fría, aceleraría progresivamente la carga hasta equipararse a la de la vela, eliminando progresivamente la variable del rozamiento atmosférico. Por tanto, se podría medir y precisar con mayor precisión y exactitud el correcto posicionamiento en orbita de la carga, uno de los factores de fallo más comunes de los lanzadores; eliminando, a su vez, el problema asociado a una aceleración brusca para el instrumental de la carga.

  6. el concepto de Artsutanov es una pasada pero en caso de que hubiera un material resistente de aquí a x tiempo , desde mi ignorancia pregunto ¿seria posible un ascensor espacial ? ¿de verdad ? .

    1. Presentaría muchos inconvenientes que seguirían siendo difíciles de solventar, por no hablar de que la logística sería un infierno inimaginable. Sin embargo el Skyhook estaría más cerca de hacerse realidad.

  7. Esto es pura locura que ni Dubai ni Sudrafrica podrian pagar asi todos los millonorios del mundo podrian pagar semejante proyecto esto es como una torre de Babel al final terminaremos tan locos que pensaremos que hablamos otros idiomas XD.No en serio esto es una fumada esta bien que encontremos extraterrestres con lazer o maser gigantes pero nosotros los seres humanos no tenemos tantos recursos y ademas no existen extraterrestres con laser o maser al menos yo no me lo creo cuando podrian volar nuclearmente o usar otros planos de realidad hasta magnetismo podrian volar sobre energuia obscura no materia obscura esa es otra cosa, bueno tal vez en un futuro muy lejano.

  8. Me parece que se hizo una bola de desinformación y amarillismo con este proyecto. Es obvio que no es más que un ejercicio hipotetico, teórico. En el campo de la arquitectura y el urbanismo se suelen hacer estos proyectos utópicos como simples ejercicios creativos, aunque sí tienen una raiz cientifica real. Hay proyectos de ciudades flotantes, submarinas, rascacielos invertidos, etc.

    No era para tomarselo tan en serio.

  9. Hay una ley física natural: VELOCIDAD ORBITAL, cuanto más cerca a la Tierra, mayor velocidad orbital. Más el rozamiento con la atmósfera. Por lo tanto caería indefectiblemente. ¡¡¡ PORQUE NO SE DEJARÁN DE DECIR BOLUDECES !!!.

  10. Hola:

    Esto no es un problema de arquitectura, por mucho que lo hayan ideado unos arquitectos. Hay muchas variables a tener en cuenta a parte del tamaño, materiales, tensiones, etc… del supesto rascacielos.

    Supongamos que podemos poner un asteroide suficientemente grande en órbita geosincrona, supongamos que conseguimos construir el rascacielos y ademas conseguir que cuelgue de dicho asteroide con unos cables adecuados. ¿Nadie ha pensado que esta estructura con el paso del tiempo irá perdiendo energía cinética por el roce con la atmósfera y acabará cayendo a menos que regularmente se le proporcione energía para corregir la órbita del asteroide? ?Nadie ha pensado que un avión o un misil podría chocar contra este rascacielos volante y ademas de destruir el rascacielos podría coprometer debido al tiron de los cables la inestabilidad de la órtiba del asteroide?

    Estos son los dos grandes problemas que hay que resolver antes de empezar a construir esta estructura. Una vez resuelto esto podremos hablar de los demás temas de diseño, seguridad, habitabilidad, accesibilidad, aerodinàmica, etc…

    Un saludo.

    Miquel Bordera

Deja un comentario

Por Daniel Marín, publicado el 8 abril, 2017
Categoría(s): Astronáutica