Los ambiciosos planes de Blue Origin y su cohete gigante New Glenn

Mientras SpaceX acapara todos los titulares con las recuperaciones de las primeras etapas del Falcon 9 y sus planes para lanzar naves tripuladas Dragon 2 a la ISS, naves Red Dragon a Marte e incluso turistas alrededor de la Luna, el archienemigo de Elon Musk, el también millonario Jeff Bezos, sigue adelante con sus planes para hacerse con un hueco en el mercado orbital. Aunque la empresa de Bezos, Blue Origin, se ha centrado estos últimos años en el turismo suborbital con el lanzador New Shepard, poco a poco ha reunido los elementos para hacerle la competencia a SpaceX. El año pasado presentó el grandioso cohete New Glenn con el que Bezos quiere dominar el espacio, un lanzador del que hoy hemos conocido más detalles.

Lanzador New Glenn de Blue Origin (Blue Origin).
Lanzador New Glenn de Blue Origin en la versión de dos etapas (Blue Origin).

El New Glenn es un potente lanzador capaz de colocar 45 toneladas en órbita baja, unas prestaciones muy similares al Falcon Heavy de SpaceX. De hecho, los dos cohetes serán los más potentes en servicio junto con el SLS de la NASA. La primera etapa del New Glenn también será recuperada como la del Falcon 9, pero teniendo en cuenta que se trata de un lanzador de 80 metros de longitud, el desafío tecnológico es todavía más impresionante. Mientras que SpaceX ha optado por controlar las etapas con rejillas hipersónicas, Blue Origin ha decidido usar aletas de control aerodinámicas más tradicionales. Cada primera etapa del New Glenn podrá usarse hasta en cien ocasiones (!).

Como se aprecia en el nuevo vídeo hecho público hoy la primera etapa también será capaz de aterrizar en alta mar como el Falcon 9 para ahorrar combustible, pero en vez de la barcaza ASDS de SpaceX se posará un barco de grandes dimensiones en movimiento. La principal diferencia con el Falcon Heavy es que el New Glenn usará metano y oxígeno líquido, en vez de kerolox (queroseno y oxígeno líquidos). El New Glenn tendrá una primera etapa con siete motores BE-4, mientras que el Falcon Heavy usará nada más y nada menos que 27 motores Merlin 1D al despegue. SpaceX planea usar metano y oxígeno líquido en su motor Raptor, pero todavía no está en servicio.

La primera etapa del New Glenn aterrizando sobre un barco en alta mar (Blue Origin).
La primera etapa del New Glenn aterrizando sobre un barco en alta mar (Blue Origin).
La etapa sobre el barco (Blue Origin).
La etapa sobre el barco (Blue Origin).

La segunda etapa del New Glenn tendrá un único BE-4, mientras que la versión con tres etapas para lanzamientos a la órbita geoestacionaria hará uso de una tercera fase con un motor BE-3 criogénico idéntico al empleado en el cohete suborbital New Shepard. Eso sí, la capacidad en órbita de transferencia geoestacionaria del New Glenn de dos etapas es de solo 13 toneladas, una cifra nada impresionante comparada con sus prestaciones en órbita baja (el Larga Marcha CZ-5, más pequeño, también puede poner 14 toneladas en GTO, mientras que el Falcon Heavy podrá alcanzar las 22 toneladas), así que es de esperar que pronto veamos la introducción de la versión con tres etpas. El BE-4 es el corazón de los planes de Blue Origin y, precisamente, Bezos ha anunciado que la primera unidad de este motor ya está lista para iniciar las pruebas. Recordemos que dos BE-4 también se usarán en la primera etapa del futuro cohete Vulcan de ULA.

El primer motor BE-4 de metano y oxígeno líquido ya está listo (Blue Origin).
El primer motor BE-4 de metano y oxígeno líquido ya está listo (Blue Origin).
Otra vista del BE-4 (Blue Origin).
Otra vista del BE-4 (Blue Origin).
El New Glenn usará 7 motores BE-4 en la primera etapa (Blue Origin).
El New Glenn usará 7 motores BE-4 en la primera etapa (Blue Origin).

De acuerdo con Bezos, el primer vuelo del New Glenn desde la rampa SLC-36 de Cabo Cañaveral tendrá lugar en 2020. Al mismo tiempo la empresa está construyendo cerca del Centro Espacial Kennedy una planta para el ensamblaje de sus cohetes. Por el momento Blue Origin ya ha conseguido su primer cliente para el New Glenn: la famosa empresa Eutelsat. El New Glenn pondrá en órbita un satélite Eutelsat entre 2021 y 2022.

El New Glenn en la rampa 36 de Cabo Cañaveral (Blue Origin).
El New Glenn en la rampa 36 de Cabo Cañaveral (Blue Origin).

Por si todo esto no fuera poco, Bezos anunció recientemente sus planes para desarrollar una infraestructura con el objetivo de aprovechar el hielo que está mezclado con el regolito en el polo sur de la Luna. La idea no es nueva, aunque es la primera vez que Bezos menciona este plan expresamente. A pesar de que no aportó detalles técnicos, sin duda se trata de una reacción a los recientes planes lunares de SpaceX, una empresa que, a diferencia de Blue Origin, hasta el momento se había centrado en Marte en vez de en la Luna. En los próximos años sabremos si Blue Origin logra hacer realidad sus planes y hasta dónde llegará su rivalidad con SpaceX.

sas
El New Glenn comparado con otros lanzadores (Blue Origin).


123 Comentarios

  1. Hoy mismo acabo de leer en un blog de la Planetary Society que los países de las cinco agencias participantes en la ISS se van a reunir discretamente en Tsukuba (Japón) para discutir la posibilidad de anunciar la construcción de una estación espacial cislunar en una órbita de halo. Entre los mayores problemas, la ubicación y función de la estación, en la que rusos y useños no se ponen de acuerdo: los rusos quieren enfocarse en la exploración de la Luna mientras los useños se inclinan por más por la exploración de destinos de espacio profundo. Supuestamente, de llegar a un acuerdo, el anuncio se haría público en mayo o junio.

    De ser esto cierto, los anuncios hechos estos días tanto por Bezos como por Musk en relación a la exploración lunar adquirirían mayor sentido. No olvidemos que uno y otro parecen haberse reunido con Trump para asesorarle en estas cuestiones.

  2. Pues yo veo bien que hagan cohetes más grandes, porque la talla de los humanos está aumentando y los viejos habitáculos algún día se nos quedarán pequeños . : )

  3. Conjugar los verbos de manera adecuada es muy importante para transmitir las ideas claramente. Decir que este cohete junto con el de SX y el de la NASA “serán” los más potentes en servicio es tener una confiaza enorme en los tres proyectos, pero aún así no se puede afirmar esto sin ser adivino. El idioma tiene maneras de decir las cosas con precisión : ” … estos cohetes `serían` los más potentes … “.

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 8 marzo, 2017
Categoría(s): ✓ Astronáutica • Cohetes • Comercial