Lanzamiento de la Dragon SpX-5 y fallo de la recuperación de la primera etapa

Por Daniel Marín, el 10 enero, 2015. Categoría(s): Astronáutica • Cohetes • Comercial • ISS • Lanzamientos • NASA ✎ 59

SpaceX ha lanzado hoy día 10 de enero de 2015 a las 09:47 UTC un cohete Falcon 9R (v1.1) con la nave de carga Dragon SpX-5 -también conocida como CRS-5 (Commercial Resupply Services)– con carga para la estación espacial internacional (ISS). El lanzamiento se produjo desde la rampa SLC-40 de la Base Aérea de Cabo Cañaveral de Florida. Junto con la Dragon SpX-5 se lanzaron los cubesats Flock-1d’1, Flock-1d’2, AESP-14 (Brasil) y SERPENS (Brasil), además del instrumento CATS (Cloud-Aerosol Transport System) para estudiar los aerosoles atmosféricos que estará instalado en el exterior del módulo japonés Kibo.

crs5_launch_outside_vertical_2
Lanzamiento de la Dragon SpX-5/CRS-5 (SpaceX).

Pero el plato fuerte de la misión era el intento de recuperación de la primera etapa del Falcon 9, que debía aterrizar de forma controlada en una barcaza situada a tal efecto en alta mar. Después de dos vuelos de prueba en los que SpaceX demostró que era capaz de hacer amerizar un primera fase de un Falcon 9 de forma suave y guiada, esta misión tenía como objetivo llevar a cabo el primer intento de recuperación de la historia. Lamentablemente, no pudo ser. Aunque la primera etapa realizó con éxito el vuelo de regreso y realizó con éxito la fase inicial de frenado, fue incapaz de reducir su velocidad adecuadamente y acabó estrellándose contra la barcaza. Aparentemente, la etapa ‘explotó’ y resultó destruida en el proceso, aunque al menos se demostró la capacidad de realizar un guiado preciso del vehículo. Parece ser que el fallo fue debido a que las rejillas aerodinámicas de control de la parte superior de la etapa se quedaron sin fluido hidráulico justo antes del aterrizaje. Según Elon Musk la barcaza no ha resultado dañada seriamente y podrá seguir usándose en los próximos intentos.

autonomous_spaceport_drone_ship
Barcaza de SpaceX para aterrizajes suaves del Falcon 9 (SpaceX).
10868044_10205559878785528_2722865789693455701_n
Secuencia de recuperación de la primera etapa.

Recordemos que SpaceX pretende recuperar las primeras etapas de los Falcon 9 para reducir el coste de cada lanzamiento. En un principio las etapas aterrizarán en esta barcaza localizada frente a las costas de Florida (su posición exacta es secreta), pero posteriormente regresarán a una plataforma construida para tal fin en tierra firme, dentro de la Base de Cabo Cañaveral.

La misión SpX-5 es la quinta de las doce misiones a la ISS que SpaceX debe llevar a cabo de acuerdo con el contrato CRS (Commercial Resupply Services) firmado con la NASA en 2008 por un valor de 1600 millones de dólares para llevar un mínimo de 20 toneladas hasta la estación. Este ha sido el noveno lanzamiento de un Falcon v1.1, el tercero de un Falcon 9R (un v1.1 con tren de aterrizaje) y el 14º de un Falcon 9. Para esta misión el Falcon 9 había sido dotado de rejillas aerodinámicas estabilizadoras en la parte superior de la primera etapa con el fin de controlar la orientación del vehículo durante la fase de retorno.

B3EsTeDIUAAO86M
Aletas estabilizadoras usadas en la parte superior del cohete en este lanzamiento (SpaceX).

La Dragon SpX-5 llegará a la ISS dentro de dos días. Los astronautas Barry Wilmore y Terry Virts usarán el brazo robot de la estación para capturarla y acoplarla al puerto nadir del módulo Harmony. La escotilla de la nave se abrirá al día siguiente y el proceso de descarga durará unas cuatro semanas.

Dragon SpX-5

La nave Dragon SpX-5/CRS-5 es una cápsula construida por la empresa SpaceX para misiones de carga a la ISS. Tiene 5,9 metros de largo y 3,66 metros de ancho. Su masa precisa al lanzamiento sigue siendo secreta. La estimación más popular para las primeras Dragon -lanzadas por un Falcon 9 v1.0- era de unos 6650 kg, aunque las Dragon actuales lanzadas por los v1.1 deben rondar las 8 o 10 toneladas. La masa en seco del vehículo parece ser de 4,2 toneladas, siendo la masa máxima de combustible de 1680 kg (en la versión lanzada por el Falcon 9 v1.0). La nave está dividida en una cápsula presurizada de 4,4 metros de altura y 3,66 metros de diámetro, además de contar con un ‘maletero’ de 2,8 x 3,66 metros, con una envergadura de 16,5 metros una vez desplegados los paneles solares. La Dragon puede transportar 6000 kg de carga útil a la ISS repartidos entre la cápsula y el maletero. La cápsula puede traer un máximo de 2500 kg de carga a la Tierra, aproximadamente.

B61jubfCMAANMQo
Una nave de carga Dragon se acerca a la ISS (NASA).

El volumen útil presurizado para la carga alcanza los 10 metros cúbicos, aunque también puede llevar hasta 14 metros cúbicos de carga no presurizada en la sección trasera. A diferencia de otras cápsulas tradicionales como la Soyuz o la Apolo, el sistema de propulsión está situado exclusivamente en la cápsula, por lo que la sección trasera no presurizada actúa como ‘portabultos’. Para el control de actitud y las maniobras orbitales, la cápsula está equipada con 18 propulsores Draco agrupados en cuatro conjuntos que usan tetróxido de nitrógeno y monometilhidrazina (MMH) almacenados en varios tanques con una capacidad total de 1290 kg. Los Draco funcionan con un sistema de presión mediante helio. En las maniobras de reentrada o cambio de órbita los motores pueden generar un empuje de 400 N. Un par de paneles solares localizados en la sección no presurizada generan 5 kW de potencia. La Dragon usa el sistema CUCU para comunicarse directamente con la ISS, mientras que la tripulación puede controlar la nave usando el sistema CCP (Crew Command Panel). Además, la Dragon también puede usar el sistema de comunicaciones TDRSS de satélites de comunicaciones de la NASA.

C2 Dragon Chart
Cápsula Dragon (SpaceX).
IM 2012-05-31 a las 15.26.23
Dimensiones de la Dragon (SpaceX).

La cápsula incluye en su parte delantera un sistema de acoplamiento PCBM (Passive Common Berthing Mechanism) para unirse a los módulos del segmento norteamericano de la ISS. El sistema de acoplamiento está protegido durante el lanzamiento por un cono aerodinámico que se separa mediante pernos pirotécnicos (también usados para separar la nave del lanzador). La cápsula tiene en su base un escudo térmico primario de ablación construido usando el material PICA-X (Phenolic Impregnated Carbon Ablator) dispuesto en losetas, mientras que el resto de la cápsula está protegida por un material de ablación denominado SPAM (SpaceX Proprietary Ablative Material). Además del acceso frontal, la cápsula posee una escotilla lateral para las tareas de carga y descarga en tierra. Una vez en órbita, la Dragon abre otra escotilla que deja al descubierto las antenas y los sensores de navegación, así como el mecanismo de captura del brazo robot de la ISS. La cápsula dispone además de varios paracaídas piloto y tres paracaídas principales de 35,4 metros de diámetro para el aterrizaje. El contenedor del paracaídas está situado en la parte inferior de la cápsula, una configuración novedosa que permite mantener libre la parte frontal de la nave. La Dragon está diseñada para sobrevivir a un amerizaje en el océano Pacífico incluso en el caso de perder uno de los paracaídas. La velocidad de descenso final es de 5-5,5 m/s.

Las naves Dragon se montan en la planta de SpaceX de Hawthorne, California, donde también se encuentra el control de la misión de la empresa. El nombre de Dragon fue elegido en honor del personaje de dibujos animados Puff, el dragón mágico.

SpaceXDragon1
Detalle de una cápsula Dragon y su escudo térmico (SpaceX).
Captura de pantalla 2015-01-10 a las 13.29.52
Emblema de la misión SpX-5 (NASA).
Captura de pantalla 2014-09-21 a la(s) 12.23.02
Secuencia de aproximación de la Dragon a la ISS (NASA).
Captura de pantalla 2014-09-21 a la(s) 12.23.11
Proceso de captura de la Dragon por el brazo robot de la ISS (NASA).
iss-web4
Configuración de la ISS (Paco Arnau).

Manifiesto de carga de la Dragon CRS-5/SpX-5

Carga al lanzamiento: 2395 kg (2317 kg sin el empaquetado).

Carga presurizada en la cápsula: 1923 kg

  • Carga científica: 577 kg.
  • Víveres para la tripulación: 490 kg.
  • Equipamiento vario: 678 kg.
  • Herramientas para actividades extravehiculares: 23 kg.
  • Equipamiento informático: 16 kg.
  • Equipamiento para el segmento ruso: 39 kg.
  • Equipamiento para actividades extravehiculares del segmento ruso: 23 kg.

Carga no presurizada: 494 kg correspondientes al instrumento CATS (Cloud-Aerosol Transport System) para el estudio de aerosoles. Este instrumento usa un láser LIDAR para analizar la distribución de la contaminación, polvo, humo y aerosoles en la atmósfera terrestre. Estará localizado en la EF (Exposed Facility) del módulo japonés Kibo (JEM).

Captura de pantalla 2015-01-10 a las 14.04.38
Instrumento CATS para el estudio de aerosoles (NASA).
Cats_Payload
Instrumento CATS en la parte trasera de la SpX-5 (SpaceX).

Además de CATS, dentro de la SpX-5 viajan otros experimentos dedicados al estudio de la regeneración de tejidos de gusanos planos, al comportamiento de moscas de la fruta (Fruit Fly Lab-01), para la investigación de las interacciones entre organismos huéspedes y bacterias (Micro-5) y otro dedicado al estudio del crecimiento en microgravedad de las placas asociadas con la enfermedad del Alzheimer (NanoRacks-SABOL).

B6-mXseCIAATXwj
Interior de la nave Dragon (NASA).

Carga al regreso: 1662 kg (1332 kg sin empaquetado).

  • Carga científica: 752 kg.
  • Carga de la tripulación: 21 kg.
  • Carga varia: 232 kg.
  • Herramientas para actividades extravehiculares: 86 kg.
  • Equipamiento informático: 1 kg.
  • Equipamiento ruso: 35 kg.
  • Basura: 205 kg.

Falcon 9R (v1.1)

El Falcon 9R es una versión modificada del Falcon 9 v1.1 dotada de un tren de aterrizaje en la primera etapa para poder ser reutilizada (además de otros sistemas asociados con la fase de retorno). El Falcon v1.1 es un lanzador de dos etapas capaz de situar 13,15 toneladas en órbita baja (LEO) o 4850 kg en una órbita de transferencia geoestacionaria (GTO) lanzado desde Cabo Cañaveral. Tiene una masa al lanzamiento de 505,85 toneladas, una altura de 63,3 metros de altura (con la nave Dragon) y 3,7 metros de diámetro. Quema queroseno (RP-1) y oxígeno líquido en sus dos etapas. El fuselaje está fabricado en una aleación de aluminio-litio, mientras que la cofia y la estructura entre las dos fases está hecha de fibra de carbono. Todos los elementos importantes del cohete han sido fabricados en EEUU por SpaceX. El sistema de separación de etapas y la cofia (en misiones de carga) es neumático y no usa dispositivos pirotécnicos, práctica habitual en la mayoría de lanzadores. De esta forma se minimizan las vibraciones en la estructura y, de acuerdo con SpaceX, se logra una mayor fiabilidad. El Falcon 9 puede ser lanzado desde la rampa SLC-40 de de Cabo Cañaveral (Florida) y desde la SLC-4E de la Base de Vandenberg (California), aunque en el futuro también despegará desde un nuevo centro de lanzamiento situado en Boca Chica (Texas). El precio de cada lanzamiento del Falcon 9 es de 56,5 millones de dólares de acuerdo con los datos suministrados por SpaceX.

BlL4V42IYAAgZ1J
Falcon 9R con la Falcon SpX-3 (SpaceX).
d00e1d19-c899-437d-9823-e793e3a795c4_640x427
Detalle del tren de aterrizaje desplegable de un Falcon 9R (SpaceX).

El nombre de Falcon viene de la famosa nave Halcón Milenario de las películas de Star Wars. La existencia de la versión Falcon 9 v1.1 fue hecha pública el 14 de mayo de 2012 cuando la NASA anunció que había modificado el contrato con SpaceX en vista de la intención de la compañía de introducir un nuevo diseño mejorado del Falcon 9 distinto al presentado en el contrato original. Oficialmente, la denominación de este lanzador no es Falcon 9 v1.1, sino simplemente ‘Falcon 9 mejorado’ (upgraded Falcon 9), aunque en realidad se trata de un vector completamente distinto.

222
Diferencias entre el Falcon 9 v1.0 y v1.1 (SpaceX).

La primera etapa dispone de nueve motores Merlin 1D de ciclo abierto que generan un empuje de 5885 kN al nivel del mar o 6672 kN en el vacío. Los nueve motores están dispuestos en una configuración octogonal denominada octaweb, con un motor adicional en el centro. Como comparación, en el Falcon 9 v1.0 los nueve Merlin 1C estaban situados en una matriz rectangular de 3 x 3. Con el octaweb se minimizan los riesgos en caso de explosión de un motor. De acuerdo con SpaceX, los Merlin 1D son más eficientes y baratos que los Merlin 1C. Al igual que éstos, los Merlin 1D tienen capacidad para soportar varios encendidos, lo que permite probarlos en la rampa antes de cada lanzamiento (una práctica única en el mundo) y, eventualmente, permitir la recuperación de la primera etapa. El Falcon 9 puede perder un motor durante el lanzamiento y aún así completar su misión, siendo el único cohete en servicio con esta capacidad. Los nueve motores Merlin funcionan durante 180 segundos.

Captura de pantalla 2013-09-29 a la(s) 20.26.13
Nueve motores Merlin 1D en configuración octaweb (SpaceX).

La segunda etapa dispone de un único motor Merlin 1D adaptado al vacío (Merlin 1D Vacuum) con un empuje de 801 kN. Funciona durante 375 segundos. La cofia mide 13,1 x 5,2 metros y está fabricada en fibra de vidrio. La sección de unión entre las dos etapas está hecha de fibra de carbono unidas a un núcleo de aluminio.

Captura de pantalla 2013-09-29 a la(s) 20.25.15
Motores Merlin 1D (SpaceX).
Captura de pantalla 2013-07-30 a la(s) 17.43.57
Prestaciones del Falcon 9 y Falcon Heavy (SpaceX).
Captura de pantalla 2014-07-15 a la(s) 23.56.29
Plano de la rampa SLC-40 (SpaceX).
Captura de pantalla 2014-07-15 a la(s) 23.56.46
Plano del edificio de montaje (SpaceX).

Fases del lanzamiento:

  • T- 28 horas: se activa la cápsula Dragon.
  • T- 10 horas: se activa el Falcon 9.
  • T- 3 h: comienza la carga de queroseno (RP-1) en el Falcon 9.
  • T- 2 h 35 min: comienza la carga de oxígeno líquido (LOX).
  • T- 1 h 30 min: finaliza la carga de queroseno y oxígeno líquido en el Falcon 9.
  • T- 10 min: comienza la secuencia de lanzamiento automática del Falcon 9.
  • T- 10 min: comienza la secuencia automática de la Dragon.
  • T- 2 min: el director de lanzamiento de SpaceX autoriza el despegue.
  • T- 2 min: el oficial de seguridad de la USAF (RCO) autoriza el lanzamiento.
  • T- 1 min: el ordenador de vuelo se prepara para el despegue y se activa el sistema de supresión de sonido en la rampa mediante agua (sistema Niágara).
  • T- 40 s: se presurizan los tanques de propelentes.
  • T- 3 s: comienza la secuencia de encendido de los 9 motores Merlin del Falcon 9.
  • T- 0 s: despegue.
  • T+ 1 min 25 s: máxima presión dinámica (Max Q) sobre el vehículo.
  • T+ 3 min: apagado de los motores de la primera etapa (MECO).
  • T+ 3 min 5 s: separación de la primera etapa.
  • T+ 3 min 12 s: encendido del motor Merlin de la segunda etapa.
  • T+ 3 min 52 s: eyección del cono aerodinámico frontal de la Dragon.
  • T+ 9 min 11 s: apagado de la segunda etapa (SECO).
  • T+ 9 min 46 s: separación de la Dragon.
  • T+ 10 min: despliegue de los contenedores P-POD con los CubeSats.
  • T+ 11 min 45 s: despliegue de los paneles solares.
  • T+ 2 h 26 min 46 s: apertura de la compuerta de los sensores GNC (Guidance and Navigation Control) para guiar los sistemas de navegación de la nave.

Día 2

Encendido de los motores Draco de la cápsula Dragon para circularizar la órbita.

Día 3

  • Se activan los sistemas CUCU (COTS Ultra-High Frequency Communication Unit) y de comunicaciones por UHF para comunicarse con la ISS.
  • La Dragon enciende los motores y se sitúa a 2,5 km de la estación, donde permanece estacionaria hasta que se decide continuar o no.
  • La Dragon enciende los motores y se sitúa a 1,2 km, donde volverá a permanecer estacionaria hasta recibir la autorización.
  • Otro encendido introduce la Dragon en el elipsoide de aproximación de la ISS. Otra parada de decisión.
  • La Dragon permanece estacionaria a 250 metros mientras los sensores Lídar fijan sus blancos en la ISS para la aproximación final.
  • La Dragon se sitúa en la vertical inferior de la ISS (R-Bar) y comienza a aproximarse a la ISS.
  • La nave se vuelve a parar a 30 metros de distancia mientras se decide si continuar el acoplamiento.
  • La Dragon se sitúa a 10 metros de la estación, donde será capturada por el brazo robot SSRMS de la ISS operado por los astronautas desde el interior.
  • La nave es acoplada al puerto nadir del módulo Harmony de la ISS.
Falcon 9 explained
Esquema del Falcon 9 por Randall Munroe en ‘inglés sencillo’ (Randall Munroe).
B6nTB7QCQAAORHx
Traslado del cohete a la rampa (SpaceX).
1
Traslado del cohete a la rampa (SpaceX).
34
Listo para el lanzamiento (SpaceX).
crs5_launch_causeway3
Lanzamiento (SpaceX).
2nd_stage_0
El motor de la segunda fase (SpaceX).
42
Barcaza para la recuperación del F9 (SpaceX).


59 Comentarios

    1. En teoría el próximo 9R v1.1 debe despegar el 29 de enero con el satélite DSCOVR de la NASA, pero imagino que este fallo obligará a retrasar la próxima prueba. De no ser así, el próximo sería la Dragon CRS-6 (SpaceX no suele usar las misiones comerciales para sus ‘experimentos de reutilización’). En cualquier caso, SpaceX no ha publicado un manifiesto oficial donde separe los lanzamientos del 9R y del v1.1.

      1. Si fuera verdad que el fallo se arregla añadiendo más hidráulico al circuito abierto, como ha comentado Musk, sería sencillo realizar una nueva prueba para entonces (siempre que la barcaza esté reparada, claro).

  1. Bueno, la carga parece ir bien encaminada, la primera etapa al menos ha acertado en el sitio y no se ha cargado la plataforma, bastante bien la verdad, podría haber ido peor, a ver si hay suerte y se consigue telemetría completa y a la siguiente o la otra, va la vencida. Después ya solo quedará el trabajo de certificación para la reutilización, eso ya será más largo y tedioso, pero… ya llegará 😉

    1. Certificación, que palabra tan cargada. Y es un debate interesante, quién certifica éstas cosas, y cómo.

      En mi opinión, el día que la FAA se encargue de estas cosas, y haya un librito tipo FAR publicado, habrá llegado la era espacial en serio. De momento, el proceso de certificación va a ser una farsa a puerta cerrada basada 90% en factores políticos y comerciales, me temo.

      1. No no… si yo por certificar de momento, lo califico como “volver a montarlo con un 90%” de probabilidades de que no pete todo… Son las propias compañías las que sacan sus propios test así que hasta tener un FAR queda muuucho por andar.

  2. Completamente de acuerdo con Txemary.Es muy raro que cuando se prueba una tecnología nueva salga todo bien.Normalmente se sigue el método de prueba-error, o sea se prueba algo .si sale bien estupendo y si no se analizan minuciosamente todo para corregir defectos.Me parece muy acertada la decisión de hacer aterrizar la primera etapa en una barcaza ya que ademas de más seguridad se evitan que la competencia vea imágenes de las pruebas ya que hay pocas cosas más espectaculares que ver un cohete explotando y asi evitan la publicidad negativa que puedan hacerle las compañías rivales.Para concluir suerte a los de Space-X y gracias a Dani por tenernos tan bien y puntualmente informados.

    1. pero si ya ha hecho 2 amerizajes suave, es decir que lo pueden lograr, nada mas faltaba presicion y lo consiguieron ahora, para mi esta todo listo para una recuperacion exitosa.

    2. A pesar de las razones que dices Joaquín, sigo sin entender muy bien lo del aterrizaje en barcaza en el mar. Yo veo más seguro el aterrizaje en tierra y, en cuanto a las imágenes, les será muy sencillo aterrizar en zonas aseguradas donde nadie tome imágenes. Saludos.

      1. Agüimense; La razón principal diría que es la seguridad, cuando una nave sale de Cabo Cañaveral lo hace adentrándose en el mar (para evitar sobrevolar zonas habitadas) y posiblemente la etapa se aleje de la costa una cantidad importante de kilómetros.
        Si tenemos en cuenta que la etapa una vez se desprende no planea mucho pues tenderá a caer al mar y es ahí donde le esperará la barcaza, lejos de zonas habitadas, y en caso de desastre es mas fácil de limpiar el desaguisado, que la barcaza al ser experimental seguramente estará bastante reforzada y aguantará como una campeona

  3. Lo más importante es que el lanzamiento fuera exitoso y la Dragón esté ya camino a la ISS, especialmente después del accidente del Antares. Lo otro, aunque espectacular, no deja de ser secundario, una prueba tecnológica que ya desde el principio tenía, según Space X ,un 50% de posibilidades de que saliera todo bién. Una lección de la que seguramenter aprenderan de cara al futuro.

    Y en general creo que han salido más cosas bién que mal en este intento. Para nada lo consideraría un fracaso, como leo en otros medios.

    1. Completamente de acuerdo. Yo tampoco lo veo como un fallo. El lanzamiento ha sido perfecto, La capsula va camino de la ISS. La primera fase ha maniobrado perfectamente y ha llegado a la plataforma. Simplemente no ha podido frenar lo suficiente por un fallo tecnico, el cual se puede subsanar en proximos lanzamientos.

      Que yo sepa, muchos lanzadores han fallado en sus comienzos y algunos tambien despues de muchos años de utilizacion. Eso no significa que haya que abandonar la idea ni tampoco las pruebas.

      El problema es que muchos de los que escriben en los medios de comunicacion diciendo que ha sido un fracaso, tienen conocimientos cientificos nulos o a nivel EGB. Para eso, prefiero seguir este blog y no hacer caso de lo que escriben dichos medios.

  4. Ahora tendrán los datos de funcionamiento de las rejillas a velocidades hipersónicas, es posible que mejoren la secuencia de descenso suavizando el trabajo del mecanismo que les ha fallado.
    Molaría ver como ha quedado la plataforma ;D

  5. El lanzamiento en sí ha sido un éxito, y eso no lo puede discutir nadie. Y el aterrizaje de la primera etapa, para mi es un “casi”… A la próxima lo consiguen.

    Aunque sólo sea por no llenar de más “basura” el fondo del océano valdrá la pena. Es algo que no se comenta mucho, pero cada lanzamiento significa una primera etapa más que se hunde en el mar, con todo lo que eso conlleva.

    Que después, además, sea rentable y segura la reutilización, eso ya se verá. De momento han acertado en la “diana”, aunque les han fallado un poco “los frenos” 🙂

  6. Que pena que halla fallado la prueba del aterrizaje, llevo desde el martes esperando solo por esa prueba. Pero bueno, habrá que conformarse con que el lanzamiento de la Dragon-5 ha sido perfecto (y se ha hecho esperar).

  7. Este tío sale más caro que un protégé de Stalin. Y encima, todo es secreto en esa casa de furcias que vive de la surbención, y sólo falta que el Gran Mufti en persona comparezca en un minarete (que, la verdad, me sorprende que los magufos no digan que Mahoma sea un extreterrestre y los minaretes la prueba evidente) y nos ilumine con un megáfono, porque para ser tan modelno él emplea unos sistemas de comunicación al gran público bastante estalinistas (y ya bastante vistos, mirusté). Y la NASA traga, a dos carrillos. Si tiene que tragar de todo…

    Ya más o menos voy viendo claro en el tingladillo este. Muy mal debe andar todo ahí para ponerse a meter proyectos militares encubiertos por debajo de un payaso, estilo Obelix y Cía. Tú hacerte rico con mi cohete supositorio, pero tú poner mucha mucha mucha mucha pero mucha mucha pasta, ya verás cuando chinos arrusos y uropedos también cohete rutilizable por caca culo miedo de uso militar. Pero, lamento ser aguafiestas, yo creo que este chorbo la va a cagar por todo lo alto, nunca mejor dicho. Es decir, no va a conseguir nada, y encima va a hacer que los demás sí tengan sistemas de uso militar. Porque vamos, con el tubo de pasta que le han puesto, y encima a golpe de payasada mediática, los del uniforme deben estar calentitos calentitos, y los del complejo MI de toda la vida esperando que resbale. Que con los patines engrasados que lleva es de milagro que no se haya fostificado ya.

    Pues igual hasta le vamos a tener que estar agradecidos. Qué cosas.

    1. Usando un paracaidas no puedes aterrizar en un sitio con precision. Un parapente permitiria cierta maniobra. Otro asunto seria combinarlos: el motor para orientar y dirigir, y el paracaidas para frenar. Supongo que seria complicado y menos fiable.

    2. No es realmente tan liviano. Sabías que los paracaídas de los SRBs del shuttle pesaban cerca de una tonelada cada uno? Y aún así, los aceleradores sobrevivían principalmente porque estaban hechos de acero de alta resistencia para aguantar las presiones operativas, los cohetes de propulsión líquida emplean fuselajes mucho más ligeros y frágiles.

    3. Los cohetes vacíos son muy delicados y se rompen, habría que reforzarlo añadiendo peso. El control del cohete tiene ciertas ventajas en este sentido.

  8. Parece ser que ha fallado el tercer encendido del motor, el que debía posarlo “suavemente”, mmm si es así, que de todos modos es un poco pronto para lanzarse, no sabría evaluar si es una buena o mala noticia, buena, porque no es otro sistema el que ha fallado, es decir no hay que empezar de cero ningún desarrollo, mala porque, junto con los anteriores fallos de este motor, me da a mi que el camino a la reutilización… está lejos.
    Pero bueno, es demasiado pronto, igual el tercer encendido ha fallado (info de Wicho en Microsiervos), pero no es cosa del motor, o es un fallo menor, ya veremos.

    De todos modos, ya estamos esperando la maniobra de acople de la Dragon con la ISS!

    1. Musk a comentado por twitter como que el problema a sido que los “grid fins” (las aletas) se han quedado sin liquido hidraúlico los último segundos y no han podido estar en posición correcta.

      Comenta que para la siguiente añadiran un 50% de liquido .

        1. Si mal no recuerdo, el Merlin emplea combustible presurizado en la turbobomba como líquido hidráulico. Asumiendo que el resto de la etapa usa el mismo sistema hidráulico (y es mucho asumir, lo sé, y ese tuit parece contradecirme): que las aletas se queden sin fluido hidráulico viene a decir que el motor se quedó sin combustible justo después. O iba muy justo.

          Si tuviera que hacer la clásica apuesta sin ningún tipo de datos (y la hice ayer, antes de leer todos los tuits), diría que usó más combustible de la cuenta para obtener la precisión de alcanzar la barcaza que en los modelos que tenían, y se quedaron un pelín demasiado cortos de chofa.

          1. Demasiado cortos, pero tampoco pueden pasarse de “caldo” en el cohete, porque es añadirle mas peso con todo lo que ello conlleva.

            Lo tienen complicado, pero si tengo que apostar, apuesto a que lo consiguen en la proxima prueba.

  9. Si vemos un poco la historia de la astronáutica veremos que los fallos que ha ocurrido en la mayoría de los casos son muy simples,en el famoso Apolo XIII se debío a un cortocircuito, en el Soyuz I se enredaron los cables del paracaídas……..Si ahora dice Elon Musk que se debe este fallo a la perdida de liquido hidraúlico pues habrá que creérselo.Hasta que no dispongamos de los datos de telemetría todo serán especulaciones y me extrañaría que estos datos salieran a la luz porque sería darle información gratis a la competencia.

  10. Musk ha hablado del fluido hidráulico agotado como cosa segura; y ha dicho que ya en el próximo intento doblarán la cantidad prevista. Los que hablan de fallos en el último retro-encendido lo hacen porque Musk habló primero de “hard landing “, lo que llevó a pensar en un exceso de velocidad vertical poco achacable a los “fins” (que, aunque son un sistema de frenado diferencial, sirven ante todo para facilitar maniobras y orientaciones a gran velocidad). Pero habrá que ver: según Musk, las aletas se quedaron sin fluido y por tanto sin capacidad de maniobra aerodinámica al final del vuelo, pero no ha dicho cuándo (la etapa de hecho llegó a la barcaza). Habrá que ver cómo esa pérdida repentina de un elemento previsto en los cálculos afectó a la capacidad del motor para, por sí sólo y en lo que quedaba de caída, hacer llegar el cohete al punto justo, con la velocidad y la orientación justa.

    1. No creo que envíen el video a ningún receptor en tiempo real, necesitaría un ancho de banda interesante, que podría interferir con otras comunicaciones más importantes (siempre teniendo en cuenta que era una operación de prueba de equipamientos) y lo importante aquí es la telemetría, si se les ha escoñado el cohete, creo que nos hemos quedado sin video…

      1. Pero a cambio tienes un bonito video del interior del tanque de combustible en caida libre, con todo ese precioso oxígeno líquido azul flotando en globos… un buen circo si se te quemó el pan.

        La verdad, lo entiendo. A los que ponen la pasta, que no deben de entender ni jota de fugas hidráulicas, guía terminal ni frenado instantáneo asistido mediante barcazas, debe de ponerles muy nerviosos ver vídeos de trastos explotando, y se les contrae el esfínter del bolsillo. Y no colaría aquello de it’s not a bug, it’s a feature…

        Me hizo gracia el eufemismo del hard landing, para luego asegurar que sacarán mucha información de la telemetria y… los restos. y por supuesto me encantaría ver una foto de cómo ha quedado la barcaza. Antes de que la barran y pinten en marcha hacia el puerto.

        1. Los que ponen la pasta la ponen para que la Dragon llegue a a ISS,lo que haga el Sr, musk con la primera etapa despues de haber realizado su trabajo supongo que se la pelara sobradamente.

  11. Algo que me he preguntado algunas veces. ¿Los potenciales clientes de SpaceX estarán de acuerdo en que sus satélites vuelen en cohetes usados?. ¿Y pondrá la NASA sus vuelos tripulados en etapas recicladas?.

    1. Tendrán que demostrar la fiabilidad digo yo, supongo que los primeros lanzamientos reutilizados tendrán que tirar un poco el precio para atraer clientes y si todo sale bien, irán igualándolos.
      Respecto a la NASA, es lo que se comentaba arriba, hará falta una certificación independiente en algún momento, certificar un cohete para lanzamientos tripulados es muuy caro y muy complejo. No creo que llegue a verse, sobre todo, si siguen adelante con el SLS. De todos modos para los vuelos tripulados que se hacen, pueden usar nuevos cada vez. Ojalá llegue el día que haya tantos vuelos tripulados que se necesite echar mano de cohetes reutilizados, pero ahí ya si que nos estaríamos adelantando una barbaridad, primero, que se pueda reutilizar uno…

      1. También se puede ver desde el punto de vista donde en 5-10 años, las etapas reutilizables, se consideren “probadas” y por lo tanto más seguras que un cohete nuevo. Del mismo modo que un avión de pasajeros se testea extensivamente.

        1. Hombre, la analogía con la aviación comercial nunca me ha parecido muy apropiada. Un avión comercial lleva miles de horas de pruebas en vuelo, antes y después de superar la fase de prototipo. Aun aceptando la muy optimista cifra de previsión de 50 vuelos anuales por parte de SpaceX, no se llegaría ni por asomo a ese grado de uso y testeo del Falcon.

          1. Solo me refería al punto de vista sobre seguridad de un cohete nuevo VS reutilizado. En algun momento, un cohete reutilizado será considerado mss seguro que uno nuevo.

    2. Si. Si son fiables. Y de eso se trata. De que lo sean. Tenemos el ejemplo de la F1 (salvando las distancias) . Los motores no se han diseñado para varios usos porque no se podían recuperar no porque sea imposible diseñarlos para varios usos sin perder excesivas prestaciones. (Volamos en aviones que ya han volado antes)

      1. Un motor de cohete poco se parece a un avión salvo en que van por el aire. La comparación es desafortunada.

        Está por demostrar que los motores del Falcon reutilizados sean fiables y también que sea rentable la reutilización.

        Afirmar ambas cosas ahora es mentir. En un futuro cuando lo testeen se podrá decir que son fiables o no y que el sistema es rentable o no. Ahora no sabemos nada salvo que técnicamente es viable y que la idea nos gusta a muchos.

    3. Bueno, Medved…. el Shuttle se reutilizaba una y otra, y otra y otra vez, al igual que los SRB. Lo unico nuevo en cada lanzamiento era el deposito externo. Y todos sus vuelos eran tripulados. No creo que la nasa tenga ningun problema en enviar tripulacion en cohetes reutilizables, sobre todo si le sale mas barato.

    1. Sí, es una cuestión de riesgo/prestigio para ellos, de todos modos si les explotan unos cuantos, pues no se arriesgarán pero en principio sí, ese no será el problema principal ni mucho menos. Y si no, PayPal sacará seguros y todo quedará en casa 😉

    2. Si paga papá Estado por detrás, sí. Por ejemplo, en una industria que no voy a mentar por no hacer flames, que no tengo el menor interés, banquitos y aseguraderas hacen el paripé si el Estado les asegura el 100% (no vale el 90% ni el 95%, el 100%) en caso de fiasco. En tal industria resulta que papá Estado no puede garantizar tal cosa (porque podríamos hablar de cifras astronómicas, literalmente, según de qué cagada se trate), así que esa industria anda, digamos, de capa muy caída. Pero no por (la falta de) el paripé, sino porque a mayores nadie mete pasta, evidentemente.

      Esto es poco dinero, hombre, aunque se carguen todo el KSC. Total, no lo arreglan y yatá.

  12. Buenas, estoy siguiendo con mucho interés lo de la recuperación de la primera fase por parte de spacex y me asaltan una duda que espero que algunos me podáis resolver; pese a que he leído que reutilizar la primera fase bajará el coste de los lanzamientos, ¿ se sabe a cuanto disminuirán los costes realmente? por ejemplo en el caso mínimo de que la primera fase se pueda re-utilizar únicamente una vez ,¿cuanto bajaría el coste?

    A lo mejor se ha comentado antes pero no lo sé encontrar… peses a todo gracias de antemano

    1. No es que no sepas encontrarlo, es que esa información no está disponible, osea, que lo que tenemos son previsiones de SpaceX, parciales obviamente porque son una empresa privada (con mucha subvención sí, pero sus desarrollos son suyos…) y tienen que velar por sus intereses; y los contratos, que la mayoría sí son públicos, pero no te se decir qué coste es el que representa la etapa recuperada (cuando se recupere) frente a todo el cohete y tampoco lo que costará ponerla de nuevo en marcha, eso no lo se ni yo… ni nadie, cuando SpaceX recupere una ya lo sabrán ellos y luego podremos estimarlo pero de momento, nada “seguro”.

  13. Aquí tenéis fotos de la barcaza. Que me corrijan los entendidos, pero yo esperaba algo más grave. No parecen demasiados destrozos…
    http://d1jqu7g1y74ds1.cloudfront.net/wp-content/uploads/2015/01/asds_2.jpg

    Imagen sacada de esta página: http://www.universetoday.com/118127/huge-rocket-recovery-strides-accomplished-spacex-drone-ship-back-in-port/

    Y aquí más. Dado el punto desde el que se han sacado las siguientes imágenes de la barcaza, no se aprecia demasiado detalle, pero bueno, un poco de barbacoa sí se ve. Nada preocupante respecto a la obra muerta.
    http://nasawatch.com/archives/2015/01/spacex-dragon-h-1.html

Deja un comentario