Zephyr, haciendo windsurf en la superficie de Venus

Con una presión atmosférica de 92 atmósferas y una temperatura superficial de 450º C día y noche, Venus no parece un lugar demasiado atractivo. Y no lo es, para qué engañarnos, pero sí que se trata de uno de los cuerpos del Sistema Solar que menos entendemos. ¿Cómo es posible que el ‘gemelo de la Tierra’ sea tan diferente de nuestro planeta azul? Mandar una misión a la superficie de Venus es prioritario, pero resulta tan complejo y costoso que todas las propuestas modernas de sondas han sido rechazadas una tras otra. La comunidad científica continúa sugiriendo misiones para investigar este planeta infernal de forma incansable, pero probablemente ninguna sea tan original como Zephyr, un rover que pretende recorrer la superficie de Venus usando… ¡una vela!

Zephyr, el rover a vela para estudiar Venus (NASA).

Zephyr es hijo de un equipo del centro Glenn de la NASA dirigido por Geoffrey Landis y financiado por el programa de conceptos avanzados de la NASA (NIAC). El nombre de Zephyr no ha sido elegido por casualidad, ya que Céfiro era en la mitología griega el viento del oeste que llevó a Afrodita (Venus) hasta Chipre. A primera vista, la idea de usar el viento para moverse por Venus no resulta especialmente atractiva. Las sondas soviéticas Venera midieron vientos con una velocidad media de 0,6 m/s (2,2 km/h), aunque se detectaron rachas de tan solo 0,3 m/s (Venera 13 y 14) y ‘huracanes’ de 1,3 m/s. Con estas cifras uno esperaría quizás despeinarse, pero no mover un vehículo a vela. Sin embargo no debemos olvidarnos de que la fuerza ejercida por el viento también depende de la densidad del aire, y la atmósfera venusina es 54,2 veces más densa que la terrestre en la superficie. Un rover ligero equipado con una vela podría desplazarse -lentamente eso sí- por el paisaje volcánico de Venus impulsado por vientos a 450º C. Este sistema de transporte también podría servir en Titán -aunque desconocemos la velocidad de los vientos superficiales de esta luna- y puede que en Marte. Con respecto a este último caso, sabemos que existen vientos mucho más veloces en el planeta rojo, pero la densidad de la atmósfera es tan baja que necesitaríamos grandes velas. A nuestro favor tenemos la baja gravedad marciana, que no es poco.

Concepto de rover a vela venusino (NASA/NIAC).
Características de los vientos venusinos (NASA).

Zephyr sería un pequeño rover de 220 kg capaz de recorrer una distancia mínima de un kilómetro en Venus durante 29 días terrestres. Para alcanzar su objetivo, debería desplazarse unos 30 metros al día durante un cuarto de hora de navegación usando su vela. Dotado de tres ruedas, podría moverse hacia adelante o hacia atrás, dependiendo del viento y del ángulo de la vela con respecto al mismo. La electricidad será generada mediante paneles solares resistentes a altas temperatura instalados en ambas caras de la vela con una superficie total de 12 metros cuadrados, que alimentarán una batería de 10 kg. Zephyr se convertiría así en la primera sonda venusina de superficie en usar paneles solares, ya que las Venera empleaban baterías únicamente. La misión debería despegar en 2025 y contar con la ayuda de un orbitador adicional alrededor de Venus para retransmitir y recibir la información del pequeño rover, que sólo podrá incorporar una pequeña antena con el fin de ahorrar peso.

Dimensiones y sistemas de Zephyr (NASA).
Zephyr en la cápsula de entrada atmosférica y configuración plegada (NASA).
Secuencia de descenso del rover (NASA).

Diseñar los elementos de la sonda para que sobrevivan al infierno venusino es el mayor desafío de esta propuesta. Por ejemplo, la aviónica tendrá que estar rellena de gel para evitar la corrosión por culpa del dióxido de carbono a alta presión de la atmósfera de Venus. Y, por supuesto, habrá que mejorar los prototipos ya existentes de motores de alta temperatura para mover la vela, así como diseñar nuevos lubricantes y materiales aislantes. En resumen, Zephyr es una idea muy atractiva pero que no va a ser aprobada mañana precisamente.

Proyecto de rover venusino alimentado por energía nuclear (ASRG).

Curiosamente, hay otra forma de aprovechar el viento venusino en una misión espacial, y es usarlo para generar electricidad en vez de como fuerza motriz. Precisamente, esta este concepto es el que se halla detrás del diseño del prototipo de rover soviético VM-KhD (ВМ-ХД) -apodado Venerojod– de los años 80 diseñado por VNIITransmash. No sé qué es más espectacular, si el Zephyr o el Venerojod, pero sí sé que me gustaría ver a ambos recorriendo la superficie de Venus algún día.

Prototipo de Venerojod KM-VD alimentado por energía eólica (VNIITransmash).

Referencias:


28 Comentarios

Participa Suscríbete

AnonymousAnonymous

hola Dani, gracias por el articulo :), solo me surge una pregunta, que instrumentos llevaría Zephyr, alguna camara, un par de sensores o algo asi? :) Saludos!

AnonymousAnonymous

Pero algo debe llevar, aunke sea una camara en blanco y negro para navegacion, no creo q alguien envie un rover que logre ser capaz de sobrevivir en ese infierno y no recolecte ni un dato o.o

Gasam Toutounchi Ruiz

Ojalá la lleguen a aprobar, significaría la ruptura de la hegemonía rusa en la exploración de Venus, después de todo, son muy pocas cosas las que sabemos de ese infierno.ojalá en el futuro haya otra sonda de descenso en la densa atmosfera venusina…

Santiago

Ola, buen artículo de una interesante idea…a ver si esos planes acaban en un cajón.

Ahora: cuantas cosas esconde Venus!! Por qué girará al revés??…Por qué es tan infernal??

Ah, si necesitan un skipper o una buena proel, con experiencia y palmarés en regatas, nos apuntamos ; )

monsieur le six

Me parece muy difícil que el cacharro consiguiera superar las duras condiciones de la superficie durante varios días. Veo mucho más realistas las propuestas de globos o aviones que sobrevuelen el planeta a una cierta altura, donde la presión y la temperatura no son tan elevadas.

Jon Mikel

Me parece muy atractivo el diseño, pero el rover “a viento” sovietico me lo parece mucho mas ya que la energia puede ser almacenada para que el rover se pueda mover cuando quiera y hacia donde quiera. Claro que con ese armatoste pesaria mucho mas, por no mencionar lo que ocuparia dentro de la capsula de aterrizaje…

AnonymousAnonymous

En mi opinión, Venus se merece un globo aerostático, o mejor, un dirigible (además, cualquier gas barato es sustentador en esa atmósfera). Incluso se podría crear electricidad subiendo y bajando en la atmósfera (enfriando arriba y calentando abajo), aparte paneles solares. La atmósfera lo favorece, y teniendo en cuenta la tecnología aeronáutica terrestre, no creo que sea tan difícil dotarle de un sistema para navegar autónomamente. Ahora, desde luego sería considerablemente más caro xD

AnonymousAnonymous

Un pequeño detalle. Eso no sería windsurf, sería carrovela o según un nombre comercial generalizado, Blokart.

Luis

Me parece tremendamente arriesgado utilizar esa fuente de propulsión cuando apenas hemos podido pisar la superficie y casi desconocemos su climatología. Sería ridículo conseguir poner la sonda en la superficie y que quedase volcada a la primera ráfaga de viento.

Gabriel Domínguez López

Me parece muy positivo que sigan saliendo proyectos para la exploración de Venus. Es realmente esperanzador comprobar cómo se las ingenian los expertos para lograr ese objetivo. Aunque yo, hoy por hoy, sería más partidario de enviar un globo sonda que estudiara la atmósfera venusiana a 50-60 km de altitud, y si pudiera tomar muestras y regresar con ellas como el Stardust, sería la bomba!!

RaúlRaúl

No me gusta nada la verdad.

Me parece que el movimiento sería demasiado aleatorio, sin saber cómo ni cuando vas a poder llegar a una determinada zona de interés porque no sabes si vas a tener el viento adecuado en el momento preciso. Y a eso hay que añadirle que da la impresión de poder llevar una instrumentación muy limitada debido al peso. No le veo sentido a gastar un par de miles de millones para una misión tan precaria.
Para eso es preferible gastar más en otra misión más capaz y de la que se obtengan más y mejores resultados.
La versión Rusa es espectacular, y como mínimo, da la impresión de poder llevar una cantidad decente de instrumentos.

Santiago

Ola, comparto lo que dices, entre otras cosas porque no sabemos cómo se comporta el viento y desde luego, no siempre se puede mantener un rumbo para evitar, por ejemplo, un barranco. Tendría que tener un anemómetro muy preciso porque..cuánto trapo “expone” al viento?? Y si entra una ráfaga y vuelca?? Además tendría que tener una buena vista conectada a un cerebro que vaya trimando la vela… Es, en efecto, un ejercicio teórico interesante pero poco viable, nos parece. Y digo interesante porque lo bueno es que haya ideas para conocer mejor un planeta con un efecto invernadero salvaje que puede darnos pistas para evitar que nos ocurra aquí.

Saúdos

VipondiuVipondiu

Desde luego imaginación no les falta! Aunque no doy un duro por la idea (los desafíos tecnológicos de un venerojod están en mi opinión muy por encima de nuestras posibilidades, y hay infinidad de misiones que creo más importantes y factibles), me gusta la originalidad de la propuesta. A lo mejor para Marte o Titán no es una idea tan descabellada; una especie de Huygens con ruedas o un Curiosity con velas…

EuropaEuropa

Ojalá NO la lleguen a aprobar, Lo digo por”la hegemonía NO rusa sino Soviética/centroEuropea en la exploración de Venus, Y lo que sabemos de ese infierno es precisamente gracias a nosotros los europeos , soñadores como si fuesemos de Venus. Recuerden lo que Rumsfeld dijo: “Los europeos son de Venus, nosotros somos de Marte”. Pues para nosotros, un orgullo ‘ser de Venus’. Punto.

AnonymousAnonymous

sigo preguntándome por que no hay dinero para estos proyectos y si para proyectos sin sentido como el SLS o capturar asteroides.

Dimitriy

Hay que reconocer que para moverse por la superficie la idea es buena. Me interesa bastante. Realmente podrian lanzar los rusos otro como este usando lo viejo como plataforma.

Lu curioso, y quiero destacrlo, es el nombre de proyecto. Daniel tmb se habra sorprendido. Para los que no lo sepan “zephyr”, se pronuncia asi un dulce ruso. Claro cuando vi la pegatina de la NASA y nombre ruso me ha hecho gracia.

Los americanos llevan tiempo intentando ver si llegan a Venus. Idea interesante pero limitada y no me parece muy estable la verdad

Erick EspinalErick Espinal

Tienes algún diagrama de como descenderia el Venerokhod, seria con alguna sonda Venera o ditectamente como esa imagen del rover de la NASA.

Daniel Marín

No hay diagrama porque nunca pasó de la fase de concepto, pero es de suponer que lo haría dentro de alguna cápsula basada en las Venera.

Erick EspinalErick Espinal

Yo se que nunca paso, pero yo me pregunta en la idea (osea en el concepto) lastima que no haya mas datos.
Saludos

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>