Guía de los cohetes chinos Larga Marcha

Por Daniel Marín, el 8 mayo, 2022. Categoría(s): Astronáutica • China • Cohetes ✎ 98

China lleva varios años siendo el país con más lanzamientos anuales del planeta, principalmente gracias a la serie de cohetes Larga Marcha. Pero, ¿estás cansado de no entender la diferencia entre un CZ-2C y un CZ-2D? ¿Te parecen iguales todos los cohetes chinos? Pues bienvenido a esta guía para no sentirse perdido con la serie Larga Marcha, también conocida como Long March en inglés o Chang Zheng (长征) en mandarín (personalmente, prefiero el nombre en español porque hace referencia a un suceso histórico: la Larga Marcha de los partidarios de Mao durante la guerra civil china). La serie de lanzadores Larga Marcha está a cargo de la corporación estatal CASC y se encargan de su construcción CALT, con sede en Pekín, y SAST, sita en Shanghái. Hoy en día hay numerosas empresas privadas chinas que están desarrollando sus propios lanzadores, pero hasta hace unos años la serie Larga Marcha era la única manera que tenía China de acceder al espacio. En cualquier caso, los nombres usados por estos lanzadores son bastante confusos y poco consistentes. Tradicionalmente, esta nomenclatura se regía por el orden de introducción en el servicio activo de cada versión. Así, la serie CZ-2 se introdujo antes que la CZ-3, por ejemplo, y, dentro de una misma serie, las letras también seguían un orden cronológico (el CZ-2C voló antes que el CZ-2D). Lamentablemente, este orden no nos dice nada sobre las características de cada cohete, que pueden ser muy diferentes. Y, por si fuera poco, la nueva familia de lanzadores Larga Marcha de queroseno ya no sigue el orden cronológico (por ejemplo, el CZ-6 voló antes que el CZ-5).

Lanzamiento de un Larga Marcha hipergólico (Weibo).

El primer punto que hay que tener claro es que los Larga Marcha se dividen en dos grandes familias: los antiguos lanzadores que usan propergoles hipergólicos y la nueva familia que emplea queroseno y oxígeno líquido (kerolox). El segundo factor para entender el programa de lanzadores Larga Marcha son los centros de lanzamiento. China dispone de cuatro centros: Jiuquan (JSLC), Taiyuan (TSLC), Xichang (XSLC) y Wenchang (WSLC). Los tres primeros están en el interior del país, mientras que el de Wenchang, el más moderno, está en la costa de la isla de Hainán. Por el momento, los lanzadores de nueva generación CZ-5, CZ-7 y CZ-8 solo despegan desde Wenchang, mientras que las misiones tripuladas Shenzhou únicamente despegan desde Jiuquan. Los lanzamientos a órbita geoestacionaria (GEO) tienen lugar desde Xichang con la serie CZ-3 o desde Wenchang con los CZ-5, CZ-7 y CZ-8. Del mismo modo, las sondas espaciales a la Luna se han enviado desde Xichang y Wenchang. Este último también es el centro espacial usado para las misiones planetarias y los lanzamientos de los módulos de la estación espacial china mediante el CZ-5. Consejo: si quieres identificar un centro espacial chino en las fotos, tienes dos opciones: una, aprenderte los caracteres (hanzi) de cada centro, que suelen aparecer rotulados en las torres de cada rampa; la segunda es el paisaje: Jiuquan está en medio de la estepa y el horizonte es plano, mientras que solo desde Wenchang se puede ver el mar y la vegetación es de tipo tropical. Taiyuan y Xichang están situados en sendos valles, pero en Taiyuan las montañas son más bajas que en Xichang y la vegetación es menos exuberante (obviamente, esto también depende de la rampa específica, la perspectiva y la estación del año).

Centros de lanzamiento orbital de China (CNSA).
Centros de lanzamiento y estaciones de seguimiento de China (CNSA).
Un CZ-2D despegando desde del centro espacial de Taiyuan. En la torre de servicio aparece el nombre del centro espacial (太原) (Xinhua).
Prestaciones de la familia Larga Marcha.

Familia Larga Marcha hipergólica

Pero vayamos al grano. Empecemos por la familia Larga Marcha hipergólica, que usa como propergoles hidrazina (UDMH) y tetraóxido de dinitrógeno. Actualmente, esta familia está formada por los lanzadores CZ-2C, CZ-2D, CZ-2F, CZ-3A, CZ-3B, CZ-3C, CZ-4B y CZ-4C. ¿Un lío? En realidad es más sencillo. Los puntos más importantes que debes conocer son los siguientes:

  • A pesar del nombre y parecido superficial, el CZ-2C y el CZ-2D no tienen nada que ver entre sí. La gran verdad del programa espacial chino que nadie te quiere contar —bueno, quizás exagero un poco— es que el CZ-2D es realmente un CZ-4 de dos etapas.
  • Los CZ-2C y CZ-2D son cohetes con dos etapas de serie, mientras que los CZ-4 tienen tres etapas por defecto. Los CZ-3 tienen tres etapas y aceleradores laterales que les hacen ser fácilmente distinguibles (menos el CZ-3A, que no lleva aceleradores).
  • El CZ-2F se parece al CZ-3B, pero es un lanzador diferente y se usa principalmente en misiones tripuladas Shenzhou y solo despega desde Jiuquan.
  • En realidad, el CZ-4B y el CZ-4C son básicamente el mismo cohete.
  • Todos utilizan alguna versión del motor YF-21 en la primera etapa y variantes del YF-24 en la segunda, que son motores de varias cámaras de combustión a su vez basados en el YF-20.
  • Solo los CZ-3 tienen una etapa superior criogénica (hidrógeno y oxígeno líquidos).
  • El CZ-2D y los CZ-4 son fabricados por SAST, mientras que el resto son obra de CALT.
  • Los CZ-2C y CZ-2D son los únicos que despegan desde Jiuquan, Taiyuan y Xichang.
  • Ninguno de estos lanzadores despega desde Wenchang.
Familia Larga Marcha hipergólica actualmente en servicio (CASC).
Motores YF-21 de primera etapa e YF-24 de segunda etapa de los Larga Marcha hipergólicos (CASC).
Esquema del motor YF-21C, una versión del motor YF-21 que usa toda la serie hipergólica Larga Marcha en la primera etapa (CASC).
Solo en China te puede caer un motor YF-21 en tu casa si vives cerca de un centro de lanzamiento (Xinhua).
Los motores de la serie hipergólica Larga Marcha, incluyendo variantes que ya no están en servicio (CASC).

El CZ-2C debutó en 1982 para lanzar los satélites espías FSW desde Jiuquan y actualmente está en servicio la tercera versión de este lanzador, introducida en 2004. Se usa, como el CZ-2D, para misiones a la órbita baja (LEO) y a la órbita polar heliosíncrona (SSO). Actualmente, se lanza sobre todo desde Xichang —su carga principal han sido satélites militares Yaogan—, pero también ocasionalmente desde Jiuquan y Taiyuan. A pesar de que es un lanzador de dos etapas, en 2008 se introdujo la etapa superior SMA, aunque únicamente se ha empleado en tres misiones, la última en 2018. Precisamente, ese año se introdujo la versión con la etapa superior YZ-1S para lanzamientos desde Jiuquan. Esta tercera etapa permite que el CZ-2C sea utilizado en un mayor rango de posibles misiones a SSO, compitiendo directamente con el CZ-4. Recientemente, se ha introducido una cofia más ancha, de 4,2 metros, que le da al lanzador un aspecto muy diferente. Como en el resto de lanzadores Larga Marcha, hay que reconocer que CASC nos facilita la tarea de identificación poniendo el nombre de la versión en grandes letras usando el alfabeto latino sobre el fuselaje, pero, por si tienes dudas, el CZ-2C siempre lleva un esquema de color blanco en sus dos primeras etapas, con anillos de color azul en el extremo superior de la segunda etapa y en los dos extremos de la primera etapa, que también lleva pintado un anillo azul justo en medio de la misma.

Versiones del CZ-2C (CASC/Eureka).

Por su parte, el CZ-2D es, como ya dijimos más arriba, una versión de dos etapas del CZ-4 que no tiene nada que ver con el CZ-2C. Entró en servicio en 1992 en Jiuquan para lanzar satélites FSW y hoy en día está activa la segunda versión de este vector, que fue introducida en 2003. Como el CZ-2C, sus misiones consisten en lanzamientos a LEO y SSO. Durante muchos años solamente despegó desde Jiuquan, pero a partir de 2016 comenzaron a despegar desde Taiyuan y, desde 2020, desde Xichang, aunque Jiuquan continúa siendo, con diferencia, su principal centro de operaciones. Al ser una versión de dos etapas del CZ-4, a diferencia del CZ-2C no usa etapas superiores, ya que, en caso de surgir la necesidad, para eso mejor emplear un CZ-4 directamente. No obstante, en 2018 se lanzó con la etapa superior YZ-3, diseñada para desplegar constelaciones de satélites (por ahora es el único lanzamiento de esta variante). Llegados a este punto, quizás te estés preguntando por qué China mantiene dos lanzadores tan parecidos en prestaciones, pero al mismo tiempo tan diferentes, como son el CZ-2C y CZ-2D. La respuesta es que el CZ-2D está fabricado por SAST, mientras que el CZ-2C corre a cargo de CALT. El CZ-2D es un complemento ideal del CZ-4, mientras que el CZ-2C utiliza sistemas comunes con los de la serie CZ-3, así que sus cadenas de producción tienen demanda de sobra. Además, durante muchos años ambos lanzadores actuaron como respaldo del otro en caso de que hubiese fallos o accidentes —que los hubo— que paralizasen temporalmente las misiones de uno de los dos vectores.

Versiones del CZ-2D (CASC/Eureka).

A nivel estético, el CZ-2D es fácil de identificar porque posee una primera etapa más larga que la del CZ-2C y, siguiendo el patrón de su hermano mayor CZ-4, las dos primeras etapas presentan una línea vertical formada por rectángulos rojos. Curiosamente, mientras el CZ-4 lleva además dos círculos azules en los extremos de la primera etapa y un círculo en el extremo de la tercera etapa, el CZ-2D solo lleva un círculo azul en el extremo inferior de la primera etapa y dos en los extremos de la segunda. Por otro lado, como todos los lanzadores hipergólicos Larga Marcha, son cohetes que separan las dos primeras etapas «en caliente». Es decir, la segunda etapa se enciende antes de separarse de la primera. Por este motivo, todos los Larga Marcha hipergólicos incorporan una estructura abierta que separa las dos etapas para permitir el escape de gases (como los cohetes Soyuz, Protón o Titán, por ejemplo). A veces esta estructura está a la vista y en otras ocasiones aparece cubierta por una tela protectora o por paneles de material aislante que se desprenden poco después del despegue (material que se usa además para proteger la cofia con la carga útil). Estos paneles, que provocan al caer una «lluvia» de fragmentos blancos, son comunes en los lanzamientos desde Jiuquan y Taiyuan, donde las temperaturas pueden ser más extremas.

Diferencias entre el CZ-2C, el CZ-2D y el CZ-4 (CASC/Eureka).

Luego tenemos la serie CZ-3, que es posiblemente la más fácil de describir. Son lanzadores que cuentan con una etapa superior criogénica dotada de dos motores YF-75 y solo despegan desde Xichang. Se usan para lanzamientos a GEO, misiones a la Luna o planetarias y para poner en órbita satélites de posicionamiento Beidou a órbitas medias (MEO). El CZ-3 original realizó su primer vuelo en 1984. Hoy en día hay en servicio tres versiones: CZ-3A —sin aceleradores laterales y que efectuó su primer vuelo en 1994—, CZ-3B —con cuatro aceleradores y que debutó en 1996 con un fallo catastrófico— y CZ-3C —con dos aceleradores y que apareció en 2008—. Hasta la entrada en servicio de los CZ-5 y CZ-7 de nueva generación, el CZ-3B fue el lanzador chino más potente y actualmente la versión que se emplea con más frecuencia es la CZ-3B/E (también conocida como CZ-3B/G3), introducida en 2011.

Versiones del CZ-3 (CASC/Eureka).

Los Larga Marcha CZ-4B y 4C son, como comentábamos, el mismo lanzador (antes usaban cofias diferentes, siendo la del 4C más ancha, pero hoy en día esa diferencia no es destacable en la mayoría de lanzamientos). Son lanzadores de tres etapas dedicados a misiones a la órbita baja y polar. Aunque teóricamente pueden despegar desde Xichang, Taiyuan o Jiuquan, la mayoría de misiones se llevan a cabo desde estos dos últimos centros, ya que la última misión desde Xichang tuvo lugar en 2018.

Versiones del CZ-4 (CASC/Eureka).

De la serie Larga Marcha hipergólica solo nos queda el CZ-2F. Dotado de cuatro aceleradores laterales, su aspecto es parecido al CZ-3B, pero en realidad es un cohete diferente. Se trata de un lanzador de dos etapas que deriva del CZ-2E, a su vez un vector que se basa en el CZ-2C. El CZ-2E fue un proyecto fracasado que debutó en 1990 y que fue desarrollado como alternativa del CZ-3 por si este último no salía bien (por aquel entonces había serias dudas de que China fuese capaz de desarrollar una etapa superior criogénica a tiempo). Precisamente, los aceleradores laterales de los CZ-3B y CZ-3C derivan de los desarrollados para el CZ-2E, por lo que el CZ-2F y el CZ-3 comparten esta característica. En todo caso, el CZ-2F es fácil de distinguir del CZ-3B porque se ha usado sobre todo en misiones tripuladas Shenzhou, en las que destaca el aspecto inconfundible de la torre de escape (si lleva cofia, la del CZ-2F es más grande que la del CZ-3B). Además, el CZ-2F únicamente despega desde Jiuquan, como vimos, un centro de lanzamiento fácilmente reconocible.

Versiones del CZ-2F y el CZ3B (CASC/Eureka).

Nueva familia Larga Marcha 

La nueva familia de lanzadores Larga Marcha no tiene nada que ver con la anterior. Fue concebida a finales de los 90 como una familia modular alrededor del motor de kerolox YF-100 con el objetivo de usar preferentemente el nuevo centro de lanzamiento de Wenchang, en la isla de Hainán. Desgraciadamente, CASC desaprovechó la oportunidad para poner algo de orden en la nomenclatura. En principio no debía ser muy caótica: solo había tres lanzadores, el CZ-5, el CZ-6 y el CZ-7, además de sus diferentes versiones. Lo malo es que el orden elegido no tenía nada que ver con el tamaño o la fecha de puesta en servicio: el CZ-6 sería el más pequeño y el primero en debutar en 2015. Con una capacidad en LEO de 1,5 toneladas, el CZ-6 es básicamente un microlanzador que queda muy lejos de las 25 toneladas que puede lanzar el CZ-5. El CZ-5 y el CZ-7, este último con una capacidad en LEO de 14 toneladas, son los lanzadores chinos más potentes en servicio y realizaron su primera misión en 2016, logrando que China superase en capacidad de lanzamiento a potencias espaciales veteranas como Japón o India y se pusiese al mismo nivel que Europa, EE UU y Rusia (el CZ-5 dispone además de una etapa central con motores criogénicos YF-77, una tecnología que pone a China por delante de Rusia en este aspecto). Sin embargo, la introducción de las diversas variantes de cada lanzador y, sobre todo, los nuevos CZ-8 y CZ-6A han complicado todavía más el panorama (hay que añadir a esta familia el pequeño CZ-11, que se trata de un microlanzador de combustible sólido derivado de un misil intercontinental y que no tiene nada que ver con el resto de cohetes Larga Marcha).

Los cohetes chinos de nueva generación. El CZ-8 incluye una primera etapa reutilizable (Weibo 年Memorian).

Veamos. El CZ-5 viene en dos versiones. La denominada CZ-5, a secas, en realidad no es la versión básica, sino la que dispone de una tercera etapa criogénica con motores YF-75D para vuelos más allá de la órbita baja. La versión de dos etapas, usada por ejemplo en los lanzamientos a LEO de los módulos de la estación espacial china, es la CZ-5B. Bueno, pese a todo, parece algo manejable, ¿no? Pues no tanto, porque en el CZ-7 la terminología cambia. La versión básica, la CZ-7, es la variante de dos etapas para misiones a LEO, mientras que la CZ-7A es la variante para misiones a GEO con una etapa superior criogénica (esta etapa con motores YF-75D proviene de la familia CZ-3 y es un elemento que une las dos familias de lanzadores).

Motores usados en la nueva generación de cohetes Larga Marcha. Los YF-100 e YF-115 son de kerolox, mientras que los YF-75D e YF-77 son criogénicos (CASC).
Versiones de los motores kerolox empleados en los Larga Marcha actuales (el YF-100M es la versión de vacío y el YF-100K la versión mejorada del YF-100 capaz de regular su empuje) (CASC).

Con la introducción del CZ-8 en 2020 las cosas se han puesto más «interesantes». Este lanzador parece simplemente una versión con dos aceleradores laterales del CZ-7, pero en realidad se trata de un diseño diferente, ya que, mientras el CZ-7 es un lanzador de dos etapas centrales de kerolox, la segunda etapa del CZ-8 es criogénica. O sea, que básicamente el CZ-8 es un CZ-7A con dos aceleradores laterales al que se le ha quitado la segunda etapa. De esta forma, gracias a la capacidad de reencendido de la etapa criogénica, este lanzador puede realizar misiones a varios tipos de órbitas. El problema a la hora de comprender la actual nomenclatura es que la versión sin aceleradores laterales —conocida informalmente como CZ-8A— finalmente se llama igual que la variante con dos aceleradores, es decir, CZ-8. O sea, que cada uno los diferencie viendo imágenes. Además, hay que añadir el CZ-8R, la versión reutilizable del CZ-8 que deberá ser lanzada en breve.

Todos los lanzadores de la nueva familia Larga Marcha (CASC/Eureka).

Pero el asunto se va a complicar, y mucho, con la nueva generación de cohetes CZ-7 de dos etapas. Esta nueva generación incluye variantes con dos y ningún acelerador lateral, al igual que el CZ-8, y solo dos etapas, con la segunda criogénica. O sea, también al igual que el CZ-8. Entonces, ¿qué diferencia habrá entre el futuro CZ-7C de dos aceleradores y el CZ-7D sin aceleradores con los actuales CZ-8? Pues simplemente que estos nuevos CZ-7 tendrán una segunda etapa criogénica mejorada con un motor YF-75E y una primera etapa más alargada… a excepción del CZ-7D sin aceleradores, que será prácticamente idéntico al CZ-8 sin aceleradores. ¡Viva la confusión!

Nuevas versiones del CZ-7 (CASC/Weibo:@later不是我的名字).

Pero no se vayan todavía, que aún hay más. Este año también ha despegado por primera vez el CZ-6A. A pesar de su nombre, este lanzador no tiene prácticamente nada que ver con el CZ-6. Se trata básicamente de un CZ-7 sin tercera etapa criogénica y con cuatro aceleradores laterales de combustible sólido (es la primera vez que en China se usan aceleradores de combustible sólido en un cohete de propelentes líquidos). El CZ-6A también tendrá variantes con dos o ningún acelerador lateral, por lo que esta subfamilia entra en competencia directa con los CZ-8 y nuevos CZ-7. ¿Por qué China ha decidido triplicar esfuerzos con estos lanzadores? Básicamente, porque puede. Pero, más allá del poderío económico del país asiático, la principal razón es que, como ocurría en el caso de la competencia entre el CZ-2C y CZ-2D, los CZ-6 y CZ-6A son fabricados por SAST, mientras que el CZ-7 y el CZ-8 son obra de CALT. Además, los CZ-6A despegan, por el momento, desde Taiyuan, mientras que los CZ-7 y CZ-8 lo hacen, también por el momento, solo desde Wenchang. Ahora mismo, la demanda de lanzamiento de satélites chinos es tan grande que la disponibilidad de lanzadores es un grave cuello de botella para las instituciones estatales y empresas privadas del país, así que no pasa nada porque haya unos cuantos lanzadores que solapen sus prestaciones justo en el segmento de mercado más solicitado, un segmento del que ahora se encargan los CZ-2C, CZ-2D y CZ-4B/C. Precisamente, esta enorme demanda explica que China no haya retirado todavía la antigua familia de lanzadores hipergólicos en favor de los nuevos Larga Marcha de kerolox y que, al mismo tiempo, esté fomentando agresivamente el desarrollo de nuevos lanzadores privados en este segmento.

Los futuros lanzadores tripulados chinos CZ-5ZRL y CZ-5DY (Weibo: YoujyouYouki Mirai).

Por último, no podemos olvidarnos de los planes de futuro de CASC. En los próximos años se introducirán los cohetes CZ-5ZRL y CZ-5DY, que no tienen nada que ver con el actual CZ-5, salvo por el uso de motores YF-100 modificados (YF-100K) capaces de regular su empuje. Estos nuevos cohetes de kerolox usarán siete motores en su primera etapa y se utilizarán para lanzar la nueva nave tripulada china a la órbita baja y en misiones a la Luna. La primera etapa de estos lanzadores debe ser reutilizable, como la del ya mencionado CZ-8R y, quizás, la de algunas versiones de cohetes ya existentes, como el proyecto CZ-6R. También deberá ser reutilizable el futuro lanzador a base de metano (sí, también la segunda etapa) o el superlanzador CZ-9, capaz de colocar 150 toneladas en LEO y que en su versión actual dispondrá de una primera etapa monobloque con 26 motores de metano.

Otra imagen del CZ-5DY (izquierda) y el CZ-9 para misiones lunares (CASC).
Cambios en el cohete gigante CZ-9. Ahora llevará 26 motores de metano en la primera etapa (CASC/Weibo:@later不是我的名字).

Está claro que a la familia Larga Marcha le queda mucho por delante. Si todo sale según lo previsto, serán cohetes de esta familia los encargados de poner astronautas chinos en la superficie lunar allá por 2030. Y ahora ya no tienes excusa a la hora de identificar todas las versiones en servicio.

Pon a prueba tus conocimientos e identifica los lanzadores chinos que despegaron en 2021 (también hay cohetes privados y de CASIC) (CASC).


98 Comentarios

  1. Parece que la variedad, y complejidad de la escritura China, se ve reflejada en sus cohetes. 😉 Un gran artículo y bravo por China 👏

    El uso de las letras latinas es muy común en la escritura China y siempre son en mayúsculas porque combina mejor con sus caracteres o grafos. Más o menos las usan como nosotros usamos las letras griegas de forma simbólica.

  2. vengo a «informarme» un poco…sobre ….nada…nada.

    no soy nadie.. solo una ilusión óptica…gracias por el articulo

    si alguien quiere contarme un secreto… soy todo «oídos» (y sensores)..por favor escriban abajo.

    chau.

  3. Gracias Daniel por esta entrada clarificadora. Pensé que los cohetes rusos serían la oferta más liosa, pero China si no la supera, le viene cerca.

    Pienso que la síntesis de Space-X es el modelo a seguir, pero puedo entender la oferta actual, como unas semillas, entre las que quién mejor sepa adaptarse conseguirá más contratos y el mercado en el futuro. Ello significa llegar a una eficacia en reutilización.

  4. «Long March en inglés o Chang Zheng (长征) en mandarín (personalmente, prefiero el nombre en español porque hace referencia a un suceso histórico: la Larga Marcha de los partidarios de Mao durante la guerra civil china)»
    Si supieras que en el canal en español de CCTV (CGTN) suelen nombrar, tanto a la serie de cohetes, como al evento historico: «Gran Marcha» tal cual suena. Por otro lado uno de los cohetes privados (no recuerdo cual exactamente) que fue lanzado hace un tiempo, se encuentra expuesto en un museo de arte y le «grafitearon» un poema.

    1. Interesante. Sí, en vez de traducir del inglés, lo suyo sería traducir directamente del chino. Y dada la referencia, quizás sería mejor llamar a los modelos CZ, ‘gran marcha’. Creo que llamarlo ‘gran marcha’ molaría más.

      Pero al final son sólo nombres y lo realmente importante es que sepamos a qué objetos se refieren en última instancia y que nos entendamos todos cuando se pronuncian «long march», CZ, «larga marcha» o «gran marcha».

      Alguno soltará que entrar en estas discusiones, es dar soporte a una dictadura. Yo veo acertada esa aclaración, que llena un hueco de cultura con acierto, aunque tenga que ver con la historia de China, más que con la ingeniería coheteril.

      1. Hola Policarpo, bueno yo solo lo comentaba como curiosidad, pues viendo los noticieros, algun documental que otro (un par trataba sobre la vida de algunos trabajadores de CASC y los ultimos sobre los 100 años del PCCH) y a veces la cobertura de algun lanzamiento que otro, me sigue gustando el tradicional por sonar poetico y fanfarrioso, saludos.

        1. Mala mia, comentario incompleto, quize decir esto:
          «Hola Policarpo, bueno yo solo lo comentaba como curiosidad, pues viendo los noticieros, algun documental que otro (un par trataba sobre la vida de algunos trabajadores de CASC y los ultimos sobre los 100 años del PCCH) y a veces la cobertura de algun lanzamiento espacial, todos nombraban casi o sin ninguna excepcion «Gran Marcha» y no el conocido «Larga Marcha», igual me sigue gustando el tradicional por sonar poetico y fanfarrioso, saludos.»

  5. Bueno, he necesitado varios días para leer y re leer la guía para entender por qué China elige esas nomenclaturas, pero no, igual no lo entendí jajajaja.
    Magistral artículo Daniel gracias

  6. Excelente guía Daniel, muchas gracias
    Interesante sería saber cuanto le cuestan a China estos lanzadores y si tienen planes a mediano o largo plazo de eliminar la serie de propulsores hipergólicos

    1. los van a eliminar tan pronto una vez entrado en servicio los nuevo lanzadores tripulados y no tripulados..
      y también estoy d acuerdo con q se llama «gran marcha» en vez d larga marcha suena mejor, aquí en Venezuela los medios también los llaman «gran marcha»

        1. Y van a haber mas seguramente, es el riesgo de hacer algo, que puedes fallar, también es lo bueno de hacer algo, lo puedes mejorar.
          Yo en cambio espero funcione como la seda EL PRIMER MOTOR A ENTREGAR de Blue origins, y no le pase nada en su debut…

          1. Lo que parecía inconcebible hace unos días ahora parece muy plausible: el impecable Raptor 2 (comentario obligatorio: sí, es un motor apabullante, más que nada porque lleva más de una década de desarrollo y ha permitido que EEUU posea tecnología que antes sólo podía envidiar a Rusia… pero evidentemente necesita aún mucho trabajo más) puede estar por detrás del BE-4.

            Ya que hay que explicitar lo evidente: Blue Origin tiene que entregar un motor, bien certificado y probado según estándares contractuales rígidos, a un CLIENTE, que paga por ello, cuyo modelo de negocio de proveedor de transporte espacial depende de ellos. No tiene nada que ver con SpaceX, que se lo hacen para ellos mismos, no sueltan prenda en cuanto a las prestaciones *reales* que están obteniendo, ni rinden cuentas a nadie (más allá de a la NASA, secretamente y sólo en relación al contrato HLS, así que probablemente no hay nada de «full disclosure» del Raptor. Aunque el motor no funcione bien, pueden forzar la maquinaria, bajar las prestaciones muy por debajo de lo necesario para hacer vuelos «de prueba» (= de márketing), etc.

            Blue Origin está en la recta final para entregar motores operativos a su cliente pagador ULA. SpaceX no se sabe bien a qué punto está, pero estos fallos no tienen pinta de deliberados, especialmente considerando la «reacción de pánico» de los vendidos de NSF en torno a los vídeos y la ausencia de «soplos internos» que indiquen que estos resultados estaban previstos o no son preocupantes. Recordemos que algunos de vosotros, y algunos más que faltan por aquí, afirmábais sin asomo de duda que el Raptor estaba listísimo para la acción espacial hace 3 años. Un poco de autocrítica.

          2. El coro “OT” anti-SpaceX de siempre: Erick+pochimax+David B, algo predecible;
            estaba esperando la aparición de David B para comentar:
            como antecedente esa imagen ya la había visto en el desarrollo del Falcón 9 cuando se probaba motores, y cuando caían las etapas que explotaban en el mar.

            El Raptor es un motor más grande que los Merlins que impulsa el cohete Falcón y difiere de su predecesor en diseño y combustible, permite una mayor eficiencia, limpieza, simpleza y re-utilización. La ultima generación del motor cohete Raptor 2, ha estado en los bancos de prueba desde diciembre, se comenzó en diciembre pasado y SpaceX ha estado haciendo funcionar los motores en distintas configuraciones y en regímenes cada vez mas exigentes entregando cada vez más empuje a presiones más altas que el motor de primera generación, pero ese aumento del rendimiento, naturalmente, ejerce más presión sobre los componentes del motor. Hasta ahora se ha logrado asegurar 230 toneladas de empuje, lo que representa un aumento significativo con respecto al motor de primera generación del motor Raptor.
            que ¿que paso con esta prueba?, es algo a aclarar, cualquier comentario es especular, aunque se puede plantear hipótesis de lo ocurrido.
            Para finalizar, dos cosas:
            – la presión de la cámara se refiere a la presión a la que se mezclan el combustible y el oxidante en la cámara de combustión de un motor. Este es el componente que enciende el vapor y los subproductos resultantes crean el empuje que permite que el cohete despegue de la superficie del planeta.
            – El Raptor 2 usa metano como combustible y oxígeno líquido como oxidante.

          3. *bostezo*

            F9 =/= SS

            En EEUU tienen una cláusula muy clarita en todos los contratos de rentabilidad que haces con bancos: «la rentabilidad pasada no es garantía de rendimientos futuros».

            Eso, cuando se aplica a la diferencia entre un sistema ligeramente evolucionado sobre lo existente, basado en técnicas -sobre todo de computación- esperando a ser utilizadas, frente a otro que supone un salto cuántico de capacidades, márgenes, potencias y fabricación a niveles nunca vistos, ni nunca probados antes… pues tiene aún más sentido.

            Tus «naturalmente» se basan en nada: es poco razonable esperar que estén probando los Raptors que tanto necesitan en Boca Chica para pruebas de montaje, enfriado, además de muy posiblemente (y finalmente) encendidos estáticos, los vayan a arriesgar innecesariamente en McGregor. Sobre todo después de que el mismo Musk admitiera que se les «derretía un poquito la cámara de combustión». Sobre todo después de que el Raptor 1 resultara tener graves problemas de estabilidad. Sobre todo cuando lo que urge es hacer ver a la NASA, y a quien sea, que el sistema Starship tiene visos de realidad como cohete funcional, y no como -imperfecto- banco de pruebas móvil o prototipo de soldadura. Sobre todo después de que el aumento de presión a 230 bares resultase inevitable para hacer encajar los números del HLS aunque fuera sobre el papel, y aunque fuera con puñados de lanzamientos mastodónticos (y necesariamente reutilizables, por no hablar de esa transferencia criogénica orbital) para una sola misión

            Para finalizar, gracias por las dos cosas que todos sabemos. El BE-4 que acaba de completar 5000 segundos cumulativos sin fallos también usa metalox, ¿sabes? Ese BE-4 sinónimo de retrasos, problemas y risas generales, considerado el fondo del barril en cuanto a eficiencia de desarrollo.

          4. Jx. David B suelta comentarios muy elaborados, con conocimientos sobre la materia y desde el punto de vista mío, brillantes. ¿No crees que aunque no coincida con tu punto de vista, merece un halago?

    1. Que vida más triste chico. Estar en una pecera esperando a que aquellos con los que no empatices tengan fracasos en vez de celebrar las victorias propias. Un claro indicativo de fragilidad ya que se hace patente tu lucha interior por evitar caer en la tentación de celebrar un éxito que te gustaría pero no celebras por un alienamiento basado eb una entelequia.

        1. En estas situaciones, está claro que no preguntarán a Elon Musk, porque saben cuál será su respuesta.
          La gente piensa en el dinero y el prestigio, Elon piensa en Marte.

        2. Elon manda más de lo que debería en prácticamente todo lo que toca, por mucha estructura legal que haya detrás. Starship es un proyecto totalmente dependiente de su voluntad, y que sacó adelante en contra de la opinión de la mayoría de la compañía (que tuvo que tragar y subirse al vagón, o bajarse del tren calladitos), incluída Shotwell. Otra cosa es que ahora, por estrategia, convicción o coerción, sea la que se dedica a dar plazos ilusorios a diestro y siniestro – como esos vuelos de carga a la Luna que ya deberían estar listos hace medio año.

          Lo que sí hay que concederle a Musk es que deja bastante claras sus intenciones, por muy reprensibles que sean, o que al final acabe dándole la vuelta a la tortilla.

      1. Not Scott Manley:
        Of course when SLS and Gateway reliably establish a human presence around the Moon in the late ’20s instead of the early part of the decade, the same group of anything-but-SpaceX «Skeptics» will be making videos (and angry tirades, and techbro-ing all over Twitter) about how anything-but-SpaceX is terrible because they sometimes didn’t hit estimates based on different political climates, aims and budgets.

        Lo bueno de mover los postes de la portería según la dirección de la veleta ese día es que al final puede acabar en el campo contrario.

  7. OT : no sé si Daniel hará blog pero china lanzo con éxito su cuarta nave con suministro para la estación espacial china esperemos que su naves anteriores re ingresen de forma controlada en el océano pacifico por qué no quiero ver titulares sensacionalistas sobre ello en la prensa proyanki de Argentina 😒

  8. bueno…a decir verdad… estaba entre los parches de misión del nro L-4, L-6, L-14,L-15(orion 8), L-19, L-32, L-39 (mi avatar actual)…

    o sino entre el parche de mision del shuttle STS-51-C (del DoD), o el 22nd Military Airlift Squadron (el «dont ask»), o el «Si Ego Certiorem Faciam Mihi Tu Delendus Eris» de un escuadron aereo, o el «23rd Space Operations Squadron», el 23rd Space Operations Squadron (contiene un ufo)…
    vamos…los mas «inquietantes»… si conocen alguno de la usaf (de tests, sr-71 habu, f-117, groom lake, etc), o similares me avisan que puedo cambiarlo.

      1. Impresionante articulo, de los de cum laude (y ya van unos cuantos).
        Aclarada la nomenclatura de la mas enrevesada (y prolija) familia de cohetes.
        Gracias, una vez mas, Daniel.

Deja un comentario

Por Daniel Marín, publicado el 8 mayo, 2022
Categoría(s): Astronáutica • China • Cohetes