El extraño lanzamiento «lateral» del Astra Rocket

Por Daniel Marín, el 29 agosto, 2021. Categoría(s): Astronáutica • Cohetes • Comercial • Lanzamientos ✎ 90

La empresa Astra sigue sin encontrar la buena suerte. El que debía ser el tercer intento de alcanzar la órbita del cohete de esta empresa estadounidense tuvo lugar el 28 de agosto de 2021 a las 22:45 UTC. El cohete Astra Rocket 3.3 (LV0006) despegó desde la rampa LP-3B del Complejo del Espaciopuerto del Pacífico en la isla de Kodiak, a unos 400 kilómetros de Anchorage (Alaska). Sin embargo, menos de un segundo después de la ignición de los cinco motores Delphin uno de ellos falló y el cohete se separó de la rampa con una apreciable inclinación. Contra todo pronóstico, el vector se enderezó y, durante unos pocos segundos, comenzó a desplazarse lateralmente. Más increíble aún fue que el cohete logró remontar el vuelo con cuatro motores y consiguió ascender hasta unos 33 kilómetros de altitud. Pero tras dos minutos y medio se dio la orden de apagar los motores para evitar que el lanzador cayese en alguna zona no prevista (después del gasto de combustible provocado por el número circense inicial era simplemente imposible que alcanzase la órbita), por lo que el vehículo acabó en el océano. El cohete llevaba la carga STP-27AD1 para la Fuerza Aérea de EEUU (USAF), que básicamente consistía en un lastre con una serie de sensores e instrumentos acoplados a la tercera etapa para evaluar las prestaciones del vector en los vuelos de prueba.

El Astra Rocket 3.3 comienza a desviarse de su trayectoria nada más despegar (nasaspaceflight.com / Astra).

Para Astra es un serio revés porque, además de ser el tercer intento fracasado de alcanzar la órbita, es también el sexto vuelo del vehículo. Y ni una sola de las misiones de este cohete han terminado bien. El cohete de Astra se denomina así, Rocket —o sea, ‘cohete’—, a secas, por lo que se le suele denominar Astra Rocket para evitar confusiones absurdas. Se trata de un microlanzador de tres etapas capaz de colocar unos 100 kg en órbita baja que usa queroseno y oxígeno líquido como propelentes. La primera etapa posee cinco motores Delphin de 28 kilonewton de empuje cada uno, mientras que la segunda emplea un motor Aether de 3,3 kN. Tiene 11,6 metros de longitud y un diámetro máximo de 1,32 metros. Todo en el Astra Rocket ha sido concebido para abaratar cada lanzamiento, que debe salir por un máximo de tres millones de dólares cada uno (comparado con los cerca de nueve millones de dólares que puede costar una misión del Electron de Rocket Lab). A pesar de los fallos, en los últimos años Astra ha recaudado más de 500 millones de dólares de diversos inversores privados y tienen más de cincuenta misiones planeadas. Fundada en 2017 por Chris Kemp —cofundador de OpenStack— en California, Astra ha contado con el apoyo financiero de Eric Schmidt, antiguo jefe de Google y actualmente su valor ronda los 2100 millones de dólares. El pasado julio la empresa salió a bolsa. El objetivo de Astra es realizar un lanzamiento diario alrededor de 2025.

El cohete 3.3 en la rampa (Astra).
Fases previstas de la misión (Astra).
Un Cohete antes de ser colocado en posición vertical (Astra).

La empresa Astra intentó en tres ocasiones lanzar un cohete en 2018 como parte del Desafío DARPA, una iniciativa creada por esta agencia militar para fomentar el desarrollo de microlanzadores capaces de lanzar pequeñas cargas militares de forma rápida y barata. Ese año Astra perdió los Astra Rocket 1.0 y 2.0 en lanzamientos suborbitales fallidos. El 23 de marzo de 2020 volvieron a intentarlo con el Astra 3.0, ahora sin la presión del desafío DARPA, pero el vehículo explotó en la rampa durante una prueba de carga de propelentes. El 12 de septiembre y el 14 de diciembre del año pasado siguieron intentándolo con los Astra Rocket 3.1 y 3.2, pero no alcanzaron la órbita. Por lo menos, el Astra Rocket 3.2 sí llegó lo suficientemente lejos como para que se separase la primera etapa e hiciese ignición la segunda, aunque por culpa de un desafortunado problema con la mezcla de combustible el cohete se quedó a 0,5 km/s de alcanzar la velocidad orbital, motivo por el cual el Astra Rocket 3.3 llevaba unos nuevos tanques ligeramente más grandes.

El Cohete en las instalaciones de Kodiak (Astra).
Detalle de los motores Delphin (Astra).

Alcanzar la órbita es difícil y no podemos ser muy duros con los chicos de Astra. En cualquier caso, esta misión sirve para recordar que, aparte de los inversores privados, los militares estadounidenses también están muy interesados en disponer de una nueva generación de microlanzadores capaces de colocar satélites de forma rápida y sencilla, una habilidad muy necesaria en caso de conflicto (el Astra Rocket cabe en un container comercial). En todo caso, el Pentágono no apoya directamente a todas las empresas de microlanzadores que aparecen en el mercado, sino a las que considera más prometedoras. Esta estrategia es justo la contraria que la que vemos en China, donde recientemente se han multiplicado las compañías que desarrollan microlanzadores. Allí, la mayoría de estas empresas han recibido el apoyo de los gobiernos provinciales o, incluso, municipales, mientras que el gobierno central se mantiene relativamente al margen (obviamente, esto no siempre es aplicable a aquellas empresas subsidiarias de compañías públicas, como ExSpace). ¿Cuál de los dos métodos es el más efectivo? A priori, probablemente el estadounidense —siempre es mejor apostar al caballo ganador, o sea, a la empresa o empresas que destaquen frente a sus competidores—, pero no olvidemos que China tiene mucho dinero que quiere —o tiene— que invertir en el desarrollo de nuevas tecnologías. En los próximos años veremos qué estrategia es la mejor.

Durante la misión de diciembre de 2020 el Astra Rocket 3.2 estuvo a punto de llegar a la órbita (Astra).
Lanzamiento de un Cohete (Astra).



90 Comentarios

  1. Un vuelo suborbital con estilo y ¿que? … , creo que han dicho por alli.

    Imaginar que el objetivo es lanzar uno al dia me trae a la cabeza las líneas regulares de autobus.
    (guagua para algunos de este blog)

    Ad Astra o arrastra !

  2. Desarrollar un sistema muy económico de cero es muy difícil por qué eliminas todo lo que lo hace seguro, solo ganas fiabilidad perfeccionando y corrigiendo fallos, no puedes sumar peso ni poner más motores ni duplicar, te lo juegas todo a una mano y si falla buscas el fallo y lo solucionas, vamos unos valientes.

  3. Se aprecia tras la ignición que una pieza de metal golpea el cohete de forma brusca. ¿Alguien sabe de que mecanismo se trata? Parece una sujeción que no se ha desacoplado del vector y del tirón ha salido disparada.

  4. No deja de ser curioso cómo, al quedarse sin un motor, tenía el empuje justo para quedarse ahí estático, y conforme se fue agotando el combustible (y por tanto aligerándose el cohete) el empuje fue ya suficiente como para subir. Por poco que hubiesen cargado algo más de combustible, alcanzan la órbita, la verdad es que el software cojonudo.

    1. …al menos el sistema de empuje vectorial del Astra funcionó de maravilla!!!

      Interesante OT:

      La estación orbital rusa estará rodeada por un «escuadrón» de satélites
      Una «nube» de satélites volará alrededor de la Estación de Servicio Orbital Rusa (ROSS). Dos veces héroe de la Unión Soviética, diseñador general de la Corporación de Cohetes y Espacio Energia, miembro correspondiente de la Academia de Ciencias de Rusia Vladimir Soloviev dijo esto en una entrevista con TASS.

      «Se puede crear un escuadrón de satélites para ROSS. Creemos que esto será nuevo en la tecnología espacial si una» nube «de naves espaciales con sus propias misiones vuela a una distancia de 100-200 km de la estación», dijo Solovyov.

      Según el diseñador general, ROSS tendrá un módulo con una plataforma externa. Desde él será posible dar servicio, repostar y reparar naves espaciales. «Si le pasa algo, necesita un pequeño remolcador espacial para volar hasta él, llevarlo y entregarlo en la estación», explicó.

      Soloviev enfatizó que Energia está lista para hacer frente a todo el proyecto de la estación orbital rusa, si se confía en ella.

  5. Primicia:

    Ya no hay que esperar hasta 2030…

    Remolcador nuclear espacial Zeus ,
    (El primer lanzamiento tendrá lugar después de 2027. Están previstas al menos tres expediciones: a la Luna, a Marte ya uno de los planetas distantes del sistema solar).
    El primer vuelo del módulo de transporte y energía (TEM) de Zeus llevará 50 meses. Así se afirma en la presentación del director ejecutivo de Roscosmos para los programas prometedores y la ciencia Alexander Bloshenko, presentado en el marco del maratón educativo «Nuevos conocimientos».

    1. Que si, y en Rusia todo será maravilloso y ataran los perros con salchichas. Quizás cuando Putin muera (mas pronto que tarde) y venga alguien que no fastidie tanto los derechos de minorías (religiosas, sexuales y étnicas) y entonces no tenga sanciones y demas, pues podra ir pensando en hacerse.

      De momento el Zeus es un bonito pptx que no vera la luz, no por ganas sino por el «mardito parné»

      1. El sistema de goteo para 2024:

        Centro de investigación que lleva el nombre de MV Keldysha (parte de Roscosmos) planea probar un enfriador de goteo-emisor para el remolcador nuclear Zeus a bordo de la Estación Espacial Internacional (ISS) en 2024-2025. El director general de la empresa, Vladimir Koshlakov, se lo contó a TASS en el foro técnico-militar internacional «Army-2021».

        Rogozin: Roscosmos está esperando resultados revolucionarios de las pruebas de elementos de un remolcador nuclear en la ISS
        Probar un enfriador-emisor por goteo para el remolcador nuclear Zeus a bordo de la Estación Espacial Internacional (ISS) es un tema importante para Roscosmos, que podría tener resultados revolucionarios. Esta opinión fue expresada por Dmitry Rogozin, Director General de Roscosmos, informa TASS.
        «El tema más importante para nosotros, donde esperamos resultados revolucionarios. Solo un remolcador espacial nuclear puede convertirse en un sistema espacial de transporte para el movimiento de grandes estaciones científicas o módulos orbitales tripulados en el sistema solar y más allá», escribió el jefe de Roscosmos en su canal de Telegram.

Deja un comentario