Cumbre ministerial de la ESA 2019: más dinero para el espacio

Por Daniel Marín, el 29 noviembre, 2019. Categoría(s): Astronáutica • ESA ✎ 123

Finalmente la Cumbre Ministerial de la Agencia Espacial Europea (ESA) que se celebró los días pasados en Sevilla (Space19+) ha sido un completo éxito. Y es que las cumbres ministeriales de la ESA son momentos decisivos en los que muchos programas reciben el hachazo en función del dinero disponible. Poner de acuerdo a 22 países, en ocasiones con intereses contrapuestos, es tan complejo que lo verdaderamente milagroso es que la ESA logre lanzar algo al espacio. No olvidemos además que, según el formato de participación de los países socios, el dinero que pone un país debe ser devuelto en forma de contratos (obviamente, no siempre es posible lograr este equilibrio en el 100% de los casos), un requisito que complica todo el proceso. En todo caso, el Director General de la ESA, el alemán Jan Wörner, esperaba llegar a los 14500 millones de euros para los programas que deben financiarse a lo largo de los próximos cinco años. Al final, los distintos países que forman la ESA han decidido poner sobre la mesa 14388 millones (de esa cantidad, 12500 millones son para los próximos tres años), el presupuesto más alto de la historia de la agencia espacial.

Cumbre ministerial Space19+ de Sevilla (ESA/DLR).

¿Y esto es mucho? El éxito de estas cumbres se suele medir no tanto en dinero, sino en número de programas cancelados. Y en este sentido podemos decir que Space19+ ha sido un éxito rotundo para la ESA porque no ha sido necesario cancelar ninguno (aunque algún programa se ha quedado en la cuerda floja). El programa más beneficiado es Copernicus —que en realidad es un proyecto conjunto con la Comisión Europea— para observación de la Tierra. Copernicus es responsable de los ya famosos satélites Sentinel que se dedican a monitorizar la Tierra en distintas longitudes de onda. Ha tenido tanto éxito que ha recibido más dinero del previsto: 2541 millones en vez de 2390 millones (España pondrá 170 millones). Este incremento permitirá desarrollar nuevos satélites Sentinel y otros (CHIME, CIMR, CO2M, CRISTAL, LSTM o ROSE-L) en los próximos años.

Dinero destinado a los distintos programas de la ESA (ESA).
Dinero aportado por países (ESA).

Por otro lado, el programa científico recibe un aumento del 10% hasta alcanzar casi tres mil millones de euros, lo que ha permitido acelerar el desarrollo de los grandes observatorios espaciales Athena y LISA para que despeguen con un año de diferencia (a partir de 2031). Athena será el mayor telescopio espacial y podrá observar el cielo en rayos X, mientras que LISA es un conjunto de tres satélites que volarán en formación para crear un interferómetro láser gigante que será capaz de detectar ondas gravitacionales con una longitud de onda muy larga. Que los dos proyectos puedan estar funcionando al mismo tiempo son muy buenas noticias, ya que se complementarán perfectamente: muchos de los episodios violentos que generan ondas gravitacionales tendrán una contrapartida en rayos X que podrá ser detectada por Athena para dilucidar su naturaleza.

Objetivos del programa Copernicus (ESA/EC).
Observatorio de rayos X Athena (ESA).
Las misiones Athena y LISA (ESA).

Los programas de exploración han recibido casi todo lo que necesitaban (1953 millones frente a 1980 millones). De esta forma se garantiza la participación europea en el programa Artemisa. La ESA confirma que construirá dos módulos de la estación lunar Gateway —iHAB y SPRIT (System Providing Refueling, Infrastructure and Telecommunications)— y destina 300 millones para comenzar su construcción. También se confirma que la ESA construirá los módulos de servicio de las misiones lunares tripuladas Artemisa 3 y 4. La ESA quiere además que la ISS siga habitada hasta 2030. Actualmente, el acuerdo entre los socios de la estación espacial prevé que se mantenga operativa hasta 2024, aunque todo el mundo da por hecho que se ampliará a 2028.

Módulo iHAB de Gateway construido conjuntamente entre JAXA y ESA (JAXA).
Configuración actual de la estación Gateway para el programa Artemisa con el módulo PPE, el HALO, una nave de carga y el módulo lunar HLS (NASA).

Del mismo modo, la sonda lunar HERACLES en colaboración con Japón y Canadá sigue en marcha —gracias a una inyección de 150 millones—, así como el programa conjunto para construir la misión de retorno de muestras de Marte (MSR), realizada junto con la NASA. La misión MSR consiste en tres sondas, de las cuales la misión Mars 2020 de la NASA será la primera. La ESA —sobre todo el Reino Unido— quiere construir el rover SFR (Sample Fetch Rover) para recoger las muestras que deje atrás Mars 2020. Este rover despegará en 2026 a bordo de la sonda SRL (Sample Retrieval Lander), a cargo de la NASA. Por otro lado, Francia e Italia liderarán la construcción del orbitador ERO (Earth Return Orbiter) encargado de traer las muestras desde la órbita marciana a la Tierra y que debe ser lanzado en 2028 o 2030.

El orbitador europeo ERO abandona la órbita de Marte con muestras rumbo a la Tierra (ESA).
Calendario de acciones de las sondas de la misión MSR entre ESA y NASA (NASA).
La etapa de ascenso de HERACLES despega desde la Luna con las muestras (ESA)

La parte peor parada fue la correspondiente a la «seguridad espacial», un nuevo apartado de la agencia que incluye el estudio de la actividad solar, el estudio del peligro de los asteroides cercanos y la basura espacial, y que recibió solo 432 millones en vez de los 600 millones que se solicitaban. La misión británica Lagrange no logró la financiación prevista y por ahora solo se podrán desarrollar sus instrumentos (cuando una misión espacial no recibe dinero suficiente para ser aprobada, el premio de consolación es poder desarrollar los instrumentos, que es una forma diplomática de decir que el programa continúa, pero que sufrirá retrasos y no se puede descartar una posible cancelación). Lagrange es un observatorio solar que estará situado en el punto de Lagrange L5 del sistema Tierra-Sol. De esta forma será capaz de ver las regiones activas de nuestra estrella antes de que sean visibles desde la Tierra. O sea, será una especie de sistema de alerta temprana de tormentas solares.

Misión Lagrange para prevenir el efecto de las tormentas solares (ESA).

Pese a todo, la misión Hera, también perteneciente al apartado de seguridad espacial, ha salvado el cuello y sigue adelante gracias a la infusión de dinero de Alemania. La noticia ha sido una sorpresa porque muchos ya daban por finiquitada esta misión. Hera es en realidad la reencarnación de AIM, una misión que fue precisamente cancelada tras no pasar el corte de la Cumbre Ministerial de hace unos años (a su vez, AIM fue la heredera de la ambiciosa misión Don Quijote, también cancelada). Hera, que cuenta con importante participación española, debe estudiar el asteroide binario Didymos unos cuatro años después de que la sonda DART de la NASA impacte con el miembro —o «luna»— más pequeño, apodado Didymoon. Hera llevará «rovers» que desplegará sobre la superficie de los asteroides de forma parecida a la sonda japonesa Hayabusa 2.

Diseño actual de Hera, la reencarnación de AIM, estudiando el cráter dejado por DART (ESA).
Hera estudiando el cráter dejado por DART en Didymoon (ESA).
Emblema (un poco feo, la verdad) de la misión Hera (ESA).

El apartado de programas de transporte —o sea, «cohetes»— recibe 2240 millones de euros. Los lanzadores Vega C y Ariane 6 continúan como estaba previsto (ninguna sorpresa en este punto). Italia se sale una vez más con la suya y el Space Rider también continúa con su desarrollo hacia ninguna parte, aunque recibe menos dinero del previsto debido a las reticencias del resto de países a la hora de participar en el programa (normal).

Space Rider (ESA).
Vega-C (ESA).

Tras esta Cumbre, Alemania es el principal contribuyente de la ESA con diferencia (22,9%), seguida de Francia (18,5% y 2660 millones), Italia (15,9% y 2280 millones) y Reino Unido (11,5% y 1650 millones). España participa en la agencia espacial con 852 millones de euros, el 5.9%. Lo importante es que todos los proyectos espaciales de la ESA siguen adelante. Como vemos, no todo son malas noticias cuando hablamos de política espacial

Referencias:

  • https://www.esa.int/About_Us/Corporate_news/ESA_ministers_commit_to_biggest_ever_budget
  • http://blogs.esa.int/space19plus/
  • https://www.esa.int/About_Us/ESA_Publications/Space19_flyers
  • https://esamultimedia.esa.int/docs/corporate/Space19plus_charts.pdf


123 Comentarios

  1. Leí en El País:

    “ España ha aportado 80 millones al programa de exploración humana y robótica, un apartado en el que tenía muy poca presencia.”

    ¿Existe alguna posibilidad de que esto signifique que hemos “comprado” un billete para la ISS? Ojalá sea así y veamos otro astronauta español pronto, que ya toca.

    1. Para eso tendría que haber una nueva convocatoria para astronautas de la ESA, ¿no? No parece haber nada así próximamente. Es más, parece que la intención es que la promoción actual haga dos viajes a la ISS, cada uno.
      Y la compra de billetes para subir tal o cual astronauta concreto de mi país, creo que lo hacen directamente las agencias nacionales, sin el paraguas de la ESA.
      http://www.esa.int/Space_in_Member_States/Spain/Graduacion_de_los_nuevos_astronautas_europeos

  2. Quiero recordar, por si ayuda, cómo funciona la ESA. Hay programas obligatorios, decididos por la propia ESA y en la que los países contribuyen obligatoriamente según la aportación común que decidan hacer.
    Pero también hay programas voluntarios, que generalmente propone y lidera un país concreto, y luego otros países se suman o no al proyecto en función de si les interesa o no (generalmente lo que hay es un “yo te apoyo y participo con lo tuyo si tú también lo haces con el mío)
    El Space Rider es un ejemplo muy claro, liderado muy claramente por Italia y que ha conseguido el resto de apoyos necesario.
    Lo digo como explicación de cosas aparentemente inexplicables.
    También explica que hasta que Francia (su industria) no interiorice que hay que hacer un cohete reutilizable, no avanzaremos por ahí.

  3. La apuesta española del 5.9% es un incremento notable de la inversión en ciencia. España con este porcentaje, ha incrementado su participación un 20%. Lo que no se ha dicho, es que por cada euro invertido, se devuelven 2.1€ en forma de contratos, lo cual es genial : invertimos en el futuro, desarrollamos la industria, creamos puestos de trabajo cualificados y ganamos peso en las decisiones tomadas.Me pregunto por qué no se dispara la inversión con estos beneficios.

  4. – Me parece muy positivo el apoyo al programa científico. Me gustan proyectos como Lisa. Es algo realmente importante, vale la pena invertir dinero. Lástima de las fechas.

    – S. Israël, CEO de Ariane:
    “Ariane 6 and Vega C are the solid cornerstones on which we will build our collective future successes”

    “The programs approved for the joint upgrade of Ariane 6 and Vega C will make innovation and competitiveness benefit all our customers.”

    Me hace gracia que se gasten tanto dinero en mejorar la competitividad comercial del Ariane 5-6 y el Vega.
    Al final, para poder vender lanzamientos a un precio competitivo, Europa se ha gastado varios millardos.
    Y es una batalla perdida de antemano; deberían dedicar ese dinero a acelerar el programa de reutilización.

    Si el Ariane 64 tiene un precio moderado (110-120 M$ para 2 satélites grandes a GTO) podría ser competitivo con los precios actuales.
    Pero es posible que, de aquí a su debut, los precios de mercado bajen, especialmente si Blue Origin entra en el juego de forma competitiva.

    El Vega lo tiene aún más difícil para ser rentable comercialmente. A no ser que los gobiernos intervengan con ayudas y patrocinios, las universidades y empresas de minisats europeas contratarán el servicio de rideshare del F9R, mucho más barato.

    El programa de cohetes reutilizables sigue igual: el demostrador Callisto en 2021-22 y Themis (demostrador/booster low-cost) en 2025.
    La aplicación de estas tecnologías en el Ariane Next, el primer cohete semi-reutilizable europeo, no está prevista hasta 2030+.
    Sin comentarios.

    – Ya que la reunión era en Sevilla, podían haber sacado a Isabel Pantoja al escenario a cantar el que debería ser el himno oficial de la agencia: “Yo soy ESA”.

    “Yo soy ESA

    Yo era luz del alba, espuma del río,
    Candelita de oro puesta en un arta;
    Yo era muchas cosas que ya s’han perdío
    En los arenales de mi voluntá.
    Y ahora soy lo mismo que un perro sin amo,
    Que ventea er sitio donde va a morí.
    Si arquien me pregunta que como me llamo,
    Me encojo de hombros y contesto así:

    Yo soy… ESA…
    Esa oscura clavellina
    Que va de esquina en esquina
    Vorviendo atrás la cabesa.
    Lo mismo me llaman Carmen,
    Que Lolilla que Pilá;
    Con lo que quieran llamarme
    Me tengo que conformá.
    Soy la que no tiene nombre,
    La que a nadie le interesa,
    La perdición de los hombres,
    La que miente cuando besa.
    Ya… lo sabe… Yo soy… ESA…”

    Puede observarse cierto paralelismo entre la letra y la realidad: Ariane era la luz del alba y ahora es un perro sin voluntad. Y la ESA va de esquina en esquina según sean los planes de la NASA.

    https://youtu.be/q4_ztkjrExs

      1. Sí, la tradicional esquizofrenia teutona. Quiero ser gran potencia porque tengo un complejo de inferioridad que los hispanistanís ya quisieran (por eso esas peacho banderas que ponen a las primeras de cambio, los teutos, claro), y puteo a rusos y chinos mientras lamo el culo de Mi Señor de Washington, lo cual es una estrategia cuanto menos, estupefaciente. Quiero gas ruso y tal y tal y le digo a los ukronazis lo que quieren oír y luego soy yo el que le calza las yoyas a los danomemos por el Norddy, y a mi Señor compracoches le digo que le compro el gas y luego se lo endiño a los hispanistaníes. Y a los chinos les digo Oh Luz Soberana de Oriente, tradicional amistad Teutosínida, y en casa recibimos a los hongkongnitas en un Hooligan Party quemando banderas chinescas y alabando a San Molotov del Cóctel. Y luego dan un golpe de Estado en Bolimpia y voy y lo aplaudo y como somos Gil & Pollas ahora el litio se lo llevan los gringos, y ahora me pongo de perfil. Y apretamos tuercas por doquier con The Budget pero luego yo lo subo porque, bah, a mí me sobra.

        Yo no les haría mucho caso. Son como Albert el Veleta, y cogen papeletas para acabar igual. Es cierto que Frau Chaquetas (Titanlux) tiene modales como Dios manda, pero otro vendrá que buena la hará.

  5. Asi no se avanza mucho, porque no destinar durante una decada el 80% de los recursos a mejorar lanzadores, tecnologias de propulsion y similar?

    No podemos ir a estas velocidades de mierda por el universo

  6. Como todos sabemos Amancio Ortega ha inflado con su dinero el presupuesto de la Sanidad Pública Española. ¿Podría un club de espaciotranstornados salvar con sus cuotas privadas una misión de la ESA, suponiendo que los socios votaran dentro del club que tal misión es muy importante para ellos?

  7. Damas y Caballeros (tradicional salutación en igualdaddegenerés), nunca se debe subestimar el Poder del Miedo. Es lamentable que las cosas funcionen cuando Fobos y Deimos aparecen en escena, pero la especie humana es asín. Viendo contribuciones tan espectaculares como la de Estonia, de 9 millones de pavos, por no hablar de ese país tan rojeras (de boquilla, como los conserveras) como Eslovenia, y sus 5 kilos, uno no puede por menos de sentir… simpatía. Luego tenemos a Bélgica, que pone casi tanta pasta como España, y más del doble que los Países Bajos, o Portugal que también más que duplica a Rumanía (y Luxemburgo casi más que estos dos juntos).

    Bien, pues tengo una idea. Ya se sabe, si Mahoma no va a la montaña… Venga un derrumbamiento. ¿Qué tal si todo el mundo pone una cuota fija basada en su PIB ppp y su ídem per capita? Ah, que luego hay un follón con lo de los retornos. Pues despabilando. Igual que le han visto las orejas al lobo en esta, pueden suministrar váteres bálticos a la ISS (hubo una crisis el otro día y tirando de bragapañales) o hacer las pruebas de aerofrenado en el golfo de Piran.

    1. El poder del miedo es inmenso, pero para sentir miedo hace falta que nos llegue algún estímulo por los sentidos. Los medios de comunicación se encargan de embotarnos los sentidos para que no veamos la que se avecina como no nos comamos todo el exceso de CO2 en un atracón, en unos pocos años.

        1. Bromas aparte: es discutible que las agencias espaciales estén compitiendo entre sí o con la industria privada, pero es indiscutible que no pueden competir con la ciencia ficción, por ejemplo esa nave estrella que aún no se ha diseñado.

          1. Rafa escribe claramente Starship, si a estas alturas no sabes lo que es starship igual no necesitas interesarte por un crece pelo, sino por algo para la memoria.

            Ciencia ficción son la mayoría de ocurrencias que nos regalas alegremente, ideas dignas de la ciencia ficción serie B. Starship es otra cosa, un proyecto ya iniciado más adelantado que muchos otros que leemos por el blog de las agencias públicas, por mucho que su diseño esté sujeto a modificaciones constantes el proyecto Starship es una realidad no un power point

          2. Creo que hay 2 tipos de límites respecto a la ciencia ficción : físicos y económicos. Hacer una nave pequeña que se mueva como un abejorro y con la sensación de poseer energía de sobra, no lo veo. Sería un límite físico. Una nave espacial gigante hecha en el espacio, sí se podría hacer con suficiente dinero

  8. Me han pasado esta historia por Facebook. ¿Es cierto que se puso en el espacio una tapa de alcantarilla?

    “Fran, [01.12.19 16:45]
    El objeto artificial más rápido no es un avión hipersónico o una nave espacial, sino una gran tapa de alcantarilla … Cuando los EE. UU. comenzaron a realizar pruebas nucleares subterráneas, nadie sabía realmente qué pasaría. El 26 de julio de 1957 se colocó una bomba de prueba en el fondo de un pozo de 150 metros de profundidad, y alguien pensó que era una buena idea colocar una tapa de hierro de media tonelada en la parte superior para contener la explosión, pero cuando tuvo lugar la misma, nada se encontró de ella. Robert Brownlee, un astrofísico que diseñó la prueba, quería repetir el experimento con cámaras de alta velocidad para poder descubrir qué sucedió con la tapa, así que se creó otro experimento, esta vez a 175 metros de profundidad, y se colocó una tapa de alcantarilla similar de media tonelada en la parte superior. El 27 de agosto de 1957 detonaron la bomba y las cámaras de alta velocidad apenas captaron una vista ella cuando salió disparada y se dirigió al olvido. Brownlee usó los fotogramas para calcular la velocidad en más de 125,000 millas por hora, más de cinco veces la velocidad de escape de la Tierra,y por lo tanto el objeto más rápido hecho por el hombre en la Historia.

    Los físicos han debatido el paradero de las dos tapas desde entonces. Recientemente, con la ayuda de supercomputadoras y mucho más conocimiento científico, los físicos están seguros de que no habrían tenido tiempo de quemarse por completo antes de salir de la atmósfera. Esto significa que las dos piezas habrían pasado la órbita de Plutón en algún momento alrededor de 1961 y ahora están mucho más allá del borde del sistema solar.”

    Por cierto, estaría bien un artículo sobre el proyecto de cañón espacial de Gerald Bull.
    Gracias por tu blog, no cambies.

  9. Me he bajado la app de nextspaceflight. Vienen los lanzamientos pasados y futuros. Te avisa de cuándo va a haber un lanzamiento inminente y te conecta directamente al directo, si lo hubiera. Mola mazo. Me siento todavía más friki desde que la tengo jajaja. La recomiendo, por lo poco que la llevo usando.

  10. A resultas de la app, jejeje, veo que SpaceX pretende lanzar dos veces desde la rampa 40, con un intervalo de apenas 12 días.
    Supongo que será por lo del tema del contrato de los militares. Si lo logra se adelanta a ULA, en esto.

  11. Eso es lo mejor de todo, con diferencia. En realidad, ya puestos a despellejar, en un mundo feliz la observación de este planeta debería ser tarea de una organización, y la exploración del espacio, de otra, totalmente diferente por mucho que la cocina sea la misma. No es sólo la ESA, también la NASA (aunque en el caso americano, sí hace honor al acrónimo, la primera A). Pero bueno, segurísimo que pillas los “inconvenientes” de algo así (las sondas de Marte poco interés tienen para la seguridad nacional). En rigor, hay organismos como Meteosat, que conste que lo digo porque así visibilizar y formatear presupuestos es mucho más limpio. Y a mayores, un organismo así incluso podría ser internacionalizado mucho más fácilmente (algo tipo la OMS, o la UNESCO), p.ej. el PNUMA (UNEP en inglés) podría perfectamente hacerse cargo.

    Y en China encantados de la vida y metiendo pasta a chorros (con su pertinente cuota de satélites en la flota). Cuando se habla por aquí de PIB, me sorprende que nadie saque el argumento de las cuotas de la ONU. P.ej. EEUU es el paganino del 22% del tinglado, China sólo apoquina el 12%. Cierto que esto depende de muchos factores (entre ellos la moneda en que se hace el presupuesto, y que el propio FMI es una agencia de la ONU), y que a mayores cuotas mayores tajadas de poder, sin embargo como dices, esto no hay otra forma de enderezarlo que a través de estaa vías.

    1. Es imprescindible la cooperación internacional, con acciones globales a gran escala para intentar capturar el CO2 que sobra en la atmósfera.

      Ya no es cuestión sólo de haga falta un organismo de la ONU para la observación desde el espacio. Es que hace falta, inmediatamente, un organismo con capacidad de decisión global para aplicar medidas valientes, aunque puedan parecer peligrosas desde el punto de vista ecológico. Por ejemplo:

      Fertilizar la superficie del océano, para que crezcan microalgas a costa del CO2. Es algo probado aunque a muy poca escala. Recuerdo que hace años se hizo un experimento de verter unas toneladas de mineral de hierro en polvo sobre una zona del Antártico. Esa zona se volvió verde en pocos días.

      La situación es tan desesperada que creo que merecería la pena poner a trabajar el proceso más eficaz de retirada de CO2, cuya “maquinaria” se fabrica sola a toda velocidad reproduciéndose. Quizá bastara con que todos los barcos y aviones que cruzan el océano, en cada viaje, dispersaran sobre su superficie unas toneladas de polvo con los elementos esenciales que faltan para la vida en ese medio desértico.

      Quizá ese proceso no sea nuevo. Sospecho que cuando la población de ballenas era mucho mayor, estas en sus viajes anuales fertilizaban el mar con sus excrementos, y el mar correspondía con mucho más alimento que el que da a

  12. O sea, es que Italia pone el 75% de la pasta para el SpaceRider. Eso lo explica todo.
    https://spacenews.com/italy-satisfied-with-outcome-of-esa-ministerial/
    La ESA no reveló el valor total prometido a Space Rider en la reunión, pero afirmó que Italia está proporcionando el 75% del total. Eso llevó a preguntas en la conferencia de prensa al final de Space19 + sobre si Space Rider es realmente un programa europeo en lugar de un programa nacional.

  13. Me alegro, pero aun falta algo importantisimo, un vehiculo para lanzamiento de astronautas.
    La ESA va a quedarse como siempre, sin enviar a nadie con sus lanzadores.
    Creo que deberian apostar por ello.

Deja un comentario