Lanzamiento de TESS, el cazador de exoplanetas

Hoy ha despegado una misión que dará mucho que hablar en los próximos años. Se trata de TESS, la tercera misión espacial dedicada exclusivamente a la búsqueda de planetas extrasolares después de CoRoT y Kepler. TESS (Transiting Exoplanet Survey Satellite) descubrirá miles de exoplanetas que, a diferencia de Kepler, podrán ser estudiados a posteriori por observatorios terrestres y otros telescopios espaciales como el James Webb. TESS ha sido lanzado el 18 de abril de 2018 a las 23:51 UTC mediante un cohete Falcon 9 v1.2 que despegó de la rampa SLC-40 de la Base Aérea de Cabo Cañaveral (Florida) en la misión F9-53. El Falcon 9 llevaba la primera etapa B1045, de tipo Block 4, que aterrizó poco después en la barcaza Of Course I Still Love You. La B1045 realizó su primer vuelo y es la última fabricada de tipo Block 4 (la B1046 es la primera de tipo Block 5, o Versión 7 como ahora la llama Elon Musk) y debutará en el lanzamiento del satélite Bangabandhu 1 el próximo mes de mayo.

El descubridor de planetas TESS (NASA).
El descubridor de planetas TESS (NASA).

El lanzamiento estaba originalmente planeado para el 16 de abril, pero un problema con los modelos usados para el sistema de guiado y navegación (GNC) obligó a posponerlo dos días. Una vez más se intentó la recuperación de la cofia, en esta ocasión con el barco GO Pursuit, que debía sacar una de las mitades de la cofia del agua. Este ha sido el 38º lanzamiento orbital de 2018 y el séptimo de un Falcon 9 en lo que va de año. Es la 24ª vez que SpaceX recupera la primera etapa de un Falcon 9. La segunda etapa realizará un encendido para alcanzar una órbita solar y evitar así que pueda convertirse en basura espacial.

TESS (NASA).
TESS (NASA).

Aunque TESS se ha presentado como la misión ‘sucesora de Kepler’ realmente no lo es, ni en el aspecto tecnológico ni en el astronómico. Eso sí, TESS usará la misma técnica que Kepler y CoRoT para detectar planetas: el método del tránsito. O sea, medirá el brillo de las estrellas con gran precisión para detectar la disminución del mismo debida al paso de un planeta por delante del disco estelar. Este método nos da información sobre el tamaño y la órbita del planeta, pero por lo general no sobre la masa (para ello hace falta una detección independiente por el método de la velocidad radial o que haya más planetas en el sistema). Si queremos detectar muchos exoplanetas mediante esta técnica podemos emplear varias estrategias. La primera es la que usó Kepler: apuntar continuamente con un telescopio a una región del cielo repleta de estrellas (por ejemplo, la zona de la Vía Láctea). Esto nos permite maximizar el número de descubrimientos, pero tiene una pega y es que las estrellas observadas son por lo general demasiado débiles y lejanas para ser observadas por instrumentos terrestres u otros telescopios espaciales. ¿Y por qué es esto importante? Pues porque si queremos analizar la composición atmosférica de los exoplanetas usando espectroscopía de transmisión necesitamos una relación señal-ruido elevada, algo imposible si las estrellas están demasiado lejos o son muy débiles.

Detalles de TESS (NASA).
Detalles de TESS (NASA).

Por eso TESS usará otra estrategia. En vez de emplear un único telescopio de gran tamaño se usan varias cámaras que cubran una zona muy amplia del cielo. De esta forma seremos capaces de estudiar suficientes estrellas brillantes para detectar un número importante de planetas alrededor de ellas (obviamente, en la bóveda celeste hay menos estrellas brillantes que débiles). Esta técnica presenta no obstante dos problemas. El primero es que, aunque no se requiere un telescopio de grandes dimensiones —Kepler usaba un espejo primario de 1,4 metros de diámetro—, sí que debemos usar varios detectores con su óptica asociada en vez de uno solo, lo que puede complicar el diseño y la calibración de los datos. El segundo problema es que para detectar un gran número de exoplanetas no conviene mantener apuntadas las cámaras a la misma región del cielo durante mucho tiempo y esto implica que no podremos observar de forma continua la mayor parte de objetivos. Eso significa que la mayoría de planetas que descubra TESS serán mundos que estarán muy cerca de sus estrellas. Kepler tenía como objetivo descubrir exoplanetas similares a la Tierra tanto en tamaño y parámetros orbitales (exotierras), pero lamentablemente sus volantes de inercia fallaron justo antes de que lograse este objetivo. Por contra TESS podrá detectar planetas extrasolares de tamaño terrestre, pero su temperatura superficial será muy elevada. A cambio, la ventaja es que los observatorios terrestres o el James Webb serán capaces de analizar las atmósferas de los planetas descubiertos por TESS, si es que tienen.

¿Se puede buscar un compromiso entre ambas técnicas? Sí, se puede, y eso es precisamente lo que hará la futura misión PLATO de la ESA. PLATO observará fijamente una región del cielo con muchas estrellas, pero irá cambiando de zona regularmente, eso sí, con menos frecuencia que TESS (el propio telescopio Kepler en su misión K2 también ha llevado a cabo una técnica parecida). No obstante, puesto que TESS es la primera misión que buscará exoplanetas en estrellas relativamente brillantes es normal que su objetivo sea cubrir todo el cielo para descubrir el mayor número posible.

TESS (NASA).
TESS (NASA).

TESS es un pequeño satélite de 365 kg construido por Orbital ATK usando la plataforma LEOStar-2. La misión está gestionada conjuntamente por el Centro Goddard de la NASA y el MIT (Massachusetts Institute of Technology). El investigador principal de la misión es George Ricker, del MIT. Su único instrumento son cuatro cámaras CCD construidas por el Lincoln Lab del MIT. Cada cámara cubre un campo de 24º x 24º y posee una óptica con siete lentes y un detector formado por cuatro sensores CCID-80 con 6,8 megapíxels. La precisión fotométrica será de 200 partes por millón en el periodo de una hora. Las cuatro cámaras cubren una región del cielo de 24º x 96º en un momento dado. TESS cambiará de región de observación cada 27 días, por lo que tardará dos años en cubrir los 26 sectores en los que se ha dividido la bóveda celeste, 13 por cada hemisferio. En realidad TESS cubrirá el 85% del cielo, pero la mayoría del 15% restante ya ha sido cubierto por la misión K2 de Kepler.

dad
Los 26 sectores en los que se divide la bóveda celeste para TESS. En azul los sectores que observará en un momento dado (NASA).
sas
Regiones cubiertas por las cámaras de TESS (NASA).

Los sectores se superpondrán cuanto más al norte o al sur de la eclíptica nos encontremos, lo que significa que los polos de la eclíptica serán observados continuamente durante casi un año y así se podrán detectar planetas habitables alrededor de estrellas de tipo K. Mientras observa un determinado sector del cielo TESS se concentrará en una lista de 15.000 estrellas de un catálogo con un total de 200.000 estrellas. Se usarán dos métodos de observación. Por un lado se medirá el brillo de estas 200.000 estrellas con una alta precisión en intervalos de dos minutos y, al mismo tiempo, se obtendrán imágenes completas de un sector entero de 24º x 96º cada media hora (con muchas más estrellas en cada foto). Como resultado TESS adquirirá 27 GB de datos cada día.

Las cuatro cámaras de TESS (NASA).
Las cuatro cámaras de TESS (NASA/MIT).
Sistema óptico de TESS (NASA).
Sistema óptico de TESS (NASA).
Elementos de una cámara de TESS (NASA).
Elementos de una cámara de TESS (NASA).
Detalle de una de las cámaras (NASA).
Detalle de una de las cámaras (NASA).
Detalle de uno de los cuatro detectores de una cámara (NASA).
Detalle de uno de los cuatro detectores de una cámara (NASA).

TESS podrá apuntar al cielo con una precisión de 3,6 segundos de arco y una estabilidad en el apuntado que garantiza que no se moverá más de 0,05 segundos de arco cada hora. Para ello dispone de cuatro volantes de inercia, uno de ellos redundante, y dos sensores estelares. El sistema de propulsión principal consiste en cuatro propulsores de hidrazina con una capacidad de Delta-V de 268 m/s. La energía será suministrada por dos paneles solares que generarán 530 vatios como mínimo. La plataforma LEOStar-2 en la que se basa TESS se ha usado en otros satélites de pequeño tamaño de la NASA como OCO, GALEX o NuSTAR.

Detalle de la parte trasera de TESS (NASA).
Detalle de la parte trasera de TESS (NASA).
Dimensiones de TESS (NASA).
Dimensiones de TESS (NASA).
as
Elementos de la nave (TESS).
sas
Detalle del cuerpo principal del vehículo con los volantes de inercia y el depósito de hidrazina (NASA).

Con el fin de facilitar las tareas de observación el equipo de TESS ha ideado una ingeniosa órbita desde donde el pequeño observatorio realizará su trabajo. Para ello se ha alcanzado un compromiso entre el tiempo de observación en cada sector, la necesidad de transmitir grandes cantidades de datos a la Tierra y el requisito de que TESS observe preferentemente con el Sol a su ‘espalda’ (la temperatura de los CCD debe ser de unos -75 ºC para minimizar el ruido electrónico). Así, la órbita final será muy elíptica, con un perigeo de 108.000 kilómetros y un apogeo de 376.000 kilómetros, es decir, la distancia de la Luna aproximadamente. El periodo orbital será de 13,7 días y la órbita estará en una resonancia 2:1 con la Luna, es decir, por cada dos vueltas de TESS alrededor de la Tierra la Luna efectuará una. Es la primera vez que se usa una órbita de este tipo.

sas
Órbitas de TESS. En verde las órbitas iniciales, en azul la de transferencia tras el sobrevuelo de la Luna y en rojo la definitiva (NASA).
Curiosa órbita de TESS, de 108.000 x 373.000 kilómetros (NASA).
Curiosa órbita de TESS, de 108.000 x 373.000 kilómetros (NASA).

Para alcanzar esta órbita de trabajo TESS  primero tres órbitas y media más pequeñas que concluirán en un sobrevuelo de la Luna. Partiendo de una órbita inicial de 200 x 275.000 kilómetros y 28,5º de inclinación, TESS usará su sistema de propulsión en el perigeo para elevar el apogeo primero hasta los 375.000 kilómetros y luego hasta los 400.000 kilómetros. En esa última órbita realizará el sobrevuelo lunar, a una distancia de 8.000 kilómetros de distancia, y situará a TESS en una órbita provisional con una inclinación de 37º, un perigeo de 108.000 kilómetros y 478.000 kilómetros de apogeo. Posteriormente TESS encenderá su sistema de propulsión en el perigeo para reducir la distancia máxima a 376.000 kilómetros y alcanzar la resonancia 2:1 con la Luna. Esta resonancia asegura que las perturbaciones gravitatorias por culpa de la Luna serán despreciables. La órbita final se alcanzará 60 días después del lanzamiento y el sobrevuelo lunar se producirá alrededor del 17 de mayo.

Otro detalle de la órbita de TESS (NASA).
Otro detalle de la órbita de TESS (NASA).
Secuencia de eventos para alcanzar la órbita final (NASA).
Secuencia de eventos para alcanzar la órbita final (NASA).

El centro de control de la misión de Orbital ATK está situado en Dulles (Virginia). TESS usará la red de espacio profundo (DSN) de la NASA para transmitir la ingente cantidad de datos que obtenga y comunicarse con el control de la misión. Cuando TESS pase por el perigeo aprovechará para descargar los datos a la Tierra a una velocidad de 100 megabits por segundo en banda Ka durante un intervalo de cuatro horas. Los datos serán procesados en el Centro Ames de la NASA y revisados por el MIT antes de hacerse públicos.

La mayoría de las 200.000 estrellas que estudiará TESS tendrán un tipo espectral entre F5 y M5. O sea, desde estrellas ligeramente más grandes que el Sol hasta enanas rojas muy pequeñas. Pero, ¿cuántos planetas detectará TESS? Obviamente no lo sabemos todavía, pero serán miles. Como cometamos más arriba TESS observará 200.000 estrellas en conjuntos de 15.000 cada dos minutos, pero también podrá analizar muchas más en las imágenes de gran campo que se tomen cada media hora. Se espera que descubra más de 15.000 exoplanetas de gran tamaño (gigantes gaseosos, gigantes de hielo y minineptunos), pero también unas 200 supertierras y aproximadamente 50 planetas de tamaño parecido al terrestre. El descubrimiento de planetas más pequeños se verá perjudicado por un ligero problema con la óptica que se descubrió demasiado tarde. En total se estima que la cosecha de TESS rondará los 20.000 exoplanetas nuevos.

Estimación de los planetas que descubrirá TESS en función de su tamaño (NASA).
Estimación de los planetas que descubrirá TESS en función de su tamaño (NASA).
Posición en la bóveda celeste de los planetas que descubrirá Kepler (NASA).
Posición en la bóveda celeste de los planetas que descubrirá TESS (NASA).

TESS surgió en 2005 como el proyecto HETE-S dentro del MIT a partir de la experiencia con el satélite HETE-2. En principio se barajó usar entre nueve y doce cámaras y una órbita baja ecuatorial. En 2009 el MIT buscó la colaboración con empresas privadas como Google y posteriormente el Centro Ames de la NASA se sumó a la iniciativa. TESS fue presentada como candidata para las misiones Small Explorer en 2011 y 2012, pero no sería hasta abril de 2013 cuando fue formalmente aprobada por la NASA con un coste de 180 millones de dólares (337 millones en total teniendo en cuenta los gastos de lanzamiento y mantenimiento de la misión).

Emblema de la misión (SpaceX).
Emblema de la misión de SpaceX (SpaceX).
Logo de la misión (NASA).
Logo de la misión (NASA).
Fases del lanzamiento (SpaceX).
Fases del lanzamiento (SpaceX).

Inserción en la cofia:

DawVYOrUQAE-MsI Daq-1OHXcAAwXiU

El cohete en la rampa:

2417839_600

41499784332_3b0949bbac_k

Da6nQiSX4AE0Kj7 Da543lkUwAULPBs

Lanzamiento:

41512968122_20c2e31de3_o 41512967962_f200890c78_k

40837911204_04776b5a30_k

41512967372_6f1611c58d_k

 



73 Comentarios

  1. Eres como Rayo McQueen!!!!
    Ten cuidado, A ver si acabas alterando el tiempo y sacas los artículos
    antes de que sucedan las cosas…

    Gran entrada, como siempre.
    Gracias.

  2. Impresionante, por fin tenemos TESS en el espacio…otra gran misión desplegada por un Falcon…

    Hasta 20.000 mil planetas, hace unos años, esto era ciencia ficción, sin duda en la astronomía, se está viviendo una edad de oro…aunque muchos de estos planetas sean gigantes gaseosos, no olvidemos que muchos de ellos pueden tener lunas, que si los planetas se encuentran en zona habitable, quizás sean lugares especiales para la vida…

    Veremos que descubre, pero seguro nos sorprende y mucho…

  3. Explicado a la perfección, deseando ver sus descubrimientos, me ha sorprendido el pequeño tamaño del observatorio y su aparente “sencillez”, se me ocurre que en vez de solo uno, podrían haber lanzado una pequeña constelación para poder cubrir mas tiempo la misma zona del cielo y así permitir el descubrimiento de planetas en la zona habitable.

    1. Eso es. por otro lado con Falcón 9 reutilizables y una construcción en serie de satélites de este tipo sencillos podría observarse de esta manera todo el firmamento durante décadas y de manera continuada y permanente.
      Y no penséis solo en planetas también estudiará y detectará binarias eclipsantes y variables y cualquier cosa que oculte la luz de una estrella.
      A un coste asumible.

  4. Gracias daniel!! que bueno saber que ya esta despegando una mision parea descubrir mas exoplanetas. o sea, una real, que ya este en operacion.

  5. Fascinante, Daniel.

    Somos los primeros humanos (bueno… que yo sepa) que conocen y estudian exoplanetas. Sin duda es uno de los temas más interesantes de nuestro mundillo, uno de mis favoritos y uno que estimula la imaginación y la sed humana de descubrimientos y aventuras.
    Una misión ilusionante.

    Poco a poco (de momento), SpaceX va ahorrándole unos milloncejos a la NASA.

    1. Que te lo crees tú. Si mal no recuerdo SpaceX le ha facturado a la NASA 97 millones de dólares por lanzar este satélite. Una subvención, diría yo.

      1. De haberlo lanzado con un Atlas V habría costado unos 50 millones más, como mínimo.
        Con un Ariane, ni te digo.

        Por cierto, a estas alturas deberías saber que los lanzamientos NASA o DoD conllevan mayores requisitos y gastos que los comerciales (y no sólo para SpX; para todos)

        1. Pregunta: ¿no hay lanzadores pequeños?
          Estamos hablando de poner en orbita menos de 400kg.
          Aunque la descripción de Daniel no dice si incluye el combustible, de todas formas parece un despropósito.

          1. No solo cuentan los kilos, este satélite llegará a orbita lunar, poner esos kilos ahí no lo hace cualquier lanzador.

  6. pregunta para Dani : ¿porque la cofia es tan grande en comparación con la carga? quizá se ahorraban unos kilos -y delta v – de cofia si era mas chica.

    1. SpaceX solo tiene un tamaño único en sus cofias y desarrollar una nueva más pequeña exclusivamente para esta misión es una pérdida de tiempo (y dinero). Además de que no necesitan más Delta-V ya que el Falcon 9 es una bestia y cargas como el TESS las lanza sin problema a la órbita a la que lo ha lanzado.

  7. Fenomenal Daniel
    Ayer seguí el lanzamiento, por cierto gracias a tu twitter me enteré mejor, me manejo mal en inglés. Ahora tengo en este artículo todos los datos y fotos de la misión. Gracias siempre Daniel.

  8. Viendo la desproporción entre la cofia y la carga, me pregunto si para este tipo de misiones no sería posible usar cofias más pequeñas, seguramente serían más baratas de fabricar (aunque quizá el ahorro sea muy poco y ni se lo planteen)

  9. Gozada de artículo cómo ayer ver el lanzamiento, aunque me perdiera parte del principio. Sospecho que TESS nos va a dar no pocas sorpresas a pesar de esos problemas mencionados.

    1. Sep, las misiones de éste tipo de la NASA siempre sorprenden por su retorno científico. Es lo que tiene que sean competidas, se fijen techos de coste, y esas cosas, que los ingenieros se tienen que poner creativos e ignorar las soluciones exóticas. ¡280m/s de dV! Un satélite geoestacionario tiene mucho más propelente en sus tanques. TESS es básicamente unas cuantas cojocámaras de las mejores del mercado (pero sin pasarse) amarradas a una lata de coca-cola, y un diseño de misión acojonantemente bueno.

  10. Me parece baratísimo este telescopio siendo una misión tan compleja y original.
    En cuanto al lanzamiento, creo que tiene el mínimo de residuos sólidos, por la recuperación de la primera etapa y por ahorrar basura espacial enviando la segunda etapa fuera de la órbita terrestre. Para mí que lo que se hace con los Falcon, con misiones científicas como esta, es cási lo mejor que se puede hacer con cohetes químicos. Si además consiguieran recuperar la cofia, ya sería perfecto.

  11. Siento que mi comentario parezca una impertinencia – sobre todo en comparacion con los demas – pero la fecha del lanzamiento de Tess es el 18 de Abril y no el 17 como dice el blog de Daniel.

  12. Por curiosidad, he buscado cuanto ha costado este telescopio, me ha costado encontrar una fuente pero en algunas paginas hablan de:

    * TESS – 230 millones de dolares

    En comparacion:

    * Kepler – 550 millones de dolares (2.3 veces mas)
    * Hubble – 1,500 millones de dolares (6.5 veces mas)
    * James Webb – 10,000 millones de dolares (43.4 veces mas)
    * Rescate bancario – 75,044 millones de dolares (326.2 veces mas)

    Los precios estan en dolares estadounidenses, pero no los he ajustado a la inflacion. Para el Hubble la diferencia seria mas notable (hasta el doble mas o menos). Y si, con el precio que hemos pagado por el rescate bancario podriamos haber pagado un James Webb mas un programa espacial para desarrollar nuestro propio vector.

    El coste del TESS lo he sacado de aqui: https://tess.gsfc.nasa.gov/overview.html

  13. Último falcon9 block 4 nuevo lanzado.

    Los block3 son los que han ido desechando en el mar últimamente y parece que no quedan más.

    En mayo se lanzan ya los block5. Cuantos block 4 con 1 reutilización quedan por lanzar?

    1. Como dice el articulo, imtaran el modelo norteamericano de estimular a las empresas privadas a que desarrollen sus productos, asi que seguira, pero por otros cam

    2. Gracias por el enlace.

      Primero los rusos se burlaban de SpX.
      Luego, en unas cómicas declaraciones, dijeron que SpX estaba “pisándoles los talones”.
      Ahora SpX los ha puesto de rodillas.
      La verdad, esperaba mucho más de Rusia.

      Siguiente objetivo: China.

      Pregunta: ¿Quién es el put@ amo?

      Respuesta (de derecha a izquierda):
      ksuM nolE

      P.D.: La noticia supone una dosis de realismo para aquellos que “no se creen” los precios de SpX.

      1. Es una lástima. Preferiría que Rusia compitiera en lanzamientos comerciales desarrollando un cohete reutilizable.

        ¿No pueden invertir 1000 ó 2000 millones en un lanzador reutilizable? Debería ser un gasto asumible para una gran nación como Rusia.
        Talento científico e ingenieril tienen de sobra.

  14. ¿Programa espacial español? Jajaja no con la clase política de corte funcionarial actual.
    Cuando en la política española científicos e ingenieros sean mayoría otra gallo cantará. Ni Rajoy, ni Iglesias, ni Rivera, ni Sanchez tomarán la iniciativa en proyectos espaciales. Mientras tú, espaciatrastornado, piensas en depósitos de hidrazina, espectrómetros y orbitas cislunares; estos personajes piensan en los tweets de Puigdemont o si X narrativa les suma votos. Son analfabetos científicos. No pueden preocuparse por asuntos científico-técnicos porque en sus cabezas no se han introducido los conocimientos básicos requeridos para interesarse ó preocuparse por ello. No comprenden qué es una órbita ni por qué los cohetes suben. Ni lo saben ni les importa. Es que se la suda. ¿Cómo van a tomar la iniviativa así? Funcivagos OUT. Que nos gobiernen ingenieros.

    1. Si sólo fuese la ciencia lo que desconocen y desprecian, ni tan mal.
      Por otra parte gran noticia esta. Dentro de poco el catálogo de planetas extrasolares va a ser monstruoso. Pena que sea tan difícil detectar sistemas solares como el nuestro. Vermos que nos depara el TESS, alomejor tenemos suerte.

    2. Sería un bonito experimento sociológico (o zoológico).

      Hay un capítulo de Los Simpson en que los intelectuales toman el control de Springfield.
      (hay un capítulo de Los Simpson para cada tipo de estupidez humana imaginable)

      Los resultados no son muy brillantes, pero me gustaría que se intentase en el mundo real.

      1. Este ingeniero recorto todo el presupuesto para los satélites en desarrollo Arsat y el desarrollo del vector Tronador II. Que lindo país LRPM!

    3. +1000, No puedo estar mas de acuerdo con Ud.!!!!, nos gobiernan analfabetos funcionales, seguro que la mayoría (por no decir todos) desconoce como funciona por ejemplo una nevera, con ese nivel de conocimientos, ….asi nos va…..

  15. Mi “apuesta” es que encontraremos mínimo 5 exoplanetas con vida extraterrestre (vida elaborada no inteligente ) exoplantas , exoanimales , exodinosaurios incluso , no antes del año 2021 y no más tarde de 2040.
    Obviamente para verlos habrá que viajar in situ.
    Y sobre vida extraterrestre inteligente , si es que la hubiera , en caso de detectar algo, creo que no antes del año 2080 y un máximo de 1.000.000 años , aunque obviamente hay que tener en consideración que hay muchos planetas que se estan formando y le quedan millones de años de evolución. Ya un poco off-topic , puede que abunden civilizaciones pero que sean muy primitivas , se estanquen ahí eternamente y jamás lleguen a crear tecnología.

    También estoy impaciente a ver si se confirma el planeta con un IST de 0.98 , que es el exoplaneta Koi 4878.01 y detectar posibles biomarcadores , aunque quizá pueda ser un planeta océano burbujeante .

    Un saludo

    1. JuanV, a ver, varias aclaraciones:
      (1) el planeta KOI 4878.01, a pesar de tener un radio como la Tierra y una temperatura de equilibrio de 258K, podría no tener agua líquida en la superficie (la temperatura ha de ser >274K). Conclusión: no hay que fiarse del ESI.
      (2) detectar vida compleja en exoplanetas es algo que muchísimos científicos de todo el mundo desean lograr. Pero cuidado con los falsos positivos (es decir, cuando se cree que se ha encontrado vida, pero no); ejemplo, imagínate que por espectroscometría de la atmósfera se detecta una capa exterior atmosférica en KOI 4878.01 exacta a la de la Tierra. ¿Eso te asegura la existencia de exoplantas fotosintéticas?. No. Por otro lado ir a ese planeta, que está a unos 1075 años luz de distancia, nadie lo puede lograr con nuestra tecnología actual, ni con la que desarrollemos en muchos centenares de años.
      (3) Apostar por que se va a encontrar vida inteligente de aquí a un millón de años es un brindis al sol (una bobada). Pero, de lo que dices en ese párrafo, hay que aclararte que: (a) los planetas se forman en miles de millones de años: ejemplo, Marte en menos de mil millones de años perdió toda su agua superficial líquida, (b) las especies sí que duran millones de años, la media para los animales va de unos cinco a ocho millones de años y nosotros los sapiens no tenemos ni 0.2 millones de años de existencia (de ésta existencia: sólo con capacidad para detectar inteligencia tenemos menos de 0.0001 millones de años); (c) la forma más plausible de detectar vida inteligente es mediante ondas de radio de entre 10 y 30 cm de longitud de onda (en concreto en la banda a 18 o a 21 cms) y si en estos últimos años no hemos detectado estas ondas extraterrestres provenientes de planetas a pocas decenas de años luz de distancia: ya no es probable que encontremos esa vida inteligente extraterrestre (por ejemplo las ondas de una supuesta vida inteligente en KOI 4878.01 no tendrían potencia suficiente para llegar a nosotros).
      Saludos.

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 19 abril, 2018
Categoría(s): ✓ Astronáutica • Astronomía • Comercial • Exoplanetas • NASA • SpaceX