Libro: ¿Podemos viajar a Marte?

Por Daniel Marín, el 28 octubre, 2013. Categoría(s): Astronáutica • Libros • Marte • sondasesp ✎ 72

¿Podemos viajar a Marte? no es una pregunta retórica, sino un completo libro de Jonatan Peris dedicado a analizar en profundidad los retos relacionados con un viaje tripulado al planeta rojo. En más de 290 páginas el autor desmenuza los detalles de una misión a Marte como pocas veces se ha contado antes. Desde los sistemas de propulsión o las trayectorias hasta los peligros de la radiación. Especialmente interesante -por lo poco habitual en este tipo de libros- me ha parecido el capítulo dedicado a estimar el rendimiento del trabajo de una tripulación en la superficie de Marte, un tema que el autor conoce de primera mano después de participar en la misión simulada MSM0. La obra contiene numerosas ilustraciones en color y en blanco y negro, así como varias animaciones de realidad aumentada creadas expresamente para la ocasión. Una iniciativa francamente original.

¿Podemos viajar a Marte? está dirigido en principio a cualquier persona que quiera saber más sobre la exploración espacial y no es necesario ningún conocimiento previo sobre el tema (el libro incluye un anexo sobre mecánica orbital, por ejemplo) y el estilo general de la obra es ameno a la vez que riguroso (aunque es cierto que algunos capítulos son mucho más áridos técnicamente hablando que otros). En resumen, una obra imprescindible si quieres saber qué tecnologías y procedimientos debemos desarrollar antes de que un ser humano pueda poner el pie en Marte. Y, por si fuera poco, está escrito en español. ¿Se puede pedir más? Lo puedes comprar en formato electrónico o papel.

Les dejo con un párrafo sacado de la introducción del libro que resume muy bien el espíritu del libro:

La cuenta atrás para que comience la misión más arriesgada y heroica del siglo XXI ha comenzado y está llegando a su recta final. En la Tierra ya han empezado los planes para que la colonización de Marte por parte del ser humano se haga realidad. Puede sonar a ciencia ficción pero no es una fantasía, ingenieros y científicos de todo el mundo trabajan desde hace años en la carrera por la conquista del universo, que comenzará en Marte. El viaje a Marte será la misión más complicada que jamás haya acometido la humanidad. Encumbrará a los héroes espaciales y será el comienzo del segundo capítulo de la exploración humana, más allá de la órbita inferior de la Tierra. La última misión tripulada hacia un mundo fuera del nuestro fue en 1972, cuando la última misión Apolo llevó a los últimos astronautas a la superficie de nuestro satélite, la Luna. Han transcurrido cuarenta años de este hecho y desde entonces parece que las misiones espaciales hacia otros mundos han perdido su rumbo.

Ah sí, se me olvidaba. Jonatan ha creado un vídeo de presentación donde explica fantásticamente de qué va su obra. No se lo pierdan:



72 Comentarios

  1. Es que he simplificado un poco. Lo que quiero decir es que se ha abusado demasiado del argumento ese del «espíritu explorador» del ser humano. Si nuestra especie salió de África y se expandió por el mundo, no fue llevada por un afán de exploración y conocimiento, sino por la simple, pura y dura necesidad de sobrevivir, no para escribir libros de geografía. Nuestros antepasados se comportaban como lo que eran: una especie depredadora, y en un ecosistema determinado el número de depredadores tiene que ser pequeño si se quiere mantener el equilibrio.
    El resto vino luego, con la aparición de la agricultura, la expansión demográfica y la creación de asentamientos permanentes. Sí, nos hicimos exploradores, pero siempre con un fin en la mente: obtener algún tipo de beneficio (explotación de nuevas tierras, tráfico de esclavos y de productos, etc). La exploración puramente científica, el ansia de conocimiento «per se» es algo relativamente moderno.
    En mi opinión, meter a cuatro o seis personas en una pequeña nave, sometidos a todo tipo de riesgos médicos, psicológicos y radiológicos en un viaje de ida de al menos seis o siete meses (y otros tantos o más de vuelta) para estar luego unas pocas semanas en Marte y después no volver en décadas (como ocurrió con la Luna) es un absoluto disparate, científico y económico.
    ¿Qué debemos hacer? Pues primero ir investigando sin prisa pero sin pausa en nuevos sistemas de propulsión (hay varias líneas abiertas) que permitan enviar expediciones tripuladas a Marte en cosa de un mes. Cuanto más rápido vayamos, menos logística se necesitará y menos riesgos médicos habrá. Necesitamos mucha investigación en sistemas de mantenimiento vital cerrado y en protección contra la radiación. Necesitamos fuentes de energía potentes y compactas. Necesitamos sistemas baratos de acceso al espacio de forma que montar en órbita una nave de 1.000 toneladas no suponga empeñar el presupuesto de una agencia durante años. Investigación básica y aplicada que tampoco exige miles de millones de inversión. Incluso con algún que otro golpe de suerte tecnológico puede avanzarse mucho por poco dinero (véanse las impresoras 3D).
    Y sobre todo, necesitamos saber qué nos vamos a encontrar allí. Y para ello debemos seguir enviando robots. Decenas o tal vez cientos de ellos. Dentro de unas décadas serán lo suficientemente capaces de hacer ellos solos la mayor parte de las tareas y no necesitan aire ni alimentos. Sólo energía.
    Me gustaría poder ver eso, pero tampoco me quita el sueño. Sólo llevamos medio siglo enviando máquinas y hombres al espacio y hemos aprendido muchísimo gracias a nuestras máquinas. Creo yo que bien podremos esperar otras tres, cuatro o cinco décadas antes de encender los motores de plasma de nuestra nave y enviar a los primeros humanos a Marte y más allá. Hagamos las cosas bien.
    Finalmente, pregúntale a las empresas de ingeniería y de alta tecnología europeas si la construcción del LHC no tuvo fuertes incentivos económicos… Sí, lo del bosón de Higgs está muy bien, pero sin los jugosos contratos y el impulso al potencial tecnológico que supuso el proyecto, sin duda el bosón seguiría dentro de las ecuaciones escritas en una pizarra. Y de la ISS mejor no hablar, porque si los EEUU siguieron adelante con ella no fue tanto por amor a la ciencia como por las presiones de la industria aeroespacial y la necesidad de dar alguna utilidad a uno de los programas más fallidos de la NASA: el transbordador espacial.

  2. Para todos los que opináis que ir a Marte no vale para nada, que no vamos por dinero, o que nos basta con enviar robots, os doy un consejo: leed un poquito más.

    1. … Y tras dejar boquiabiertos a sus contertulios con la profundidad argumental de sus palabras, «Anónimo» se retiró a leer más y después a dormir.

      Tonterías las justas, «Anónimo». Sin duda los que aquí hemos estado debatiendo hemos leído mucho más que tú.

    2. Hilario, es evidente que no he dado ningún argumento (están en los textos que deberías leer), es sólo un consejo. Espero no haberte dejado boquiabierto con tan poco.

      Por cierto, llevo 10 años trabajando en el sector espacial. En tu caso, Hilario, me alegro de que hayas leído tanto, y dudo de que, al menos todos, hayáis leído más que yo sobre el tema.

  3. El libro debe ser genial , pero lo que es la editorial http://www.bubok.es ¡Que horror!.
    Les pago con tarjeta por la edición impresa, se cobran, no me facilitan ni la factura de compra, tengo que llamarles (a un 902) porque al email están ciegos y sordos… y después de tres llamadas me dicen ¡que no han recibido el dinero cuando la transferencia ya está hecha! Y ahora quieren que vaya a mi banco a pedir papeles para escanearselos… me temo que esto va a acabar en Consumo. Que triste la manera de trabajar de algunos.
    José Andrés.

    1. Gracias Anónimo. Por desgracia hice la compra directamente en Bubok , pues en http://www.podemosviajaramarte.com me pareció que la única via de pago era Paypal…
      Si en el banco me confirman que, evidentemente, lo que ya he pagado está en manos de Bubok , les pediré la devolución si o si ( han incumplido los términos de compraventa) y buscaré otro medio de conseguir el libro, aunque sea formato electrónico.
      Un saludo.
      Jose Andres.

    2. Anónimo, si eres el autor de este libro, deberías haberlo defendido con tu nombre.
      A Jonatan le repito: estoy seguro de que, en 30 ó 40 años, ni él, ni nadie, viajará a Marte. Y le recomiendo un comportamiento ético. Es decir, no hay que vender humo, no hay que crear falsas espectativas y no hay que mentir por unos cuantos euros.
      De todas formas le felicito por su innovadora iniciativa de márketing, aunque se corra el riesgo de tener que encajar un montón de críticas/comentarios.

    3. Estoy de acuerdo con Antonio (AKA Un físico). Pero además de que no habrá vuelos tripulados a Marte en los próximos 30 años, está el hecho de que, no hay ninguna necesidad objetiva de ir en los próximos 30 años. Que una cosa sea más o menos posible desde el punto de vista de la ingeniería (ir a Marte, construir un túnel bajo el Estrecho de Gibraltar, poner una base en la Luna) no significa que se vaya a hacer si no hay una necesidad política o económica para hacerlo. En los 60 había una necesidad política que hoy no existe. Sólo si a los chinos les diera por hacer aterrizar gente en la Luna o mandar vuelos tripulados a Fobos en 2040 existiría ese aliciente. Los que mandan son el dinero y la política, no los ingenieros. Y no vas a convencer a un legislador o a un votante medio de que es mejor gastarse 100.000 millones de dólares en un vuelo tripulado a Marte que 2.500 millones en un par de misiones robot. La elección está muy clara mientras el «enemigo» no diga lo contrario.

    4. Cita de Anónimo:
      «Aun así, escríbenos a podemosviajaramarte@gmail.com y danos en ese correo tu contacto telefónico que nos pondremos contigo en contacto.
      Un saludo.»

      Gracias de nuevo, lo haré.

      Cita de Hilario:
      «Bubok no es más que una plataforma de autoedición, tanto de material impreso como de ebooks. No es una editorial propiamente dicha. Puede publicarse en papel, PDF, Epub o mobi. Yo la he usado alguna vez como alternativa para la distribución de mis libros en Armazón.»

      Ciertamente la idea de distribución de libros impresos «bajo demanda» por internet me parece bastante buena. Yo estoy dispuesto a pagar hasta el doble si es necesario por un libro que bajo los requisitos de las editoriales tradicionales probablemente no sería editado ( sobre todo contemplando el desolador panorama de número obras sobre astronáutica en español).
      El sistema es bueno, probablemente mucho más enfocado a la compra en formato electrónico, siempre y cuando no tengas problemas, claro. Quiero pensar que lo mío ha sido un caso poco común.
      Un saludo
      José Andrés

  4. Bubok no es más que una plataforma de autoedición, tanto de material impreso como de ebooks. No es una editorial propiamente dicha. Puede publicarse en papel, PDF, Epub o mobi. Yo la he usado alguna vez como alternativa para la distribución de mis libros en Armazón.

    Anónimo, si eres el autor del libro, te recomiendo que te identifique, pues los «anónimos» no suelen ser objeto de demasiada atención seria. Y procura argumentar tus comentarios, pues sino tampoco te van a hacer caso. También te recomiendo que aceptes mejor las críticas, porque si tu llevas 10 años en el sector espacial, otros llevamos 30 tratando con temas de ciencia y tecnología, tanto a nivel profesional como personal.

    Saludos

Deja un comentario