Neil Armstrong (1930-2012)

Hoy ha fallecido el primer ser humano en pisar otro mundo. ¿Qué se puede decir ante semejante frase? Por supuesto, hasta los héroes son mortales. Pero con Neil se nos ha ido algo más. Con él ha desaparecido uno de los elementos que nos hacia sentir la ilusión de que vivimos en el futuro, un futuro donde los seres humanos son capaces de viajar a la Luna. No, ya no vivimos en el futuro. Eso fue hace cuarenta años. Cuesta creerlo, pero hace cuatro décadas que la humanidad no tiene la capacidad de viajar más allá de la órbita baja.

Neil Armstrong con seis años (fuente).

A las personas nos gusta idealizarlo todo. Quizás por eso nos resulta fácil decir que Neil Armstrong era un héroe. Y sin embargo, lo era. Vivimos en una sociedad que valora la seguridad de forma obsesiva. Desde nuestra perspectiva actual, resulta casi imposible imaginar el riesgo al que se enfrentaron los astronautas del programa Apolo. Cuando el Apolo 11 despegó el 16 de julio de 1969, conocíamos peor la Luna que Marte en la actualidad. Y a pesar de todo, allá fueron. Neil odiaba que le llamasen ‘héroe’. Siempre se consideró un eslabón más de una enorme cadena de personas que se habían atrevido a hacer realidad lo imposible. Sabía que era un gran piloto y un magnífico profesional, pero también era consciente de que había logrado viajar a la Luna por las carambolas del destino. Había estado en el momento adecuado en el lugar adecuado. Un poco más viejo, o más joven, o un poco más alto, y hubiera sido otro el primer hombre en poner un pie sobre nuestro satélite. Por eso, Neil nunca se sintió cómodo con la fama. Un hombre sencillo y humilde, huyó de los periodistas durante la mayor parte de su vida. Y quizás precisamente por eso, pocos astronautas encajan tan bien en el arquetipo de héroe como Neil.

Era uno de los favoritos de Deke Slayton, veterano astronauta del Mercury encargado de seleccionar las tripulaciones del Apolo, pero en modo alguno era el favorito. No estaba escrito en las estrellas que Neil tuviera que ser el comandante del Apolo 11. Tampoco estaba escrito que su misión tuviese que ser un éxito. Pero el azar quiso que terminase siéndolo.

Parece que fue ayer cuando el Eagle se posó en el Mar de la Tranquilidad con Neil y Buzz en su interior. Por primera vez, dos seres humanos visitaban la superficie de otro mundo. De las miles de fotografías de Neil, mis favoritas son las tomadas por Buzz dentro del módulo lunar poco después del histórico paseo espacial. Más allá de su significación histórica, son las únicas en las que se ve a Neil sonriendo de verdad, satisfecho después de haber cumplido con su misión. El frío Armstrong, el piloto calculador de los nervios de acero, no puede reprimir su emoción.

Armstrong en la Luna dentro del Eagle (NASA).

Desde que era pequeño siempre he creído de forma más o menos consciente que la vuelta a la Luna era inminente y que Neil estaría ahí para verlo. Hoy, ese sueño se ha desvanecido. Si algún día regresamos a la Luna, Neil no lo verá. Como tampoco es probable que lo vean los ocho astronautas que pisaron la Luna y que aún quedan con vida.

Neil representa lo mejor de lo que somos capaces como especie. En un siglo de innumerables guerras y crueldad infinita, el Apolo demostró que podemos hacer realidad cualquier cosa si nos lo proponemos. Caminar por la Luna, ni más ni menos. Más de cuarenta años después, la hazaña de Neil parece aún más increíble si cabe. Dentro de varios siglos nadie se acordará de nosotros ni de nuestras preocupaciones mundanas que nos parecen tan importantes. Pero todos sabrán quién fue Neil Alden Armstrong.

Gracias, Neil, por alcanzarnos las estrellas.

Ad astra.

Armstrong contempla como Aldrin desciende del Eagle (pintura de Alan Bean).
Neil se ha ido, pero sus huellas siguen allá arriba (NASA).


61 Comentarios

    1. le felicito amigo daniel que frase tan mas elocuente, es una lastima que en la actualidad la juventud sepa mas quien justen bieber que del Sr. Neil A.Armstrong.

  1. La leyenda solo continua, porque Neil no necesito morir para convertirse en una, Neil ya era leyenda desde ese 21 de Julio. Al mundo se le ah dio El Heroe que inspiro generaciones de exploradores. La luz de su aventura esperemos siga iluminando a la humanidad mucho mucho tiempo mas.

  2. Cada vez quedan menos, en unos anios no va a quedar ningun ser humano que haya viajado a otro mundo mas alla de la tierra.

    Verdaderamente deprimente.

  3. grande neil armtrong siempre seras recordado como el primer hombre en pisar otro mundo y de que la humanidad puede hacer grandes cosas eres testimonio de eso y siempre te recordaremos como un gran herue
    siempre vivirás en nuestros corazones grande neil!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  4. Gracias por reconciliarnos con la raza humana, por poner de tu parte tanto para que sigamos creyendo en su grandeza: sobre todo por asumir tu cometido con humildad y alegría agradecida… Por creer en las personas que te pusieron allí, por creer en ti mismo…
    Descansa en paz, hasta la vista…: disfruta del paisaje destinado a los que creen…

  5. Llevo días leyendo éste blog devorando todos los artículos, especialmente los relacionados con la luna y su conquista. Todos hablan de hombres valientes y de sabios científicos que consiguieron llevar a la astronáutica a puntos que no se han vuelto a repetir.

    Ayer mismo, antes de acostarme, estuve leyendo el que habla de los 12 astronautas que habían pisado la luna y destacaba cuales de ellos ya no están, por desgracia, entre nosotros. El primero de ellos era, por supuesto Neil. Hoy ya no está.

    Pensé lo que todos los que nos dejamos caer por aquí pensamos: que es curioso que esos «superhombres», elegidos entre los mejores, atletas, pilotos expertos, militares veteranos algunos, civiles sabios e inteligentes otros…son ahora venerables ancianos…..uno nunca acaba de asumir que los héroes también envejecen, y que no son como Flash Gordon, Han Solo y otros héroes de ficción que nunca envejecen. A Neil no le falló el corazón, el cual tenía a 150 pulsaciones al descender del Eagle…le falló como a todos nos pasará si nada lo impide antes: de vejez.

    Creo que éste hombre es el paradigma de «valiente»…él y sus compañeros de misión y todos los de la totalidad del programa Apollo. Pero sin menospreciar a los demás, a él se le puede llamar «valiente» porque hay que tener mucho, mucho valor para arriesgar la vida pudiendo perderla de 1.000 formas horribles adentrándose en lo desconocido solo por el afán de dar un salto enorme para la humanidad, siendo el primero.

    Muchas gracias, Sr. Armstrong. Es usted un ejemplo a seguir y seguirá siéndolo para toda la humanidad.

  6. Cuesta creer que ya no esté entre nosotros, convertido en una figura mítica, parecía que que ya era inmortal. Lo es, por supuesto, si se trata de su presencia en nuestro ánimo y en su capacidad para inspirar a varias generaciones. Pero era un hombre de carne y hueso, con un límite temporal marcado por la fisiología, como cualquier otro ser humano.

    Ya se nos han ido algunos de los 12 que pisaron la Luna, pero Neil Armstrong tenía un lugar especial por ser el primero. Esta pérdida es por ello más sentida, pero al igual que las otras, produce una desazón por hacernos ver que la generación del programa Apollo ha envejecido y llega a su límite vital, mientras estamos confinados en la órbita baja desde hace 40 años..

    Qué mejor homenaje a la memoria de Neil Armstrong, que volver a la Luna, o ir más allá.

    Descanse en paz.

  7. woow que dia trista pero tambien que buena foto de ese hombre joven sonriendo, que sonrisa tanfresca, la sonrisa de los grandes exploradores que ven el futuro ante sus pies.

  8. Hoy tengo un nudo en la garganta, el mismo que tenía cuando nos dejó Carl Sagan… pero cuando quiero comentarlo con alguien me encuentro que las charlas de «adultos» tratan acerca de cual celular nuevo comprar o los eventos del último reality que ven en sus cada vez mas grandes pantallas de TV, cuanta razón tenías Ray bradbury!!! otro maestro que también nos dejó sin poder ver gente caminar en su planeta.
    Lo único que espero es que el éxito del curiosity y la partida de Neil le demuestren al congreso Americano que tienen que despertarse de la siesta de 4 decadas, La NASA con un presupuesto adecuado es capaz de volver a los tiempos de gloria… Adios Neil!!!

    Martín

    1. Totalmente de acuerdo, es muy triste que comentes este hecho con alguien y te conteste: «¿y ese quién era?, a sí uno que estuvo en la Luna, creo»
      ¡Qué triste es el desdén hacia lo que no se conoce!

  9. Mi padre nació el mismo año que Neil. Yo nací cuando Neil se convirtió en Astronauta y mi hermano nació el día que Neil volvío a la Tierra. Gracias a todos nosotros has conseguido algo grande en esta vida. Nunca te olvidaremos.

    1. Yo tenía 15 años cuando aquel 16 de julio d 1969 el Astronauta Neil pisaba la luna, fue una de las emociones más grande que sentì, al ver las imagenes de está hazaña en la televisión en blanco y negro. Siempre lo recordaré a pesar de la indiferencia de muchas personas.

  10. Un paradójico homenaje a la dimensión de su hazaña es la cantidad de gente que aún hoy no puede creer que se atrevieran a hacerlo
    Al menos nos queda la esperanza del rover chino que se comentaba ayer, es algo…

  11. Si fueron héroes? De pensar que fueron en una «lata de gaseosa» y con una computadora con la cual no nos atreveríamos ni siquiera a alcanzar una órbita…
    Neil está de viaje nuevamente…

  12. Daniel, de todos los homenajes que leí sobre Neil el tuyo es por mucho el mas conmovedor y objetivo 🙂
    Sos un excelente escritor en tantos ámbitos! Saludos.

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 26 agosto, 2012
Categoría(s): ✓ Apolo • Astronáutica • Luna • NASA • sondasesp