Qué hacer si hay fuego en una Soyuz

En Eureka somos muy fans de los vídeos de entrenamiento para volar en una nave Soyuz a cargo de la Agencia Espacial Europea (ESA).En esta ocasión, el astronauta danés Andreas Mogensen, futuro participante de la misión IrISS, nos enseña qué hacer si estás a bordo de una Soyuz y te encuentras con fuego en la cápsula:

Obviamente, el vídeo no está grabado en el espacio, sino en uno de los simuladores de la Soyuz del Centro de Entrenamiento de Cosmonautas Yuri Gagarin (TsPK) -más conocido como Ciudad de las Estrellas-, situado a las afueras de Moscú. Mogensen participa en la simulación en el asiento izquierdo, mientras que su comandante Serguéi Volkov ocupa el asiento principal (como hacen todos los comandantes de una Soyuz). El vídeo nos recuerda que el fuego es uno de los principales temores de cualquier cosmonauta, aunque afortunadamente en el espacio solo han tenido lugar unos pocos incendios y ninguno de ellos se ha saldado con víctimas (los astronautas del Apolo 1 murieron asfixiados por un incendio en tierra). Quizá el más famoso de todos fue el incendio que tuvo lugar a bordo de la estación Mir en 1997 por culpa de un generador de oxígeno defectuoso. Hoy en día la ISS cuenta con varios sistemas para luchar contra el fuego, pero, en cualquier caso, la ISS es muy diferente a una pequeña Soyuz. Entonces ¿qué hacer si tenemos la mala suerte de que nos sorprenda un fuego dentro de esta venerable nave?

Como nos cuenta Mogensen, ante la primera señal de fuego o humo los cosmonautas cierran los visores de sus trajes de presión Sokol-KV2 para poder seguir respirando sin problemas, una decisión más que sensata. El siguiente paso es apagar los ventiladores de la cabina. Y es que el fuego en el microgravedad, aunque peligroso por motivos obvios, tiene serias dificultades para propagarse. ¿Por qué? Pues porque recordemos que en la Tierra el fuego se alimenta de un suministro de oxígeno fresco constante gracias a las corrientes de convección, pero si uno está en órbita no hay corrientes de convección que valgan porque el aire caliente no ‘asciende’. En definitiva, en condiciones normales, un fuego dentro de un vehículo espacial se termina por apagar solo. Eso sí, siempre ayuda que los materiales del interior de una nave espacial sean por lo general resistentes al fuego (aunque no todos).

Maqueta de una Soyuz (DLR).
Maqueta de una Soyuz (DLR).

Si el fuego persiste, el siguiente procedimiento es apagar todos los sistemas eléctricos de la cápsula (SA), incluyendo el ordenador de a bordo. En realidad este paso es menos drástico de lo que parece, ya que la Soyuz cuenta con dos ordenadores, uno situado en el SA y otro en el módulo de propulsión PAO. El ordenador de la cápsula solamente controla la nave durante la reentrada, así que mientras los tres módulos de la nave estén acoplados es el ordenador del PAO, situado en el segmento presurizado PkhO, el que está al mando. Del mismo modo, el suministro de oxígeno para los trajes Sokol-KV2 proviene del PAO hasta que este módulo se separa de la cápsula.

Sistema de soporte vital de la Soyuz donde se aprecia el suministro de oxígeno a los trajes Sokol KV2 (ESA).
Sistema de soporte vital de la Soyuz donde se aprecia el suministro de oxígeno a los trajes Sokol KV2 (ESA).

Si estos procedimientos no funcionan, el último recurso, en plan desesperado, es despresurizar la nave, un paso drástico donde los haya. La Soyuz carece de reservas de aire para volver a presurizar el vehículo una vez que el aire haya abandonado el interior, así que la tripulación debe volver a la Tierra cuanto antes si esto ocurre. Curiosamente, la principal limitación temporal en este caso no tiene que ver con la duración del suministro del oxígeno, sino con la temperatura dentro del traje. En otras palabras, el sistema de ventilación es capaz de suministrar oxígeno, pero no refrigerar el traje Sokol. Los cosmonautas pueden aguantar 125 minutos, o 1,5 órbitas, dentro de una Soyuz despresurizada antes de que la temperatura dentro de su escafandra pueda matarlos.

Por cierto, Mogensen y Volkov volarán a la ISS en la Soyuz TMA-18M, pero no lo harán con la turista espacial y cantante de ópera Sarah Brightman, que se ha retirado a última hora de la misión por motivos personales.

Partes de una Soyuz (Paco Arnau/Ciudad Futura).
Partes de una Soyuz (Paco Arnau/Ciudad Futura).
Partes de una Soyuz.
Módulos de una Soyuz.

Y, aprovechando que el Moscova pasa por Moscú, no te pierdas otros vídeos de Mogensen con la escafandra Sokol y el simulador del TsPK:

17 Comentarios

Participa Suscríbete

Antonio2Antonio2

Muy interesante. Si el problema una vez despresurizada la nave es el aumento de temperatura… ¿Qué pasa en la reentrada, en la que se alcanzan temperaturas altísimas?

Sergio CostasSergio Costas

Una cosa es la temperatura debida al rozamiento, de la que se protegen mediante el escudo térmico (lo que hace que las altas temperaturas no lleguen al interior de la nave), y otra es una persona metida dentro de un traje de goma, en el vacío, donde la única forma de eliminar el calor que genera la propia persona es mediante radiación (no puede por convección del aire precisamente porque está al vacío), y no es suficiente, con lo que la temperatura va subiendo, subiendo, pero debido a la acumulación del calor corporal.

CarlosCarlos

Una aclaración: Las altas temperaturas que se producen en el exterior durante la reentrada son producidas más por las ondas de choque al ir a velocidad supersónica que por el rozamiento con el aire.

YAGYAG

Hay dos temperaturas: la exterior a la nave y la interior. ¿Por qué dos? Porque se construye el exterior de la nave con material aislante y, por supuesto, resistente a esas altísimas temperaturas. Por otra parte, está la temperatura dentro del traje espacial. Como nuestro cuerpo genera constantemente calor, o somos capaces de evacuarlo o nos cocemos. En caso de que no haya ventilación por convección (porque la nave se ha despresurizado), adiós muy buenas en 125 minutos (dos horas).

PequeñoSaltamontes(espacial)PequeñoSaltamontes(espacial)

Ah, ¿pero entonces lo primero no es gritar «Fuego. fuego» ?
😛

Sergio CostasSergio Costas

No, porque en ese caso también tendrías que correr en círculos agitando las manos por encima de la cabeza… ¡Y a ver como hacen eso tres personas en algo tan estrecho como el módulo de reentrada de una Soyuz! 😀 😛

DavidDavid

Daniel, que va a pasar entonces con el asiento de la turista? Se reemplaza por alguien de la tripulación reserva o se va ha quedar vacío.

FerFer

Pues presumiblemente podrán a alguien de reemplazo (y de pago, claro está). He leído que se trata de…. “Japanese entrepreneur Satoshi Takamatsu had been training as Brightman’s backup and presumably is in position to take over her seat”.

Vamos, que ya hay por ahí un empresario japonés que acaba de avanzar un puesto en la casilla de salida…

Lo de asiento vacío que comentas… lo veo imposible. Además sería ridículo tal desperdicio. En un despegue/aterrizaje el número de los astronauta s(y por tanto el peso) también influye mucho en el comportamiento de estos artefactos… esa es la idea, pero aquí hay muchos compis que lo expresan y explican mucho mejor que yo.

VipondiuVipondiu

Vaya y yo que pensaba que todas las naves espaciales llevaban un extintor para apagar fuegos o, más importante, propulsarse a un lugar seguro haciendo un Wall-E en caso de emergencia XD
Magnífica la ilustración de las partes de la Soyuz por cierto.

Jordi GuillaumesJordi Guillaumes

Nah, está claro que no has visto Gravity 😉 Recuerda que Sandra Bullock tuvo que tomar prestado el extintor de la ISS para poder hacer el numerito de propulsarse hasta la estación china 😛

TxemaryTxemary

“La turista espacial y cantante de ópera Sarah Brightman, que se ha retirado a última hora de la misión por motivos personales”. Esta ha visto los dos últimos fallos de roskosmos y le ha entrado cacota!!!

FerFer

Que no hombre, todo se reduce a un tema físico: si la Sarah pega allí arriba dos berridos, saca de órbita la ISS.
Ahora en serio: es el problema de alguien que no sabe qué hacer con su dinero. La tipa pensó: “¡pues me voy a la ISS!”. Y cuando se acercaba el momento, luego dijo: “¡Mamá, miedo!”. Mejor que lo hubiera dedicado a paliar el hambre en el mundo… porque seguro que no le devuelven el dinero (o eso espero, por borrica).

GolemGolem

Que bueno que no haya viajado esa cantante de opera. No a los turista-hedonistas espaciales.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>