Sentinel, un telescopio privado para proteger a la Tierra de asteroides

La Fundación B612 acaba de anunciar hoy el lanzamiento del proyecto Sentinel, un telescopio infrarrojo de financiación privada capaz de detectar el 90% de los asteroides cercanos a la Tierra (NEOs) con un diámetro superior a los 140 metros. La Fundación B612 -que debe su nombre al pequeño planeta del Principito- es una organización dedicada a estudiar cómo prevenir el impacto de un asteroide peligroso contra la Tierra. Pero claro, para poder evitar una colisión primero hay que detectarlos y lo triste es que desconocemos cuántos cuerpos menores cercanos a nuestro planeta existen ahí fuera.

Telescopio Sentinel (B612).

Sentinel recoge la herencia de muchas otras propuestas anteriores y estará situado en la órbita de Venus para poder descubrir comodamente todos los NEOs que actualmente se esconden en el cielo tras el molesto brillo del Sol. De hecho, las características de este telescopio espacial son las mismas de un proyecto propuesto por esta misma fundación hace pocos años. Sentinel tendrá una masa de 1500 kg y unas dimensiones de 7,7 x 3,2 metros. El telescopio poseerá un espejo primario de 50 centímetros de diámetro y observará en las longitudes de onda del infrarrojo de 5-10,4 micras, para lo cual será necesario enfriar los CCDs de la cámara hasta los 40 K. El campo de visión alcanzará los 11 grados cuadrados y su vida útil será de un mínimo de 5,5 años. Sentinel podrá determinar la posición de los NEOs con una precisión de 0,2 segundos de arco y su órbita estará localizada a la distancia de Venus, pero no será circular y tendrá unas dimensiones de 0,6 x 0,8 Unidades Astronómicas.

Órbita de Sentinel y campo de visión del mismo (B612).
Sentinel empleará tecnologías usadas en el Spitzer y en el Kepler (B612).

B612 espera poder lanzar este telescopio en 2017-2018 mediante un cohete Falcon 9. Dispondrá de la capacidad de observar la mitad de la bóveda celeste cada 26 días, lo que permitirá descubrir nuevos objetos al cotejar las imágenes de su base de datos. Aunque su objetivo es detectar el 90% de los NEOs con un tamaño superior a los 140 metros, será capaz de detectar muchos otros asteroides más pequeños, de hasta 30 metros de diámetro.

Personalmente, no entiendo muy bien cómo pretende conseguir B612 la financiación adecuada para Sentinel -más allá del obvio recurso de las donaciones-, pero me parece un proyecto de lo más interesante y sinceramente no entiendo cómo ninguna agencia espacial no ha decidido llevar a cabo una misión similar -lo más parecido es el telescopio WISE de la NASA-. Por otro lado, Sentinel tendrá que competir en este nuevo mercado de misiones privadas para descubrir asteroides con el proyecto Arkyd 100 de Planetary Resources (aunque este telescopio estará situado en LEO). Esperemos que Sentinel tenga éxito y para la próxima década ya tengamos localizados los asteroides más peligrosos para nuestra civilización. Nuestro futuro depende de ello.

Propuesta de un telescopio para detectar asteroides desde la órbita de Venus de la Fundación B612 de hace unos años. Como vemos, es idéntico al Sentinel anunciado hoy (NASA).
Desde la órbita de Venus Sentinel podrá observar casi todos los asteroides peligrosos (NASA).

Vídeo promocional de Sentinel, con Russell Schweickart incluido:



4 Comentarios

  1. Si que es realmente llamativo que las agencias espaciales no lo tengan como un tema prioritario, una tema interesante es que Spacex se esta ganando el mercado de los Rusos de a poco, antes este tipo de misiones privadas las lanzaban los Rusos por ser mas baratos.

  2. Yo es que hay cosas que no entiendo.

    Quizás sea por el casi absoluto desconocimiento de las matemáticas que tiene el ser humano medio pero eso no es excusa, los que nos gobiernan tienen la obligación de saber más.

    Muchísima gente razona que como la probabilidad de la caída de un asteroide o fragmento cometario de tamaño suficiente para causar daños importantes es relativamente baja, no merece la pena gastar SU dinero en prevenirlos.

    Dejando aparte la potencial pérdida de vidas (todos contamos con que le toque a otro), económicamente esa idea no se sostiene.

    Las cifras varían según la fuente pero digamos que cae un asteroide de 50 metros de diametro o mayor cada 1000 años.

    Uno de ese tamaño borraría del mapa un area mínima del tamaño de una provincia pequeña. De caer en un area poblada los daños materiales MÍNIMOS se contarían en cientos de miles de millones (y en vidas en cientos de miles, o puede que millones).

    Anualizar esa pérdida potencial nos dice que es más barato dedicar unos cuantos cientos de millones TODOS LOS AÑOS a prevención que no hacer nada.

    ¿Tan difícil es de entender?

    Un ejercicio de imaginación. ¿Qué hubiera pasado si lo que sea que cayó en Tungusca hubiera caído cerca de París, o Londres, o Madrid, o Gran Canaria?

    Por cierto. ¿Alguien sabe de algún estudio formal publicado sobre este tema?

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 28 junio, 2012
Categoría(s): ✓ Astronáutica • Astronomía • Sistema Solar • sondasesp