Ultima Thule, un cuerpo del cinturón de Kuiper realmente extraño… y plano

Cuando el 1 de enero de 2019 la sonda New Horizons sobrevoló el cuerpo del cinturón de Kuiper 2014 MU69, conocido informalmente por Alan Stern y su equipo como Ultima Thule, nos quedamos sorprendidos por el aspecto de muñeco de nieve del objeto. Ultima Thule era un binario de contacto de 33 kilómetros de longitud, es decir, un cuerpo formado por la unión de dos partes más pequeñas. La disposición era curiosa, pero en modo alguna extraña. Muchos cometas y asteroides tienen formas vagamente similares, pero lo que llamaba la atención de Ultima Thule era la forma casi perfectamente esférica de las dos partes que lo forman. Un momento, ¿seguro que son esféricas? Pues va a ser que no. Cuando la New Horizons pasó al lado de Ultima Thule giró sus instrumentos para fotografiar a este curioso y primigenio cuerpo desde «atrás» para hacer una bella foto del creciente iluminado que ha sido transmitida a la Tierra recientemente. Para sorpresa de los investigadores, la iluminación es incompatible con dos objetos cuasiesféricos. Conclusión: Ultima Thule está formado por dos objetos aplanados. Los expertos han declarado algo así como  «¿Quéééé?» O__o

Nuevo modelo de la forma de Ultima Thule (NASA/JHU-APL/SwRI/NOAOP).

Vamos, que nadie esperaba algo así. Thule, la parte más pequeña, parece más redonda, mientras que Ultima es mucho más plana, casi como si fuera una especie de galleta cósmica. Todavía se desconoce hasta qué punto es plana, ya que hay cierta incertidumbre en los modelos extrapolados a partir de la iluminación a contraluz. En la mejor imagen que disponemos de Ultima Thule, transmitida el 19 de enero y hecha pública cinco días más tarde, somos capaces de ver detalles con una resolución de hasta 135 metros por píxel. La superficie de Ultima Thule tiene pocos cráteres prominentes, pero no está totalmente libre de los mismos (algo que hubiera sido una sorpresa mayúscula). También se aprecian depresiones —destaca una cuenca de 7 kilómetros de diámetro en Thule— que podrían ser cráteres antiguos erosionados y que recuerdan a las estructuras vistas en otros cometas, aunque por ahora nadie ha explicado de forma convincente cómo pueden erosionarse las características superficiales de un objeto situado a 6470 millones de kilómetros del Sol sometido a unas temperaturas en las que cualquier volátil es duro como una roca (o, al menos, como la pasta de dientes).

Ultima Thule visto frontalmente y de lado. La línea azul denota la incertidumbre en el espesor del modelo (NASA/JHU-APL/SwRI/NOAOP).
El creciente de Ultima Thule visto el 1 de enero de 2019 a 8862 km de distancia por la cámara LORRI de la New Horizons diez minutos después del máximo acercamiento (NASA/JHU-APL/SwRI/NOAOP).
WTF? (NASA/JHU-APL/SwRI/NOAOP).

Algunos mecanismos propuestos para explicar el exótico aspecto de 2014 MU69 son, no obstante, similares a los que existen en los cometas: colapso de la superficie en algunas zonas —los cometas son objetos bastante porosos— y erosión por culpa de la expulsión de volátiles (el nitrógeno, el monóxido de carbono y el metano se pueden sublimar a estas gélidas temperaturas, pero a un ritmo muy inferior a los procesos que causan la actividad de los cometas en el sistema solar interior). Ahora bien, ¿cuál puede ser la causa de que Ultima Thule sea plano? Ni idea, pero los únicos objetos parecidos en el sistema solar son algunas lunas pastoras de los anillos de Saturno, como Atlas, Dafne y Pan. Estos pequeños satélites poseen una forma de «platillo volante» o «ravioli» debido a la acumulación de material sobre el ecuador procedente de los anillos. Otras estructuras curiosas, como la cordillera ecuatorial de Japeto, también se explican por el colapso de un anillo de material primigenio. La diferencia es que la forma plana de Ultima Thule no es evidente si miramos el objeto frontalmente y tampoco no es obvia la presencia de un anillo de material como en el caso de estas lunas de Saturno. Además, la rotación actual del cuerpo no favorece la acumulación de material en el ecuador, a no ser que se trate de un vestigio de cuando las dos partes de Ultima Thule se formaron por separado.

La mejor imagen disponible de 2014 MU69, tomada el 1 de enero a las 05:26 UTC a 6700 km de distancia, unos 7 minutos antes del máximo acercamiento. La imagen fue tomada por la cámara MVIC y transmitida a la Tierra entre el 18 y 19 de enero de 2019.
(NASA/JHU-APL/SwRI/NOAOP).
Algunas lunas pastoras de Saturno con apariencia plana por acumulación de material en el ecuador (NASA/JPL-Caltech).

En definitiva, creíamos que Ultima Thule no era especialmente raro, pero nos ha sorprendido a base de bien. En las próximas semanas seguirán llegando nuevas imágenes y datos a mayor resolución de esta galleta espacial doble. Ya no podemos dar nada por sentado.

El verdadero color de Ultima Thule (NASA/JHU-APL/SwRI/Thomas Appéré).



42 Comentarios

  1. Falta poco para que salga algún “iluminado” en youtube a proclamar que estamos ante los vestigios de una superestructura alienígena abandonada con tecnoligía desconocida.

    Dadles tiempo…

    1. 😉 El futuro es ahora…

      24 dic. 2018
      youtu.be/Z4UPc3spLKQ
      “iluminante” conexión: Ultima Thule y… el Tercer Reich (epic facepalm + oh-mein-Gott!)

      30 dic. 2018
      youtu.be/b9JZ-xwRnv0
      “iluminante” conclusión: “En fin, el misterio sobre Ultima Thule está servido. Lo bueno de esto es que muy pronto lo resolveremos… si la NASA nos cuenta toda la realidad, claro está.” (y que conste: no soy un conspiranoico, ¡lo juro por Iker Jiménez!)

      1 feb. 2019
      youtu.be/SC4zckhxR7o
      ¡Está vivo! ¡¡¡ESTÁ VIIIVOOO!!!

      3 feb. 2019
      youtu.be/OTt-RNRvymM
      FAKE. Porque, entre otras cosas, “The premise that electromagnetic waves are capable of travelling through the vacuum of space, is purely theoretical.” (Maxwell, Michelson, Morley y muchos más han de estar revolviéndose en sus tumbas… ¡de la risa!)

      Continuará…

      1. Jajajajajaja, Pelau, gracias por el aporte.

        Han estado ágiles y “sembraos”. Si tienen tantas visitas, seguro que es porque el personal quiere partirse de risa con la paranoia de turno…. 😉

  2. Luego de este encuentro con Última Thule creo que ya se puede dar por sentado que la misión a sido un éxito total. Este asombroso descubrimiento va a cambiar muchos modelos de cómo se formó el Sistema Solar.
    Ojalá que en el camino de la New Horizons haya otro cuerpo trans neptuno para estudiar y así comparar con Ultima Thule y Plutón.

  3. La forma de Ultima y la de Oomuamua a mí me recuerdan a las piedras de los ríos. Yo creo que esas formas tan aplanadas que tienen podrían tener una conexión con la velocidad relativa que llevan con respecto al “viento interestelar” que se encuentran en el camino, y que por efectos de la resistencia crean una forma “aerodinámica”. Tendría que estudiar la dirección de los polos con respecto a la dirección de avance de ambos cuerpos.

  4. Que sorpresa! Igualmente es más facil explicar su forma ahora que cuando se creia que eran esferas casi perfectas. Me imagino que la ausencia de crateres es por la poca interaccion que hay a esas orbitas lejanas

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 9 febrero, 2019
Categoría(s): ✓ Astronomía • New Horizons • Sistema Solar