Regreso del ‘Arca de Noé’ espacial Fotón-M4

Por Daniel Marín, el 2 septiembre, 2014. Categoría(s): Astronáutica • Rusia • Sondasespaciales ✎ 26

El 1 de septiembre a las 09:18 UTC aterrizó la cápsula del satélite ruso Fotón-M4 en la región de Orenburg, Rusia, después de 42 días en el espacio. El Fotón-M4 fue lanzado el pasado 18 de julio desde Baikonur con toda una batería de experimentos biológicos y tecnológicos en su interior. Los cosmonautas animales regresaron sin novedad, con la excepción de los geckos -también guecos o gekkos, o como quiera que se escriba en español- del experimento GEKKON-F4. Y es que, lamentablemente, los cinco reptiles -cuatro hembras y un macho- murieron en órbita. Los animales fallecieron tras dejar de digerir la comida como consecuencia de las bajas temperaturas que se dieron dentro del contenedor del experimento debido a un fallo técnico.

1
La cápsula Fotón-M4 tras su aterrizaje (Roscosmos).

El resto de animales (moscas de la fruta) y plantas que regresaron con vida serán ahora analizados por el Instituto de Problemas Biomédicos de Moscú (IMBP). Como resultado de la muerte de los reptiles, Roscosmos ha decidido no lanzar más guecos al espacio hasta que se garantice su ‘seguridad’. Aparentemente, los científicos del IMBP eran conscientes del alto riesgo de fracaso que presentaba el experimento GEKKON-F4, pero decidieron incluirlo en la misión porque de no hacerlo habrían tenido que esperar a 2019 para ponerlo en órbita a bordo del Bión-M2.

27284434
Una de las ‘víctimas’ (Roscosmos).

La misión del Fotón-M4 ha estado repleta de sustos. El 19 de julio el control de tierra perdió la comunicación con el satélite, aunque afortunadamente se pudo restablecer el día 26. Eso sí, los encargados de la misión decidieron no elevar la órbita del Fotón-M4 hasta los 575 kilómetros y mantenerla en la órbita inicial de 252 x 551 kilómetros. Situar el satélite a 600 kilómetros tiene como objetivo estudiar las dosis de radiación sobre los organismos a esa altura, que son unas seis veces superiores a las que encontramos en la órbita de la ISS (300-400 kilómetros). Posteriormente, el 27 de agosto se dejó de recibir telemetría de la nave, por lo que el control de la misión tomó la decisión de hacer regresar el satélite dos semanas antes de lo previsto (originalmente el Fotón-M4 debía permanecer en órbita unos 60 días).

1747712982
Inspeccionando los experimentos del Fotón-M4 (Roscosmos).

Pese a la muerte de los reptiles, la misión Fotón-M4 se puede considerar un éxito, a diferencia de la Bión-M1 lanzada en abril de 2013. Durante el transcurso de esa misión murieron 29 ratones (de un total de 45) y todos los jerbos (un total de ocho) y peces que iban a bordo. Curiosamente, los 15 guecos que viajaron en el Bión-M1 sí sobrevivieron a su odisea espacial.

Tanto el Bión-M1 como el Fotón-M4 son naves construidas por la empresa TsSKB Progress de Samara. Combinan los módulos de servicio y propulsión de los satélites espía Yantar/Kobalt con una cápsula esférica sharik derivada del programa Vostok/Zenit de principios de los años 60. El Fotón-M4 era el primer ejemplar de la serie 34KSM y tenía una masa de 6840 kg, incluyendo 850 kg repartidos en 22 instrumentos científicos (unos 600 kg dentro de la cápsula). Además de los guecos, la carga biológica incluía moscas de la fruta, varios microorganismos y plantas. A diferencia de los Bión, la serie Fotón no está dedicada exclusivamente a estudios biológicos, ya que su objetivo principal es la experimentación de nuevos materiales y tecnologías en microgravedad.

Los investigadores están interesados en los experimentos biológicos a bordo de los Bión-M y Fotón-M porque pueden estar sometidos a mayores dosis de radiación que sus homólogos en la estación espacial, no deben cumplir a rajatabla con las estrictas normas de seguridad que se dan en la ISS y además no ocupan el precioso espacio útil de las cápsulas Dragon y Soyuz (actualmente los únicos vehículos capaces de retornar cargas a la Tierra desde la ISS). En cualquier caso, Roscosmos ha anunciado que no lanzará más naves de la serie Fotón-M y que se centrará en las Bión-M. En 2019 y 2022 se lanzarán las próximas cápsulas Bión-M, mientras que en 2021 despegará la primera nave Vozvrat-MKA, una nueva serie de vehículos que sustituirá a los Bión-M y Fotón-M. En la operación de rescate de la cápsula Fotón-M4 participaron cerca de cien militares, un avión Antónov An-26 y diez helicópteros Mil Mi-8.

3326306887
Algunos contenedores con los experimentos (Roscosmos).
Referencias:


26 Comentarios

  1. Ahora me queda mas claro el porque del Foton-M4.
    Aunque me deja un gusto a poco, el que se siga lanzando un grupo de especímenes y no un ecosistema cerrado autocontenido, para evaluar su operatividad (digamos un biosfera-3 en órbita).
    Supongo que escuchando tanto tiempo de estaciones espaciales perdí el sentido de realidad de lo que significa tener en órbita a seres vivos y que en realidad nunca se ha podido superar el estado de tener encapsulados plantas y animales.

    1. Sí, la verdad es que así es, ha habido experimentos más complejos que este pero no se llega a los ecosistemas, aunque bueno, la pecera de la iss es en cierto modo un ecosistema…

  2. Me imagino que los efectos de la ausencia de gravedad tienen que tener un peso significativo junto a los efectos de la radiación para justificar una misión así, ya que supongo que conociendo la radiación que hay en las distintas órbitas se puede simular lo mismo en un laboratorio en tierra a una fracción del coste…
    Una pena lo de los pobres gekkos (o “geckos”, o “guecos”…)

  3. Pobre bichejos, son preciosos por cierto, no sabía lo que era un Geko hasta que empezó la misión. Espero al menos que hayan aprendido algo de esta experimentación. Saludos a estos pequeños (en tamaño) héroes de la exploración espacial.

    1. A mi sí me sonsaban de antes y sí que son bonitos los bichos.

      Lo de la radiación es una jodienda para salir de la tierra, habrá que solventar el problemilla de una forma barata algún día.

  4. En pueblos y ciudades de España es fácil ver gecos o salamanquesas trepando por paredes y muros de piedra. En ocasiones se cuelan dentro de las casas. Son totalmente inofensivos y estupendos para mantener a raya a los insectos.

    En cuanto a la denominación, en español sería “geco”, pero también es frecuente encontrar la variante “geko”, tomada del inglés “gecko”, que a su vez deriva del malasio “gekoq”.

    Saludos

    1. En realidad la RAE no reconoce la palabra “geco” ni “geko”, aunque sí “gecónidos”. Lo único que reconoce la RAE es “salamanquesa”, pero como hay muchas más especies de gecónidos, que no son salamanquesas, debería admitir geco, geko o ambos. Yo he escrito “geco” en otro comentario pero creo que si la palabra original es con k como es el caso de “gekoq” se puede conservar y escribir geko. Por ejemplo, la RAE admite “okapi” y “ocapi” (mamífero emparentado con las jirafas), pero siempre se usa okapi. También se suele escribir “gecko” sin castellanizar. Lo que sí me suena raro es “gueco”, pronuciado como “gato”. Siempre lo he escuchado con sonido j, como “gerbo” (también admitido “jerbo”).

        1. A ver, buscando “fardacho” en google sale el lagarto ocelado, que no tiene nada que ver con los gecos, salvo que son reptiles claro. Es como comparar dos cohetes de distintas “familias” que sólo se parecen en que son cohetes. Pon tú los nombres que quieras a los cohetes porque de eso yo no entiendo.

          1. … daniel (no Marín) en Valencia se llama fardacho desde una Higuana hasta un, como muy bien dices lagarto ocelado, es una denominación común, ahí estaba la gracia… no pretendía definir al pobre geco, no sabía que fardacho hiciese referencia a una especie concreta, de hecho me extraña, pero si tú lo dices, te agradezco el apunte…

            Pero lo de “fardachonauta” se lo envío a roscosmos YA!

  5. “los científicos del IMBP eran conscientes del alto riesgo de fracaso que presentaba el experimento GEKKON-F4, pero decidieron incluirlo en la misión”

    ¿Y si en vez de reptiles fueran humanos se hubieran atrevido mandar al espacio?

  6. Menudo experimento… en 1969 se llegaba a la Luna y en 2014 mandamos insectos al espacio.

    En el siglo 21 los astronautas miran como crecen los tomates en la ISS….

    Cualquiera lo diría hace 40 años, que pensaban que ya estariamos en Jupiter.

  7. Esto demuestra el patético estado del programa científico ruso , ha si ya podremos esperar
    como terminara la misión exo mart 2018!
    PD : Que le anda pasando a daniel porque solo 3 entradas en 8 días no es a lo que nos tiene
    acostumbrados espero que no sea un problema de salud

  8. Donde podria encontrar informes sobre los experimentos llevados a cabo en esta mision y en anteriores similares? se publicaran papers? Saludos!

Deja un comentario

Por Daniel Marín, publicado el 2 septiembre, 2014
Categoría(s): Astronáutica • Rusia • Sondasespaciales