Recordando al LOK

Por Daniel Marín, el 20 mayo, 2010. Categoría(s): Astronáutica • Historias de la Cosmonáutica • Luna • Rusia • sondasesp • Soyuz ✎ 6

La nave Soyuz LOK es la gran desconocida del programa lunar soviético N1-L3. Junto con las etapas superiores Blok-G, Blok-D y el módulo lunar LK, el LOK (Lunni Orbitalni Korabl/Лунный Орбитальный Корабль, “nave orbital lunar”) debía ser lanzado por el cohete N1 con dos cosmonautas a bordo. Desde la Tierra, los dos tripulantes viajarían hasta la Luna: uno se quedaría en órbita lunar mientras el otro descendería en solitario en el LK. El LOK era el equivalente al CSM del programa Apolo, aunque más pequeño. A diferencia del CSM, el LOK no era el encargado de poner en órbita lunar al conjunto, tarea que le correspondía al Blok-D.


El complejo L3, situado en el extremo del N1 (RKK Energía/Novosti Kosmonavtiki).

Pero entre el LK y el LOK no existía un túnel de conexión como en el Apolo: el escaso tiempo de desarrollo y el bajo presupuesto habían conspirado para que la oficina OKB-1 de Korolyov tuviese que conformarse con un sistema de acoplamiento bastante rudimentario, aunque efectivo, denominado Kontakt. El cosmonauta que debía alunizar llevaría a cabo una actividad extravehicular (EVA) desde el módulo orbital (BO) del LOK hasta el LK con el traje Krechet-94. Tras regresar de la superficie lunar, el cosmonauta debería realizar otra EVA para volver al LOK. Dentro del BO también había un traje Orlán para que el otro cosmonauta pudiese ayudarle en las EVAs. El uso de voluminosos trajes semirrígidos para EVAs hacía que la escotilla del BO fuese más grande que la de la Soyuz.



Primeros diseños de la Soyuz LOK (RKK Energía).


Dimensiones de la Soyuz LOK (Mark Wade/astronautix.com).


Comparativa entre el LOK y el CSM del Apolo (Wikipedia).


Detalle del sistema de acoplamiento Kontakt y el módulo de propulsión delantero DOK.

El LOK (7K-LOK ó 11F73) seguía el patrón de diseño de la nave Soyuz, aunque con múltiples modificaciones que le permitían llevar a cabo una misión lunar. La más llamativa era la inclusión de un módulo de propulsión de 800 kg en la parte delantera del BO con seis tanques esféricos de combustibles hipergólicos para realizar las complejas maniobras de orientación en órbita lunar. La cápsula o aparato de descenso (SA) era básicamente similar a la de la Soyuz orbital (7K-OK), aunque con un escudo térmico reforzado para soportar una reentrada desde una trayectoria lunar a 11 km/s y era igual al empleado por la Soyuz L1/Zond. El módulo de propulsión (PAO), o Blok-I, era sin embargo muy diferente al de la Soyuz, ya que llevaba combustible extra para salir de la órbita lunar y estaba equipado con células de combustible en vez de paneles solares. La célula de combustible se denominaba Volná-20 y fue la primera empleada en una nave tripulada soviética. Con una masa de 70 kg, proporcionaba una potencia de 1,5 kW y un voltaje de 27 V durante 500 horas. El motor principal del PAO era una unidad 5D51 con un empuje de 3,388 toneladas y tenía por objetivo sacar al LOK de la órbita lunar para ponerlo rumbo a la Tierra. También incluía otro motor, similar al de la Soyuz, con un empuje de 417 kg para realizar maniobras orbitales y con capacidad para 35 encendidos. El LOK también hacía uso de un ordenador S-530, semejante al empleado en el LK y el N1 y uno de los más avanzados de la época.





Modelo detallado de la Soyuz LOK realizado por Vadim Lukashevich (www.buran.ru).

Pese a que se construyeron varias naves híbridas del LOK y la L1/Zond denominadas Soyuz L1S, la única LOK completa que participó en una misión espacial fue la empleada en el cuarto y último lanzamiento del cohete N1. Un lanzamiento que, al igual que los tres anteriores, terminó en fracaso y con la LOK destruida.



Soyuz L1S con el PAO y el SA de una L1/Zond y el sistema de control de la LOK (Mark Wade/www.astronautix.com).


Prototipo de pruebas de una Soyuz LOK (www.buran.ru).

Cuando a mediados de los años 70 los estadounidenses conocieron por primera vez los detalles de la nave Soyuz 7K-OK a raíz de la misión conjunta Apolo-Soyuz, éstos se quedaron sorprendidos de la sencillez del vehículo. Durante años, las críticas y análisis realizadas en Occidente sobre el programa espacial soviético se basaron en gran medida en los datos publicados a partir de esta misión. Comparar al complejo y caro CSM del Apolo con una Soyuz 7K-OK era injusto, pero obviamente los norteamericanos desconocían la existencia de la LOK, una nave que hubiera resistido mucho más dignamente la comparación entre ambos programas lunares.



6 Comentarios

  1. estupenda entrada. los soviéticos estrenaron varias tecnologías en el programa lunar. entre ellas la de las celdas de combustible.
    como “estoy en algo” con este post, te lo comento, y me anticipo…a ver si me pongo las pilas y lo publico.

  2. El programa espacial lunar sovietico era de traca…los cohetes Proton que deberian haber lanzado los ZOND con tripulación tenian una fiabilidad ¡del 30% !! (tuvieron que hacer un vuelo suborbital instrumentalizado para fijar fallos del conjunto). El cohete N-1 nunca funcionó (incluyendo las últimas versiones mejoradas) y los planes de aterrizaje del LOK en la Luna eran poco menos que un suicidio..y luego, si tenemos en cuenta los fallos reiterados de citas espaciales (Soyuz_Salyut por ejemplo ) ya ni te cuento…menos mal que tanto despropósito no tuvo víctimas

  3. Sí, es verdad, pero tanto fallo se debía a una falta de financiación crónica, al escaso tiempo de desarrollo y a la multiplicidad de programas. Recordemos que la URSS tenía DOS programas lunares: N1-L3 y Zond/L1. Además Cheloméi siguió promocionando su programa UR-700/LK-700 hasta el último momento. Lejos de unificar fuerzas, el programa lunar apenas recibió fondos y no contó con el apoyo de oficinas de diseño claves (Cheloméi y Glushkó), por no hablar de la falta de un compromiso político decidido.

    Por otro lado, yo no creo que el esquema de alunizaje LOK/LK/Bolk-D fuese un suicidio, aunque sí muy arriesgado y técnicamente muy complejo. De hecho, después del Apolo 11 Mishin y la OKB-1 abandonaron extraoficialmente el esquema L3 en favor de un esquema con múltiples lanzamientos del N1M.

    Un saludo.

Deja un comentario

Por Daniel Marín, publicado el 20 mayo, 2010
Categoría(s): Astronáutica • Historias de la Cosmonáutica • Luna • Rusia • sondasesp • Soyuz