Un ekranoplano para rescatar cosmonautas

Por Daniel Marín, el 14 febrero, 2014. Categoría(s): Astronáutica • Aviones • General • Historias de la Cosmonáutica • Sondasespaciales ✎ 19

Robert Bartini fue uno de los diseñadores de aviones más originales de todos los tiempos. Tras una agitada vida que bien podría servir como guión para una película, Bartini terminó en la Unión Soviética y allí se dedicó a lo que mejor sabía hacer: construir aeronaves. Pero sus aviones no eran como los demás. Bartini se concentró en el diseño de ekranoplanos, es decir, aeronaves que aprovechan el efecto suelo para volar a muy baja altura de forma muy eficiente.

pic_86
Un Bartini Beriev VVA-14PS rescata una cápsula Soyuz del Océano Ínidico tras una misión lunar (Novosti Kosmonavtiki)..

Uno de sus proyectos más singulares fue el Bartini Beriev VVA-14. Las siglas VVA significan Vertikalno-Vzletayuschaia Amfibia, es decir, avión anfibio de despegue vertical. Efectivamente, el VVA-14 debería despegar verticalmente desde el agua, pero no sólo eso. Su diseño le permitiría funcionar como ekranoplano y volar rozando las olas, pero también, y si era necesario, elevarse hasta los doce kilómetros de altura como un avión ‘normal’. El VVA-14 fue diseñado como un arma antisubmarina, pero se propusieron varias versiones. Y una de ellas tenía relación con el programa espacial tripulado soviético.

El proyecto VVA-14 comenzó en 1965, en plena carrera lunar. La Unión Soviética estaba desarrollando por entonces dos programas lunares, el L-1/Zond para sobrevolar nuestro satélite y el N1/L3 para poner un hombre en su superficie. En ambos casos se usaría una nave Soyuz modificada (7K-L1 en el primer caso y 7K-LOK en el segundo) para llevar y traer a los cosmonautas hasta la Luna. La reentrada atmosférica tendría lugar sobre el océano Índico a casi 11 km/s y la cápsula debería realizar una maniobra de doble reentrada para aterrizar en las estepas de Kazajistán. ¿Pero qué pasaría si la cápsula no lograba llevar a cabo esta maniobra y terminaba en el Índico después de un descenso balístico? Aunque en la zona habría varios buques soviéticos, en el caso de misiones tripuladas se requería una respuesta más rápida.

1336941183_vva_14
El prototipo del VVA-14 en vuelo (fuente).
618630_600
Planta del VVA-14 (airwar.ru).

Esta necesidad quedó patente en 1968 durante la misión no tripulada Zond 5, cuando la cápsula terminó en el Índico tras fallar el sistema de guiado de la nave. Las misiones Zond serían canceladas después de que Neil Armstrong dejase su huella en el Mar de la Tranquilidad, pero el programa L3 seguía adelante pese a los continuos fallos del cohete gigante N1. Pero es que además se sopesó hacer de los amerizajes en el Índico una rutina para los vuelos lunares. La trayectoria de doble reentrada se podía llevar a cabo de sur a norte -esto es, desde el Índico a Baikonur- o de norte a sur, desde Kazajistán al Índico. Para aumentar el número de ventanas de lanzamiento disponibles, los amerizajes en el Índico habrían sido una opción muy interesante. En septiembre de 1972 el primer prototipo del VVA-14 realizó su primer vuelo y en 1973 Bertini propuso el VVA-14PS (poiskovo-spasatelni, ‘búsqueda y rescate’), una versión de su avión de efecto suelo para rescate en alta mar.

El VVA-14PS, de 26 metros de longitud, hubiera podido llevar 15 pasajeros… o una cápsula Soyuz de cinco toneladas con su tripulación. El VVA-14PS sería capaz de rescatar rápidamente del mar a los dos cosmonautas de una misión lunar en caso de que su cápsula terminase en el Océano Índico, pero también podría ser usado en caso de un amerizaje de emergencia en el mar Caspio en el -casi desaparecido- mar de Aral, complementando así a los helicópteros Mil Mi-6PS (pocos años después el amerizaje de la Soyuz 23 en el lago Tengiz pondría de relieve la importancia de disponer de un sistema de rescate de este tipo). La aeronave llevaría un dispositivo especial para capturar y transportar la cápsula SA de la Soyuz.

El programa lunar N1/L3 fue oficialmente cancelado pocos meses después, en mayo de 1974. Pero el VVA-14 no correría mejor suerte. Bartini moriría también ese mismo año y el avión nunca pasó de la fase de pruebas. El único prototipo del VVA-14 que se construyó se encuentra actualmente en un estado de ruina en el museo de la Fuerza Aérea rusa de Monino. Para los amantes de las historias alternativas, no hay duda de que la imagen de un VVA-14PS rescatando a los cosmonautas en pleno océano Índico tras una misión lunar es difícilmente superable.

800px-Beriev_VVA-14_in_2010
Estado actual del prototipo del VVA-14 (Wikipedia).


19 Comentarios

  1. Impresionante el avioncito… Y, sin duda, igualmente impresionante debería ser su consumo de combustible.
    En cuanto a su uso como avión de recuperación de cápsulas, no sé yo si un pequeño vehículo espacial se llevaría muy bien, a la hora de ser “pescado” y recuperado, con el tremendo chorro de aire que permitiría al “ekranoplano” mantenerse en vuelo estacionario sobre la cápsula.
    El hecho de que el proyecto muriese con su promotor me parece un bien indicio de que los militares rusos no debían estar muy convencidos de la utilidad de ese mastodonte.

    1. En principio, el chorro de aire no debería de ser más problemático que el de un helicóptero pesado. Supongo que el mayor problema del ekranoplano era que tenía menos rendimiento que un helicóptero.

  2. Estos aparatos sé que llegaron a existir en número no pequeño y que tenían un uso que desconozco sobre todo en el mar Caspio, que es idóneo por climatología para un aparato de estas características. Imagino que es un invento con mucho potencial por desarrollar, pero la economía es lo que tiene (intereses creados).

    Hay cosas de la URSS que son difíciles de entender (como de cualquier país), no tengo los datos que tenían los que tomaron las decisiones y desde luego no sé su forma de pensar, pero creo que el mar Caspio y sus costas ofrecían unas posibilidades a las instalaciones espaciales que no se aprovecharon (supongo que por razones que debían ser sólidas, eso es evidente). La verdad es que a los EEUU le importó un pimiento poner un centro de lanzamiento en la costa abierta de Florida bien a la vista de todo el mundo. Lo del mar de Aral, lo que he leído… cuando se hicieron los proyectos de irrigación en Asia Central los ingenieros ya advertían claramente que eso iba a desecar el mar de Aral. El concepto de progreso (y esto era general, no había diferencias entre un lado y otro de la guerra fría, de hecho yo he pasado de pensar que eran algo más cafres en el lado comunista y he reconsiderado mi postura con datos empíricos, de hecho en Rusia los ríos siguen echando agua al mar, cosa que en EEUU muchos ya no lo hacen, **literalmente**) en aquella época era bastante faraónico.

    1. Probablemente los soviéticos no utilizaron el mar Caspio para lanzamientos espaciales dada su cercanía a Irán (hasta 1979 aliado de EEUU). Por más que Cabo Cañaveral esté cerca de la costa, estamos seguros que la US Navy y la Coast Guard son completamente capaces de defender la zona contra cualquier potencial ataque o espías.
      Respecto a los ekranoplanes, están reviviendo en Rusia, que está construyendo varios modelos livianos y volviendo a diseñar nuevos pesados.

  3. Por cierto, ahora que vuelvo a fijarme en la foto del “ekranoplano” abandonado y cubierto de nieve, con ese extraño aspecto y ese morro a medio camino entre el de un bombardero de la II GM y el puente de mando del Halcón Milenario… ¿No os parece una imagen casi de ciencia-ficción? Una astronave que ha sufrido un accidente estrellándose en un planeta helado… Me hubiera venido bien como portada de mi novela “Los senderos ocultos de los dioses”, je, je, je…

    1. A mi me ha recordado más a la “firefly” de la serie homónima.

      Entre esta imagen, y las de los “cadáveres” del Burán se me cae el alma a los pies. Logros colosales de la ingeniería abandonados por los ruines intereses políticos

      Buena novela por cierto, disfruté leyendola.

    2. Tenía pendiente comprar tu libro de cuando se comentó por algún blog de divulgación (seguramente en éste mismo) pero luego se me pasó completamente.

      Gracias a tu comentario lo he recordado y lo acabo de pillar 😛

  4. Coño, qué rabia da ver una maravilla de la ingeniería como esa, abandonada a su suerte de esa manera!! VTOL, ekranoplano y avión normal, si lo hubiesen terminado habría sido el cacharro volador más completo de todos los tiempos.
    Sí que parece algo de ciencia ficción, si lo hubieramos visto tal y como está ahora en un desguace de la Guerra de las Galaxias, no hubiera desentonado ni un ápice.

  5. Ya conocia hace tiempo esta historia y la existencia de estos aparatos y su tecnologia que se adelanto medio siglo a lo que era factible.

    Pero segun parece ni los coreanos ni los yanquis estan al tanto, hace poco, en uno de esos reportajes de terrorismo cientifico de esa maguncia que es ese canal de television que no osare nombrar, presentaban el prototipo de un “novedoso” medio de transporte “maritimo” coreano que aspira a sustituir a los ferris y a los hidroplanos.
    Tras tragarme media hora de chorradas y repeticiones de lo que ya habian dicho y un hora de publicidad se confirmo mi sospecha era ekranoplano, una version modernizada y con muchos cacharritos electronicos al gusto coreano.

    Segun parece, la guerra fria sigue existiendo, y mañana nos diran que los trasboradores soyuz son un “nuevo” invento de…, nose…, el ultimo ventajoso socio comercial yanqui.

    La nasa vivio de los cientificos nazis perdonados, y parece que ahora vamos a “vivir” de recuperar las ideas “descabelladas” de los sovieticos.

    Lamentable.

    J.Diaz

    1. Hombre, el Discovery Max, comparado con A3, T5, Divinity, 8Madrid, Nitro, Explora y demás… Los documentales que emite no son precisamente los de La 2, pero por lo menos tienes algunos sobre Astronomía y astrofísica bastante decentes. Aunque a veces se les va la pinza y te sueltan shows chorras sobre sirenas o megalodones sin avisar que son producciones de c/f, o dan sitio a vendedores de libros sobre marcianos ociosos. Pero, en general, es entretenido.

  6. ” Para los amantes de las historias alternativas, no hay duda de que la imagen de un VVA-14PS rescatando a los cosmonautas en pleno océano Índico tras una misión lunar es difícilmente superable.”

    Seria interesante que algún día alguien escribiera un libro (ojala posteriormente convertido en película) sobre la historia alterna del programa lunar utilizando todas estas ideas. Nada de Apollo 18 no El Cosmonauta por favor…

  7. Estoy seguro que el Ekranoplano sirvió de inspiración para los “snowspeeder” de Star Wars, asi como el NKL-26 del ejercito rojo para los AT-ST

Deja un comentario