Boeing propone el sistema de lanzamiento espacial más extraño de la historia

En los últimos tiempos, parece que hay barra libre con esto de proponer nuevos lanzadores espaciales. Y eso pese a la crisis. Lo último, una propuesta de Boeing para crear un sistema de lanzamiento espacial desde un avión que es, por decirlo de alguna forma, más bien “raro”. Lo primero, contemplen a la criatura en todo su esplendor:

Sistema de lanzamiento espacial de Boeing. El vehículo SLV usaría un avión WhiteKnightTwo para despegar (Aviation Week).
El SLV de Boeing estaría formado por un avión supersónico basado en el XB-70, un avión hipersónico y un pequeño cohete (Boeing).

Efectivamente, es lo que parece: ¡un sistema de lanzamiento de cuatro etapas, tres de ellas aéreas! La primera etapa es en realidad el famoso avión WhiteKnightTwo (no es una errata, se escribe así todo junto), construido por Rutan para Virgin Galactic con el fin de lanzar la nave suborbital turística SpaceShipTwo (también todo junto). La segunda etapa está formada por un avión supersónico no tripulado que resulta ser nada más y nada menos que una versión a pequeña escala del mítico bombardero XB-70 Valkyrie (!). Todo esto es ya de pro sí bastante raro, pero si ahora le sumamos una tercera etapa formada por un avión hipersónico dotado de un scramjet y capaz de cabalgar sobre su onda de choque (waverider), la cosa se vuelve surrealista.

El avión supersónico del SLV de Boeing (Boeing).
El mítico North American XB-70 Valkyrie (Wikipedia).

Para alcanzar la velocidad orbital, el avión hipersónico transportará una cuarta etapa consistente en un pequeño cohete convencional de combustible sólido. El conjunto, denominado provisionalmente de forma poco original como SLV (Space Launch Vehicle), tendría una longitud de 22,86 metros -sin contar al WK2- y una masa de 11,3 toneladas. Como vemos en la imagen, el resultado final es muy curioso, especialmente la unión entre los dos aviones no tripulados de Boeing, que es ciertamente extraña y consiste en un ingenioso morro plegable. El WK2 llevaría el conjunto hasta unos diez kilómetros de altura y 900 km/h. El SLV se separaría y el avión supersónico aceleraría hasta alcanzar Mach 4,5 y 20 km de altura. Entonces, el avión hipersónico, de 11,3 metros de longitud y con metano como combustible, tomaría el relevo y alcanzaría Mach 10 y 30 km, momento en el cual se separaría el cohete con la carga útil. Salvo por el cohete, el resto del sistema sería totalmente reutilizable y podría ser usado desde casi cualquier lugar del mundo. El “mini-Valkyrie” etapa aterrizaría como un avión convencional con un tren de aterrizaje, mientras que el avión hipersónico podría aterrizar de forma normal o ser recuperado mediante paracaídas.

Avión hipersónico del SLV de Boeing (Boeing).
Cohete convencional para la carga útil (Boeing).

¿Y para qué serviría este engendro? Pues de acuerdo con Boeing, para lanzar minisatélites de hasta 50 kg. Mucha alforja para tan poco viaje, como dirían algunos. Francamente, es difícil justificar el desarrollo de este aborto aeronáutico si lo que queremos es poner una carga tan pequeña en órbita. Para eso ya tenemos al Pegasus o sistemas similares. A su lado, la propuesta de Stratolaunch parece simple y elegante. En realidad, todo parece indicar que se trata de un intento por parte de Boeing de darle alguna utilidad práctica a sus programas de vehículos scramjet, de entre los cuales destaca el X-51A WaveRider. Otros analistas más conspiranoicos no descartan que en realidad sea una maniobra para intentar encubrir un programa militar bajo una pátina civil. No debemos olvidar que uno de los intentos más recientes de crear un nuevo sistema de lanzamiento aéreo de varias etapas con aviones supersónicos fue el proyecto RASCAL (Rapid AccessSmall Cargo Affordable Launch), iniciado en 2002 por la agencia militar DARPA (proyecto en el que por cierto colaboró Rutan). En todo caso, Boeing tiene una amplia experiencia en el desarrollo de scramjets. Además del X-51A, la empresa también participó en el desarrollo del X-43 de la NASA y en los últimos años ha sugerido la creación de toda una familia de vehículos de lanzamiento espacial basados en aviones hipersónicos.

Avión hipersónico experimental X-43 de la NASA (NASA).
X-51A WaveRider (Boeing).
Proyectos de lanzamiento espacial de Boeing con aviones hipersónicos (Boeing).
Proyecto RASCAL (DARPA).

Por supuesto, propuestas de sistemas de lanzamiento espacial con aviones hipersónicos y supersónicos las hay a patadas, pero esta mezcla parece sacada de un sueño -¿o pesadilla?- de un ingeniero aeronáutico. Hasta ahora, los proyectos de este tipo se basaban en el uso de un avión subsónico/supersónico o un avión hipersónico como primera etapa, pero nunca se había visto semejante combinación. ¿Alguien cree que saldrá adelante?



23 Comentarios

  1. Cuando has dado la cifra de los 50 kg no he podido evitar reírme en voz alta, y entendí completamente el porqué del tono de la entrada XD

    Desde luego me cuesta ver cómo se rentabilizaría un sistema así. Como prototipo para futuras naves scramjet y similares lo veo, pero como sistema definitivo me parece que no… :S

  2. jajajajajajajajajjajajajajajjajajajajajjaj … jajajajajjajajjajajajjajaja aborto aeronáutico ajajjajajajajajjajaj no se por qué… pero me ha hecho mucha gracia… jajajaja

    y la verdad es que es muy acertado, más que nada porque ¿cuantos cacharritos de 50kg puede lanzar por ejemplo un vega?

    A mi me parece que esto es un punto de inflexión en el powerpointismo de algunas empresas aeroespaciales. Pero para mi gusto les ha faltado lanzar todo el conjunto desde un ekranoplano gigante, total ya puestos…

  3. PowerPoint en su máxima expresión!

    Aun los militares no logran poner a punto un avión con ScramJet y esta gente de Boeing viene y propone semejante frankenstein!

    Yo confió mas en el Skylon que en estos proyectos jalados por los cabellos!

    1. bueno… como cabeza nuclear táctica contra divisiones acorazadas por ejemplo… no sería inviable, le verdad es que lo de la huella térmica no me lo había planteado así.

  4. Os digo una cosa.

    Me parece la opcion mas realista de nave totalmente reutilizabble. Aunque insisto que tiene que ser experimental

    Avion – Avion supersonico – Avion hipesonico SCRAMJET (que necesita algo de oxigeno) y por ultimp un poco de mas de empuje (sin oxigeno) para colocarse en orbita

  5. Reiros, pero yo personalmente espero que salga adelante y sea el primer ladrillo para cohetes más grandes realmente eficientes. Un poco de aire fresco tras la vuelta a los años 60 que estamos viviendo ultimamente.

    jjp

  6. esto es una manera de llamar la atencion, SpaceX ha cumplido objetivos en COTS y boeing no ha terminado ni una miserable maqueta y eso que se chuparon 11 millardos en Constelation.

  7. Por más que se empeñen, actualmente la tecnología de propulsión química no da más de sí y hace necesario emplear sistemas multietapa. Sólo cuando se desarrollen sistemas de propulsión realmente eficientes (pongamos por caso, aviones hipersónicos con un sistema de “postcombustión” basado en antipartículas) podrá hacerse realidad el sueño del avión espacial de una sóla etapa que despegue como un avión, entre en órbita, suelta una carga de varias toneladas (o unas decenas de pasajeros) y vuelva a Tierra para aterrizar como un avión.

    Mientras tanto, cohetes total o parcialmente desechables.

    Saludos

    1. Hilario, ¿podrías explicar mejor ese “sistema de ‘post-combustión’ basado en antipartículas”?.
      Yo entendí que el impulso específico en un motor de antimateria puede llegar a ser de 5000000 s, pero no sé si ésto valdrá para propulsar eficientemente aviones hipersónicos.
      ¿Alguien sabe de esto?.
      Saludos,
      Antonio.

  8. Hola,perdona el retraso.

    Sobre lo de un avión espacial propulsado por antimateria hablaba en términos generales y simplificando mucho (lo de la “postcombustión”).

    Básicamente, la idea es la de emplear unos pocos picogramos de antipartículas “inyectándolas” en la tobera para “enriquecer” la mezcla del combustible. Claro, habría mucho que investigar sobre nuevos materiales y seguir con los fructíferos experimentos que sobre almacenamiento y uso de antimateria se están haciendo en el CERN.

    Otra alternativa sería un vehículo de una sóla etapa que emplease un motor térmico basado en el diseño del físico y matemático germano-americano Bruno Augenstein, que funcionaría a partir del calor desprendido de una reacción materia-antimateria que emplearía 13 microgramos de antimateria por segundo para calentar un bloque de tugseno que a su vez calentaría la masa de reacción. Su rendimiento sería igual o superior al de un motor nuclear térmico de fisión.

    En fin, hay varias posibilidades, pero es necesaria mucha investigación básica. Pero lo que está claro es que sólo con combustibles químicos nunca se conseguirá ni un acceso “barato” al espacio ,ni prescindir de los sistemas multietapa.

    Saludos

  9. bueno ahora tras el paso del tiempo y el lanazamiento exitoso del ss2 sobran la mayoria de coments de aqui…lo que lleva a pensar que galileo, al igual que otros grandes visionarios siempre son perseguidos por expertos inqueisidores de su disciplina…
    ahora vais y lo contais por ahi….
    juasjuasjuasjuas….

  10. Esto sí que es un CORTA Y PEGA literal. Lo malo es que necesita mucho pegamento porque no parece que los recortes encajen bien.
    Yo hacía cosas parecidas con mis juguetes cuando era pequeño, ponía al coche fantástico las alas de un Boeing 777 roto y un cohete por debajo atado con una goma elástica. No veas cómo volaba el bicho jj jj jjjjj jjjjj.

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 23 mayo, 2012
Categoría(s): ✓ Astronáutica • Aviación • Cohetes • sondasesp