Valeri Polyakov, el médico que vivió 14 meses en el espacio

Por Daniel Marín, el 20 septiembre, 2022. Categoría(s): Astronáutica • Historias de la Cosmonáutica • Rusia ✎ 57

El 19 de septiembre de 2022 nos dejó a la edad de 80 años una leyenda de la cosmonáutica: Valeri Polyakov, la persona que llevó a cabo la misión espacial más larga de la historia. Valeri Vladímirovich Polyakov (Валерий Владимирович Поляков) nació el 27 de abril de 1942 en Tula en lo que entonces era la Unión Soviética. URSS). Tras graduarse como médico, trabajó en el Instituto de Parasitología Médica y Medicina Tropical de Moscú. Entre 1971 y 1974 realizó estudios de posgrado en el Instituto de Problemas Médico-Biológicos de Moscú, el famoso IMBP. El IMBP era la institución líder en medicina espacial y, como tal, supervisaba el entrenamiento y recuperación de los cosmonautas. Precisamente, a comienzos de los años 70 la URSS comenzó a lanzar las estaciones espaciales Salyut y Almaz, lo que permitió realizar vuelos orbitales de larga duración. Por aquel entonces, los efectos de la microgravedad prolongada en el organismo humano eran toda una incógnita y, como resultado, el IMBP empezó a adquirir un mayor protagonismo dentro del programa espacial soviético.

Valeri Polyakov en los años 80 (Roscosmos).

Polyakov había entablado contacto con el IMBP años antes, en 1970, cuando fue seleccionado como candidato a cosmonauta representando a la institución, una decisión que se ratificó en 1972. Polyakov, junto con Gueorgui Machinski y Lev Smirenni, competirían entre sí para ser el primer médico en una estación espacial. Por entonces, el MOM, el apodado «Ministerio del Espacio» que estaba a cargo de la sección civil del programa espacial soviético, había decidido que sería una buena idea enviar un médico a una misión espacial de larga duración. Si la medicina espacial cada vez era más relevante, nadie mejor que un médico para evaluar in situ los efectos de la ingravidez en la fisiología humana. La idea se encontró con cierta resistencia por parte del TsPK (el Centro de Entrenamiento de Cosmonautas Yuri Gagarin), donde se seleccionaban a los candidatos a cosmonauta con formación militar, y desde la oficina de diseño NPO Energía (antigua OKB-1) que, de facto, era de donde provenían todos los cosmonautas civiles del programa espacial soviético. No obstante, la introducción de las nuevas Soyuz-T a finales de la década de los 70 permitió volver a disponer de naves con tres asientos, por lo que la competencia por una de las plazas ya no era tan feroz como unos años antes. Poco a poco, Polyakov se postuló como el candidato a cosmonauta del IMBP con más posibilidades. En 1976 Polyakov logró convertirse en investigador del insituto y entre septiembre de 1978 y diciembre de 1979 se entrenó en el TsPK para convertirse en cosmonauta. Por fin, el 1 de mayo de 1980 fue nombrado «cosmonauta-investigador». Ahora solo tenía que esperar a que le asignasen alguna misión.

Polyakov (derecha) con la tripulación de la Soyuz TM-6 durante el entrenamiento de supervivencia en el mar (gazeta.ru).
Con Krikaliov a bordo de la Mir en 1989 (Roscosmos).

Previamente, en diciembre de 1979, Polyakov había sido asignado provisionalmente a la tripulación de la Soyuz T-3 junto con Vasili Lazarev y Guennadi Strekálov. Lamentablemente, a finales de 1980 se decidió cancelar la misión médica de Polyakov para enviar cosmonautas más entrenados en reparaciones por culpa de algunos problemas con la Salyut 6. La tripulación principal de la Soyuz T-3 estaría formada por Leonid Kizim y Oleg Makarov, a los que posteriormente se les sumó Strekálov. Polyakov serviría como suplente de la misión. No obstante, el IMBP no era la única organización médica de la Unión Soviética. En la competición por ser el primer médico en una estación espacial pronto apareció la figura de Oleg Atkov, médico del Centro de Investigación Cardiológica de la URSS. Aunque no trabajaba para el IMBP, pasó las pruebas médicas del instituto y en 1977 Atkov fue elegido como uno de los candidatos de la segunda selección de cosmonautas del IMBP. En junio de 1983 Polyakov se preparó junto con Atkov para un vuelo de larga duración a la Salyut 7. En principio, la idea era que un médico supervisase la salud de Konstantín Feoktístov, veterano cosmonauta del programa Vosjod que, con 57 años —por entonces una edad muy «avanzada» para un cosmonauta—, quería volver al espacio. Aunque el plan de Feoktístov fue rechazado, los preparativos para enviar un médico a una estación espacial siguieron adelante y en septiembre de 1983 se anunció que Oleg Atkov volaría en la Soyuz T-10. Polyakov sería su suplente. Es de suponer que a Polyakov no le sentó demasiado bien que lo «adelantase por la derecha» un candidato a cosmonauta que había sido seleccionado siete años más tarde que él.

Polyakov en los años 80 (Roscosmos).
Polyakov en un modelo del Burán con un traje de presión Strizh en un asiento eyectable (gazeta.ru).

Debido a problemas técnicos surgidos al final de la vida de la Salyut 7, Polyakov tuvo que esperar al lanzamiento de la estación Mir en 1986 para volver a tener una oportunidad de ir al espacio. Por fin, el 29 de agosto de 1988 despegó a bordo de la Soyuz TM-6 junto con Vladímir Lyajov y Abdul Momand (el primer y, por ahora, único cosmonauta de Afganistán), convirtiéndose en el cosmonauta soviético número 66. Durante su primera misión espacial estuvo 240 días, 22 horas y 34 minutos en órbita como parte de las expediciones EO-3 y EO-4 de la Mir. Regresaría —antes de lo previsto— en la Soyuz TM-7 junto con Alexánder Vólkov y Serguéi Krikaliov. Durante su estancia en el espacio, Polyakov se dedicó de forma exhaustiva a investigar la salud de sus compañeros cosmonautas y la suya propia. A finales de los años 80 la URSS estaba planificando un viaje tripulado a Marte. La experiencia en vuelos de larga duración sería esencial en un proyecto de esta envergadura, por lo que la crecía la presión para llevar a cabo misiones cada vez más prolongadas.

Polyakov a bordo de la Mir (gazeta.ru).
Polyakov tras regresar de su primera misión espacial (gazeta.ru).
Polyakov haciendo ejercicio en la Mir (Roscosmos).

La caída de la URSS en 1991 congeló temporalmente las propuestas de investigaciones médicas a bordo de la Mir, pero el IMBP presionó para llevar a cabo una misión de muy larga duración que superase el récord de Musa Manárov y Vladímir Titov, que en 1988 habían permanecido un año en la Mir. La logística de rotaciones de tripulaciones en la Mir complicaba la posibilidad de llevar a cabo una misión de este tipo, pero el IMBP ofrecía la posibilidad de que fuese un único cosmonauta médico el que la llevase a cabo, en vez de la tripulación principal. Finalmente, se aprobó la misión. Teniendo en cuenta el estado del programa espacial ruso, los cosmonautas del IMBP que estaban en servicio sabían que esta bien podría ser su última oportunidad de volar al espacio. Polyakov, con su experiencia de vuelo y décadas de entrenamiento, se perfilaba como el candidato favorito y nadie se sorprendió cuando fue elegido como tripulante de la Soyuz TM-18 junto con Víktor Afanásyev y Yuri Usachov (además, desde 1989 era el vicedirector de temas científicos del IMBP). Estaba previsto que su suplente fuese Guermán Arzamazov —miembro del segundo grupo de cosmonautas del IMBP, como Atkov—, pero meses antes del lanzamiento fue retirado por, aparentemente, hablar mal de Polyakov a sus espaldas y presionar para que lo apartasen de la misión (según Arzamazov, Polyakov era demasiado mayor para el vuelo y no se había entrenado lo suficiente). Como resultado, Polyakov no tendría ningún suplente en su segunda misión espacial. El despegue tuvo lugar el 8 de enero de 1994. Debía haber permanecido 16 meses en la Mir, aunque el retraso en el lanzamiento de la Soyuz obligó a recortar la misión a «solo» 14 meses. Polyakov regresó a la Tierra el 22 de marzo de 1995 en la Soyuz TM-20 con Alexánder Viktorenko y Yelena Kondakova tras pasar 437 días, 17 horas y 58 minutos en el espacio. A día de hoy, sigue siendo la misión espacial más larga jamás realizada por un ser humano. Como él mismo solía bromear, «yo ya he hecho el viaje de ida y vuelta a Marte».

Polyakov (izqda.) con el resto de la tripulación de la Soyuz TM-18: Lyajov y Usachov (Roscosmos).
La estación Mir en 1995 vista por el Discovery en la misión STS-63 (NASA).
Valeri Polyakov se asoma a la ventanilla del módulo base de la Mir para ver el Discovery (NASA).
Valeri Poliakov a través de una ventana de la estación Mir visto desde el transbordador Discovery en la misión STS-63 (NASA).
Ampliación de la imagen anterior (NASA).

Sumando sus dos misiones, Polyakov permaneció 678 días, 16 horas y 33 minutos en órbita. A pesar de que no viajaría más al espacio, siguió vinculado al programa espacial y en 2000 participó durante siete días en el experimento de vuelo espacial de larga duración SFINCSS como segundo comandante de la quinta tripulación. A lo largo de su carrera, Polyakov recibió el título de Héroe de la Unión Soviética y Héroe de Rusia. Tuve el placer de conocer al veterano cosmonauta en 1995 cuando viajó a Tenerife tras su histórico vuelo espacial. Me pareció una persona comedida, seria y profesional. Era un hombre de pocas palabras, pero siempre educado y accesible. No cabe duda de que el primer ser humano que pise Marte le deberá mucho a Valeri Polyakov. Por el momento, su récord sigue intacto.

Valeri Polyakov (Roscosmos).
¡A tu salud, Valeri! (Roscosmos).


57 Comentarios

    1. DEP. Hasta la muerte de una persona puede ser un dato científica mente provechoso. Yo digo que el verdadero experimento de las estaciones espaciales son los propios experimentadores astronautas. El descubrir como el hombre es capaz de adaptarse al ambiente espacial. El que se mantengan motivados para trabajar. Su esperanza de vida al volver y la morbilidad. El que Valentina tereskova fuera madre es un dato más allá de su felicidad personal. Dentro de la tristeza de este día es un buen dato el saber que los antiguos astronautas viven 80 años, como los que se quedaron en tierra.

  1. Gracias Daniel. Una entrada “obligada” que da gusto leer de tu mano.

    En las fotos tiene algunos gestos que me parecen muy graciosos (cachondos) .

    Y el titulo de la entrada , por lo que a mi respecta, me ha encantado.

    Viva Polyakov. ! Por sus aportaciones, valor y conocimiento.

    1. ¡Sí, hay fotos divertidas y alegres!
      Es fácil que me equivoco, y meta la pata, pero he imaginado -con agrado- que algún brindis de las fotos debía de ser con vodka. Y que quizás era una tradicion, al aterrizar o amerizar. Aunque no bebieran casi, es bonito!
      Y es muy entrañable y pintoresco verlo en órbita leyendo un periódico, y en bici! 😊
      Imagino que les llega un paquete de correo con cada nave de provisiones. Que también es como curioso, que el correo en papel llegue taaan lejos suena divertido. 🙂

      1. «que algún brindis de las fotos debía de ser con vodka»
        Me acuerdo de las noticias de la época: al retornar le sirvieron té a la tripulación, y con eso Polyakov hizo el brindis en esa famosa foto.

  2. Gran Articulo, recuerdo haber leído sobre este viaje durante mis últimos años de carrera, creo que fue la ultima gran gesta de la astronáutica soviética (o rusa)

  3. Bonita entrada de homenaje a un grande.
    Desde luego el tipo se metió entre pecho y espalda el viaje a marte!!
    Se sabe, más alla de cómo le afectó fisicamente esa estancia, ¿cómo le afectó a nivel mental? si tuvo crisis durante la mision, etc…?

    Por otro lado, ¿qué es esa estructura circular que se vé debajo a la izquierda de la ventanilla de la MIR? tiene una forma extraña, como un pozo de una mina a cielo abierto en miniatura. Parece un sumidero espiral…

        1. Desde luego. Ver alejarse la Tierra sabiendo con certeza que no podrás volver en caso de emergencia tiene que tener “lo suyo” . Al menos en la MIr o en ISS sabes que puede montarse una operación de rescate o evacuación en caso necesario y sueles estar acompañado por bastantes astronautas y con relevos refrescantes.

          Confinarse para dirigirse hacia “el otro confín” me da que solo es apto para los más bragados.

          Martian tendrá que esperar.

          1. Estoy de acuerdo con que no es el mismo confinamiento. Aunque estés en el espacio dentro de una lata (sin quitarle mérito alguno, ya me gustaría vernos a muchos en la situación de Polyakov), estás a 500 km de casa, a cosa de menos de una hora de un lanzamiento de cápsula. Y dentro del campo magnético de la Tierra.

            Estar a 30 millones de km (o en tránsito) viendo la Tierra como un puntito en la distancia y a MESES (o años, según) de cualquier posibilidad de rescate, regreso o ayuda… incluso con retrasos de minutos que hacen inviable cualquier conversación mínimamente normal… ufff, no es lo mismo, en absoluto.

            Es como comparar estar en una plataforma petrolífera 6 meses a 20 km de la costa… a estar a la deriva 6 meses en medio del Océano Pacífico.

        2. Está claro que no es el mismo tipo de confinamiento, pero es lo mas cercano que hemos tenido (creo).
          Un confinamiento en la tierra aun estaría mas alejado del viaje a marte.
          Sí aqui estar confinados unos meses en nuestra propia casa, con posibilidad de salir para comprar, con compras y comida a domicilio, con tu familia, con netflix y mantita y con musk explotando depositos para nuestro deleite ya se nos hizo largo a algunos y genero problemas de salud mental a muchos…no quiero imaginar el estar como estuvo Polyakov que ni internet tenia el pobre para distraerse!

          1. Muy, muy cierto.

            De todos modos, tampoco es que se pueda comparar demasiado ambos casos:

            – Por un lado, un tipo ULTRAentrenado, de una generación que tampoco es que necesitase aquello que no tenía (Internet en este caso) y que sabía divertirse, entretenerse y conformarse con muy poco.

            – Por el otro, una generación (o más de una) dependiente completamente de un entretenimiento continuo desde cualquier fuente, y que se aburre soberanamente a la que está 10 minutos sin batería en el móvil o sin poder salir a echar unas birras.

            O sea, que sí… y no… jajajaja

            (Yo, por ejemplo, no me enteré apenas del confinamiento; iba a trabajar igual, tengo mi casa con su piscina, jardín y terrazas para esparcirme a mi antojo… y salía por ahí a ratillos con la autocaravana sin problema alguno. Y con Internet, películas y series no me faltaron.)

          2. Jajaja, vaya vidorra Noel!
            A mi me toco teletrabajar encerrado en un piso pequeño, con mi mujr de ere y mi hijo de 10 meses berreando todo el rato!
            El confinamiento más estricto fué duro!
            Ni una serie pude ver…
            Aunque en cuanto se pudo salir un poco ya lo llevé bien.

            Pero es curioso lo que hizo en los peques. Ha habido mas retrasos en la adquisición del habla en la generacion de los nacidos en 2019, tambien han sido mas introvertidos y menos lanzados que otras generaciones al estar limitados justo en los momentos de empezar a soltarse a andar-trepar-etc al estar encerrados y mucho mas limitados en las relaciones sociales en el momento en el que empiezan a desarrollar la comunicación.

            Quizá estos viajes largos no generen muchas crisis, pero sí que haga que la gente se vuelva más introvertida!

          3. Pues se manda a introvertidos y santas pascuas, jajajajaja.

            A ver, hay mucha gente que está muy bien sola o poco acompañada. En mi opinión (y previo entrenamiento) este tipo de personas sería ideal para un viaje así.

            ——————–

            Y sí: no me lo monto mal. Vendí el piso justo cuando la burbuja inmobiliaria estaba a semanas de estallar, y compré la casa tres meses después en pleno bajón. La misma hipoteca que con el piso, pero con una casa con parcela. Tuve MUCHA suerte. Vamos, que no lo cambio!!

            Pero sí, entiendo lo que dices: conozco a varias personas en tu situación, que el confinamiento los mantuvo encerrados en pisos que casi ni balcón tenían, y acabaron medio majaretas…

  4. Interesante y necesario artículo, Daniel!

    Cabría preguntarse cómo afectó su larga estancia en el espacio a su calidad de vida y finalmente a su muerte…La radiación cósmica podría ocasionar problemas a futuros astronautas que tripulen misiones, por ejemplo a Marte…

    Valery, DEP

    Pd. Daría algo por ese parche en el brazo con la bandera soviética y las letras CCCP

    1. Ya viene la era d la propulsion nuclear..

      Esas ideas estupidas d q el viaje a marte durara meses y anos quedo obsoletas

      Para el futuro viajero a marte existira 2 opciones:

      1- La opcion barata apto para suicidas (starcheap)

      2- La opcion china para regresar sano y salvos (nave nuclear)

      1. Realmente sabes tanto y tienes seguridad como para calificar de estúpida la idea de viajar con propulsión química?

        Suena a opinión de cuñado.
        Un poco más de humildad por favor

        1. En teoria La starcheap con trasvase d combustible en orbita puede lograr una aceleracion (sumando su velocidad orbital) d hasta 40km/s.

          Mientra el futuro nave nuclear china puede hacerse facilmente con los 80km/s..

          Osea doble d rapido q el juguetico d tu amado idolo d origen surafricano…

          1. No quiero hablar de lo que no sé (para variar, que ya hablo demasiado). Desconozco el funcionamiento de los propulsores nucleares, sus pros y sus contras.

          2. La unica contra en comparacion con el starcheap quizas podria ser el precio del boleto..

            Pero para un pais q le sobra el dinero, eso nos importa poco, lo importante es la vida d quienes viajen alli, cosa q para musk le importa una mierda…

            He dicho y repito, la primera potencia espacial no daria puntada sin hilo, asi d simple…

          3. Argenchino, ¿tus padres saben que usas el ordenador?. Un día les vas a dar un disgusto y te van a poner el control parental.

          4. Sí, a tu país le importa mucho la vida ajena (y propia): Plaza de Tiananmen, Tibet, Uygures, talleres de esclavos alrededor del mundo, mafias de trata… una joya de respeto a los Derechos Humanos, sí…

            Lo que hay que leer.

          5. Y no, la PRIMERA POTENCIA ESPACIAL (o sea EEUU por el momento) no suele dar puntada sin hilo.

            Los chinos, aunque lo van haciendo muy bien, sólo llevan unos 50 años de retraso sobre TODO lo que ya hicieron americanos, rusos y europeos antes…

            Ahora, si hablas de la SEGUNDA potencia espacial, o sea, China, pues vale.

          6. Noel, a los tuyos les importan mucho los coreanos, vietnamitas, iraníes, irakíes, palestinos, afganos, ucranianos, y muy pronto taiwanes
            Seguro que me olvidé de muchos

          7. 40km/s es una medida de velocidad, no de aceleración. No sé si últimamente no revisas lo que escribes o como dice Policarpo tus comentarios son de cuñado.

          8. Bueno tu eres bruto o que?

            De eso trate d decir, q la starcheap recargada en orbita puede acelerar hasta un maximo d 40km/s TEORICAMENTE

          9. @conviento

            NO soy yo el que está ladrando de que «mi país respeta la vida por encima de todo»… deberías releer las cosas antes de soltar tonterías.

            Y no, realmente a mí me importan poco, en general «coreanos, vietnamitas, iraníes, irakíes, palestinos, afganos, ucranianos, y muy pronto taiwanes» y todos los demás. Suficiente y bastante tengo con preocuparme de los menesteres de mi casa. Si cada cuál hiciese lo propio y se dejase de tocar los cojones en casa ajena, el mundo sería un puto paraíso.

          10. 天问一号 : Insistís con aceleraciones de 40 u 80km por segundo. ¡¡No se puede ser tan bruto!! Con una aceleración de 40km/s², partiendo de reposo en sólo dos horas y 5 minutos alcanzarías la velocidad de la luz. Por otra parte, esa aceleración equivale a más de 4000 g. Aunque durara un sólo segundo ningún ser humano podría sobrevivir.
            Pero no voy a volver a intercambiar opiniones con alguien que se niega a aceptar que velocidad y aceleración no son sinónimos.

      1. Gracias Narval!

        No sé, como que da la sensación de que son copias baratas de los originales… Le tengo un poco de manía a Aliexpress.

        Miro enseguida el enlace que me propones. Malos tiempos ahora en occidente para declararse admirador de la CCCP… 🙄

        Un saludo!

  5. Que espectáculo de artículo Daniel. Son de mis favoritos los que cuentas historia de la carrera espacial y este, sumado a la carga emotiva es uno de los mejores. Éxitos Daniel!!!

  6. Quizás haya parches similares en webs de intercambio de colecionistas, de todo el mundo casi.
    En tiendas de anticuarios de barrio a veces hay como de militares o bomberos. Incluso trajes de como de buzo, que de niños nos creíamos que eran de astronauta, ji, ji…
    Sí que el diseño es bonito! Buena suerte! 🙂

  7. Magnifica reseña de un personaje tan destacado como Valery Polyakov. Solo un detalle: fue el primer médico en una estancia en una estación espacial, pero no el primer médico en el espacio del programa espacial soviético.
    El primero fue Boris Yegorov, en la Vosjod 1, en compañía del aquí mencionado Konstantin Feokstitov y de Vladimir Komarov.

      1. Bien por mis colegas !

        Abunda lo bueno (jjjj)

        Pd: ¿cuantos médicos astronautas habrá habido hasta la fecha?
        (La enfermera Arcenaux no cuenta eh?)

        En el futuro es probable que se incluya uno entre la tripulación cuando está viaje más allá de lo razonable o en las colonias futuras, en órbita o en alguna base.

  8. no sabia que Robert de Niro habia ido al espacio (tom debe tener envidia) 😀

    asi que…paso 14 meses (mas de un año) en donde? (se que es la mir)…pero QUE version de la mir? (la «completa»…o con menos modulos)…. 14 meses encerrado ahi!!!

    pregunta: los astronautas rusos de la mir podian entrar en el shuttle? o no tenian permitido pasar a la cabina?

  9. ¡Muy buen artículo! Ojala lo lean quienes (incluso en este foro) hablan de la imposibilidad psicológica de estar dentro en una nave unos pocos meses en un eventual viaje a Marte.

    1. Hombre, somos casi 8.000 millones de seres humanos en el planeta. Yo creo que, por bajo que sea el porcentaje, habrá MILES de nosotros capaces de estar sin problema dentro de una nave hacia Marte. Salvando las distancias y los impedimentos (tema de respirar y tal), miles de marineros durante miles de años se han enfrentado a retos similares, e incluso más dramáticos que 6 meses de viaje a solas. De hecho, hay navegantes en solitario que se tiran meses en su barco sin tocar tierra ni cruzarse con nadie más.

      Con entrenamiento adecuado y una selección exhaustiva de candidatos, no veo que sea un problema insalvable ni una «imposibilidad psicológica».

      Cierto que NADIE habrá estado jamás en toda la historia tan solo y desamparado como las tripulaciones que vayan a Marte, ni siquiera los que se quedaron en órbita lunar en los módulos de los Apolo. Pero es que NADIE tampoco en toda la historia habrá estado TAN PREPARADO, ENTRENADO Y MENTALIZADO para ello como los que vayan allí.

      Vamos, que hay gente a la que la palabra «imposible» parece que les ponga cachondos, jajajaja

      1. Hombre, los expedicionarios del Endurance quedaron mas de dos años atrapados en la antartida, en 1914!
        Ni radio ni ninguna comunicación posible con el resto del mundo, aislados en el hielo ala deriva y sin nisiquiera tener el barco para meterse la mitad de la «aventura»

        Esos hombre, probablemente estuvieron al nivel de un viaje a Marte a nivel de aislamiento. Aunque de la antartida, como demostraron, se puede volver y de Marte, como haya un problema en la nave…salvo que seas Matt Damon, no se vuelve…

      2. Exacto, a eso me refiero: históricamente los ha habido que las han pasado mucho más putas que en un viaje a Marte (riesgo de asfixia permanente a parte), y no son pocos los que han soportado las durísimas penalidades y han regresado (como lo que comentas del Endurance, que VAYA TELA… no creo que NINGUNO de nosotros hubiésemos soportado ni dos meses en esas condiciones).

        Con la debida redundancia, reducción de riesgos en lo posible, entrenamiento y concienciación, PSICOLÓGICAMENTE no le veo mayor historia a este viaje. De hecho, PSICOLÓGICAMENTE, yo mismo podría hacerlo sin problemas. FÍSICAMENTE, como estoy hecho unas bragas sucias, pues no, jajajajajaja.

    2. Hola Noel.- No sé si interpretaste lo que quise poner. Pero la MIR era mucho más pequeña que la EEI y además no sólo había menos personas (casi nunca más de 3), sinó que tampoco eran tan frecuentes los intercambios de tripulación. Y este buen hombre pudo soportar 14 meses, sin que haya tenido ningún tipo de problemas psicológicos ni traumas posteriores en los siguientes 27 años siguientes que vivió. Y además, vivió hasta los 80 años sin que nadie haya mencionado «daños terribles debido a la ingravidez». ¡Ojo! No estoy diciendo que un viaje a Marte sea soplar y hacer botellas. Pero creo que la vida de Valeri desmiente a quienes mencionan los «terribles problemas psicológicos y los debidos a la ingravidez»

Deja un comentario

Por Daniel Marín, publicado el 20 septiembre, 2022
Categoría(s): Astronáutica • Historias de la Cosmonáutica • Rusia