Guía de los cohetes chinos Larga Marcha

Por Daniel Marín, el 8 mayo, 2022. Categoría(s): Astronáutica • China • Cohetes ✎ 98

China lleva varios años siendo el país con más lanzamientos anuales del planeta, principalmente gracias a la serie de cohetes Larga Marcha. Pero, ¿estás cansado de no entender la diferencia entre un CZ-2C y un CZ-2D? ¿Te parecen iguales todos los cohetes chinos? Pues bienvenido a esta guía para no sentirse perdido con la serie Larga Marcha, también conocida como Long March en inglés o Chang Zheng (长征) en mandarín (personalmente, prefiero el nombre en español porque hace referencia a un suceso histórico: la Larga Marcha de los partidarios de Mao durante la guerra civil china). La serie de lanzadores Larga Marcha está a cargo de la corporación estatal CASC y se encargan de su construcción CALT, con sede en Pekín, y SAST, sita en Shanghái. Hoy en día hay numerosas empresas privadas chinas que están desarrollando sus propios lanzadores, pero hasta hace unos años la serie Larga Marcha era la única manera que tenía China de acceder al espacio. En cualquier caso, los nombres usados por estos lanzadores son bastante confusos y poco consistentes. Tradicionalmente, esta nomenclatura se regía por el orden de introducción en el servicio activo de cada versión. Así, la serie CZ-2 se introdujo antes que la CZ-3, por ejemplo, y, dentro de una misma serie, las letras también seguían un orden cronológico (el CZ-2C voló antes que el CZ-2D). Lamentablemente, este orden no nos dice nada sobre las características de cada cohete, que pueden ser muy diferentes. Y, por si fuera poco, la nueva familia de lanzadores Larga Marcha de queroseno ya no sigue el orden cronológico (por ejemplo, el CZ-6 voló antes que el CZ-5).

Lanzamiento de un Larga Marcha hipergólico (Weibo).

El primer punto que hay que tener claro es que los Larga Marcha se dividen en dos grandes familias: los antiguos lanzadores que usan propergoles hipergólicos y la nueva familia que emplea queroseno y oxígeno líquido (kerolox). El segundo factor para entender el programa de lanzadores Larga Marcha son los centros de lanzamiento. China dispone de cuatro centros: Jiuquan (JSLC), Taiyuan (TSLC), Xichang (XSLC) y Wenchang (WSLC). Los tres primeros están en el interior del país, mientras que el de Wenchang, el más moderno, está en la costa de la isla de Hainán. Por el momento, los lanzadores de nueva generación CZ-5, CZ-7 y CZ-8 solo despegan desde Wenchang, mientras que las misiones tripuladas Shenzhou únicamente despegan desde Jiuquan. Los lanzamientos a órbita geoestacionaria (GEO) tienen lugar desde Xichang con la serie CZ-3 o desde Wenchang con los CZ-5, CZ-7 y CZ-8. Del mismo modo, las sondas espaciales a la Luna se han enviado desde Xichang y Wenchang. Este último también es el centro espacial usado para las misiones planetarias y los lanzamientos de los módulos de la estación espacial china mediante el CZ-5. Consejo: si quieres identificar un centro espacial chino en las fotos, tienes dos opciones: una, aprenderte los caracteres (hanzi) de cada centro, que suelen aparecer rotulados en las torres de cada rampa; la segunda es el paisaje: Jiuquan está en medio de la estepa y el horizonte es plano, mientras que solo desde Wenchang se puede ver el mar y la vegetación es de tipo tropical. Taiyuan y Xichang están situados en sendos valles, pero en Taiyuan las montañas son más bajas que en Xichang y la vegetación es menos exuberante (obviamente, esto también depende de la rampa específica, la perspectiva y la estación del año).

Centros de lanzamiento orbital de China (CNSA).
Centros de lanzamiento y estaciones de seguimiento de China (CNSA).
Un CZ-2D despegando desde del centro espacial de Taiyuan. En la torre de servicio aparece el nombre del centro espacial (太原) (Xinhua).
Prestaciones de la familia Larga Marcha.

Familia Larga Marcha hipergólica

Pero vayamos al grano. Empecemos por la familia Larga Marcha hipergólica, que usa como propergoles hidrazina (UDMH) y tetraóxido de dinitrógeno. Actualmente, esta familia está formada por los lanzadores CZ-2C, CZ-2D, CZ-2F, CZ-3A, CZ-3B, CZ-3C, CZ-4B y CZ-4C. ¿Un lío? En realidad es más sencillo. Los puntos más importantes que debes conocer son los siguientes:

  • A pesar del nombre y parecido superficial, el CZ-2C y el CZ-2D no tienen nada que ver entre sí. La gran verdad del programa espacial chino que nadie te quiere contar —bueno, quizás exagero un poco— es que el CZ-2D es realmente un CZ-4 de dos etapas.
  • Los CZ-2C y CZ-2D son cohetes con dos etapas de serie, mientras que los CZ-4 tienen tres etapas por defecto. Los CZ-3 tienen tres etapas y aceleradores laterales que les hacen ser fácilmente distinguibles (menos el CZ-3A, que no lleva aceleradores).
  • El CZ-2F se parece al CZ-3B, pero es un lanzador diferente y se usa principalmente en misiones tripuladas Shenzhou y solo despega desde Jiuquan.
  • En realidad, el CZ-4B y el CZ-4C son básicamente el mismo cohete.
  • Todos utilizan alguna versión del motor YF-21 en la primera etapa y variantes del YF-24 en la segunda, que son motores de varias cámaras de combustión a su vez basados en el YF-20.
  • Solo los CZ-3 tienen una etapa superior criogénica (hidrógeno y oxígeno líquidos).
  • El CZ-2D y los CZ-4 son fabricados por SAST, mientras que el resto son obra de CALT.
  • Los CZ-2C y CZ-2D son los únicos que despegan desde Jiuquan, Taiyuan y Xichang.
  • Ninguno de estos lanzadores despega desde Wenchang.
Familia Larga Marcha hipergólica actualmente en servicio (CASC).
Motores YF-21 de primera etapa e YF-24 de segunda etapa de los Larga Marcha hipergólicos (CASC).
Esquema del motor YF-21C, una versión del motor YF-21 que usa toda la serie hipergólica Larga Marcha en la primera etapa (CASC).
Solo en China te puede caer un motor YF-21 en tu casa si vives cerca de un centro de lanzamiento (Xinhua).
Los motores de la serie hipergólica Larga Marcha, incluyendo variantes que ya no están en servicio (CASC).

El CZ-2C debutó en 1982 para lanzar los satélites espías FSW desde Jiuquan y actualmente está en servicio la tercera versión de este lanzador, introducida en 2004. Se usa, como el CZ-2D, para misiones a la órbita baja (LEO) y a la órbita polar heliosíncrona (SSO). Actualmente, se lanza sobre todo desde Xichang —su carga principal han sido satélites militares Yaogan—, pero también ocasionalmente desde Jiuquan y Taiyuan. A pesar de que es un lanzador de dos etapas, en 2008 se introdujo la etapa superior SMA, aunque únicamente se ha empleado en tres misiones, la última en 2018. Precisamente, ese año se introdujo la versión con la etapa superior YZ-1S para lanzamientos desde Jiuquan. Esta tercera etapa permite que el CZ-2C sea utilizado en un mayor rango de posibles misiones a SSO, compitiendo directamente con el CZ-4. Recientemente, se ha introducido una cofia más ancha, de 4,2 metros, que le da al lanzador un aspecto muy diferente. Como en el resto de lanzadores Larga Marcha, hay que reconocer que CASC nos facilita la tarea de identificación poniendo el nombre de la versión en grandes letras usando el alfabeto latino sobre el fuselaje, pero, por si tienes dudas, el CZ-2C siempre lleva un esquema de color blanco en sus dos primeras etapas, con anillos de color azul en el extremo superior de la segunda etapa y en los dos extremos de la primera etapa, que también lleva pintado un anillo azul justo en medio de la misma.

Versiones del CZ-2C (CASC/Eureka).

Por su parte, el CZ-2D es, como ya dijimos más arriba, una versión de dos etapas del CZ-4 que no tiene nada que ver con el CZ-2C. Entró en servicio en 1992 en Jiuquan para lanzar satélites FSW y hoy en día está activa la segunda versión de este vector, que fue introducida en 2003. Como el CZ-2C, sus misiones consisten en lanzamientos a LEO y SSO. Durante muchos años solamente despegó desde Jiuquan, pero a partir de 2016 comenzaron a despegar desde Taiyuan y, desde 2020, desde Xichang, aunque Jiuquan continúa siendo, con diferencia, su principal centro de operaciones. Al ser una versión de dos etapas del CZ-4, a diferencia del CZ-2C no usa etapas superiores, ya que, en caso de surgir la necesidad, para eso mejor emplear un CZ-4 directamente. No obstante, en 2018 se lanzó con la etapa superior YZ-3, diseñada para desplegar constelaciones de satélites (por ahora es el único lanzamiento de esta variante). Llegados a este punto, quizás te estés preguntando por qué China mantiene dos lanzadores tan parecidos en prestaciones, pero al mismo tiempo tan diferentes, como son el CZ-2C y CZ-2D. La respuesta es que el CZ-2D está fabricado por SAST, mientras que el CZ-2C corre a cargo de CALT. El CZ-2D es un complemento ideal del CZ-4, mientras que el CZ-2C utiliza sistemas comunes con los de la serie CZ-3, así que sus cadenas de producción tienen demanda de sobra. Además, durante muchos años ambos lanzadores actuaron como respaldo del otro en caso de que hubiese fallos o accidentes —que los hubo— que paralizasen temporalmente las misiones de uno de los dos vectores.

Versiones del CZ-2D (CASC/Eureka).

A nivel estético, el CZ-2D es fácil de identificar porque posee una primera etapa más larga que la del CZ-2C y, siguiendo el patrón de su hermano mayor CZ-4, las dos primeras etapas presentan una línea vertical formada por rectángulos rojos. Curiosamente, mientras el CZ-4 lleva además dos círculos azules en los extremos de la primera etapa y un círculo en el extremo de la tercera etapa, el CZ-2D solo lleva un círculo azul en el extremo inferior de la primera etapa y dos en los extremos de la segunda. Por otro lado, como todos los lanzadores hipergólicos Larga Marcha, son cohetes que separan las dos primeras etapas «en caliente». Es decir, la segunda etapa se enciende antes de separarse de la primera. Por este motivo, todos los Larga Marcha hipergólicos incorporan una estructura abierta que separa las dos etapas para permitir el escape de gases (como los cohetes Soyuz, Protón o Titán, por ejemplo). A veces esta estructura está a la vista y en otras ocasiones aparece cubierta por una tela protectora o por paneles de material aislante que se desprenden poco después del despegue (material que se usa además para proteger la cofia con la carga útil). Estos paneles, que provocan al caer una «lluvia» de fragmentos blancos, son comunes en los lanzamientos desde Jiuquan y Taiyuan, donde las temperaturas pueden ser más extremas.

Diferencias entre el CZ-2C, el CZ-2D y el CZ-4 (CASC/Eureka).

Luego tenemos la serie CZ-3, que es posiblemente la más fácil de describir. Son lanzadores que cuentan con una etapa superior criogénica dotada de dos motores YF-75 y solo despegan desde Xichang. Se usan para lanzamientos a GEO, misiones a la Luna o planetarias y para poner en órbita satélites de posicionamiento Beidou a órbitas medias (MEO). El CZ-3 original realizó su primer vuelo en 1984. Hoy en día hay en servicio tres versiones: CZ-3A —sin aceleradores laterales y que efectuó su primer vuelo en 1994—, CZ-3B —con cuatro aceleradores y que debutó en 1996 con un fallo catastrófico— y CZ-3C —con dos aceleradores y que apareció en 2008—. Hasta la entrada en servicio de los CZ-5 y CZ-7 de nueva generación, el CZ-3B fue el lanzador chino más potente y actualmente la versión que se emplea con más frecuencia es la CZ-3B/E (también conocida como CZ-3B/G3), introducida en 2011.

Versiones del CZ-3 (CASC/Eureka).

Los Larga Marcha CZ-4B y 4C son, como comentábamos, el mismo lanzador (antes usaban cofias diferentes, siendo la del 4C más ancha, pero hoy en día esa diferencia no es destacable en la mayoría de lanzamientos). Son lanzadores de tres etapas dedicados a misiones a la órbita baja y polar. Aunque teóricamente pueden despegar desde Xichang, Taiyuan o Jiuquan, la mayoría de misiones se llevan a cabo desde estos dos últimos centros, ya que la última misión desde Xichang tuvo lugar en 2018.

Versiones del CZ-4 (CASC/Eureka).

De la serie Larga Marcha hipergólica solo nos queda el CZ-2F. Dotado de cuatro aceleradores laterales, su aspecto es parecido al CZ-3B, pero en realidad es un cohete diferente. Se trata de un lanzador de dos etapas que deriva del CZ-2E, a su vez un vector que se basa en el CZ-2C. El CZ-2E fue un proyecto fracasado que debutó en 1990 y que fue desarrollado como alternativa del CZ-3 por si este último no salía bien (por aquel entonces había serias dudas de que China fuese capaz de desarrollar una etapa superior criogénica a tiempo). Precisamente, los aceleradores laterales de los CZ-3B y CZ-3C derivan de los desarrollados para el CZ-2E, por lo que el CZ-2F y el CZ-3 comparten esta característica. En todo caso, el CZ-2F es fácil de distinguir del CZ-3B porque se ha usado sobre todo en misiones tripuladas Shenzhou, en las que destaca el aspecto inconfundible de la torre de escape (si lleva cofia, la del CZ-2F es más grande que la del CZ-3B). Además, el CZ-2F únicamente despega desde Jiuquan, como vimos, un centro de lanzamiento fácilmente reconocible.

Versiones del CZ-2F y el CZ3B (CASC/Eureka).

Nueva familia Larga Marcha 

La nueva familia de lanzadores Larga Marcha no tiene nada que ver con la anterior. Fue concebida a finales de los 90 como una familia modular alrededor del motor de kerolox YF-100 con el objetivo de usar preferentemente el nuevo centro de lanzamiento de Wenchang, en la isla de Hainán. Desgraciadamente, CASC desaprovechó la oportunidad para poner algo de orden en la nomenclatura. En principio no debía ser muy caótica: solo había tres lanzadores, el CZ-5, el CZ-6 y el CZ-7, además de sus diferentes versiones. Lo malo es que el orden elegido no tenía nada que ver con el tamaño o la fecha de puesta en servicio: el CZ-6 sería el más pequeño y el primero en debutar en 2015. Con una capacidad en LEO de 1,5 toneladas, el CZ-6 es básicamente un microlanzador que queda muy lejos de las 25 toneladas que puede lanzar el CZ-5. El CZ-5 y el CZ-7, este último con una capacidad en LEO de 14 toneladas, son los lanzadores chinos más potentes en servicio y realizaron su primera misión en 2016, logrando que China superase en capacidad de lanzamiento a potencias espaciales veteranas como Japón o India y se pusiese al mismo nivel que Europa, EE UU y Rusia (el CZ-5 dispone además de una etapa central con motores criogénicos YF-77, una tecnología que pone a China por delante de Rusia en este aspecto). Sin embargo, la introducción de las diversas variantes de cada lanzador y, sobre todo, los nuevos CZ-8 y CZ-6A han complicado todavía más el panorama (hay que añadir a esta familia el pequeño CZ-11, que se trata de un microlanzador de combustible sólido derivado de un misil intercontinental y que no tiene nada que ver con el resto de cohetes Larga Marcha).

Los cohetes chinos de nueva generación. El CZ-8 incluye una primera etapa reutilizable (Weibo 年Memorian).

Veamos. El CZ-5 viene en dos versiones. La denominada CZ-5, a secas, en realidad no es la versión básica, sino la que dispone de una tercera etapa criogénica con motores YF-75D para vuelos más allá de la órbita baja. La versión de dos etapas, usada por ejemplo en los lanzamientos a LEO de los módulos de la estación espacial china, es la CZ-5B. Bueno, pese a todo, parece algo manejable, ¿no? Pues no tanto, porque en el CZ-7 la terminología cambia. La versión básica, la CZ-7, es la variante de dos etapas para misiones a LEO, mientras que la CZ-7A es la variante para misiones a GEO con una etapa superior criogénica (esta etapa con motores YF-75D proviene de la familia CZ-3 y es un elemento que une las dos familias de lanzadores).

Motores usados en la nueva generación de cohetes Larga Marcha. Los YF-100 e YF-115 son de kerolox, mientras que los YF-75D e YF-77 son criogénicos (CASC).
Versiones de los motores kerolox empleados en los Larga Marcha actuales (el YF-100M es la versión de vacío y el YF-100K la versión mejorada del YF-100 capaz de regular su empuje) (CASC).

Con la introducción del CZ-8 en 2020 las cosas se han puesto más «interesantes». Este lanzador parece simplemente una versión con dos aceleradores laterales del CZ-7, pero en realidad se trata de un diseño diferente, ya que, mientras el CZ-7 es un lanzador de dos etapas centrales de kerolox, la segunda etapa del CZ-8 es criogénica. O sea, que básicamente el CZ-8 es un CZ-7A con dos aceleradores laterales al que se le ha quitado la segunda etapa. De esta forma, gracias a la capacidad de reencendido de la etapa criogénica, este lanzador puede realizar misiones a varios tipos de órbitas. El problema a la hora de comprender la actual nomenclatura es que la versión sin aceleradores laterales —conocida informalmente como CZ-8A— finalmente se llama igual que la variante con dos aceleradores, es decir, CZ-8. O sea, que cada uno los diferencie viendo imágenes. Además, hay que añadir el CZ-8R, la versión reutilizable del CZ-8 que deberá ser lanzada en breve.

Todos los lanzadores de la nueva familia Larga Marcha (CASC/Eureka).

Pero el asunto se va a complicar, y mucho, con la nueva generación de cohetes CZ-7 de dos etapas. Esta nueva generación incluye variantes con dos y ningún acelerador lateral, al igual que el CZ-8, y solo dos etapas, con la segunda criogénica. O sea, también al igual que el CZ-8. Entonces, ¿qué diferencia habrá entre el futuro CZ-7C de dos aceleradores y el CZ-7D sin aceleradores con los actuales CZ-8? Pues simplemente que estos nuevos CZ-7 tendrán una segunda etapa criogénica mejorada con un motor YF-75E y una primera etapa más alargada… a excepción del CZ-7D sin aceleradores, que será prácticamente idéntico al CZ-8 sin aceleradores. ¡Viva la confusión!

Nuevas versiones del CZ-7 (CASC/Weibo:@later不是我的名字).

Pero no se vayan todavía, que aún hay más. Este año también ha despegado por primera vez el CZ-6A. A pesar de su nombre, este lanzador no tiene prácticamente nada que ver con el CZ-6. Se trata básicamente de un CZ-7 sin tercera etapa criogénica y con cuatro aceleradores laterales de combustible sólido (es la primera vez que en China se usan aceleradores de combustible sólido en un cohete de propelentes líquidos). El CZ-6A también tendrá variantes con dos o ningún acelerador lateral, por lo que esta subfamilia entra en competencia directa con los CZ-8 y nuevos CZ-7. ¿Por qué China ha decidido triplicar esfuerzos con estos lanzadores? Básicamente, porque puede. Pero, más allá del poderío económico del país asiático, la principal razón es que, como ocurría en el caso de la competencia entre el CZ-2C y CZ-2D, los CZ-6 y CZ-6A son fabricados por SAST, mientras que el CZ-7 y el CZ-8 son obra de CALT. Además, los CZ-6A despegan, por el momento, desde Taiyuan, mientras que los CZ-7 y CZ-8 lo hacen, también por el momento, solo desde Wenchang. Ahora mismo, la demanda de lanzamiento de satélites chinos es tan grande que la disponibilidad de lanzadores es un grave cuello de botella para las instituciones estatales y empresas privadas del país, así que no pasa nada porque haya unos cuantos lanzadores que solapen sus prestaciones justo en el segmento de mercado más solicitado, un segmento del que ahora se encargan los CZ-2C, CZ-2D y CZ-4B/C. Precisamente, esta enorme demanda explica que China no haya retirado todavía la antigua familia de lanzadores hipergólicos en favor de los nuevos Larga Marcha de kerolox y que, al mismo tiempo, esté fomentando agresivamente el desarrollo de nuevos lanzadores privados en este segmento.

Los futuros lanzadores tripulados chinos CZ-5ZRL y CZ-5DY (Weibo: YoujyouYouki Mirai).

Por último, no podemos olvidarnos de los planes de futuro de CASC. En los próximos años se introducirán los cohetes CZ-5ZRL y CZ-5DY, que no tienen nada que ver con el actual CZ-5, salvo por el uso de motores YF-100 modificados (YF-100K) capaces de regular su empuje. Estos nuevos cohetes de kerolox usarán siete motores en su primera etapa y se utilizarán para lanzar la nueva nave tripulada china a la órbita baja y en misiones a la Luna. La primera etapa de estos lanzadores debe ser reutilizable, como la del ya mencionado CZ-8R y, quizás, la de algunas versiones de cohetes ya existentes, como el proyecto CZ-6R. También deberá ser reutilizable el futuro lanzador a base de metano (sí, también la segunda etapa) o el superlanzador CZ-9, capaz de colocar 150 toneladas en LEO y que en su versión actual dispondrá de una primera etapa monobloque con 26 motores de metano.

Otra imagen del CZ-5DY (izquierda) y el CZ-9 para misiones lunares (CASC).
Cambios en el cohete gigante CZ-9. Ahora llevará 26 motores de metano en la primera etapa (CASC/Weibo:@later不是我的名字).

Está claro que a la familia Larga Marcha le queda mucho por delante. Si todo sale según lo previsto, serán cohetes de esta familia los encargados de poner astronautas chinos en la superficie lunar allá por 2030. Y ahora ya no tienes excusa a la hora de identificar todas las versiones en servicio.

Pon a prueba tus conocimientos e identifica los lanzadores chinos que despegaron en 2021 (también hay cohetes privados y de CASIC) (CASC).


98 Comentarios

  1. Jo, menuda currada. Me la bajo en PDF y me la guardo porque si no se pierde uno con la cohetería del Imperio del Centro.

    Muchas gracias.

        1. Por favor, escríbelo en chino, que nos vamos a enterar igual… Madre mía que follón. Pero me ha gustado la simplicidad de identificar los centros por el paisaje.

          1. Pero ha dado buenos trucos para lucirte en la sobremesa ante tu cuñao, cuando salga este tema. 🤣

      1. Gracias Daniel por esta magnifica entrada, y gracias Hilario por el PDF, como para imprimirlo y tenerlo siempre a mano… que apabullante no solo la constelacion de cohetes que tiene China, sino que complicada la nomenclatura! tuve que leerme la entrada dos veces para poder ubicarme, y seguramente varias veces mas para familiarizarme.

      1. Gracias Hilario, habia hecho click en el enlace anterior y me decia algo de «este enlace esta en la papelera de reciclaje»… iba a comentar y vi tu correccion XD

  2. Interesante la fórmula que utiliza China , la familia de cohetes Larga marcha es una de las más coherentes de las grandes potencias espaciales ahora se suman los diferentes lanzadores «privados» chinos sin duda China será durante esta década la potencia en N° lanzamientos , sumando su auspicios programas de explotación planetarias y lunar , su programa de estaciones y misiones tripuladas
    Los europea, rusos , japoneses e incluso americanos los verán con sana envidia
    Un punto para tener en cuenta son sus pequeños y micro lanzadores para cargas menores a 500 kilogramos que son los más rentables..

  3. Impresionante entrada, esto parece un «quien es quien» en el mundo cohetil chino.

    Ahora solo queda que China lance al aire las fotografias de todos sus cohetes, los papelitos con los nombres, y los emparejen para nombrar de otra manera todos los cohetes que tiene. Es la mejor manera de tener confundidos (y entretenidos) a todos los espías y aficionados del resto del mundo.

  4. Enhorabuena. A esta entrada hay que dedicarle tiempo antes de arrostrar el examen final. (espero que se pueda uno presentar varias veces!!)

    Larga marcha Daniel !

  5. lo siento daniel me ha explotado la cabeza, lo he intentado pero no soy capaz, muy buen articulo pero me ha explotado la cabeza jajja

    yo no se como se aclaran los chinos, pero bueno como es tan grande todo alli lo mismo los cohetes que se lanzan en un sitio en la otra parte del pais ni saben que existen.

  6. Todo un ejemplo de irracionalidad es esa mania por la proliferacion de modelos, agravada por la mala nomenclatura. Habria que sufrir un tremendo TOC para aprenderselo de memoria o bien, ser funcionario chino de asuntos espaciales.

  7. Descomunal despliegue de información. Estupenda guía sobre los lanzadores chinos. Me llama la atención que no haya un desarrollo de reusabilidad ya en producción, bueno, a excepcion del CZ-8R que, ya dices, será lanzado en breve. Otra cosa que me llama la atención es la cantidad de centros de lanzamiento con el que cuentan y también el poco cuidado que tienen con la población civil permitiendo que caigan primeras etapas y boosters en zonas pobladas. Espero que al menos evacuen las que estén en riesgo!

    Oso ona, hi! Eskerrik asko Daniel!

    Pd. La imagen del final quedaría de 100 impresa en una camiseta! Es chulísima!

  8. Sensacional desglose de tipos de cohetes chinos.
    Sería genial si se creara una agencia espacial internacional que sumara los esfuerzos de todos, ¿os imagináis dónde podríamos llegar en muy poco tiempo? Me veo de vacaciones en Marte con una idea así.

  9. Impresionante entrada de Daniel. Un nivel verdaderamente extraterrestre.
    Y el trabajo de Hilario es la guinda que corona el pastel. Mi agradecimiento para ambos. Esto es oro molido para cualquier aficionado… sobre todo para los que nos cuesta «un poquito» asimilar información tan prolija.

    1. Gracias, pero lo mío ha sido muy sencillo, simplemente he usado el navegador ÓPERA para generar un PDF a partir de la versión HTML simple con ilustraciones que permite generar el botón «Modo de lectura» o «Modo texto» de dicho navegador, y que es el mismo que permite saltarte ciertas limitaciones en diarios como EL PAÍS y LA VANGUARDIA a la hora de leer artículos «sólo para suscriptores» 😉

      Como vale más una imagen que mil palabras, ahí va:

      https://i.ibb.co/zQQLWWk/Modo-texto-1.jpg

        1. Todo el mundo sabe que Daniel no es humano, posiblemente sea un chino que le encanta la cosmonáutica y sigue toda la información de la Nasa y otras agencias. Y puede que quizás tenga algo de humano, pero muy en el fondo xD

          1. Trabajo con ellos, puesto que son mayoristas de la mayoría de productos de mi negocio. Y a veces dudo bastante de que sean humanos xD

  10. Me siento como si hubiera leído un libro de ornitología. Mejoraría bastante si pusieran nombres descriptivos, algo así como K3-2 para un cohete de kerolox de 3 motores y 2 etapas. Lo de numerarlos en orden de lanzamiento/creación se fue rápidamente al traste en cuanto decidieron meterse en todos los berenjenales que podían.

    Por cierto, curioso que no tengan un solo sitio de lanzamiento, como el resto de agencias espaciales. ¿Tiene alguna ventaja lanzar desde el norte que compense alejarse del Ecuador?

    1. Hombre, si lo que quieres es hacer lanzamientos polares, cuanto más al norte, mejor. Todo depende de la latitud que busques.

      La base de Kourou de la ESA, por ejemplo, es ideal para lanzamientos ecuatoriales, pero si quieres enviar cosas a una órbita polar (pongamos por caso, un satélite espía) una base septentrional será más adecuada.

    2. «que no tengan un solo sitio de lanzamiento, como el resto de agencias espaciales»
      Bueno, USA tiene California y Florida, por ejemplo. Y ya en menor medida Wallops, en la costa este.
      Alguno de los centros chinos de lanzamiento está superprotegido entre montañas, creo que era Xichang, así que lo mismo tuvieron otros condicionantes cuando los desarrollaron. El más reciente, Wenchang, desde luego han buscado estar lo más cerca del ecuador que han podido.

      1. Xichang esta hecho casi que enterrado entre las montañas, porque estuvo enmarcado en un plan masivo para aguantar una guerra con una potencia gorda (la URSS o EEUU, o los conglomerados militares que lideraban, el Pacto de Varsovia o la OTAN, pero sobre todo la URSS), ese plan era parecido a la hecha por la misma URSS durante la 2da guerra mundial, cuando muchas industrias fueron mudadas al este de los montes Urales, en China fue al sur montañoso, ese plan incluia crear armas atomicas y grandes bunkeres militares.

  11. Entre tantos cohetes, lo que más espero con ansias son los dos modelos de la «Nueva generación de cohetes tripulados». A partir del diseño, se puede ver que China no solo ha progresado mucho en la tecnología de cohetes, sino también en comparación con el diseño exterior El anterior es mucho mejor, se ve más atmosférico, más hermoso y conciso

      1. En 2035 China tiene pensado tener todos sus cohetes reutilizables. Yo creo que eso incluirá al CZ-9. El CZ-8 quizás sea el primero de la familia. Pensé que nacería siendo reutilizable, pero por lo visto ha nacido de un solo uso, pero me comentaron por estos lares, que sería progresivo la adaptación a la reutilización, tal como Space-X hizo con los falcon 9. Si no me equivoco, que siempre lo hago. Mi memoria me falla más que una escopeta de feria.

    1. nadie discute que los chinos saben hacer coheste (almenos aqui) pero de nombrar cosas y organizarlas creo que si necesitan un par de clases.

      1. Probablemente el alfabeto les suena tan a chino como a nosotros el mandarín. No me extraña que lo líen. Y para colmo números árabes!!!! ¿¿¿ ¡ Pero que queréis !????

  12. y menos mal q cambiaron el diseño del cz9, porque si no correra la misma suerte del sls, q apena lo saca ya estaba medio obsoleto, esta nueva configuración del tipo saturno-ss/sh sera el futuro d los cohetes

  13. Hola,
    Madre mía, que curro. Voy a tener que releerlo unas cuantas veces xD
    Daniel, esto lo presentas en Naukas Bilbao y superas a Francis y su charla del spin xDDDD

    Saludos!

  14. Lo que siempre desata mi OCD (más de lo que ya sufre con la nomenclatura china) es… ¿y el CZ-10 qué es/fue/será?

    Me pone nerviosísimo que exista un CZ-11 desde hace años, por muy diferente del resto de la familia que sea, y nadie hable del hueco que queda entre él y el «SLS chino» CZ-9.

    Por otra parte, sería fabuloso que hubiera una fuente dispuesta a contar la cronología de cómo se fueron eligiendo estos nombres, por qué otros quedaron en el tintero (el más notorio, pero también conocido, es el CZ-5A, pero tiene pinta de que hay muchos otros)…

      1. !Sobresaliente!

        Habrá que leerlo para cum lauden un día de estos ¿no?

        🙂

        (He aprendido a reconocer al cz6 !!! y estoy con los cz3 y variantes)

        A ver si para la convocatoria de julio voy preparao y tengo suerte. (Suelte)
        “Estudio mucha suelte plocula” (aforismo .

      2. Desde aquí te mando el mayor de los ánimos para que tal borrador vea la luz, manque sea de longitud bíblica 😉 Estaría muy interesante, una búsqueda rápida online no genera prácticamente resultados ahora mismo…

        Maravilloso para mi OCD que haya existido alguna vez, terrible para tal transtorno que haya sido cancelado hace tanto y por tanto no siga ni el orden cronológico de la nomenclatura (¿o ya existían los proyectos de CZ-kerolox? pero no creo que existiera el CZ-9, por ejemplo, al menos no como concebido hoy en día…) ni podamos esperar la satisfacción de tener la «serie cerrada».

  15. OT : parece que la NASA está nerviosa por la mision de retorno de muestras de china y planea extender la misión Osiris rex enviándola a el asteroide apófisis para tratar de hacerla aterrizar como en su día con la misión neat en 2002

    1. El 25 de abril de 2022 la NASA habia ya informado de la extension de la mision Osiris Rex.
      En 2023 despues de dejar la muestra del asteriore Bennu en la Tierra, la razon de ser de su mision habra finalizado. Sin embargo el estado de la nave espacial es muy bueno, esta en muy buenas condiciones y con bastante combustible para una mision extendida. Y dio la casualidad de la gran posibilidad de estudiar el famoso asteroide Apophis, y asi fue, los calculos para su interceptacion no podrian ser mejores y la mision Osiris Rex se extiende por al menos ocho años mas.

      Aclaracion: dejemos el sensasionalismo, que «nerviosismo» ni que nada,: la extension de la mision Osiris Rex nada tiene que ver con China (y su mision de recoleccion de muestras de Marte).

    1. «.. Apophis hará un paso extremadamente cercano a la Tierra el 13 de abril de 2029. Las observaciones de Apophis comenzarán el 8 de abril de 2029 y unos días después, el 21 de abril, está previsto que OSIRIS-APEX se encuentre con el asteroide. OSIRIS-APEX orbitará Apophis durante unos 18 meses en un régimen similar al de Bennu. La nave espacial realizará una maniobra, similar a la recolección de muestras en Bennu, utilizando sus propulsores para perturbar la superficie de Apophis, con el fin de exponer y estudiar espectralmente el subsuelo y el material debajo de él. ..»
      https://en.m.wikipedia.org/wiki/OSIRIS-REx

Deja un comentario

Por Daniel Marín, publicado el 8 mayo, 2022
Categoría(s): Astronáutica • China • Cohetes