Consecuencias de la destrucción del Kosmos 1408: ocho claves para entender el problema de la basura espacial

Por Daniel Marín, el 23 noviembre, 2021. Categoría(s): Astronáutica • Rusia ✎ 102

Hace cosa de una semana Rusia destruyó el antiguo satélite soviético Kosmos 1408 mediante un misil Núdol antisatélite (DA-ASAT). La colisión del interceptor cinético tuvo lugar a una altura de unos 490 kilómetros y ocasionó una nube de miles de fragmentos situados en órbitas situadas entre los doscientos y los mil kilómetros, aproximadamente. Es la cuarta prueba antisatélite en lo que llevamos de siglo después de que China, EE UU e India hayan hecho lo propio estos últimos años (se cree que Rusia quiso llevar a cabo esta prueba como demostración porque el interceptor cinético del Núdol podría ser similar al empleado por el sistema antibalístico Aerostat). No obstante, y como suele ocurrir en estas ocasiones, la prueba ha puesto de manifiesto algunas lagunas sobre los fenómenos relacionados con la mecánica orbital y los riesgos de la basura espacial en órbita baja. Repasemos las más importantes.

Órbita del Kosmos 1408 antes de su destrucción (LeoLabs).

1. Los satélites no se «derriban»

A raíz de la destrucción del Kosmos 1408 muchos medios titularon la noticia haciendo referencia al «derribo» —shot down— del viejo satélite soviético. Obviamente, esto no es así. Los satélites no son aviones que caen inmediatamente al sufrir daños. En un impacto en órbita a alta velocidad entre un proyectil cinético y un satélite —del orden de 5 a 10 km/s— se crean miles de fragmentos con tamaños que van desde milímetros a varios metros, dependiendo de la geometría del impacto y la masa del objetivo. Según cómo sea el choque y la órbita del satélite sí que es posible que algunos pedazos grandes reentren poco después, pero, en general, los pedazos siguen en órbita, dispersándose con el tiempo. Vale la pena mencionar que esta falsa creencia de que los satélites pueden caer a plomo si sufren algún problema es un error habitual en muchas películas de temática espacial.

2. No hay altura orbital «buena» para destruir un satélite

En principio, cuanto mayor sea la altura del blanco las consecuencias son más graves porque los fragmentos estarán más tiempo en órbita. No olvidemos que cualquier objeto en órbita baja sufre un ligero pero continuo frenado atmosférico que provoca que acabe reentrando al cabo de un tiempo. Un satélite en una órbita de unos 200 kilómetros puede reentrar al cabo de unos pocos días, mientras que otro a una altura de unos 400 kilómetros —como la ISS— es capaz de aguantar años. Por contra, un satélite en una órbita de mil kilómetros se quedará allá arriba durante siglos (la duración precisa depende del ciclo solar y del coeficiente balístico de los objetos). Sin embargo, y esto es lo importante, una prueba antisatélite siempre envía fragmentos a órbitas más altas y bajas que la altura del blanco.

Diagrama de Gabbard de los fragmentos de la destrucción del Kosmos 1408. Se aprecian numerosos fragmentos por debajo y, sobre todo, por encima de la órbita inicial del blanco (LeoLabs).

Por ejemplo, la prueba ASAT estadounidense Burn Frost de 2008 tuvo como blanco el satélite militar USA-193 (NROL-21) situado a tan solo 250 kilómetros de altura. Esto no impidió que algunos fragmentos llegasen a más de 2500 kilómetros. A pesar de que fue presentada como una «prueba segura», los fragmentos también pusieron en peligro a la ISS, como lo hicieron los ocasionados por la llamada misión Shakhti de India en 2019, cuando se destruyó el Microsat-R. En esta ocasión, el satélite, situado a una altura parecida a la de la prueba estadounidense, creó una nube de objetos que se extendieron hasta más allá de los 1800 kilómetros. La mayoría de los pedazos originados en estas pruebas no tienen órbitas circulares, sino elípticas, con perigeos situados más o menos a la altura de la órbita inicial del blanco y apogeos más altos, por lo que intersectan un volumen de espacio mucho mayor (esto se ve claramente en los denominados diagramas Gabbard que se suelen usar para analizar la dispersión de los pedazos de una colisión espacial). Las colisiones en órbitas altas son también más peligrosas porque, después de un tiempo, los fragmentos acaban pasando por órbitas más bajas, pero, como vemos, no hay «órbitas seguras» para efectuar pruebas ASAT.

Diagrama de Gabbard de la destrucción del satélite estadounidense USA-193. Se aprecian muchos fragmentos en órbitas superiores, incluida a la altura de la ISS (Marco Langbroek).

3. ¿De qué depende que una colisión sea más peligrosa que otra?

Además de la altura orbital, hay que tener en cuenta la masa del blanco y la geometría del impacto. La masa del Kosmos 1408 era, desgraciadamente, muy elevada (unas 2,2 toneladas) comparada con la de los objetivos de pruebas ASAT previas. Afortunadamente, parece que la geometría elegida del choque sí que minimizó la dispersión de pedazos, ya que el interceptor cinético Núdol se aproximó por «detrás» en el sentido de avance del satélite en su órbita. De hecho, parece que la colisión no fue del tipo hiperveloz —o sea, a velocidades relativas superiores a los 6 km/s—, lo que explicaría la escasa cantidad de fragmentos generado por la misma (por encima de esta velocidad el metal se comporta como un líquido y el número de pedazos aumenta significativamente). Esto podría ser la razón del relativamente bajo número de fragmentos —unos 1500 detectados— a pesar de que el blanco tenía una masa de 2,2 toneladas (como comparación, la prueba ASAT china de 2007 generó unos 3000 fragmentos al destruir el satélite Fengyun 1C, de950 kg).

Satélite militar soviético Tselina-D (KB Yuzhnoe).

4. Contar los pedazos no es fácil

Los militares rusos han declarado que la destrucción del Kosmos 1408 no supuso un problema para la ISS porque se generaron pocos fragmentos —«solo» 1500— y la mayoría quedó en una órbita similar a la que tenía el Kosmos 1408. Lamentablemente, esto no es del todo cierto. Aunque es verdad que el número de fragmentos detectados por debajo de los 490 kilómetros es relativamente escaso, la prueba sí que generó pedazos en órbitas que van desde los 400 a 800 kilómetros. Pero la clave es que aquí solo podemos hablar de «pedazos detectados». El seguimiento mediante radar de estos fragmentos es muy complejo —la cobertura no es global, pues las potencias dotadas de estos sistemas no suelen compartir datos por motivos obvios—, así que siempre hay una enorme incertidumbre con respecto al número de pedazos creados por estos sucesos. Más preocupante es el hecho de que los radares suelen ser «ciegos» a los trozos de menos de diez centímetros, que, aunque sean invisibles, pueden destruir total o parcialmente un satélite.

5. El riesgo a corto plazo disminuye localmente, pero aumenta a largo plazo en toda la órbita baja

Seguidamente a la destrucción del Kosmos 1408, la NASA ordenó a los astronautas de la ISS que se «refugiasen» en las naves de retorno (Soyuz y Dragon) y cerrasen algunas escotillas de la estación por si acaso algún fragmento les alcanzaba (es de suponer que China hizo lo mismo con los tres tripulantes de su estación espacial, aunque no lo sabemos). Un tiempo después, la alerta fue desactivada (eso sí, el cierre de algunas escotillas se mantuvo durante días). ¿Por qué? ¿Acaso los fragmentos habían desaparecido? La respuesta es doble. Por un lado, y como comentábamos más arriba, lleva un tiempo saber cuántos fragmentos se han generado y cuál es su densidad. El segundo motivo es que los fragmentos se van dispersando con el tiempo. Al principio se crea una nube relativamente localizada en una zona de la órbita —motivo por el cual el peligro de colisión con la ISS se repetía cada 93 minutos, el periodo orbital de la estación, cada vez que esta pasaba por la región en la que estaban los fragmentos—, pero luego los fragmentos se fueron dispersando a lo largo de la órbita.

La ISS es un daño colateral de las pruebas ASAT (NASA).

A continuación, la diferente altura de cada uno de los pedazos provoca que su plano orbital vaya girando con el tiempo —la misma técnica que usan los satélites Starlink para situarse en sus órbitas definitivas— y acaban cubriendo toda la órbita baja en órbitas con una inclinación similar a la del blanco original (86º en este caso; lógicamente, si la órbita es ecuatorial —inclinación de 0º—, los fragmentos no se expandirán mucho más allá de esta inclinación; a cambio, su densidad será mayor). Más adelante, la diversa relación masa/área acaba por dispersar los fragmentos en alturas por debajo de la inicial debido al frenado atmosférico. Es decir, al cabo de un tiempo la nube de fragmentos se dispersa por toda la órbita baja. Esto quiere decir que el riesgo inicial es muy alto, aunque solo para aquellos satélites que tengan órbitas que intersecten la de la nube de pedazos a la altura adecuada. Por contra, pasado un tiempo el riesgo disminuye, pero se distribuye para todos los objetos situados en órbita baja. Por tanto, una vez más, no hay «órbitas seguras». Las pruebas ASAT afectan a todas las potencias espaciales por igual.

6. Por qué ahora una prueba es ASAT es más peligrosa que nunca

Las pruebas ASAT de 2007 (China) y de 2008 (EE UU) fueron actos irresponsables, pero las llevadas a cabo por India (2019) y, ahora, Rusia (2021) son todavía peores. ¿Qué ha cambiado? Pues el número de satélites activos en órbita baja. Para que nos hagamos una idea, alrededor de 1970 apenas había unos doscientos satélites activos en la órbita baja en un momento dado. En 2010 había unos mil. Ahora nos acercamos a los tres mil (unos 1700 de ellos son Starlink). La destrucción del Kosmos 1408 ha generado miles de fragmentos justo a la altura de las órbitas en las que se encuentran los Starlink de SpaceX (unos 550 kilómetros), por lo que el riesgo de que estos satélites sean alcanzados por un trozo de basura espacial se ha incrementado súbitamente en un porcentaje importante (más del 10%).

Objetos en órbita baja con respecto al tiempo. Se aprecia la contribución de las priebas ASAT china de 2007 y la colisión entre el Iridium 33 y el Cosmos 2251 en 2009 como los dos principales sucesos que han incrementado la cantidad de restos en órbita baja (Jonathan McDowell).

7. A largo plazo, lo más peligroso no son los objetos pequeños

Al ver películas como Gravity podemos pensar que lo más peligroso de estas colisiones son los pequeños pedazos que se generan, sobre todo los inferiores a 10 cm. Pese a ser invisibles al radar, pueden destruir un satélite sin problemas. Y sí, sin duda, estos objetos son un enorme peligro a corto plazo, pero, afortunadamente, tienden a reentrar mucho antes que los objetos más grandes al tener una relación masa/área (coeficiente balístico) menor (obviamente, a mayor altura orbital, más tardarán en reentrar). Por contra, los pedazos más grandes situados en órbitas altas pueden permanecer décadas o siglos.

8. No solo ASAT

Relacionado con el punto anterior, ¿cómo podemos reducir el número de objetos en órbita baja? De entrada, no realizando estúpidas pruebas antisatélite. Yendo un paso más allá, también podríamos intentar no dejar en órbita etapas superiores de cohetes. De hecho, muchas de estas etapas que siguen en órbita baja son autenticas bombas de relojería, ya que contienen en su interior una importante cantidad de propergoles susceptibles de explotar cuando entren en contacto dentro de unos años en el momento que los sellos y juntas que ahora los separan se degraden. Otro componente al que le gusta explotar son las baterías, así que hay que asegurarse que estas piezas no revienten en órbita. Por último, las colisiones entre satélites son otra causa importante de basura espacial. La colisión entre el Iridium 33 y el Kosmos 2251 en 2009 ha sido el segundo suceso que más restos ha generado en los últimos quince años después de la prueba ASAT china que tuvo lugar dos años antes. Lógicamente, para evitar estas colisiones lo ideal es que los satélites que leguen al final de su vida útil reentren antes de que queden sin control, algo que va a ser especialmente problemático con todos los proyectos de megaconstelaciones que se avecinan.

Densidad de basura espacial en órbita baja. En rojo el aumento debido a la destrucción del Kosmos 1408 (LeoLabs).

Más adelante, además de evitar llenar la órbita baja con pedazos de chatarra, deberíamos plantearnos proyectos serios para eliminar la basura espacial (iniciativas hay muchas). Está claro que para que estos proyectos tengan éxito resulta necesaria la cooperación internacional, pero me temo que los tiempos no son muy propicios para aventuras de este tipo.

Referencias:

  • https://leolabs-space.medium.com/analysis-of-the-cosmos-1408-breakup-71b32de5641f
  • https://planet4589.org/space/index.html


102 Comentarios

  1. ¡Muy buen artículo!
    En la vida habría imaginado que los restos también salen disparados pa’rriba. Cada día se aprende algo nuevo (y se olvida otra cosa, a cambio).
    ¿terminará impactando alguno de estos restos contra un Starlink? [suspense]

    1. O con los de Oneweb, o la futura Kuiper, o los de Astra, o de los chinos, etc…aquí esto se congestiona, y hacer ASAT es una ruleta rusa que estamos jugando en LEO…

      1. One Web encienden un motorcito y esquivan lo que sea (mientras haya combustible y funcione el motor, claro)… Starlink tiene nosequé de inteligencia artificial y tienen que andar con los motores de Kripton…

        1. «EVITACIÓN AUTÓNOMA DE COLISIONES»

          «Los satélites Starlink maniobran de forma autónoma para evitar colisiones con desechos orbitales y otras naves espaciales. Esta capacidad reduce el error humano y proporciona una confiabilidad excepcional, lo que supera el estándar de la industria en un orden de magnitud.»

          https://www.starlink.com/satellites

          1. Lo sé, pero entiendo que sólo es operativo si tienes suficiente tiempo para anticiparte al problema. Los starlink no tienen motores de maniobra «rápida», sólo los iónicos esos.

    2. No entiendo bien que los fragmentos pequeños entren en la atmosfera antes que los grandes. Si la aceleracion gravitatoria es independiente a la masa, Uno pensaria que caen por igual. Al no ser que quede alterado por su velocidad inercial. Saludos

      1. Por la misma razón que el polvo flota en el aire (y viaja decenas de miles de km) y un ladrillo no. El rozamiento es lineal respecto a la superficie, y la inercia te la da la masa. Recuerda que la superficie crece con el cuadrado, y el volumen con el cubo.

  2. Recuerdo haber visto una vieja pelicula rusa sobre El Programa de la Estación Salyut(No pregunten cual) . Parece que un trozo grande de basura espacial en forma de
    antena parabolica quedo atascada en uno de las antenas o mastiles de la Estacion. Parece que hicieron una caminata espacial y uno de los
    cosmonautas con sus propias manos empujo dicho trozo para que terminara quemandose en la atmosfera. Mi pregunta a Daniel Marin es la siguiente:
    ¿Que misión fue esa?

    Creo que vamos a tener no solo evitar este tipo de pruebas ASAT para combatir la basura espacial o que etapas superiores se queden en orbita. Creo que tendremos
    que buscar algo así como el Remolcador Espacial Ruso para ir limpiando la orbita mediante alguna clase de «paraguas plegable» y luego replegarlo para enviarlo
    a quemarse en la atmosfera. No se, es una idea para ir solucionando esto.

  3. Muy interesante Daniel. (y la info de Pochi )

    Me ha sorprendido mucho todo lo relacionado con los fragmentos pequeños, <10 cm tan díscolos y esquivos. ¿Habria algun tipo de escudo , enla spelis seria un escudo magnético o de "fuerza" , que dada su baja masa pudiera protegerte de ellos? ¿o no hay nada que hacer?

    1. Las naves tripuladas, en especal en las estaciones espaciales, se construyen contando con esta posibilidad. Si no recuerdo mal, el blindaje de la ISS soporta impactos de hasta 1 cm de diámetro. A 8 km/s es un señor proyectil. Saludos.

      1. No soy experto en la materia, pero los rifles antimaterial, que se usan por ejemplo para destruir el motor de un camión y atraviesan 2cm de acero, lanzan sus proyectiles a 1km/s aproximadamente. Me extrañaría q la ISS pudiera aguantar el impacto contra un proyectil a viaja a una velocidad 8 veces superior. Sí alguien nos lo puede aclarar sería de agradecer…

        1. Iomismo, hay zonas con blindaje mucho mayor para resguardarse si saben de antemano que pueden encontrarse con basura espacial. Y usan blindaje espaciado para dispersar algo la energía.

          https://en.wikipedia.org/wiki/International_Space_Station#Orbital_debris_threats

          Las balas perforantes son mucho más lentas, densas, compactas y duras que la basura espacial promedio, no se fragmentan tan fácilmente al chocar con blindaje. La basura espacial se dispersa al chocar con el blindaje espaciado y es algo detenible con menos daño o sin transpasar.

    2. «Fragmento-pequeño busca Starship Depot para comprobar escudo de resistencia.
      Candidatos sírvanse indicar la referencia de este anuncio: Russian ASAT (DA)»

          1. Pues si. La nave nodriza «Tierra» viene provista de varios cinturones y de una atmosfera protectora. Aun asi los dinosaurios han solicitado una revisión de estos para futuras reencarnaciones o multiversos donde aun no han sido aniquilados.

            ¿Seran aplicables a pequeñas naves o estaciones espaciales?

  4. Es curioso, quien ordena a los astronautas refugiarse en las naves? Ya que hay cosmonautas rusos, estaban avisados? Estaban más tranquilos que el resto y se mofaron del resto?

    Curiosidades que pudieron pasar convivencia, en esta mini guerra fría. Como caricatura , en mi cabeza, no puedo evitar la imagen de dos rusos echando un trago de vodka mientras se burlan de los americanos.

    1. Pues no creo que los dos rusos se rieran mucho dentro de la Soyuz en la que se refugiaron, sobre todo con la mala mula del Vande Hei entre ellos y pocos amigos por el asunto..

  5. Hay que aclarar un punto que seguramente llame la atención: ‘proyectil (en el artículo, interceptor, y es el nombre del Pentágono, KEI) cinètico’. Por definición, *todo* proyectil es cinètico (porque se mueve), es un palabro inventado por el MIC, obviamente, ‘kinetic projectile’ (que es pleonasmo, este sí), y lo usan para referirse a un proyectil que no tiene carga explosiva. Una bala normal es un proyectil cinètico, una bala explosiva tambièn es un proyectil cinètico, pero no es usado el tèrmino con ella, por ahora. Un coche de choque es un proyectil cinètico, un coche bomba no. Y así sucesivamente.

    Si no estoy equivocado, la prueba rusa alcanzó más altura que ninguna otra, y el ángulo de impacto tambièn ha sido una sorpresa. Se pueden minimizar los residuos en algo como esto, y obviamente tambièn se pueden maximizar.

    A estas alturas de la verbena ya está políticamente transparente lo que ha pasado. En el lado ‘de los buenos’ había el convencimiento firme de que a una altura determinada sus satèlites eran inalcanzables. ‘Los malos’ les han puesto las cartas boca arriba. De hecho, no es casualidad que se produzca esta prueba, y que se hagan públicas determinadas correspondencias, que se informe que aviones americanos ensayan ataques nucleares a 20 km del espacio aèreo ruso, o que alguien comente que el ‘accidente’ del Kursk fue provocado por el USS Toledo (que es otra forma de anunciar muchas intenciones). Va todo en el pack.

    No creo que sea una estupidez, en el sentido de que podría haberse evitado. La situación está más degradada de lo que parece (y ya lo parece de sobra), claramente la administración Biden es esquizofrènica (unos empujan para un lado y otros para otro), y no se leen informaciones esperanzadoras, más allá de otra futura reunión entre Biden y Putin.

    A mayores, no es un problema de ahora. Puede agravarse dada la actual coyuntura, pero se puede comparar al TNP. Los cinco permanentes del CS de NU se hicieron potencias nucleares (con la salvedad de que China, RPC, no era reconocida a beneficio de Taiwán, se hizo potencia nuclear mucho antes del cambio), y se cambalachearon un tratado que India no firmó, sigue sin firmar, y no lo reconoce. Israel lo de siempre. La Sudáfrica del apartheid, a saber para què, se hizo tres bombas (a medias con Israel). Gadafi como era tonto lo convencieron para que firmara el TNP, así le fue, y en base a ello Tito Kim sacó sus conclusiones correctas. Japón es lo que se llama un threshold state, no tiene bombas nucleares pero literalmente puede hacerlas en 24 h (en sus centrales almacena material nuclear), y desde los 70 la OTAN permite a Bèlgica, Alemania, Italia y Turquía (sus FFAA) manejar armamento nuclear nortemericano, algo de legalidad muy dudosa para un firmante del TNP. La guinda del pastel son los inspectores de la OIEA filtrando información de sus inspecciones a Israel (lo que toda la vida se llamó espías) para que haga continuos ataques sobre Irán. Me apuesto una mariscada a que el AUKUS termina con Australia rompiendo el contrato leonino de mala manera y con Indonesia y Malaysia como miembros del club nuclear. Si a Corea del Norte le llevó, bajo unos embargos terroríficos, una dècada sacarse sus pepinos, a esos menos, y ni me extrañaría que fuesen a medias, y no van a usar ese poder precisamente para buscarse problemas con China.

    En otras palabras, este tipo de pruebas, ASAT, dudo mucho que no vayan a más, visto lo que se espera, y con la analogía ahí descrita.

    Al final ha sido buena idea mandar el Jamon Weep a Langran Je.

    1. ¿»Material nuclear» no sería también una suerte de pleonasmo, dado que TODO lo material, TODA la materia, es nuclear (y atómica, y molecular)?

      Sólo por seguir tu correcta apreciación de «proyectiles cinéticos».

      1. No, toda la materia no es nuclear, los electrones no son nucleares. De hecho, todo lo que tocamos, vemos, sentimos, olemos y percibimos son nubes electrónicas, es decir, los campos electromagnèticos creados por los orbitales electrónicos y sus interacciones con los fotones (que ni siquiera son materia). Nuclear sólo son los núcleos atómicos, que es algo que nunca percibimos (si somos bombardeados con partículas alfa, es decir, núcleos de helio, no podemos sentirlo, sentiremos los efectos pero eso es otra historia).

        Pero tienes razón globalmente, la palabra ‘nuclear’ es bastante incorrecta para abarcar todo el fenómeno, es una abreviatura de ‘fisión nuclear’. Seguramente sería más propio referirse a ‘fisión’ (material fisible) que ‘nuclear’, supongo que será debido a la morfología del inglès, estamos sustantivizando un adjetivo para, precisamente, sustituir a un sustantivo.

        La aclaración la hice porque ya es sabido que una palabra se puede usar hasta que se gaste, no porque estè mal usada: es la que se usa. Ahora se lee mucho tambièn lo de ‘guerra cinètica’ para referirse a lo que ha sido siempre la guerra, enfrentamiento armado entre seres humanos. Y ‘guerra híbrida’ y no sè què más pavadas. Si se levanta de su mausoleo Federico de Prusia (Prusia, un ejèrcito que tenía un país) les da unas yoyas que los spinlaunchea.

        Pero vamos, no estaba corrigiendo nada, no había nada que corregir. Criticando sí, es un colateral de gastar la neurona.

        1. «Spinlaunchea»
          Me parto!!
          Ostía que buena! con tu permiso me adjudico el término para mi vocabulario habitual.
          Después de Flongorrio es el mejor palabro que he aprendido por aquí!

          Gracias!

      1. Y, queda más èpico un proletario de la rus y bucólica, pero ahí pone que era un vet’rinario. Puede ser importante, puede no serlo, como ese tío debió estudiar en los planes antepreprotoarcaicos (~1940), tiendo a pensar que tuvo sus asignaturas de Física General y obviamente Mecánica.

        Lo podían haber empurado y con la antiterrorista, además andar buscando setas es claramente rojo-separatista. Los cristianos de bien no comen esas afeminaciones abominables. Estos de la Lawfare son unos putos inútiles.

  6. En resumen no se deberían de ha hacer estás pruebas y se deberían de proibir con un tratado internacional pero claro eso implica consenzo y en estos oscuros tiempos de nueva guerra fría es muy difícil 😔

  7. Un fragmento de un cohete SpaceX atascado en órbita alrededor de la Tierra pasará cerca de la Estación Espacial Internacional, anunciaron los controladores de misión rusos, confirmando que están monitoreando el curso de los escombros.
    En un comunicado emitido el martes, la agencia espacial Roscosmos de Moscú dijo que un fragmento del cohete Falcon 9, lanzado por la compañía de Elon Musk con sede en California en 2019, se acercará mucho a la base orbital en los próximos dos días.
    «El 25 de noviembre a las 07:18 hora de Moscú, se espera que un fragmento de un vehículo de lanzamiento estadounidense se acerque a la Estación Espacial Internacional», dijeron los funcionarios. «Según los expertos rusos, la distancia mínima entre la estación y este objeto será de unos 5,5 kilómetros». Sin embargo, a pesar de esto, «la tripulación está trabajando con normalidad» , dijeron.
    A principios de este mes, se ordenó a los astronautas y cosmonautas a bordo de la estación espacial, incluidos cuatro estadounidenses, dos rusos y un alemán, que se cubrieran en sus cápsulas en medio del temor de colisiones con escombros, después de que Moscú probara un misil antisatélite en un vieja sonda soviética. Washington calificó la decisión de «irresponsable».
    «Hasta ahora, la prueba ha generado más de mil quinientas piezas de escombros orbitales rastreables y cientos de miles de piezas de escombros orbitales más pequeños que ahora amenazan los intereses de todas las naciones», dijo el portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Ned Price. «Además, esta prueba aumentará significativamente el riesgo para los astronautas y cosmonautas en la Estación Espacial Internacional, así como para otras actividades de vuelos espaciales tripulados».
    Sin embargo, Roscosmos anunció posteriormente que los fragmentos no eran un riesgo para los que estaban a bordo, insistiendo en que se distribuyeron lejos de la estación. Moscú advirtió anteriormente que el espacio se está convirtiendo cada vez más en un escenario de conflicto, y el ministro de Relaciones Exteriores, Sergey Lavrov, dijo que “los planes de Estados Unidos, así como los de Francia y la OTAN en su conjunto, de colocar armas en el espacio exterior están tomando forma. . »
    Los cohetes Falcon 9 de SpaceX se han lanzado 131 veces, con 129 misiones supuestamente exitosas. Son propulsados ​​por propulsores de primera etapa que están diseñados para ser reutilizables, aterrizando de nuevo en plataformas de lanzamiento o barcos en el mar.

    1. 💕

      100 lanzamientos orbitales exitosos consecutivos del Falcon 9 desde la explosión del Amos-6 en el pad de lanzamiento.

      (Si sumamos el FH, 103)

      Y con el riesgo adicional de usar etapas reutilizadas.
      Quién lo hubiera dicho…

  8. Gran artículo. Ojalá lo leyeran los que pueden tomar decisiones sobre lo que se tira alrededor de la Tierra.

    Añadiría una consecuencia más de esta destrucción: la desconfianza que se genera en todas las actividades que tengan que ver con la navegación espacial. Supongo que muchos se lo pensarán más a partir de ahora antes de arriesgar dinero y esfuerzo en proyectos espaciales.

    Los objetos pequeños no son tan peligrosos si se quedan en la órbita original o pasan a una inferior, pero como en la colisión salen disparados en todas las direcciones, y por ser más pequeños a más velocidad que los grandes, supongo que muchos de ellos alcanzarán órbitas tan altas que apenas se frenarán por la atmósfera residual, de manera que quizá se habrán producido miles de proyectiles pequeños que tardarán años en dejar de ser una amenaza. Además, serán indetectables. Y si producen un accidente no habrá manera de atribuirlo a un ataque antisatélite perpretado hace años.

    La mejor solución a todo esto no es técnica, sino acuerdos y buena voluntad, dando voz y voto a toda la humanidad. Habiendo esto, no faltarán soluciones técnicas. Seguro que hay muchas y muy buenas esperando que alguien con poder de decisión las lleve a cabo.

  9. Si un satélite se cargara a sí mismo con electrostática, por ejemplo lanzando un chorro rápido de electrones al espacio ¿atraería hacia sí basura espacial?
    ¿Podría limpiar de objetos pequeños un volumen importante de su órbita?

    1. Me has recordado una línea de investigación (proyecto Ion Beam Shepherd for Contactless Space Debris Removal) de la ETSI Aeronáuticos para la limpieza de basura espacial, haciendo reentrar al satélite o llevándolo a una órbita cementerio. Ya tiene unos años… No sé en qué quedó la cosa.
      https://youtu.be/tGsg3VUeBxc

      1. Gracias por la infornación. Es proyecto interesante.
        Mi idea iba más sobre atraer objetos demasiado pequeños como para detectarlos y desorbitarlos uno a uno. Y además sin gastar propelente. Supongo que al intetaccionar y pegársele suficiente materia flotante, el satélite se frenaría y se desorbitaría arrastrando a la atmósfera lo que hubiera barrido.

  10. Bueno, pues con estas pruebas cinéticas ASAT queda claro que el 90% de los humanos son gilipollas y el resto corremos el riesgo de contagiarnos (frase inmortal de un sheriff ante los agentes del FBI Mulder y Scully en la mítica serie «Expediente X» de los 90. Spoiler: al final, el tal representante de la ley era el responsable del suceso misteriósico).

    Así pues, dado que esto es un problema derivado de la alta supervivencia que, lamentablemente, la mejora de la calidad de vida de nuestra civilización tecnológica asegura a gilipollas de todo género y condición que en otras circunstancias históricas habrían sido barridos por la sabia evolución darwiniana (véase la enorme proliferación de «cuñaos» que caracteriza a las redes sociales de nuestros días), y como está en mi naturaleza ayudar al prójimo ofreciendo soluciones prácticas, voy a hacer una propuesta a los líderes de las grandes potencias en relación con esto del armamento ASAT: ya que sois y os comportáis como gilipollas, y por el bien de la Humanidad y de su acceso al espacio, por favor: NO USÉIS IMPACTADORES CINÉTICOS PARA DESTRUIR SATÉLITES. USAD CABEZAS NUCLEARES. CUANTO MÁS POTENTES, MEJOR.

    Y es que eso de llenar las órbitas de fragmentos resultado de impactos a 8 km/s es malo para todos. Y es de gilipollas. Por ello, del mismo modo que siempre es mejor atacar una ciudad populosa con bombas de neutrones que con bombas termonucleares para luego, pasado un tiempo prudencial, poder saquearla a fondo sin tener que retirar miles de millones de toneladas de incómodos escombros, el uso en órbita de armamento nuclear es altamente aconsejable en pro de la consecución de una economía espacial circular (por las órbitas), ecológica (al fin y al cabo, el espacio está lleno de radiación y las estrellas son hornos nucleares sin que nadie se queje por ello) y sostenible (porque una vez que «limpias» una órbita a bombazos y desintegras los satélites enemigos puedes ocupar esas posiciones orbitales con tus propios vehículos).

    Evidentemente, no sería lo mismo destruir un nanosatélite de observación que una estación espacial pero, por suerte, los arsenales de la Humanidad contienen un variado surtido de cabezas nucleares de todos los tamaños y potencias imaginables. Así, para nanosatélites y satélites de menos de 100 kilos, debería ser suficiente con artefactos atómicos de 1-20 kilotones, suficientes para desintegrar totalmente el objetivo. Para satélites entre 100 kilos y una tonelada debería bastar con cabezas de 50-150 kilotones. Para objetivos realmente grandotes (varias toneladas) sería aconsejable el uso de cabezas de guerra de al menos 500 kilotones, si bien considero más adecuado 1 megatón. Finalmente, para objetivos gigantes (tipo ISS o mayores), lo mejor sería emplear no una sino varias cabezas realmente potentes, de 50 o más megatones (tipo «Bomba Zar») para asegurar una desintegración completa y absoluta del objetivo.

    Por supuesto, con el tiempo se podrían sustituir las cabezas nucleares por rayos desintegradores, pero esa es una opción para un futuro lejano, cuando los acuerdos bilaterales Tierra-Vulcano nos aseguren el acceso a esa interesante tecnología.

    Ya me he puesto en contacto con Su Gordosidad Kim Jong-un, el líder de Corea del Norte, que se ha mostrado entusiasmado con la idea. Dice que me va a nombrar mariscal y Benefactor del Género Humano.

    Y esto es todo, no me dais las gracias, porque ya os he dicho que soy así, de natural generoso. Simplemente, difundid la idea a través de foros, asambleas de partidos políticos, cartas a diputados y Defensores del Pueblo, a la ONU y a la FIFA. nos jugamos mucho con esto y todos debemos tener derecho a acceder a una órbita LEO o GEO libre de chatarra.

    1. Salió abajo, lo de siempre. Por cierto, no te fíes de Kim. Es un pufista. Sí, ya sè que lo es más gente, pero esto es como todo, una cosa es que el pufo te lo meta Bollería El Glucósido y otra el megabanco Pillados por los Eggs en Erdoganland.

      1. Entonces… ¿Crees que lo de Mariscal de Campo no iba en serio? Joder, pues ya le había pedido a Alejandro Cao de Benós el número de teléfono de su sastre londinense…

        Me has hecho polvo.

        1. No, en serio irá, pero todo es por objetivos y luego te pagan pasta en mano, si te deben 500 te dan 300 que vas que ardes, todo por la patria, que además al ir en negro ya te ahorras los autónomos. Si el tipo ya tiene cara de colocarte el pufo con toda la simpatía, si le caía bien a Donald por algo será (no se tocaban ni los bolígrafos).

          Por eso tiene tan mala prensa, en Asia lo de los pufos es lo PEOR. Un pufista es infinitamente peor que un nazi pederasta caníbal. Ya el abuelo le metió un pufo a la Volvo por unos carros, no contaba con los suecos, son peores que los chinos para estas cosas. La culpa como siempre es de Rusia, le meten un pufo detrás de otro y siempre tragan.

  11. Ya hace años que saben del peligro de la chatarra espacial.
    Ha habido numerosas ideas, sobre cómo limpiar las órbitas, sin embargo no conozco ninguna que se haya materializado y aún menos, puesto a prueba en órbita. (Sacadme de mi ignorancia please!).

    Parece que es más interesante y lucrativo seguir echando mie#&@ al espacio que tratar de limpiarlo. tanto cerebro y dinero para subir ahí arriba y luego tan poco para resolver las consecuencias de hacerlo.
    ¿Será necesaria una catástrofe grave para que los irresponsables reaccionen?. Parece que sí. En vez de prevenir el problema yendo por delante, parece que vamos por detrás y hasta que ya sea tarde, no se pondrán en serio a ello.

    Además de los peligros de la chatarra espacial, en este post he aprendido mogollón de cosas: proyectiles cinéticos, pleonasmos, blindajes, subjetivar adjetivos…. me siento como Lisa Simpson cuando me oigo decir que soy feliz aprendiendo en este post.

    Por cierto, maravilloso artículo, Daniel. Como siempre, nos tienes malacostumbrados a tu alto nivel.

  12. Oye, es una buena idea. Sin coñas. Además Rusia y EEUU entre las dos tienen 14.000 cabezas nucleares. Pero no sè si no se te estará pasando por alto el pulso electromagnètico de la detonación. Aunque bien mirado, si el ‘derribo’ se produce sobre territorio enemigo es más bien una ‘ventaja’, diría yo.

    1. Bah, lo del pulso electromagnético es solo algo temporal. Es cuestión de reforzar tus sistemas electrónicos y eléctricos. Además, de paso puedes eliminar toda esa electrónica mierdosa que caracteriza a nuestra época y sustituirla por otra robusta y bien hecha.

      Y, por supuesto, como dices, siempre puedes desintegrar el objetivo cuando pase sobre territorio enemigo. Se lo voy a contar a Kim.

      1. ¿Te has dao kwen que Cho Son con su tecnología obsoleta se ríe de un pulso electromagnètico? Si no fuese por la China (y Rusia, Japón les tira de un pie), podrían hacer uno en su espacio aèreo (~99 km) y tumbar TODAS las defensas electrónicas de Tai Han Minguk y asociados. El S-400 por lo visto aguanta, el THAAD… Dicen que no.

        1. Mi estimado ur700, no deberías dar por supuesto que todos nuestros queridos contertulios saben que «Tai Han Minguk» (o «Tae Han Min Guk») es la forma en que los norcoreanos se refieren a Corea del Sur.

          Por otra parte, no hace falta irse al tema de los misiles S-400, cualquier abuelo sabe que su frigorífico de 1970 o su tele Inter de blanco y negro de 1978 era mucho más resistente que los actuales clase A+++ y que no habría ataque electromagnético que pudiera con ellos. 😅😂🤣

      1. Un truco: cuando escribas un comentario en respuesta a otro, NUNCA le des a ENVIAR sin pulsar antes «Cancelar respuesta» y luego «Responder» otra vez. Dale entonces a «Enviar» y aparecerá en su sitio.

        El mismo truco sirve para cuando al escribir te vayas a otra pestaña a consultar cualquier cosa.

Deja un comentario