NDSA: la megaconstelación de satélites del Pentágono

Por Daniel Marín, el 9 enero, 2021. Categoría(s): Astronáutica • SpaceX ✎ 102

Uno de los primeros actores en darse cuenta de los beneficios de las megaconstelaciones han sido los militares. Los ejércitos modernos dependen cada vez más de sus segmentos espaciales, pero el problema es que los satélites son extremadamente delicados. Un país con un sistema antisatélite (ASAT) puede dejar sordo, mudo y ciego al enemigo simplemente derribando un puñado de satélites (y sí, ni siquiera los satélites en órbita geoestacionaria están libres de estos sistemas: no olvidemos que China ensayó en 2013 un misil capaz de llegar a GEO). La solución: construir una megaconstelación con tantos satélites de tal forma que resulte prácticamente invulnerable a cualquier ataque. Aunque en un conflicto un país hostil pueda derribar uno, dos o cien satélites, eso no impedirá que una megaconstelación de cientos de unidades siga funcionando. Por este motivo, la SDA (Space Development Agency) del Departamento de Defensa de los EE.UU. quiere crear una megaconstelación de satélites militares denominada NDSA (National Defense Space Architecture) que estará dividida en unas siete capas o layers (estrictamente hablando, la constelación de satélites es solo uno de los elementos de la NDSA, pero como la megaconstelación carece de nombre oficial, por el momento se puede usar como sinónimo).

Las distintas capas de la megaconstelación de la SDA (SDA).

Estas capas todavía están en proceso de definición, pero las dos primeras serán la Capa de Transporte (Transport Layer), con entre 300 y más de 600 unidades, y la Capa de Seguimiento (Tracking Layer), con unos 200 satélites. Más adelante se lanzarán hasta siete capas adicionales, como la Capa de Custodia (Custody Layer), con 200 unidades, y la Capa de Disuasión (Deterrence Layer), con otros 200 satélites. También se ha planeado la Capa de Navegación, que consistiría en una alternativa al GPS, menos precisa, pero más resistente, la Capa de Gestión de Batalla (Battle Management Layer), para enviar datos de inteligencia a las tropas en el frente, o la Capa de Apoyo (Support Layer), para reforzar al resto de capas. En definitiva, más de 1200 satélites, todos ellos en órbitas bajas o medias para facilitar su construcción y su lanzamiento por parte de todo tipo de lanzadores. La Capa de Transporte es la más importante de todas, ya que se usará para retransmitir los datos del resto de capas. La Capa de Transporte consiste en pequeños satélites de comunicaciones con una arquitectura similar a las megaconstelaciones OneWeb o Starlink, aunque con menos unidades, al menos inicialmente. Esta capa incluirá enlaces ópticos (láser) entre satélites, como las futuras unidades Starlink, y la capacidad de comunicarse directamente con aeronaves y sistemas de armamento en tierra.

Distintos elementos de la NDSA (DSA).

La Capa de Seguimiento consiste en satélites de alerta temprana para detectar lanzamiento de misiles mediante sensores infrarrojos. Esta capa se usará para detectar el lanzamiento de pequeños misiles más que para grandes misiles de alcance medio o ICBM (para eso ya están los satélites geoestacionarios SBIRS-GEO y los SBIRS-HEO, situados en órbitas elípticas de tipo Mólniya). La Capa de Custodia consistirá en satélites de reconocimiento óptico para identificar vehículos o movimientos de personas en el campo de batalla. La DSA ha anunciado que no se lanzarán necesariamente satélites exclusivos de esta capa, que podría incluir otros satélites militares o comerciales o cargas útiles situadas en otros satélites de diferentes cometidos. Sobre la capa de Capa de Disuasión no hay mucha información disponible, pero podría incluir satélites capaces de incapacitar o destruir satélites enemigos, o bien satélites para vigilar el espacio cislunar.

Tracking Layer de la NDSA (DSA).

A su vez, cada capa estará divida en «tramos» (tranches) para facilitar su despliegue. Como el objetivo de la NDSA es flexibilizar y diversificar la construcción y lanzamiento de satélites, cada tramo puede estar a cargo de empresas diferentes. El Tramo 0 (Tranche 0) de la megaconstelación debe estar listo a partir de 2022 y consistirá en 20 satélites de la Capa de Transporte y ocho de la Capa de Seguimiento. El pasado septiembre el Departamento de Defensa otorgó un contrato de 187,5 millones de dólares a Lockheed Martin y otro de 94 millones a York Space Systems para la construcción de los primeros veinte satélites de la Capa de Transporte (diez por cada empresa). Poco después, el Pentágono sacó otro contrato para desarrollar los primeros satélites de la Capa de Seguimiento. En virtud de este contrato, SpaceX recibirá 149 millones de dólares por cuatro satélites de la Capa de Seguimiento, mientras que la empresa L3Harris Technologies se hará con 193,5 millones de dólares por la construcción de otras cuatro unidades. Los ocho satélites se llamarán OPIR (Persistent Infrared Imaging), aunque no se deben confundir estos OPIR con los NG-OPIR (Next-Generation Overhead Persistent InfraRed), más grandes y costosos, que sustituirán a los SBIRS y que estarán formados por los NG-OPIR-GEO, fabricados Lockheed Martin, y los NG-OPIR-Polar, construidos por Northrop Grumman.

Calendario de la NDSA (DSA).

Ni que decir tiene, la participación de SpaceX ha servido para que mucha gente se entere de la existencia de la constelación militar de la DSA (por otro lado, el contrato ha sido un tanto polémico y dos empresas aspirantes, Airbus y Raytheon, pusieron quejas formales que han sido desestimadas). Será la primera vez que SpaceX construya satélites militares y el diseño de estos satélites estará basado en el de los Starlink, a pesar de que se trata de satélites con sensores infrrrojos y no de comunicaciones. SpaceX lanzará los cuatro satélites en dos misiones, la primera en septiembre de 2022 y la segunda antes de abril de 2023. El resto de tramos de las distintas capas de la constelación —Tranche 1, Tranche 2, etc.— se irán implementando cada dos años. Con el Tramo 1, el Pentágono quiere tener disponible en 2024 unos doscientos satélites de la Capa de Transporte y «unas docenas» en la Capa de Seguimiento. Con el Tramo 2, se espera alcanzar una cobertura global de la constelación en 2026. Las verdaderas características y capacidades de la constelación NDSA son, obviamente, secretas, pero se trata de un sistema que irá evolucionando en función de las dificultades encontradas y las necesidades del Pentágono. Por otro lado, solo es cuestión de tiempo que otros países sigan el ejemplo de la NDSA. Como vemos, la militarización de las megaconstelaciones ya es una realidad.

Las distintas capas de NDSA (DSA).

Referencias:

  • https://www.sda.mil/agency-awards-contracts-to-enable/
  • https://www.sda.mil/sda-awards-launch-contract-to-spacex/
  • http://afcea-la.org/sid2020/Space_Development_Agency_Space_Industry%20_ay.pdf
  • https://www.defense.gov/Explore/News/Article/Article/2372647/agency-awards-contracts-for-tracking-layer-of-national-defense-space-architectu/
  • https://fas.org/sgp/crs/weapons/IF11623.pdf


102 Comentarios

  1. Si esto sigue así, y los países no acuerdan un protocolo común sobre basura espacial, fin de vida de los activos orbitales y responsabilidad de los lanzadores sobre toda clase de cacharros abandonados en órbita, a finales de esta misma década, no habrá manera de poner nada en órbita. Entrar en LEO será como cruzar andando una autopista en hora punta con los ojos vendados. Que dios reparta suerte…

    1. La Guerra de las Galaxias del siglo XXI …

      Aunque se nota que Estados Unidos, ya sea por su debilitada capacidad de gasto actual, pérdida de influencia mundial, apuesta por la iniciativa privada o el aprendizaje de que es un proyecto imposible de asumir solo; busca esta vez subcontratar parte de sus cargas en satélites comerciales para que países aliados, afines y neutrales sostengan un nuevo despliegue militar orbital de «satélites corsarios».

      Hasta que descubran su juego y se queden solos, tal como ha pasado con las infrestructuras de telecomunicaciones globales, cuyas vergüenzas fueron destapadas por Snowden. Y en consecuencia, sus empresas han ido perdiendo mercado frente a competidores regionales (como Rakuten) y de otras potencias globales (como Huawei), que espían y controlan igual, pero suponen mayores pagos para los países sometidos.

      Por lo tanto, espero por el bien de la seguridad en el espacio que esto acabe como el Polyot. Además de que China no ose intentarlo también.

      1. “”” Aunque se nota que Estados Unidos, ya sea por su debilitada capacidad de gasto actual, pérdida de influencia mundial, apuesta por la iniciativa privada o el aprendizaje de que es un proyecto imposible de asumir solo; busca esta vez subcontratar parte de sus cargas en satélites comerciales para que países aliados, afines y neutrales sostengan un nuevo despliegue militar orbital de «satélites corsarios».”””

        – EEUU gastará en 2021: 740.000 millones de $ en Defensa. Repito 740.000 mil millones en un año.

        – De los cuales 686.000 serían directos para que el Pentágono los administre.

        – Habría que sumar el presupuesto de Defensa de los siguientes 6/7 países que más gastan para acercarse a esa cifra de dinero, que gasta EEUU.

        – Dicho lo anterior, es cierto, que dada la crisis actual derivada de la Pandemia, y dado el cambio de la mayoría en el Senado de EEUU, y de la Presidencia, pues es muy probable, que haya recortes para 2022.

        – Por otro lado, el ejército de EEUU siempre ha usado contratistas privados. Al igual que la NASA.

        – Dados los próximos y más que probables recortes, el Pentágono lleva años planteando formas de hacer más con menos.

        Y el abrir mercado a nuevas empresas, que pasen a ser contratistas militares, es una muy buena manera de hacerlo.

        -Hay una puntualización, que creó que es importante hacer, y es que: el ejército de EEUU adolece desde hace años, de un problema grave derivado de sobrecostes en el desarrollo de nuevos programas, y sobrecostes derivados de un equipamiento envejecido, que requiere inversiones cada vez mayores en mantenimiento.

        Eso ha creado la tormenta perfecta: Desarrollar nuevo material
        acumula retrasos y sobrecostes. Y mantener el material ya antiguo, y/o actualizarlo, cada vez sale más caro.

        De ahí el cambio de tendencia en el Departamento de Defensa los últimos años, que pasa por apostar por atraer nuevos contratistas, que sepan sacar adelante proyectos más rápido y más barato. Y usarlos como medio de presión a fabricantes tradicionales, para que se pongan las pilas.

        El Ala Aérea Embarcada de la Armada de EEUU por ejemplo, espera lanzar no solo un nuevo programa de desarrollo de cazas de combate 100% propios, (para sustituir a los F-18 Hornet y SuperHornet, y los Growler), sino un nuevo paradigma, en que se apueste por programas de desarrollo rápido y barato, y tener aviones nuevos no cada 20/30 años sino cada 6/8/15 años. Para eso los prototipos tienen que estar volando en menos de 2 años. La idea es encontrar una base estándar y común, de Software de control, avionica, disparó, comunicaciones, etc, sobre la que iterar, construir y mejorar, siguiendo un modelo similar al software libre. Y es que crea todo ese software para cada avión en concreto, supone actualmente tanto o más que el desarrollo del hardware (sólo hay que mirar los problemas que sigue arrastrando en Software el F-35).

        La Fuerza Aérea por su parte, lanzó un concurso para diseñar un avión de 6ª Generacion, por la vía rápida. El contrato se adjudicó a finales de 2018, y a mediados de este pasado 2020, se anunció que el primer prototipo, ya había volado, batiendo un récord (en cuanto a bajo tiempo de desarrollo), que llevaba imbatido desde el A-12, que derivó en el SR-71.

        Resumiendo:

        Que el Pentágono es muy consciente del problema de “La Pescadilla que se Muerde la Cola” en el que vive, y que le ata de pies y manos, en cuanto a gastos disparatados que tendrán que bajar más antes que después, y todo mientras no solo deben mantener capacidades, sino aumentarlas (más buques para la Marina), y/o mejorarlas, y está dispuesta a partir esa “Pescadilla”, por la mitad.

        Y la única manera de hacerlo, es hacer lo que está haciendo, y cambiar la manera en que llevan los programas de desarrollo de nuevo material.

        En algunos casos espoleando a las empresas tradicionales para que reduzcan tiempos y costes, en otros tirando de nuevas empresas (como SpaceX), y en otros tirando de diseños ya probados y fiables de origen internacional pero respaldadas con fabricantes y construcción nacional como con el programa de Fragatas FFG-X (que han apostado por el diseño de Fincateri, aunque podrían haber elegido el diseño de Navantia).

        – Y en cuanto a su comentario sobre la potencia de EEUU, a la hora de recabar, analizar y usar información, (dando a entender que Snowden mermó algo, cuando lo que hizo fue más bien todo lo contrario, y fue espolear el gasto, la compartimentación, y la seguridad interna, y el problema más grave fue realmente de imagen pública, pero a fondo pues poco más), pues lo siento pero se equivoca. Nunca antes ha tenido EEUU la potencia que tiene actualmente en ese aspecto. Y es que hablamos de 18 Agencias de Inteligencia, (después de sumar recientemente la recientemente creada Fuerza Espacial), y bastante mejor provistas, organizadas y coordinadas que hace 10/20 años.

        Snowden, Assange, Manning, hicieron pupa a nivel de imagen pública sin ninguna duda, pero en la comunidad de inteligencia la mayoría de esos programas ya se sabía que existían, y sólo faltaban los detalles, por lo que el impacto salvo en casos puntuales no fue tanto como la propia comunidad de inteligencia de EEUU dio a entender. Y es que siempre es una buena baza que la gente piense que ya conoce todos tus secretos, cuando no es el caso ni por asomo.

        Y ojo, que no digo que EEUU no meta la pata, le pongan en evidencia (desde dentro y desde fuera), y hasta las orejas, pero mucho mucho menos y con mucha menor trascendencia, de lo que las noticias de medios occidentales (y también del propio EEUU), rusos y chinos, etc, dan muchas veces a entender.

        Y es que se habla a menudo, del hackeó y las intromisiones, etc, rusas, norcoreanas, y chinas, en los sistemas estadounidenses y de la OTAN, y países de occidente, etc, pero muy muy poco de las que hace EEUU y la OTAN, etc, sobre esos países a su vez. Y es que las hay muy a menudo, y bien gordas, y hasta la cocina.

        Salu2

        1. De acuerdo en prácticamente todo, salvo en las cuestiones que un dólar de hoy no es comparable con uno de 1985 (cuando la Guerra de las Galaxias), debido a la inflación y cambio en la paridad del poder adquisitivo (tal como comentas en los sobrecostes) a lo largo del tiempo que producen un efecto encarecedor, no habiéndose igualado la capacidad y esfuerzo de gasto de la última etapa de la guerra fría aún, ni creo que se pudiera sin afectar al PIB de Estados Unidos.

          Además, tal como comentas, el problema de la corrupción endémica en la industria espacial estadounidense (que junto a la previsible falta futura de suficiente personal de reemplazo en el sector) no desaparecerá por apostar por estos «milagros tecnológicos»; dado que si partes de unos requerimientos y capacidades iniciales menores y una premisa de «low cost» de terceros, es más probable que por la «trampa» del gasto en el desarrollo de este tipo de proyectos obtengas lo primero sin lo segundo. Y así, en este punto, se habría hecho un pan como unas tortas.

          https://danielmarin.naukas.com/2020/10/02/los-problemas-del-programa-de-exploracion-planetaria-de-la-nasa/

        2. De acuerdo al 100% pero a EEUU podría irle muy bien también si dejara de ir de jefe del patio mundial y dejarse de novelas de Tom Clamcy y empezar a hacer amigos de verdad no lacayos.
          Ya está bien de tanta chuleria y dominación joder! Que hasta el espacio quieren copar! No te fastidia.
          Es que van de amos de la barraca y, a nada que se les acerca alguno al cogote, hala! a gastar recursos y mas recursos hasta llenarlo todo de su presencia…

  2. estoy seguro que el pentágono y defensa tendrán en cuenta lo de diseñar constelaciones de satélites sin dañar la observación astronómica en ningún sensor científico.

    quiero decir, que hasta que alguien hace la ley, todos aprovechan «el bug», nadie es santo (ni la defensa ni empresas privadas)

    1. Segurísimo que estas personas a las que no les tiembla el pulso en matar a otras personas tendrán cuidado exquisito en no poner unas lucecitas de más en el cielo.

  3. Un plan de militarización de la órbita terrestre, debe obligatoriamente tener un plan desarrollado (fuera del powerpoint, sino para ser lanzado en cualquier momento) para limpiar el cielo de los objetos peligrosos que puedan ser producidos durante un conflicto o error.

    Si no tienen un plan efectivo de limpieza de la órbita terrestre en caso de conflicto/error, no tienen derecho a contaminar el cielo.

          1. JEJEJEJ El gusano que instalé en tu móvil está haciendo muy bien su trabajo… Verás cuando active el protocolo Dislexia jaujaujaja jai jai oh Maldicoin! me se a infenacto le roednaodr!! Mireda!

    1. Mariconadas. Yo quiero un impulsor de curvatura abierta que manipule superficies hiperescalares ayudándose de los principios detrás de la propulsión bistromática combinados con los del impulsor de probabilidad infinita.

  4. Bueno, lo dicho: una vez empieza a haber tantos satélites en la órbita baja algunos estrategas empezarán a preguntarse si esa supuesta fortaleza de las constelaciones no puede volverse en contra, de alguna manera, y usarlo como herramienta para acabar con el espacio e igualar de nuevo el terreno de juego.
    Por otro lado, una vez que empiezas a poner satélites basura en LEO, otros empezarán a preguntarse si no merece la pena enviar una buena capa de satélites-kamikaze, con el único objetivo de destruir los satélites operativos o más valiosos.

  5. Creo que esto va a acelerar los planes de lanzadores reutilizables. Si tus militares no tienen más remedio que lanzar miles de satélites a la órbita baja, no creo que se pueda hacer con cohetes desechables.
    Gracias, Elon, por tus aportaciones a la Humanidad.

    1. Lo llamaron loco, que no abarataría el acceso al espacio, que los cohetes reutilizables eran ciencia ficción, y hay va, Elon Musk, el mejor mesías-antagonista de los espacio trastornados del siglo 21.

  6. No se menciona el tipo de tecnología de comunicaciones. Por supuesto que habrá canales de subida y bajada en UHF, compatibles con la aviónica actual. Pero tb habrá canales entre segmentos, Ku, Ka y todo eso. Pero lo q yo preguntaba es si hay algún sistema de comunicaciones láser en producción al gusto de los militares, la teoría es que son menos conspicuos, y más robustos frente a contramedidas.

    Otro tema es lo resistente que puedan ser éstas tecnologías frente a armas de Impulso Electromagnético que, como suele suceder en la eterna lucha entre el obús y la muralla, serían mucho más baratas ( al alcance de más agentes ) que los blancos a destruir.

    No olvidemos lo importante que es el garantizar la presencia humana en los bucles de decisiones. Porque si no se puede garatizar el mando y control, los militares acabarán cediendo el gatillo a las IA, y ese es un escenario francamente peligroso. Hoy en día, las IA no son más que idiotas muy rápidos.

    1. No creo que las IA sean peores para tomar la decision de matar que las personas. El codigo puede estar mas meditado que cuando un militar humano apreta o manda a apretar el gatillo. Los humanos en particular y los hominidos en general hemos estado matandonos alegremente desde hace millones de años sin demasiadas dudas y de pronto surgen preocupaciones por la etica de dejar una IA a cargo.

      1. No, no me he sabido explicar.

        No quiero empezar un OT, pero no me refería a ética, sino a estupidez. Una IA puede ganar a 이세돌 (el mejor jugador humano de Go), pero puede cometer a continuación un error que no cometería un chimpancé de pocos años. Si le damos el gatillo, a lo mejor no mata correctamente. Con un raro conjunto de datos, puede meter la pata. Los humanos en el bucle nos han salvado de situaciones realmente serias.

        1. Si, puede haber alguna situacion que requiera cierta intuicion, como cuando algunos oficiales (norteamericanos o rusos) entendieron que una orden de disparar misiles nucleares estaba basada en una falsa alarma.

  7. Esto es un puzzle de una suerte de Starlink militar con alguno de los elementos orbitales (Capa de Disuasión) que contemplaba la famosa Iniciativa de Defensa Estratégica de Ronald Reagan en los años 80 del pasado siglo.

    Esto de las constelaciones satelitales es ya una puta locura. Espero que sea un movimiento pendular y en pocos años estemos hablando de poner en su lugar grandes plataformas orbitales. A ver si entre el New Glenn, el SLS y el Starship orbital pesado y los lanzadores pesados chinos entramos de una puñetera vez en la era de las grandes estaciones y plataformas orbitales y nos dejamos de llenar LEO de tanta chatarra.

    De todas formas, a esta locura ya se apunta todo Cristo, hasta el INTA y nuestras fuerzas armadas. Véase sino esta parte de una entrevista al teniente general José María Salom, director del INTA, en abril de 2019, a propósito del proyecto PILUM:

    https://i.ibb.co/dPkzGPc/entrevista.jpg

    Al final, habrá que subastar zonas orbitales… 🤔😎

    1. Militarmente las grandes estaciones son fragiles, como los portaaviones.

      La sobrepoblacion de la orbita baja me recuerdo la novela «La Era del Diamante» donde se describe que el aire de las ciudad tenia cierta temblorosa y constante turbulencia: era por la presencia cientos de miles de microdrones que lo vigilaban todo.

  8. Las teorías que sostenían que los militares estaban detrás del desarrollo de Starlink y que Elon sólo era un «mandao» han quedado definitivamente desacreditadas.

    La dimensión de Starlink (y de otros proyectos de Elon) es tan grande que a algunos les cuesta aceptar que sean proyectos privados.

    Pero aquí tenemos a los militares inspirándose en los conceptos de SpX: satélites pequeños en gran cantidad, en LEO, con vidas más breves que los satélites en GEO (lo que provoca una actualización tecnológica más rápida) y muchos lanzamientos necesarios para desplegar y mantener la constelación.

    Hace poco, todos esos lanzamientos hubieran sido para ULA. Pero si salen a concurso, los cohetes reutilizables no tendrán rival. También se usarán minilanzadores para lanzar pocas unidades.

    1. Las mega constelaciones son cosa de los años 90…solo ha faltado que se abarate el precio del kg a órbita y la miniturización de los satélites…con tecnología de cubesats…para hacerlos realidad…

      Bill Gate llego demasiado pronto…

      1. Ahora parece que cualquiera puede hacer lo que hace SpX.

        Te recuerdo que OneWeb fue a la bancarrota, igual que absolutamente todas las demás constelaciones excepto Starlink.

        Bill Gates podría ser becario en SpX.

  9. Esta evolución de la utilización militar del espacio me recuerda mucho a la situación de la aviación a principios del pasado siglo.

    Cuando los hermanos Wright en 1902 hicieron su primer vuelo ya existían globos y dirigibles militares de observación, pero tenían bastantes inconvenientes. Los globos la falta de movilidad y los dirigibles su complejidad y logística. No fué hasta el desarrollo del avión que se pudo disponer de una plataforma relativamente sencilla y ligera que podía suplantar al globo y al dirigible en muchas de sus misiones.

    Hasta el desarrollo de la reutilización por parte de SpaceX el poner en el espacio plataformas de comunicaciones y reconocimiento ha sido bastante complejo. A partir de ahora será mucho más sencillo el acceso al espacio permitiendo la utilización de plataformas más simples y económicas, ya que si se avería una se podrá lanzar otra en poco tiempo.

    Desgraciadamente eso puede llevar con el tiempo, como en la Primera Guerra Mundial, a la guerra en el espacio.

  10. Madre mía es que nadie piensa en los astronomos 😹
    Lo siento tenía que hacer el chiste en definitiva creo que no me parece que una constelación de saletites militares sea un problema para otras potencias como china o Rusia ya que se la cargan con un ataque de saturación con misiles ASat eso sí la órbita baja quedaría inacesible durante décadas 😐

  11. Espero que inventen pronto el Estado Mundial y queden obsoletas las naciones, fronteras y banderas. Dejaría de haber guerras internacionales tanto calientes como frías…aunque seguirían existiendo guerras civiles.

    1. Sería un desastre para el Mundial de fútbol y las Olimpiadas, máximos exponentes del fervor étnico-nacionalista (bueno, lo de étnico, cada vez menos).

      1. No creas. El Real Madrid y el Atlético son del mismo país y mira la expectación que crean. Afalta de una bandera nacional vale la bufanda del equipo o lo que te coja más a mano.

  12. No le veo la ventaja.

    Supone una Guerra de la Galaxias 2.0 con más funciones y quizás con un esfuerzo y coste más descargado en el sector y mercado privado; pero con las mismas debilidades:

    – Ves más a tiempo real, pero la calidad es peor. No teniendo mayor ventaja táctica el sobrevuelo de un satélite NDSA que el vuelo de un UAV Global Hawk sobre un mismo área.

    – Hay más redundancia de comunicaciones, pero la potencia es menor y el enlace individual es más coyuntural. Y si se dan problemas de sincronía del servicio, puede ser un verdadero estigma para la confiabilidad del sistema en operaciones de guerra real. Razón por la que las comunicaciones geoestacionarias con satélites más potentes o el uso de UAVs estratosféricos de enlace seguirán siendo preferibles.

    – El GPS y los sistemas de alerta temprana tienen menor precisión con ellos, pudiendo fallar blancos y ser atraídos o confundidos por incidencias, señuelos y provocaciones. No sustituyendo realmente a los satélites GPS de nueva generación, ni a los escudos antimisiles de componente terrestre y espacial.

    – Los sistemas ASAT son de menor envergadura (eso en armas no-nucleares es sinónimo de menor potencia y capacidad). A no ser que los utilices en enjambre, lo que obliga sacrificar muchos en atacar un único objetivo espacial sensiblemente más maniobrable y protegido por sistemas similares (como los actuales satélites “matrioska” rusos).

    – Recopilan muchos más datos, pero esos datos hay que interpretarlos evitando errores de procesamiento de la IA (siendo inasumible procesar o comprobar estos grandes volúmenes de datos por componentes humanos auxiliares) y los efectos de la guerra electrónica, informativa e híbrida enemiga, a los que es más sensible; dada la mayor simplicidad de los dispositivos NDSA. Y en base a esa suerte de información confiable o no de la “caja negra”, tomar decisiones estratégicas vitales.

    – Tienes menos maniobrabilidad, dado que mayor maniobrabilidad implica mayor tamaño para albergar el combustible y mayor potencia propulsora instalada.

    – Si quieres evitar los hándicaps anteriores, debes hacer unos satélites masivamente de una calidad y miniaturización prohibitivas; metiendo una inversión alta en detrimento de otros programas más específicos y capaces.

    En conclusión, el NDSA hace de todo y nada, cual consultora Big Five, puede servir de primera fuente de información inicial o última para reafirmar una decisión; pero no cumple una necesidad real no cubierta. Pero si EE.UU. quiere gastar su dinero en ella, sabrá para qué la quiere*. Tal como el mercado valorará si es mejor un enlace más barato de fibra óptica y terminales 5G, que un enlace satelital de alto rendimiento (aún con cierta latencia y sensiblemente más caro); teniendo en cuenta la concentración actual de la mayor parte de la población mundial en grandes urbes y hubs urbanos.

    Sin contar con que, si se da el caso de confrontación directa con una potencia espacial con capacidad ASAT, el síndrome de Kessler es la única respuesta militar factible para anular la estrategia NDSA. Una especie de «respuesta militar espacial final» que nos devolvería a antes de 1957, con alguna salvedad en órbitas no afectadas. Órbitas, cuyo estudio y dominación sería la siguiente escalada armentística en vistas al anterior y cada vez más cercano escenario; en lo que juegan un papel esencial los puertos espaciales y etapas superiores con acceso a dichas “orbitas raras”. Lo que supone una nueva carrera tecnológica y económica en la EE.UU. parte con desventaja, ya que esas órbitas raras no serán fácilmente alcanzables desde las bases espaciales desde las que lanzaría sus satélites NDSA o de otro tipo, cuyas órbitas factibles son objetivos potenciales de los sistemas ASAT y ASAT-síndrome de Kessler contrarios.

    En definitiva, Estados unidos se gastaría ingentes cantidades de dinero en mini-satélites, a la vez que invierte en otros satélites principales sustitutivos o complementarios más voluminosos y caros, como son ejemplo los KH-11. Me da que la NDSA es el “Tie Fighter” de Estados Unidos, y en la ficción el programa no fue muy exitoso para el Imperio Galáctico, ni que decir que a la pomposa Space Force de Trump no le auguro mejor suerte en el mundo real. O simplemente es un subvención encubierta para sus empresas privadas de cara al mercado competitivo global.

    * También podríamos encontrarle una motivación tipo «gran hermano», dada su capacidad de vigilar a todos los habitantes del planeta simultáneamente, más por una cuestión de control y represión social (para la cual no hace falta mucha precisión y eficiencia real: una masa de manifestantes frente al Capitolio saldría a la perfección, así como un misil casero palestino en vuelo sería fácilmente identificable por este sistema; pudiendo ser rápidamente interceptado el misil e inmediatamente bombardeada con misiles la población desde donde se disparó) que por el de combatir amenazas reales de enemigos preparados para confrontarte. Un ejemplo similar de este planteamiento lo vemos en el despliegue de la OTAN en las repúblicas bálticas, motivada más por la disuasión de las díscolas poblaciones rusas de estos países (principalmente en Letonia y Lituania) que por la posibilidad real de suponer una fuerza de disuasión ante unas fuerzas fronterizas rusas mucho más numerosas y mejor equipadas.

        1. En realidad, la similitud sería más acertada de lo crees; ya que el armamento nuclear enriquecido y empobrecido, principalmente en el caso de EE.UU.; ha sido utilizado exitosa y reconocidamente contra naciones sin capacidad nuclear como Japón en 1945, Irak en 1991 y 2003, y Yugoslavia en 1999.

          No obstante, nunca contra otras naciones con capacidad nuclear, con claros ejemplos en la crisis entre Pakistán e India en 1998, en el conflicto fronterizo sino-soviético de 1968 y la crisis de los misiles en Cuba en 1962 y de los Euromisiles hasta 1987 (tratado INF); en las que se descartó su utilización. Lo que nos indica que arquitecturas tipo NDSA sólo servirán para reprimir o atacar a naciones fuera de las grandes potencias espaciales con sistemas ASAT avanzados (EE.UU., Rusia, China, India e Israel).

          Es decir, aquellas naciones incapaces de hacer arder el cosmos con el síndrome de Kessler, a las que habría que restar potenciales operadores del sistema S-500 ruso (última evolución del S-300, con capacidad ASAT integrada de serie) de importación o producido bajo licencia en países como Turquía, Irán, Kazajistán, Bielorrusia, Corea del Norte, Argelia, Azerbaiyán, Armenia, Egipto, Venezuela o Siria.

          Países que podrían conservar cierta autonomía política, dadas las características del producto S-300/S-400/S-500 ofertado por Rusia. Basando esta autonomía en su mínima capacidad de disuasión espacial, al poder provocar un síndrome con este sistema. Y sabiendo, con antecedentes como Yugoslavia e Irak, que la rendición o armisticio frente a EE.UU. no es una opción y no hay nada que perder por sabotear el espacio para el enemigo y el resto de la comunidad internacional. Dado que serán tratados en la posguerra como criminales y vencidos, tanto si se ajustan a la legalidad y formas pactadas, como si no.

          Así como, también tendrían esta posibilidad países operadores del sistema Aegis estadounidense (dotado también de capacidad ASAT), como son actualmente Japón y Corea del Sur; y en un futuro próximo Países Bajos y Bélgica. Aunque en este caso, Estados Unidos se reserva el derecho a la supervisión en su beneficio de la operación de los sistemas ASAT de estas naciones; por lo que poco podrían disuadir del uso del NDSA contra ellos y sus poblaciones por parte de EE.UU.

          1. Por añadir algo al comentario de GM, hay que señalar que el sistema de radar naval AEGIS también está instalado en las fragatas españolas F-100 y en las futuras F-110, así como en las fragatas noruegas F-310 construidas por Navantia (una de estas fue la que hundieron los noruegos a causa de su ineptitud militar y marinera). El AEGIS es tan potente que en un ejercicio de hace uno años la fragata «Álvaro de Bazán» (F-101) pudo hacer el seguimiento de un objetivo tipo misil de medio alcance que volaba fuera de la atmósfera.

            ¿Tienen entonces capacidad ASAT (antisatélite) nuestras fragatas? No, al menos de momento. Las F-100 y sus variantes australianas y noruegas usan ese sistema de radar combinadas con los misiles antiaéreos Standard SM2 (alcance entre 74 y 170 km y 24 km de techo operativo) y ESSM (una variante del SeaSparrow con un alcance de más de 50 km). Para disponer de capacidad ASAT hay que usar el AEGIS en combinación con los nuevos misiles RIM-161 Standard Missile 3 (SM-3), que actualmente está en servicio solo en la Armada de Estados Unidos y en la Fuerza Marítima de Autodefensa de Japón. En el futuro puede que entre en servicio en la armada holandesa. Este misil tiene un alcance de 900-1.200 km. y un techo de hasta 1.050 km (dependiendo del objetivo), siendo su velocidad de hata Mach 8.

          2. Totalmente de acuerdo, quizás debería haber especificado que sólo me refería a sistemas Aegis dotados de misiles SM-3. Y tampoco nos olvidemos de Corea del Sur, de cuyo caso tenía indicios de que ya habían desplegado su sistema Aegis con misiles SM-3 frente a Corea del Norte.

            Además gracias a los sistemas de seguimiento y gestión de los Aegis que comentas, se podría crear un sistema híbrido autóctono con misiles S-300/S-400/S-500 rusos o HQ-9 chinos (versión china del S-300), en un concepto similar al montaje terrestre argentino de los misiles navales MM38 Exocet franceses guiados manualmente por radares AN/TPS-44 estadounidenses durante la Guerra de las Malvinas y que llevaron al exitoso ataque contra el destructor inglés HMS Glamorgan durante la defensa costera de Puerto Argentino en 1982. De esta forma, otras naciones podrían intentar interceptar satélites*.

            Incluso sin Aegis, como son los casos de España con su radar espacial S3TSR** de Indra (aunque este país no dispone de misiles capaces de alcanzar el espacio, siendo lo más cercano los RIM-66 Standard SM-1 y SM-2 que montan la fragatas F-80 y F-100 españolas; los cuales podrían ser en algún caso el punto de partida del desarrollo nacional de un “SM-3”); o de Azerbaiyán, Kazajistán y Ucrania con viejos radares espaciales soviéticos en Gabala, Balkhash y Mukachevo o de Bielorrusia con el radar espacial operativo que dispone en Hantsavichy; operando con sus baterías S-300 o HQ-9 adquiridas y optimizadas para este uso.

            * Lo que no favorecerá el esperado acceso turco al sistema Aegis, viendo el caso del F-35 y su predilección por el S-300 y S-500.

            Aunque, se podría dar el caso del militarizado Marruecos, dotado actualmente de baterías HQ-9 chinas; incorporando el Aegis en actualizaciones y adquisiciones futuras de sus fragatas clase FREMM italianas, ello enmarcado en el actual acuerdo de suministro de fragatas FREMM-Aegis entre Fincantieri y el Pentágono, y la conocida predilección de EE.UU. por su socio norafricano. Lo que podría llevar a un tándem fragata FREMM-Aegis y batería HQ-9 capaz de amenazar satélites en LEO en caso de conflicto, como el SEOSAR-Paz español.

            Además, teniendo en cuenta que Marruecos tiene una flota de satélites militares que proteger, formada por los satélites de observación Mohammed VI-A (2017) y Mohammed VI-B (2018); la guerra orbital entraría dentro de sus necesidades de seguridad nacional.

            ** http://www.infoespacial.com/es/2021/01/03/noticia-ejercito-controlar-radar-vigilancia-espacial-moron.html

          3. Y fíjate si son buenos marinos militares los noruegos que hace poco también un submarino clase Ula noruego cayó en un «trampa enemiga» en forma de granja de salmones: https://www.defensa.com/otan-y-europa/uno-seis-submarinos-noruegos-clase-ula-colisiona-granja-salmones

            Vamos, que enredarón un submarino en una batea de salmones que estaba fija al lecho marino y señaliada en la isla de Andørja. Toda una marina profesional y moderna….¡Que tiemblen los rusos en el Ártico!

        2. Que no haya pasado con esa amenaza (a escala global, porque Nagasaki e Hiroshima sí que ocurrió), no da ninguna garantía de que no vaya a pasar con los satélites.
          Existen al menos, dos alicientes que lo convierten en una situación potencialmente diferente :
          – No existe conciencia social sobre el peligro de una guerra orbital
          – Es una guerra fuera de donde vivimos.
          Esa tranquilidad, hace más probable un conflicto real. Es más, seguro que a más de uno le pone la idea de una guerra espacial, pensando en la grandeza de su imperio / país.

  13. Lo que viene es Spacex Space Port (SSP), Spacex Space Station (SSS) S3, Spacex Lunar Station (SLS), Spacex Lunar Base (SLB), Spacex Mars Orbiter (SMO) y la Spacex Mars Base (SMB), y mas adelante Spacex Deep Space (SDS).

    1. «…Spacex Space Port (SSP), Spacex Space Station (SSS) S3, Spacex Lunar Station (SLS), Spacex Lunar Base (SLB), Spacex Mars Orbiter (SMO) y la Spacex Mars Base (SMB), y mas adelante Spacex Deep Space (SDS)»

      Todo eso puede resumirse en una sola palabra: Starship.
      Starship es todo eso, y más.

      PD: ¿eres el mismo Luis que apostó conmigo a que SpX nunca pondría humanos en órbita?

    2. Tal vez SpaceX invente un accesorio para unir starships en cantidad variable para hacerlas rotar a todas juntas, como hay algunas ideas dando vueltas. A mi se me ocurre un «cubo de rueda», obviamente cilindrico, con n tuneles que se unen en el centro, que asoman por la periferia del cilindro cada uno con un puerto de acoplamiento.

      Asi, podrian unirse varias Starship por las proas y girar. La gente pasaria de una nave a otra por el tunel central.

      Agregando una extension bifurcada a cada puerto de acoplamiento podria duplicarse la cantidad de Starships. Si su extension fuera lo suficientemente larga podria aumentarse el radio de la «rueda» de Starships y reducir la cantidad de revoluciones por minuto para lograr «gravedades» aceptables (1/6, 1/3).

Deja un comentario