Nikolái Tíjonov, el cosmonauta maldito

Por Daniel Marín, el 6 agosto, 2020. Categoría(s): Astronáutica • Historias de la Cosmonáutica • ISS • Rusia ✎ 38

La historia de la exploración tripulada del espacio está repleta de casos en los que un astronauta no logró alcanzar el espacio después de haber estado a punto de hacerlo. Quizás la historia más triste de este tipo, y la primera, fue la de Grigori Nelyubov, que fue seleccionado como segundo suplente de Yuri Gagarin para su histórica misión. Pero Nelyubov caería en desgracia poco después y en 1963 sería expulsado del cuerpo de cosmonautas tras protagonizar un incidente con una patrulla militar. Después de intentar en vano ser rehabilitado, Nelyubov se suicidó en 1966. En esta línea, la reciente historia de Nikolái Tíjonov, aunque afortunadamente menos trágica, también destaca por su mala suerte.

Tíjonov como comandante de la Soyuz MS-16 (Roscosmos).

Nikolái Vladímirovich Tíjonov (Николай Владимирович Тихонов), nacido en 1982, trabajó como ingeniero en la empresa RKK Energía, fabricante de las naves Soyuz y Progress. En 2006 fue seleccionado como candidato a cosmonauta y comenzó su entrenamiento de casi dos años en el centro TsPK Yuri Gagarin («la Ciudad de las Estrellas»). Al finalizar el entrenamiento en 2009 fue nombrado oficialmente el Cosmonauta nº 206. Tíjonov había conseguido hacer realidad su sueño, pero fue entonces cuando comenzó el verdadero esfuerzo: hacerse un hueco en la tripulación de alguna nave Soyuz rumbo a la Estación Espacial Internacional (ISS). Para ello, primero debía ser tripulante de reserva en alguna misión, un primer paso imprescindible en la carrera de cualquier cosmonauta. En junio de 2015 Tíjonov logró su objetivo al ser nombrado ingeniero de vuelo suplente de la Soyuz MS-02. Según el sistema de rotaciones de Roscosmos, Tíjonov debía haber formado parte de la tripulación de la Soyuz MS-04, pero no pudo ser. Tíjonov pasó a entrenarse en los sistemas del módulo Nauka (MLM), un módulo de gran tamaño que Rusia lleva más de una década intentando lanzar a la ISS. Por fin, en 2017 Tíjonov fue nombrado ingeniero de vuelo de la tripulación principal de la Soyuz MS-10. Junto con él volaría el veterano Alexéi Ovchinin y el estadounidense Nick Hague.

Tíjonov (derecha) junto a la Soyuz MS-02 en Baikonur con los otros miembros de la tripulación de reserva, Alexánder Misurkin y Mark Vande Hei (Roscosmos).

Los tres se acoplarían a la ISS en septiembre de 2018 como miembros de la Expedición 57/58 y estarían en la estación hasta febrero del año siguiente. Aunque el módulo Nauka no se acoplaría durante su estancia, Tíjonov debía ayudar a configurar el segmento ruso de cara al lanzamiento de este módulo. Sin embargo, los eternos retrasos con el módulo Nauka hicieron imposible cumplir el calendario previsto por Roscosmos. Tíjonov se había quedado sin su trabajo principal en la estación. En otras condiciones, Tíjonov habría viajado al espacio igualmente, pero a partir 2016 Roscosmos había decidido reducir la tripulación permanente del segmento ruso de la ISS de tres a dos personas para ahorrar costes. Precisamente, la presencia de Tíjonov debía volver a ampliar la tripulación del segmento ruso a tres personas, pero, sin el módulo Nauka, Roscosmos tuvo la excusa perfecta para seguir ahorrando y dejó a Tíjonov fuera de la tripulación. Curiosamente, la Soyuz MS-10 tampoco alcanzó la órbita con Ovchinin y Hague porque sufrió un problema durante el lanzamiento y tuvo que realizar un aborto en vuelo. Los dos cosmonautas sobrevivieron al breve vuelo suborbital, el segundo de una Soyuz tras el que experimentó la Soyuz T-10-1. Ovchinin y Hague volverían a intentar viajar al espacio, esta vez con éxito, en la Soyuz MS-12, que despegó en marzo de 2019. Pero Tíjonov no viajó con ellos.

Tíjonov en el TsPK durante el entrenamiento como reserva de la Soyuz MS-02 junto a Misurkin y Vande Hei (Roscosmos).

El cosmonauta había sido asignado en junio de 2018 como tripulación principal de la Soyuz MS-16. Y esta vez volaría a lo grande, como comandante, y no como un «simple» ingeniero de vuelo. Tíjonov viajaría a la ISS junto con Andréi Babkin y Chris Cassidy, donde pasarían a ser miembros de la Expedición 63. Todo parecía ir viento en popa, pero entonces la mala suerte volvió a hacer acto de presencia. En febrero de 2020 Tíjonov sufrió una grave herida en un ojo al darse un golpe de forma accidental con una rama mientras paseaba. Aunque por motivos de privacidad no se hicieron públicos los detalles de la lesión, los médicos de Roscosmos decidieron retirarlo de la misión, una decisión que se hizo pública el 19 de febrero. A diferencia de lo que ocurre en la NASA —¿recuerdas Apolo 13?—, la práctica habitual en Rusia es sustituir a toda la tripulación si hay algún problema con uno de los miembros, así que, además de Tíjonov, Babkin también fue apartado de la misión (al ser un astronauta de la NASA, Cassidy siguió formando parte de la misma). Tíjonov y Babkin serían sustituidos por Anatoli Ivanishin e Iván Vágner, respectivamente. Ivanishin, Vágner y Cassidy despegaron con éxito el 9 de abril de 2020 en la Soyuz MS-16 rumbo a la ISS. Y allí siguen, hasta que regresen el próximo 21 de octubre.

Tíjonov como comandante de la Soyuz MS-16 junto a Babkin (derecha) y Cassidy (NASA).

En un principio se habló de que podría volar a bordo de la Soyuz MS-17 en octubre de este año, pero estos rumores pronto se volatilizaron. Tíjonov no volaría hasta finales del año que viene, como muy pronto (de hecho, el pobre Babkin tendrá que esperar a septiembre de 2021 para volar en la Soyuz MS-19). Sin embargo, el pasado 31 de julio el Centro de Entrenamiento de Cosmonautas (TsPK) anunció oficialmente que Tíjonov abandonaba el cuerpo de cosmonautas de Rusia por decisión propia debido a motivos de salud (se ve que la herida del ojo no ha evolucionado favorablemente). Tíjonov se suma así a la lista de desafortunados que no pudieron viajar al espacio por culpa de la mala suerte. Una lástima, sin duda. Tras la retirada de Tíjonov, Roscosmos mantiene 23 cosmonautas en activo y 8 candidatos.

Tíjonov (izquierda) posando como parte de la tripulación de la Soyuz MS-16 (NASA).


38 Comentarios

  1. Qué bueno, Daniel. La salsa y el chup chup que le das a las noticias convierten cualquier asunto espacial en algo realmente interesante y de lectura amena.

  2. Recuerdo también otro desafortunado como Pyotr Kolodin, backup en cuatro misiones y nunca pudo volar ! Una pena lo de Tijonov por cierto su mala racha empezó en 2017 cuando debió formar parte de la Soyuz MS-04 / Expedición 51/52, luego en 2018 fue bajado de la Soyuz MS-10 / Expedición 57/28, luego de la Soyuz MS-16 / Expedición 63 y finalmente la Soyuz MS-19 / Expedición 67/68 programada para 2021 . La mala racha de este pobre cosmoanuta fue TAN grande que lía a cualquiera. Otra cosa el Naukas parece que finalmente va a la ISS en 2021 (por estos días era trasladado a Baikonur) y el pobre Tijonov no podrá ir.

  3. En el cuerpo de cosmonautas soviético y rusos, hubo y hay muchos cosmonautas que se han quedado a las puertas del espacio… muchos de ellos en el umbral.
    Conseguir realizar un vuelo espacial es complicado, pero creo que una vez que rompes esa «barrera» todo pasa a ser más sencillo en adelante.

    A mi más que a Nelyubov, la historia de este cosmonauta me recuerda más a la de Pyotr Kolodin que tuvo varias asignaciones de tripulación, netamente Soyuz 11 donde pudo haber muerto, y no llegó a volar nunca al espacio.

    Otros que también quedaron en el umbral de las puertas del espacio fueron Lev Vorobyov y Valeri Yazdovski, apeados estando ya en Baikonur, de su vuelo Soyuz 13, unos pocos días antes del despegue.

    Buen post para que quede constancia escrita cuando dentro de unos años cualquiera se pregunte ¿quién era ese cosmonauta Tikhonov?

    Saludos
    Carlos

  4. Se podría escribir un libro de reglas para poder viajar al espacio. De momento, ya tenemos las dos primeras:
    Regla 1: No cabrees a ninguna patrulla militar.
    Regla 2: No golpees ramas con los ojos.

        1. Vaya tela… no sé qué es más espectacular, si mi empanamiento o falta de comprensión lectora / memoria a corto plazo. Os juro que cuando he leído tu reglar 1 con lo de la patrulla militar he pensado, «esto me suena», y me he puesto a buscar entre el blog de Daniel, para que no se diga que soy un vago.
          «En el primer párrafo»
          … voy pidiendo plaza en el asilo, diooooos.

    1. En la web de la NASA aparecen 48 astronautas en activo. La ESA tenía 13 astronautas en activo a septiembre del año pasado, pero no he visto el listado completo por ningún lado

  5. Una lástima, si que tiene que estar mal el ojo (todavía me sorprendo cuando veo un astronauta con gafas). ¿Seguirá trabajando para Roscosmos o para RKK?

  6. Venus es un planeta fascinante, lleno de misterio. Ojalá algún año alguna agencia vuelva a interesarse en su exploración y veamos como se desarrolla la tecnología que hará posible cosas que muchos decían que no sería posible. Lo que no sé si lo llegaremos a ver. Ahora sólo hay propuestas tímidas. Aunque tampoco disponemos de tantos recursos económicos para abarcar tanto. Creo que tiene mucho potencial desestimado.

  7. Muy humana entrada y muy interesantes los comentarios. Casi tenemos un update de los humanos preparados para el espacio… y me han parecido pocos.

    Los más afortunados lo conseguirán. Hace dos días fue efeméride del nacimiento del que piso por primera vez algo que no fuera made in earth. Neil nació un 5 agosto en 1930. Un afortunado, pero un tío muy preparao!

    Saludos

  8. Por curiosidad, ¿en qué consiste la prueba? ¿Quieres saber si puedes hacer enlaces solamente a imágenes dentro de contenido de artículos? Porque si es así, con todo lo que provenga de cdns (Content Delivery Network) vas a poder hacerlo. Eso sí, son cachés de imágenes, puede llegar a haber una «limpieza» y que la noticia siga existiendo… pero como los comentarios se hacen para ser efímeros, yo lo haría sin problema.

Deja un comentario