¿Podríamos detectar una sonda alienígena que se acerque al sistema solar a velocidades sublumínicas?

Por Daniel Marín, el 14 julio, 2020. Categoría(s): Astronáutica • Física ✎ 161

Es un escenario típico de muchas obras de ciencia ficción: una nave espacial alienígena se aproxima al sistema solar procedente del espacio interestelar. La idea de una nave nodriza extraterrestre que se acerque al Sol a casi la velocidad de la luz es, por decirlo suavemente, poco probable, pero, ¿y si hablamos de sondas alienígenas automáticas que viajan entre las estrellas a una centésima de la velocidad de la luz? ¿Y si lo hacen a una milésima parte? ¿Y si no usan ningún sistema de propulsión más allá de las asistencias gravitatorias? Este escenario ya no resulta tan fantástico, siempre y cuando la Paradoja de Fermi nos dé un respiro. Sea como sea, ¿podríamos detectar esta nave intrusa con tiempo suficiente? La pregunta puede parecer extraña. ¿Qué diferencia hay entre un objeto que se acerque «lentamente» al sistema solar con otro que lo hace muy rápidamente a la hora de que la detección sea más o menos fácil? Obviamente, un objeto que vaya a alta velocidad recorrerá el sistema solar en mucho menos tiempo, pero lo importante es que podemos descartar un origen natural para un cuerpo que se mueva tan rápido (los cometas y asteroides interestelares como ‘Oumuamua se acercan al sistema solar a velocidades de unos 30 km/s; rápido, sí, pero muy lejos de lo requerido para una misión interestelar).

Una vela láser como las del proyecto Breakthrough Starshot pasa por Proxima b. ¿Podríamos detectar algo así si pasa por nuestro sistema solar? (PHL@UPR Arecibo).

Por otro lado, una nave que se desplace tan rápido chocará con partículas interplanetarias, por lo que su temperatura externa aumentará en función de su velocidad. Esto implica que su superficie se calentará debido a la colisión con moléculas de hidrógeno y átomos de helio. Una vez que la nave se interne en la heliopausa, la densidad de hidrógeno y helio aumentará progresivamente con respecto a la del medio interestelar. Además, la nave también se calentará por acción de los rayos cósmicos, la radiación solar y el polvo (aunque se supone que la sonda evitaría la eclíptica para minimizar la posibilidad de impacto con partículas de polvo interplanetario). Pero, ¿cuál de estos factores es el dominante? Pues según un reciente estudio a cargo de Thiem Hoang y Abraham Loeb, si la nave está en el medio interestelar y se mueve por encima de una milésima parte de la velocidad de la luz, el factor principal será el calentamiento debido a la colisión con las partículas de gas, pero, una vez dentro del sistema solar, la fuente fundamental de calor será el Sol siempre y cuando se desplace por debajo del 10 % de la velocidad de la luz (0,1 c), aproximadamente. Esto implica que, lógicamente, cuanto menor sea la distancia de sobrevuelo con respecto al Sol, mayor será su temperatura. Bien, ¿pero se podría detectar?

Temperatura alcanzada por una nave de 10 metros a distintas distancias del Sol en función de su velocidad (Hoang et al.).

El calor es radiación infrarroja y, por tanto, para la detección de estas naves necesitamos telescopios que operen en la región infrarroja del espectro. Este es el motivo por el que se realizan campañas de búsquedas de cuerpos menores en el infrarrojo, ya que, a igualdad de condiciones, es mucho más fácil detectar un cometa o un asteroide en el infrarrojo que en el visible (por supuesto, hay que tener en cuenta otros factores como su tamaño y el albedo). Desde la superficie terrestre solo podemos observar el infrarrojo cercano, de ahí que sea necesario disponer de telescopios espaciales para estudiar esta radiación de forma satisfactoria. En el caso que nos ocupa, obviamente la nave emitiría en otras zonas del espectro —en principio no deja de ser un cuerpo negro ideal—, pero el pico de emisión estaría en el infrarrojo. Solo si se moviese a velocidades muy próximas a la de la luz, el calentamiento con el viento solar haría posible la detección en el visible.

Intensidad de la radiación emitida por una sonda de 10 metros a distintas velocidades y para varias distancias al Sol. Se representan los rangos de observación y sensibilidades (líneas negras) de los observatorios ALMA, James Webb y Vera Rubin (Hoang et al.).

Si suponemos un tamaño aproximado para la sonda alienígena de diez metros, Thiem Hoang y Abraham Loeb han analizado la posibilidad de que sea detectada por el radiotelescopio ALMA de Chile, el telescopio espacial James Webb de la NASA, que observará en el infrarrojo, o el observatorio Vera Rubin (LSST), también en Chile. De los tres instrumentos, solo el James Webb tendría sensibilidad suficiente para detectar una sonda extraterrestre que se mueva a casi cualquier velocidad sublumínica o relativista, aunque solo si pasa a, aproximadamente, una Unidad Astronómica (1 UA) del Sol (150 millones de kilómetros) o menos. Esto significa que solo detectaríamos una sonda de este tipo cuando la tuviésemos prácticamente encima. A cambio, el James Webb también sería capaz de detectar sondas a esta distancia con un tamaño mínimo de medio metro. Naturalmente, este telescopio podría descubrir una sonda a mayor distancia si la nave se moviese más rápido o fuese más grande. Por ejemplo, si la sonda tuviese 400 metros de diámetro y se moviese al 10 % de la velocidad de la luz o más, el telescopio espacial sería capaz de detectarla a 100 Unidades Astronómicas. O sea, unas tres veces la distancia de Neptuno al Sol. Si el tamaño de la nave fuera de cien metros, entonces se podría detectar a 10 Unidades Astronómicas (más o menos la distancia de la órbita de Saturno al Sol).

Por supuesto, para descubrir la sonda el telescopio James Webb debería estar apuntando a la región del cielo por la que se aproxima, algo muy poco probable. Los telescopios que vigilan el cielo en busca de nuevos asteroides y cometas son en su mayor parte pequeños instrumentos que trabajan en el visible (hay excepciones, como el telescopio espacial WISE), pero, en cualquier caso, no están preparados para detectar objetos que cruzan la bóveda celeste tan rápidamente como lo haría una sonda alienígena. Es decir, en este caso el rápido desplazamiento del objeto sería un contratiempo más que una ayuda a la hora de identificarlo, a diferencia de lo que ocurre con cometas y asteroides. Por tanto, la conclusión del estudio es que, a día de hoy, sería poco probable que detectásemos una sonda interestelar alienígena como las que propone el proyecto Breakthrough Starshot salvo que pasase muy cerca de la Tierra. Esta conclusión es lógica si tenemos en cuenta que, actualmente, carecemos de un sistema de alerta temprana para detectar cuerpos menores usando telescopios espaciales de gran campo que observen en el infrarrojo (como NEOSM). Una vez dispongamos de un sistema así, la Tierra no solo estará protegida contra cuerpos menores, sino que, además, seremos capaces de detectar hipotéticas naves alienígenas que decidan visitarnos.

Referencias:



161 Comentarios

  1. Loeb está petándolo con sus ideas y publicaciones, no para este hombre. No somos capaces de controlar todo el tráfico aéreo en todo momento, ¿cómo vamos a ser capaces de encontrar una nave espacial dentro del sistema solar?

      1. Soy partidario de llamar más bien a Edwin. Con su tecnología de motores coheticos podríamos adelantarnos a la jugada.
        ¡crowfunding para Edwin YA!

      1. Si de todas maneras estemos vigilando la entrada de intrusos en todas direcciones, falta recordar el factor sorpresa, si la intención de los alienigenas es pasar desapercibido no cabe duda que lo logragar.

        1. No se preocupen; Dios Jehová, les gritaría con voz de trueno a los alienigenas: «no se metan con mi tierra plana y los animales que hice parecidos a mi», les arrojaría un par de rayos y destruiría la naves de los malvados y paganos hombrecitos verdes sodomitas, masones y herejes enviados por Lucifer, y que no creen en él. Pa que aprendan lo que es un Dios de veras. Y para que aprendan a creer en él y tener fe. Y diciendo las sabias palabras: Que la letra con sangre entra y a Dios rogando y con el mazo dando, me despido de ustedes queridos mortales y demás pasajeros de la nave rocosa que orbita el sol.

    1. ¿Qué haríamos?

      Obvio: Cuándo el ordenador o el comandante de la nave alienígena dijese eso de “Quiero hablar con vuestros líderes”, habría que darle mi número de móvil.

          1. Ellos se la buscaron. Hay altas probabilidades de que la radiosuegractividad deshabilite sus escudos energéticos, si es que directamente no los liquida a todos y sanseacabó.

            Claro que la cosa tiene doble filo. El problemón sería si la suegra logra regresar, lo cual es también MUY probable.

  2. jajajajaja

    Habría una dura discusión en el Pentágono entre un grupo de científicos y uno de militares, los primeros propondrían una misión para estudiarla y los segundos mandarle una bomba atómica.

  3. Hola, me gustaría que un científico explicará bien, que tipo de tecnología tendrían estás naves para pasar al cielo de la tierra o sea a la bóveda Celeste existen portales para entrar ? O es por la velocidad que desarrollan la s naves alienígenas o realmente no existe ninguna bobeda celeste que los límite a entrar a los cielos de la tierra? Si se hacercan al sol podría ahumentar la temperatura de la nave, si el sol emitiera calor y no una energía fotovoltaica.

    1. Las naves entran por la puerta, que siempre está abierta. Es por donde entran también los cometas, por esa misma puerta, si se cerrase no podría entrar nada lo cuales un grave problema para los pronosticadores del fin del mundo, que casi siempre se basan en los cometas.

      Respecto al sol…..pensaba que esa célula fotovoltaica era para emitir frio y no calor v_v!

    2. Coño, ya tenemos interlocutor para que los aliens se enteren bien de nuestro nivel de desarrollo científico-tecnológico: ISAAC, el de las “Puertas de la Bóveda Celeste”.

    3. Depende. Algunas usan impulsores Alcubierre -el Warp de «Star Trek»-, y otras el hiperespacio. Se habla también del uso de agujeros de gusano por algunas.

    4. La nave tiene que esperar a que la Tierra abra la puerta a un asteroide suficientemente grande y colarse con él.

      Date cuenta que si no, la Tierra no lo reconoce como visitante válido y no le abrirá la compuerta.

    5. P¿ero no llegaríamos a detectar las emisiones de la sonda? Porque supongo que de alguna manera se comunicaría con sus «enviadores», digo yo… y esas señales se podrían recibir ¿no?

    6. No os preocupeis. Las naves alienigenas van a chocar contra las estrellas cuando entren a nuestro universo. O si no se rompen la crisma contra el sol o la luna o cualquier de esos otros astros que giran alrededor de la tierra, como bien lo explicó Tolomeo.

    1. Excelente idea! Hay que hacer una sonda interestelar gigante, con campos de golf, mar interior, shopping y todas esas cosas, pero hay que hacerla de concreto y ladrillo para que no vuele y que repose en la tierra, que es mucho más seguro que el espacio de alrededor y ni que hablar el que queda allá entre las estrellas.

  4. El gran Arthur C. Clarke, en “Cánticos de la lejana Tierra”, solucionaba el problema del impacto de la nave Interestelar (que alcanzaba el 50% de la velocidad de la luz) con partículas, polvo y radiación dotándola de un escudo de hielo en la proa.

    De todas formas, una super civilización que nos llevase algunos milenios de ventaja tecnológica posiblemente usaría formas más exóticas de moverse por el espacio interestelar usando naves basadas en algo similar a la física de Alcubierre. O vete a saber qué otra física. De momento, solo podemos especular qué podría hacer una civilización similar a la nuestra (entendiendo “similar” con generosidad, desde unas décadas a unos pocos siglos), pero más allá solo podemos fantasear.

    1. Lamentablemente eso deja fuera a las civilizaciones avanzadas microscópicas que viajarán con nano tecnología para alcanzar mayores velocidades. Al contrario que los aparatos Bilbainicos
      que se proponen estos pasarían sin pena ni gloria. asique es más probable que seamos visitados por alienigenas gorditos. O mejor dicho que nos apercibamos de ello. Preparad la despensa.

      Gracias Daniel y floristas, me he reído mogollon. ET

        1. Sí… bueno, más o menos… no son exactamente naves, el asunto es más pirado aún, mucho más… me refiero a ese épico choque de trenes argumental en tres partes a cual más flipante… escrito por un para mí inexplicablemente famoso autor llamado Liu Cixin.

          1. En un juego de ordenador, el «Star Control 3», una de las razas presentes es una de microbios, los Xchagger me parece recordar, aunque no usan nanonaves y su aspecto es cualquier cosa menos microbiano.

        2. Hay algo que se acerca: las starwisp que usa Charlie Stross en sus historias «Router» y «Nightfall» (parte de la serie «Accelerando»). Su nave tiene el tamaño de una lata de bebida y se usa para visitar una enana marron cercana (a unos tres años luz de la Tierra).

          Por cierto, Accelerando está disponible para descarga gratuita (aprobada por el autor): http://www.antipope.org/charlie/blog-static/fiction/accelerando/accelerando-intro.html

          1. gracias a todos por vuestras propuestas de lectura. A ver si saco tiempo en vacaciones, si es que tengo vacas, sólo falta me den de latigazos

      1. Che, no será que el Covic-19 es un micro alienigena? … Humm…Voy a escribir un libro al respecto antes que me copie la idea Von Daniken.

  5. De todas formas, el título lleva al final «a velocidades sublumínicas» lo cual parece que sobre, es obvio a tenor de nuestros conocimientos de las leyes de la física. Ya en artículo del efecto Aurora se desliza la frase «sería todavía más fácil colonizar toda la galaxia con naves que se muevan por debajo de la velocidad de la luz». O sea que el maestro Marín alberga la esperanza de que existan en el futuro naves que se muevan a velocidades superlumínicas. Falta dilucidar si es una ensoñación derivada de su afición a la ciencia ficción, o…. sabiendo que es un experto en tecnología espacial, conoce algo grande que se está cociendo….

    1. Hombre, a los soñadores siempre nos quedará la física de Alburquierre.
      Creo que sobre ese papel podríamos llegar como a 5C o incluso 6.
      Ya es cuestión de creer o no. A mi me parece fascinante pero no se lo suficiente te como para atreverme a decir si ese papel podría materializarse.

        1. Despues de leer el artículo me entusiasmé extrapolando; dentro de un par de años un matematico va a a descubrir que basta la energía de un bateria de celular para enviar a Proxima una nave grande como el Bernabeu, que es más pequeño que el Gigante de Arroyito.

    1. No creo que suseda pronto pero tarde o temprano la humanidad se topara con otras civilizaciónes en el espacio espero que seamos lo suficientemente inteligente para entablar relaciones pasificas con ellos para dar paso a un futuro similar a Star Trek perro me temo que si los aliens nos detectaron y descodificado nuestra señales de radio no se llevaran una buena impresión de nuestra civilización 😒

      1. Descuida, Fernando, que te nombraremos portavoz de los terrícolas y te encargarás de transcribir las negociaciones entre las partes y elaborarás las actas correspondientes para que todo el mundo se entere bien de lo que se diga en ellas. Luz y taquígrafos, ante todo.

          1. Te has delatado, Pelau… buen intento de falsificación pero, tu subconsciente te ha traicionado…. ¡has puesto un punto al final de cada frase!!

  6. «Una vez dispongamos de un sistema así, la Tierra no solo estará protegida contra cuerpos menores…»

    Si tenemos ese sistema y si además Harry S. Stamper tiene hueco en su agenda para encargarse de ello.

  7. Lamentablemente eso deja fuera a las civilizaciones avanzadas microscópicas que viajarán con nano tecnología para alcanzar mayores velocidades. Al contrario que los aparatos Bilbainicos
    que se proponen estos pasarían sin pena ni gloria. asique es más probable que seamos visitados por alienigenas gorditos. O mejor dicho que nos apercibamos de ello. Preparad la despensa.

    Gracias Daniel y floristas, me he reído mogollon. ET

  8. Cuando vi la película Avatar, mientras me aburría con los gatos gigantes y la filosofía ecochorra, me pasé toda la película pensando: ¿cómo hará la nave interestelar para orbitar aquél planeta de la luna Pandora?. Luego fui a una página oficial y ponía que se transportaban dos landers en cada una de las diez naves cíclicas entre la Tierra y aquella estrella. Era como si hubieran tomado la idea de los cyclers para ir a Marte y la hubieran extendido para naves interestelares. ¿Qué pensáis vosotros sobre crear un sistema de transporte cíclico entre dos estrellas?.

    1. Yo, en mi modesta opinión (y siendo transporte interestelar subluz) lo considero la mejor opción, si vas a mantener una ruta habitual (personal, materiales, recursos…) entre dos sistemas.

      Primera, porque los contactos entre uno y otro mundo serían mucho más habituales (la Venture Star tarda del orden de 6 años en alcanzar Alfa Centauri, en la película), que si solo una o dos naves cubriesen la ruta (que en ese caso sería una nave cada 12 o 6 años, respectivamente). Con ello se consigue un flujo de recursos y de personal, actualizaciones, noticias, suministros y mejoras tecnológicas mucho más adecuado y «al día».

      Además, en caso de que una de las 10 naves sufriese una catástrofe, la «cadena de contacto/transporte» está garantizada… al contrario que si sólo es una o dos, lo que podría traducirse en la pérdida total de la ruta durante muchos años.

      En la ficción de Avatar, el Venture Star (y sus otras hermanas) aceleran gracias a una instalación láser en órbita cercana al Sol, alcanzando el 70% de c en 5 meses de aceleración continua, merced a una vela de 16 km de diámetro. Luego, la nave se da la vuelta, desacopla el escudo que la protegió de los láser, lo posiciona 50.000 km por delante de su trayectoria de vuelo, para que los eventuales impactos se vaporicen contra él y no alcancen la nave…

      …y, cuando toca reducir la velocidad, acopla de nuevo el escudo y usa sus propulsores híbridos de reacción materia/antimateria + fusión (inyectan hidrógeno en el chorro de propulsión de la reacción de antimateria, aumentando el thrust) con el combustible que lleva cargado y empieza la larga deceleración de 5 meses hasta la órbita de Polifemo (el gigante de gas) primero, y de su luna Pandora después.

      Para volver, tras varios meses en órbita, cargando unnobtanium y descargando personal, material y demás (sobre todo, blueprints para las impresoras 3D que hay en Pandora, o componentes que no se pueden fabricar en esa luna), cargan antimateria (que recogen las lanzaderas de las otras naves, abandonadas allí, en automático, de los cinturones de radiación del joviano), acelera hacia la Tierra y los láseres la frenan.

      Si todo eso lo hubiese de hacer una o dos naves sólas, los periodos serían muy largos (entre envíos) y la posibilidad de pérdida total muy alta. Con 10 naves cíclicas (o más, dependiendo de la disponibilidad de antimateria), la cosa está bastante mejor gestionada y cubierta en caso de pérdida o catástrofe (o Na’vi rebeldes…)

    2. Huuummm… No acabo de verlo. ¿Un sistema de transporte cíclico a velocidades relativistas?

      La astronave interestelar de “Avatar” se movía al 70% de la velocidad de la luz (unos 210.000 km/s). Vale, aceptamos barco como animal acuático, aceptamos que los ingenieros espaciales anarcoliberales del siglo XXII son la hostia y que la tecnología de la propulsión por antimateria está chupada. Pero entonces, ese vehículo cíclico se mueve siempre a esa velocidad entre los dos sistemas solares y habría que abordarlas con lanzaderas a esa velocidad? Creo que no iban por ahí los tiros, porque la vane de la peli acelera y frena.

      Creo que la idea de la película (al menos, desde mi enfoque social-comunista bolivariano imperial) era mas bien un sistema de “vuelos interestelares” regulares: simplemente, una nave partía de la Tierra, y al caco de pocos años (antes de su llegada a destino), partía otra, y al poco otra, de forma que cuando la primera llegase al otro sistema solar hubiese varias naves en fase de crucero. De esta forma, los colonos no recibirían la visita de una nave cada siete años, sino cada año o menos. Y en el trayecto hacia la Tierra, lo mismo. Ahora que lo pienso, es un sistema cojonudo para asegurar una colonización eficiente.

      ¿Es un sistema cíclico? Hombre, no es la idea de lo que se propone para la Tierra y Marte (una nave que orbita entre ambos planetas y es abordada por transbordadores para la fase de crucero y descenso). Yo lo veo mas como un sistema regular de vuelos parecido al de las actuales rutas aéreas internacionales.

    3. Gracias por vuestra respuesta Noel e Hilario.
      El concepto de transporte cíclico de la Tierra a Marte usa al sol como cuerpo central y las elipses, que recorren estos cyclers, engloban a ambas órbitas (la de la Tierra y la de Marte). Las velocidades de las naves son del orden de kilómetros por segundo.
      Daniel en esta entrada ha puesto: «Oumuamua se acercan al sistema solar a velocidades de unos 30 km/s; rápido, sí, pero muy lejos de lo requerido para una misión interestelar», e Hilario ha calculado que: si durante unos cinco años, la nave interestelar viajase al 70% de la velocidad del la luz, iría a 210000 km/s. El caso es que, aparte de la obvia diferencia de velocidades, si entre dos estrellas queremos construir un sistema de transporte cíclico no podríamos usar: ningún cuerpo central, ni ninguna elipse; por lo tanto, en los viajes interestelares no tiene sentido el usar la ecuación «vis viva».
      Este punto es el que quería resaltar.
      Luego, bueno … entendamos que lo de viajar a otras estrellas es, hoy en día, ciencia ficción.

      1. Una pequeña precisión: al 70% de la velocidad de la luz, entre aceleración, crucero y frenada, el viaje a Próxima Centauri (el destino de la nave de “Avatar”) no duraría 5 años sino casi 7 (para ser mas precisos, 6.7 años).

        También hay que decir que, dadas las cantidades de energía necesarias, mantener un sistema de “vuelos regulares” (que no “cyclers” o cíclicos, como bien has descrito) como el que se nos propone en la película es algo fuera del alcance de una civilización que solo esté unas décadas por delante de la nuestra como la que se puede ver en el film en cuestión. Pero no lo veo como algo descabellado para siglos venideros. De hecho, y como hemos comentado, el concepto es racional, elegante, eficiente y altamente práctico de cara a la exploración y colonización de un exoplaneta cercano gemelo de la Tierra. Claro, para nosotros ahora es ciencia ficción, pero dentro de dos o tres siglos (si seguimos aquí y avanzando) no lo veo tan descabellado. Hay que reconocer que en lo que se refiere al diseño de la nave, a su sistema de propulsión y al concepto general del “cadena de naves ferry” del que hablamos, el amigo Cameron fue cuidadoso y estuvo bien asesorado.

        1. La película está ambientada a mediados del siglo XXII pero, como suele ser habitual, fuera de lo de la nave interestelar, casi todo lo que vemos nos habla mas del 2054 que del 2154. En mi opinión, es altamente improbable que dentro de 130 años podamos montar una infraestructura interestelar de ese tipo (supongo que para esa fecha quizás estemos mandando a ese sistema estelar nuestras primeras y modestas sondas interestelares al 10% de la velocidad de la luz en misiones de medio siglo de duración), pero para el siglo XXIII o XXIV quizás es escenario sea otro… o ya nos hayamos extinguido.

          1. Escribir: 1000*sqrt(1-0.99999999^2) y que te salga 1 mes y 21 días de viaje al 99.999999% de la velocidad de la luz (más, pongamos, diez meses para acelerar y decelerar), nos podría situar, teóricamente, en muchos de los exoplanetas a la vista en menos de un año del viajero (aunque en realidad tardaríamos poco más de mil años en llegar).
            Pero, hablar de sondas que viajan a velocidades tan cercanas a la luz … es tecnológicamente inviable (el construirlas y más el tripularlas) para el hombre durante millones y millones de años de desarrollo tecnológico. En la realidad, cualquier motor, bajo cualquier tecnología tendrá disipaciones que le impedirán obtener rendimientos tan cercanos al 1.
            En este artículo original, han sido prudentes y han tomado como velocidad máxima c/2. Pero a esta velocidad: 1000*sqrt(1-0.5^2), un viajero tardaría unos 867 años (aunque en realidad le siguiera costando poco más de mil años en llegar).

            Por otro lado, la atenuación de las señales de microondas que emitimos, hace que éstas no lleguen ni a un año luz de distancia. Tan sólo las señales de radio que emitimos llegarían (sin atenuarse demasiado) hasta pocas decenas de años luz. Una civilización alienígena a 50 años luz de distancia con antenas de radio de ultra alta sensibilidad y que quisieran enviarnos una sonda para inspeccionar el sistema solar, tardarían todavía decenas de años en llegar. Pero encontrar tal civilización es muy improbable.

            Yo entiendo que estos artículos originales son «alimenticios» (de gente que le da por imaginar y con eso ya se anotan otro artículo más con cierta repercusión); pero no hay que tomárselos muy en serio.

          2. En su wiki, la Venture Star mide 1,5 km de longitud (y con muy buen diseño, por cierto: un módulo tractor y todo el resto de la nave a remolque de éste a lo largo de un larguero de cables) gracias al unnobtanium (?) que se extrae de Pandora, que es un superconductor a temperatura ambiente y permite reducir muchísimo el tamaño de los sistemas de refrigeración necesarios para la contención magnética de la antimateria.

            La primera nave de la serie de vuelos regulares, la primera en fletarse hacia Pandora, sin unnobtanium, medía 4 km con tecnología superconductora «convencional».

            Y me lleva a pensar en la enorme reducción de masa y complejidad que implicaría situar una segunda batería de megaláser en órbita de la binaria Alfa Centauri, gemela de la de la Tierra… todo el almacenamiento de antimateria, toda la cadena de producción y recolección, los inmensos motores, todos los sistemas de refrigeración superconductora, los gigantescos radiadores… toda esa masa… ¡pluf! Sólo naves con enormes velas fotónicas impulsadas por tremendos láser, desde el Sistema Solar y desde Alfa Centauri.

            En su Wiki, Hilario, pone que la fase de aceleración y deceleración es de 5 meses cada una, a 1,5g si no recuerdo mal, y la fase de crucero, a 0.7c es de 5 años y pico… en total, poco más de seis años de viaje… Una pregunta… ¿a 0.7c, cuál es la dilación temporal experimentada a bordo de la nave? Sé que a 0.5c es de alrededor del 15%… ¿alguno me lo podría calcular o, en su defecto, derivar a dónde puedo calcularlo?

            Gracias de antemano.

    4. Perdona, Antonio… entendí «cíclico» como «regular», como matiza Hilario. Sí, ciertamente, un sistema cíclico a velocidad relativista es una soberana tontería, pues aunque encuentres la manera de acelerar y frenar rápidamente a las lanzaderas para interceptar el cycler interestelar, las lanzaderas no están ni de lejos tan bien protegidas contra el arrastre y la radiación como lo está la Venture Star. Por tanto, inviable a la práctica.

      1. No tengo nada que perdonarte, Noel.
        Yo sólo quería resaltar que estamos acostumbrados a que las sondas (una vez han dejado de verse impulsadas) viajen por órbitas cuya energía total es k-constante con: k = v^2/2 – GM/r; es decir, con una energía cinética compensando la potencial y viceversa. Pero que el viaje interestelar no tiene nada que ver con todo esto. El continuo impulso durante meses en la dirección en la que estará la estrella de nuestro destino, hacen que se abandone el pozo gravitatorio del Sol y, a la vez, que se alcancen energías cinéticas cercanas al máximo posible.

  9. Bueno, me quedo tranquilo, el JWST no tendría problema en detectar la estrella de la muerte. No sea cosa que algún día la manden a calibrar sus cañones por el barrio.

  10. Si algún día ALMA o sus sucesores alcanzara las sensibilidades de picoJansky necesarias para detectar una nave de estas íbamos a flipar en colores milimétricos, os lo digo en serio.

    1. Estilo la reciente ‘El destino de Júpiter’.
      ¿Y Starship qué? Espero que la fiesta de Septiembre sea con vuelo de 150m al menos. Aunque espero más de Musk : suborbital al menos.

      1. Todo a punto para el encendido estático y el salto de 150 metros del SN5. Parece que lo están preparando a conciencia, confío que va a funcionar. 🍀
        Puede que en agosto/septiembre veamos saltos del SN6 hasta varios kilómetros, con cofia y maniobra de aterrizaje.

        Estos seis primeros meses el ritmo de progreso ha sido muy alto. A partir de ahora debería acelerarse aún más, ya que Elon ha declarado que, tras finalizar la Dragon 2 (si la reentrada y el aterrizaje son correctos), Starship pasa a ser el proyecto principal de la empresa.

        1. Se trabaja más, pero a nivel de mi perspectiva de fan ‘vago que no aporta’, hay menos impactos visuales. A medida que se mejora/avanza en la producción, se incluyen más comprobaciones que llevan tiempo, supongo. Eso ralentiza el desarrollo. Pero una cosa supongo que es la apariencia y otra la realidad, ya que detrás de la cámara se hace más en menos tiempo.

          1. Imagino que una vez llegue a 20km mi ansia se verá colmada. Del hop de 150m al de 20km, no creo que vaya a pasar mucho tiempo.

        2. Me has despertado la curiosidad, y he leído en Nasa Space Flight, fuente solvente, que van a hacer un prototipo SN7.1. ¿Qué implicará ese cambio en la numeración de las versiones? Me corroe la curiosidad… este prototipo seríapara seguir probando materiales y soldaduras en pruebas destructivas, ¿han pensado hacer tantos que todos serán la serie SN7.x?

          1. No cero que implique nada. Simplemente, quieren hacer un segundo tanque de pruebas para ver hasta dónde pueden llegar con el acero 304L.

          2. Por algún motivo han decidido llamar al tanque de pruebas SN7. Supongo que inicialmente pensaban que iba a estar completo. El SN7.1 es otro tanque de acero 304L. Sin más pretensiones de ver hasta donde llega con la presión, con algunas modificaciones. Ni volará ni se completará.

      2. Parece que algunas de mis suposiciones ya han quedado anticuadas:

        https://www.nasaspaceflight.com/2020/07/starship-sn5-static-fire-150-meter-hop/

        «Los equipos de SpaceX están ansiosos por completar Starship SN8. El vehículo contará con mejoras importantes sobre prototipos anteriores de Starship. El SN8 se construirá con acero inoxidable 304L versus 301, recibirá una cofia, aletas y tres motores Raptor para permitir un vuelo de prueba a mayor altitud.»

        Parece que la prueba del acero 304L con el SN7 fue muy bien.

        1. Imagino que si hubiera ido tan bien, hubieran proporcionado la presión conseguida y no harían otro test. Pero cualquiera sabe.
          Mañana supongo que sucederán los primeros tests de WDR, y luego los fuegos estáticos.
          Si hacen menos pruebas con los tests estáticos antes de la prueba del hop de 150m, imagino, que los ingenieros deben estar sedientos de datos para poder empezar a trabajar en una nueva fase del proyecto y por otro lado, los tests anteriores se consideran satisfactorios, a pesar de las explosiones.
          Me da pena que sea una posibilidad que el SN6 sea descartado si el SN5 no revienta. Se ve que son idénticos y si hay un fallo que no tiene nada que ver con el SN5 que provoque su inutilización, como la última explosión, pues tienen un cohete de test de repuesto.
          Estoy deseoso de poder decir Starship 300, SLS 0.

  11. No se podría aprovechar el polvo e hidrógeno para convertirlo en propelente? Quizás planear trayectos cercanos a zonas donde hay más para llenar depósitos.

      1. Lamentablemente, la densidad del hidrógeno interestelar en esta parte del extrarradio galáctico es demasiado baja para que un estatorreactor interestelar de Bussard tuviese una dimensiones razonables. Otro gallo cantaría en el centro galáctico. Pero bueeno, Larry Niven nos daba cuenta de ellos en “Mundo Anillo” y Poul Anderson en “Tau Cero” los hacía protagonistas.

          1. Gracias por las respuestas. No descarto esa idea. Necesitamos un mapa de la distribución del hidrógeno y asteroides aprovechables. Además está ideas como usar algunos planetas / satélites como lugares de repostaje. Titán, por ejemplo. Aunque podrían ser asteroides más pequeños y zonas de mayor densidad. Quizás los anillos de saturno. En fin, no estoy muy ducho en las posibilidades existentes. La posibilidad de que su funcionamiento sea a través de la fusión, quizás sea una posibilidad, pero de seguro que hay otras (RTGs y sin transformar el hidrógeno en otras cosas).

            Una curiosidad sobre la 3ª ley de Newton, y el EmDrive. Si ponemos 2 emisores laser / lo que sea lateralmente y un panel orientado 45º, podría ponerse en movimiento hacia adelante el vehículo?

            Emisor1 = E1, Emisor2 = E2. Partículas P1 y P2

            ————– \ NAVE / —————-
            | \ / |
            E1 —-> P1->\ / <—-P2 <—- E2
            \ /

            Algo parecido a lo que es navegar con un barco en el mar, cuando el viento no va a favor.

          2. Si entendí bien estás describiendo lo siguiente…

            La nave tiene dos «brazos» dispuestos simétricamente a izquierda y derecha como las alas de un avión. En el extremo o «mano» de ambos «brazos» hay un emisor láser. Ambos emisores láser apuntan hacia la nave en sentido perpendicular al eje longitudinal de la nave.

            La nave tiene también dos espejos dispuestos simétricamente a izquierda y derecha orientados 45º respecto al eje longitudinal de la nave. Ambos espejos están ubicados cada uno en la correspondiente base o «axila» del respectivo «brazo» izquierdo y derecho.

            De este modo los fotones de ambos rayos láser rebotan en sus correspondientes espejos y terminan moviéndose en sentido paralelo al eje longitudinal de la nave.

            O sea que todo este tinglado es lo mismo que poner de entrada a los dos emisores láser apuntando en sentido paralelo al eje longitudinal de la nave… con la diferencia de que evitas pérdidas de fotones (impulso) pues ningún espejo es perfectamente reflectante… y ahorras la masa (inercia) de los espejos y los «brazos».

            En ambos casos la nave escupe fotones hacia atrás, por lo tanto la nave se mueve hacia adelante. En ambos casos hay impulso (diminuto pero impulso al fin) porque hay acción y reacción, hay transferencia de momento de los fotones a la nave.

            En el EmDrive no hay ni puede haber acción y reacción, pues por diseño el EmDrive es una cavidad resonante cerrada herméticamente de la cual no sale nada, todos los rebotes de fotones que ocurren ahí dentro ocasionan transferencias de momento que se anulan mutuamente, en consecuencia no hay impulso.

          3. Sí, se trataba de eso. Gracias Pelau por tu explicación. A veces se me olvida que si la emisión de los fotones fuera directamente hacia atrás, te ahorras los espejos.

  12. Ya en serio tengo que buscar -no sé si está en Projectrho.com, me parece que sí- la página sobre detección en el espacio con fórmulas, y en la que se afirmaba que (si supiéramos donde mirar) podríamos detectar los motores de la lanzadera espacial a la distancia del cinturón de Kuiper, así que sistemas de propulsión mucho más potentes serían más fáciles de detectar. Sobre todo sabiendo que una sonda seguramente frenaría al acercarse a un sistema planetario para estudiarlo mejor, lanzar sondas menores, etc.

    Una sonda o algo mucho peor.

  13. Lo mas curioso es que en caso de venir, solo necesitarían usar partes de la vela solar para cubrir algunos asteroides o peor algún cometa cercano a nuestra órbita para calentarlos y cambiarlos de órbita.

    En caso de ser beligerantes hasta una sonda -humilde- en términos de viajes inter estelares seria capas de jodernos.

  14. Duda, si un objeto de una masa como la que tendría algo de 10 metros de diámetro y se desplaza a velocidad relativista (entiendo que sería a partir del un 10% de c) se interna en el sistema solar (por donde deambula Neptuno o más acá), ¿sería capaz de generar ondas gravitacionales que pudieran ser detectadas por LIGO o Virgo?
    Estos experimentos detectan coliciones de objetos muy masivos a enormes distancias.
    En este caso sería un objeto ‘pequeño’ pero muy cercano y a una velocidad que desconozco que se haya podido determinar alguna vez. No partículas subatómicas en un colisionador. Una locomotora a unos 30.000 km/s. o más entrando en el campo gravitacional del sistema solar.
    no sé.
    La prgunta va más allá de si es un vehículo, sino si se podrían observar ondas gravitacionales por esta causa.

    1. No creo, pues Jupiter y Saturno, dos gigantes vecinos, no son detectables asi.
      Aunque tenga una gran velocidad este objeto tendria una masa infima.

    2. Como para tener una comparativa de energía, el fragmento más grande del Shomaker-levy-9 fue de 250 megatones:
      »
      250 megatones de dinamita. (6 megatones para E. Shoemaker que le parece excesivo el cálculo. Ello representa 600 veces la potencia de todo el arsenal nuclear almacenado durante la Guerra Fría.) Fue tan intenso que saturó los detectores del Telescopio Keck en Mauna Kea de Hawái.
      »
      https://es.wikipedia.org/wiki/Impactos_del_cometa_Shoemaker-Levy_9

      Un artefacto de 10 tn con una velocidad de 1/10 de c tiene una energía de 1083 megatones.
      Este resultado surge de cálculos en otros comentarios más adelante en este mismo artículo.

      Mi duda sigue en pie de si un evento así no es detectable a partir de las ondas gravitacionales, en el caso
      de que estas fueran generadas por su paso por el campo grabitacional del sistema solar.

      1. Sucede que esos espectaculares 1083 megatones (4534081268738038850 joules) de energía cinética… equivalen a unos humildes 50 kg de masa

        https://www.omnicalculator.com/physics/emc2

        Energy [4534081268738038850] [joules]
        = Mass 50,5 kg

        En otras palabras, un objeto que cuando está en reposo tiene una masa de 10000 kg… cuando se mueve al 10% de la velocidad de la luz tiene una masa de 10050 kg… eso según el marco de referencia de un observador en reposo… según el marco de referencia del propio objeto, su «masa-energía» no ha aumentado un ápice, es el resto del universo lo que luce más «energético».

        1. Bueno Pelau, lo primero, es agradecerte tu respuesta.
          Sí, E=mc2 calcula cuando el momento es 0, lo que nos indica en que 50kg de masa encierra toda esta energía.
          Esa masa al haber sido acelerada hasta esa velocidad comenzó a verse afectada por efectos relativistas, como el acortamiento de su longitud en el sentido del desplazamiento.
          Con esto no estoy diciendo nada en particular respeto al asunto de mi cuestión.
          Creo que hoy no hay registros de objetos de esta masa que hubieran sido acelerados de este modo (de un modo natural). Los jets de cuásares y agujeros negros son de partículas subatómicas.
          Pero mi duda entiendo queda dentro del ámbito de la relatividad general.

        2. Pero es que estamos diciendo ALGO en particular respecto al asunto de tu cuestión…

          En las dos brevísimas oraciones de la respuesta que te dio Paco ya están las claves de todo el asunto, mi posterior respuesta no es más que un anexo de su segunda oración, yo simplemente proporcioné los números de la «masa ínfima» a la que él se refiere.

          Para nosotros, o sea para el marco de referencia del Sol… toda la energía cinética del objeto al que tú te refieres representa tan sólo 50 kg de masa «extra»… y la cuantía de la masa importa cuando hablamos de radiar ondas gravitacionales… y también importa el tipo y la cuantía del movimiento de dicha masa.

          Por eso Paco menciona a Júpiter y Saturno, porque son muy masivos… y porque son planetas orbitando el Sol, es decir, se mueven aceleradamente por el simple hecho de que sus vectores velocidad cambian de sentido a medida que transitan sus órbitas, o sea, experimentan un tipo de movimiento acelerado susceptible de radiar ondas gravitacionales…

          https://en.wikipedia.org/wiki/Gravitational_wave#Sources

          Fíjate que lo único importante para que el objeto al que tú te refieres radie ondas gravitacionales es la aceleración que experimentaría al atravesar el pozo gravitatorio del Sol… o sea, la aceleración que experimentaría la masa total del objeto (los 10000 kg de masa propia + los 50 kg de masa relativista debida a su velocidad respecto a nuestro marco de referencia).

          La masa total del objeto es la de un asteroide pequeño… la aceleración que estaría experimentando a 30 UA (la distancia Sol-Neptuno) sería poco y nada… a efectos prácticos ese objeto casi equivale al cuarto caso listado en el enlace: «An isolated non-spinning solid object moving at a constant velocity will not radiate.»

          La velocidad del objeto es importante sólo si es MUY alta… o sea, cuando la masa relativista se vuelve MUY relevante. Por ejemplo, para que el objeto duplique su masa (10000 kg de masa propia + 10000 kg de masa relativista debida a su velocidad respecto a nuestro marco de referencia) debe moverse al 86% de la velocidad de la luz, que se dice pronto, y 20000 kg de masa sigue siendo lo mismo que NADA cuando hablamos de radiar ondas gravitacionales.

        3. Y a propósito de objetos masivos que han sido acelerados naturalmente a un 10% de la velocidad de la luz… pongamos como ejemplo S62, una estrella de unas 2,2 masas solares que orbita Sagitario A*, el agujero negro supermasivo del centro de nuestra galaxia.

          Esta estrella da una órbita completa alrededor de Sagitario A* cada 9,9 de nuestros años. Durante su periapsis (periastro) su distancia al agujero negro es de apenas unas 16 UA (unas 3 UA menos que la distancia Sol-Urano) y su velocidad es aproximadamente 10% de c…

          https://arxiv.org/pdf/2002.02341.pdf

Deja un comentario

Por Daniel Marín, publicado el 14 julio, 2020
Categoría(s): Astronáutica • Física