Rumores de un gigante: el cohete soviético N1 en Occidente

Por Daniel Marín, el 24 diciembre, 2019. Categoría(s): Astronáutica • Cohetes • Historias de la Cosmonáutica • Rusia ✎ 87

La gran conspiración de la carrera lunar no es la que todo el mundo cree, sino la que inició la Unión Soviética a principios de los años 70 para hacer creer al resto del mundo que nunca habían intentado poner un cosmonauta en la Luna. El programa de alunizaje N1-L3 permaneció como secreto de estado hasta que Gorbachov comenzase con su política de glásnost —’transparencia’— a finales de los años 80. Por contra, el programa L1 para circunnavegar la Luna con naves Soyuz modificadas (7K-L1), que sería conocido en Occidente simplemente como programa Zond, no pudo mantenerse en secreto porque se lanzó una gran cantidad de estos vehículos. En todo caso, el gran protagonista de la carrera lunar soviética fue, como todos sabemos, el malogrado cohete gigante N1 (11A52). Este cohete también fue un secreto para el resto del mundo.. o casi.

Reconstrucción del N1 de 1983 (por entonces conocido en Occidente como G-1) junto al cohete Soyuz y el Protón. En esta curiosa versión el N1 tiene cinco etapas (https://twitter.com/uchyuu_kaihatsu/)

Y es que los servicios de inteligencia occidentales estuvieron al tanto en todo momento de la construcción de las instalaciones de este lanzador gracias, principalmente, a las imágenes de los satélites espías Corona y Gambit en una primera fase y, posteriormente, Hexagon. Los satélites de la NRO (National Reconnaissance Office) detectaron en una fecha tan temprana como la primavera de 1963 la construcción de una nueva zona de lanzamiento —«áreas» en la jerga soviética— en el cosmódromo de Baikonur, conocido en Occidente como Tyura-Tam por estar más cerca de la ciudad de este nombre que del pueblo de Baikonur (las autoridades soviéticas pusieron este nombre al cosmódromo —y base de misiles— en un intento de «despistar» a la inteligencia occidental, aunque actualmente el nombre oficial de la ciudad y el cosmódromo es Baikonur).

Imagen de la construcción de las rampas J1 y J2 del cohete N1 tomadas por un satélite espía CORONA en 1966 (Peter Pesavento / Space Chronicle).
Aspecto de las dos rampas del Área 110 en 1969, con el cohete N1-5L (en primer plano) y la maqueta 1M1 (https://www.pinterest.es/johnhamilton307/n1/?autologin=true).

La CIA bautizó la nueva zona de lanzamiento como «complejo J» al ser el décimo descubierto en Baikonur (Yuri Gagarin había despegado desde el «complejo A»). Lo primero que llamó la atención de los analistas fue la construcción del enorme edificio de montaje horizontal, conocido por la CIA como MAB (Missile Assembly Building), de casi doscientos metros de largo. Aunque todavía se desconocían los detalles del diseño del cohete, era evidente que había sido construido para un lanzador de dimensiones comparables a las del Saturno V, aunque, contra todo pronóstico, se ensamblaría en horizontal en vez de en vertical (los analistas creían que el montaje en horizontal era tan extraño que casi desafiaba a las leyes de la física). El presidente Lyndon B. Johnson fue informado de estas obras, al igual que el administrador de la NASA, James Webb. No obstante, las obras se llevaron a cabo a un ritmo más lento de lo previsto y era evidente que el nuevo lanzador no estaría listo a tiempo para competir con el Apolo. No sería hasta 1966 cuando el ritmo de construcción de las dos rampas del Complejo J se aceleró, a pesar de que las tareas habían comenzado dos años antes. En realidad, para los soviéticos el Complejo J se denominaba Área 110 y el edificio MAB era el MIK-112. Toda esta enorme obra de ingeniería había sido construida por la oficina de diseño de Vladímir Barmin.

Diseño real del cohete N1 (primera versión) (Roscosmos).

Normalmente, las autoridades civiles estadounidenses no discutían detalles de informaciones adquiridas mediante satélites espías para no dar datos al enemigo de las capacidades de sus satélites, pero en este caso se hizo una excepción y el administrador de la NASA comenzó a hablar en público a partir de 1964 de los planes soviéticos. Pese a carecer de acceso a los detalles técnicos del país rival, Webb anunció que la URSS posiblemente estuviese embarcada en un programa lunar parecido al Apolo, aunque no hizo ninguna mención concreta del cohete lunar soviético. En 1966 aparecieron los primeros artículos en la prensa estadounidense en los que se hablaba de las características técnicas del lanzador, artículos basados en informes de inteligencia cuyas conclusiones más prominentes se habían filtrado a la prensa. A mediados de 1967, Webb habló en público por primera vez del cohete como un vehículo real. En diciembre de ese año, los satélites espías estadounidenses captaron por primera vez el lanzador N1 en una de las rampas. Al fin el coloso soviético se dejaba ver. La alta resolución de los satélites Gambit 3 (KH-8) permitía distinguir claramente la forma del vehículo. En un alarde de originalidad, el cohete fue conocido por la CIA como «vehículo J» al usar la rampa que llevaba ese código. Hasta ese momento, los expertos de inteligencia lo llamaban simplemente «la gran madre» (the big mother), aunque a partir de entonces también se popularizó el apodo Jay Bird (un juego de palabras entre el pájaro del mismo nombre y la pronunciación de la letra ‘J’ en inglés). Pero para el resto del mundo, el lanzador J seguía siendo un simple rumor.

Imagen del N1 —lanzador J para la CIA— en el Área 110 en septiembre de 1968 captada por un satélite KH-8 GAMBIT (Wikimedia).
El N1 camino a la rampa del Área 110 de Baikonur (https://www.pinterest.es/johnhamilton307/n1/).

Curiosamente, el lanzador J no tenía forma cilíndrica, como el Saturno V, sino cónica. Este exótico diseño no causó demasiada impresión, ya que el misil R-7 soviético y los lanzadores derivados —Vostok, Soyuz, Luna, Mólniya, etc.— también tenían una primera etapa cónica debido a la presencia de los cuatro bloques laterales de la primera etapa. No obstante, el lanzador J era diferente, ya que no contaba con aceleradores, sino que cada etapa era un bloque único, como el Saturno V. Sea como sea, las imágenes de los Gambit eran tan claras que la CIA no tuvo problemas en construir varias maquetas de las rampas y de «la gran madre». Las maquetas no se hicieron públicas para evitar, una vez más, dar a conocer las capacidades reales de los satélites. Los analistas llegaron a la conclusión de que el lanzador J tenía cuatro etapas, tres de ellas de forma cónica. El tamaño y la disposición de las mismas, junto con otras fuentes de información, hizo que los expertos supusiesen —correctamente— que el cohete no usaba propulsión criogénica, al menos en las tres primeras etapas, a diferencia del Saturno V. Estas conclusiones encajaban con los prejuicios de la época según los cuales la tecnología espacial soviética era incapaz de construir un lanzador parecido al Saturno V.

Reconstrucción del N1 —vehículo J según la CIA— en un informe estadounidense de 1971 desclasificado en 2014. Como se puede ver, los analistas creían que el N1 era más pequeño de lo que realmente era (Peter Pesavento / Space Chronicle).
James Webb, anitiguo administrador de la NASA (NASA).
Comparativa entre el Sarturno V y el N1 (Wikimedia).

En 1968 Webb volvió a mencionar públicamente el cohete lunar soviético y hasta Wernher von Braun, quien estaba al tanto de la existencia del lanzador, se hizo eco de estas declaraciones. La prensa comenzó a llamar al cohete «el Gigante de Webb», aunque, ante la falta de pruebas gráficas, muchos periodistas lo consideraban un simple rumor. Como todos sabemos, el N1 era muy real, pero, desgraciadamente, las cuatro misiones que se llevaron a cabo entre 1969 y 1972 terminaron todas en fracaso. El N1 tenía unas dimensiones de 105 metros y una masa al lanzamiento de 2750 toneladas, frente a los 111 metros y las 3000 toneladas del Saturno V. A pesar de tener una masa similar, la capacidad de carga del N1 era de 95 toneladas en órbita baja frente a las 120-140 toneladas del Saturno V por culpa de la alta latitud del cosmódromo de Baikonur y por no emplear propulsión criogénica. Concebido por la oficina de diseño de Serguéi Koroliov (OKB-1/TsKBEM) a finales de los 50 para, principalmente, viajes a Marte, el N1 voló en febrero y julio de 1969, junio de 1971 y noviembre de 1972. Fracasó en las cuatro misiones.

Transporte del N1 a la rampa. Los analistas de la CIA no podían creer al principio que el «vehículo J» se montase y transportase en horizontal hasta la rampa porque era demasiado grande (Roscosmos).
Lanzamiento del N1-3L en febrero de 1969. Este primer lanzamiento del N1 escapó al radar de los servicios de inteligencia de EEUU, aunque parece que el MI6 británico sí tuvo noticias del mismo.

De hecho, el lanzamiento de julio de 1969 destrozó la rampa al caer el cohete sobre la misma tras apagarse todos los motores de la primera etapa (un destrozo descomunal que fue claramente visible en las imágenes de los satélites espías estadounidenses). A partir de 1972 la antigua oficina de Koroliov, entonces a cargo de Vasili Mishin, pasó a formar parte de la nueva oficina NPO Energía, con Valentín Glushkó a la cabeza. Glushkó canceló el programa N1-L3 para dar paso a su familia de cohetes gigantes RLA, que pronto se transformaría en el programa Energía-Burán por imposición del Kremlin. La URSS pasó página e hizo como si el N1 jamás hubiese existido. Sus instalaciones se reformaron para ser usadas en el programa Energía-Burán y el resto de elementos se desmantelaron como si fuera simple chatarra con el objetivo de borrar cualquier rastro de su existencia (la inquina personal de Glushkó hacia el programa N1-L3 jugó un papel importante en este proceso). Entre los pocos elementos que se salvarían, estarían los motores del cohete, puesto que los encargados de la planta de Kuznetsov en Samara se negaron a acatar las órdenes de Glushkó que pedían su destrucción y se limitaron a almacenarlos.

El N1 en la rampa (Roscosmos).
Así quedó una de las dos rampas del N1 tras la explosión del 5L, segunda misión del N1, en julio de 1969 (https://cont.ws/@komradlew/505065).

Puesto que el N1 nunca había alcanzado la órbita, su existencia adquirió la categoría de leyenda. Las autoridades soviéticas negaron que hubiesen intentado competir con el Apolo y los servicios de inteligencia occidentales no podían desvelar las pruebas fotográficas que tenían. El «Gigante de Webb» se convirtió para muchos en un simple «asustaviejas», un mito que había salido de la mente del antiguo administrador de la NASA con el objetivo de asegurar la financiación del programa Apolo. Y se habría olvidado por completo de no ser por el infatigable trabajo de varios analistas del programa espacial soviético. Entre ellos Charles Sheldon, un experto de la Biblioteca del Congreso de los EEUU, que decidió incluir al Gigante de Webb en su popular sistema de clasificación de los lanzadores soviéticos con la letra G (el Departamento de Defensa tenía su propio sistema de clasificación, pero no le asignó ningún código numérico al N1, aunque en algunas obras aparece simplemente como SL-X o, de forma retrospectiva una vez que se confirmó su existencia, como SL-15). De acuerdo con la clasificación de Sheldon, el Gigante de Webb sería conocido como G, G-1 o G-1-e, según las distintas versiones a tener en cuenta.

Charles Sheldon (izquierda), Jim Oberg (centro) y Charles Vick, los expertos que mantuvieron viva la memoria del N1 en Occidente (The Space Review).

La primera vez que el resto del mundo pudo ver la verdadera apariencia del N1 fue el 16 de junio de 1980, cuando la revista estadounidense Aviation Week and Space Technology publicó una reconstrucción de la silueta del Gigante de Webb obra del periodista Craig Covault, quien usó información filtrada por fuentes próximas a la comunidad de inteligencia para su ilustración (en este caso, no era un delito filtrar detalles de tecnología de países enemigos, siempre y cuando no se diera información clave sobre los satélites espías estadounidenses). No obstante, sería la obra del analista Charles Patrick Vick la que más relevancia tuvo a la hora de popularizar el lanzador lunar soviético entre el gran público. El mérito de Vick fue reconstruir la forma del N1 sin necesidad de filtraciones de los servicios de inteligencia. En 1978 cayó en sus manos el libro soviético Kosmodrom, publicado un año antes y donde, sorprendentemente, aparecía una fotografía de una de las torres de servicio del N1 en el Área 110 (posiblemente los autores escaparon a la censura soviética porque por aquella época las instalaciones del N1 en el Área 110 ya habían sido desmanteladas para construir en su lugar las del cohete Energía). Vick usó los informes públicos de los años 60 sobre el cohete, sus conocimientos de astronáutica y, especialmente, la disposición de los brazos de servicio de la torre para estimar la forma del cohete. Pero Vick no se limitó a estimar la forma de la criatura; también imaginó la disposición interna de los tanques de propergoles y otros detalles técnicos.

Charles P. Vick y su reconstrucción del N1 en 1984 (The New York Times).
Reconstrucción del N1 según Vick. A la derecha aparece el Saturno V como comparación y en el centro el cohete Protón (Charles P. Vick).

La reconstrucción del «lanzador G» de Vick se publicó en 1981 en la primera edición del libro The Illustrated Encyclopedia of Spaceflight de Kenneth Galland, que tuvo una gran difusión internacional (en España se publicó en varios volúmenes dentro de una colección de la revista Muy Interesante con el nombre Exploración del Espacio). Ese mismo año también apareció Red Star in Orbit, de Jim Oberg, un libro que tuvo una enorme influencia en la visión del programa espacial soviético en Occidente y que, por supuesto, hacía mención del lanzador lunar G-1. A principios de los 80 la URSS seguía negando la existencia del N1, pero todos los expertos y aficionados al programa espacial soviético estaban de acuerdo en que había sido una realidad. Eso sí, los detalles del lanzador seguían siendo un misterio. ¿Quién estaba detrás de su construcción? ¿Por qué era tan diferente al Soyuz o el Protón? ¿Usaba propergoles hipergólicos o kerolox? ¿Cómo era el esquema de una misión de alunizaje? ¿Se hubieran requerido uno o varios lanzadores del cohete para poner un cosmonauta en la Luna?

Vick usó un esquema de la torre de servicio rotatoria del N1 para estimar la verdadera forma del lanzador (Roscosmos).

Más allá de la forma y sus dimensiones, los expertos solo podían especular. Y es aquí donde entran los prejuicios y el conocimiento sesgado que se tenía del programa espacial soviético en los años 80. Algunos expertos dudaban de la existencia del cohete G simplemente por motivos ideológicos: en los años 60 la URSS estaba tan atrasada tecnológicamente con respecto a los EEUU que era imposible que hubieran construido un cohete de dimensiones similares al Saturno V. Otros renegaban de su existencia por todo lo contrario: si la Unión Soviética decía que no había existido, el N1 debía ser un invento de Occidente para desacreditar a sus enemigos. En cualquier caso, los expertos intentaron imaginar el diseño del N1 con la poca información que llegaba de la URSS. Quizás la propuesta más extravagante fue la que imaginaba el N1 como un lanzador basado en el misil intercontinental R-36 (SS-9 Scarp para la OTAN).

Una loca reconstrucción del diseño del N1 de 1983 como unión de varios misiles R-36 (https://twitter.com/uchyuu_kaihatsu/).

Ni que decir tiene, el R-36 era obra de la oficina de diseño de Mijaíl Yangel y no tenía nada que ver con la oficina de Serguéi Koroliov ni con el N1, pero a principios de los 80 nadie fuera de la URSS conocía cómo funcionaba el oscuro mundo de las oficinas de diseño soviéticas. La conexión del R-36 con el espacio tenía su origen en el uso de este misil en el proyecto FOBS para lanzar armas nucleares a la órbita, además de ser la base del lanzador espacial Tsiklon; por otro lado, el R-36 fue durante algunos años el cohete más grande que habían hecho público los soviéticos a través de desfiles militares. Por eso, cuando se supo que el R-36 era obra de Yangel algunos pensaron que el N1 también sería un producto de esa oficina de diseño. Por otro lado, ya a mediados de los 60 algunos analistas profesionales de la CIA habían sugerido que el Gigante de Webb podía estar formado por un conjunto de misiles R-9 (SS-8), una hipótesis más lógica en tanto en cuanto al menos el R-9 era obra de la oficina OKB-1 de Koroliov.

Reconstrucción del N1 (G-1) con 186 motores en la primera etapa (https://twitter.com/uchyuu_kaihatsu/).

Como el R-36 empleaba en la primera etapa seis cámaras de combustión —en realidad usaba tres motores RD-250 de dos cámaras de combustión en una configuración a veces denominada RD-251—, el N1 tenía que usar por fuerza un número increíble de motores. Algunos expertos imaginaron que el lanzador G-1 había empleado la friolera de 420 cámaras de combustión: 186 en la primera etapa, 114 en la segunda, 78 en la tercera y 42 en la cuarta. Otros analistas más serios, como el propio Charles Vick, estimaban un número de motores mucho menor, cercano a las veinte unidades. El problema es que no pocos expertos consideraban que la URSS era incapaz de producir motores potentes y ponían como ejemplo de esta teoría el misil R-7, con 32 cámaras de combustión al lanzamiento. Y es que no deberíamos juzgar a estos expertos muy duramente: los proyectos espaciales más avanzados, costosos y complejos de la URSS —el N1-L3 y el Energía-Burán— permanecieron como alto secreto hasta finales de los años 80. Y, sin tener en cuenta estos programas, era muy sencillo infravalorar la tecnología espacial soviética, más allá de sesgos ideológicos más o menos marcados.

El N1-3L en el MIK 112 de Baikonur. Se aprecian los 30 motores NK-15 de la primera etapa Blok A (RKK Energía).

Naturalmente, hoy en día sabemos que el N1 empleaba treinta motores NK-15 en la primera etapa, ocho NK-15V en la segunda y cuatro en la tercera. Un número elevado de motores debido a la poca experiencia de la oficina de diseño de Nikolái Kuznetsov en motores cohete. Pero, por otro lado, hay que subrayar que eran motores increíblemente avanzados para la época. Tanto que, cuando fueron redescubiertos en los años 90, muchos en Occidente dudaban de que sus prestaciones fuesen ciertas. Por supuesto, el hecho de que la Unión Soviética hubiese construido en los años 60 motores como el RD-250, comparable en potencia al F-1 del Saturno V, se consideraba simplemente imposible. Paradojas del destino, justo a principios de los 80, la URSS estaba a punto de poner en servicio el RD-170, el motor cohete de combustible líquido más potente de la historia. Por cierto, no deja de ser irónico que una de las mayores críticas al programa espacial soviético fuese el enorme número de motores —o cámaras de combustión— que se empleaban en algunos lanzadores, y, sin embargo, ahora lanzadores como el Falcon 9, Starship-Superheavy o el New Glenn han convertido este concepto en algo vanguardista y moderno.

Motor NK-33, derivado del NK-15, de la oficina de Nikolái Kuznetsov. En el siglo XXI se emplearía en el cohete estadounidense Antares y en el Soyuz-2.1v (Roscosmos).

Habría que esperar glásnost de Mijaíl Gorbachov para que, poco a poco, la URSS reconociese la existencia del programa N1-L3. Pese a todo, no sería hasta 1989 cuando se pudo ver la primera fotografía del N1. También fue en ese año cuando se supo en Occidente que la primera misión del N1 había tenido lugar en febrero de 1969 (hasta ese momento solamente se conocían en Occidente los otros tres lanzamientos). Sin embargo, la verdadera historia del programa N1-L3, así como la de otros proyectos espaciales soviéticos, tardó mucho tiempo en conocerse por completo. Durante los primeros años tras la caída de la Unión Soviética la información apareció a cuentagotas y de forma fragmentada, a menudo con errores y con historias contradictorias. Muchas de las confusiones y errores sobre el programa espacial soviético que se siguen reproduciendo en la actualidad se remontan a esos confusos años.

Reconstrucción del cohete N1 comparado con el Saturno V (izquierda) a cargo de Charles P. Vick (Charles P. Vick).

Durante dos décadas, el N1 fue un casi un mito en Occidente, un mito que fue útil para poner a prueba lo que se sabía por entonces sobre el programa espacial soviético, pero que también sirvió como un espejo en el que se reflejaron los prejuicios ideológicos de aquellos que intentaban comprender los progresos tecnológicos que se producían más allá del telón de acero. Una lección que muchos han olvidado.

Referencias:

  • Peter Pesavento, Lifting the veil, Space Chronicle, Vol. 71, pp.50-90, 2018.
  • Cold War Space Sleuths: The Untold Secrets of the Soviet Space Program, Springer, 2013.
  • Dwayne A. Day, The Secret at Complex J.
  • https://www.globalsecurity.org/intell/library/reports/2004/open-source_imagery_follow-on.htm
  • https://www.thespacereview.com/article/3136/1
  • https://www.thespacereview.com/article/3143/1
  • https://www.thespacereview.com/article/3130/1


87 Comentarios

  1. Una lástima lo del N1, me hubiera gustado que aunque sea uno hubiera podido alcanzar LEO. Todo ese esfuerzo de miles de ingenieros fue en vano. Kuznetsov merecía que sus creaciones tuvieran el reconocimiento que les correspondía.
    Más allá de los NK-15 que llegaron hasta nuestros días… queda alguna maqueta del N1 preservada? o se destruyó toda prueba de su existencia?

  2. Genial articulo Daniel, no descansas ni en Navidad, por cierto Felices Fiestas a ti y a todos los lectores de este (para mi ) muy apreciado Blog, un fuerte abrazo.

  3. Increíble artículo de historia espacial sería bueno saber que hubiera pasado si koroliov no ubiera muerto en 1966 y si este choete gigante hubiera despegado con éxito seguramente el paronama espacial sería muy diferente
    En hora buena por el artículo y que tengan todos una buena navidad 👍

  4. Menuda delicatessen nos ha traído Daniel para degustar en nochebuena. Un placer leer el artículo y la conclusión final acerca de la lección olvidada me ha encantado.

    Cordiales saludos.

  5. Memorable artículo.
    No sé si es intencionado o casual, pero parece oportuno un artículo de un cohete con forma de arbol de navidad el día de nochebuena.

    ¡Felices fiestas y vacaciones del solsticio de invierno!

  6. Probablemente sea la décima persona que aparecen por aquí a decir esto pero venga va, que no se diga.
    He estado leyendo la entrada del blog pensando en For All Mankind, la serie de Apple.

    Y aparte de lo bien hecha que esta, yo acabo los capítulos más motivao que pa qué.
    Como el cerrojo de un penal.

    Si aun no la habéis empezado, no sé a que esperais.

  7. ¿¡Un N1 con 5 etapas?!. Esto es totalmente alucinante. Pero, ¿de dónde puede sacar Daniel esta información?. En la foto “size comparison” de la wiki: el N1 tiene como mucho 4 etapas.

    Off topic: en estas fechas navideñas, quiero no olvidarme de mis enemigos del blog. A los comunistas, los anti-monárquicos, los indepes, los ecologistas coñazos y los fanboys de SpaceX; se les unen en mi lista de enemigos (justo en estas fechas) los que no celebran la Navidad por complejos ateo-progres. No importa lo listo que te creas, ni el dinero que tengas, como me entere de tú no le das a tus niños la fiesta de navidad que se merecen, me voy a cabrear. Al igual que decir “Feliz ramadán” no debe ofender a nadie, ¿a qué viene este complejo ateo-progre que recomienda “felicitar las fiestas”, en lugar de “felicitar la navidad”?. Pues eso: feliz Navidad. Que el corazón del niño-Dios Jesús (nacido de la Virgen María y de Dios por gracia del espíritu santo) os ilumine la vida. Y a ver si es posible que Jesucristo / Dios / el_espíritu_santo os conceda el don de ser, para el 2020, un poco menos comunista, anti-monárquico, indepe, ecologista coñazo, fanboy de SpaceX o ateo-progre.

    1. Evangelio de Juan 20: 30, 31 : “De hecho, Jesús también hizo delante de los discípulos muchos otros milagros que no están escritos en este rollo. Pero estos se han escrito para que ustedes crean que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que, por creer, puedan tener vida por medio de su nombre.”
      Evangelio de Lucas 1:30-32 : “Así que el ángel le dijo: “No tengas miedo, María, porque cuentas con el favor de Dios. Mira, quedarás embarazada y darás a luz un hijo, y tienes que llamarlo Jesús. Él será grande y será llamado Hijo del Altísimo.
      Evangelio de Lucas 2: 7-11: Y tuvo a su hijo, su primer hijo. Lo envolvió con bandas de tela y lo acostó en un pesebre, porque no había espacio para ellos en el lugar para huéspedes. En aquella misma zona había pastores viviendo al aire libre y vigilando sus rebaños por la noche. Y, de repente, se les apareció el ángel de Jehová y la gloria de Jehová brilló alrededor de ellos, y les dio mucho miedo. Pero el ángel les dijo: “No tengan miedo, porque, miren, les anuncio buenas noticias que le traerán una gran alegría a todo el pueblo. Porque hoy les nació en la ciudad de David un salvador, que es Cristo, el Señor.”

      A la vista de estos pasajes solo dos apreciaciones: Jesus es el HIJO de Dios, no Dios hecho hombre y evidentemente no nació el 25 de diciembre, ya que Belén es una zona muy fría con nieve y ningún pastor tendría a sus ovejas al raso .

      Antonio, voy a ser mas generoso que tu. Os deseo que todos los días de vuestra vida sean felices

      1. Carlos, la aparición del ángel a los pastores no es un dato histórico sino una leyenda teológica inventada cuando Jesús ya llevaba más de medio siglo criando malvas. Otros detalles igualmente legendarios son la prodigiosa estrella anunciadora, la adoración de los magos o la matanza de los inocentes. No puedes apoyarte en una leyenda para negar la posibilidad de que Jesús naciera un 25 de diciembre. La probabilidad de que naciera un 25 de diciembre es igual a la de que hubiera nacido cualquier otro día del año: 1/365.

        1. Podemos calcular la temporada (aproximada) en que nació Jesús haciendo una cuenta hacia atrás a partir de su muerte, que tuvo lugar en la primavera del año 33 de nuestra era, en la fecha de la Pascua: 14 de nisán (mes del calendario judío que corresponde entre marzo-abril) del año 33 (Que en nuestro calendario seria el 3 de abril). Jesús tenía unos 30 años cuando comenzó su ministerio, el cual duró 3,5 años. Eso significa que nació a principios de otoño del año 2 antes de nuestra era (Para hacer los cálculos hay que recordar que no hay año cero, pasamos del 1 e.c. al -1 a.e.c.). Es decir al inicio del otoño una fecha mas propicia para que hubiera pastores al raso. La datación de su bautismo y comienzo de su obra terrestre esta bien fechada por el escritor bíblico Lucas, que nos da 7 personajes históricos (entre ellos Tiberio Cesar) para saber el tiempo en que empezó el ministerio publico de Jesus, este es el 29.

          Quizás si leyeras la Biblia te darías cuenta que los supuestos reyes mayos, eran en realidad astrólogos que vieron algo inusual y que buscaron una explicación de eso. Ellos no fueron a adorar a Jesus, fueron a ver que significa su nacimiento. Y si nos atenemos a lo escrito por Mateo los astrólogos (que como mínimo debían ser 2, pero que no sabemos la cantidad total) llegaron a Belén a la CASA de Jesus, no al pesebre. Jesusito debía tener unos 2 años mas o menos, ya que Herodes (un gobernante cruel que ha pasado a la historia por las muchas fechorías que hizo, llegando a matar a familiares próximos.) viendo que su trono y dinastía podría peligrar, mando asesinar a los niños de 2 años para abajo como medida de precaución (Algo que visto su curriculum no era de extrañar)

          La familia huyo a tiempo y no pudo acabar con su vida. Pero claro muchos no pensáis que Jesus fue hijo de Dios (y muchos no creéis que exista Dios). Por lo tanto, los hechos prodigiosos y milagros pues para vosotros no existieron…eso seria interesante debatirlo, pero no en este blog.

          1. Carlos T, no hay constancia histórica alguna de la famosa matanza de los inocentes. Ni una sola crónica fuera de los Evangelios recoge tal cosa. Ni siquiera el judío Flavio Josefo (historiador del siglo II d.C., y principal responsable de la “leyenda negra” del pobre Herodes) recoge semejante barbaridad que, en opinión del profesor Antonio Piñero (una de las principales autoridades españolas en cristianismo primitivo) no es sino una reelaboración de otra leyenda: la de la matanza de los niños ordenada por el “malvado faraón” siendo Moisés un bebé.

            Otro especialista, El historiador bíblico Daramola Olu Peters, defiende que se trata de una mala traducción de la palabra «matanza» y podría ser solo el asesinato de algún hijo de los aspirantes a ocupar el trono. Otros estudiosos vinculan la presunta matanza con el asesinato de los tres hijos de Herodes o alguna de las purgas que llevó a cabo el monarca durante su ascenso al poder.

            Y sí, Herodes hizo uso de métodos crueles para mantenerse en el poder… Mas o menos como hacían todos los gobernantes de esa época y las siguientes. Y lo hacían para eliminar aspirantes al trono y mantener el orden (ahí están los sultanes otomanos, que una vez en el trono ordenaban la muerte de sus hermanos POR LEY). Al fin y al cabo, Herodes era un idumeo de madre árabe nabatea, de educación helenística y encima aliado de los romanos. Vamos, que no era un judío “de pura cepa” y por eso buena parte de la sociedad no le veía con buenos ojos.

            Herodes fue nombrado procurador de este reino por Julio César. En este cargo, planeó la eliminación de la estirpe judía de los asmoneos (descendientes de los macabeos), que había reinado hasta ese momento en Judea, cosa que hizo tras ser nombrado rey por Marco Antonio en el 40 a.C. Ahora bien, Herodes el Grande, aunque cruel con sus enemigos, no fue para nada un mal gobernante: el respaldo económico de Roma, Herodes puso en marcha una política para el desarrollo del comercio y de la agricultura y un ambicioso plan de construcciones. Bajo su reinado, que sentó las bases para la expansión económica que vivió la zona en las siguientes décadas, se reconstruyó el Templo de Jerusalén, se levantó la fortaleza Antonia, un palacio real, un anfiteatro, un teatro y un hipódromo; y se fundó la ciudad de Cesarea, un emplazamiento portuaria de carácter occidental construida en honor al dueño del Imperio, Cayo Julio César Octavio Augusto. Y de hecho, fue un monarca lo bastante sensible con su pueblo como para deshacerse de parte de las riquezas palaciegas y comprar trigo común durante la hambruna del año 25 a. C. Por otro lado, en su palacio acogió a poetas, filósofos, historiadores, maestros de retórica, bajo la influencia romana, que impulsaron un periodo de auge cultural en la región. Tras su muerte, en el 4 a.C., Judea pasó a ser una dependencia de la Siria romana.

            En cuanto a los Reyes Magos, recomiendo a los interesados en esta leyenda que consulten la página de la Wikipedia en español al respecto, pues está muy bien documentada sobre las hipótesis que manejan los especialistas sobre el origen de ese mito.

            Por último, hay que recordar que la Biblia NO es un texto histórico sino en buena parte apologético, ya que el Antiguo Testamento o Biblia judía fue compuesto en torno al siglo VIII-VII a.C., según indican reputados especialistas israelíes, tras la caída del reino norteño de Israel en manos asirias, quedando solo el del Sur (Judea) como “depositario” de la tradición hebrea. En la Biblia se mezclan elementos religiosos con tradiciones “históricas” orales y escritas deformadas (por ejemplo, nunca hubo una comunidad hebrea esclavizada en Egipto, ni existió un señor llamado Moisés, del mismo modo que no hay prueba arqueológica ni documental alguna sobre el supuesto y riquísimo reino judío unificado de David y Salomón, todo lo que se ha encontrado pertenece al desarrollado y politeista reino norteño de Israel), pues en el siglo X a.C. Jerusalén era poco mas que una aldea fortificada.

            Y en cuanto al Nuevo Testamento, mas de lo mismo: no es un texto histórico, sino un texto apologético de la creciente comunidad cristiana que trataba de salvaguardar y unificar sus creencias (los primeros cristianos estaban muy divididos) y destacar ante el mundo grecorromano como algo diferente del judaismo, que no gozaba por entonces (segunda mitad del siglo I d.C.) de muy buena prensa.

            La fe es una cuestión personal, pero hay que procurar que no enturbie el análisis riguroso de los hechos históricos. La investigación histórica es arduo compleja y no pueden darse sin mas carta de veracidad a tradiciones religiosas tratándolas de hacer pasar por hechos reales cuando entran en contradicción con lo que el análisis documental y arqueológico nos dice. Sabemos que la tradición judía sostenía que Belén era el origen de la “casa” (es decir, dinastía) de David, y que por ello a Jesús la tradición le hizo nacer en Belén… cuando es obvio que Jesús era de Nazaret (como el obispo Eusebio y el historiador Procopio eran de Cesárea, y el alto funcionario Juan era de Capadocia, por poner unos ejemplos tardíos). Simplemente, se quería enlazar la figura de Jesús con las profecías milenaristas judías que anunciaban la aparición del “Mesías” que salvaría a Israel del dominio extranjero y lo convertiría en la nación mas importante del mundo con el respaldo de su Dios.

            Y no, no creo en milagros ni en resurrecciones ni en Vírgenes que se aparecen a pastorcillos en lo alto de un olivo. Me reconozco como miembro de una cultura occidental de raíces grecorromanas y judeocristianas, heredero de una tradición católica, pero no creo en cuentos de hadas ni en angelitos tocando el arpa. Me interesa mucho el mundo paelocristiano y el papel de la Iglesia en la Historia, pero NO soy creyente. Pero eso es una cuestión personal.

          2. Se me olvidaba: En cuanto al famoso “censo romano” que habría obligado a José y María a desplazarse a Belén (en realidad los censos se hacían en el lugar de residencia, no de nacimiento, de hecho solo hay constancia de lo contrario en algunos censos provinciales egipcios del siglo II d.C), tenemos lo siguiente:

            ” La mayoría de historiadores modernos, tanto laicos como cristianos, sostienen que San Lucas cometió un error al hacer coincidir el censo de Quirino (que tiene lugar durante el 6 d.C) y los hechos que rodearon al nacimiento de Jesús, que San Mateo en su Evangelio sitúa en tiempos del rey Herodes (4 a.C). El fallo fue cometido por el deseo de San Lucas de dar un cariz histórico al hecho de que el nacimiento del Mesías se produjera en Belén, tal y como proclamaba el Antiguo Testamento. “

            http://augusto-imperator.blogspot.com/2014/12/augusto-y-el-censo-de-belen.html

          3. Carlos, casi nada de lo que dices tiene sentido. Por ejemplo, afirmas que Jesús nació en el año -2, y que “unos dos años” después (o sea, en el año 1) Herodes “mando asesinar a los niños de 2 años para abajo”. Ahora bien, cuesta creer que Herodes (fallecido en el año -4) estuviera en condiciones de ordenar nada en el año 1, pues para entonces ya llevaba cuatro años muerto.

          4. Para Rawandi:
            Efectivamente seria el caso si Herodes hubiese muerte el año 4 a.e.c. Pero varios historiadores e investigadores apuntan inconsistencias en la datación de su muerte. Y como es largo de explicar, solo resumirte que parece ser que murió en el año 1 a.e.c. por lo que sí pudo ordenar la muerte de infantes.

            Para Hilario:
            Hilario tu eres un hombre con grandes conocimientos históricos, pero como bien sabes lhay mucha gente que critica a la Biblia y jamás la ha leído. En muchos casos esa gente solo repite lo que otros dicen sobre ella. ¿Y a que fue debido) Desde el siglo XIX hubo una corriente de pensadores llamada la “alta critica” que cuestionaron casi todo lo que la Biblia decía sin pruebas en contra, solo porque las religiones cristianas dominantes no actuaban conforme al mensaje cristiano; y hoy muchos lo hacen igual, cuando hay pruebas abrumadoras a favor del texto bíblico.
            Negar Moisés y los acontecimientos del Éxodo es negar la misma existencia del pueblo israelita o judío. La Pascua judía (Celebrada el catorceavo día después de la luna nueva mas cercana a la primavera. Es decir el 14 de Nisán) se sigue haciendo actualmente. Y si hay evidencia arqueológica de casi todo lo que afirma la Biblia.
            Es mas, la Biblia no solo es un libro alegórico, cuando trata de ciencia, es científica (dice que la Tierra cuelga sobre nada, que es redonda; da instrucciones para evitar contagios; normas dietéticas, etc); no es como los libros de fantasía, habla de lugares y sitios que hoy puedes pisar y explorar, la arqueología ha demostrado la mayoría de las afirmaciones (Solo un ejemplo me basta y hay cientos: Hasta los años 60 solo había evidencia en los evangelios del gobernador Poncio Pilato, todos decían que era inventado, falso. En unas excavaciones encontraron una lapida que lo menciona…ahora si existe, la Biblia no miente)
            Con respecto a David y Salomón, mas de lo mismo. No hace mucho tuve el placer de leer el libro “Y la Biblia tenia razón” de Werner Keller, y créeme que ya tenia una base sobre los hechos históricos y arqueológicos, pero este libro me documento muchísimo.
            Respecto a las Escrituras Griegas (o Nuevo Testamento) hay gente que dice que fueron inventados por un tal Eusebio en el siglo IV para dotar a la Iglesia de historicidad y autoridad. Sin embargo pasan por alto que hay manuscritos bíblicos muy antiguos que son anteriores a esa fecha; p ej. en Montserrat se conserva un pequeño manuscrito del evangelio de Juan que es del año 125, y si no es el original, puede que sea una primera copia. Jesus ya había dicho que su mensaje se anunciaría a todo el mundo, y el apóstol Pablo, con el beneplácito de los demás apóstoles, fue el encargado de llevar el mensaje cristiano incluso hasta el mismo Cesar. Las cartas apostólicas, los evangelios, los libros históricos y proféticos, se escribieron evidentemente para unificar el pensamiento cristiano y las distintas comunidades esparcidas por todo el imperio romano (No había redes sociales ni e-mail). Como mencione mas arriba en otro comentario, desde el principio hubo gente que quiso apoderarse de la reciente religión, y después de la muerte de Juan lo consiguieron…entro la llamada apostasía y la pureza del mensaje de Cristo se perdió por un tiempo.

            Esto es un tema que me apasiona tanto como la temática de este blog, pero considero que deberíamos dejarlo porque desviamos el lanzamiento y vamos a la orbita equivocada. Solo comenté porque me parece que era bueno puntualizar lo que decías. Gracias por el interesante cambio de opiniones.

          5. CARLOS T, lo siento, pero NO hay constancia arqueológica alguna de la existencia de Moisés. No hay correspondencia en las crónicas con los hechos narrados en la Biblia, ni por supuesto hubo nunca esclavos hebreos en Egipto, eso es todo un mito por mucho que lo celebre la tradición judía. Ni un solo documento egipcio o inscripción narra tal evento. Tampoco hay datos físicos ni crónicas contemporáneas que atestigüen la existencia del fabuloso reino de Salomón, lo que hay son supuestos arqueólogos y supuestos historiadores (en especial de EEUU) militantes evangelistas que quieren ver en lo que se ha encontrado restos de Salomón, cuando en realidad pertenecen al reino norteño de Israel.

            Cuando cites obras de referencia te recomiendo que busques historiadores y arqueólogos serios. WALTER KELLER, autor de “Y la Biblia tenía razón”, un libro de los años 80, NO es un historiador ni un arqueólogo, sino un ingeniero, abogado y periodista alemán. Repito, NO es un especialista sino a lo sumo un aficionado que ha sido incapaz de separar sus creencias de los hechos objetivos. Y como él hay muchos que, obsesionados con buscar la historicidad de la Biblia, no aceptan otra visión que la suya y tergiversan toda la información.

            Cuando quieras leer un trabajo serio sobre arqueología bíblica y sobre los orígenes de la Biblia te recomiendo trabajos mas documentados y recientes, como son “DAVID Y SALOMÓN”, de los profesores israelíes Israel Finkelstein y Neil A. Silberman y, por supuesto, la obra de referencia de ambos, “LA BIBLIA DESENTERRADA”. Ambos están basados en rigurosos estudios arqueólogicos y documentales, pero solo son aptos para los que quieran documentarse de verdad y no busquen refrendos tergiversadores a sus creencias religiosas.

          6. Hilario personalmente quería dejar ya este bonito intercambio de opiniones en este blog, pero hay algo en lo que creo que has patinado.

            Me dices que para buscar datos de arqueología lea historiadores y arqueólogos serios. Perfecto. Intento leer todo lo que puedo sobre arqueología bíblica. Pero permíteme hacer una analogía. Según tu punto de vista sobre la arqueología, para informarme de otras cuestiones como la astronáutica y ciencia espacial, debería de leer solo lo que está escrito, a ser posible, por ingenieros aeronáuticos ( y mejor con un master del MIT, je, je). Pues no hace mucho leí (como sumo agrado, por cierto): “Astronáutica: el camino a las estrellas: Edición 2019” de un tal Hilario Gómez Saafigueroa. ¿Lo conoces?

            ¿Por que pudo escribir este señor que es Licenciado en Política y Sociología un tratado sobre astronáutica? Porque imagino que buscaste información en enciclopedias, leíste libros, paginas web, etc. Es decir, te documentaste a fondo.

            ¿Y no pudo hacer lo mismo el señor Walter Keller, autor de “Y la Biblia tenía razón” lo mismo? Esta claro que investigó, estudió, recopiló toda la información que pudo, y en su libro cita de numerosos autores e investigadores. Es interesante que, o en el prólogo de una edición o en una entrevista (ahora mismo no lo recuerdo con exactitud) dijo que él había empezado a escribir ese libro “para desacreditar la Biblia”, pero que a cada paso que investigaba y analizaba, se dio cuenta que la Biblia tenía razón. De ahí el titulo de su libro. (por desgracia leí en libro desde un pdf con poca calidad)

            La arqueología bíblica (como cualquier otra arqueología) es una ciencia imperfecta, pues es como un puzle, le faltan piezas. A veces, por casualidad se descubren algo y “voilá”: la Biblia tenía razón. Hay muchísimos ejemplos que te podría poner, pero en todo lo que se ha podido investigar la Biblia ha salido ganadora.

            Hilario, gracias por este intercambio y saludos. La verdad es que tengo que leerme algún libro tuyo más.

      1. Puede que si, pero el primer comentario que que sobra es el de “el físico”. Tan solo lo he escrito para que reflexione un poco, y para los demás, si quieres pasas de mi comentario y ya esta

    2. A ver, yo no comento en el blog para hacer amigos. Es más, cuantos más enemigos haga en el blog mejor; porque más me tendré que poner las pilas. Todos los enemigos míos del blog son para mí idiotas, tú incluido: aunque te llames a tí mismo “idiota” no te salvas. Pero mis enemigos no son gente a la que odio, de hecho yo no odio a nadie, simplemente: me gusta Sócrates. También me gusta Jesucristo: un bebe que (según la tradición cristiana) nació tal día como hoy hace 2019 años en Belén. Algo bueno hicieron Jesús y Sócrates por el bien de la humanidad como para que pasados miles de años todavía les apreciemos.
      Por otro lado, U-95, precisamente yo soy un experto en velocidades de ejecución de juegos en móviles o tablets en entornos Android; y la explicación a lo que preguntas en la siguiente página de comentarios es sencillita y aunque no te lo creas está bastante relacionada con el cohete N1. Pero es que justo ahora van a llegar más crios a casa y tengo que esconder las pistas de la gincana que, con motivo de la sacrosanta festividad navideña, les montamos. Luego vamos a comer, luego salimos y luego ya se me habrá olvidado lo que preguntaste y me centraré en comentar la siguiente entrada de Daniel (si me apetece).

      1. A ver, Antonio Aka “un físico” en estos tiempos tan turbios, donde llaman luz a la oscuridad, me gustaría decirte dos cosas, pues la salvación empieza por uno mismo…, y por “dejar de juzgar, para no ser juzgados…”

        ¿Me gustaría saber tú tan monárquico y tan nacionalista, porque te subyugaste ante un rey extranjero, que no había nacido en España? Me imagino que los sabes, pero por sino es el “Emérito”…por no hablar del origen de todos ellos…y yo los respeto ojo.

        ¿Acaso hay extranjeros de primera o de segunda dependiendo de su sangre azul?

        ¿Acaso si eres hijo de Español eres de primera o de segunda si eres nieto o más lejano?

        ¿Acaso incluso sino tienes sangre de Español en tus venas, haz de ser tratado por ello, como extranjero de tercera?

        Me gustaría saber la respuesta…

        “Enemigos virtuales” buff, que osadía, cuanto honor y valentía…siento su peso al temblar el suelo a cada paso de gigante que da…

        Enemigos, es cuando tienes que llegar a X zona, y tienes que hacer el “quítate tú, para ponerme yo”…sea con una Bayoneta, estrangulándolo con tus propias manos, o disparándolo…y quizás se lo estás haciendo a alguien que podría ser tu mejor amigo en la vida real, si dos-tres de arriba, no hubieran dicho que ahora “son enemigos”…eso es LUCHAR contra enemigos…lo demás son juegos de niños, que ladran alto, muerde poco…

        Valentía es cuando sabes, que te han dado una orden que es estúpida para ti y tus tropas, y sabes que iras a la muerte segura, pero el “honor tuyo y de tu nación” te obligan a cumplirla…eso es valentía, ahí está la maravillosa “Gallipoli” de Mel Gibson también…

        Ojalá España hiciera más sobre la bestial, increíble historia que tiene, y en 1898, en Cuba y Filipinas, gente muy GRANDE lucho con valentía y honor ante una muerte segura, por seguir ordenes de gusanos que todo, les dio igual… y luego regalaron las últimas joyas…

        No solo los principios de Jesús son buenos, tengo amigos de Nepal y conozco también los principios de los Hindú, y tengo varias amigos-hermanos de Pakistán y el mundo árabe, y uno de ellos me dijo…”todos esos mártires, solo son personas que les han LAVADO el cerebro, que les han leído la PARTE que algunos les conviene…” pues en el Coran, el PECADO más grande es matar un inocente…

        No hay nada más inamovible entre las personas, que el ODIO, eso lo consume todo, si la vida ya es dura cargar nuestras penas, con odio, es una carga muy pesada, ojalá Antonio el próximo ciclo Tierra-Sol tu carga sea menor, no mayor…

        Todos en mi opinión somos en esencia Yin-Yang, dos mitades de bien y mal en equilibrio, en nuestros camino y nuestras elecciones está el elegir una inclinación…un camino lleva a la paz y el sosiego…el otro a tormentos y horrores…al final todo siempre está en nuestra elección…. mientras el tiempo que nos toca, sea dado.

        PD: Por mi experiencia cuando alguien dice ser un “experto” en algo…es que no sabe nada y habla de más…o es un experto de eso, pero completo ignorante de todo lo demás, y olvida un gran verdad…que Todo está relacionado…y para saber de algo, hay que saber un poquito de todo…

        Que el 2020, traiga algo más de PAZ y FELICIDAD a está raza humana, tan destructiva…SI Johny, siempre quedaremos SOÑADORES…

        https://www.youtube.com/watch?v=SawcIXr9_jk

  8. Me encantan estas entradas históricas. Qué gran regalo de Navidad.
    “…Algunos expertos dudaban de la existencia del cohete G simplemente por motivos ideológicos: en los años 60 la URSS estaba tan atrasada tecnológicamente con respecto a los EEUU que era imposible que hubieran construido un cohete de dimensiones similares al Saturno V.”
    Tiene gracia ( o no) los aires de grandeza de los americanos y la condescendencia con los soviéticos, después de que hubieran recibido bofetadas a dos manos al principio de la carrera espacial.

    1. No es condescendencia per se, se creen los mejores en todo porque en algunas cosas, lo han sido, y además para ellos el mundo empieza y acaba con USA…y desde pequeños aquí su espíritu es ser los mejores en todo…

      Pero para empezar yo me rió muchas veces al ver sus apellidos, todos de la madre Europa, los únicos useños puros, son las pocas tribus que sobrevivieron, a la “colonización y expansión”…

      Si mal no recuerdo, el número más alto de extranjeros en la NASA es de la India, que en matemáticas, son unos genios, el CEO que ha levantado de nuevo a Microsoft es de la India…

      Y Tesla, Einstein, Von Neumann (Jimmy para los amigos de su época), Bohr, Dyson, Von Braun, etc…siempre han levantado este país…lo que ellos lo olvidan convenientemente…

      La URSS en esa época, tenía un número de genios increíbles, y en ciencias la URSS competía con cualquiera (en ajedrez los mejores)…el sistema es el que fallaba, el creador del videojuego Tetris, se quedo con una medalla como premio, en otro lugar hubiera sido mucho más premiado…

      Rusia, sigue siendo un país increíble en ciencias…ahora solo falta más inversión en desarrollarla, y creo que lo harán.

      Rusia para mí es un gigante que volverá a levantarse, siempre lo han hecho, ahora lo que se tiene que decidir es el sucesor de su gestor…

      Con Internet, quizás el siguiente Einstein o Tesla es un niño de Vietnam que ahora está sembrando arroz con su padre, la madre naturaleza no cree en banderas, solo en humanos…

      Feliz Navidad a todos.

  9. Una auténtica lástima que este cohete no llegará a la órbita. En gran parte por las luchas intestinas entre las oficinas de diseño, y las diferentes personalidades del gobierno. De haber tenido un único programa claro directo y unificado, pues las cosas habrían sido diferentes. Quizá no habrían circunvalado o pisado antes la Luna, (o quizá sí), pero sin duda la carrera en su tramo final habría estado más apretada.

    Gran artículo. Como siempre.

    Ya casi en 2020. Pufff, una vida. 30 años atrás se decía, que para estas fechas, estaría a punto de despegar la primera misión tripulada a Marte. No será (muy muy probablemente), en esta década, pero a ver si con suerte en la que viene. Espero leeros a todos aún por aquí para entonces.

    Mucha salud, y felicidad para todos.

    Que el año que viene, tengamos muchas más buenas noticas del espacio y de todo tipo.

    !! Feliz NocheBuena y Navidad, o Saturnalia, para Daniel, y para todo el resto de lectores del Blog !!

    Salu2

  10. Vaya regalo de Navidad que nos ha hecho Daniel. Cuando se pone a escribir en plan histórico y de los rusos, se sale del tiesto. Feliz Navidad a todos!!

  11. Gracias, Daniel, por este regalo navideño en forma de excelente artículo y arrojar luz sobre un tema tan intersante como oscuro para muchos. Aprovecho el comentario para hacerte llegar mi deseo paz, felicidad, salud y prosperidad para ti y los tuyos, que hago extensivo a la gran familia de “eurekianos” que reúne tu blog. Grata noche a todos!!

  12. Excelente regalo navideño, Daniel. Muchas gracias.

    A Charles P. Vick habría que dedicarle un monumento y unos cuántos institutos politécnicos. Su trabajo a partir de tan poca información es sencillamente asombroso.

    Qué pena que el N1 no tuviese éxito. En “Para toda la Humanidad” ni siquiera se le menciona.😞

    1. Sí que lo hacen. De hecho insinuan que se lo jugaron todo a una carta y que llanzaron hacia la Luna el primer vuelo tripulado a la desesperada.
      En el primer capitulo si no recuerdo mal.

      1. Eso y nada es lo mismo. Unos minutos dedicados a la recreación CGI de ese cohete, su lanzamiento y al alunizaje soviético le habrían sentado muy bien a una serie ahogada en sus primeros siete capítulos por una tremenda lentitud, demasiado sentimentalismo y un excesivo patrioterismo. La senda adecuada habría sido la de los capítulos finales.

  13. Excelente informe histórico. Todavía creo que la suspensión de las misiones Apolo se debieron al fracaso del programa lunar ruso. Si este monstruo o si otro sistema en su lugar hubiera funcionado, hoy estaríamos artos de los vídeos navideños de astronautas saliendo de la base lunar internacional para armar pinos sintéticos clavados en el regolito y muñecos de regolito con bufandas y demás, “no hay mal que por bien no venga” Creo que estoy en la realidad alterna correcta, que descanso!!! 😊

Deja un comentario