Presupuesto de la NASA para 2020: ¿el principio del fin del SLS?

La Casa Blanca acaba de hacer pública la petición de presupuesto de la NASA para el año fiscal 2020 y, como suele ocurrir, la polémica está servida. Antes de nada, debemos recordar que estamos ante una propuesta, no un presupuesto definitivo. Según las complejas reglas de la laberíntica política estadounidense, el presupuesto final de las agencias federales sale de la negociación con el Congreso y el Senado, pero siempre tomando como base la propuesta inicial de la administración. Además, el presupuesto nos da pistas sobre cuál puede ser el rumbo de la agencia espacial para los próximos años, no solo en 2020, de ahí el interés de este documento. ¿Y cuáles son las novedades? De entrada, malas noticias para el proyecto más importante de la NASA: el cohete gigante SLS.

Recreación del lanzamiento del SLS desde la rampa 39B (NASA).

A primera vista, no parece que este lanzador se haya resentido en la propuesta de la Casa Blanca. La administración Trump pide 1775 millones de dólares para financiar el SLS y 1266 millones para la nave Orión, un descenso de unos pocos cientos de millones de dólares con respecto al presupuesto de 2019. Pero el diablo está en los detalles, y la Casa Blanca está empezando a mostrar cansancio de los continuos retrasos y sobrecostes del SLS, así que en la letra pequeña del presupuesto sugiere aplazar —un verbo a veces usado como eufemismo de «cancelar»— la versión Block 1B del SLS para concentrarse en la versión inicial, la Block 1. ¿Y por qué es este baile de siglas tan dramático?

Versiones del SLS (NASA).

Pues porque el SLS Block 1, con capacidad para colocar 70 toneladas en órbita baja, se creó como una solución muy provisional hasta la llegada del Block 1B, con una capacidad de 105 toneladas. La capacidad de carga del Block 1 está limitada por el uso de la etapa superior ICPS (Interim Cryogenic Propulsion Stage), que no es otra cosa que una segunda etapa de un cohete Delta IV modificada. La versión Block 1B debía usar la etapa superior más potente EUS (Exploration Upper Stage), diseñada específicamente para el SLS, pero a finales del año pasado la NASA decidió suspender el desarrollo de esta etapa. Originalmente el Block 1 solo debía llevar a cabo el vuelo inaugural del SLS en la misión EM-1 (Exploration Mission 1), durante la cual una nave Orión no tripulada viajará alrededor de la Luna en 2021 (oficialmente sigue planeada para 2020, aunque nadie se cree esa fecha). Pero, con el fin de controlar los costes, la NASA decidió el año pasado usar la versión Block 1 en dos misiones adicionales: el lanzamiento de la sonda Europa Clipper en 2022 y la misión EM-2 en 2023. La EM-2, que será la primera misión tripulada de una cápsula Orión, viajará alrededor de la Luna con cuatro astronautas.

SLS Block 1 (NASA).

El problema no es que la Block 1 se vaya a usar en misiones adicionales, algo que ya sabíamos desde el pasado verano, el problema es que la Block 1B se retrasa indefinidamente. Y esto entra en conflicto con el segundo mayor programa de la NASA en estos momentos: la controvertida estación lunar Gateway. La NASA quería usar los lanzamientos del SLS Block 1B para lanzar al mismo tiempo una nave Orión tripulada con un módulo de la estación Gateway en cada misión. Ahora, la cancelación de facto del Block 1B implica que el SLS solo servirá para lanzar la nave Orión y que los módulos de la estación Gateway deberán ser lanzados por cohetes comerciales. La NASA ya había decidido lanzar el primer módulo de Gateway, el PPE (Power and Propulsion Element) en 2022 mediante un cohete convencional, pero ahora deberá hacer lo mismo con todos los demás elementos del proyecto. La inutilidad del SLS para ensamblar Gateway pone en cuestión tanto la existencia de la estación lunar como la del lanzador pesado de la NASA. La estación Gateway nació como un programa para justificar el SLS, pero si ahora no va ser necesario su uso, la relevancia de este lanzador se ve muy mermada. Al fin y al cabo, si los módulos se van a lanzar con cohetes convencionales (o sea, de empresas privadas), ¿por qué no hacer lo mismo con las naves tripuladas?

Presupuesto de la NASA para 2020 según la propuesta de la Casa Blanca (NASA).

Cierto es que el SLS es el único cohete capaz de enviar la nave Orión a la Luna en un único lanzamiento, pero, ¿por qué no usar varias misiones de otros lanzadores para lograr este objetivo? O mejor aún, ¿por qué no usar otra nave espacial tripulada (es decir, Starliner y Dragon 2)? La Casa Blanca quiere que la NASA se concentre en lanzar las misiones EM-1 y EM-2 a toda costa, así que la otra novedad es que ha decidido cancelar el lanzamiento de la misión Europa Clipper con el SLS. Esto significa que la sonda tardará unos cuatro años más en llegar a Júpiter y tendrá que realizar dos sobrevuelos de la Tierra y uno de Venus, a no ser que la NASA elija emplear el Falcon Heavy de SpaceX, que no será tan bueno como el SLS, pero sí permitirá eliminar el sobrevuelo de Venus y, quizá, uno de la Tierra. Lo malo es que Europa Clipper era precisamente otro de los proyectos que servían para justificar la existencia del SLS.

Trayectoria de Europa Clipper con el SLS (derecha) y con cohetes convencionales (NASA).
Diseño actual de la estación lunar Gateway (ESA).

Pese a todo, la NASA seguirá adelante por el momento con la construcción de la segunda plataforma de lanzamiento para la versión Block 1B, incompatible con la actual, diseñada para el Block 1. Además del SLS, la administración Trump quiere un año más cancelar el futuro telescopio espacial WFIRST y acelerar la misión de retorno de muestras de Marte, planeada para 2026. Por lo demás, el resto de los cerca de veintiún mil millones de dólares que podría recibir la NASA en 2020 se distribuirían de forma parecida a los del presente año. Hasta ahora, a la pregunta de «¿para qué sirve el SLS?» la respuesta era: para lanzar la nave Orión, construir Gateway y lanzar sondas espaciales. Ya nos hemos quedado sin dos de las tres justificaciones. Por supuesto, es de esperar que la reacción del Congreso, dominado por el partido Demócrata, sea feroz. El SLS nació como una imposición del Congreso a la administración Obama tras la cancelación del cohete Ares V del Programa Constelación y ha creado una red de intereses políticos demasiado tupida para que pueda ser desmantelada fácilmente. En los próximos meses veremos si el presupuesto final es más de lo mismo o, si por el contrario, podemos empezar a hablar del fin del SLS después de casi una década de desarrollo y doce mil millones de dólares invertidos en el proyecto.

Referencias:

  • https://www.nasa.gov/sites/default/files/atoms/files/fy2020_summary_budget_brief.pdf


124 Comentarios

  1. Estos diciendo que no tendran el SLS a tiempo y los medios japoneses diciendo que van a lanzar modulos y rovers lunares habitables a la luna dentro de poco (con mitsubishi).

    Ya me veo los modulos japoneses y europeos en la luna esperando a los americanos 😀

      1. Lo de Toyota y la Luna también está en español en:

        xataka.com/vehiculos/toyota-sera-encargado-fabricar-vehiculo-electrico-que-agencia-aeroespacial-japon-usara-luna

    1. ¿Ya te ves a europeos y japoneses en la luna esperando a los americanos? HA, HAHA, HAHAHAHAHAHA Pues no te queda… EEUU no lo conseguirá pero lo de Japón es puro Power Point

  2. Desde luego lo de la SLS es de traca. ¿Europa Clipper cuatro años mas de viaje?
    Los vaivenes políticos en la NASA son tragicómicos.
    Saludos

  3. Vamos, que con permiso de Musk y Bezos, el único cohete gigante que se verá en una década será el Larga Marcha CZ-9. 12.000 millones tirados por el retrete, casi ná.

  4. Por cierto, ironías de la política: en su momento un presidente demócrata quiso cargarse el SLS y el congreso de mayoría republicana no le dejó, y ahora un presidente republicano quiere cargarse el SLS y la mayoría demócrata del congreso no le dejará. Parece un chiste…

  5. El SLS va a terminar cayendo sí o sí.

    Se sabia desde hace tiempo cuando se comentó que cada lanzamiento podía llegar a suponer 1000 millones de $.

    Porque una cosa es gastar 12.000 millones de $ en desarrollar un lanzador SuperPesado, o incluso 14.000 ó 16.000, (si sumamos lo que puede costar desarrollar la versión Bloque 1B, y ya no digamos la versión Bloque 2), pero el problema es el coste de cada lanzamiento.

    Si la NASA se deja 12/14/16 mil millones pero cada lanzamiento son 400/500 o hasta 600 millones, pues teniendo en cuenta semejante capacidad de carga pues … , bueno … , vale … , ¿pero a 1000 millones cada lanzamiento, y cuando ya hay un lanzador comercial pesado (Falcon Heavy) y están en proyecto lanzadores comerciales no iguales pero sí SuperPesados (NewGlenn y SuperHeavy+StarShip), y todo por parte de al menos dos empresas 100% estadounidenses? Pues va a ser que no.

    Si hubiera cumplido los plazos pues habrían tenido una oportunidad, pero ¿acumulando tantos retrasos? Lo siento pero no, no tiene sentido.

    El proyecto SLS es uno de esos proyectos TooBigToFail, o demasiado grandes para dejarlos caer, y más aún cuando hay tantos contratistas tradicionales para dicho proyecto, con sus instalaciones afincadas, en estados muy concretos de EEUU, y cuando esos contratistas tienen un Lobby muy potente, y hacen donaciones muy cuantiosas a las campañas de los representantes de esos estados que llegan a las Cámaras del Congreso.

    Pero es que … , la situación ya es injustificable, o insostenible, o inexcusable. Es imposible seguir negando que “El Rey está desnudo”, y mirando para otro lado.

    Lo comenté hace tiempo no recuerdo si aquí o en otro lugar, pero dije que el SLS volaría casi que con total seguridad aunque fuera mucho mucho más tarde de lo previsto. Pero que probablemente sólo lo veríamos volar, un par de veces o quizá tres a lo sumo, para después ver como se cancelaba.

    Dije basicamente que llegado el momento iba a ser imposible seguir ocultando el: “subvencionismo” descarado y suicida, para ese programa.

    Parece que el momento se va acercando, y quizá es que ni lleguemos a ver volar/despegar el SLS, como el retraso lo lleve más allá de 2021, (porque para 2020 pues ni de broma).

    Sinceramente vaya desastre y eso que se supone que cuando arrancó se buscaba salir del atolladero del programa Ares, y pretendían un proyecto relativamente “fácil, rápido, seguro y barato”, tratando de reutilizar todo lo posible de los programas Ares y del Transbordador.

    De verdad que es para llevarse las manos a la cabeza, y para que el Congreso lanzara unas auditorías pero en serio a NASA, y sobre todo a todos los contratistas, y empezar a repartir estopa a base de multas aplastantes a empresas, directivos y políticos, “porque tela, pero tela marinera”.

    Salu2

    1. Te faltan un par de aristas sobre la existencia del SLS:
      – Los empleos especializados de alta calidad repartidos por todo EEUU.
      – Las tecnologías que no se desean perder.

      Esos dos puntos tiene la mayor parte de la culpa de la existencia del SLS y de su mantenimiento.

      1. Esos dos motivos puede que tuvieran fundamento en 2010 pero actualmente esos empleos de alta calidad podrían ser absorbidos por la emergente industria privada que ya presta servicios a la NASA y que en un futuro próximo se expandirán con la construcción de la Gateway y las actividades lunares.

        Respecto a las tecnologías más de lo mismo, la NASA comparte sus avances con las empresas del sector. Otra cosa que cabría preguntarse es sí algunas de esas tecnologías heredadas del Shuttle están ya obsoletas y hay que dejarlas atrás.

    2. Mi perspectiva es idéntica a la que has descrito.
      No sé si el reciente éxito de la Dragon ha tenido algo que ver. Al fin y al cabo ha sido un éxito de ambos : NASA y SpX.
      No conozco las responsabilidades de la NASA y qué es lo que subcontratan y lo que no.
      La obligación de usar cosas probadas, les ha hecho perder el tren de la innovación.
      La curva de riesgos / financiación, es muy tirando a financiación en el caso de la NASA, a costa de invertir mucho dinero para asegurar el éxito. SpX consigue éxito, pero arriesga más. Se acerca más a un equilibrio entre los 2 factores.

    3. ¿Es posible: una Dragon 2 reutilizada en vuelo automatico hacia la Luna, empleando el Falcon Haevy. Para demostrar sus capacidades como naves de enlace o transporte lunar. Y realizar una secuencia de doble reentrada?

      Si es así, por favor todavía no se deshagan de maniquí Ripley!!

    4. Me ha hecho gracia lo de “seguir negando que el rey está desnudo” creo que describe perfectamente la situación. La pregunta que yo me hago es ¿Desde cuándo está desnudo? Ahora la agilidad, ambición y bajísimos (en comparación especialmente) costes de SpaceX han hecho evidente la situación, pero ¿no estaba ya desnudo desde el programa Space Shuttle? El coste por vuelo superaba los 450 M$ y eso sin contar costes de desarrollo ni la fabricación de los orbitadores. ¿Y en el Saturno V? Algunas estimaciones dicen que a precios actuales cada lanzamiento salía por 1.600 M$ (no tengo idea de la validez de este dato, aviso). ¿Cuándo empezó el saqueo de las arcas públicas por las empresas privadas sin escrúpulos que se aprovecharon de ser las únicas capaces de hacer aquello que el gobierno se empeñó en conseguir?

      1. No, a ver, estás juntando Churras con Medinas… ¿Cómo metes en el mismo saco al Saturno V o al transbordador con el SLS? Venga ya, eso es hasta demagogia.

        ¿Tú sabes las tecnologías y componentes completamente nuevos que requirió el Saturno V? Y el transbordador igual, puede que el concepto del programa fuese erróneo, pero en cuanto investigación y desarrollo fue un avance brutal.

        El SLS no tiene NADA que ver con los anteriores proyectos de la NASA, simplemente no hace nada nuevo. Antes del Saturno V no había habido un lanzador ni remotamente parecido (¡los motores F1 por favor!) y aunque el transbordador podía haber seguido otros diseños que lo hubiesen hecho más práctico, no había nada parecido antes de el.

        Lo siento pero tu comentario me parece muy ventajista…

        1. Eso desde el punto de vista tecnológico.

          Desde el punto de vista político/económico tampoco se puede poner al Saturno V en el mismo saco. El programa Apolo obedeció a una extrema urgencia política inexistente en el programa SLS, o en todo caso se trata de necesidades políticas completamente diferentes.

          En cambio la comparación con el Shuttle sí viene a cuento. Cuando se tuvo una estimación de lo que costaría cada lanzamiento del SLSaurio, lo cual sucedió más o menos 5 minutos después de la “epifanía” que concibió al bicho, la reacción inmediata tendría que haber sido:

          ULA là ! ! ! …¿y para esto retiramos al Shuttle?
          ¡Pero si es más todonte que el cancelado Ares!
          Boeing voyage ! ! ! …a la papelera.

          Pero no, siguieron adelante. Y hubo que esperar una década de cocción a fuego lento para que lo obvio resultara insultantemente obvio:

          “Too big to fail, or too big to fly, that is the question.”
          Brús Güillis Yespir

        2. Txemary, no quería ofender. Mi comentario lleva signos de interrogación porque buscaba la opinión de los demás, no expresar la mía. Estoy de acuerdo con todo lo que dices.

          Como dices tú, los saltos tecnológicos que supusieron cada uno de los programas son radicalmente diferentes. Si bien eso explica los costes de desarrollo y no tanto los costes de lanzamiento.

          El caso es que el Saturno Apollo vino a ser un cheque en blanco para las empresas aeroespaciales y, cuando terminó, éstas no estaban dispuestas a dejar cerrar el grifo de dinero, consiguiendo convencer al gobierno de lanzar un proyecto tan ambicioso (y caro) como fuera posible. Descartado Marte por excesivamente caro y peligroso, con la promesa de abaratar masivamente el coste de acceso al espacio convencen a NASA y congreso de hacer el Space Shuttle. Y una vez terminado el desarrollo, la factura en lugar de bajar crece y crece solo con mantener el programa vivo.

          Todo esto es una opinión nada más. A mí me parece que el rey se quedó desnudo cuando empezaron los vuelos rutinarios del Space Shuttle. Y me duele decirlo así, porque el Space Shuttle me hizo soñar de niño y es el motivo de que me guste la exploración espacial.

          1. No hombre no, no ofendes, perdón si te ha parecido muy encendido mi comentario. Y si me ofendo… me aguanto.

    1. O, como rotulaban en Star Trek, GN-DN (Goes Nowhere – Does Nothing).

      Es la NASA.
      Tienen experiencia.
      Tienen dinero.
      Han tenido 10 años.
      Es un cohete que reprovecha a saco el hardware del Shutle.
      …Y, a pesar de todo, son incapaces de sacarlo adelante.

      En fin…

  6. Elefante blanco no es el SLS-Orion ni el JWT, el elefante es la propia NASA ( salvando honorablemente al JPL), le ha pasado como a muchas empresas con muchos años a sus espaldas, se ha ido haciendo mas compleja, con mas y mas burocracia, con mas y mas personas acomodadas, y con mas y mas complicidad con los lobbys de turno. Cualquier proyecto de gran evergadura que lleve va a tener retrasos y sobrecostes, y muchas bocas van a querer sacar tajada.. contrasta enormemente con otra empresa como SpX, joven, dinamica, con ganas, sin ataduras politicas ni burocracias absurdas.. la NASA se ha convertido en una maquina de fundir dinero publico, claramente alguien tendra que tomar alguna decision al respecto.

    1. Comparar la NASA con SpaceX es ridículo.
      Es un detector de cuñados buenísimo.

      La NASA es un ente público y, como no debe ser de otra forma, responde ante los representantes públicos elegidos por los ciudadanos.
      Y la NASA es usada para más cosas de utilidad pública además de lanzar cosas al espacio:
      – Mantener puestos de trabajo altamente cualificados y repartidos por todo EEUU.
      – Mantener vivas distintas tecnologías.

      1. Lamento no hayas entendido lo que queria transmitir, estoy de acuerdo contigo en que la NASA es mucho mas que SpX, y solo trato de comparar la eficiencia en una y en otra, no me meto en lo que abarca una y lo que abarca la otra, creo que es sencillo de entender…

        Es un mal moderno el pensar que el dinero publico no es de nadie, no voy a dar ejemplos obvios.

        Lo que ha quedado claro es que la NASA necesita ingentes cantidades de dinero para sacar proyectos adelante, y pongo muy en duda su eficiencia al gestionarlo. Claro que solo es una opinion personal.

        Aunque es cierto que la NASA cuando hace algo lo hace muy bien, pero estan dentro de un circulo vicioso en el que no se pueden permitir fallos debido a la gran cantidad de dinero invertido, lo cual lleva a hacer multitud de pruebas para asegurarse que todo va a salir bien, lo cual lleva a aumentar todavia mas el coste y mas retrasos, y asi cerramos el circulo.

        Por cierto, no tengo la suerte todavia de ser un cuñado, gracias por tu interes.

        1. Veo muy acertado lo que escribes, no lo había pensado en esa forma. Debido a que la NASA esta financiada por dinero público no puede darse el gusto de tener grandes fallos. En cambio una empresa privada podrá perder dinero con los fallos, pero la opinión pública no podrá decir “nos robaron el dinero”.

      2. La NASA es una agencia que hace más cosas que lanzar cosas al espacio efectivamente.

        Pero que precisamente cite usted:

        – Mantener puestos de trabajo altamente cualificados por todo EEUU
        – Mantener ciertas tecnologías vivas

        Pues … , lo siento pero aunque en parte es cierto, creo es un error, de aseveración, y me explico:

        Creo que usted mismo ya ha comentado antes esos dos puntos, y permítame ser claro:

        – Los puestos altamente cualificados a los que parece usted hacer referencia en este caso (que son los ingenieros, diseñadores, etc, de cohetes/lanzadores), no son en su aplastante mayoría, de NASA.

        NASA no construye nada.

        La agencia realiza encargos a contratistas como LockheedMartin, Boeing, NorthropGrumman, etc, y estos se limitan a hacer lo que la NASA les ha pedido.

        El problema es que lo hacen con contratos que son un cheque en blanco, y sin penalización alguna, por retrasos o sobrecostes.

        NO es función de la NASA mantener en su puesto a empleados de esas empresas.

        Es el Congreso de los EEUU y sus cámaras los que por donaciones de Lobbys de esas empresas a las campañas de esos representantes, los que se empeñan en mantener centros y personal cualificado y tecnologías, por todo el pais, para proyectos con enormes costes, sobrecostes y retrasos.

        Y en cuanto a las tecnologías, son estupendas, sí, sin duda, como lo es el fabuloso motor RS-25, el mejor, más potente, y más complejo motor HidroLOx fabricado nunca. Probablemente de los mejores motores cohetes fabricados jamás. ¿El problema? El diseño general de dicho motor aún con mejoras tiene más de 30 años. Y el precio por unidad es disparatado. Aún con las ultimas mejoras para rebajar su precio, (ya que en el SLS será desechable), sigue costando un ojo de la cara cada uno, para acabar en el fondo del mar tras cada lanzamiento. He ahí parte del porqué, cada lanzamiento del SLS tendrá semejante coste.

        Hay un punto en el que no tiene sentido alguno seguir manteniendo ciertas tecnologías, por muy buenas y únicas que sean, cuando tienen 30/40 años a sus espaldas, y hay tecnologías no iguales, sino diferentes, mucho más recientes, casi tan capaces, pero sobre todo más baratas.

        Y eso es algo que no solo es obvio, y que se veía a lo lejos, es que es algo tan flagrante que hasta al Congreso de EEUU, no le está quedando más remedio que tener asumirlo.

        Salu2

        P.D: Bridestine, actual jefe de la NASA, acaba de comentar hoy que se están planteando que el primer vuelo de la cápsula Orión, (un vuelo de circunvalación de la Luna, no tripulado) se haga en lanzadores comerciales (el Falcon Heavy o el Delta IV Heavy) en 2020, en vista de que el SLS no despegará hasta 2021.

        El plan es hacer despegar la cápsula y mandarla a LEO, y allí mandar otro cohete con una segunda etapa llena de propelente y propulsante para sacarla de LEO y que se dé un paseo circunvalando la Luna.

        Si se demuestra viable, (NASA ha empezado los estudios para ver cómo sería viable el acoplar la Orión con esa segunda etapa de refresco), sería en mi opinión un clavo más en la tapa del ataúd del SLS y uno bien grande además.

        Salu2 2

        1. Lo de la opción de enviar la Orion en un cohete comercial en dos fases en 2020….
          Primero tienen que certificar el cohete para vuelos tripulados. Segundo desarrollar el adaptador para la cápsula. Tercero, diseñar o adaptar el sistema de acoplamiento entre la Orion y la etapa impulsora.
          Lo que cuesta montarlo en tierra y los posteriores chequeos de todas las conexiones entre ambas, hay que hacerlo en el espacio. Para 2020? Ja! .Eso si por medio no sale un Grupo, “Panel” o Consejo Asesor ( que de todo eso tienen muchos jaja ), con un informe cuestionando el sistema y su seguridad.
          No me lo creo hasta que no lo vea.

          1. Para la misión EM-1 no tendrían que certificar el cohete para viajes tripulados. La intención sigue siendo lanzar la misión EM-2 con el SLS.

        2. Mi opinión es que mantener tecnologías es un error. Para mí la decisión no es entre abandonar o mantener, sino entre abandonar o evolucionar.

          Una tecnología que no evoluciona en 20 años, o no era buena o ha quedado desfasada. Ojo, estoy refiriéndome específicamente al sector aeroespacial. En otros sectores las tecnologías no se desfasan en 50 años y en otros se desgastan en 5.

        3. Sería gracioso ver a un Orion no tripulado en la punta de un BFS-Starship, y en el BFS, ver una fiesta-dance con música, bolas de cristales y focos.

      3. Una opción muy valida para la NASA sería abandonar su desarrollo de medios de propulsión y centrarse unicamente en la carga útil. Ante la variedad de oferta ya no caería en la necesidad de contar con un cohete propio.

        1. No creo que deba abandonar el desarrollo de medios de propulsión, creo que debería dejar el desarrollo de medios de propulsión “convencionales”, sinceramente, las empresas privadas les han ganado por la mano, pero la función de la NASA en desarrollo de nuevas tecnologías SÍ es miy importante.

          1. Claro, a eso me refería. La innovación, la ciencia y la exploración debe ser lo impulsado por la NASA, ya que no suele ser algo rentable.

  7. No creo que vayan a cancelar el SLS. Boeing ya se encargaría de mover los hilos para evitarlo con la excusa de los puestos de trabajo que peligrarían, quizás más aunque no tenga nada que ver de lo que está pasando con el 737-8 MAX que ya les está doliendo en Bolsa.

    La NASA desde luego la tiene negra. El Webb primero y ahora esto.

  8. Pienso que el tiempo de los cohetes gigantes debió acabar hace muchas décadas, desde que sabemos construir en órbita, pero ya que han aventurado tanto dinero y esfuerzo en el SLS se debería de terminar sólo uno y dejarlo disponible para una ocasión excepcional en la que haga falta actuar rápidamente en defensa del planeta, como en el desvío de un asteroide con trayectoria de colisión muy probable, inminente y con capacidad de destruir una ciudad.

      1. No estoy en contra de naves grandes, sino de los cohetes para lanzarlas.
        Seguimos actuando como si construyéramos los barcos en la montaña, empeñados en aparatosos mecanismos para botarlos en el mar.

    1. Hay que llevar un mínimo de peso. Necesitamos depositar en la superficie de la Luna cargas suavemente, y también a Marte. Y recuerda los 5 años que nos ahorramos con un SLS en exploración espacial.
      Los pequeños y medianos cohetes están bien para LEO/GEO. Son suficientes. Y se podría plantear para construir en la órbita terrestre.
      Uno de los problemas que veo de la construcción en órbita es que los tornillos o elementos, pueden soltarse (una tuerca, un tornillo) y convertirse en un peligro. O quizás no, si se plantean metodologías para hacerlo de forma segura.

  9. Pues si, Daniel, esto tiene pinta de voladura controlada, como que habrá EM-1, EM-2 y se acabó. Y con el SLS perecerá Orión.

    Una pena sobretodo por la cantidad de dinero invertida para nada. Eso sí, ya no estamos en 2009, en diez años transcurridos hay dos cápsulas tripuladas a punto de entrar en servicio, hay un lanzador que reutiliza la primera etapa y su versión Heavy, y un pepino llamado Starship a las puertas.

    Dónde estaríamos ahora sí solo un porcentaje de lo gastado en desarrollar SLS y Orión hubiera ido a SpaceX y Sierra Nevada.

    1. Da rabia pensar donde estaríamos si el dinero en vez de irse al SLS hubiera ido a SpX.
      No obstante, SpX aún está a tiempo de fracasar con su Starship. Estamos viendo un prototipo de una parte del cohete, y aún queda mucho por delante. El prototipo puede explotar. El sistema de refrigeración puede no funcionar.
      Si eso ocurriera, Space-X tendría otra imagen y el gobierno sería más tolerante con los retrasos y el gasto de Boeing.
      Yo confío en que las cosas saldrán bien. Me gusta pensar en ello.

      1. TOTALMENTE de acuerdo, y me jode, porque pensaba que la industria privada no sería la solución “absoluta” y que mantener una parte bajo control directo de la NASA era importante… pero se ve que en el caso de EEUU sí era la solución.

        Está claro que visto con retrospectiva es más fácil… pero es que ahora, estaríamos hablando de que Sierra Nevada hubiese podido desarrollar su mini transboradador y competir con SpaceX, mejor o peor… pero hubiese generado competencia. Tendríamos, lanzadores medios y pesados, cápsulas de carga, tripuladas y hasta un transbordador. Y ahora no tenemos ni la mitad…

    2. También creo que el SLS desaparecerá más pronto que tarde, pero más tarde de lo que algunos piensan. Jim Bridestine en su presentación habló de reutilizar partes de la Orion en la misión ¡EM-4!

      Por supuesto los gobiernos cambian, y con ellos el Administrador de la NASA y las políticas a seguir, pero diría que al menos hasta que se termine la Gateway el sistema SLS/Orión seguira existiendo. Probablemente a partir de ese momento la fiablidad de los cohetes y capsulas de Blue Origin/SpacexX/Boeing etc. sea más que suficiente para hacer de taxis hasta la Gateway. Pero viendo los retrasos del programa Commercial Crew Program para certificar la Crew Dragon y la Starliner, no creo que veamos naves privadas llevando astronautas hasta la Gateway, en al menos una década. Otra cosa diferente, es que SpaceX vaya a la Luna por su cuenta y riesgo con la Starship.

  10. Siempre lo mismo (pongo el caso ucraniano, que da más vergüenza aún):

    1) Cuando le pides a un ente público que te plantee proyectos espaciales realistas con los fondos disponibles: https://www.youtube.com/watch?v=fD-LSwgxiP0

    2) Cuando le pides a la industria privada suplir una necesidad: https://www.ukrinform.es/rubric-society/2656782-prueban-el-motor-del-cohete-ucranianoestadounidense-firefly-alpha-en-eeuu-foto-video.html y https://fireflyspace.com/launch-alpha/

    Habrá que asegurarse que los intereses de Firefly comulgan con los de Ucrania. Pero ya están tardando en proponerle el uso de esas supuestas rampas en construcción, en Canadá (Tsyklon-4M) y en Ucrania (Tsyklon-1M), para lanzar comercialmente (Vandenberg es una base militar estadounidense) el Firefly Alpha y sus derivados con cargas extranjeras y nacionales; como los satélites Sich-2M, Sich-3, Sich-3-O, Sich-3-P y Lybid-M, y la sonda lunar Ukrselena). En lugar de proponer surrealistas ROS, Gateway y Moon Village ucranianas.

    1. Estaría bonito que todos esos satélites Ucranianos se lancen de forma exitosa, y ojalá algún día veamos Ukrselena, una sonda para revivir su programa espacial…

      Por cierto, también tienen conexión privada con Skyrora…veremos ambas compañías como salen…

      1. Bueno, confío más en Firefly, al ser un lanzador orbital (Skyrora es suborbital), tener instalaciones más avanzadas y motores ya en pruebas. Pero siendo un proyecto británico pueden avanzar rápido en un campo así.

        En cambio, tengo la casi absoluta certeza de que a la SSAU ucraniana le pasará inadvertida estas oportunidades (y seguirá proponiendo puertos espaciales a Australia con escaso éxito, ahí podría encontrar su meta Skyrora, al ser británica) de promocionar su programa espacial e industria espacial a largo plazo.

        La verdad, me hubiera intrigado un puerto espacial en Nikolaev con capacidad de lanzar el supuesto Tsyklon-1M (cuya infraestructura derivara de la construida para el Firefly) y el Firefly Alpha.

  11. …si otras naciones construyen cohetes gigantes, los USA no van a ser menos.
    El gobierno federal debe disponer de medios propios de transporte tripulado al espacio, al margen de los servicios de empresas privadas, que hoy están, y mañana igual no.
    Otra cosa es que realmente puedan apañárselas con cohetes mas pequeños… Pero el gobierno federal debe poder contar con una cápsula tripulada, si o si.

  12. El SLS está muerto, y si no lo está… hay que matarlo.
    Solo me da rabia por la demora en la Europa Clipper.
    Respecto a la Gateway… admitamos que nunca nos lo creímos del todo 😉

  13. 1) Se cancela el SLS
    2) La NASA se inventa otro programa, yo que sé, el Heavy Launch Rocket ( HLR) y dicen que ESTA VEZ SI, va a salir por 2.500 millones.
    3) Se aprueba en el Congreso y empieza el desarrollo.
    4) 10 años después se cancela porque ya llevan gastados 4.500 y 5 años de retraso.
    5) Se cancela el HLR y se empieza a hablar del SSL ( Space System Launch) y vuelta a empezar.
    Pueden seguir así, acabando con todos los acrónimos que se les ocurra.
    Mientras tanto: una veces Boeing y otras Lockheed-Martin se siguen forrado.
    De vergüenza.

    1. Coincido bastante con esta visión, con la diferencia de que el “Mientras tanto: una veces Boeing y otras Lockheed-Martin se siguen forrado” no es un corolario del 1, 2, 3, 4 y 5 mencionado sino que es la razón de ser de 1, 2, 3, 4 y 5.
      Es decir que el forrarse de Boeing y Lockheed-Martin son el 0 de esa secuencia.

  14. Como dice Daniel, ésto sólo es una propuesta.

    El Senador Shelby continúa siendo el jefe del Comité de Apropiaciones del Senado:

    https://www.appropriations.senate.gov/about/members

    Mientras siga ahí será difícil tumbar al SLS/Orion, pero quizá se puedan poner límites a su desarrollo, como sugiere esta propuesta de presupuesto.

    – En estás condiciones el Falcon Heavy podría conseguir un buen puñado de misiones en la Gateway.

    Pero mientras el SLS suma nuevos retrasos, el BFR avanza más rápido de lo que podíamos soñar hace unos meses. A este ritmo la versión de carga completa (SH/Starship) estará realizando lanzamientos para Starlink en 2021.
    Quizá la versión tripulada esté a tiempo para la misión turística lunar en 2023.

    – Los futuros boosters de propelente líquido (LRB) que se ven en la versión final, el Block 2, en sustitución de los SRBs sólidos (ver segunda foto del artículo), supondrían una ocasión de oro para Aerojet Rocketdyne de colocar su AR-1, que no tiene comprador después de que ULA prefiriera el BE-4 de Blue Origin.

    – Tendrían que usar el SLS para lanzar sondas como Europa Clipper. Ahí al menos resulta útil: ahorra tiempo de viaje.

    1. Si el FH ya consigue reducir un par de asistencias, con el BFR quizás sólo quede una asistencia gravitacional y se reduzca mucho tiempo y a un precio 10 veces más barato. ¿No?

      1. El Starship sin etapa superior no es una buena opción. ¿Qué harías? ¿Rellenar de combustible en órbita baja para enviar la Starship hasta Júpiter con la Clipper? Estás enviando 85 toneladas que no necesitas hasta Júpiter. No parece muy eficiente. Necesitamos un modo de llevar una etapa adicional. Si es criogenica mejor.

        1. Creo que la mejor opción para lanzar sondas al espacio profundo con el Starship sería diseñar esas sondas especialmente para ser lanzadas con ese cohete: es decir, añadir a la sonda las toneladas de propelente necesario para auto-propulsarse hasta su destino.

          Por ejemplo, Starship puede llevar la sonda hasta GTO o alguna órbita elíptica/lunar/etc, liberarla ahí y volver a casa mientras la sonda se dirige al sistema solar exterior.

          Los depósitos de fuel para el viaje pueden ser desechables para que la sonda llegue a destino con la mínima masa.

          Creo que es la opción más sencilla y barata, dado que con el BFR siempre sobrará capacidad de carga. Podemos poner tanto propelente como queramos en la sonda!

          1. Está claro que capacidad de carga tendrá de sobra. Etapa superior, o sonda con sistema de propulsión o tug… No sé cómo la llamaremos, pero para utilizar el BFR para lanzar sondas nos falta una pieza.

          2. Tan sólo hace falta una simple cofia… grande… pero cofia al fin. El fuel de la sonda yo lo reservaría para frenar rápido (inserción orbital en destino), y para el camino una buena planta motriz iónica X3… ¡a Neptuno en 6 meses! 😉

  15. Este “aplazo” del Block 1B me hace acordar al capitulo Half Measures de Breaking Bad. O cancelamos el SLS por completo o admitimos que ya estamos en el baile e invertimos hasta tener un lanzador superpesado; sino se habrán utilizado todos esos recursos para tener un Falcon Heavy o Delta IV Heavy carisimo.

    1. El precio por lanzamiento será muy superior al del BFR-Starship. Una vez terminado sería más barato tenerlo en el hangar y contratar un Starship. O incluso 2 o más …

  16. Yo dijo que la NASA se deje de joder con las misiones tripuladas y se centré en las sondas y telescopio espaciales para dejarles las misiones tripuladas a las empresas privadas por ciento si no sé lanza la Europa cliper con el SLS se la podría lanzar con un Falcón heavy ??

    1. En una epoca pensaba igual, pero la verdad ahora creo que ir a Marte es la prioridad; marca un hito en la historia de la humanidad y me encantaría que pase mientras viva.

  17. FDT: China sigue sus planes con el CZ-9. Esperan que pueda llevar de 15-44T a la órbita de inserción marciana.
    http://www.spacedaily.com/reports/China_developing_key_technologies_on_heavy_lift_rocket_999.html
    Nadie se atreve a superar la potencia de la Saturn V.
    Me cuesta creer que vayan a cancelar el SLS 1B y que el SLS vaya a realizar 3 vuelos o así. Pero sería lo suyo.
    A ver si SpaceX muestra interés por fabricar telescopios espaciales.

    1. 44 toneladas en inserción trans-marciana.
      O sea, que la etapa superior propulsa esas 44 t de carga en dirección a Marte. Dado que ahora esa etapa ya no sirve para nada, se separa de la carga útil, 44 t.

      Es decir, que esas 44 t incluyen Todo: el escudo térmico, el combustible, la estructura del lander, paracaídas… Y la propia carga útil aterrizable en Marte, que sería una fracción de esas 44 t.

      Si se trata de una misión tripulada, aún es mucho peor.
      Por ejemplo, el nuevo lander lunar de Lockheed tiene una masa de 62 t (22 t en seco). Pero, aparte de 4 astronautas, sólo puede llevar ~1 t de carga útil.

      …¿Y a cuenta de qué viene todo esto?

      Viene a cuenta de mi infomercial-X de hoy:

      El BFS pone 100 t de carga útil en inserción trans-marciana*, y aterriza 100 t de carga útil en Marte:
      toda la carga útil es carga limpia, no incluye la masa del aterrizador ni del escudo térmico ni del combustible, como en las demás arquitecturas marcianas.

      Y, además de las 100 t de carga útil, pone las propias 85 t del Starship en Marte, y eso también es carga útil (un amplio hábitat + cohete de regreso).

      Resumiendo: si otro cohete pone 45 t en inserción lunar o marciana, eso significa que sólo una fracción de esa masa puede aterrizar en forma de carga útil.
      En el caso del BFR toda esa masa al completo puede ser aterrizada en forma de carga útil.
      ¡Es que no hay comparación!

      *: En realidad el BFR pone unas 215 t en inserción trans-marciana: 100+85+Fuel para aterrizaje/Transpiration Cooling.
      También es posible que sea aún más (~265 t) si la carga transportable es de 150 t en vez de 100 t (Musk dijo que el BFR metálico incrementaba la carga respecto al anterior: Delightfully counter intuitive)

      1. Si pero para ser más preciosos el BFS necesita el refueling para llegar a Marte por lo que necesita 2 lanzamientos…si el LM-9 hiciera lo mismo, los números no serían nada malos tampoco…

        1. Martínez seguro que sabe mejor si hay actualizaciones. Si no, mis cuentas dicen:

          A 120 toneladas por tanker, para llenar los depósitos del Starship entro 8 y 10 tankers.

      2. Espero que consideren como normalidad el recargar combustible en el espacio. Y no racaneen en lanzamientos. Quizás les interesaría poner una gasolinera en GEO.

        Y tal como apunta Erick, si se envían 2 cohetes, habría que considerar 88T, aunque siga siendo inferior a un BFR por lo que has dicho antes.

        1. Da igual.
          Sólo una fracción de esas 88 t aterrizaría en Marte o la Luna como carga útil. Una parte de esa masa corresponde al aterrizador, fuel, etc.

          Si el BFS lleva 88 t de carga, puede aterrizar las 88 t de carga completas.

      3. En vez de comparar la capacidad de carga en inserción/inyección(?) trans-marciana, sería mejor comparar la capacidad de carga útil aterrizable en la Luna/Marte.

        Sólo hay un pequeño problema: para cualquier cohete que no sea el Starship, la cantidad de carga aterrizable es CERO (ha, ha): carecen de capacidad para aterrizar carga; para ello dependen de un aterrizador -cuya masa hay que descontar de la carga útil y debe ser desarrollado y pagado aparte- o de algún sistema externo.

        *****

        – Pero señora… ¡Le cambio dos paquetes del nuevo LM-9 con Chinol™ por uno de Starship!
        – ¡No! Yo mi Starship no lo cambio por nada.
        Starship con biometano y oxígeno activo. Starship lava más blanco.

  18. Flota una propuesta en la que el EM-1 se lanzaría con lanzadores comerciales para cumplir con los plazos; en plural: la cápsula Orion lanzada por un lado y su módulo de servicio por otro. Bien, dado que el Delta IV Heavy tarda tres años en estar listo y solo podrían quitarles un lanzamiento a los del NRO arrancándoselo de sus dedos fríos y muertos, la única opción realizable se llama… Falcon Heavy.

    Lo veo difícil, pero bueno, difícil es una palabra que SpaceX se ha acostumbrado a relativizar. Aparte de ser una bonita fuente de ingresos (y la forma de montar y amortizar un segundo Falcon Heavy Block V de buenas a primeras), el presitigio que conseguiría sería colosal. El premio está a la altura del desafío, desde luego.

    1. Ya he visto esa propuesta, pero… ¿ ensamblado automático de la Orión y la etapa de propulsión cislunar ? ¿ Se ha ensayado esa tecnología ? ¿ O se haría “manualmente” aprovechando la ISS ? En cualquier caso, es una tecnología que abriría muchas oportunidades

      1. Yo he leído que el ESM es capaz de 1800 m/s. Si un FH pudiera poner el Orion+ESM en GTO, bastaría el propio ESM para la inyección lunar. La teoría es que muy justo, pero puede, solo hace falta un adaptador nuevo.

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 13 marzo, 2019
Categoría(s): ✓ Astronáutica • Cohetes • Luna • NASA