El panorama espacial en 2018

Por Daniel Marín, el 31 diciembre, 2018. Categoría(s): Astronáutica • Astronomía ✎ 49

2018 ha sido un año récord en lanzamientos gracias a SpaceX y China. De hecho, podemos decir que ha sido el año de SpaceX y China, aunque por motivos diferentes. En 2018 se llevaron a cabo 114 lanzamientos orbitales en todo el mundo, una cifra que contrasta con los 90 del año pasado. Hay que remontarse a 1990, en medio de los estertores de la Guerra Fría, para encontrar una cifra de lanzamientos más alta. La diferencia se debe, sobre todo, a la febril actividad de China, que, con 39 lanzamientos, supera ampliamente las 18 misiones del año pasado y se sitúa como el país más activo en materia espacial de este año. En 2018 también se confirma la debacle comercial de los lanzadores rusos por culpa de SpaceX. Rusia solo ha efectuado 20 lanzamientos, 16 de los cuales han sido variantes del Soyuz. EEUU queda en segunda posición con 31 lanzamientos, con 21 correspondientes a SpaceX.

Lanzamientos espaciales en 2018 por países. Se incluyen como lanzamientos rusos los del Soyuz desde la Guayana Francesa. El lanzamiento del cohete Electron se considera de Nueva Zelanda, aunque la empresa tiene sede fiscal en EEUU.

A pesar del alto número de lanzamientos, solo se han producido tres fallos. El más sonado ha sido sin duda la emergencia del cohete Soyuz-FG que llevaba la Soyuz MS-10, aunque por suerte los dos cosmonautas salieron sana y salva del incidente gracias al buen funcionamiento del sistema de emergencia SAS. Además debemos añadir el fallo del pequeño lanzador chino Zhuque y el fracaso parcial de un Ariane 5 ECA.

Lanzamientos orbitales por países y lanzadores en 2018.
Lanzamientos espaciales de los últimos años.

China

En 2018 China ha llevado a cabo 39 lanzamientos, una cifra récord en su historia. Curiosamente, no ha sido un año especialmente llamativo con respecto a misiones. No se ha producido ningún lanzamiento de los cohetes Larga Marcha CZ-5 y CZ-7 de nueva generación y todas las misiones han empleado los tradicionales Larga Marcha hipergólicos. Tampoco hemos visto ningún lanzamiento con astronautas o relacionado con el programa tripulado. La mayor parte de satélites han sido de observación de la Tierra, tanto civiles como militares. La constelación de posicionamiento global Beidou ha recibido un impulso muy importante gracias al lanzamiento de 8 satélites Beidou-M en órbitas de media altura. En mayo China lanzó el satélite repetidor Quèqiáo al punto de Lagrange L2 del sistema Tierra-Luna, junto con los dos pequeños satélites Lóngjiāng 1 y 2 (situados actualmente en órbita lunar), para garantizar las comunicaciones con la sonda Cháng’é 4, que despegó en diciembre (el aterrizaje sobre la cara oculta se espera para el 2 o el 3 de enero).

Lanzamiento de la Chang’e 4 (Xinhua).

A lo largo de este año China ha confirmado el diseño de su nave de nueva generación y sus planes para desarrollar una nueva familia de cohetes que permitan lanzar este vehículo a una estación orbital alrededor de la Luna. En 2018 hemos visto una pléyade de nuevos proyectos de pequeños lanzadores y minilanzadores chinos, aunque de ellos solo el cohete Zhuque ha intentado alcanzar la órbita (sin éxito), además del ya conocido Larga Marcha CZ-11.

as
La Tierra vista desde la  Luna por la cámara saudí del Longjiang 2. (Xinhua).

EEUU

2018 ha sido el año de SpaceX. La compañía de Elon Musk ha realizado 21 lanzamientos, una cifra que está lejos de los cerca de 30 lanzamientos que tenía planeados, pero lo importante es que todos ellos han sido un completo éxito y han situado satélites en órbita baja, órbita geoestacionaria y órbita media. Con 20 lanzamientos en un año, el Falcon 9 se convierte el lanzador estadounidense por antonomasia. SpaceX ha introducido la tan esperada versión Block 5 del Falcon 9 y ha logrado usar una primera etapa tres veces, superando la barrera de dos utilizaciones por etapa de las anteriores versiones. También ha introducido el Falcon Heavy después de muchos años de retraso. Aunque se trata de un lanzador con un futuro cuestionable —debe ser reemplazado por la combinación Super Heavy-Starship (el cohete antes conocido como BFR/BFS) a comienzos de la próxima década—, su puesta en servicio es toda una declaración de intenciones por parte de Elon Musk hacia sus clientes: no importa la dificultad del desafío, SpaceX cumple con sus promesas.

Una imagen para el recuerdo (SpaceX).

De los 20 lanzamientos del Falcon 9 de este año, en 8 de ellos, correspondientes a versiones anteriores al Block 5, no se ha recuperado la primera etapa, así como en 2 misiones del Block 5, una a propósito —para evitar la pérdida de prestaciones— y otra por un fallo del sistema hidráulico (es la primera vez que una etapa Block 5 que se estrella, o mejor dicho, que «ameriza de forma incontrolada»). En el lanzamiento del Falcon Heavy tampoco se pudo recuperar la etapa central, un pequeño fallo que quedó compensado con el espectacular aterrizaje doble de las etapas laterales y la puesta en órbita solar del coche Tesla con el maniquí Starman.

Starman en el Tesla abandona la Tierra (SpaceX).

El proyecto Super Heavy-Starship (BFR/BFS) sigue adelante encadenando un cambio de diseño tras otro al mismo tiempo que sus prestaciones teóricas se han reducido. En 2018 Musk ha anunciado una misión de la Starship alrededor de la Luna con turistas a bordo para comienzos de la próxima década. En cuanto a la nave tripulada Dragon 2, tampoco ha debutado este año como estaba previsto, al igual que su hermana CST-100 Starliner de Boeing. Habrá que esperar a 2019 para volver a ver una nave espacial tripulada estadounidense alcanzar la órbita.

La Dragon 2 ya está lista (SpaceX).
Lanzamiento de un Falcon 9 Block 5 (SpaceX).

2018 ha sido un buen año para la NASA. Se lanzó la sonda Parker Solar Probe y la sonda InSight aterrizó con éxito en Elysium Planitia después de dos años de retraso. La sonda de retorno de muestras OSIRIS-REx llegó al asteroide Bennu —casualidades del destino, casi al mismo tiempo que la sonda Hayabusa 2 hizo lo propio con el asteroide Ryugu, un asteroide cercano con una forma muy similar a Bennu— y el avión suborbital SpaceShipTwo realizó su primer vuelo a la frontera del espacio (más o menos). Por otro lado, en 2018 hemos dicho el adiós definitivo al telescopio espacial Kepler, la sonda Dawn y el veterano cohete Delta II. Curiosity sigue explorando Marte, aunque por contra Opportunity muy probablemente se haya perdido para siempre. También continúan funcionando en órbita marciana las sondas Mars Odyssey, MRO y MAVEN, mientras que Juno sigue explorando el interior de Júpiter.

La sonda InSight logró aterrizar en Marte (NASA).
La sonda OSIRIS-REx ha llegado a Bennu (NASA).

Este año se ha celebrado el vigésimo aniversario de la Estación Espacial Internacional (ISS), cuyo futuro más allá de 2024 es incierto. EEUU mantiene su intención de desarrollar la estación lunar Gateway, que, aunque no ha sido aprobada formalmente, en 2018 ha progresado significativamente y está más cerca de ser una realidad. Gateway se ha convertido en una estación internacional en miniatura y se confirma la participación de Rusia con una esclusa.

La estación lunar Gateway (NASA).

Rusia

Roscosmos ha tenido un año movidito con los sustos del agujero que se descubrió en el módulo orbital de la Soyuz MS-09 y el fallo en el lanzamiento de la Soyuz MS-10, que afortunadamente no se saldó con ninguna víctima. Eso sí, Rusia fue un año más el único país del planeta Tierra que ha lanzado misiones tripuladas al espacio (cuatro, incluyendo la Soyuz MS-10, que no alcanzó la frontera del espacio por muy poco, aunque si finalmente rebajan la altura de dicho límite se podrá considerar una misión espacial). Por otro lado, 2018 ha sido un año nefasto para los lanzadores rusos desde el punto de vista comercial. Este fue el primer año en el que el éxito del Falcon 9 de SpaceX ha repercutido de forma dramática en las misiones de cohetes rusos. El Protón solo ha realizado dos misiones, ninguna de ellas comerciales, mientras que el Zenit no ha llevado a cabo ningún lanzamiento.

La tripulación de la Soyuz MS-10, Nick Hague y Alexéi Ovchinin salen del edificio MIK-KA para declarar ante la Comisión Estatal antes de partir a la rampa (RKK Energía).
Lanzamiento de la Soyuz MS-10 (NASA/Bill Ingals).
Imagen de la “rocketcam” del Soyuz-FG de la Soyuz MS-10 en la que se aprecia la separación de dos de los cuatro bloques de la primera etapa mientras que el bloque de la izquierda (Bloque D) sigue unido por el extremo al Bloque A (Roscosmos).
La cápsula de la MS-10 tras el aterrizaje (Roscosmos).

Mientras, un año más Roscosmos sigue perdiendo el tiempo con los planes de futuro del Angará A5 y el Soyuz 5/Féniks/Irtish/…, por no hablar del próximo lanzador pesado, que estrena un diseño nuevo prácticamente cada mes. La industria aeroespacial rusa no ha sabido responder al desafío de SpaceX. No solo ha llegado tarde, es que ni siquiera lo ha intentado. Se han paralizado los proyectos para desarrollar versiones ligeras del Protón capaces de competir económicamente con el Falcon 9, mientras la copia del Zenit, el Irtish, sigue desarrollándose a paso de tortuga. Los artículos en la prensa rusa acusando a SpaceX de hacer dumping para favorecer el acceso a contratos del gobierno estadounidense (o sea, una forma de subvención encubierta) son un síntoma de la desesperación del sector aeroespacial ruso. Da igual que el asunto del dumping sea verdad o no. Del mismo modo que las quejas de la NASA a la subida del precio de los asientos en la Soyuz a partir de 2011 eran totalmente injustificadas —nadie obligó a EEUU a que abandonase su programa tripulado—, la responsabilidad del fracaso económico de los lanzadores rusos, especialmente del Protón, recae única y exclusivamente en Roscosmos. Si te pegas un tiro en el pie, luego no busques culpables.

Inspeccionando la Soyuz MS-09 durante la EVA-45A (ESA).

El impacto de SpaceX en las operaciones de otros cohetes, especialmente el Ariane 5 y el Ariane 6 europeos, también es considerable, pero Europa —y menos aún China— no dependen tanto de los beneficios económicos de los lanzamientos comerciales como la industria rusa. Como nota positiva, el cosmódromo de Vostochni ha sido el escenario de dos lanzamientos y Roscosmos ha lanzado tres naves de carga Progress a la ISS.

Lanzamiento del Protón-M con el Blagovest 13L (Roscosmos).

Resto de países

Un año más Europa ha continuado con sus lanzamientos de cohetes Ariane 5 y Vega. Eso sí, el Ariane 5 nos dio un susto en enero durante la misión VA-241 en la que sufrió un fallo parcial por culpa de una desviación anómala de trayectoria al despegue. La ESA ha logrado lanzar la ambiciosa misión BepiColombo a Mercurio y la sonda ExoMars TGO ha comenzado a estudiar la atmósfera Marte, aunque por ahora no ha logrado detectar el polémico y misterioso metano. India y Japón han continuado con sus operaciones espaciales sin novedad. India presentó oficialmente la nave tripulada Gaganyaan, que debe poner en órbita dos astronautas indios en 2021 y este año realizó una prueba de su sistema de escape. La sonda japonesa de retorno de muestras Hayabusa 2 ha llegado al asteroide Ryugu y ha depositado tres pequeños rovers (incluyendo al europeo MASCOT) en la superficie del mismo.

Asteroide Ryugu (JAXA).
Así se vio la superficie del asteroide Ryugu desde uno de los rovers Minerva (JAXA).
Gaganyaan, la futura nave tripulada india (ISRO).


49 Comentarios

  1. Vaya apretón que ha dado China con respecto a su media de lanzamientos de los últimos años, ¿no? De no haber sido por eso, SpaceX le habría dado a Estados Unidos la primera posición seguramente.

  2. Tres tendencias:

    Se ha roto con un techo de lanzamientos desde 1990, que al final no es más que decir, que después de 30 años de la caída de la URSS la astronautica recupera el ritmo…y todo parece que en los próximos años iremos a más y podremos romper el récord mundial de lanzamientos…especialmente con las nuevas familias de lanzadores pequeños…esto es una gran noticia para el sector…

    China por primera vez lidera el ranking de lanzamientos, y lo que te rondare morena en el futuro, más si varias de sus compañías privadas tienen éxito con sus lanzadores…

    SpaceX sigue rompiendo récord, ha logrado el mayor numero de lanzamientos de un lanzador USA en un mismo año, en la historia…y todo parece que seguirá aumento el ritmo, y ya el próximo año al menos dos FH también volarán…

    Y por último me encanta ver en el cuadro a otro nuevo país con capacidad de lanzamiento propia, ya tenemos a Nueva Zelanda, quizás el año que viene estén Brasil, Indonesia y Australia…y si todo sigue las proyecciones en 5 años, quizás los países con capacidad orbital se dupliquen…esto es una noticia fabulosa, pues se está diversificando la industria espacial en el mundo…

    Feliz año nuevo a todos, y a esperar el resumen de lo que viene en 2019 que promete ser espectacular…y gracias Daniel, por un año más iluminarnos con tus excelentes post…

  3. Excelente resumen Daniel. Es increible como en un lapso relativamente breve se impuso Spacex como industria privada (sacando el debate de subsidios) para lanzamientos comerciales.

    Feliz año para todos!!

  4. Fantástico año esperemos que 2019 sea igual o mejor esperemos que todo salga bien en el primer lanzamiento de la dragón tripulada para que EEUU vuelva al espacio , que Rusia vuelva a tener un programa espacial decente , que china siga liderando y que spacex siga inovando saludos y un feliz año nuevo para todos

    1. No sé si tiene solución el problema ruso. Sólo pueden mantener artificialmente con inversión del gobierno el programa. Quizás que no muera, pero medio criogenizado, mientras India, China y EEUU avanzan en desarrollos.

      1. A los rusos no les interesa invertir en el programa espacial porque no les va a dar, en el futuro, el nivel de beneficios que obtienen invirtiendo en el programa armamentístico donde son punteros a nivel mundial.

        1. Eso es cierto, pero no es menos cierto que el armamento del futuro pasa por todo tipo de naves no tripuladas, y ahí es donde EEUU domina y va a dominar en el futuro.

  5. FDT: Acaban de aparecer las primeras imágenes del prototipo del BFS con los tres raptors en línea. Lo están montando realmente rápido. Elon dijo que para Marzo, pero igual da el primer “salto” para febrero.

    1. Prefiero pensar que será en Abril. Así no hay desilusiones. No entiendo por qué parece que se están adelantando tanto los plazos. Lo normal es retrasarse ¿Qué está pasando? Que conste que me parece una magnífica noticia. Acaso es para hacer que el Starship pueda enviar los satélites del Starlink a tiempo?

    2. Según las fotos, si el diámetro del Starship es de 9 mts, las boquillas es estos motores tendrían 1,26 mts de diámetro (coinciden con las de un Merlin atmosférico).
      Me parecen poco para unos Raptors de tamaño real. Estoy buscando las medidas que tendrían que tener de momento sin éxito.

      1. He encontrado en una presentación del 2017 que Elon daba unas medidas de 1,30 mts para el Raptor atmosférico y 2,4 mts para el de Vacío, así que no estaría muy lejos.

  6. Feliz año a todos los lectores del blog, y a Daniel en especial, por el alto ritmo de post y por tenernos puntualmente informados de las novedades astronáuticas.

  7. Gracias Daniel por este resumen.
    Triste por los rusos, alegre por los EEUU y China. Aquí en Europa no lanzamos, pero sigo pensando que es lo más sensato. Si tal como dicen los medios 2019 será la entrada de una segunda crisis, será mejor tener los bolsillos bien llenos para afrontar los retos.

    1. los lanzamientos representan beneficios económicos, pues se cobra por cada cohete lanzado, no lanzar nada es tener perdidas, porque tenes que pagar sueldos y mantenimiento de instalaciones

      1. Un cohete es como un taxi. Tampoco vamos a contratarlo porque sea guay el interior, o ver volar el cohete vacío. Hay que lanzar algo. Si no tenemos necesidad de más, qué le vamos a hacer.

    1. Suena a nombre de murga o chirigota, y en el pecado llevan la penitencia. Van a ir exhibiedo el nombre más feo y rídiculo de la cohetería mundial. No soy un “cohetetrastornado” porque pienso que esos artilugios no dejan de ser solo el medio para llevar algo allí arriba, lo importante es lo que se lleva. Pero encima con ese nombre, mi interés por la cohetería nacional es el mismo que por el fútbol, es decir ninguno.

      1. A vosotros os suena mal porque estáis acomplejados de vuestra propia cultura debido a los medios de comunicación españoles, que llevan atacando la cultura de su propio país durante décadas debido a su permanente e ignorante asimilación con el franquismo. Al resto del mundo les suena igual de bien o de mal que puedes sonarles el Falcon, el Ariane o el Taurus (sí, hubo un cohete estadounidense llamado así) y a nadie se les ocurre decir las tonterías que estáis diciendo vosotros. De hecho, sin ir más lejos, existe un coche italiano llamado “Lamborghini Miura” y creo que en Italia no tienen chirigotas.

        Opiniones como las vuestra empiezan a cansar mucho en España. Un poco de madurez no os vendría mal.

          1. Sabes que el Miura es una especie de toro. Así que ponerse al nombre es oponerse a una especie animal, sin buscarle más connotaciones rebuscadas. El toreo va por otro lado, aunque vayan ligados (si se llamara el cohete Lidia-2, todavia podría colar). Hay que hablar con propiedad.

            Que yo no digo nada si eres de esos que defienden que los toros de lidia deberían desaparecer como especie, ya que sólo sirven para el toreo. Yo soy más partidario de acabar con el toreo (que es un evento muy bárbaro para estos tiempos), sustituyéndolo por la asociada y tan antigua tradición de los recortes 8originada en la cultura minóica cretense); antes de exterminar una especie animal, como hace muy bien la especie humana queriendo o no, para “salvarla”. Además de toda la economia asociada que se podría redirigir en vez de eliminar de un país que no tiene ni para trenes nuevos en la actualidad, que me imagino que habrá un tope de degradación de la economia española antes de caer al nivel de vida miserable de 1929-1936; ya no digo 1936-1941.

            Es más, Adolf Hitler pensó algo parecido cuando inundó el metro de Berlín durante la batalla por la ciudad en 1945, para evitar que los que allí se refugiarán (mujeres y niños) sufrieran en manos aliadas; sólo que los berlineses aún hoy no le han visto la gracia a un plan tan “magistral”.

            Y sobre todo la ética se fundamenta cuando se menciona, no es un concepto universal e inapelable que soltar como así. Todos tenemos nuestra ética propia, hasta los criminales la tienen. Es lo que la diferencia de la moral, normalmente asociada a una fe religiosa; la cual está mucho más acotada y definida, no permitiendo reinterpretaciones.

            En cuanto a los medios de comunicación, son empresas privadas o estatales en busca de cuota de mercado, beneficios y forma de ejercer su poder, no son organizaciones de caridad, ni siquiera un ente divino. La confianza y credibilidad en ellas debería ser como la que tenemos en Hacienda, Gas Natural, Santander o Telefónica. No les pidamos milagros.

          2. Esta respuesta en realidad es para GM, pero no puedo responderle directamente. Antes de pedir a los demás que hablen con propiedad hazlo tú. Miura es el nombre de una ganadería, como mucho de una “raza” de toro, pero en absoluto de la especia. La especie de los toros de Lídia es Bos primigenius taurus, eso por un lado.
            Por otro lado, deja de inventar. Cuando has oído tú a un antitaurino decir que hay que acabar con las especie? Ya no te contenta si con usar el estupido argumento de: si prohibimos las corridas, los toros se extinguen. Si no que, encima, dices que son los antitaurinos los que quieren eliminar las especie 😂😂😂.

            Lo que habría que hacer con el toro es dejarlo vivir libre en reservas, ocupando el lugar del Uro (especie salvaje e la que procede), el cual extinguimos por exceso de caza. Utilizar el toro para, a su alrededor, regenerar todo un complejo ecosistema que fue eliminado por la actividad humana, recuperando un trocito de la naturaleza que nos hemos cargado. Y sorpresa! Ese tipo de sitios generan puestos de trabajo y riqueza! Quien lo diría? Probablemente más que el mundo del toreo, que vive a base de ayudas públicas.

          3. Llámalo especie o raza (cada gandería maneja una raza o razas específicas, e incluso de diseño propio) pero es un subtipo animal que podria ser preservado, aun así, por motivos conservacionistas.

            Y aunque ya has fundamentado al fin tu argumento y no aspiro a convencerte, si eliminas la gandería asociada al toreo hoy; podría pasar como los animales circo envenados, el burro en peligro de extinción o determinadas subespecies de cabras autóctonas en desaparición en zonas donde la explotación caprina ha desapericido por el progreso económico. Pero esos casos claro que no te interesan.

            Me gustaría que no fuera así, pero en el mundo predominantemente artificial que vivimos, lo que no es rentable no es preservable en el tiempo; y ahí incluyo tu reserva natural a costa del erario público (a no ser que hagas como Monte Perdido en sus años de explendor y sobrecargues la montaña con turistas y su basura en detrimento de flora y fauna que quieres preservar).

            Además, que te metas con la dehesa a estas alturas es un poco tarde, desde los romanos hasta la crisis de la alta Edad Media en Castilla se ha ido configurando este ecosistema artificial, que, irónicamente, si no se coserva con la explotación ganadera actual (bueno, o como dices tu metiendo billones de dinero publico para conservar este entorno de manera no económica, que según tú es más rentable que el sistema actual) truncaría la recuperación de especies como el lince ibérico, el jabalí o el lobo; ya que estos han encontrado muy ventajosa la interacción con el toro y otras especies ganaderas, al convivir y complementar con el ecosistema mantenido para estos.
            Cambia ahora este entorno por el antiguo bosque que había en la península ibérica, a ver si todas las especies se adaptan más rápido que con la dehesa aeste otro ecosistema de origen artificial, y suerte con los incendios forestales que se provocarán donde no los había (más recursos a la prevención y extinción, y puede que hasta te carges a la gente de algún pueblo por estos desastres).

  8. ¡Feliz año a todos los espaciotrastornados! Daniel, en 2018 has mantenido un nivel altísimo del blog, enhorabuena.
    Creo que se te ha pasado comentar el estado de la Federatsia rusa, creo que Roscosmos hizo alguna presentación durante el año sobre el avance y los planes de lanzamiento creo que siguen por 2021 o así.

  9. Pues lo mas inmediato que está por venir es lo de la sonda china en la cara oculta de la luna, que llegará dentro de un par de días, algo histórico

  10. La entrada del blog al nivel de la astronáutica en el 2018, es decir, ¡sensacional!

    Sigo todas las noticias que va publicando Daniel, pero las navidades siempre son especiales por el panorama del año que sale y las previsiones del que entra. Ojalá 2019 sea todavía más exitoso que 2018, que tiene buena pinta.

    Especialmente espero que SpaceX siga sorprendiéndonos.

    Feliz año a todos!

Deja un comentario