¿Es ‘Oumuamua una vela estelar alienígena?

El objeto interestelar ‘Oumuamua sigue dando que hablar. Su descubrimiento  el año pasado demostró que nuestro sistema solar recibe la visita relativamente regular de cuerpos que se formaron hace miles de millones de años alrededor de otras estrellas. ‘Oumuamua se aproximó a nuestro sistema solar desde la constelación de la Lira a unos 26 km/s; no por casualidad, sino que es esa la dirección a la que se dirige el Sol en su movimiento alrededor de la Galaxia y, por lo tanto, es más probable que un objeto errante interestelar se acerque por ahí (para ser precisos, apareció a 6º del ápex solar). ‘Oumuamua pasó por el perihelio a unos 38 millones de kilómetros del Sol sin que nadie lo detectase y fue descubierto cuarenta días más tarde desde el observatorio Haleakala en Hawái el 19 de octubre de 2017. Inicialmente se pensó que era un cometa de nuestro sistema solar, pero pronto se comprobó que su órbita era hiperbólica, es decir, que no era un “hijo del Sol” y que, además, la ausencia de cola y coma apuntaban a que se trataba más bien de un “asteroide”, entendiendo como tal un cuerpo sin alto contenido en volátiles (o sea, hielos).

‘Oumuamua es visitado por una flora de pequeñas nanovelas láser (Maciej Rebisz).

Las observaciones de los telescopios CFHT en Hawái, junto con el Gémini Sur y el VLT en Chile indicaban que se trataba de un cuerpo muy oscuro y rojizo, probablemente con una forma bastante alargada, algo que parecía apoyar la hipótesis del asteroide. Sin embargo, observaciones adicionales más recientes realizadas con el telescopio espacial Hubble y otros instrumentos terrestres han demostrado que “algo” está perturbando la órbita de ‘Oumuamua. ¿La conclusión de algunos medios? ‘Oumuamua es una nave interestelar alienígena. Evidentemente hay un par de saltos lógicos en esta argumentación, así que intentemos aclarar de qué va este asunto.

Si la anómala órbita de ‘Oumuamua ha vuelto a despertar el interés del público es por una combinación de factores. Por un lado, un reciente artículo de un grupo de investigadores liderado por Marco Micheli publicado en Nature Letters confirma que la anomalía es real. ¿Aliens? Para nada. Este tipo de desviaciones de una órbita son normales en muchos cuerpos menores del sistema solar, más concretamente en cometas. Y es que los chorros de gas y polvo que expulsa un núcleo cometario generan cambios apreciables en la órbita de estos cuerpos. Un momento, ¿pero no habíamos quedado que  ‘Oumuamua no era un cometa? Eso creíamos, pero no olvidemos que nadie lo ha visto de cerca. ‘Oumuamua es muy pequeño —podría tener entre 250 metros y un kilómetro de diámetro— y pasó velozmente a mucha distancia de la Tierra para que pudiésemos estudiarlo como es debido. Si el polvo expulsado por ‘Oumuamua estuviese formado por granos de polvo muy pequeños se podría explicar por qué no se detectó ninguna coma durante su paso por el perihelio. De hecho, el famoso cometa Encke emite muy poca cantidad de granos de polvo de pequeño tamaño en el perihelio.

Paso de ‘Oumuamua por el Sol (Wikipedia).
Trayectoria de 'Oumuamua (Meech et al.).
Trayectoria de ‘Oumuamua (Meech et al.).

No es de extrañar que el paper de Micheli et al. concluye que la causa más probable de la pequeña desviación de la órbita de ‘Oumuamua esté causada por la emisión de gases propia de un cometa. Los autores descartan otras posibles causas como el efecto Yarkovsky, una colisión o la acción de campos magnéticos, entre otros. En definitiva, una explicación nada exótica y que en realidad supone un alivio para la mayoría de astrofísicos, ya que un cuerpo cometario encaja mejor con la supuesta naturaleza de un objeto interestelar a la deriva como ‘Oumuamua. Es más probable que un cometa, situado normalmente en la parte exterior de un sistema estelar, sea eyectado fuera de su sistema que un asteroide, que es un tipo de cuerpo localizado preferentemente en la parte interna del sistema. En los últimos meses numerosos investigadores habían ideado mecanismos a cual más extraño para explicar la expulsión de un asteroide de un sistema estelar. Pero si ‘Oumuamua es un cometa todo vuelve a tener sentido.

Una de las posibles formas de 'Oumuamua de acuerdo con los datos del ESO (ESO).
Una de las posibles formas de ‘Oumuamua de acuerdo con los datos del ESO (ESO).

El asunto se habría quedado ahí de no ser por otro paper menos prestigioso publicado por Shmuel Bialy y Abraham Loeb. El artículo estudia si es posible que la desviación de la órbita de ‘Oumuamua sea debida a la presión de radiación de la luz del Sol. Este mecanismo afecta la órbita de algunos asteroides pequeños del sistema solar y fue considerado por el grupo de Micheli, pero lo descartaron porque para explicar la variación en la órbita de ‘Oumuamua este debería tener una densidad entre cien y mil veces inferior a la de los asteroides de tamaños similares. Bialy y Loeb, sin embargo, se apoyan en la falta de observaciones que avalan la teoría cometaria para proponer que ‘Oumuamua podría ser una vela estelar alienígena (es decir, una nave que viaja de estrella en estrella muy lentamente propulsándose mediante la gravedad de las mismas y la presión de radiación de su luz durante el paso por el perihelio aprovechando el efecto Oberth). Así, a palo seco. O no tanto, porque Loeb es un experto en velas estelares y no es la primera vez que intenta explicar un fenómeno astrofísico invocando su presencia. Ya el año pasado sugirió que las ráfagas rápidas de radio (FRB) podrían ser resultado de los haces máser empleados para propulsar velas interestelares alienígenas. No nos debería llamar la atención el que Loeb participe en el proyecto Breakthrough Starshot que quiere enviar una flota de nanovelas láser a Proxima Centauri.

Bialy y Loeb inciden en la ausencia de pruebas de la naturaleza cometaria de ‘Oumuamua: nada de coma, ni cola, ni líneas espectrales correspondientes a gases, ni la rotación esperada en el núcleo de un cometa —sobre todo este punto—, ni nada similar. Por lo tanto, concluyen, ‘Oumuamua no es un cometa, así que el único efecto capaz de explicar la desviación de su órbita es la presión de la luz de Sol. Pero de ser así, como ya apuntaba el equipo de Micheli, su densidad sería muy baja. Perfecto, dicen Bialy y Loeb, porque eso concuerda con la hipótesis de que se trata de una vela estelar alienígena, ya que estas naves tienen por definición una densidad bajísima. No obstante, los dos autores no dicen que esta sea la única explicación a la naturaleza de ‘Oumuamua, solo que es una de ellas.

Huelga decir que la hipótesis de Bialy y Loeb no pasa la prueba de la navaja de Occam, especialmente después de que el grupo de Micheli demostrase que el comportamiento de este cuerpo es compatible con el de un pequeño cometa. ¿Qué es más probable? ¿Que ‘Oumuamua sea un cometa a pesar de que no hayamos podido detectar su coma durante su breve paso por el Sol o que en realidad se trata de una nave interestelar alienígena? Mmmmm, déjame pensar…

as
Duración de una misión a ‘Oumuamua en función de la velocidad y la fecha de lanzamiento (i4is).

Pero no tenemos por qué quedarnos con las dudas. Lo mejor es que mandemos algún tipo de sonda hacia este intruso interestelar (como el Proyecto Lyra). Paradójicamente, uno de los tipos de sonda que podría emplearse para alcanzar a este cuerpo que se aleja a gran velocidad de nosotros es una nanovela láser similar a las propuestas para el proyecto Breakthrough Starshot. Así que, en el improbable y remoto caso de que ‘Oumuamua sea una nave procedente de otra estrella en plan “Rama” , seríamos testigos de cómo nuestras velas láser interceptan una vela estelar alienígena. Un guion digno de Arthur C. Clarke, sin duda. Y, aunque se trate de un “simple” cometa, sería una oportunidad de oro para analizar en detalle un objeto nacido alrededor otra estrella. Pero debemos darnos prisa, porque cada año que pasa será más difícil alcanzarlo.

Referencias:

  • https://www.nature.com/articles/s41586-018-0254-4
  • https://arxiv.org/pdf/1810.11490.pdf
  • https://www.nature.com/articles/s41550-018-0398-z


163 Comentarios

  1. Ayy los amarillistas de siempre y teóricos de la comparasion se frotan las manos con esto y más ahora con el alto nivel de analfabetismo científico que hay en el periodismo no especializados todo muy lamentable 😤

    1. Ya, y tu movil es el único del mundo con el corrector analfabeto que pone “comparaSión” en vez de “comparaCión”…

      ¿No te cansas de dar vergüenza ajena?, es un chiste que tu hables del analfabetismo de otros.

  2. Casi con absoluta seguridad es un cometa… pero recordemos las expectativas que teníamos cuando, día a día, recibíamos fotos de mejor calidad de Plutón obtenidas por la New horizons… creo que habría que multiplicar ese suspenso por 100 si pudieramos realizar un sobrevuelo similar a Oumuamua!
    Además, existe una ´minima chance de que sea algo totalmente distinto a lo que creemos que es!
    No se podría financiar un clon de NH para resolverel misterio? Habrá algún KBO en la misma trayectoria para sacar más rédito científico a esta posible misión? La contra mayor que le veo es que su trayectoria transcurre en un plano en el que no creo que haya nada interesante para ver.

    1. Creo que sería mejor algo como la sonda Lira pero viendo el desinterés por la exploracion espacial que hay en la dirigencia mundial no lo esperaría muy pronto 😞

  3. 😮 para para para!!!! Daniel, me estas diciendo que los cometas se “propulsan” con la cola de evaporación? (jamas se me ocurrió)
    Daniel ¿es posible que un cometa de nuestro sistema “viejo” (y “gastado”) tenga una órbita elíptica debido a esta “propulsión”? ¿cuanto modifica una órbita?. me refiero a cometas que ya estén por completo sin hielo, polvo y gases. 🙂

    1. ¿Cuánto Delta-V puede proporcionar la evaporación de los componentes volátiles?

      Si el cuerpo gira sobre sí mismo, la aceleración se anula mayoritariamente (supongo).

      1. Teniendo en cuenta que la cola del cometa siempre va en dirección contraria al Sol, si esta ejerciera un empuje (que parece plausible), sería continuamente en esa dirección.
        Ahora, desconozco que Delta-V le puede proporcionar al cometa.

      2. las colas de los cometas aparecen al acercarse al sol, y siempre en dirección contraria al sol. justo cuando se acercan a su máxima velocidad orbital.

        me gustaría que Daniel (marin) nos diera su opinion. 🙂 🙂

        1. No, a ver, eso no tiene ni pies ni cabeza. Los gases se evaporan mayoritariamente en el hemisferio que da al Sol, luego la luz y el viento solar empujan la cola hacia el lado contrario, pero desde ahí ya no empuja al cometa, lo empuja al evaporarse/sublimarse.

      3. No tinen porque se emisiones regulares. Si son depositos de volatiles esporadicos pueden cambiar la trayectoria y como dice Daniel, esto se ha comprobado.
        Esta noticia de estos «cientificos» demuestra que no son cientificos sino unos psrudocientificos en busca de minutos de atencion.

  4. Rapida respuesta de Eureka al bulo!
    Pero Bialy y Loeb han dejada clavada la insidiosa espina de la duda. A ver si alguien con ganas de lucirse dona un cohete veloz con una camara… 😉

    1. Mi celular tiene mejor cámara que cualquier maquinita que manden los de la NASA y para colmo de tiran fotos truchas, mal coloreadas y photoshopeadas… Acá nadie puede decir que algo es falso, porque nadie tiene pruebas reales de que así sea.

      1. Wow, menudo “razonamiento”, campeón.

        Lo que está claro es que nunca te has parado a informarte de como funcionan las cámaras con las que trabajan en el espacio, será por información sobre el tema.

  5. Muchas gracias por estos pedazos artículos que haces. Llevo años leyéndote y me encanta tu blog.

    Quería hacer una pregunta que seguramente ya esté respondida,… ¿quán probable crees que es que enviemos una sonda a Oumuamua, en general, ya sea en 2 años o en 10…?

    Gracias.

    1. No soy Víctor, pero las probabilidades de que mandemos una sonda capaz de interceptar este objeto, son por desgracia completamente mínimas (hay un cuadro/gráfica en el artículo en el que se detalla el impulso necesario que debería tener una sonda para alcanzarlo en función de la fecha de lanzamiento de la misma).

      Cada día, el objeto se aleja más, y el DeltaV necesario, para alcanzarlo se incrementa, lo que supone que hace falta o bien una sonda con una nueva tecnología sin probar (como una nanosonda con vela solar), o una sonda muy grande y con mucho peso, y por tanto que necesita mucho tiempo para diseñarse , construirse y lanzarse, y sobre todo para que dicha misión sea aprobada, y sea como fuere, mucho dinero; dinero que por otra parte ya está invertido en otras misiones.

      Las probabilidades que JAXA, ESA, NASA, Roskosmos, u otra agencia espacial, o un conjunto de agencias se muevan y lleguen a un acuerdo, para que haya opciones de conseguir, una partida de dinero bastante alta y excepcional, para una misión así, diría que son muy muy muy pequeñas.

      La mejor opción, ahora mismo, es asumir que hemos perdido las opciones de estudiar este objeto. Pero a cambio, poner en servicio nuevos observatorios, para escudriñar mejor la llegada de esos objetos y otros del propio sistema solar (no vaya a ser que un objeto extrasolar o solar nos borre del mapa o nos la líe parda), e ir preparando, una misión para ser lanzada, en cuanto se detecte otro objeto, de fuera del sistema solar, para poder estudiarlo.

      Aun así, esas opciones son también, a día de hoy, bastante bajas.

      La misiones científicas espaciales, van por desgracia, a paso de tortuga, en cuanto a su aprobación, y los fondos suelen ir a objetivos a largo plazo y a lo seguro.

      Es triste, pero es lo que hay.

      Esperemos que la llegada de nuevos lanzadores comerciales más capaces y mucho más baratos, haga que al fin las agencias espaciales, se desentiendan en la medida de lo posible de ese tema, y destinen sus presupuestos íntegramente, al diseño y creación de programas tripulados, y sobre todo a sondas y misiones científicas, en lugar de a los lanzadores; porque si alguien espera, incrementos realmente serios, en los presupuestos de las agencias espaciales para que puedan con todo, pues vamos a tener que esperar sentados, y hasta que las ranas crien pelo.

      Salu2

      1. El problema es también la burocracia y el tiempo extra que se tarda en desarrollar una misión por culpa suya.

        Eso dicho, respecto a conspiranoias podría ser peor.

  6. Gracias Daniel por tu entrada, regularmente te sigo pero acabo de ver en Facebook un apunte de CNN sobre el “origen extraterrestre de Oumuamua”, y cada vez que me encuentro algo así busco en los blogs de los divulgadores serios, y, pues ya aquí tú me tenías la respuesta.

    1. A mi me ha gustado la referencia a Occam. Para mi Occam = Sentido Común.
      Aprovecho para dar las gracias a Daniel Marín, por la labor de escribir la entrada, para poder tener una referencia seria sobre el tema.

    1. Es “necesario” que exista un ganador de la lotería por definición.
      Que eso sea una nave de los Aliens no.

      La comparación que haces sólo confirma que no sabes de qué estás hablando.

    2. La navaja de Occam es una actitud, una forma de afrontar la explicación de las cosas, dar como buena la explicación más sencilla, más probable. O sea, como he observado en infinidad de ocasiones, si juego a la lotería asumo que no me va a tocar, porque es muy poco probable.

      Pero no siempre lo menos probable no sucede. Por eso sigo jugando a la lotería y por eso el Celta va a jugar liga… pregunten en Leicester…

      Si descubro emisiones, con variación estacional, de metano en Marte… en la Tierra Occam me diría que probablemente tienen origen biológico. En Marte, aún combinado con restos de sustancias orgánicas antiguas en el fondo de un antiguo lecho marino, se tiende a atribuir a metano atrapado en el hielo que se va liberando y, casualmente, después de cientos de miles de años aún sigue saliendo…. ya digo, Occam es una actitud.

      (digo “casualmente” porque entiendo que el metano liberándose desde el hielo se acabaría en un tiempo, no sé cuanto, pero parece que nos ha pillado la época de emisión)

    3. Dani, tu ejemplo de la lotería no vale. La Navaja de Occam no trata de probabilidades, sino de economía de las explicaciones. Lo que la Navaja de Ockham dice es que entre dos o más teorías que explican un fenómeno determinado es preferible la que requiere menos supuestos no probados. Recurrir al supuesto no probado (aún) de la existencia de civilizaciones extraterrestres capaces de viajes interestelares hace que su teoría pierda frente a otras que se apoyan en conocidos fenómenos naturales.

  7. Cuando lei el título de este artículo casi se me cae la tostada en el tazón del desayuno con consecuencias directas sobre mesa, suelo y ropa de trabajo…. Leyéndo el texto de esta entrada he salvado la situación.

    1. Imágínate, SB, los titulares de la mañana en un mundo alternativo:
      “Confirmado: Oumuamua es una nave interestelar alienígena”.
      “El Celta de Vigo golea al Barça y se afianza como líder de la Liga”.
      “Donald Trump, destituido y procesado por fraude fiscal”.
      “La sentencia del Tribunal Supremo obliga a los bancos a pagar el impuesto de las hipotecas”.
      Pero va a ser que no… 🙂

      1. Mas improbable todavía:
        “El Supremo anula el impuesto sobre las hipotecas”.

        En el futuro:
        “Confirmado el origen artificial y extraterrestre de Oumuamua, se debate
        entre enviar una nave que lo capture o una que lo destruya.

      2. Jejeje, los del Pontevedra simpatizamos más con el Depor, aunque este domingo nos visita su filial, el Depor “B”. En el tema futbolero soy localista. Más posible y verosimil que lo de la vela alienígena de Ommamua vería un titular del estilo: “El Pontevedra consigue volver a Primera División después de 50 años” 😉

        Todo lo otro que citas acertadamente es, en efecto, también altamente improbable, pero, creo, más verosimil que la mano alienígena en Ommamua.

        Saludos.

      3. Te ha faltado decir:
        “El real Madrid baja a segunda”
        “El SLS desbanca a los demas vectores de lanzamiento existentes”
        y “El telecopio James Webb sale, al final, por la mitad del precio presupuestado”

        Con eso lo habrias redondeado

  8. Supongo que si con el tiempo el objeto sigue acelerando o cambiando su órbita, la opción “fantástica” cobrará protagonismo. Si de repente se vuelve a comportar como un cometa normal o un asteroide, o cualquier cuerpo en una órbita como la que lleva, se perderá el interés. Pero como bien dice Daniel, a qué esperamos para enviar aunque sea una simple cámara de fotos con una antena hacia allá. Aunque tarde 20 años en interceptarlo, creo que ¿por qué quedarnos con la duda?
    Pero bueno, seguro que pincho en hueso y ni por asomo ninguna agencia espacial se decide a investigar. Somos así de burros en este planeta nuestro…

  9. Justo en el punto de máxima aproximación de Oumuamua a la tierra, note que mi hernia discal vibraba en la frecuencia de fa sostenido. Poco después resonaba en mi bemol, y así fue cambiando periródicamente de frecuencias, que fui anotando y luego reproducí en un teclado. Es reggaeton , de modo que si es una nave alienígena es mejor dejarla pasar, son unos horteras.

  10. Habria preferido un articulo sobre la mision Dawn y su final, pero el blog es de Dani y puede hablar de lo que quiera.

    Es mucho mas probable que sea algo natural, no artificial, y ademas parece demasiado grande para ser lo segundo a menos que fuera una especie de nave nodriza soltando sondas menores. Pero si, pide a gritos ser estudiado. Con lo que sea.

  11. Primera pregunta de un ignorante como yo:

    Hecho: por primera y única vez (hasta el momento) se descubre un objeto interestelar.

    Conclusión: “Su descubrimiento el año pasado demostró que nuestro sistema solar recibe la visita relativamente regular de cuerpos que se formaron hace miles de millones de años alrededor de otras estrellas”

    Y… ¿cómo?

    Quizá sea así y ahora empecemos a detectar muchos, pero lo de “demostró” me parece “aventurado”.

    ¿Y si fuera un suceso extraordinariamente extraño? Razón para enviar una sonda antes de que sea demasiado tarde.

  12. Segunda pregunta de un ignorante como yo:

    ¿Se propulsan los cometas con la expulsión de gases? ¿se ha observado alguna vez?

    Quiero decir una contribución neta en la dirección de la trayectoria. Se supone que cualquier expulsión de gas implique un empuje, pero en algo que está rotando relativamente rápido las contribuciones se anularían en su conjunto. ¿De dónde vendría la falta de simetría?

    Hay que enviar una sonda para averiguarlo.

  13. Se determinó que Oumuamua era un asteroide. Incluso se inauguró una denominación para este tipo de objetos.

    Por las variaciones de albedo y su rotación se determinó que probablemente era un objeto alargado y “rígido”, quizá muy metálico, pero desde luego suficientemente consistente para que se mantuviese cohesionado con la forma y rotación que tenía y no se hiciera pedazos.

    Hecho: se observa una “anomalía” en su trayectoria esperada, está acelerando.

    Conclusión; eso que habíamos determinado que es un asteroide, debe ser un cometa de un tipo que nunca hemos observado antes pues emite partículas que no hemos visto por ningún lado, incluso cuando ya está por la órbita de Júpiter, lejos del calentón del Sol, justo provocando una aceleración neta de la trayectoria.

    ¿seguro?

    Por favor, envíen una sonda cuanto antes a ver qué diablos es eso.

    (lo de la vela solar… es un aprovechategui)

    1. En cualquier caso, lo de asteroide por la fuerza ha de caerse. Y si se trata de elegir entre un cometa anómalo o un objeto creado por una civilización, ambas opciones son extrañas. En este caso concreto, es muy poco verosímil que se trate de una sonda o una nave extraterrestre, porque viaja con muy poca velocidad. De hecho, hasta nosotros pensamos en alcanzarlo, y no tenemos tecnología para realizar viajes interestelares en condiciones. ¿Por qué va tan lento? ¿Se trata de una Voyager a la que se le ha abierto un depósito por culpa de un micrometeorito? ¿Un gazapo? ¿Una nave que se expulsa de la constelación de Lira por un gesto poético, de igual manera que aquí mandamos globos a la atmósfera?
      Evidentemente, solamente podemos hipotetizar porque casi no hemos tenido ocasión de estudiar ese objeto, y también es sumamente especulativo fijar una probabilidad al escenario de un objeto artificial, pero dada la poca utilidad práctica de un viaje de esas características, personalmente opto por el cometa sorpresa.
      En cualquier caso, el Universo es un lugar muy dinámico, y seguro que veremos, conforme avancemos en nuestra capacidad de detección, muchos más cuerpos como Oumuamua.

      1. En cualquier caso, creo que todos estaríamos de acuerdo en que hay que ir a mirar.

        Ahora mismo, la explicación correcta es “no sabemos lo que pasa”.

        Para mí, la explicación más probable ahora es que se trata de un asteroide y la medida de aceleración en la trayectoria hay que repetirla, es lo que lo distorsiona todo.

        1. Coincido contigo en la explicación correcta, pero no creo que haya que ir a mirar. Sería muy interesante, desde luego, pero tendremos muchas más oportunidades como ésta. Nuestras capacidades de observación, a escala espacial, son muy primitivas, y sabemos que pasamos muchísimos objetos por alto. Con un poco de paciencia, detectaremos otro Oumuamua, pero no meses después de que pasase por el punto de máximo acercamiento, sino meses antes. Yo esperaría por el siguiente.

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 7 noviembre, 2018
Categoría(s): ✓ Astronáutica • Astronomía