Una sonda para estudiar Encélado

Por Daniel Marín, el 13 julio, 2014. Categoría(s): Astronáutica • NASA • Saturno • Sistema Solar • Sondasespaciales ✎ 18

Encélado es, junto a Europa, el mundo del Sistema Solar que más atrae a los astrobiólogos. La existencia de géiseres de agua en el polo sur de esta luna es un indicio claro de la presencia de un mar subterráneo bajo la corteza de hielo. Por lo tanto, el estudio de Encélado es una de las prioridades de la comunidad científica -cuyo lema es ‘sigue la pista del agua’-, ¿pero cómo sería una sonda destinada a investigar en detalle este fascinante lugar?

Enceladusstripes_cassini
Encélado visto por la Cassini. Las marcas azuladas del polo sur son las famosas ‘rayas de tigre’ por donde surgen los géiseres (NASA).

A pesar de su pequeño tamaño, apenas 500 kilómetros de diámetro, Encélado es uno de los pocos mundos del Sistema Solar que actualmente están geológicamente activos. En este caso, las culpables de esta actividad son las fuerzas de marea que deforman esta pequeña luna, calentando su interior en el proceso. Por supuesto, y como suele ocurrir en ciencia, no todo el mundo está de acuerdo con la hipótesis de un mar de agua líquida bajo el polo sur de Encélado. Por ejemplo, de acuerdo con el modelo de los ‘géiseres fríos’ bastaría una bolsa de agua dentro de la corteza de hielo para crear los géiseres. Y otros modelos ni siquiera necesitan algo semejante y explican los chorros como cristales de hielo sublimados desde zonas de la superficie más calientes. El caso es que nadie sabe cómo se forman exactamente los géiseres, localizados todos ellos en las fracturas del polo sur conocidas como las ‘rayas de tigre’. Evidentemente, si queremos saber qué pasa exactamente en Encélado tenemos que ir allí.

Captura de pantalla 2014-07-13 a la(s) 13.15.12
Modelo genérico del interior de Encélado (NASA).
Captura de pantalla 2014-07-13 a la(s) 13.07.32
Modelo de géiser frío para explicar los chorros de Encélado con bolsas de agua líquida dentro de la corteza de hielo (Wikipedia).
680eb8fcb561
Modelo de sublimación para explicar los géiseres con un océano interno de agua y amoniaco a una temperatura de -103º C (Wikipedia).

Lo malo es que sabemos que las cosas en la NASA no están para echar cohetes precisamente, así que una misión a Encélado debería tener un presupuesto muy bajo si quiere tener alguna oportunidad de ser aprobada. Un ejemplo de este tipo de misión es JET, una sonda de bajo coste que sobrevolaría los géiseres de Encélado para estudiar su composición y averiguar si existe o no un mar subterráneo. JET está muy bien -y ya podemos darnos con un canto en los dientes si nuestra generación logra ser testigo de una misión así-, pero dejemos por un momento que nuestra imaginación vuele libremente y supongamos que vivimos en un mundo alternativo donde la NASA dispone de un presupuesto mucho mayor. En ese caso, ¿qué sonda sería la ideal?

Captura de pantalla 2014-07-13 a la(s) 13.12.19
Las ‘rayas de tigre’ destacan en esta imagen de infrarrojo tomada por la Cassini, lo que demuestra que están a una temperatura superior al resto de la superficie (NASA).
Captura de pantalla 2014-07-13 a la(s) 18.44.21
Dos modelos de la estructura interna de Encélado (NASA).

Pues lógicamente, una sonda de tipo Flagship. De este tipo son las misiones más caras de la NASA, como por ejemplo Curiosity o Cassini. Dependiendo del presupuesto real y la configuración de la sonda, la NASA concibió ya en 2007 tres posibles misiones a Encélado de tipo Flagship. La más ambiciosa sería una sonda que orbitaría Encélado y depositaría un pequeño vehículo de aterrizaje en el polo sur. Esta versión se denominó Enceladus-OL (por ‘orbiter’ y ‘lander’). Una variante más económica -y menos arriesgada- sería un orbitador de Encélado, o Enceladus-O. Por último, la opción más conservadora sería un orbitador de Saturno que sobrevolaría ocasionalmente Encélado, como la Cassini. Para compensar el poco atractivo de una misión así, esta sonda dispondría de un vehículo de aterrizaje, por lo que esta versión ha sido bautizada como Saturn-OL. Tanto Enceladus-OL como Enceladus-O estarían dotadas de una etapa propulsora (booster) con propergoles hipergólicos que se usaría para la inserción orbital en órbita de Saturno y alguna que otra maniobra propulsiva. Esta etapa se desecharía antes de la inserción orbital alrededor de Encélado.

1024px-Enceladus_geysers
Los géiseres de Encélado vistos por la Cassini (NASA).
Captura de pantalla 2014-07-13 a la(s) 18.45.11
Los géiseres de Encélado (en medio de la imagen) son la fuente que alimenta de partículas de hielo al anillo E (NASA).

Las tres versiones serían lanzadas mediante un cohete Delta-IV Heavy (el lanzador norteamericano más potente en servicio) y alcanzarían Saturno mediante propulsión química o con una etapa superior de propulsión eléctrica (SEP). Si se opta por la propulsión química tradicional, serían necesarios varios sobrevuelos planetarios para conseguir la velocidad adecuada. La trayectoria más prometedora es la VVEES, es decir, aquella que incluye dos sobrevuelos de Venus y dos de la Tierra. En este caso se podría llegar a Saturno en ‘sólo’ doce años (!). Por contra, si decidimos usar la SEP, el tiempo de vuelo se reduciría a 6,5-7,5 años, incluyendo un sobrevuelo de la Tierra. De emplearse, la SEP estaría encendida durante unos mil días al comienzo de la misión y contaría con cuatro motores iónicos (uno de ellos de reserva) a base de xenón. Por supuesto, en cualquiera de los casos se emplearían generadores de radioisótopos (RTG) para producir electricidad. Lo ideal sería emplear RTG de tipo Stirling (ASRG) para reducir la cantidad de plutonio, pero estos sistemas han sido recientemente cancelados por la NASA. Las tres versiones también llevarían un blindaje de Kevlar-epoxy para protegerse del choque con las partículas de los géiseres de Encélado.

Captura de pantalla 2014-07-13 a la(s) 18.53.44
Posibles trayectorias a Saturno usando sobrevuelos planetarios (NASA).
Captura de pantalla 2014-07-13 a la(s) 18.53.56
Trayectoria a Saturno con una etapa SEP y un sobrevuelo de la Tierra para alcanzar el objetivo en unos 7 años (NASA).

Desgraciadamente, debido a la geometría orbital no podremos usar la gravedad de Júpiter para alcanzar Saturno hasta 2035 (sí, la Cassini tuvo mucha suerte). Una vez en órbita de Saturno, la sonda sobrevolaría Titán -y de paso lo estudiaría con sus instrumentos- para ajustar su órbita de tal forma que pudiera pasar por Encélado. Para la versión orbitadora se incluirían además sobrevuelos de Rea. En el caso de la variante con un aterrizador serían necesarios sobrevuelos de Rea y Dione para alcanzar el objetivo.

Captura de pantalla 2014-07-13 a la(s) 18.58.30
Órbita de trabajo inicial de una misión a Encélado (NASA).

La variante Enceladus-OL, con una masa al lanzamiento de 6,3 toneladas, se pondría en órbita de Saturno y durante tres años y medio procedería a realizar 30 sobrevuelos de Rea y 45 de Dione para reducir la Delta-V de la inserción orbital en Encélado en unos 2,13 km/s. La órbita alrededor de Encélado tendría una altura de 200 kilómetros y una inclinación de 45º, con una velocidad orbital de unos 130 m/s. Una vez al año durante el transcurso de la misión se intentaría situar al orbitador en una órbita polar de 100 kilómetros de altura durante 24 horas para mejorar la cobertura de la superficie y explorar en profundidad el polo sur.

Captura de pantalla 2014-07-13 a la(s) 19.01.51
Elementos y configuración de lanzamiento de la misión Enceladus-OL (NASA).
Captura de pantalla 2014-07-13 a la(s) 19.02.42
Detalles de la sonda Enceladus-OL (NASA).

El aterrizador se separaría al final de la misión primaria desde la órbita inclinada 45º, por lo que debería realizar una maniobra para situarse en una trayectoria que cruzase el polo sur de Encélado. La zona de aterrizaje estaría situada entre los 70º de latitud sur y el polo austral, o sea, donde se encuentran las famosas ‘rayas de tigre’. Por supuesto, el aterrizaje sería totalmente autónomo, para lo cual se emplearía software capaz de guiar a la nave a partir de las imágenes del terreno y de un altímetro láser LIDAR El sistema de propulsión sería monopropelente e incluiría un motor de 22 newtons de empuje a base de hidracina. Al igual que ocurría durante los alunizajes de la mayoría de sondas automáticas, los motores se apagarían a unos veinte metros de altura y la sonda caería lentamente hasta la superficie para evitar así que pudiera volcar durante el contacto con el suelo.

Captura de pantalla 2014-07-13 a la(s) 19.03.06
Aterrizador de la misión Enceladus-OL (NASA).
Captura de pantalla 2014-07-13 a la(s) 20.05.36
Trayectoria del aterrizador (NASA).
Captura de pantalla 2014-07-13 a la(s) 19.04.03
Secuencia de aterrizaje (NASA).
640px-Enceladus_ultra_closeup
Vista en alta resolución del polo sur de Encélado por la Cassini (NASA).

La sonda de aterrizaje estudiaría directamente la composición de los géiseres y mediante un sismómetro intentaría dilucidar la estructura interna de Encélado, aunque sin duda lo más espectacular serían las imágenes de la superficie helada. Este aterrizador no usaría RTGs, así que dependería exclusivamente de baterías, de ahí que su misión no podría exceder los ocho días. La misión Enceladus-OL tendría una duración total de entre 14 y 17 años, siete de ellos en Saturno.

Captura de pantalla 2014-07-13 a la(s) 19.01.13
Esquema de la misión Enceladus-OL (NASA).

La versión orbitadora Enceladus-O no incluiría una sonda de aterrizaje, pero a cambio dispondría de un radar de apertura sintética para estudiar el espesor y propiedades de la corteza de hielo de Encélado. Hasta treinta sobrevuelos de Rea en un plazo de dos años y medio serían necesarios para reducir la Delta-V de la maniobra de inserción orbital alrededor de Encélado en unos 1,6 km/s. La órbita inicial tendría unos 45º de inclinación, por lo que sería necesario un cambio de plano para alcanzar una órbita polar que permitiese cartografiar toda la superficie de Encélado con la mayor resolución posible. Enceladus-O tendría una masa de 5,8 toneladas al lanzamiento, aunque el orbitador propiamente dicho sólo pesaría 1,9 toneladas.

Captura de pantalla 2014-07-13 a la(s) 19.11.05
Elementos y configuración de lanzamiento de Enceladus-O (NASA).

Por último, la versión Saturn-OL usaría una etapa SEP para acortar el tiempo de vuelo a unos siete años y no estaría dotada de una etapa propulsora al no existir la necesidad de situarse en órbita de Encélado. Una vez situada en órbita alrededor de Saturno, ajustaría su trayectoria gracias a Titán para efectuar un sobrevuelo de Encélado cada 8,22 días. En total, la sonda llevaría a cabo unos 50 sobrevuelos de Encélado. Los primeros 33 serían para cartografiar la luna en alta resolución y analizar los géiseres (12 sobrevuelos atravesarían directamente los chorros). 15 sobrevuelos adicionales servirían para realizar experimentos de radio y refinar así los modelos de la estructura del interior de Encélado. Los dos últimos sobrevuelos estarían reservados para las operaciones con el vehículo de aterrizaje.

Captura de pantalla 2014-07-13 a la(s) 19.13.07
Sonda Saturn-OL con una etapa propulsora SEP (NASA).
Captura de pantalla 2014-07-13 a la(s) 19.12.55
Configuración de lanzamiento de la Saturn-OL (NASA).
Captura de pantalla 2014-07-13 a la(s) 21.07.39
Sonda de aterrizaje de Saturn-OL (NASA).
Captura de pantalla 2014-07-13 a la(s) 19.48.27
Secuencia de aterrizaje (NASA).

Al no estar en órbita de Encélado, el aterrizador debería realizar maniobras propulsivas con una Delta-V de 3,6 km/s para posarse en la superficie. Por lo tanto, la cantidad de combustible que debería portar sería mucho mayor que en el caso de la versión Enceladus-OL. La secuencia de aterrizaje y operaciones de superficie serían similares a las del Enceladus-OL, pero en este caso el aterrizador debería grabar todos los datos para transmitirlos al orbitador durante su siguiente paso por Encélado unos ocho días después.

Captura de pantalla 2014-07-13 a la(s) 19.12.32
Esquema de la misión Saturn-OL (NASA).

Actualmente no existe ningún proyecto para mandar una sonda a Encélado y, si tenemos en cuenta que ni siquiera se ha aprobado la misión Europa Clipper, no creo que veamos ninguno en mucho, mucho tiempo. Pero más tarde o más temprano cambiaremos de opinión y entonces alguien se decidirá a explorar el misterioso polo sur de esta pequeña y fascinante luna.

Referencias:



18 Comentarios

  1. Hola Dani!.
    Muchas gracias por esta impresionante entrada… apasionante… leer el último párrafo y me estrellé en el polo sur de mi “encéfalo”… jo, que palo leerlo… todo iba de maravilla hasta ese párrafo (jejeje), pero la realidad es la que manda… muchas grcias, Dani, por el artículo.
    Saludos.

  2. Cada vez que leo un artículo parece que hay menos ideas que vayan a ser llevadas a cabo en un plazo corto y medio (en escala de exploración espacial). Si seguimos así, a veces tengo la sensación de que vamos a conocer un mundo donde no haya ninguna sonda funcionando, ninguna estación espacial en marcha y ninguna nave capaz de hacer vuelos tripulados.

  3. El problema de la NASA, es que tiene poco dinero y luego un gran porcentaje se lo gasta en unas pocas cosas.

    Presupuesto 2014 : 17.646,5 millones de $
    – Estacion Espacial Internacional + apoyo a actividades espaciales : 3.778 millones $ (21% del presupuesto)
    – SLS/Orion : 3.115,2 millones de $ (17,65 % del presupuesto)
    – Apoyo entre agencias: 2.793 millones de $ (15,83 % del presupuesto)
    – Vuelo espacial comercial: 696 millones de $ (3,94 % del presupuesto)
    – Telescopio James Webb (AKA el agujero negro) : 658 millones de $ ( 3,73 % del presupuesto)

    Estas 5 cosas se llevan el 62,15% del presupuesto de la NASA , creo que aparte de que la NASA necesita un mayor presupuesto , tambien necesita gestionar mejor los gastos y evitar programas que se salen de su presupuesto original como el James Webb , y aqui el ejemplo:

    año Año Planeado de lanzamiento Presupuesto
    1997 2007 500 M$
    2003 2011 2.500 M$
    2008 2014 5.100 M$
    2013 2018 8.800 M$

    Esperemos que el SLS no se convierta en otro agujero negro para la agencia.

  4. Bonito proyecto, pero va a ser que no…

    Eso sí, cada vez está más claro que el futuro de la propulsión espacial será nuclear o no será nada. Sólo con eficientes sistemas de propulsión térmica nuclear (combinados, por qué no, con sistemas de propulsión eléctrica) será posible acortar esos enormes tiempos de vuelo.

    Y no estamos hablando de motores de curvatura, sino de proyectos y propuestas muy estudiadas que duermen el sueño de los justos en los cajones de empresas y agencias. Pero claro, lo nuclear no mola, no vaya a ser que enfademos a los ecologistas y “contaminemos” el espacio (uno de los argumentos más estúpidos que he leído para rechazar la energía nuclear en el espacio y muestra de la profunda ignorancia científica de nuestra sociedad).

    A seguir soñando.

    1. Yo creo que los motores térmicos nucleares sólo serían recomendables en viajes tripulados con objeto de aprovechar su empuje para superar los peligrosos cinturones de radiación de manera rápida.
      Para sondas no tripuladas, la propulsión iónica (que, como bien indicas, puede alimentarse mediante un reactor nuclear) es mucho más eficaz que la térmica nuclear. De hecho incluso con una etapa superior química adecuada y una etapa de crucero iónica-nuclear podría salvarse el escollo del cinturón de radiación en viajes tripulados.

      Yo creo que la propulsión térmica nuclear no se va a utilizar nunca.

      Saludos.

      1. Pues si queremos algún día enviar astronautas más allá de la Luna, una de dos, o usamos propulsión térmica nuclear o usamos sistemas de propulsión eléctrica avanzada que vayan alimentados por reactores nucleares (tipo VASIMR). De una forma u otra, la energía nuclear tendrá que estar, sí o sí, presente en la expansión humana por el sistema solar. A no ser que no querramos ir a ningún sitio, claro.

        Yo digo, sostengo y repito que proponer meter a una tripulación de cuatro o seis personas en una pequeña nave propulsada por energía química y tenerla viajando ocho meses para ir a Marte es un disparate monumental que incrementa los riesgos de salud y los problemas logísticos. Cuanto más rápido, mejor. Y lo que vale para humanos, vale para sondas: con sistemas de propulsión más eficientes, la razón de masa baja y puedes enviar una carga científica más deprisa o bien mucha más carga en el mismo tiempo.

        Existen propuestas bastante estudiadas de sistemas de propulsión nuclear térmica (NTR) que combinan lo mejor de dos mundos, como: los sistemas térmicos nucleares bimodales y trimodales. Ahí está por ejemplo el proyecto TRITON (“Trimodal capable Thrust Optimized Nuclear propulsion”). Como su propio nombre indica, este motor funcionaría en tres modos: (1) como NTR estándar, con un empuje de 56.750 kilogramos y un Isp de 900 segundos; (2) como generador eléctrico nuclear, produciendo entre 25 y 100 KW de potencia; (3) en “postcombustión”, con un alto empuje.

        Este sistema trimodal de funcionamiento es idóneo para misiones marcianas por su flexibilidad. El modo 1 (empuje moderado, alto Isp) sería adecuado para acelerar naves tripuladas, mientras que el modo 3 (alto empuje) se emplearía para el envío de grandes cargas no tripuladas en viajes algo más lentos o para la salida rápida de órbita de aparcamiento de naves tripuladas. Todo estaría en función de la razón de masas a emplear.

        En un vuelo de carga con un DeltaV de 7,7 km/s la fracción de carga útil podría ser del 40% de la masa total del vehículo, mientras que en una nave cuyo único fin fuese el traslado de los expedicionarios hasta la órbita marciana, la fracción de carga útil podría ser del 17%. Si se empleasen técnicas de aerofrenado, la nave tripulada podría quemar más propelente para que la duración del viaje se acortase en lo posible.

        Russell Joyner, uno de los responsables del proyecto, propuso en su día que el modo 2 (generación eléctrica) fuese aprovechado para obtener más velocidad en la fase de crucero empleando la energía para alimentar un sistema de propulsión eléctrica iónica o, mejor aún, de magnetoplasma. Ello permitiría reducir la duración del viaje a 80 ó 90 días. De llevarse a cabo la propuesta de P&W, el presupuesto del programa sería de unos 800 millones de dólares (de hace una década).

        La cuestión es ¿están las potencias y las agencias dispuestas a hacerlo o prefieren seguir enterrando millones en cazabombarderos carísimos con problemas en los motores que impiden que vuelen (como le ha pasado al F-35) y que al final serán sustituidos por “drones” mucho más baratos y eficientes? Porque sólo la fabricación de 7 cazas J-35 es más cara que todo el proyecto TRITON.

        Además, si el SLS se va a construir ¿qué sentido tiene si no es para poner en el espacio cargas muy pesadas como la que supone un motor nuclear? Y que no me vengan con lo del “peligro para el medio ambiente” en un planeta cuyos océanos están llenos de submarinos de propulsión nuclear con y sin misiles.

        1. La NASA quizá puede quedar atrás en la exploración espacial debido a su pobre presupuesto, pero quizá otras agencias, más tarde o más temprano, terminen tomando la posta y sean más atrevidos con proyectos ambiciosos.

          No sé, aunque veo a los chinos aún en pañales y a los indúes aún más niños (en términos astronáuticos), especulo que eventualmente podría haber un proyecto ambisioso en que terminen cooperando estos dos países junto con roskosmos y salga algo lindo. Sé que quizá soy demasiado optimista pero, pensando un poco, China está embarcada en convertirse en una potencia espacial, aunque sólo sea como propaganda política.

          Coincido en que la energía nuclear es el futuro del viaje espacial, y no entiendo porqué la comunidad científica no hace campañas para sacar de la ignorancia a los ecologístas.

          Saludos.

          1. Pobre presupuesto.? jejeje tu no asvisto el presupuesto de todas las demas agencias del mundo si los juntamos todos no llegarian al de la Nasa´eso si queson pobres. presupuestos.

        2. Todo lo que dices es bien cierto; a mi entender el único escollo real (salvo la ausencia de una propuesta de misión seria, ambiciosa y con intención, sea tripulada o no) es el apellido nuclear.
          Cuando se desarrolló la propulsión nuclear térmica o a pulso (ORION) lo “nuclear” era sinónimo de “energía del futuro” y poténcia ilimitada, eran los 50-60, pero su imagen ha empeorado mucho a pesar de ser la fuente de energía más segura Megavatio por Megavatio… Hay que ser polícamente muy valiente para proponer una misión con apellido nuclear hoy día, a pesar de que sea la opción más práctica y obvia (la única si queremos salir REALMENTE de la órbita baja).
          No coincido con el comentario anterior en que la NTP “no se va a utilizar nunca”, ya que su flexibilidad y sencillez pueden representar una alternativa a la propulsión nuclear eléctrica (que en mi opinión es lo que deberían perseguir todas las agéncias espaciales desde hace una década).
          Resumiendo; a la espera de políticos valientes o la tan soñada nueva carrera espacial más allá de la Luna…seguiremos mareando la perdiz

  5. He leido en RT que el presupuesto para la licitación del nuevo bombardero (fondos clasificados o algo así) ha subido de 270 millones hace unos años a 2700 o algo así, vamos que lo deben estar haciendo ya en plan producción.

    Para eso sí hay presupuesto…. y luego les suelen destruir con la mirad… digo con misiles.

    1. 2700 me parece un poco exagerado, como 270 me parece un poco corto, habría que remontarse muchos años y ahí las devaluaciones y repreciaciones de las monedas dificultan comparar. Pero bueno, lo digo un poco de oído.

      Pero sí, tu ejemplo es perfecto para retratar el peso de ambas cosas. Se entiende que EEUU tenga un gran presupuesto militar, pero, cuando con una porción ínfima de ese gasto sacarías adelante una misión así en pro de la ciencia y el prestigio de su propio país, te das cuenta de lo triste de la situación. Que ojo, lo mismo pasa con China, con Rusia, no tanto ahora, pero también se da el caso.

      Triste, muy triste…

      1. http://actualidad.rt.com/actualidad/view/134044-nuevo-bombardero-estrategico-eeuu-parece-existiendo

        El presupuesto del LRS-B proyectado en el Programa de Defensa del Pentágono aumentó de 258,7 millones en el año fiscal 2013 a 3.400 hasta 2019, un nivel de gasto que sugiere que se trata de una producción en lugar de un programa de diseño e I+D.

        “Este desarrollo previo también ayudaría a explicar por qué la Fuerza Aérea se plantea conseguir en tan solo diez años que este sistema tenga capacidad operativa, según la Solicitud de Propuestas, cuando sistemas igual o menos complicados, como el F-22 y F-35, han requerido más de 20 años”, explican analistas.

        ———————————–

        3400 millones para 2019 … je, me había quedado corto.

        A mi me parece estupendo que saquen su mega bombardero mazo caro, pero luego que no recorten tanto en el espacio.

        Aparte que se les quemó un motor de uno de sus cazas de 5 generación y los han parado a todos y se han puesto a investigar… jajaja, que mala imágen para las exportaciones, ya andan los ingleses preguntando.

        1. ahhh perdona, lo habñia entendido mal, te referías al proyecto en sí, vale vale. Sí, entonces los datos son perfectamente coherentes.

          Lo que dices del caza que se les quemó… poca broma, están perdiendo mercado y mucho. Sí, tendrán mejores cazas, los necesitan (sugún ellos) para la defensa nacional, pero no terminan de entender que los rusos les sirven a los compradores sus aviones, más fáciles y baratos de mantener (y no mucho peores, nada más lejos de la ralidad), “al día siguiente”.

          1. Yo creo que el nuevo caza de 5 generación Ruso es muy superior a los cazas de 5 generación que están ahora en servicio en eeuu, por eso andan con tanta prisa para sacar este bombardero. OBVIAMENTE ES MUCHO MÁS NUEVO.

            Uno de los diseñadores del F18 dijo que creo que era el f-35 era muy malo y caro, que estaba al nivel de un caza de tercera generación en combate.

            ——————–

            Encima la gente que no es tonta prefiere comprar armas Rusas y Chinas, porque los eeuusanos y creo que los franceses no te dejan utilizarlos al 100% si es contra sus intereses. (cazas que no pueden tirar misiles porque no les dan las claves y marrullerías así)

            Por lo tanto prefieren armas de países más fiables que no te traicionen. Vamos armas que funcionen de verdad, no solo cuando le interesa al vendedor.

            Además las armas de eeuu (quitando los cazas) están empezando a ser de segunda categoría, mientras las empresas rusas, chinas, europeas dependen de las exportaciones, las de eeuu dependen de su mercado propio principalmente y en vez de invertir los beneficios en mejorarlas los gastan en reparto de dividendos. Y en vez de centrarse en lo que demandan los posibles compradores se centran en lo que demanda eeuu.

            Yo creo que eeuu como en muchas cosas, en el mercado de venta de armas se está equivocando.

            Por ejemplo, no quiso vender cazas de 5 generación a Japón, por lo que ésta decidió sacar su propio caza de 5 generación. (MUY CHULO POR CIERTO, están ahora haciendo las pruebas).

            Obviamente Japón necesita cazas porque China los está haciendo y Rusia ya los tiene y los puede vender a China.

            Y China se está disputando tropecientas islas con una manada de vecinos, vamos que se quiere quedar con el 90% del mar del Japón creo que se llama, que tiene petróleo y gas.

  6. Siempre me ha llamado la atención la Astronomía y los viajes en el sistema solar, pero pienso que es demasiado dinero y tiempo invertido en salir y buscar vida en otros planetas cuando lo que debemos buscar es alargar la vida de nuestra casa, La Tierra. No sé, es mi opinión.

    Saludos

  7. Digo yo humildemente y con una gran cuota de ignorancia. El GNC ( Gas Natural Comprimido) no iría bien para una de estas sondas..? Un equipito 5ta generación es ideal. Aunque creo q se congela podría llevar un termo con agua caliente para descongelarlo. Es económico… rendidor y liviano! Acá en Argentina anda muy bien. hablando un poco más en serio… saben perfectamente que los ANUNAKIS no permitirán más presupuesto para explorar el espacio y sí para q nos exterminemos unos a otros. Saludos.

Deja un comentario

Por Daniel Marín, publicado el 13 julio, 2014
Categoría(s): Astronáutica • NASA • Saturno • Sistema Solar • Sondasespaciales