Problemas de refrigeración en la ISS

El sistema de refrigeración de la ISS ha vuelto a ser el protagonista de las noticias provenientes de la estación espacial. Protagonista negativo, se entiende. Y es que uno de los dos circuitos redundantes de refrigeración quedó fuera de servicio el 11 de diciembre por culpa del fallo de una válvula de control de la temperatura. Las buenas noticias son que los astronautas no corren ningún peligro. Las malas son que si el otro circuito también falla estaríamos un problema muy grave.

Captura de pantalla 2013-12-14 a la(s) 13.35.19
Localización de la válvula defectuosa (Collect Space).

El problema radica en la válvula FCV (Flow Control Valve) del Circuito A, un mecanismo que se encarga de controlar la temperatura del amoniaco del sistema de refrigeración. Existe una válvula FCV por cada uno de los dos circuitos (A y B) de refrigeración de la ISS y forman parte del sistema PFCS (Pump and Flow Control Subassembly), a su vez parte del sistema ECTS (External Thermal Control System). Cada válvula se encuentra en el exterior de la estación en una unidad ORU (Orbital Replacement Unit).

Las válvulas FCV mezclan el amoniaco caliente de las líneas del sistema con el amoniaco frío procedente de los radiadores de la ISS para alcanzar la temperatura óptima de trabajo. Parece que la FCV no se está cerrando correctamente y ha permitido entrar demasiada cantidad de amoniaco frío en el Circuito A, por lo que la temperatura es demasiado baja (-32º C) para permitir un funcionamiento correcto. Aunque el control de tierra ha puesto en servicio el Circuito B, se ha decidido apagar la mitad de los equipos en el módulo japonés Kibo, el europeo Columbus y en el nodo Harmony. Esta medida tiene como objetivo evitar que la temperatura del refrigerante supere los 4º C, la máxima a la que puede operar el sistema ECTS de forma segura. Mientras, el Circuito A sigue funcionando sin regular la temperatura de la ISS y el control de tierra sigue recibiendo telemetría del sistema.

Captura de pantalla 2013-12-14 a la(s) 13.35.30
Localización de la ORU con la válvula (Collect Space).
Captura de pantalla 2013-12-14 a la(s) 12.45.50
Esquema del sistema de refrigeración externa de la ISS (NASA).

En los próximos días se llevarán a cabo varias actividades extravehiculares para sustituir el módulo PM (Pump Module) donde se encuentra la válvula FCV. Por suerte, existen tres módulos PM de reserva en el exterior de la ISS, así que por recambios no será. El módulo PM que ha fallado fue instalado en 2010 después de que el anterior también fallase, así que esperemos que la NASA haya guardado la garantía para reclamar. Para hacer las cosas un poco más dramáticas, los trajes EMU que se usarán en los paseos espaciales están actualmente siendo investigados después de que una fuga de refrigerante (vaya hombre, otra vez) casi provoca que el astronauta Luca Parmitano se ahogase dentro de su traje. En cualquier caso, los EMUs han sido declarados aptos para actividades de contingencia como la actual. Es en estas situaciones es cuando se demuestra la complejidad asociada a mantener a seis personas viviendo en el espacio exterior.



6 Comentarios

  1. Deseo que lo arreglen y quede bien, pero aun así, el programa de la EEI, no podrá llegar al año 2025 ni menos al 2030, por que empezará a tener costos más altos de mantenimiento. Así que el programa podría ser terminado en el año fiscal 2021. Pero no para centrarse el el programa SLS/Orion, que podría ser cancelado antes por ser costoso y poco funcional, sino para salvar el programa de exploración interplanetaria del sistema solar de sondas y rovers de la NASA.

    1. Piensa que la ISS es como un gigantesco mecano, así que solo se trata de ir llevando recambios según se vallan gastando, recambios que por otra parte se llevan tranquilamente en los viajes ya programados, no se de donde sacas el aumento del gasto en mantenimiento.

  2. Pobre ISS es más joven que yo y ya hay que hacerle «transplantes». Pero bueno, yo creo que por lo menos al 2025 llegará… (esperemos que más, porque no creo que en 40 años (perdon por el pesismismo) veamos un monstruo internacional de esta magnitud en el espacio). Por cierto, ¿qué hay de Gateway? A mi me llamó la atención desde el primer momento… Entre chinos y rusos podrían hacerla. Otra pregunta más (la última). En el supuesto caso de que tuvieramos un impulsor adecuado, ¿podríamos poner a la ISS en órbita lunar o en la localización propuesta para Gateway (L2 si no me equivovo)? ¿O la estructura no aguantaría?

    Saludos y perdón si la pregunta es muy absurda.

    1. Hombre la estructura debería de aguantar si se hace con un empuje pequeño, aunque sea a costa de gastar más energía claro.
      El problema principal en mi opinión es que estaría fuera de la protección de los cinturones de Van Allen, con el aumento en radiación que ello supone. Dudo mucho que esté preparada para ello.
      Aun suponiendo que soportase la radiación habría que actualizar la mayoría de los sistemas para la nueva situación, desde el dichoso sistema de refrigeración hasta las antenas de transmisión.
      Todo un reto, además hacerlo en el espacio complica todavía más las cosas.

      Pero lo que está claro es que una maniobra semejante sería épica. Varios órdenes de magnitud por encima de la proeza del satélite «Artemis».

      Un saludo!

  3. Estimado Daniel
    Favor escribir algo sobre la falla del traje espacial del astronauta italiano Luca Parmitano ocurrida durante un EVA y que se le lleno de agua el casco, segun las noticias se salvo de morir de milagro y la serenidad del mismo le salvo

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 15 diciembre, 2013
Categoría(s): ✓ Astronáutica • General • ISS • NASA • Sondasespaciales