Las Progress olvidadas

Por Daniel Marín, el 22 julio, 2013. Categoría(s): Astronáutica • ISS • Rusia • sondasesp ✎ 8

Durante las últimas décadas las naves tripuladas Soyuz y las naves de carga Progress se han convertido en una combinación formidable para garantizar la presencia permanente del hombre en el espacio. Las Progress puede que no sean atractivas y no acaparen los titulares, pero hacen el trabajo sucio. En estos años se han creado varias versiones de este vehículo, como las Progress M -actualmente en servicio-, Progress M1 y Progress M-M, todas ellas variantes de la versión básica de la Progress (7K-TG o 11F615A15) que debutó a mediados de los años 70. Recordemos que las Progress son, junto con el ATV europeo, la única nave espacial capaz de trasvasar combustible a la estación espacial internacional (ISS) para elevar su órbita. Sin Progress, la ISS debería ser abandonada inmediatamente.

Progress pesada transportando el módulo MTsM (RKK Energía).

Pero hubo un tiempo en que la empresa RKK Energía, fabricante de estas naves, barajó crear versiones pesadas con mayor capacidad de carga. Aprovechando las 14 toneladas de carga del cohete Zenit, Energía propuso una Progress mejorada, liberada de las limitaciones del cohete Soyuz (con una capacidad de cerca de 7,5 toneladas de carga). El primer proyecto en este sentido fue la Progress MT (11F615A75, la ‘T’ viene de tyazholi, ‘pesado’ en ruso) de 1987, con un compartimento de carga presurizado y más cantidad de combustible combustible para transferir a la estación espacial Mir 2. Este proyecto evolucionó hasta la famosa propuesta Progress M2 (11F61577) de 1993, capaz de transportar 5,7 toneladas de carga útil (frente a los 2,7 toneladas de la Progress M actual), incluidos unos 800 kg de combustible.

Progress MT de 1987, lanzada por el Zenit (RKK Energía).
Progress M2 de 1993 (RKK Energía).

Y es que el Zenit debía haber sustituido al Soyuz como vector principal en el programa espacial tripulado soviético. Además de las Progress M2, el nuevo cohete tenía que lanzar la nave tripulada Zaryá (14F70) -la ‘súper  Soyuz-‘ rumbo a la estación Mir 2. Pero la caída de la URSS hizo pedazos estos planes. El Zenit, construido parcialmente en Ucrania, pasó a ser un cohete ‘extranjero’ y Rusia decidió seguir confiando en el venerable Soyuz para lanzar las Progress convencionales. RKK Energía también estudió en los años 90 usar Progress y Soyuz mejoradas con un módulo orbital (BO) ampliado para poder transportar más carga útil. En este caso, estas Soyuz de mayor tamaño servirían como naves de carga, aprovechando su cápsula para retornar carga desde la estación. Se propusieron variantes para ser lanzadas mediante el cohete Zenit o el Yamal, una versión pesada del Soyuz con capacidad para 14 toneladas en órbita baja.

Progress propuesta a mediado de los años 90 con un BO de mayor tamaño que sería lanzada por el Yamal (RKK Energía).
Soyuz de carga con un BO ampliado lanzada por un Zenit (RKK Energía).

Estos proyectos no llegaron a fructificar, pero las Progress de gran tamaño no desaparecieron. Energía resucitó la Progress M2, esta vez bajo el nombre de Progress M3, en 1999. Esta nave de 12 toneladas debía haber sido lanzada por un Yamal o, si no quedaba más remedio, un Zenit. Ese mismo año también nacieron las variantes Soyuz TMS y Progress MS, capaces de permanecer 380 días en el espacio y, en el caso de la Soyuz TMS, con una precisión en el aterrizaje de 15 a 30 kilómetros (frente a los 30 kilómetros actuales).

Progress M3 de 1999 (RKK Energía).

La Progress M3 derivaría en la versión Progress MKM de 2000, que a su vez también debía servir de base para un sistema de transporte de módulos a la ISS. Estos módulos, creados a partir del segmento presurizado de las Progress M3, tendrían un volumen de 35 metros cúbicos. El primero de estos módulos debía haber sido el MTsM (Mnogo-Tselevoi Modul, ‘módulo multipropósito’), seguido de otros dedicados a experimentos científicos y tecnológicos.

Módulo para la ISS basado en la Progress M3 (RKK Energía).
Distintos módulos de carga e investigación basados en la Progress M3 (RKK Energía).
Módulo MTsM lanzado por un Zenit, arriba, y por un Protón, abajo (RKK Energía).
Módulo MTsM acoplado a la ISS (RKK Energía).
Estación privada de Energía de los 90 con un módulo presurizado especial (RKK Energía).

El módulo MTsM o sus derivados nunca alcanzó el espacio, pero sí lo hizo el Rassvyet, actualmente acoplado a la ISS. Eso sí, puesto que ninguna de estas versiones pesadas de la Progress se ha hecho realidad, el Rassvyet tuvo que ser transportado hasta la ISS mediante el transbordador espacial norteamericano. Estos proyectos se fueron olvidando durante la primera década del siglo XXI, en gran parte por la entrada en servicio del ATV europeo. Actualmente, RKK Energía ha sugerido versiones de carga de la futura nave tripulada rusa PTK-NP para reemplazar a las tradicionales, pero no sería de extrañar que en el futuro veamos cómo resucita alguna variante pesada de las Progress.

Referencias:

  • RKK Energia imeni S. P. Koroliova. Na rubezhe dvukh vekov, 1996-2001 (2001).


8 Comentarios

  1. Sin ser un cambio radical, cabe la posibilidad de ‘anabolizar’ a las actuales Progress desde 7.5 tn hasta las 8.3 tn para aprovechar la mayor potencia del Soyus 2.1B. No es un cambio revolucionario pero al menos el lanzador y su mayor potencia ya existen.

    Otra posibilidad, si lo que se busca es evitar crear dependencia de Ucrania, es revivir estos proyectos con un Zenit totalmente ruso.

  2. El cohete zenit es un buen cohete, siempre me sorprende su capacidad pese que a simple vista parezca un lanzador bastante “ajustado”. Me gustaria en un futuro (mas que nada por la futura desaparicion de las ATV) ver unas progress avanzadas como las de este post, sería un gran salto adelante teniendo en cuenta que EEUU utiliza cohetes con poquisima fuerza y que solo valen para llevar unas pocas toneladas a orbita baja… y sin otro uso mas que ese y las de lanzar cubesats y satelites reducidos. La soyuz bastante tiene con sus 3 tripulantes y si creo recordar bien solo pueden llevar 50 kilos (que 50 kilos ya son… un saco de patatas grande) a la ISS. Las naves japonesas HTV llevan bastante carga pero de acuerdo a su colaboracion en la ISS no con la suficiente frecuencia.

  3. Me sorprende que no hayan intentado añadir al Soyuz un sistema de líneas de transferencia de combustible desde los cohetes laterales hacia el central, igual que quieren hacer con el Falcon Heavy. La arquitectura del Soyuz lo permitiría sin cambios sustanciales, y se ganaría una capacidad de carga, que junto con la mejora del Soyuz 2.1B podría dar mucha vida extra a este lanzador, precisamente para lanzar versiones más pesadas de la Progress.

  4. Desarrollos válidos para LEO, que creo pueden ser económicamente competitivos cuando los rusos tengan un cohete totalmente “Made in Russia”.

  5. Muy interesante este artículo.

    La ProgressM2 me recuerda muchísimo al módulo-estación espacial Tiangong. Es curioso que además los Tiangong serán las naves de abastecimiento de la futura gran estación espacial china.

    Es lógico que la configuración coincida de una nave a otra. Un módulo de servicio y un módulo presurizado no admiten demasiadas variantes, pero ¿pudo haber algún diseño cedido por Rusia en la creación de la Tiangong?

Deja un comentario

Por Daniel Marín, publicado el 22 julio, 2013
Categoría(s): Astronáutica • ISS • Rusia • sondasesp