Sänger II y Horus

Por Daniel Marín, el 4 mayo, 2011. Categoría(s): Astronáutica • sondasesp ✎ 10

En 1985 la empresa alemana MBB (Messerschmitt-Bölkow-Blohm, actualmente parte de EADS) comenzó a investigar el diseño de un vehículo espacial que empleaba como primera etapa un avión hipersónico. El proyecto recibiría el nombre de Sänger II y entre 1988 y 1993 tendría el apoyo del gobierno federal alemán bajo el programa para el Desarrollo de la Tecnología Hipersónica.



Sistema Sänger II (MBB/EADS).

En 1987 MBB estimó que el coste del sistema Sänger sería de unos 15 millones de dólares (casi 30 millones actuales) por vuelo siempre y cuando se realizasen doce misiones al año. Esta cifra suponía el 10% de los gastos de una misión con un cohete convencional como el Ariane 5 (aunque la capacidad de carga también era mucho menor). Sin embargo, en 1994 el proyecto fue cancelado después de calcular mejor los gastos y determinar que sólo permitiría reducir los costes de lanzamiento en un 10-30% comparado con un lanzador desechable.

El Sänger II hubiese tenido una masa al lanzamiento conjunta de 750 toneladas. La primera etapa era una avión de 254 toneladas capaz de alcanzar Mach 6.7 y 37 km de altura, momento en el cual se separaría la segunda etapa. Esta segunda fase podía ser un cohete desechable llamado Cargus (con capacidad para 10-15 toneladas de carga) o un pequeño transbordador reutilizable denominado HORUS (Hypersonic Orbital Research and Utilization System). Horus tenía una tripulación de dos astronautas y podía llevar cuatro toneladas de carga, pero en caso necesario hubiese sido capaz de transportar hasta 36 pasajeros. Cargus y Horus usarían motores criogénicos (hidrógeno y oxígeno líquidos) para alcanzar la órbita. El avión hipersónico tendría una velocidad de crucero de Mach 4.4 y debía utilizar hidrógeno como combustible.


Avión hipersónico (MBB/EADS).


Versión de pasajeros del HORUS (MBB/EADS).


Estimaciones del coste de las operaciones del Sänger II comparado con un Boeing 747 (MBB/EADS).

Sänger II era muy similar a otros muchos proyectos que hacían uso de un avión hipersónico como primera etapa (como por ejemplo el programa soviético Spiral 50-50 de los años 60) y que gozaron de una enorme popularidad en los años 80 y 90. Pero si hoy me he acordado del Sänger II y del Horus es porque he visto los últimos modelos en 3D creados por Vadim Lukashevich para www.buran.ru:




Sänger 2 y Horus (Vadim Lukashevich / www.buran.ru).





Horus (Vadim Lukashevich / www.buran.ru). 

Siempre he pensado que el Sänger 2 y el Horus eran posiblemente los vehículos aeroespaciales más bonitos jamás creados por la mente humana. Las imágenes lo confirman.



10 Comentarios

  1. Oh… leí sobre ellos hace años, qué recuerdos 🙂

    Por un momento pensé que alguna empresa quería resucitarlos, pero el motivo de la entrada eran los modelos 3D, jejeje.

    Me ha entrado curiosidad, tendré que comparar lo que hubieran sido capaces de hacer con lo que sería capaz de hacer el Skylon, de construirse.

    Un saludo!

  2. @DarkSapiens: Skylon es un sistema SSTO, mientras que el Sänger II era de dos etapas. De este modo Skylon pretende reducir los gastos fijos del sistema (los más importantes), pero a cambio su desarrollo es más complejo y caro.

    Saludos

  3. Supongo que estos aviones/cohetes, tienen una aceleración máxima considerablemente menor que un cohete convencional.

    Si no me equivoco entonces los convierte en una opción ideal para turistas.
    Y es que aunque viajar a varias Gs puede ser una experiencia, debe ser un tanto incómodo y exigir una mejor condición física.

  4. Si no recuerdo mal, el Sänger a secas era de la época del III Reich y era un concepto muy parecido al de su sucesor.

    Este sistema de dos etapas, la primera un avión hipersónico ha debido ser bastante popular en la imaginería de la ciencia-ficción cinematográfica. Sin ir más lejos, el “Cuando los mundos chocan”, de George Pal, la nave con la que el selecto grupo de humanos y animales iba a evacuar la Tierra era de este tipo, con el añadido de una rampa para el despegue (con la que se supone que cogería impulso, pero que siempre ha sido un elemento muy querido en la ciencia ficción). Un detalle bien pensado es que la nave se deja frenar por la gravedad del planeta en el que se iba a aterrizar.

  5. ¿Este no era el Silbervogel?. Tenia una “primera etapa”, un trineo cohete que lo impulsaba a lo largo de un raíl elevado hasta velocidades supersónicas antes de despegar. Fué proyectado por Eugen Sänger. La forma del vehículo era muy similar a la del Horus, pero con cola. El proyecto se llamó RaBo, por Raketen Bomber, o bombardero antipódico.

  6. @Medved: Pues sí, aunque hay que tener en cuenta que el Silbervolgel de Eugen Sänger no tenía nada que ver con el Sänger II. La empresa MBB eligió el nombre Sänger para honrar al viejo ingeniero, nada más. Por cierto, sí que se parece al Orion III, no había caído.

    @Miguel: mítica película, aunque hace tantos años que la leí que casi no me acuerdo. La pondré en mi lista de cosas que ver.

    Saludos.

  7. Merece la pena pillarse el DVD, “Cuando los mundos chocan” tiene ese sabor de sci-fi años cincuenta.
    Por la descripción que se da del Silbervolgel, que es al que me refería yo, me parece que en la citada película lo reproducen casi al pie de la letra, ese era la idea que se tenía de una nave que va al espacio a principios de los 50.

  8. no tuve más información de este proyecto pero en una publicación que vi hace tiempo lo mostraban como proyección para este siglo¿acaso fueron razones politicas y de competencia economica los que primaron en su cancelación? en fin pero se veia más practico y de mejores lineas que el hoy cesado transbordador norteamericano,publiquen algo del buran o de los transbordadores rusos, muy buena información gracias por darla.

Deja un comentario

Por Daniel Marín, publicado el 4 mayo, 2011
Categoría(s): Astronáutica • sondasesp