Planetas habitables alrededor de enanas blancas.

Por Daniel Marín, el 19 marzo, 2011. Categoría(s): Astronomía • Estrellas • Exoplanetas • sondasesp ✎ 17

Al finalizar su vida, las estrellas como el Sol dejan atrás un remanente estelar denominado enana blanca. En el proceso, es muy posible que los planetas de tipo terrestre que existan a su alrededor queden totalmente incinerados. Sin embargo, las enanas blancas constituyen un escenario muy interesante para el futuro de la vida en el universo. La etapa de fusión nuclear de las estrellas, en la cual estamos viviendo, ocupará una pequeña fracción de la vida del Universo (supuestamente infinita). Por contra, las enanas blancas seguirán brillando miles de millones de años después de que se haya apagado la última estrella. Es posible que el destino de los seres vivos dependa de la existencia de planetas alrededor de estos astros.


Una enana blanca comparada con la Tierra.

Como ya comentamos en una entrada anterior, hasta la fecha no se ha descubierto ningún exoplaneta alrededor de una enana blanca. Estos planetas serían muy probablemente mundos de segunda o tercera generación, es decir, formados a partir de los restos planetarios generados durante la fase de gigante roja. En cualquier caso, ¿podría existir vida en estos mundos? Precisamente esto es lo que ha explorado en un reciente artículo Eric Agol, de la Universidad de Washington.

Al ser astros tan pequeños (del tamaño de la Tierra), la zona habitable alrededor de una enana blanca estaría situada muy cerca de la misma, entre 0,75 y 3 millones de kilómetros para enanas frías (con una temperatura superficial de 5000 K) y con 0,4-0,9 veces la masa del Sol. Las enanas blancas son grandes trozos de materia degenerada sin una fuente de energía interna. Con el tiempo -muuucho tiempo- se enfriarán hasta dar lugar a una enana negra. No obstante, el universo no es aún lo suficientemente viejo para que se haya podido formar alguna enana negra. La zona habitable alrededor de una enana blanca se encogerá a medida que el astro se enfría, pero aún así estamos hablando de escalas de tiempo enormes. Por ejemplo, un planeta situado a un millón de kilómetros de una enana podría permanecer hasta ocho mil millones de años dentro de la zona habitable, un tiempo equivalente a la vida del Sol.


Zona habitable alrededor de una enana blanca en función de la distancia y la vida/luminosidad (Eric Agol).


Posible aspecto de las curvas de luz de los eclipses de planetas habitables alrededor de enanas blancas (Eric Agol).


Densidad de probabilidad de detección de planetas alrededor de enanas blancas. El método del tránsito favorece en este caso la detección de planetas del tamaño de la Tierra (Eric Agol).

Un planeta situado en la zona habitable de una enana blanca podría eclipsar por completo la estrella vista desde la Tierra. Este hecho convierte a estos astros en potenciales objetivos del método del tránsito para detectar exoplanetas, aunque no será nada sencillo. 

Resulta paradójico pensar en la posibilidad de la existencia de planetas habitables alrededor de cadáveres estelares. Pero es posible que, algún día, nuestros muy lejanos descendientes se refugien en estos mundos mientras el resto del universo se apaga a su alrededor.

Más información:



17 Comentarios

  1. Gracias por el artículo. Abre una perspectiva absolutamente novedosa (para mí al menos, ue soy un lego) sobre las posibilidades presentes y futuras de la vida en el universo.

  2. DEFINITIVAMENTE ESTAMOS VIVIENDO EN UN UNIVERSO MUY COMPLEJO E INCREÍBLE…

    TAL VEZ NO SABEMOS NI LA PRIMERA PARTE DE LOS SECRETOS DEL UNIVERSO(SUPUESTA-MENTE INFINITO)

  3. Si, pero oyele el nombre enana blanca, es aproximadamente del tamaño de la tierra, lo cual quiere decir que es muy probable que la fuerza de marea no sea muy grande, habrìa que calcularla.

  4. La teoría aceptada mayoritariamente, nuestro Sol ante de convertir una enana blanca llegara a ser una Gigante roja que absorberá Mercurio, Venus y nuestra Tierra dentro de 5.000 millones de años.

    La posibilidad de que un planeta sobreviva a solo 3 millones de km. cuando nuestra Tierra esta a 150 millones de km. me parece imposible.

  5. @Carlos: las fuerzas de marea serían fuertes, pero permitirían la existencia de planetas siempre y cuando el periodo fuese superior a 5 h (límite de Roche).

    @Anónimo: si lees bien la entrada, yo no digo que sobreviva ningún planeta. Los mundos que orbiten las enanas blancas a poca distancia serán mundos de segunda o tercera generación, es decir, formados a partir de los restos del sistema original.

    @Gouki: el paper trata sobre enanas blancas “frías”, con una temperatura superficial inferior a los 5000 K. Las enanas calientes emitirían demasiada radiación, sí.

    Saludos.

  6. tm- es probable,que en el futuro lejano no necesitaremos un planeta en la zona habitable. por ejemplo se podra vivir dentro de un ordenador. incluso hay una posibilidad de que nuestro universo esta en un ordenador y a nosotros nos parece un mundo real.

  7. Interesante el artículo, aunque no deja de ser muy especulativo… [¡Aviso de rollo Macabeo!] Así a bote pronto le veo un par de problemas al tema. Haciendo de abogado del diablo:

    A tan poca distancia (y como dice en el artículo) cualquier planeta estaría acoplado por las fuerzas de marea, presentando siempre la misma cara a la estrella, como la Luna hacia la Tierra. Difícil que un planeta semejante, con diferencias de temperatura enormes entre las caras iluminada y oscura pueda ser habitable (si no me equivoco, se excluye dicha zona en la búsqueda de planetas habitables en estrellas en fase de secuencia principal).

  8. Y por otro lado, algo sobre lo que el artículo pasa de puntillas (algo lógico, pues no es el objetivo del trabajo): no veo fácil la formación de planetas tan cerca alrededor de una enana blanca solitaria. No me vale que pueda haberlos alrededor de un púlsar o los restos de una supernova, porque la evolución estelar de estrellas de masa alta es muy diferente a las de baja masa que acaban como enanas blancas. Los discos de polvo de los que habla alrededor de enanas blancas (si son los relacionados con la formación de la nebulosa planetaria que ya produjo) están mucho más lejos y son lentamente empujados hacia afuera por la presión de radiación de la estrella. Y la captura de planetas errantes es algo marginal…

    Menudo rollo que he soltado… pero es que el tema me toca bastante de cerca… 🙂

  9. @Miguel: bienvenidos sean los rollos 😉

    El estudio presupone que los planetas en la zona habitable sufrirán el tidal locking. De todas formas, las simulaciones de habitabilidad en planetas alrededor de enanas rojas han demostrado que la vida podría ser posible en zonas cercanas al terminador.

    En cuanto a la segunda objeción, totalmente de acuerdo. No tenemos ni idea de los detalles de los procesos de (re)formación planetaria alrededor de enanas blancas. Precisamente, de ahí el interés en buscar este tipo de planetas.

    Saludos.

Deja un comentario

Por Daniel Marín, publicado el 19 marzo, 2011
Categoría(s): Astronomía • Estrellas • Exoplanetas • sondasesp