Informa Sky & Telescope que un astrónomo aficionado ha confirmado por el método de tránsito un planeta que ya se había detectado por el más tradicional de la velocidad radial. Estudiando el tránsito, los astrónomos han confirmado que se trata de un planeta gigante de alta densidad, lo que indica in núcleo muy rico en elementos pesados. Después de las supertierras, ahora parece que el zoo planetario se hace cada día más y más sorprendente…seguro que se les acaba llamando Heavy Jupiters o algo por el estilo…

Nuevo tipo de planeta Posted by Picasa

¡Lo consiguió!. La nave Deep Impact logró que un pequeño proyectil de casi 400 kg chocase con el cometa Tempel 1 para estudiar su composición. Esto sí que es puntería…

Aquí está el espectacular vídeo grabado por el impactor hasta el momento de la colisión, alucinante.

Deep Impact Posted by Picasa

Todo empezó a finales del siglo XIX, cuando los humanos empezaron a observar el Planeta Rojo con potentes telescopios. Descubrieron algo espectacular: Marte tenía casquetes polares y, como los terrestres, cambiaban según la estación marciana. Además, su superficie estaba cubierta de numerosas marcas oscuras, muchas de ellas también variables. Así, en 1877 el astrónomo italiano Giovanni Schaparelli publica el primer mapa detallado de Marte donde figuraban las distintas “manchas” que se veían desde la Tierra con nombres de mares y lugares acuáticos, y que, para asombro de todos, estaba lleno de líneas rectas. Dice la leyenda que Schiaparelli llamó a estas líneas “canali”, o sea canales, pero que al traducirlo al inglés se les llamó canals en vez de channels, lo que implicaba un origen artificial para estas estructuras. Hoy parece que esto no fue exactamente así, pero para no desviarnos de la historia, el caso es que otro astrónomo, el excéntrico Percival Lowell, recogió su testigo. Utilizando el mayor telescopio refractor de la época, Lowell se dedicará en cuerpo y alma a observar Marte, imaginándose un mundo moribundo en el que el agua de los casquetes polares era trasladada a las regiones ecuatoriales mediante canales artificiales para su uso en regadíos. Imaginó una raza de extraterrestres antigua y sabia que se dedicaba sin descanso a esta tarea.

Y ahí empezó todo. La fiebre de los “marcianos” se apoderó el mundo y muy pocos dudaban de que sobre la superficie de nuestro planeta vecino pululaban criaturas inteligentes. En 1898, H. G. Wells, uno de los primeros escritores de ciencia-ficción, cristalizaría esas ideas en su novela La Guerra de los Mundos, donde imaginaba a los marcianos de Lowell como seres envidiosos que se apoderaban de nuestro planeta…el mito de los marcianos y las invasiones alienígenas estaba servido, creando una fuerte subcultura que no pararía de crecer durante todo el siglo XX.El genial actor Orson Welles reviviría el mito en 1938 con su programa de radio en el que dio vida a la novela de Wells, retransmitiéndola como si estuviese teniendo lugar en esos momentos y aterrorizando a miles de americanos. La Guerra Fría no haría sino aumentar los temores a una invasión alienígena, como quedó plasmado en la primera película que se hizo de la novela de Wells en 1953, un clásico del género que serviría de base para muchas otras películas de invasiones extraterrestres, especialmente todo el subgénero pulp de los 50 y 60.

Mientras tanto, las sondas de la NASA Mariner y Viking nos mostraron un Marte sin vida ni vegetación, aunque descubrieron, paradojas del destino, verdaderos canales. No los que habían imaginado Lowell y Schiaparelli tras largas horas de observación, sino estructuras naturales excavadas por el agua hace millones de años. A partir de entonces, Marte dejaría de ser el hogar de los alienígenas y la ficción debería buscarlos más lejos, en otras estrellas.

Así llegamos a finales de los 70, donde un joven director llamado Steven Spielberg decide retomar el género desde una perspectiva fresca y nueva, presentando a los extraterrestres como seres pacíficos en Encuentros en la Tercera Fase (1977) y, sobre todo, E.T. (1982). Sin embargo, en los 80 y 90 no dejaron de aparecer películas sobre invasiones, como es el caso de Independence Day (1996), en realidad una película pulp de los 50 pasada por el filtro de los efectos especiales de los 90, o la satírica Mars Attacks (1996), una verdadera recopilación de los mitos asociados a los marcianos.

Así en 2005, el mismo director que había conseguido presentar a los extraterrestres como seres pacíficos y amigables, asume el reto de llevar a la pantalla la misma novela que dio pie a toda esta subcultura de alienígenas invasores.

El resultado es una magnífica película de acción, de ésas que sólo un puñado de directores en Hollywood tienen la capacidad creativa para dirigirlas y la suficiente influencia para que no acaben convertidas en el último videojuego de la PlayStation. Spielberg nos presenta de forma magistral la invasión alienígena desde una perspectiva en primera persona, casi como un documental, sin duda recogiendo la influencia de Orson Welles. En ningún momento se abusa de los efectos especiales: sólo se emplean para hacer creíble la invasión y aterrorizar al espectador, porque de hecho, ahí está la clave de la película, y es que consigue crear una angustia en el espectador como no había hecho ninguna película del género. Uno ve ciudades enteras arrasadas en Independence Day y piensa, “qué pasada, qué efectos”, pero no te afecta, porque es sólo una película. Sin embargo, Spielberg es capaz de transmitirte el terror y el pavor de la situación con escenas relativamente simples: una niña viendo cadáveres flotando en un río, un tren ardiendo que recorre las vías a toda velocidad, la ropa de las víctimas, etc. Como en una verdadera invasión, no importan las motivaciones que tengan los invasores, ni siquiera la defensa que opongamos. No aparecen largas mesas llenas de generales discutiendo con el Presidente cómo acabar con los alienígenas y, de hecho, en la única batalla que aparece, no vemos en ningún momento el combate, sólo el resultado. Lo único que importa es cómo sobrevivir, y aquí podemos ver la influencia de ese Spielberg de La Lista de Schindler. En definitiva, una maravillosa película que resulta incluso fiel a la novela de Wells e incluye referencias a las películas de “marcianos” de los 50 y 60. Imprescindible.

Yet across the gulf of space, minds that are to our minds as ours are tothose of the beasts that perish, intellects vast and cool and unsympathetic,regarded this earth with envious eyes, and slowly and surely drew their plansagainst us…

Seguimos viciados con los mapitas de marras…¡Dios mío, el potencial es asombroso!

Vale la pena comentar la polémica que se ha montado en los últimos días en nuestro país sobre las fotos de satélite de dicho servicio. Resulta que Google ha decidido “ocultar” o “maquillar” ciertos edificios americanos por eso del peligro a la seguridad nacional, cosa que no ha hecho con las instalaciones sensibles de ningún país europeo, ya que podemos ver con toda facilidad edificios emblemáticos o representativos y bases militares a lo largo de toda Europa. Por eso, muchos medios se han llevado las manos a la cabeza pidiendo que se “censuren” las fotos, o que se lleve ante los tribunales a Google por violar la ley española que obliga a pedir permiso al gobierno para realizar fotos aéreas. Tanta estupidez sólo se nos podía ocurrir aquí en España, donde hay más tertulianos por metro cuadrado que mosquitos. A ver, señores, estas fotos no violan ninguna ley, pues no son fotos aéreas, sino de satélite (esas cositas que dan vueltas a la Tierra fuera del espacio aéreo nacional). Además, estas fotos no son nuevas: hace años que cualquiera puede contratar los servicios de varias compañías que ofrecen imágenes de satélites espías rusos como las de Google, así que esto no es nuevo, la diferencia es que ahora es gratis. Por último, recordar que el verdadero peligro para los gobiernos del mundo sería que estas fotos se actualizasen regularmente, cosa que no creo que Google vaya a hacer en un futuro cercano.

Ahí va una pequeña lista de sitios interesantes:RELACIONADOS CON EL ESPACIO:

Instituto de Astrofísica de Canarias y Museo de la Ciencia y el Cosmos de Tenerife Observatorio del Roque de los Muchachos (La Palma)Centro de lanzamiento de Plesetsk (Rusia)Rampa de Lanzamiento del transbordador espacial (Centro Espacial Kennedy, Florida, EEUU)Cráter de Impacto en Quebec (Canadá)

ESPAÑA:

Parador del Teide y Roques de García Aeropuerto de Gando (Gran Canaria)Ciudad de las Artes y las Ciencias de ValenciaPalacio de la Zarzuela (Madrid)La Moncloa (Madrid)Base Aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid)Estadio Santiago Bernabeu (Madrid)Camp Nou (Barcelona)Sagrada Familia (Barcelona)SevillaBase Aeronaval de Rota (Cádiz)La Alhambra de GranadaMezquita de CórdobaAcueducto de SegoviaMuseo Guggenheim (Bilbao)Gibraltar

EUROPA:

Torre Eiffel (París)Arco del Triunfo (París)La Plaza Roja y el Kremlin (Moscú)El Coliseo (Roma)Vaticano (Roma)Plaza de San Marcos (Venecia)Pompeya (Italia)Catedral de MilánBase de Aviano (Italia)El Reichstag y la Puerta de Brandenburgo (Berlín)Catedral de FlorenciaAcrópolis de AtenasMónacoEl Concorde en Francia

RESTO DEL MUNDO:

Pirámides de Gizeh (Egipto)Plaza de Tiananmen y Ciudad Prohibida (Pekín, China)Hong KongTorre de TokyoGran Cañón (Arizona, EEUU)Casa Blanca (Washington DC, EEUU)El Pentágono (Washington DC, EEUU)El Golden Gate de San Francisco (California, EEUU)El letrero de Hollywood (California, EEUU)Zona Cero (Nueva York)Sede de la ONU (Nueva York)Estatua de la Libertad (Nueva York)Disneylandia (California, EEUU)Casa de Bill Gates en Seattle (Washington, EEUU)Cementerio de aviones en Tucson (Arizona, EEUU)Mezquita del Profeta en Medina (Arabia Saudí)Varadero (Cuba)Pirámides de Teotihuacán (México)

El siempre sorprendente telescopio Hubble ha tomado una impresionante foto donde se ve un anillo alrededor de la estrella Fomalhaut. Este anillo sería el análogo al Cinturón de Kuiper de nuestro Sistema Solar, es decir, una región rica en cometas. Lo que llama la atención es el borde claramente delimitado del anillo, lo que induce a sospechar la presencia de un joven planeta en formación (Fomalhaut sólo tiene 200 millones de años) que dé forma a esta estructura mediante interacciones gravitatorias, al igual que ocurre con los anillos de Saturno.

Pese a lo que dijesen los siempre mal informados periodistas de nuestro país, la noche más larga del año no fue ayer, sino el pasado martes 21, como siempre, pues en esa fecha tiene lugar el solsticio de verano, en concreto, fue a las 8:46 del citado día. Para celebrar esta fecha tan especial, aquí pongo esta imagen tomada de Google Maps (estoy visiao) de las pirámides, pues al fin y al cabo los antiguos egipcios consideraban el solsticio de verano como la fecha que marcaba el inicio del año. (Bueno, en realidad era el orto heliaco de la estrella más brillante del cielo, Sirio, o Sepdet como la llamaban ellos, pero es más o menos lo mismo)

Piramides de Gizah

Posted by Hello