Las buenas son que ya se ha acoplado con la ISS y todo va bien, sin duda será una misión impecable. La mala es que durante el lanzamiento se desprendió parte del material aislante del tanque externo (ET). Recordemos que fue este material el que causó una brecha en el borde de ataque del Columbia en su lanzamiento hace dos años y medio, brecha que causaría su destrucción. Aunque no afectó a la nave, lo grave es que tras todo este tiempo y el dinero gastado para evitar sucesos similares, la NASA se ha mostrado incapaz de conseguir este objetivo, pese a que los requerimientos iniciales del transbordador prohibían, ya en los años 70, que se desprendiese este material. Así, mientras se arregla este problema, la NASA ha tomado la sabia decisión de dejar en tierra toda la flota de transbordadores una vez vuelva el Discovery, por lo que probablemente no veremos otro lanzamiento hasta el año que viene. Mientras tanto, Rusia será la que siga llevando el peso del transporte de astronautas a la ISS.

¿Una forma de fusión nuclear barata y a bajas energías?. Sería la panacea para los males energéticos de la humanidad. Unos físicos creen que se puede conseguir. ¿Será viable?. Lo más probable es que no, pero soñar es gratis.

(Por cierto, no se debe confundir este experimento con la fusión fría, que se demostró que no existía)

La que debía ser la primera vela solar de la historia, la nave Cosmos 1, fue lanzada desde el submarino nuclear ruso Borisoglebsk el pasado 21 de junio en el Mar de Barents. Sin embargo, el misil balístico Volná (“ola”), modificado para poner en órbita satélites, sufrió un fallo y la nave se destruyó. Es un duro golpe para este proyecto, financiado de forma privada por la Planetary Society, organización sin ánimo de lucro fundada por Carl Sagan que se dedica a promover la exploración de nuestro sistema solar y de la cual me declaro orgulloso socio.

La elección de este curioso lanzador se debía al dinero, ya que el Volná era mucho más barato que un cohete espacial convencional. En virtud de los acuerdos de desarme nuclear, Rusia debe deshacerse de muchos misiles balísticos intercontinentales, así que ha decidido eliminarlos de la manera más inteligente: usarlos como lanzadores espaciales, ganando en el proceso un dinerillo fresco. Lástima que estos misiles reconvertidos no estén a la altura de otros cohetes.

Pese al fracaso, prefiero quedarme con el mensaje que transmite el lanzamiento en sí: hace veinte años hubiera sido inimaginable que el mismo misil que antaño llevaba varias cabezas nucleares para atacar los Estados Unidos, hoy en día haya sido utilizado para poner en órbita una nave espacial financiada mayoritariamente con capital americano.

Aquí se puede ver el video del lanzamiento.

Según el New York Times, más de 8000 iraquíes han muerto en este último año víctimas de los atentados de la insurgencia y de Al-Qaeda, es decir, una media de 800 muertos mensuales.

Por otro lado, en este terrorífico mapa, podemos ver gráficamente día a día todas las víctimas de las fuerzas ocupantes desde que empezó la guerra.

Y eso que la guerra había “terminado” en el 2003, que si no…