Me refiero a que China es ya la sexta economía mundial, habiendo desbancado a Italia de ese puesto. En menos de un año quizás sobrepase a Francia y al Reino Unido, convirtiéndose en la cuarta economía mundial Eso sí para superar a Japón (segundo puesto) todavía le queda muuuucho…y no digamos a los EE.UU., pero por algo se empieza. Una duda: ¿las reuniones del G7 empezarán a incluir a China como miembro formal?, ¿echarán a Canadá o a Italia del selecto club?

Delicioso libro de William K. Hartmann y Ron Miller. Los autores nos llevan de viaje por el Sistema Solar usando la imaginación y los datos de decenas de sondas espaciales, todo profusamente ilustrado con fotos y dibujos de los autores, que además de astrónomos son artistas espaciales mundialmente famosos. La primera edición apareció ya hace varios lustros, pero afortunadamente ha salido una nueva mejorada y revisada que incluye hasta el aterrizaje de la Huygens en Titán. Una maravilla.

Tras ver la divertida serie Los 4400, retransmitida en España por Antena 3, vuelve a confirmarse lo pésimo que es el doblaje en España. Resulta que, en la serie, los agentes protagonistas trabajan para una misteriosa agencia llamada “Seguridad Homeland”, por lo que cualquier telespectador puede pensar que trabajan para una empresa privada de seguridad con un nombre exótico. Debe ser que el traductor del guión fue también abducido antes de 2001 y hace poco que lo han devuelto a nuestro tiempo, porque si no es así no se entiende que desconociese la existencia del Department of Homeland Security (Departamento de Seguridad Nacional), creado a raíz de los atentados del 11-S para prevenir los actos terroristas en Estados Unidos.

Ya que estamos hablando de malas traducciones, la serie me ha recordado el aberrante término “abducir”, que es un verbo tan raro en español que hoy en día se ha convertido en sinónimo de “secuestrado por extraterrestres”. Ni que decir tiene que en inglés no posee esa connotación tan esotérica y se puede traducir simplemente como “secuestrar”.

La falta de información sobre el estado de la sonda japonesa Hayabusa es total. Ahora, a la habitual falta de comunicados por parte de la agencia JAXA, se suma la incorrecta orientación de la nave, que hace imposible saber con seguridad si al final la sonda capturó muestras o no. De todas formas ya están planeando el viaje de regreso por si acaso. Mientras la cosa se aclara podemos ver esta foto que nos muestra a escala la sonda y el asteroide Itokawa usando una papa:

Hoy le toca el turno al CHINO:

  • Mito 1 – “El Chino es como el japonés”: no, craso error. El chino es tan distinto del japonés, gramaticalmente hablando, como el inglés del árabe. Otra cosa es que el japonés contenga un numeroso vocabulario procedente del chino, aunque la pronunciación nipona convierte en irreconocible estas palabras para un chinoparlante.
  • Mito 2 – “Los chinos tienen un alfabeto”: no. La escritura china se basa en el uso de ideogramas. Hay que conocer entre 5 000 y 10 000 de estos símbolos (denominados hanzis, 汉字) para poder leer y escribir correctamente. Cada hanzi tiene un significado propio, aunque la mayor parte de sustantivos chinos están formados por más de uno.
  • Mito 3 – “Todos los chinos hablan igual”: no. En China existen diversos dialectos y lenguas ininteligibles entre sí. Por ejemplo, un habitante de Hong Kong, que habla en cantonés, no entenderá sin educación previa a un habitante de Pekín, que habla mandarín. De todas formas, se supone que todos los chinos han sido educados en la escuela con el chino mandarín o Putonghua (普通话), “lengua común”. Además, el lenguaje escrito es prácticamente similar.

Personalmente no me gusta ir de misionero científico y considero un error librar “cruzadas” anti-pseudocientíficas a gran escala, pero a veces el pequeño Torquemada que llevo dentro de mí se revuelve y me incita a librar la guerra santa por la memoria de Carl Sagan. Todo esto viene al caso porque el otro domingo vi el programa “nuevo Milenio” en el canal Cuatro. Para los que no lo sepan es un programa pseudocientífico de esos que tienen tanta audiencia donde se puede hablar tanto del Yeti como de las caras de Bélmez. Sinceramente, es una pena que a fecha de hoy programas como este tengan cabida en las programaciones, porque a diferencia de otros bodrios que se emiten, en los programas pseudocientíficos es muy difícil saber donde acaba la verdad y donde comienza la ficción. Ya sabéis, niños, cuando pongan en la tele este programita, a la cama o a cambiar de canal, que es muy malo pa’l coco.

La Agencia Espacial Europea ha decidido no participar de momento en el proyecto ruso de nave espacial Kliper. Una pena, pero se ve que la ESA no tiene mucho dinero. La esperanza ahora para los rusos (monetariamente hablando) está en la posible participación japonesa. Los planes nipones para un vehículo tripulado (tantas veces cancelado en el pasado) han recibido un nuevo impulso en los últimos años debido a la competencia china. Por cierto, debido a que los rusos se ven incapaces de desarrollar un nuevo cohete más potente para lanzar al Klíper, parece que para alcanzar la ISS van a necesitar dos lanzamientos de cohetes Soyuz: uno para poner en órbita al Klíper y otro para un remolcador orbital. De confirmarse este punto, la viabilidad del proyecto ruso recibiría un serio contratiempo.