Hace unos meses comentábamos que se había cancelado el observatorio SOFIA, que consiste en un telescopio montado en un 747, lo que le permite operar por encima de la mayor parte de la atmósfera, con las ventajas que eso conlleva, especialmente en lo referente a la observación en infrarrojo. Su cancelación hubiera sido un disparate, pues tanto el avión como el telescopio ya se habían construido. Ahora podemos estar tranquilos, porque la NASA ha decidido NO cancelar el proyecto.

Ante las nuevas revelaciones, ahí va más información interesante:

El otro día comentábamos el descubrimiento por parte de la Cassini de los esperados lagos de metano-etano en la superficie del mayor satélite de Saturno, Titán. Pues bien, en un reciente artículo publicado en la prestigiosa revista Nature, científicos del equipo de la sonda Huygens han llegado a la conclusión de que, como se esperaba, existe lluvia de metano en Titán. Sin embargo, y a diferencia de lo que se pensaba, dicha lluvia procede de tenues nubes que se extienden por casi toda la superficie, en vez de las espesas y opacas formaciones nubosas que algunos modelos predecían antes de la llegada de la Cassini-Huygens. Además, se trata de una lluvia muy fina, pero prácticamente constante, lo que explica la presencia de los lechos fluviales que observó la Huygens, así como el estado del suelo donde aterrizó la sonda, que se encontraba húmedo. Una vez más, la imagen que tenían los científicos de Titán se va confirmando poco a poco tras los análisis de los datos. Titán vuelve a ser el mundo fascinante que teníamos en mente. Carl Sagan estaría sin duda contento.

Cuando la sonda Cassini llegó a Saturno en el 2004, una de las prioridades era buscar posibles lagos de metano-etano en Titán usando el radar para penetrar a través de la densa atmósfera del satélite. Un año después la sonda europea Huygens, que había permanecido hasta entonces pegada a la Cassini, aterrizaba en Titán sin encontrar tampoco ninguna evidencia de los supuestos lagos, aunque sí encontró rastros de canales y lechos de ríos que sugerían la existencia de un ciclo hídrico similar al terrestre, aunque en este caso el metano jugaría en Titán el papel del agua en la Tierra. Ahora parece que se confirma la existencia de estos misteriosos lagos de hidrocarburos en imágenes de radar del polo norte del satélite. De ser así, la imagen de Titán se va pareciendo cada vez más a lo que los científicos esperaban antes de la llegada de la Cassini, aunque ha costado mucho tiempo descifrar los confusos datos transmitidos por las sondas.

No, no me refiero a este blog, sino a una serie de televisión del mismo nombre cuyo episodio piloto podemos ver aquí (en inglés). El argumento gira alrededor de un pueblo ultrasecreto donde viven y trabajan los mejores científicos de los EE.UU. inventando nuevos gadgets y descubriendo nuevas leyes de la física. Mezcla acción con pizcas de humor de una forma muy sugerente, así que habrá que seguir esta serie del canal Sci Fi con atención.

Hace poco la NASA hacía público el nombre de los nuevos cohetes que lanzarán el CEV a la órbita terrestre y más allá: Ares I y Ares V. Ahora los rumores apuntan a que la agencia americana escogerá el bonito y evocador nombre de Orión para bautizar al CEV, la nueva nave espacial que sustituirá al transbordador. Personalmente, considero que es la elección más acertada. Esperemos que el “Proyecto Orión” alcance los éxitos de su predecesor, el “Proyecto Apolo”.

El otro día comentábamos que Rusia estaba dispuesta a abandonar el proyecto Klíper para cooperar con la ESA en un nuevo vehículo espacial. Pues bien, leo en RussianSpaceWeb que los europeos están interesados en una nave lunar tipo CEV. Los rusos podrían fácilmente diseñar una nave lunar basándose en la tecnología de las Soyuz, algo que ya propusieron hace dos años, así que esta cooperación promete ser muy interesante, pues podrían “ganar” a los americanos a la hora de volver a la Luna, por lo menos en misiones circumlunares tipo Zond, ya que el aterrizaje sería otra cuestión, pues habría que desarrollar nuevos cohetes pesados (¿basados en el Angara?), en vista de que la cadena de construcción del supercohete Energía está en ruinas. Además sería necesario construir los módulos lunares, etapas de propulsión extra y demás hardware. En definitiva, esto puede ser el inicio de una soterrada carrera espacial hacia la Luna entre los EE.UU. y Rusia-Europa…bien, parece que esto se pone interesante.

En el marco de mi particular cruzada contra el doblaje cinematográfico en España, he encontrado esta página que resume los numerosos y garrafales fallos de traducción de esa gran obra que es Blade Runner. Por cierto, hablando del tema, no sé si soy yo que me hago mayor, pero tengo la impresión que antes la calidad de las voces de los actores de doblaje era mayor. Caí en la cuenta la pasada noche al ver una reposición de Corrupción en Miami, así que no sé si serán los efectos narcóticos de ver a Sonny Crockett a altas horas de la noche.