El gurú de la astronáutica Mark Wade ha publicado un artículo en su blog sobre Blackstar. ¿Que qué es eso de Blackstar?. Pues según la revista Aviation Week’s es el nombre de un proyecto ultrasecreto de la fuerza aérea americana bajo el cual se construyó una nave espacial tripulada reutilizable lanzada desde un bombardero XB-70 modificado, es decir una especie de DynaSoar de los años 90. Según la revista americana, los militares han operado esta nave durante los últimos diez años.

La verdad es que la noticia no tiene mucha credibilidad, pero nuestro amigo Mark no elimina por completo la posibilidad de que sea cierta, lo cual abre un misterioso e inquietante capítulo en la historia de la astronáutica.

La verdad está ahí fuera, amigos.

Genial post de Guerra Eterna sobre el defensor del lector de El País. Si el diario nacional de más prestigio y con mayor rigurosidad se permite tratar asuntos de Internet con esta demostración de ignorancia tan flagrante, que no harán en esos otros diarios cuya rigurosidad brilla por su ausencia.

El equipo de la sonda WMAP (Wilkinson Microwave Anisotropy Probe) ha publicado los datos de los últimos tres años. Esta sonda fue lanzada en el 2001 y se encuentra en el punto de equilibrio Lagrange L2, a 1’5 millones de km de la Tierra (por eso se le llama sonda y no satélite). Su labor es estudiar la radiación cósmica de microondas, que es el residuo de la época en la que se formaron los átomos, unos 400 000 años después del Big Bang, la llamada era de la recombinación. Esta radiación es por lo tanto una instantánea de cómo era el universo en esa época. En concreto, esta misión se ha centrado en el estudio de las anisotropías de esta radiación, es decir, las zonas más o menos calientes que nos aportan información acerca del universo antes de la época de la recombinación, hasta la era de la inflación: sólo 10^-35 segundos después del Big Bang. En esta era, el universo se expandió de forma exponencial durante un brevíiiisimo periodo de tiempo. El modelo del Big Bang con inflación es actualmente la teoría estándar para explicar el origen del universo, y los resultados de todos los experimentos y observaciones hasta la fecha, incluidas las del WMAP, avalan este modelo.

El estudio de estas anisotropías nos revela la edad del universo y su geometría, entre otras muchas cosas. En el 2003 el equipo del WMAP había publicado los resultados iniciales, confirmando que vivimos en universo abierto y la existencia de la energía oscura. Los nuevos datos son aún más precisos que los originales, permitiendo concretar la composición de nuestro universo: 4% de materia normal, 22% de materia oscura y 74% de energía oscura, así como su edad: 13’7 mil millones de años. Además se ha detectado por primera vez polarización en la radiación de fondo. Este es un descubrimiento importantísimo, pues la polarización permite discriminar entre muchísimas teorías sobre la creación del universo alternativas al modelo estándard de la inflación.

Hay dos formas de polarización, los modos B y E. El modo B, debido a las ondas gravitatorias, es una prueba casi irrefutable de la inflación, pero WMAP sólo ha detectado modos E, como se esperaba. Sin embargo, este descubrimiento permite confirmar muchas de las predicciones de la inflación y descartar unas cuantas teorías alternativas al Big Bang que circulaban por ahí.

En definitiva, estos resultados son lo más cerca que podemos estar del momento de la creación, hasta que en el 2008 la sonda Planck profundice en los secretos de la radiación cósmica de fondo.