Otro veterano de las misiones Apolo que nos deja. El 6 de noviembre de 2017 falleció a los 88 años Richard “Dick” Gordon, astronauta de la NASA que viajó en las misiones Gémini 11 (1966) y Apolo 12 (1969). En esta última misión Gordon estuvo casi 89 horas alrededor de la Luna como piloto del módulo de mando del CSM Yankee Clipper. Casi la mitad de ese tiempo lo pasó en solitario mientras sus compañeros Conrad y Bean exploraban la superficie lunar usando el módulo lunar Intrepid. A lo largo de su carrera como astronauta Gordon pasó un total de 13 días y 4 horas en el espacio, incluyendo dos paseos espaciales en la Gémini 11.

Gordon se prepara para la misión Apolo 12 (NASA).
Gordon se prepara para la misión Apolo 12 (NASA).

Gordon fue seleccionado como parte del tercer grupo de astronautas de la NASA que fue anunciado el 14 de octubre de 1963, un grupo que incluía a los que serían veteranos del Apolo como Bean, Cernan o Collins. Por entonces Gordon era considerado uno de los mejores pilotos de prueba de la U.S. Navy. Durante su primera misión con Pete Conrad a bordo de la Gémini 11 Gordon demostró su valía cuando surgieron problemas durante su primera EVA mientras intentaba conectar la cápsula Gémini con la etapa Agena mediante un cable de treinta metros de longitud. Conrad, Gordon y C. C. Williams fueron asignados como suplentes de la misión Apolo 3 (AS-503 o Apolo E) antes de que el accidente del Apolo 1 cambiase por completo los planes de la NASA. Después del Apolo 9 Gordon fue elegido como miembro de la tripulación del Apolo 12, la segunda misión de alunizaje, junto con Conrad y Bean.

Leer más

Encélado, la pequeña luna de Saturno, es uno de los objetivos astrobiológicos más importantes del sistema solar no solo por tener un océano interno de agua líquida —algo que también tienen otros satélites como Europa, Titán, Ganímedes o Calisto—, sino porque podemos investigar directamente dicho océano a través del material que expulsan más de cien géiseres situados en el hemisferio sur del satélite. Esta característica nos ha permitido averiguar que, por si fuera poco, Encélado parece poseer fuentes hidrotermales. Pero el interés biológico de esta luna depende en buena medida de cuánto tiempo ha existido este océano. ¿Se remonta al origen del sistema solar o es un fenómeno reciente?¿O a lo mejor es intermitente?

(NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute/LPG-CNRS/U. Nantes/U. Angers/ESA).
Modelo interior de Encélado con el océano (NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute/LPG-CNRS/U. Nantes/U. Angers/ESA).

Estas dudas surgen porque no sabemos explicar cómo es posible que el interior de Encélado esté tan caliente. Para los otros satélites con océanos internos de agua —mejor sería decir mantos— el mecanismo es simple: fuerzas de marea. Pero en el caso de Encélado los cálculos no cuadran. O la órbita de la luna ha cambiado sustancialmente con el tiempo o es simplemente imposible generar el calor necesario para mantener este océano líquido durante largos periodos de tiempo. Si no hay ningún otro mecanismo en juego, el océano de Encélado se congelaría por completo en unos treinta millones de años. No olvidemos que, además, Encélado es mucho más pequeña que Europa y solo tiene quinientos kilómetros de diámetro. Afortunadamente, hay un nuevo modelo que intenta explicar este misterio.

Leer más

El cohete chino Larga Marcha CZ-3B ha vuelto al servicio después del lanzamiento parcialmente fallido del pasado 20 de junio en el que un problema de la tercera etapa provocó que el satélite ChinaSat 9A (ZhongXing 9A) quedase en una órbita de transferencia más baja de lo previsto (el satélite alcanzó la órbita geoestacionaria, pero el gasto extra de combustible supuso una reducción de su vida útil de quince a cinco años). El 5 de noviembre de 2017 a las 11:45 UTC despegó el cohete Larga Marcha CZ-3B/YZ-1 (CZ-3B Y46) desde la rampa LC-3 del centro espacial de Xichang con los satélites de posicionamiento Beidou-3 M1 y M2 (Beidou 24 y 25). Este ha sido el 72º lanzamiento orbital de 2017 (el 67º exitoso) y el 11º de China en lo que va de año. También ha sido el 85º lanzamiento de un cohete Larga Marcha en su historia y el 41º de la versión CZ-3B. La órbita inicial fue de 21.500 x 22.200 kilómetros de altura y 55º de inclinación.

Lanzamiento de los Beidou 24 y 25 (Xinhua).
Lanzamiento de los Beidou 24 y 25 (Xinhua).

Beidou-3 M1 y M2 (Beidou 24 y 25)

Los Beidou-3 M1 y M2, también denominados informalmente Beidou 24 y 25 (北斗三号第一, 二颗组网卫星), son satélites del sistema de posicionamiento global chino Beidou de unos 1014 kg de masa construidos por CAST (China Academy of Space Technology). Se trata de los primeros ejemplares operativos del segmento de órbita media (MEO) del sistema Beidou y se convertirán en los satélites Beidou operativos número 21 y 22 respectivamente.

Leer más

Hace ahora 60 años la perrita Laika se convirtió en el primer animal en órbita a bordo del Sputnik 2. Desgraciadamente también se convirtió en el primer animal en morir en el espacio. Seis décadas después repasamos las claves de su histórica y triste misión.

Laika.
Laika antes de su vuelo espacial.

Laika fue el primer animal en órbita, pero no el primero en el espacio

Al final de la Segunda Guerra Mundial los estadounidenses y soviéticos consiguieron tener acceso a la tecnología del misil balístico nazi A-4 (más conocido como V-2) desarrollado por el equipo de Wernher von Braun. Ambos países comenzaron inmediatamente a fabricar cohetes basados en esta arma que ofrecían la posibilidad de explorar por primera vez los límites de la atmósfera y, como es lógico, pronto surgieron propuestas para mandar animales en vuelos experimentales. Pero en aquella época no había un consenso sobre dónde situar la frontera del espacio. Hoy en día dicha frontera está situada por convención a cien kilómetros de altura, pero no siempre fue así. Por ejemplo, en EEUU se consideró durante muchas décadas que esta frontera estaba a 50 millas de altura. Si tomamos como válido el límite actual de cien kilómetros y lo extrapolamos hacia atrás en el tiempo —lo que no deja de ser un ejercicio polémico—, los primeros animales que llegaron al espacio fueron un grupo de anónimas moscas de la fruta lanzadas el 20 de febrero de 1947 a bordo de un misil A-4 alemán capturado por los aliados que despegó desde la base estadounidense de White Sands (en cierto modo podría decirse que parte de la autoría de esta misión fue de von Braun, quien por entonces trabajaba en EEUU con el ejército para diseñar misiles después de que hubiera sido sacado de Europa en la operación Peperclip para evitar que pudiese ser juzgado como criminal de guerra).

Leer más

Una de las noticias astronómicas más destacables de 2016 fue el descubrimiento de Proxima b, el planeta potencialmente habitable más cercano a la Tierra. Bueno, en realidad, el exoplaneta, habitable o no, más próximo —nunca mejor dicho— al sistema solar. Desde entonces las observaciones de nuestra estrella vecina han cobrado una especial importancia. ¿Qué más podemos saber sobre el sistema de Próxima b mientras seguimos buscando más planetas a su alrededor? Una posibilidad es estudiar el polvo presente en el sistema usando radiotelescopios submilimétricos como ALMA. ¿Y qué ha descubierto este maravilloso observatorio? Pues que Proxima está rodeada de varios anillos de material y polvo que quizás se correspondan con un cinturón de asteroides y dos cinturones de Kuiper (sí, dos).

Impresión artística de los anillos de polvo alrededor de Proxima Centauri (ESO/M. Kornmesser).
Impresión artística de los anillos de polvo alrededor de Proxima Centauri (ESO/M. Kornmesser).

ALMA ha descubierto un exceso de emisión del sistema en la longitud de onda de 1,3 milímetros que puede interpretarse gracias a la presencia de estos cinturones. Ahora bien, ¿de qué estamos hablando? En el sistema solar hay dos anillos de material principales: uno interior, correspondiente al polvo Zodiacal y al cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter, y otro exterior correspondiente al cinturón de Kuiper más allá de Neptuno. ¿Es esto lo que vemos en Proxima? No exactamente. Los datos son difíciles de interpretar, pero su análisis indica que hay hasta tres cinturones. El más importante es un grueso cinturón de material frío a una distancia de varios cientos millones de kilómetros de Proxima (de 1 a 4 UA). En nuestro sistema solar esa distancia supondría una temperatura similar a la del cinturón de asteroides, pero recordemos que Proxima es una estrella enana roja mucho más fría. De hecho, la temperatura de este cinturón es de unos gélidos -230 ºC (43 K), o sea, más o menos la misma temperatura de nuestro cinturón de Kuiper.

Leer más

Recepción finalizada: ¡programa 36 de Radio Skylab, disponible! Aquí estamos nuevamente. En esta ocasión dedicamos el tema principal del programa a una de las noticias científicas del año: la detección de una ‘kilonova’ mediante ‘gravitondas’ y radiación electromagnética. ¡Atentos al programa, que lo desciframos! Contamos con las preguntas de los oyentes en la sección de retroalimentación y al final del programa también hay nuevas recomendaciones. Víctor Manchado (Pirulo Cósmico), Daniel Marín (Eureka), Carlos Pazos (Mola Saber) y Víctor R. Ruiz (Infoastro) les invitamos a acompañarnos en nuestras odiseas por el espacio, la ciencia y otras curiosidades.

rskylab36_preview

Naturalmente te recomendamos que te pases por nuestra página web y también estamos en iVoox (Podcast Radio Skylab) e iTunes. Síguenos también en Twitter (@radioskylab_es) y Facebook (@radioskylab.es). Y ahora además está el club de fans en Facebook. Gracias por todo.

El 31 de octubre de 2017 a las 21:37 UTC la empresa Orbital ATK lanzó un cohete Minotaur-C (Taurus-XL 3210) con diez satélites para la observación de la Tierra, seis satélites SkySat (SkySat 2) y cuatro Flock 3m (Dove). El despegue tuvo lugar desde la rampa SLC-576E de la Base Aérea de Vandenberg (California). Este ha sido el 71º lanzamiento orbital de 2017 (el 66º exitoso) y el décimo de un cohete Minotaur (antes llamado Taurus) en su historia desde que debutó en 1994. También es el primer lanzamiento de un Minotaur desde 2011. Recordemos que las dos misiones previas de este vector habían terminado en fracaso. Puesto que los diez satélites eran propiedad de la empresa Planet Labs, el lanzador Minotaur-C recibió el nombre de «Planet Express».

Lanzamiento del Minotaur-C (Orbital ATK).
Lanzamiento del Minotaur-C (Orbital ATK).

SkySats 6 al 11

Los SkySats —o SkySats 2— son microsatélites comerciales para la observación de la Tierra de 110 kg cada uno construidos por Space Systems/Loral (SSL) para la empresa californiana Terra Bella (antes Skybox), propiedad de Planet (Planet Labs). Cada uno posee un telescopio de 3,6 metros de focal capaz de realizar imágenes con una resolución de 86 centímetros. Los satélites usan un sistema de propulsión ‘verde’ que no requiere el empleo de hidracina, una sustancia muy tóxica. Tienen unas dimensiones de 60 x 60 x 95 centímetros. Los anteriores SkySats han sido lanzados por un PSLV indio (una unidad en junio de 2016) y por un Vega (cuatro unidades en septiembre de 2016).

Leer más

SpaceX ha revolucionado la industria de lanzamientos gracias a los bajos precios con los que oferta el Falcon 9. Actualmente cada misión de este lanzador sale por unos 62 millones de dólares, lo que lo convierte en el más barato de su categoría junto al Protón ruso. SpaceX ha logrado reducir los precios gracias a una estrategia agresiva de mercado y la —aparentemente paradójica— combinación de tecnologías simples y fiables con la reutilización de primeras etapas. Pero SpaceX sabe que lo que realmente mueve dinero más allá de la atmósfera no es el mercado de lanzamientos —el pastel es simplemente demasiado pequeño—, sino la fabricación de satélites y, muy especialmente, la gestión y comercialización de sus servicios (comunicaciones, imágenes, navegación, etc.). Así que no es de extrañar que Elon Musk haya decidido convertir a SpaceX en una empresa fabricante de satélites. Y tampoco debería sorprendernos a estas alturas que quiera entrar por la puerta grande en el sector. Porque SpaceX no planea poner en órbita unos cuantos satélites geoestacionarios o una constelación de satélites en órbita baja con unas cuantas decenas de unidades. No. Su plan es lanzar más de cuatro mil satélites. ¿El nombre del proyecto? Starlink.

sdsd
Lanzamiento de un Falcon 9 de SpaceX con el satélite Koreasat 5A (SpaceX).

Nunca antes se había intentado algo así. La constelación Starlink estará formada por 4.425 satélites en 83 planos orbitales distintos que rodearán la Tierra a una altura de entre 1.110 y 1.325 kilómetros. La cifra es impresionante, pero lo es todavía más si tenemos en cuenta que ahora mismo ‘solo’ hay 1.500 satélites operativos en órbita (además de 2.600 inactivos). Eso significa que SpaceX deberá lanzar la misma cantidad de satélites para completar Starlink que los que ya están en órbita (desde que comenzó la era espacial en 1957 se han lanzado unos siete mil satélites, pero muchos han reentrado en la atmósfera).

Leer más

¿Cómo se formó Júpiter? La respuesta a esta pregunta nos permitiría entender al mismo tiempo cómo se formó el sistema solar, pues Júpiter no solo es el mayor planeta, sino que además su formación y posteriores vagabundeos orbitales condicionaron la disposición del resto de cuerpos, incluida la Tierra. En otras palabras, si queremos saber por qué en la Tierra pudo aparecer la vida tenemos que conocer cómo nació el planeta más grande del sistema solar. Para ello es imprescindible averiguar su estructura interior, una tarea a la que se dedica la sonda Juno de la NASA desde julio de 2016, cuando entró en órbita alrededor del gigante joviano. Como vimos hace unos meses, Juno está descubriendo un planeta completamente inesperado. Y no deberíamos sorprendernos. Cada vez que estudiamos un mundo del sistema solar con una sonda equipada con nuevos instrumentos los descubrimientos se suceden.

El polo sur de Júpiter visto por Juno con sus extraños ciclones y tormentas aparentemente caóticos (NASA/JPL-Caltech/SwRI/MSSS/Betsy Asher Hall/Gervasio Robles).
El polo sur de Júpiter visto por Juno con sus extraños ciclones y tormentas aparentemente caóticos (NASA/JPL-Caltech/SwRI/MSSS/Betsy Asher Hall/Gervasio Robles).

Uno de los misterios de Júpiter es hasta qué profundidad se extienden las zonas y cinturones que dan al planeta su aspecto característico con bandas horizontales. Hasta ahora nadie lo sabía, pero existen dos teorías contrapuestas. Una dice que estas bandas aparecen muy cerca de la ‘superficie’, mientras que la otra apuesta a que en realidad las zonas y cinturones son manifestaciones de una estructura interna en forma de cilindros anidados que se extiende hasta muy adentro del planeta. ¿Y qué ha descubierto Juno? Pues, aunque los datos son todavía preliminares, ha podido comprobar que las bandas se extienden de 1.000 a 3.000 kilómetros. Un duro varapalo para la teoría que propone que estas bandas de colores sean un simple barniz.

Leer más

SpaceX sigue con racha imparable de lanzamientos exitosos en este año. Ya van tres en lo que va de mes. El 30 de octubre de 2017 a las 19:34 UTC la empresa de Elon Musk lanzó un cohete Falcon 9 v1.2 (F9-45) desde la rampa 39A del Centro Espacial Kennedy (Florida). La carga era el satélite surcoreano Koreasat 5A. Este ha sido el 70º lanzamiento orbital de 2017 (el 65º exitoso), además de ser el 16º de un Falcon 9 este año (el 12º desde Florida), el 44º lanzamiento de un Falcon 9 en su historia y el 24º de la versión v1.2. La primera etapa B1042 aterrizó en la barcaza automatizada ASDS Of Course I Still Love You, situada en el océano Atlántico frente a las costas de Florida, en una maniobra que ya se ha vuelto rutinaria. La etapa sufrió un pequeño incendio al aterrizar, que sería sofocado rápidamente por el sistema de extinción de incendios. La órbita de transferencia supersíncrona inicial fue de 285 x 50.185 kilómetros de altura y 22º de inclinación.

Lanzamiento del Koreasat 5A (SpaceX).
Lanzamiento del Koreasat 5A (SpaceX).

Estamos ante la 19ª recuperación de una primera etapa, el 12º en una barcaza en alta mar y el 8º sobre Of Course I Still Love You. SpaceX ha recuperado un total de 16 etapas en 19 ocasiones distintas (tres de las etapas han sido usadas en dos lanzamientos) de un total de 24 intentos. Es además el 15º aterrizaje exitoso de una primera etapa consecutivo, todo un récord de fiabilidad que permitirá a SpaceX mantener y, en el futuro, reducir el coste de cada lanzamiento. Este precio ronda actualmente los 62 millones de dólares, lo que convierte al Falcon 9 al lanzador más barato de su clase junto al Protón ruso (lamentablemente para el Protón, el coste de los seguros se ha disparado para las misiones de este vector debido a los últimos accidentes que ha sufrido).

Leer más