China lanzó el 18 de junio de 2017 a las 16:11 UTC un cohete Larga Marcha CZ-3B/E desde la rampa LC-2 del centro espacial de Xichang. La carga era el satélite ChinaSat 9A, que no pudo alcanzar su órbita prevista debido a un fallo en la tercera etapa. El satélite ha quedado en una órbita de 193 x 16.357 kilómetros y 25,7º de inclinación, en vez de la órbita de transferencia geoestacionaria planeada, con un apogeo de casi 36.000 kilómetros. Todavía no está claro si el satélite será capaz de alcanzar la órbita geoestacionaria por sus propios medios, aunque parece poco probable. En caso de que no pueda situarse en esta órbita el ChinaSat 9A no podrá cumplir su misión tal y como estaba previsto y, si finalmente lo logra, su vida útil se verá reducida significativamente. Este ha sido el 37º lanzamiento orbital de 2017 (el tercero fallido) y el sexto de China. También ha sido la 40ª misión de un CZ-3B y el tercero este año. Se trata del primer fallo de un CZ-3 desde 2009.

Actualización 6 julio 2017: finalmente el ChinaSat 9A logró alcanzar la órbita geoestacionaria tars diez encendidos de su motor pese al fallo de la tercera etapa. Se desconoce cuál es ahora su vida útil prevista después de gastar más combustible del previsto.

Lanzamiento del ChinaSat 9A (chinaspaceflight.com).
Lanzamiento del ChinaSat 9A (chinaspaceflight.com).

ChinaSat 9A

El ChinaSat 9A o Zhongxing 9A (ZX-9A o 中星9A, ‘satélite chino’ en mandarín), antes conocido como Xinnuo 4 o ChinaStar 4, es un satélite geoestacionario de comunicaciones de 5,1 toneladas construido por CAST (China Academy of Space Technology) para la empresa China Satcom usando el bus DFH-4. Posee 22 transpondedores en banda Ku y su vida útil es de 15 años. Debía estar situado en la posición 92,2º este.

Leer más

El Congreso de los EE UU ordenó hace dos años a la NASA que comenzara a preparar una misión a Urano y Neptuno a partir de 2030. Los dos gigantes de hielo y sus respectivos sistemas de lunas son los grandes desconocidos del sistema solar y solo han sido visitados una vez por artefactos humanos en 1986 y 1989 respectivamente (en ambos casos por la Voyager 2). Tras dos años de estudios la NASA ha publicado recientemente el informe final sobre las características óptimas que debe reunir una misión de tipo Flagship para explorar Urano y Neptuno.

asa
Las cuatro opciones principales para el estudio de Urano y Neptuno. De izqda. a dcha.: orbitador de Neptuno con sonda atmosférica y etapa SEP, sonda de sobrevuelo de Urano con sonda atmosférica, orbitador de Urano con sonda atmosférica y orbitador de Urano sin sonda atmosférica (NASA).

Los resultados no difieren mucho de los informes provisionales que ya hemos comentado por este blog (aquí y aquí, por ejemplo), pero ahora hay disponibles muchos más detalles. Recordemos que el informe es meramente orientativo y, por lo tanto, la NASA todavía no ha elegido ninguna arquitectura específica. Eso es una decisión política y por el momento la agencia espacial se limita a presentar las cuatro mejores opciones de misión en función del coste y su retorno científico. Por supuesto, el informe es realista y ha sido elaborado teniendo en cuenta las limitaciones existentes en cuanto a presupuesto y tecnologías disponibles.

Leer más

China lanzó el 15 de junio de 2017 a las 03:00 UTC un cohete Larga Marcha CZ-4B (Y31) desde la rampa 43 del complejo LC-603 (SLS-2) del Centro Espacial de Jiuquan. La carga era el telescopio espacial de rayos X Huiyan (HXMT). Junto con el HXMT se pusieron en órbita tres pequeños satélites:los Zhuhai-1 1 y 2 (OVS-1A y 1B), así como el ÑuSat 3 (Aleph-1 3, Milanesat). La órbita inicial fue de 536 x 546 kilómetros y 43º de inclinación. Este ha sido el 36º lanzamiento orbital de 2017 (el 34º exitoso) y el quinto de China. Aunque en la prensa se ha comentado que el HXMT es el primer satélite astronómico chino, técnicamente ese honor le corresponde al detector DAMPE de materia oscura. En cualquier caso se trata del primer observatorio espacial chino de rayos X.

Observatorio de rayos X chino HXMT (CAST).
Observatorio de rayos X chino HXMT (CAST).

HXMT

El HXMT (Hard X-ray Modulation Telescope o 硬X射线调制望远镜卫星), también denominado Huì​yǎn (慧眼, ‘el ojo que todo lo ve’ o ‘percepción’ en mandarín), es un satélite de unos 2500 kg construido por CAST (China Academy of Space Technology). Cuenta con tres instrumentos distintos que detectarán rayos X con energías comprendidas entre 1 y 250 keV. HXMT deberá hacer un mapa en rayos X de todo el cielo y se espera que detecte unas mil fuentes de rayos X energéticos, especialmente sistemas binarios con agujeros negros y estrellas de neutrones.

Leer más

Una nueva nave de carga en la ISS. El 14 de junio de 2017 a las 09:20 UTC Roscosmos lanzó un cohete Soyuz-2.1a desde la Rampa Número 6 (PU-6/17P32-6) del Área 31 del cosmódromo de Baikonur con la nave Progress MS-06 (Progress nº 436) o 67P según la denominación de la NASA. La nave, con 2398 kg de carga para la Expedición 52, se acopló con el módulo Zvezdá de la ISS el 16 de junio a las 11:37 UTC. Este ha sido el 35º lanzamiento orbital de 2017 (el 33º exitoso) y el sexto de un vector Soyuz en lo que va de año. La Progress MS-06 es la número 69 que se lanza hacia la ISS y la 158ª desde 1978. La órbita inicial fue de 193,0 x 240,8 kilómetros y 51,67º de inclinación. La Progress lleva cuatro nanosatélites rusos: TNS-0 nº 2, Tanyusha-YuZGU 1 y 2, así como el Sfera-53 nº 2, que serán puestos en órbita durante un paseo espacial dentro de unos meses.

Progress MS-06 (RKK Energía).
Progress MS-06 (RKK Energía).

Manifiesto de carga de la Progress MS-06:

La Progress MS-06 tenía una masa al lanzamiento de 7290 kg, con 2398 kg de carga útil que incluían la siguiente lista (las fuentes son contradictorias en el desglose preciso de la carga):

Leer más

¡Albricias! Aquí está el programa 30 de Radio Skylab. Este programa va objetos muy densos. En la primera parte charlamos sobre el instrumento NICER de la Estación Espacial Internacional, un telescopio de rayos X para estudiar las estrellas de neutrones. Y de paso hablamos sobre el extraño encuentro del satélite espía NROL-76 con la Estación. En la segunda parte hablamos de las LIGO y la detección de ondas gravitacionales. Radio Skylab está compuesto por Víctor Manchado (Pirulo Cósmico), Daniel Marín (Eureka), Kavy Pazos (Mola Saber) y Víctor R. Ruiz (Infoastro) y te invitamos a que nos acompañes en nuestros viajes por el espacio, la ciencia y otras curiosidades.

30rskylab

Puedes seguirnos en la página web de Radio Skylab, en iVoox (Podcast Radio Skylab) o, si lo prefieres, iTunes. Síguenos también en Twitter (@radioskylab_es) y Facebook (@radioskylab.es). No te olvides de comentar y compartir.

El programa espacial ruso tiene actualmente tres problemas de muy difícil solución. El primero es el dilema existente entre Baikonur y Vostochni. Baikonur es el cosmódromo principal de Rusia, seguido de Plesetsk, pero como todos sabemos se encuentra en territorio kazajo y Rusia ha decidido ‘independendizarse’ espacialmente de Kazajistán, motivo por el cual decidió construir Vostochni en el lejano oriente. Sin embargo, por el momento en Vostochni solo existen instalaciones para el cohete Soyuz. Eso significa que el resto de lanzadores rusos —Protón, Angará y Zenit— no pueden usarlo. En una segunda fase está planeada la construcción de una rampa para el Angará en Vostochni, aunque todavía no han comenzado las obras.

Futura nave tripulada rusa Federatsia (Roscosmos).
Futura nave tripulada rusa Federatsia (Roscosmos).

El segundo problema es el lanzador Zenit. Este cohete se construye en Ucrania, pero los motores y la tercera etapa son rusos. Tras el comienzo del conflicto con Ucrania el Kremlin decidió dejar de usar el Zenit, pero el problema es que este lanzador usa el motor más potente del mundo, el RD-171, una tecnología que Rusia no quiere abandonar porque significaría renunciar a la construcción de cohetes pesados. Por eso desde Moscú se ha impuesto el proyecto Féniks (Феникс), un Zenit totalmente ruso capaz de despegar desde Baikonur y, con el tiempo, desde Vostochni. La tercera pieza del rompecabezas es la futura Federatsia (Федерация, antigua PTK-NP), una nave tripulada destinada a sustituir a las actuales Soyuz y que deberá realizar vuelos alrededor de la Luna. En principio debía despegar desde Vostochni usando un Angará-A5P, pero como ya hemos dicho aún no existen instalaciones para este vector en este centro espacial. ¿Cómo salir de este embrollo?

Leer más

Desde hace casi precisamente un año el que es actualmente uno de los dos cohetes rusos más potentes en servicio —el otro es el Angará— no levantaba el vuelo por culpa de todo tipo de problemas asociados con controles de calidad defectuosos. Hablamos, por supuesto, del mítico Protón de la empresa Khrúnichev. Pero parece que la maldición le ha dado un respiro a este lanzador. El 8 de junio de 2017 a las 03:45 UTC la empresa ILS (International Launch Services) lanzó con éxito un cohete Protón-M/Briz-M (Phase IV) con el satélite estadounidense Echostar 21 desde la rampa PU-24 del Área 81 del cosmódromo de Baikonur. Este ha sido el 34º lanzamiento orbital de 2017 (el 32º exitoso) y el primero de un Protón este año. También ha sido el 412º lanzamiento de un Protón en su historia, el segundo de un Protón-M en la versión Phase IV y el 94º lanzado por la empresa ILS. La órbita de transferencia inicial fue de 2.300 x 35.786 kilómetros y 30,5º de inclinación.

Lanzamiento del Echostar 21 (Roscosmos).
Lanzamiento del Echostar 21 (Roscosmos).

Echostar 21

El Echostar 21 —o EchoStar XXI (originalmente denominado EchoStar T2 y TerreStar 2)— es un satélite geoestacionario de comunicaciones de 6.900 kg construido por la empresa norteamericana SSL (Space Systems Loral) para la compañía EchoStar Corporation usando el bus SSL-1300. Estará situado en la posición 10,25º este, desde donde proveerá comunicaciones en banda S —especialmente servicios de datos a dispositivos móviles— a todo el continente europeo. Su vida útil se estima en quince años. El Echostar 21 es el sexto satélite Echostar lanzado por un Protón y la carga útil más pesada jamás puesta en una órbita de transferencia geoestacionaria por este vector.

Leer más

En Radio Skylab nos gusta leer. Y escribir. En el primer concurso de relatos recibimos más de treinta relatos cortos, los cuales hemos querido compartir con toda la comunidad en forma de este libro electrónico totalmente gratuito. Con ustedes «Relatos de Encélado», una colección de historias de ciencia ficción con esta fascinante luna de Saturno como protagonista. ¡Gracias a los autores por participar! Y, a los lectores, por leer.

Portada Relatos de Encélado

Descargar Relatos de Encélado (PDF) (2 MB). Descargar Relatos de Encélado (ePub) (140 KB).

El pasado 3 de junio de 2017 tuvo lugar un suceso insólito. Ese día el satélite militar NROL 76 se acercó a tan solo seis kilómetros de la estación espacial internacional (ISS). La aproximación tuvo lugar alrededor de las 14:00 UTC y se prolongó durante cerca de una hora antes de que el satélite se alejase de la estación siguiendo su órbita. La velocidad relativa de los dos satélites era de unos 1.800 km/h, no especialmente elevada para unos objetos de que se mueven a cerca de 28.000 km/h con respecto a la superficie terrestre. Ante el silencio del Pentágono, los rumores se han disparado. ¿Se trató de un acercamiento casual o los militares estadounidenses han decidido usar la estación espacial como blanco para sus pruebas orbitales?

sas
El encuentro entre el NROL 76 y la ISS del 3 de junio (Marco Langbroek).

Pongámonos en situación. El NROL 76, también conocido como USA 276, fue lanzado el 1 de mayo usando un cohete Falcon 9 de SpaceX. Al ser un satélite militar secreto nada se sabe sobre la misión o características del satélite, aunque hay algunas pruebas que apuntan a que ha sido construido por Ball Aerospace, una empresa famosa por sus satélites de observación de la Tierra. Por este motivo se ha sugerido que el NROL 76 podría ser un satélite de reconocimiento óptico de tamaño medio, parecido al WorldView 3. De ser así sería una especie de complemento de bajo coste a los enormes y carísimos KH-11 Crystal, que son básicamente grandes telescopios espaciales como el Hubble, pero apuntando en la dirección ‘equivocada’.

Leer más

China lanzará el 29 de noviembre de este año la sonda lunar Chang’e 5 (嫦娥五号) para traer muestras de la superficie lunar. Será la primera vez que una nación intente algo así desde que la misión soviética Luna 24 hizo lo propio en 1976. Posteriormente, a finales de 2018 la sonda lunar Chang’e 4 se convertirá en el primer artefacto humano en posarse sobre la cara oculta de nuestro satélite. Ahora ya sabemos los lugares precisos de alunizaje de ambas sondas.

La sonda lunar Chang'e 4 y el satélite retransmisor que usará para las comunicaciones (chinaspaeceflight.com).
La sonda lunar Chang’e 4 y el satélite retransmisor que usará para las comunicaciones (chinaspaeceflight.com).

La Chang’e 5, que despegará desde el centro espacial de Wenchang mediante un cohete Larga Marcha CZ-5, aterrizará cerca del Mons Rümker, en el Océano de las Tormentas (Oceanus Procellarum), una zona situada bastante al noroeste de la cara visible de la Luna. De esta forma se aprovechará la peculiar arquitectura de misión de la Chang’e 5, que permite acceder a casi toda la superficie lunar (las sondas automáticas soviéticas Ye-8-5 de retorno de muestras estaban limitadas a un rango determinado de longitudes lunares, mientras que las misiones Apolo aterrizaron no excesivamente lejos del ecuador lunar).

Leer más