¡Los podcasts Radio Skylab y Coffee Break juntos!

Este es un programa especial publicado en simultáneo en Coffee Break: Señal y Ruido y en Radio Skylab. Los equipos de los dos podcasts nos unimos para comentar diversos temas del espacio, la ciencia y otras curiosidades. En la primera parte del programa hablamos sobre 2001: Una Odisea en el Espacio vs 2010: Odisea Dos, la secuela. También tratamos sobre el misterio del monolito de Fobos y también comentamos la anomalía de las trayectorias de las sondas Pioneer. Si quieres saber más, ¡tendrás que sintonizar la emisión de Coffee Break o la de Radio Skylab! En este programa participamos Andrés Asensio, Nacho Trujillo y Héctor Socas desde la Sala Omega del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC); y Daniel Marín y Víctor R. Ruiz por videoconferencia.

rskylab23

Síguenos en la página de Radio Skylab, en iVoox (Podcast Radio Skylab) o iTunes. También estamos en las redes sociales: Twitter (@radioskylab_es) y Facebook (@radioskylab.es). ¡Esperemos que os guste!

La empresa ULA (United Launch Alliance) lanzó el 18 de abril de 2017 a las 15:11 UTC un cohete Atlas V 401 en la misión AV-070 desde la rampa SLC-41 de la Base Aérea de Cabo Cañaveral con la nave de carga Cygnus OA-7 (CRS-7) “S.S. John Glenn”. A bordo iban 3.459 kg de víveres y equipos para la estación espacial internacional (ISS). Este ha sido el 20º lanzamiento orbital de 2017 (el 19º exitoso) y el tercero de un cohete Atlas V este año. La Cygnus OA-7 será capturada por el brazo robot de la ISS el próximo día 22 de abril. La nave lleva 38 cubesats de varios países que serán puestos en órbita desde el módulo japonés Kibo de la ISS, con la excepción de cuatro que se liberarán desde la Cygnus tras separarse de la estación.

Lanzamiento de la Cygnus OA-7 (ULA).
Lanzamiento de la Cygnus OA-7 (ULA).

Cygnus OA-7

La Cygnus OA-7 o CRS-7 (Commercial Resupply Services 6), bautizada S.S. John Glenn como homenaje al famoso astronauta recientemente fallecido, es una nave de 7.221 kg (con 828 kg de combustible) construida por Orbital ATK para llevar carga al segmento norteamericano de la ISS. La Cygnus está dividida en dos segmentos: el módulo presurizado EPCM (Enhanced Pressurized Cargo Module) de 27 metros cúbicos y el módulo de servicio SM (Service Module) con la aviónica, paneles solares y el sistema de propulsión. La OA-7 lleva 3.459 kg de carga en el segmento presurizado EPCM.

Leer más

El año pasado supimos que Japón estaba estudiando seriamente la posibilidad de mandar una sonda para traer muestras a la Tierra de Fobos, la mayor luna de Marte. La sonda, conocida como MMX (Martian Moons eXploration) o 火星衛星探査機 (Kasei Eisei Tansaki en japonés), sigue adelante y hay novedades con el proyecto. La misión ha completado la fase de concepto (pre-Fase A) y sus objetivos y parámetros generales han quedado claros, aunque su diseño todavía podría cambiar en el futuro. MMX debe recoger muestras de Fobos con el objetivo último de averiguar cómo adquirieron los planetas rocosos el agua durante su formación y, por lo tanto, comprender la habitabilidad del sistema solar recién nacido.

Diseño actual de la sonda MMX (JAXA/ISAS).
Diseño actual de la sonda MMX (JAXA/ISAS).

El renovado interés en Fobos y Deimos se debe a que, según las teorías más recientes, no serían dos asteroides capturados tal y como se creía en los años 70, sino que podrían ser el resultado de los restos de la colisión de un protoplaneta con el proto-Marte poco después de la formación del sistema solar. De hecho, algunas variaciones de estas teorías defienden que originalmente se formaron otras lunas ya desaparecidas a partir de este impacto. Por lo tanto, de ser así, analizar muestras de Fobos es casi lo mismo que analizar muestras del proto-Marte primigenio.

Leer más

¿Existen o no géiseres en Europa, la luna de Júpiter? Es la pregunta del millón y de cuya respuesta depende en buena medida el futuro de varias misiones espaciales. En la rueda de prensa de hace unos días donde se dieron más pruebas sobre la existencia de fuentes hidrotermales en Encélado, satélite de Saturno, la NASA también aportó nuevas evidencias acerca de estos elusivos géiseres. ¿Caso cerrado al fin?

sas
Imagen compuesta de Europa donde se aprecian dos supuestos géiseres detectados por el telescopio Hubble en 2014 y en 2016 (NASA/ESA/W. Sparks (STScI)/USGS Astrogeology Science Center).

Veamos. En 2013 el telescopio espacial Hubble descubrió lo que parecían ser géiseres en Europa. En realidad el acontecimiento no fue tan espectacular como el descubrimiento de los géiseres de Encélado por parte de la Cassini en 2005, ni mucho menos. Lo que descubrió el espectrógrafo STIS del Hubble fue una concentración inusual de hidrógeno y oxígeno en el ultravioleta lejano proveniente de las cercanías de Europa mientras el satélite atravesaba el disco de Júpiter, eso sí, con una confianza estadística muy baja. La interpretación directa es que esta emisión en el ultravioleta proviene de una acumulación de vapor de agua que se origina en la corteza de Europa. Ergo, géiseres a la vista. No tan rápido: el problema es que toda la superficie de Europa está formada por hielo de agua y resulta difícil separar el ‘ruido acuoso’ proveniente de la corteza de la contribución de géiseres reales, especialmente si las observaciones se han hecho a casi 800 millones de kilómetros de distancia como ocurre con el Hubble.

Leer más

China lanzó el 12 de abril de 2017 a las 11:04 UTC —Día de la Cosmonáutica, por cierto— un cohete Larga Marcha CZ-3B/E (Y43) desde la rampa LC-2 del centro espacial de Xichang con el satélite geoestacionario ChinaSat 16 (Zhongxing 16). La órbita de transferencia inicial fue de 225 x 40.522 kilómetros de altura y 20,96º de inclinación. Este ha sido el 19º lanzamiento orbital de 2017 (el 18º exitoso) y el cuarto de China, además de ser el segundo de un CZ-3B este año. También ha sido el 246º lanzamiento de un cohete Larga Marcha.

Lanzamiento del ChinaSat 16 (www.9ifly.cn).
Lanzamiento del ChinaSat 16 (www.9ifly.cn).

ChinaSat 16

El ChinaSat 16 o Zhongxing 16 (ZX-16 o 中星十六号), también conocido como Shijian 13 (SJ-13 o 实践十三号, ‘experimento’ en mandarín), es un satélite experimental geoestacionario de comunicaciones de 4600 kg construido por CAST (China Academy of Space Technology) a partir del bus DFH-3B. El DFH-3B (Dongfang Hong 3B, ‘el este es rojo’ en mandarín) es una nueva plataforma para satélites de comunicaciones chinos basada en el exitoso bus DFH-3 que está dotada de transpondedores en banda Ka de alta potencia del tipo HTS (High-Throughput Satellite) y con cuatro propulsores iónicos LIPS-200 para control de posición. Es la primera vez que un satélite de comunicaciones chino incorpora estos sistemas.

Leer más

Poco a poco Encélado se va perfilando como uno de los mundos más atractivos para la búsqueda de vida fuera de la Tierra. Esta pequeña luna de Saturno es famosa por sus géiseres de partículas y hielo de agua que salen de su hemisferio sur y que fueron descubiertos por la sonda Cassini en 2005. Debido al minúsculo tamaño de este satélite —504 kilómetros— nadie se esperaba semejante actividad geológica, así que durante una década la comunidad científica discutió si estos chorros procedían de pequeñas reservas de agua líquida o de un océano bajo la corteza de hielo.

as
Recreación de la sonda Cassini atravesando los géiseres del polo sur de Encélado (NASA).

En 2015 se confirmó que el océano era global y, por tanto, no estaba limitado al hemisferio sur. Ese mismo año se descubrieron evidencias de fuentes hidrotermales en el fondo de dicho océano. La noticia fue todo un bombazo. La supuesta actividad hidrotermal catapultó a Encélado a la selecta liga de los mundos del sistema solar con mayor potencial de habitabilidad, ya que en la Tierra estas fuentes constituyen un conjunto de oasis para vida. Hoy disponemos al fin de más pruebas de que las fuentes hidrotermales de Encélado existen de verdad.

Leer más

¡No nos hemos ido de vacaciones! Esta semana también hay programa de Radio Skylab. En la primera parte del programa hablamos sobre formas exóticas de llegar al espacio. Si pensabas que los cohetes eran la única tecnología para llegar a órbita, tendrás que escuchar el programa. En la segunda parte hablamos de las contribuciones que hoy en día hacen en la astronomía personas no profesionales: es la ciencia ciudadana. No faltan a su cita las secciones de retroalimentación, y nuevas recomendaciones de contenidos. Víctor Manchado (Pirulo Cósmico), Daniel Marín (Eureka), Kavy Pazos (Mola Saber) y Víctor R. Ruiz (Infoastro) te invitamos a que te unas a esta misión de exploración del espacio, la ciencia y otras curiosidades.

rskylab22

Como siempre también tenemos las preguntas de los oyentes en retroalimentación y nuevas propuestas de recomendaciones. Síguenos en la página de Radio Skylab, en iVoox (Podcast Radio Skylab) o iTunes. También estamos en las redes sociales: Twitter (@radioskylab_es) y Facebook (@radioskylab.es). ¡Esperemos que os guste!

El principal objetivo de la misión Juno de la NASA es determinar si Júpiter tiene un núcleo y, en caso afirmativo, cuáles son sus dimensiones. A primera vista nos puede parecer un hecho sin especial trascendencia, hasta que nos damos cuenta de que se trata de una afirmación cuanto menos extraña. ¿Cómo no va a tener núcleo un planeta? Los mundos del sistema solar han tenido 4.600 millones de años para experimentar una diferenciación drástica. Es decir, los elementos y compuestos pesados tienen que haberse hundido hasta al fondo, dejando tras de sí las sustancias menos densas. Por eso los planetas rocosos como la Tierra tienen un núcleo de elementos pesados como el hierro y el níquel. ¿Por qué iba a ser Júpiter diferente?

Júpiter visto por el telescopio Hubble en 2017 (NASA, ESA, A. Simon).
Júpiter visto por el telescopio Hubble en 2017 (NASA, ESA, A. Simon).

El planeta más grande del sistema solar está formado principalmente por hidrógeno y helio, los elementos más ligeros y abundantes del Universo. De tener un núcleo, el de Júpiter tendría una pequeña fracción de su masa. Y sin embargo su tamaño es crucial para entender la formación del planeta y, por extensión, la del sistema solar. La existencia de un núcleo en la Tierra es fácil de entender: nuestro planeta surgió a partir de la fusión de planetesimales de composición rocosa y metálica principalmente. Cuando la prototierra tuvo un tamaño adecuado, el calor resultado del choque entre objetos y de la desintegración de elementos radiactivos fundió el interior, permitiendo que los elementos más pesados se fueran al centro. Y asunto resuelto.

Leer más

El panorama de lanzadores orbitales pesados en Estados Unidos está sufriendo una revolución sin precedentes. Por un lado tenemos al cohete SLS (Space Launch System) de la NASA, capaz de colocar un mínimo de 70 toneladas en órbita baja con su versión Block 1 y que podrá situar hasta 130 toneladas con la versión Block 2. Por otro lado tenemos el Falcon Heavy de SpaceX, que en principio debía ser capaz de poner 50 toneladas en órbita baja (LEO), pero que hace unos días ha visto incrementada su capacidad de carga máxima teórica hasta las 63,8 toneladas, quedando por lo tanto muy cerca del SLS Block 1 en materia de prestaciones. Por su fuera poco, la empresa Blue Origin no quiere quedarse atrás y pretende poner en servicio el New Glenn, con capacidad de colocar 45 toneladas en LEO. ¿Ya estamos todos? Pues no, porque a la fiesta de los lanzadores pesados se suma ahora la empresa Orbital ATK con su cohete NGL (Next Generation Launcher).

as
Recreación del NGL en la rampa 39B del Centro Espacial Kennedy (Orbital ATK).

El NGL fue presentado oficiosamente el año pasado, pero no ha sido hasta ahora cuando hemos podido ver sus características reales. La historia de este lanzador está relacionada, como no, con la de su compañía. Hasta 2015 Orbital y ATK eran dos empresas separadas con proyectos de lanzadores propios. Orbital siempre había destacado por sus pequeños lanzadores orbitales con etapas de combustible sólido, que incluían el famoso Pegasus lanzado desde un avión o los misiles balísticos modificados Taurus y Minotaur. El cohete Antares, creado a partir de una primera etapa de combustible líquido fabricada en Ucrania con motores rusos, fue la primera incursión de Orbital en el segmento de los lanzadores medianos. Por su parte ATK también se especializó en propulsión sólida y era conocida por ser la encargada de fabricar los gigantescos propulsores SRB del transbordador espacial y, en la actualidad, del SLS.

Leer más

La cápsula (SA) de la Soyuz MS-02 (11F732A48 Nº 732) ha aterrizado hoy día 10 de abril de 2017 a las 11:20 UTC en la zona de aterrizaje número 6 a 147 kilómetros de la ciudad de Zhezkazgan (Kazajistán). A bordo viajaban Serguéi Rízhikov (Roscosmos), Andréi Borisenko (Roscosmos) y Robert Kimbrough (NASA), miembros de la Expedición 50 de la ISS. El trío regresa a la Tierra tras pasar 173 días en el espacio, 171 de ellos a bordo de la estación.

sas
Regreso de la Soyuz MS-02 (Roscosmos).

Después del aterrizaje los tres cosmonautas fueron trasladados en helicóptero hasta la ciudad kazaja de Karaganda, donde se celebró la ceremonia oficial de bienvenida. Desde allí Kimbrough voló en el Gulfstream de la NASA hacia el Centro Johnson en Houston, mientras que Rízhikov y Borisenko volaron hacia la Ciudad de las Estrellas (TsPK) en Moscú. En la estación permanecen ahora la comandante Peggy Whitson (NASA), Oleg Novitsky (Roscosmos) y Thomas Pesquet (Francia/ESA), miembros de la nueva Expedición 51. Los tres vivirán solos hasta que el próximo 20 de abril parta la Soyuz MS-04 desde Baikonur con Fiodor Yuchijin (Roscosmos) y Jack Fisher (NASA). La NASA decidió recientemente prolongar la misión de Whitson tres meses más —hasta el 3 de septiembre— y regresará en la Soyuz MS-04 en vez de en la Soyuz MS-03 como estaba previsto.

Leer más