El descubrimiento de Proxima b, el planeta potencialmente habitable más cercano a la Tierra, y, más recientemente, los planetas terrestres localizados en la zona de habitabilidad de TRAPPIST-1 han puesto en primer plano la importancia de la búsqueda de exoplanetas alrededor de enanas rojas, las estrellas más abundantes del Universo. Mientras averiguamos más datos sobre Proxima Centauri y su planeta todo apunta a que nuestra estrella más cercana es una pequeña cascarrabias a la que le gusta emitir frecuentes exabruptos de radiación que son capaces de freír las hipotéticas formas de vida que pudieran encontrarse en Proxima b. Por otro lado, el sistema TRAPPIST-1 es más atractivo, con hasta cuatro planetas telúricos situados en la zona habitable, pero se encuentra relativamente lejos, a 39 años luz. Ahora, a este selecto club de planetas que podrían albergar formas de vida se le suma la Estrella de Luyten, localizada a tan solo 12,4 años luz, lo que la convierte en la segunda estrella más cercana con un mundo rocoso en la zona habitable.

El Sol visto desde la Estrella de Luyten (Steve Bowers).
El Sol visto desde la Estrella de Luyten (Steve Bowers).

Efectivamente, un equipo de astrónomos ha usado el famoso espectrógrafo HARPS (High Accuracy Radial velocity Planet Searcher) del telescopio de 3,6 metros de La Silla (Chile) para buscar planetas alrededor de enanas rojas mediante el método de la velocidad radial. El resultado es que la Estrella de Luyten, también conocida como GJ 273 (GJ hace referencia al catálogo Gliese-Jahreiß de estrellas cercanas y se pronuncia algo así como ‘glise-yarais’), posee dos planetas denominados GJ 273b y GJ 273c, de 2,89 y 1,18 masas terrestres respectivamente. El que nos interesa es GJ 273b, ya que se halla en la zona habitable de la Estrella de Luyten. Esta supertierra gira alrededor de su estrella en tan solo 18,6 días y está a 13,7 millones de kilómetros de la misma. Esta distancia sitúa a GJ 273b en el límite interno de la zona habitable de su estrella (al igual que la Tierra).

Leer más

El 17 de marzo de 2017 a las 01:20 UTC un cohete H-IIA (H2A 202) desde la rampa LP-1 del Centro de Lanzamiento de Yoshinobu en Tanegashima con el satélite espía IGS Radar 5 en la misión F-33 del cohete H-II. Este ha sido el 16º lanzamiento orbital de 2017 (el 15º exitoso) y el tercero de un lanzador japonés en lo que va de año. También ha sido el segundo lanzamiento de un H-IIA de 2017.

Lanzamiento del IGS Radar 5 (@koumeiShibata).
Lanzamiento del IGS Radar 5 (@koumeiShibata).

IGS Radar 5

El IGS Radar 5 (Information Gathering 5 o 情報収集衛星レーダ5号機) es el cuarto ejemplar de la familia de satélites espías japoneses de nueva generación dotados de un radar de apertura sintética (SAR). Los IGS son una familia de satélites militares japoneses formados por dos clases de vehículos, los Optical y Radar. Los Optical (光学衛星) son satélites espías de reconocimiento óptico en el visible e infrarrojo, mientras que los Radar (レーダー衛星) son satélites de reconocimiento mediante radar SAR. Los detalles de los IGS son secretos, pero se cree que su diseño está basado en el satélite de observación por radar ALOS (Daichi). En el caso de los Radar, se cree que la resolución es capaz de superar el metro.

Leer más

Mientras la Cassini apura sus últimos meses alrededor de Saturno toca despedirnos de Titán, uno de los mundos más apasionantes del sistema solar gracias a sus únicos mares y lagos de metano. Dentro de poco Cassini realizará el último sobrevuelo de este satélite y pasarán muchos, muchos años antes de que otra nave espacial siga sus pasos. Precisamente, el pasado 17 de febrero la sonda captó varias imágenes realmente espectaculares de los lagos del hemisferio norte:

as
Los lagos del hemisferio norte de Titán vistos por la cámara NAC de Cassini el 17 de febrero de 2017 a 242.500 kilómetros de distancia en el infrarrojo cercano (NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute ).

En la imagen se aprecia el gran Kraken Mare, a la izquierda (en realidad dos grandes lagos unidos por un estrecho con una superficie conjunta equivalente a la del Mar Caspio), así como Ligeia Mare, abajo a la derecha, y Punga Mare, por no hablar de un gran número de pequeños lagos. La atmósfera de Titán es opaca en el visible por culpa a una neblina constante de sustancias orgánicas —tolinas—, pero en el infrarrojo existe una ventana a través de la cual podemos observar la superficie ahora que en el hemisferio norte de Titán se acerca el verano (cuando Cassini llegó a Saturno gran parte del hemisferio estaba sumido en la oscuridad noche). Los lagos y mares del polo norte también han sido estudiados mediante el radar de apertura sintética, que permite obtener imágenes de mayor resolución independientemente de la iluminación, así como por el espectrómetro infrarrojo y visible VIMS.

Leer más

La empresa SpaceX lanzó el 16 de marzo de 2017 a las 06:00 UTC un cohete Falcon 9 v1.2 (F9-31) desde la rampa 39A (LC-39A) del Centro Espacial Kennedy con el satélite de comunicaciones EchoStar 23 a bordo. A diferencia de otras misiones del Falcon 9, en esta ocasión no se intentó recuperar la primera etapa (B1030), que fue desechada en el océano como la de cualquier otro lanzador convencional. El motivo fue la elevada masa del satélite (5500 kg). Este ha sido el 15º lanzamiento orbital de 2017 (el 14º exitoso) y el tercero de un Falcon 9 este año. También ha sido el segundo lanzamiento de un Falcon 9 desde la rampa 39A (el primero nocturno) y la primera vez que no se intenta recuperar la primera etapa de un Falcon 9 v1.2. En teoría SpaceX solo llevará a cabo otras dos misiones con Falcon 9 no recuperables. La siguiente misión de un Falcon 9, que pondrá en órbita el satélite SES 10, reutilizará por primera vez una etapa recuperada previamente. El primer intento de lanzamiento tuvo lugar el 14 de marzo y fue cancelado 38 minutos antes del despegue por culpa de vientos elevados.

Lanzamiento del EchoStar 23 (SpaceX).
Lanzamiento del EchoStar 23 (SpaceX).

EchoStar 23

El EchoStar 23 (también escrito como EchoStar XXIII) es un satélite geoestacionario de comunicaciones de 5500 kg construido por Space Systems Loral (SS/L) para EchoStar (Dish Network Corporation) usando la plataforma SSL-1300. Estará situado en la posición 45º oeste, desde donde ofrecerá servicios de comunicaciones a Brasil. Tiene 32 transpondedores en banda Ku y transmisores en banda Ka y S. Posee dos paneles solares capaces de producir un mínimo de 20 kW. Su vida útil se estima en 15 años. La empresa EchoStar mantiene actualmente 25 satélites en órbita.

Leer más

Desde que comenzó el conflicto con Rusia el programa espacial ucraniano vive sus horas más bajas. El cohete Zenit, el principal lanzador del país, ha sido vetado por Rusia. La empresa Sea Launch, que operaba el Zenit desde una plataforma en el Pacífico, ha dejado de ofrecer servicios de lanzamiento orbital (al menos temporalmente). Por si fuera poco, el proyecto para lanzar cohetes Tsyklon 4 (Cyclone 4 en Occidente) desde Brasil también acabó en un sonoro fiasco hace un par de años. La última esperanza para la industria ucraniana es el cohete Antares de la empresa estadounidense Orbital ATK, cuya primera etapa se fabrica en Ucrania, así como la etapa superior AVUM del cohete europeo Vega. O al menos así estaban las cosas hasta hace unos días, porque esta semana la empresa canadiense Maritime Launch Services (MLS) planea lanzar cohetes ucranianos Tsyklon 4M desde Guysborough, en Nueva Escocia.

El nuevo cohete ucraniano Tsyklon 4M ().
El nuevo cohete ucraniano Tsyklon 4M (MLS).

A pesar del nombre, el Tsyklon 4M —o Cyclone 4M en inglés— prácticamente no tiene nada que ver con el Tsyklon 4. Este último era un cohete que empleaba combustibles hipergólicos y se trataba de una versión modernizada del clásico Tsyklon 3, un lanzador desarrollado en la época soviética a partir del misil balístico intercontinental R-36 (8K68). El nuevo Tsyklon 4M, diseñado y construido por KB Yúzhnoe y PO Yuzhmash (al igual que todos los vectores ucranianos), tiene sin embargo una primera etapa a base de queroseno y oxígeno líquido. Podrá situar unas 5 toneladas en una órbita baja (LEO) de 600 kilómetros de altura y 3,35 toneladas en una órbita heliosíncrona (SSO) de la misma altura.

Leer más

Ya tenemos aquí el programa 18 de Radio Skylab. Esta semana continuamos con las noticias sobre el posible regreso a la Luna. El primer tema lleva como título la nueva carrera espacial, y comentamos las novedades de Blue Origin, los rumores del interés chino por ir a la Luna y los presupuestos de la NASA que requieren investigar la posibilidad de ir a la Luna en 2020. En la segunda parte, continuamos en el Sistema Solar, y explicamos la receta para terraformar Marte y convertirlo en un lugar habitable. Más los comentarios de los oyentes en la sección de retroalimentación y descubrimiento de contenidos en la sección de recomendaciones. La tripulación de Radio Skylab está compuesta por Víctor Manchado (Pirulo Cósmico), Daniel Marín (Eureka), Kavy Pazos (Mola Saber) y Víctor R. Ruiz (Infoastro), y estás invitado a transportarte con nosotros a un viaje por el espacio, la ciencia y otras curiosidades.

skylab18

Recuerda que puedes seguirnos en la página web de Radio Skylab, en iVoox (Podcast Radio Skylab) o iTunes. También estamos en Twitter (@radioskylab_es) y Facebook (@radioskylab.es). ¡A pasarlo bien con el programa!

La empresa española Zero 2 Infinity, basada en Barcelona, es una de las pioneras del sector en intentar desarrollar vuelos tripulados a la estratosfera a bordo de los globos aerostáticos Bloon. En 2013 sorprendieron a propios y extraños al presentar el cohete Bloostar, un lanzador espcial que también debe despegar desde un globo. El proyecto sigue adelante y el 1 de marzo de 2017 la empresa ha realizado el primer vuelo de prueba del sistema Bloostar.

Primer lanzamiento de prueba del Bloostar (Zero 2 Infinity).
Primer lanzamiento de prueba del Bloostar (Zero 2 Infinity).

La prueba tuvo lugar a 25 kilómetros de altura frente a la costa andaluza. Aunque no alcanzó el espacio —o sea, los cien kilómetros de altura— durante la misma se probó el sistema de estabilización del cohete antes de la separación del globo, la telemetría, el proceso de ignición y el sistema de recuperación mediante paracaídas. El cohete incorporaba un conjunto de tarjetas SIM con datos adicionales sobre el vuelo que complementaron a los que pudieron ser enviados por telemetría, de ahí que la recuperación del lanzador fuese una prioridad en este caso. Bloostar es un lanzador de tres etapas, además del globo, que usa motores híbridos para situar unos 75 kg en una órbita heliosíncrona (SSO) de 600 kilómetros de altura. Sin duda, y quitando a un lado el uso de globos como primera etapa, lo más llamativo de Bloostar es su diseño, con etapas toroidales anidadas unas dentro de las otras.

Leer más

Uno de las mayores sorpresas de la misión Rosetta fue el descubrimiento de dunas en la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. Aunque inesperadas, desde un principio se pensó que estas estructuras se han formado gracias a la tenue atmósfera que existe alrededor del núcleo cometario por la sublimación de hielos cuando el cometa está cerca del Sol. Ahora bien, una cosa es que exista una atmósfera y otra muy distinta es que aparezcan dunas. ¿Qué mecanismo es capaz de explicar la existencia de viento en un cometa?

Dunas en la región de Hapi del cometa 67P (dentro del círculo rojo (ESA/Rosetta/MPS for OSIRIS Team MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA).
Dunas en la región de Hapi del cometa 67P (dentro del círculo rojo (ESA/Rosetta/MPS for OSIRIS Team MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA).

Las dunas de Chury se encuentran en el ‘cuello’ del cometa, en la denominada región de Hapi, así como en los dos lóbulos, las regiones de Ma’at y Ash, por ejemplo. Su longitud alcanza los 18 metros y pueden llegar a tener 2 metros de altura. Están separadas entre sí unos diez metros y se hallan compuestas por partículas de un centímetro de diámetro aproximadamente. Según los modelos teóricos disponibles antes de que Rosetta llegase a Chury el hielo sublimado debería alcanzar la velocidad de escape del núcleo y expandirse radialmente formando la coma (la ‘atmósfera’ del cometa). Las dunas en la Tierra, Marte o Titán se forman por la acción de vientos que soplan en horizontal sobre una superficie con una gravedad considerable. En el cometa los vientos deberían soplar verticalmente y, para colmo, la gravedad es tan débil (0,0002 veces la aceleración de la gravedad en la Tierra) que la formación de dunas debería ser imposible.

Leer más

A finales de este año debe despegar la sonda lunar HKK 1 de Team Indus con el objetivo de ganar el concurso Google Lunar X Prize. La sonda india llevará un conjunto de experimentos científicos Lab2Moon para investigar la superficie lunar y, precisamente uno de los experimentos candidatos a volar a bordo de Lab2Moon es Green Moon Project, concebido por un equipo español de jóvenes investigadores. El objetivo es estudiar la germinación y crecimiento de plantas en la gravedad lunar —un sexto de la terrestre— con vistas a posibles aplicaciones en futuras bases lunares.

Los integrantes de Green Moon Project con un modelo de la sonda india Team Indus. En la imagen Gonzalo Moncada Romero, Julián Serrano Arrabal y José María Ortega-Hernández (Green Moon Project).
Los integrantes de Green Moon Project con un modelo de la sonda india Team Indus. En la imagen Gonzalo Moncada Romero, Julián Serrano Arrabal y José María Ortega-Hernández (Green Moon Project).

Para el experimento Green Moon Project se emplearán semillas de Arabidopsis Thaliana proporcionadas por la Universidad de Málaga. El experimento no tendrá acceso directo a la superficie lunar, pero a pesar de todo las semillas crecerán en un suelo que imita la composición del regolito de nuestro satélite y que ha sido sintetizado por Wieger Wamelink, de la Universidad de Wageningen, a partir de los datos de las misiones Apolo. Eso sí, los casi cien gramos de suelo han sido previamente humedecidos para que las semillas sean capaces de germinar.

Leer más

Si hay una potencia espacial que ha avanzado espectacularmente en los últimos años, esa es China. Puede que el progreso de su programa espacial sea muy lento para algunos analistas, pero lo cierto es que el país va cumpliendo paso a paso los planes perfilados a comienzos de siglo. No cabe duda de que el principal acontecimiento de cara al futuro para el programa espacial chino que ha tenido lugar en los últimos años ha sido la inauguración del nuevo centro espacial de Wenchang, en la isla de Hainán.

C2VNPzFUUAELuhx
Futuros cohetes chinos. El CZ-5, CZ-6, CZ-11 y CZ-7 ya están en servicio. En los próximos años debutarán el CZ-8, la versión de tres etapas del CZ-7 y el gran CZ-9 (CALT).

En 2016 desde allí despegaron por primera vez los nuevos cohetes Larga Marcha CZ-5 y CZ-7. Ambos son los lanzadores chinos más potentes en servicio y además son, junto al pequeño CZ-6 que debutó en 2015, los primeros cohetes chinos que usan primeras etapas con motores a base de queroseno y oxígeno líquido y, en el caso del CZ-5, motores criogénicos (hidrógeno y oxígeno líquidos). Pero, más allá de los CZ-5 y CZ-7, ¿qué planes tiene China para los próximos años en materia de lanzadores orbitales?

Leer más