Los supervolcanes de Marte

En 1883 la erupción del Krakatoa en Indonesia mató a decenas de miles de personas y provocó una disminución de 1,2º C en la temperatura media de la Tierra. Pero si esta erupción te parece bestial, imagina ahora una que fuese al menos cincuenta veces más potente. Eso es un supervolcán. En la Tierra el ejemplo más conocido es la Caldera de Yellowstone, ¿pero existen supervolcanes en otros mundos del Sistema Solar?

Eden Patera, un posible supervolcán en Marte (NASA).

Pues podría ser, porque la noticia areológica del mes -puede que del año- ha sido sin duda el supuesto descubrimiento de supervolcanes en Marte. El planeta rojo ya era famoso por poseer los mayores edificios volcánicos del Sistema Solar (Olympus Mons, Ascraeus Mons, Arsia Mons Pavonis Mons y Elysium Mons), pero cuando hablamos de ‘supervolcanes’ no nos referimos únicamente al tamaño, sino a su potencia. Un supervolcán es capaz de verter de golpe ingentes cantidades de gases, ceniza y magma en erupciones cataclísmicas que pueden cambiar el clima de todo un mundo. Ahí es nada.

Los volcanes marcianos conocidos hasta la fecha son de tipo escudo, como los de Hawái, y se supone que se han formado durante larguísimos periodos de tiempo mediante erupciones nada dramáticas de lavas muy poco viscosas. Nada de supervolcanes por ningún lado. Pero ahora la cosa parece haber cambiado. Los investigadores de la NASA Joseph Michalski y Jacob Bleacher han publicado un artículo en Nature señalando lo que podrían ser restos de siete supervolcanes en Arabia Terra. Estos supervolcanes habrían emitido monstruosas cantidades de dióxido de carbono, vapor de agua y dióxido de azufre, despedazándose en el proceso y evitando que pudieran ser reconocidos como estructuras volcánicas. La fina atmósfera y la baja gravedad de Marte habrían contribuido a una mayor violencia de estas erupciones.

Posibles supervolcanes marcianos (Michalski y Bleacher).

El candidato favorito es Eden Patera -(patera se usa para nombrar estructuras con forma de caldera)-, una gran depresión de 1,8 kilómetros de profundidad y 55 x 85 kilómetros de diámetro dividida en tres oquedades que podrían corresponder a tres erupciones cataclísmicas. Si Eden Patera fue efectivamente un volcán, quizá pudo ser el mayor que haya conocido Marte. Pero Eden Patera no sería el único supervolcán marciano. A poca distancia se encuentran estructuras muy similares, como Siloe Patera o Euphrates Patera. Cada una de ellas pudo expulsar al exterior entre 4600 y 7200 kilómetros cúbicos de material. Ahora bien, ¿por qué aparecieron estos supervolcanes justamente en el borde de Arabia Terra? No se sabe, pero una teoría bastante atrevida sugiere que estaríamos ante una antigua zona de subducción entre placas tectónicas. Suponiendo, claro, que Marte tuviese algún tipo de tectónica de placas en sus inicios, que ya es mucho suponer.

Siloe Patera y Euphrates Patera (Michalski y Bleacher).
Eden Patera (Google/ESA).

La existencia de supervolcanes ayudaría a explicar por qué gran parte de la superficie ecuatorial de Marte está cubierta por antiguos depósitos de material volcánico. Además, la gran cantidad de piroclastos emitidos por estas tremendas erupciones habrían creado un invierno nuclear que habría enfriado momentáneamente el planeta rojo. Pero a medio plazo los gases invernadero habrían aumentado la densidad de la atmósfera marciana y, consecuentemente, la temperatura media de Marte, dando lugar a periodos geológicos con unas condiciones más benignas.

Depósitos volcánicos y sedimentarios en Marte (Michalski y Bleacher).

¿Y cuándo habrían tenido lugar estas supererupciones? A diferencia de las erupciones de los grandes volcanes tipo escudo de Tharsis -que marcaron el inicio de la Era Hespérica hace 3700 millones de años-, los supervolcanes serían aún más antiguos y puede que se remonten al final de la era Noeica, justo cuando se supone que Marte pudo tener agua líquida de forma estable en su superficie.

Pero no todo el mundo está de acuerdo con la hipótesis de Michalski y Bleacher. Algunos investigadores piensan que los supuestos supervolcanes, con aspecto de cráteres erosionados, son precisamente eso, cráteres erosionados, ni más ni menos. Y es que Marte posee numerosos cráteres que han sufrido fuertes modificaciones a lo largo de su historia (sin ir más lejos, el cráter Gale donde está Curiosity). Además, Michalski y Bleacher parecen haberse olvidado de que esta idea no es nueva. Ya en los años 70 se propuso la existencia de supervolcanes -que por entonces no se denominaban así- a partir de los datos de las sondas Viking.

El tiempo dirá si existieron realmente supervolcanes en Marte, pero lo que está claro es que el planeta rojo todavía esconde muchas sorpresas.

Referencias:


5 Comentarios

Participa Suscríbete

AnonymousAnonymous

me imagino que estos volcanes estubieran ativos marte tendria agua liquida en su
superficie ?

Cristian

Un post sobre Gravity ya!! Que acabo de verla y estoy deseando un análisis completo en Eureka 😉

Perdón por el offtopic.

AnonymousAnonymous

Yo también he visto la película Gravity y la verdad es que me ha gustado bastante esperaba menos y me ha sorprendido. Del 1-10 le pongo un 7.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>