Bitácora de Curiosity 31: sin rastro del metano marciano

El pasado noviembre el equipo de Curiosity anunció que no había detectado ningún rastro de metano en la atmósfera de Marte. Ayer, el mismo equipo ha vuelto a publicar nuevos datos que confirman la ausencia de este compuesto. ¿Y qué tiene esto de interesante? Recapitulemos. En 2003 y 2004 cuatro equipos científicos independientes informaron que habían descubierto metano en el planeta rojo. Las observaciones más llamativas -por su cercanía- fueron las realizadas por la sonda europea Mars Express, que detectó una concentración de metano de entre 10 y 45 partes por mil millones (ppb).

Nuevas vistas de las faldas del Monte Aeolis por Curiosity (NASA/JPL).

El 90% del metano en la Tierra se genera a través de la actividad biológica, mientras que el restante procede de procesos geológicos. Por lo tanto, la presencia de metano en Marte significaba que estábamos ante algún tipo de actividad biológica y/o geológica. En ambos casos, se trataba de un bombazo. ¡Marte estaba vivo de algún modo u otro! La locura desatada por el metano marciano ha estado detrás de la concepción de nuevas misiones espaciales, como es el caso de la sonda india Mangalyaan o la europea ExoMars Trace Gas Orbiter, cuyo objetivo principal es precisamente analizar la presencia de este gas en la atmósfera de Marte.

Instrumento SAM de Curiosity (NASA).

El caso es que, de acuerdo con los resultados de las observaciones realizadas en 2004, la atmósfera de Marte debería poseer actualmente una concentración de metano de unos 6 ppb. Los resultados de tres análisis llevados a cabo por el instrumento SAM (Sample Analysis at Mars Instrument Suite) de Curiosity en octubre y noviembre de 2012 ponían sin embargo un límite superior para la concentración de metano en 3 ppb, lo que ya resultaba bastante intrigante. El pasado junio SAM realizó tres mediciones adicionales y, una vez más, nada de nada. Teniendo en cuenta las últimas medidas, el metano marciano, de existir, tendría una concentración máxima de 1,3 ppb en la atmósfera.

Entonces, ¿qué ha pasado? Nadie lo sabe. Algunos expertos dudan de las observaciones iniciales y llegan a sugerir que el metano realmente nunca estuvo allí. Y es que la firma espectral del metano es engañosa y resulta muy fácil confundirla con la del agua o el dióxido de carbono. En 1969 la sonda Mariner 7 también descubrió metano en Marte… sólo para darse cuenta posteriormente de que el espectro correspondía al dióxido de carbono, no al metano. Otros investigadores invocan diversos mecanismos químicos a través de los cuales las moléculas de metano serían destruidas rápidamente por los percloratos del suelo marciano (el metano es inestable, pero no tanto. Se necesitan varios siglos para hacer desaparecer cualquier rastro de su presencia por la acción de la radiación ultravioleta del sol). Lo que sí parece evidente es que el metano marciano, de existir, se produce en pequeñas explosiones de actividad.

Lejos de aclarar las cosas, Curiosity ha dejado claro que el misterio del metano marciano es mayor que nunca. Lo que no tiene sentido es decir que la ausencia de metano en Marte es una especie de ‘fracaso’ para la misión. El universo es como es y si algún fenómeno no se corresponde a las expectativas iniciales, la culpa es nuestra, no de la naturaleza.

Referencias:

12 Comentarios

Participa Suscríbete

Santiago

Ola, claro que no es un fracaso de la misión. Ya sirve para tener que resolver otro misterio, sería algo extraordinario si ese metano se diese en explosiones…qué o quién las provoca?? Y en qué parte del planeta?? Pero claro, si tampoco se va tan rápido, dónde está?? Es posible que fallaran 4 equipos científicos en sus resultados??cuesta creerlo…

Dale avante Curiosity!!

Julio Reátegui

Yo no comento las entradas, digamos, de ciencia del blog porque soy lego en esos temas, pero haré una excepción en el caso del metano. ¿Dónde está? Yo no creo que las observaciones de 2004 sean un grueso error. He leído que algunos científicos cuestionan el lugar desde donde se mide, es decir, el cráter Gale; otros -creo que acertadamente- dicen que si se detectó metano desde fuera del planeta pero no en su superficie, debería estar en las capas altas de la atmósfera. En todo caso, a veces lo bueno de ir a buscar una respuesta es que no sólo no la encuentras, sino que regresas con más dudas. Ojalá eso fomente más misiones a Marte.

Andrónico L

Lo que en realidad ocurre que decir metano era decir la posibilidad de existencia de vida. Al desaparecer se nos aleja esa posibilidad. De ahí la enorrrrrrrrrrme decepción. Los seres humanos somos así

hugo walter pacilio

No es fácil explorar otros mundos , la cuestión para resolver éste tema es totalmente científica ,sucede que no conocemos el ciclo de metano marciano , y para colmo el desarrollo del metano en Marte es muy bajo , ¿ Acaso la relación de la radiación solar en la superficie de Marte y la atmósfera marciana sean la causa de éste misterio?

Srengel

¿Y si Curiosity no esta cerca a la fuente del metano? puede estarse alejando de ella. Dudo mucho que exista una proporcion uniforma de un gas que tiene una fuente variable en una atmósfera dinamica

Daniel Marín

La proporción se supone que no es uniforme. Aquí de lo que se habla es de concentraciones mínimas. Por muy heterógenea que sea la atmósfera marciana, no deja de ser un gas y la difusión de moléculas es inevitable. Si las concentraciones de metano detectadas desde la Tierra existiesen de verdad, Curiosity tendría que detectar una concentración, aunque sea mínima. Y no lo ha hecho, luego sólo quedan dos opciones:

a) el metano nunca existió.
b) ‘algo’ está destruyendo el metano (¿percloratos?).

Saludos.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>